El Cardenal Juan José Omella elegido presidente de la C.E.E.

La Iglesia española apuesta por la línea del papa Francisco: Juan José Omella es nuevo presidente de los obispos

El cardenal de Barcelona y su número dos, Carlos Osoro, abren una nueva etapa en las relaciones Iglesia-Estado y apostará por una Iglesia más dialogante y abierta

Jesús Bastante Follow @@BastanteJesus – en religiondigital.com   03/03/2020 –

Juan José Omella, nuevo presidente de la CEE

Juan José Omella es, desde esta mañana, nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. Siete años después, al fin, los obispos españoles asumen la ‘línea Francisco’ y eligen al que, sin lugar a dudas, es el elegido por Bergoglio para liderar la transición en la Iglesia española. De hecho, su vicepresidente será Carlos Osoro, considerado el hombre del Papa en España.

La fuerza del sector rouquista, esta vez, no ha podido imponer a su candidato. Se abre una nueva etapa para el episcopado de nuestro país, liderada por Omella, con el apoyo indudable del Consejo de Cardenales (en el que se encuentra su gran aliado, Carlos Osoro) y la plena aquiescencia de Roma, personificada en el nuevo Nuncio, Bernardito Auza.

Los ultras lo pusieron difícil, pero finalmente el sector moderado venció. Y por goleada. El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, fue elegido presidente en segunda votación, por 55 votos, frente a los 29 de Jesús Sanz. Un Sanz que, poco después, vio cómo también era descabalgado de la vicepresidencia, en tercera votación, por un candidato inesperado: el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, quien se impuso por 47 votos a 40.

Transición en el episcopado

Su cercanía con Roma hará, además, posible la necesaria transición entre el modelo de obispo tradicional en España y los deseos de Francisco. En estos dos próximos años, más de una treintena de diócesis quedarán vacantes. El papel que jugará Omella (miembro de la Congregación de Obispos) junto a Osoro, Blázquez y Cañizares, y el nuncio Auza, será fundamental para cambiar el rostro de la Iglesia española.

Entre los retos, abordar la ‘mayoría de edad’ de los laicos españoles, como quedó demostrado en el reciente Congreso de Laicos. Su auxiliar, Toni Vadell, que pronunció la ponencia final, será un factor importante en esta tesitura. También, el aggionarmento en la relación con la sociedad y los medios de comunicación. La relación con el Gobierno, sin duda, mejorará. Y en breve se reunirá tanto con la vicepresidenta Calvo como como el presidente Sánchez.

En su primera comparecencia ante los medios, Omella admitió las «distintas sensibilidades» existentes en la Iglesia española, y abogó por «caminar todos juntos» con la mirada de fondo del Papa Francisco «Como dice el Papa, debemos ser evangelizadores en el mundo de hoy, siempre desde una Iglesia en salida, muy en contacto con la sociedad. Eso es muy importante».

La mejor opción para el Gobierno

Y es que las cosas han cambiado, rotundamente, en la Iglesia española, en el fondo y en las formas. Con voz clara y bromeando con la prensa, el cardenal de Barcelona ofreció mano tendida y diálogo permanente con el Gobierno. «Nos necesitamos. Estamos dispuestos a colaborar siempre», fueron sus primeras palabras ante una abarrotada sala de prensa.

«Estamos para colaborar con todas las instituciones, y con el Estado, estamos al servicio del bien común», resaltó el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, quien deseó al Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez «éxito en una sociedad compleja. Colaboraré en la medida que pueda».

La primera muestra fue al no querer polemizar con el Consejo de Ministro, que aprobó el anteproyecto de ley de reforma educativa, ni en el caso de la futura fiscalización de la Iglesia. «Vamos a ir hablando. No queremos privilegios pero sí que se nos trate con dignidad, como a todas las instituciones. Nos parece lo loable y lo lógico».

El nuevo presidente de la CEE es, también, cardenal de Barcelona. «En todos los temas más delicados, buscaremos siempre crear puentes, convivencia y fraternidad», señaló Omella, quien añadió que «cuando hay voluntad de caminar juntos, podemos conseguirlo. Y cuando queremos enfrentarnos, eso siempre produce heridas y dolor. Eso no lo quisiera para nuestro pueblo español ni para la Iglesia católica».

La elección de Omella marcará un antes y un después en las relaciones con el Gobierno. El cardenal de Barcelona, además, jugará un papel importante como mediador en el conflicto catalán, que ha entrado en una nueva fase.

Sobre la memoria histórica, pidió que «nada de lo que se haga sea para reabrir heridas». «Tenemos que avanzar por caminos de no confrontación, de unirnos todos, de sabernos perdonar, todos tenemos heridas y tenemos que pedir perdón, pero tenemos que avanzar en un camino de reconciliación y convivencia».

Toda la información en www.religiondigital.org

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s