Denuncian a Brasil en la ONU las consecuencias del Covid-19

Este 2 de marzo, Brasil tuvo el mayor número de muertos desde el inicio de la pandemia, 1726
Organizaciones eclesiales brasileñas denuncian en la ONU las graves consecuencias del Covid-19 en el país
Dario_Bossi
La denuncia se ha llevado a cabo en la 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, celebrada en Ginebra, Suiza, este 1 de marzo
“El Covid-19 ha impactado inconmensurablemente a los pueblos indígenas, y más aún a aquellos que viven en las regiones amazónicas”
“La tragedia del Covid en Brasil no se debió a la incompetencia o a la negligencia del Gobierno Federal, sino que se trató de una amplia diseminación del virus en el territorio nacional, para facilitar la reanudación de la actividad económica lo más rápidamente posible, a cualquier costo”
“Es urgente que el gobierno de Brasil garantice las vacunas con prioridad a los pueblos indígenas y de más pueblos originarios”
03.03.2021 Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil
La situación que vive Brasil como consecuencia del Covid-19 ha provocado que diferentes organizaciones eclesiales hayan llevado a cabo una denuncia en la 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, celebrada en Ginebra, Suiza, este 1 de marzo. A través de un vídeo, el padre Darío Bossi, ha resumido el contenido de un texto de cinco páginas enviado anteriormente al mismo organismo.
La denuncia, enviada a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, fue presentada por el provincial de los Combonianos de Brasil, en nombre de varias organizaciones eclesiales: Articulación Comboniana de Derechos Humanos, Comisión Especial de Ecología Integral y Minería de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil – CNBB, Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil – CONIC , Consejo Indígenista Misionero – CIMI, Franciscans International, Fundación Luterana de Diaconía, Red Eclesial Panamazónica (Repam-Brasil), Red Iglesias y Minería, Servicio Interfranciscano de Justicia, Paz y Ecología – Sinfrajupe y VIVAT Internacional.
Según el padre Bossi, “el Covid-19 ha impactado inconmensurablemente a los pueblos indígenas, y más aún a aquellos que viven en las regiones amazónicas”. No podemos olvidar que Manaos, la mayor ciudad de toda la región amazónica fue foco de una nueva cepa, que como es denunciado “se ha extendido a regiones de Pará y pasó las fronteras de Colombia y Perú”. La causa de esa situación está, como recoge el vídeo, en “la falta de prevención, de monitoreo de los casos, de medidas sanitarias adecuadas”. Junto con eso se denuncia la falta de “medidas suficientes para auxiliar a las víctimas”, y la falta de oxígeno, que hizo que “muchas personas, desesperadamente, murieron sofocadas”.
Según el provincial de los Combonianos, “hemos llegado a la quiebra de nuestro organismo social, es una situación desesperada”. En Brasil no paran de aumentar los casos y de muertos, hasta el punto de que este 2 de marzo ha sido el día con más muertos desde el inicio de la pandemia, con 1726 fallecidos. Entre estas muertes, como muestra el vídeo, “la proporción general de muertes hospitalarias en Brasil es mayor entre negros e indígenas”, algo que pone de manifiesto que “estos pueblos están en máximo peligro, sin atención sanitaria suficiente, ni garantía de prioridad en recibir vacunas”.

En esta coyuntura, Darío Bossi afirma que existe dentro de la ONU una disputa de narrativas entre el gobierno brasileño, lo que él llama la auto verdad del gobierno, y las entidades de la sociedad civil, que intentan desmitificar esa visión. En la propia ONU, más de 60 entidades de la sociedad civil, grupos religiosos, quilombolas, indígenas, impugnaron el discurso del Ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y de la Ministra de Derechos Humanos y de la Familia, Damaris Alves, todo ello basado en estudios científicos bien fundamentados, pues “presentan una visión del país que no corresponde a la realidad”. De hecho, “no hay manera de ocultar los hechos, los hechos presentan este crecimiento injustificable, muy grave”, insiste el religioso Comboniano.
Los estudios presentados, demuestra, según el padre Bossi, “que la tragedia del Covid en Brasil no se debió a la incompetencia o a la negligencia del Gobierno Federal, sino que se trató de una amplia diseminación del virus en el territorio nacional, para facilitar la reanudación de la actividad económica lo más rápidamente posible, a cualquier costo”. Todo eso ha sido base de las denuncias llevadas a cabo en los últimos meses por parte de la sociedad civil, insistiendo en que “nuestras organizaciones no pueden permanecer en silencio”. Ellos quieren mostrar, como ya ha hecho el CIMI, “la otra cara de la realidad, deseando que el mundo, la ONU en particular, se posicione”.
El vídeo denuncia que “bajo el argumento de salvar la economía, no se establecieron estrictas medidas de aislamiento, ni la suspensión de servicios no esenciales”. A eso se une el hecho de que “la posición negacionista del presidente de la República llegó al nivel de desalentar el uso de mascarillas y recomendar tratamientos químicos ineficaces y peligrosos para la salud”. Como consecuencia de eso, “denunciamos el descuido del Estado y solicitamos la identificación de las responsabilidades del poder público”, recogen las palabras presentadas al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Para las entidades que han presentado la denuncia, “es urgente que el gobierno de Brasil garantice las vacunas con prioridad a los pueblos indígenas y de más pueblos originarios”, y junto con eso, “el auxilio financiero de emergencia para todas las familias pobres hasta el fin de la pandemia”, algo que ahora no está sucediendo y que ha provocado el aumento de la pobreza en niveles alarmantes. Esas organizaciones, en palabras de Darío Bossi, “seguimos luchando enérgicamente, cada vez más junto con otros movimientos y organizaciones, por una serie de demandas urgentes, la vacuna gratuita y urgente para todos, el fortalecimiento del SUS (sanidad pública), la responsabilidad del Estado por las graves deficiencias en la salud pública y la destitución del presidente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s