El viaje del Papa a Irak

Francisco viaja a Irak para llevar «fraternidad y esperanza» y hablarle a todo Medio Oriente
El papa viajará el viernes a Bagdad para llevar «fraternidad y esperanza» para hablarle a todo Medio Oriente y con eje en el apoyo a los cristianos perseguidos y tender puentes con el islam
«Se puede hablar de tres lecturas del viaje. Una para apoyar a los cristianos de la región, otra para profundizar la relación con otras religiones y una última para el encuentro con Irak como país, pero también como parte de una región que ha sufrido tanto. El Papa va a Irak pero le hablará a un área más amplia», explicó Bruni
Este es el programa actualizado
02.03.2021 Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano
En el que será el primer viaje de un Papa al país, Francisco irá a Irak del 5 al 8 de marzo en un viaje en el que visitará ciudades del Norte y el Sur del país, además de la capital Bagdad, para mantener encuentros religiosos y políticos con autoridades locales, con eje en llevar apoyo a los cristianos perseguidos durante los últimos años y profundizar los lazos con el islam.
«Los ejes serán la fraternidad y esperanza, como dos medicinas que el mundo necesita y la convivencia pacifica con otras comunidades», explicó hoy el portavoz papal, Matteo Bruni, al presentar el programa del viaje a la prensa.
Francisco partirá de Roma a las 7.30 locales el viernes 5 de marzo a bordo de un vuelo de Alitalia con el que recorrerá los casi 3.000 kilómetros entre la capital italiana y Bagdad, a la que llegará tras un vuelo de cuatro horas y media.
En Irak, el pontífice dedicará el primer día a reunirse con las autoridades políticas del país, incluidos el primer ministro y el Presidente, además de con el Cuerpo Diplomático acreditado.

El viernes 5 culminará con una reunión con sacerdotes y obispos en la Catedral Sitio-Católica de la capital, convertida en símbolo de la resistencia al extremismo islamista luego de un secuestro cometido por el grupo Al Qaeda en 2010 en el que murieron 53 personas, incluidos 44 fieles y dos curas.
Tres lecturas de un viaje
«Se puede hablar de tres lecturas del viaje. Una para apoyar a los cristianos de la región, otra para profundizar la relación con otras religiones y una última para el encuentro con Irak como país, pero también como parte de una región que ha sufrido tanto. El Papa va a Irak pero le hablará a un área más amplia», explicó Bruni.
Al día siguiente, el Papa se dedicará al Sur del país, cuando a bordo de un avión de Iraq Airways viaje a Najaf, para encontrar al Ayatola Al-Sistsani, de 90 años y referente del Islam chiíta, el grupo mayoritario en el país.
Líder religioso de gran ascendencia política en el país, Al-Sistani recibirá al Papa en una ciudad considerada santa para los chiitas, en la que se encuentra el mausoleo del imán Alí, yerno del profeta Mahoma y fundador de esa rama del islam.
Luego, Francisco visitará las ruinas de la antigua ciudad de Ur, considerada la tierra del Patriarca Abraham, un personaje que según la Biblia está ligado al cristianismo, al judaísmo y al islamismo, como símbolo del diálogo entre religiones.

Allí, el Papa encabezará un encuentro interreligioso, uno de los ejes centrales de un viaje que lleva como lema «Son todos hermanos».
«Irak es una cuna de civilizaciones, que forman un mosaico, compuesto de tantos elementos diversos, cada uno precioso»
«Irak es una cuna de civilizaciones, que forman un mosaico, compuesto de tantos elementos diversos, cada uno precioso», resaltó hoy Bruni en esa dirección.
El sábado 6, de regreso en Bagdad, Francisco celebrará una misa en la Catedral caldea de San José.
Al día siguiente, el Papa llegará al Kurdistán iraquí para visitar la ciudad habitada más antigua del mundo, Erbil, símbolo de la acogida a refugiados de la guerra en la vecina Siria. En Erbil, se reunirá con el presidente y con el primer ministro de la región autónoma.
Con las víctimas del Estado Islámico

Tras Erbil, el Papa irá en helicóptero militar a Mosul, donde encabezará una oración por las víctimas de la guerra, en una de las ciudades convertidas en emblemas de la lucha contra el Estado Islámico tras la instauración del califato que la organización proclamó en junio de 2014 en partes de Siria e Irak.
Tras otro viaje en helicoptero militar a Qaraqosh, el Papa cerrará el domingo 7 con una misa en el estadio «Franso Hariri» de Erbil, que de todos modos estará marcada por las fuertes restricciones impuestas por las autoridades ante la suba de casos de coronavirus de las últimas semanas.
Según estimaciones del Vaticano, antes de la caída de Saddam Hussein en 2013, en Irak había entre 1 y 1,4 millones de cristianos, que lugo de la guerra y la ocupación por parte del Estado islámico de la zona Norte y Oeste quedaron reducidos a entre 300.000 y 400.000.
Un viaje distinto
El lunes 8, según el programa divulgado por el Vaticano, Francisco regresará a Roma tras la ceremonia de despedida en el aeropuerto de Bagdad, después haber dado siete discursos, todos en italiano, en tres días.
En una viaje que tendrá medidas de seguridad especiales por la situación política del país y por la pandemia de coronavirus, tanto el Vaticano dispuso que todas las personas que acompañen al pontífice durante el viaje, incluidos los casi 70 periodistas, deben estar vacunadas contra el coronavirus.
«También en esto, el viaje será diverso a los anteriores», planteó el portavoz papal.
El viaje a Irak será el trigésimo de Francisco fuera de Italia como Papa, el primero luego de 15 meses, tras un 2020 sin visitas a otros países a causa de la pandemia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s