El tema de una Iglesia en salida

• Del anochecer de una Iglesia doctrinal y teatral al amanecer de una Iglesia pueblo de Dios
El tema de una Iglesia en salida puede dar en muchas orientaciones.
En el presente articulo tomamos la dirección de los Evangelios y de las primeras comunidades cristianas
Uno puede preguntarse ?como las primeras comunidades cristianas se transformaron en una Iglesia “doctrinal” “teatral” y “institucional”?
Un recorrido de la historia nos enseña mucho al respecto.
No podrá haber una Iglesia en salida sin una transformación radical que la acerca siempre mas al “pueblo de Dios” y a la doctrina de los Evangelios que representa lo esencial del pensamiento de Jesus y de las primeras comunidades cristianas las cuales dieron hasta su vida en las catacumbas.
De una forma o otra, los signos de los tiempos que vivimos , nos indican que el cambio se va realizar por los comportamientos mismos del pueblo de Dios, mas informado, mas libre y mas autónomo.
04.01.2021 | Oscar Fortin
Son palabras fuertes que encabezan el titulo de este articulo. Lo expreso con la mas profunda fe en Jesús y en su Evangelio y lo hago con la esperanza de ver de nuevo sus apóstoles y discípulos, a la manera de Jesús, de Pablo, de Pedro y de todos los otros de aquel tiempo, andar humildemente juntos a sus pueblos, ensenándoles el mensaje de los Evangelios y la buena noticia del Reino de Dios ,llegado, con la resurrección de Jesús, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.
Importa recordar que en los años325 y 381, d. J.C., los pastores de aquellos tiempos celebraron dos concilios, él de Nicea, en 325, y él de Constantinopla, en 381. Podemos decir, sin exageración, que esos dos concilios transformaron la Iglesia primitiva, fundada en los Evangelios y en el pueblo de Dios, en una Iglesia, doctrinal y Institucional, fundada en el símbolo de fe, redactado en el concilio de Nicea, y en una Institución nueva que aparenta la Iglesia a las instituciones civiles.
La Iglesia que nació de ellos se alejó del pueblo de Dios y del mensaje de los Evangelios para dedicarse, ante todo, a la elaboración de la “doctrina ” de la fe cristiana y en la reorganización de la institución eclesial sobre el modelo de los poderes reales. Esta Iglesia se ha impuesto durante todos los siglos que siguieron, hasta nuestro tiempo. Es esa Iglesia que no cuadra mas con pueblos que suelen asumir sus responsabilidades en democracia y que tienen a su alcance las enseñanzas de Jesús y su testimonio de vida.
El amanecer de una Iglesia “pueblo de Dios”
Las tecnologías, a nuestro alcance, nos permiten acceder directamente a todos los contenidos de los Evangelio, verdadera doctrina que fomenta y alimenta la fe cristiana y el bien pensar de las personas de buena voluntad..
Los evangelios nos enseñan que el Jesús resucitado, el Cristo, sigue presente en cada uno de los seres humanos y que su Espíritu sigue distribuyendo sus dones y carismas a quien lo entiende. No pasa por una Iglesia institucional para distribuir esos dones. 1 Corintios 12:11
Hechos 17:24 ^
El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos,
Hechos 17:29^
Siendo pues linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante á oro, ó á plata, ó á piedra, escultura de artificio ó de imaginación de hombres.
Hechos 17:30 ^
Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan:
Hechos 17:31 ^Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón al cual determinó; dando fe á todos con haberle levantado de los muertos.
El varón de que nos habla el Padre no es otro que ese Jesús de Nazaret que dijo a todos los seres humanos en que serán juzgados: Mt.25:31-36
http://www.transcripture.com/francais-espagnol-matthieu-25.html
En esta narración del “juicio final” encontramos lo esencial de los comportamientos humanos sobre los cuales seremos todos y todas juzgados. Nos revela, también, la presencia de Jesús en cada una de la personas, llevando con Él nuestra humanidad. Es algo de muy bonito, muy inspirado y de profundamente humano. Él sabe y muchas veces lo ha repetido a sus discípulos: la voluntad de mi Padre es que nos amemos los unos a los otros. El “credo” de Jesús es el “Padre nuestro” en que encontramos todos los elementos esenciales a nuestra relación con Él.
En Él y en Él solo, la Humanidad tiene un porvenir eternal en la casa del Padre. Ese porvenir no vendrá de ningún imperio, sea quien sea, sino del Hombre resucitado, cuyo nombrees Jesús de Nazaret. Si tenemos que confiar en “uno” que sea en este hombre, hijo de la Divinidad e hijo de la Humanidad. Es él que ha dicho noal “tener”, al “poder” al “parecer”. Ha dicho sia su Padre en el cumplimiento de su voluntad, asumiendo el camino de su pasión y de su muerte.
Crear en Jesús, el resucitado de Jerusalén, no puede ser otra cosa que cumplir con sus mandamientos de amor fraternal y de solidad humana al servicio de los pobres y humildes de la tierra.
Todo eso para recordar que el único maestro en quien podemos confiar y seguir es este Jesús de Nazaret, resucitado, bien vivo y presente en cada una de nuestras vidas.
Nuestra misión, poco importa quienes somos, es seguir andando en el camino que nos ha enseñado, camino de verdad, de justicia y de vida.
La Iglesia del fin de los tiempo amanece con lo esencial del mensaje de Jesús, un mensaje que llega a todas las personas de “buena voluntad”, creyentes o no. Lo que cuenta no es lo que se dice, sino lo que se hace para el bien estar de todos y todas.
La Iglesia de salida no tiene otro camino que el camino de Jesús y de sus Evangelios. Debemos liberarnos de todo lo superfluo, tanto en lo material como el lo doctrinal. Esta Iglesia de salida no tiene dos maestros, tiene uno solo, en la persona de Cristo, el Resucitado. Su camino queda un camino de humildad, de gran solidaridad humana y de gran libertad para denunciar las injusticias, las mentiras, los engaños que transforman las personas humanas en esclavos.
Hay que dar a conocer al Pueblo de Dios todos los poderes que están ya en su alcance. Los poderes dado a Pedro han sido dado también a la comunidad cristiana. Mt. 18: 18
Me permito terminar con una reflexión anterior sobre el mismo tema, poniendo de relieve el culto de los siete sacramentos de la vida
El 4 de enero 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s