La Buena Noticia del Dgo. del Bautismo del Señor

El bautismo de Jesús

Mc 1, 7-11

EL CAMINO ABIERTO POR JESÚS

No pocos cristianos practicantes entienden su fe solo como una «obligación». Hay un conjunto de creencias que se «deben» aceptar, aunque uno no conozca su contenido ni sepa el interés que pueden tener para su vida; hay también un código de leyes que se «debe» observar, aunque uno no entienda bien tanta exigencia de Dios; hay, por último, unas prácticas religiosas que se «deben» cumplir, aunque sea de manera rutinaria.

Esta manera de entender y vivir la fe genera un tipo de cristiano aburrido, sin deseo de Dios y sin creatividad ni pasión alguna por contagiar su fe. Basta con «cumplir». Esta religión no tiene atractivo alguno; se convierte en un peso difícil de soportar; a no pocos les produce alergia. No andaba descaminada Simone Weil cuando escribía que «donde falta el deseo de encontrarse con Dios, allí no hay creyentes, sino pobres caricaturas de personas que se dirigen a Dios por miedo o por interés».

En las primeras comunidades cristianas se vivieron las cosas de otra manera. La fe cristiana no era entendida como un «sistema religioso». Lo llamaban «camino» y lo proponían como la vía más acertada para vivir con sentido y esperanza. Se dice que es un «camino nuevo y vivo» que «ha sido inaugurado por Jesús para nosotros», un camino que se recorre «con los ojos fijos en él» (Hebreos 10,20; 12,2).

Es de gran importancia tomar conciencia de que la fe es un recorrido y no un sistema religioso. Y en un recorrido hay de todo: marcha gozosa y momentos de búsqueda, pruebas que hay que superar y retrocesos, decisiones ineludibles, dudas e interrogantes. Todo es parte del camino: también las dudas, que pueden ser más estimulantes que no pocas certezas y seguridades poseídas de forma rutinaria y simplista.

Cada uno ha de hacer su propio recorrido. Cada uno es responsable de la «aventura» de su vida. Cada uno tiene su propio ritmo. No hay que forzar nada. En el camino cristiano hay etapas: las personas pueden vivir momentos y situaciones diferentes. Lo importante es «caminar», no detenerse, escuchar la llamada que a todos se nos hace de vivir de manera más digna y dichosa. Este puede ser el mejor modo de «preparar el camino del Señor».

José Antonio Pagola

Testigos de la Palabra

Francisco abre camino para beatificación de Tata Vasco
En agosto pasado, el arzobispo Carlos Garfias Merlos dio a conocer la aprobación teológica que constata la vivencia heroica de virtudes del obispo nacido en Ávila, España.
Por Guillermo Gazanini, corresponsal en México
Este 22 de diciembre, los servicios informativos de la Santa Sede publicaron que el lunes 21 de diciembre de 2020, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia al cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. En la reunión, el Santo Padre autorizó ocho decretos entre los que se encuentra la declaración de virtudes heroicas del primer obispo de Michoacán, Vasco de Quiroga.
La declaratoria de las virtudes heroicas obedece a los avances que la arquidiócesis de Morelia ha venido dando a conocer desde agosto pasado cuando el arzobispo Carlos Garfias Merlos, vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, animó a los fieles a conocer vida y obra del obispo nacido Madrigal de las Altas Torres, Ávila, España, en 1470, ante una eventual beatificación.
El 22 de agosto de 2020, Carlos Garfias señaló que la “Sagrada Congregación para las Causas de los Santos ha tenido a bien informarnos las buenas noticias sobre Don Vasco de Quiroga, que con alegría y esperanza, nos confirman que se dieron los votos favorables de los teólogos que constatan que el Siervo de Dios vivió las virtudes teologales en grado de heroicidad. Actualmente, la ‘positio’ y los votos de los teólogos serán estudiados por los obispos y cardenales para que en el Consejo de marzo de 2021, si es favorable, el Papa podría declararlo venerable…”
La declaratoria de heroicidad de virtudes de Tata Vasco pasa así las pruebas de la vivencia de la vida cristiana en grado heroico y de la historicidad, condiciones necesarias para ser venerable y del juicio para confirmar, al menos, dos milagros que permitan al obispo Tata Vasco ser declarado Beato. En esa ocasión, el sucesor del primer obispo de Michoacán detalló que “de nueve integrantes, los nueve dieron su voto a favor, el ‘abogado del diablo’ también dio su voto favorable, no hubo situación complicada”.
Los postuladores de la causa de Tata Vasco han dicho que el proceso es bastante ágil e inició una década atrás gracias al impulso del cardenal Alberto Suárez Inda. Con tal promoción de don Vasco, no podría haber duda que pueda darse la declaratoria de Venerable Siervo de Dios en 2021 y se allane el camino a la beatificación respaldada por dos milagros.
Vasco de Quiroga, licenciado en derecho, fue Oidor de la Audiencia de México. En 1537, Carlos V le nombró obispo de la diócesis de Michoacán. La labor humanitaria del abogado fue notable y su pensamiento se basó en las ideas de Tomás Moro establecidas en La Utopía. Fundó el pueblo-hospital de Santa Fede la Laguna, a las afueras de la Ciudad de México, hoy en las inmediaciones de Tacubaya y el Colegio de San Nicolás Obispo, semillero del futuro clero y de la integración entre hispanos e indígenas. Fue un incansable promotor de la defensa de los purépechas de Michoacán con el asentamiento de los pueblos utópicos y la expansión de la red hospitalaria en el obispado. Vasco de Quiroga murió el 14 de marzo de 1565 y según sus biógrafos, el modelo de sociedad utópica que fundó en Michoacán sobrevivió dos siglos hasta que las reformas liberales borbónicas y criollas desmantelaron su proyecto en el Nuevo Mundo.
En abril de 2014 fue abierta la causa de beatificación. Previa apertura de la causa, entre los aspectos que destacaron para el conocimiento de la obra de don Vasco fue la visita en 2009 de Jesús García Burillo, hoy obispo emérito de Ávila, invitado por la Universidad Católica Vasco de Quiroga en el 30 aniversario de su fundación.
La postulación del arzobispado de Morelia ruega se haga del conocimiento cualquier favor o posible milagro atribuido a la intercesión del Venerable Vasco de Quiroga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s