Küng: el teólogo que quiso democratizar la Iglesia

H. Küng

Pep Martí
El académico suizo, uno de los más relevantes del siglo XX, protagonizó un pulso eterno con Joseph Ratzinger por el legado del Concilio Vaticano II
La muerte de Hans Küng a los 93 años (Sursee, Suiza, 1928-Tubinga, 2021) dirá pocas cosas a los lectores más jóvenes. Pero con la desaparición de este teólogo se cierra uno de los capítulos que explican la historia del catolicismo de los últimos sesenta años y, de paso, de una parte de la cultura europea. Küng impartió clases de Dogmática en la Universidad de Tubinga, donde compartió cátedra con otro joven teólogo, Joseph Ratzinger, futuro Benedicto XVI , con quien coincidiría fuerza y, más tarde, discreparía abiertamente.
Küng y Ratzinger fueron compañeros de universidad y, al mismo tiempo, ideólogos de las corrientes renovadoras de la Iglesia a mediados de los sesenta. Durante el Concilio Vaticano II (1962-65), formaron parte como jóvenes teólogos de la amplia mayoría conciliar favorable a las reformas que inició Juan XXIII y continuó Pablo VI. Ante ellos había una minoría conservadora, que tenía entre sus integrantes un también joven Karol Wojtyla, después Juan Pablo II. Más a la derecha estaban los tradicionalistas de Marcel Lefebvre.
Con los años, sobre todo después de lo que representó Mayo del 68, los pensadores católicos se dividirían. Un sector quería ir más allá del Concilio y cuestionó el concepto de la infalibilidad papal, reclamando libertad de pensamiento dentro del catolicismo, si era necesario en abierta discrepancia con la jerarquía. De este núcleo surgiría la revista Concilium , con teólogos como Yves Congar, Karl Rahner y el mismo Küng, y tendría réplicas diversas en muchos lugares. Del otro, aparecería Communio , fundada por pensadores moderados contrarios a discutir la autoridad del Papa, con Urs von Balthasar y Ratzinger, entre ellos.
Siempre se ha querido contraponer las figuras de Ratzinger y Küng. Ciertamente, simbolizaron dos catolicismo, a menudo incompatibles. Pero hay más de vidas paralelas de lo que parece entre ambas personalidades. Küng, en un volumen de sus memorias, Verdad controvertida (editorial Trotta) , explica las similitudes entre sus trayectorias. Ambos nacieron en familias católicas tradicionales: uno, en Baviera; Küng, en Suiza. Pero mientras el alemán -hijo de un policía- tuvo una formación más eclesiástica, en unos años marcados por el nazismo, el suizo se movió en un ambiente más mundano y vivió la Segunda Guerra Mundial desde la Suiza neutral.
El Concilio los reunió. Después, cuando vino el momento de la interpretación de lo que representó, los caminos de los dos pensadores se bifurcó. Ratzinger optó por la jerarquía. Küng exigió ir más allá en las reformas, abriéndose a finales del celibato y los anticonceptivos. Con la llegada de Juan Pablo II al Papado, comenzó una batalla larga y dura entre el Vaticano y Küng. Ratzinger, convertido en prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, terminó sacando a Küng la categoría de teólogo católico. Fue el combate entre dos teólogos que habían compartido bando reformista. Küng se hizo cada vez más rebelde, abogando por un catolicismo crítico con Roma, explicado en obras como Ser cristiano o Infalible? Ratzinger, por su parte, era cada vez más conservador y hostil a las disidencias.
Küng también tenía sus contradicciones. Seguramente no le faltaba afán de protagonismo, pero buscó siempre ser readmitido en la disciplina católica. Tras la regresión autoritaria que caracterizó el pontificado de Juan Pablo II, compartido al final por su sucesor, Benedicto XVI, hubo un momento en que la reconciliación pareció posible. Fue precisamente poco después del ascenso al pontificado de Ratzinger. Küng le pidió audiencia y Benedicto XVI le concedió y lo recibió cordialmente. El antiguo prefecto del Santo Oficio elogió las reflexiones de Küng sobre la necesidad de una ética mundial. El viejo profesor que era Ratzinger respetaba el antiguo colega como pensador, pero el Papa no aflojó y no reconoció el antiguo colega como teólogo.
Hans Küng, que hizo el viaje ilusionado, poco después mostraría su desencanto. Años después, ya con el Papa Francisco , Küng pudo ver nuevos aires en la cima de la Iglesia. Se enviaron cartas cordiales que el teólogo agradeció, sobre todo frente la necesidad de revisar la idea de la infalibilidad papal. Pero, con Ratzinger vivo, Francisco no quiso una rehabilitación completa de Küng.
En el momento de llegar al papado, Benedicto XVI ya era demasiado viejo para cambiar. Un combate entre dos intelectuales de la talla de Küng y Ratzinger difícilmente podía culminar en un entendimiento. En el crepúsculo de ambos, de una categoría muy por encima de la de la mayoría de sus acólitos, se intuía la consideración mutua. Pero había en este polvo eterno, una gran desigualdad entre el intelectual rebelde y el pontífice reinante. Quizás una distancia tan enorme que, para Ratzinger, era difícil de gestionar. Y como ocurre a veces, los acontecimientos encuentran la manera de vengarse del monarca. El teólogo brillante que era Benedicto XVI probó el poder que buscaba, pero lo encontró amargo.
Ratzinger quería la hegemonía intelectual pero en Roma sólo encontró el aplauso de los cortesanos mientras se le amontonaban los problemas, de los escándalos de pederastia en la corrupción de la banca vaticana. El caso de espionaje dentro mismo de la curia -incluso por parte de quien le servía el café- fue la última humillación para quien -como Kung quería más el reconocimiento que el poder. Al renunciar al papado, qué paradoja, el conservador Ratzinger dejó los católicos tradicionales con un palmo de narices y se reencontró, consciente o no, con el Hans Küng rebelde y con el joven católico liberal que un día también fue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s