Cinco años de Berri Ona/Buena Noticia

Cinco años de Berri Ona / Buena Noticia, efecto de la primavera de Francisco
Jesús Santamaría: “Las fórmulas de Berri Ona nunca sustituirán a la liturgia, siempre se presentarán como un complemento”
“Nos manejamos en un terreno iniciático, muy básico donde poder sembrar la semilla de la fe”
“La Palabra se comparte, la participación de todos es una seña de identidad”
“Lo que habría que hacer es mimar y echarle imaginación y creatividad a las parroquias. Berri Ona puede ser un complemento a las parroquias pero no un sustitutivo”
Por Vicente Luis García Corres (Txenti)
Lo que el 8 de junio de 2016 se iniciaba como experiencia piloto, hoy, cinco años más tarde es una realidad pastoral asentada, con recorrido y con frutos que poder mostrar.
Berri Ona es otro de los efectos de la llamada “Primavera de Francisco en la Iglesia”, porque nace precisamente como respuesta al objetivo del ‘Proyecto Pastoral de la Evangelli Gaudium en nuestra Iglesia Diocesana de Vitoria– Una Iglesia en salida cuyo nº1’ dice: “Promover iniciativas de acercamiento y servicio evangelizador a los sectores más distanciados de la comunidad”. Y este objetivo tiene como telón de fondo las palabras del Papa Francisco cuando nos invita a “imaginar espacios de oración y de comunión con características novedosas y significativas para los habitantes urbanos” (EG 73). Y a “salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG 20). “Para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se conviertan en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la auto-preservación” (EG 27). Entrevistamos a Jesús Santamaría.
Entrevista íntegra
Escucha, Elizgune, Misión, Acogida, Fede, Encuentro, Inclusión, Otoitz, Isiltasun, Betel, Diálogo, Solidaridad. Todas estas palabras, en castellano y euskera pretendían en su origen identificar y describir este proyecto de Berri Ona, que si lo traducimos al castellano es Buena Noticia. Jesús, ¿dirías que todas las palabras han estado presentes a lo largo de estos cinco años?
Si empiezo por la única que no es ni castellano ni euskera, que es Betel, esta palabra se recoge del libro de la Biblia donde relata el episodio de Jacob cuando sueña esa larga escalera por la que suben y bajan los ángeles desde el cielo y dice luego “aquí estaba Dios y yo no lo sabía”. Y aquel lugar se llamó desde entonces Betel. Esta palabra viene a expresar ese sentimiento de venir a este barrio de Vitoria para exclamar como Jacob aquí estaba Dios y yo no lo sabía. Sobre el resto de las palabras sí hemos intentado hacerlas realidad, y algunas han costado más que otras, como las que hablan de misión. Pero Escucha, Diálogo, Escucha, …. esas sí se han hecho realidad.
¿Qué ha sido lo más difícil de poner en marcha?
Contactar con la gente joven del barrio y con los más desfavorecidos son tareas que siguen abiertas y pendientes.
¿Cuál es el perfil de los usuarios de Berri Ona?
Hay como dos bloques. Una por habitabilidad, gente del barrio, y otros que se desplazan de otros barrios. Otro bloque de edad, gente de 50 -60 años que se sienten acogidos en una fase de su vida en la que ha dejado de tener una vida de práctica religiosa parroquial.
Al parecer el espacio se está quedando pequeño porque las propuestas están siendo acogidas, hay proyecto de abrir franquicias de berri ona por la ciudad, en las zonas rurales? Y por cierto se ha exportado ya esta idea a otras diócesis?
En principio, no. La idea es extrapolable pero nuestra apuesta es sencilla. Pero de momento no hay idea de ello. Y desde otras diócesis sí, se han interesado desde Bilbao y San Sebastián, alguna parroquia y alguna comunidad religiosa.
¿Las parroquias están perdiendo la feligresía, es Berri Ona una propuesta pastoral que sustituya en el futuro a las parroquias?
Creo que no. Lo que habría que hacer es mimar y echarle imaginación y creatividad a las parroquias. Berri Ona puede ser un complemento a las parroquias pero no un sustitutivo.
¿Cuál es el secreto de la acogida de Berri Ona?
El secreto puede ir porque estos espacios son más novedosos por un lado. La Palabra se comparte, la participación de todos es una seña de identidad, hemos incorporado actividades diferentes.

Este juicio lo hice ya en sus inicios y quiero volver a plantearlo ¿Este espacio no atiende la vida sacramental que caracteriza a la Iglesia eso no es ofrecer café descafeinado?
Berri Ona es una propuesta diocesana ligada a las parroquias. Por otro lado Berri Ona tiene vínculos con las parroquias de la zona y ahí hay una vía para lo sacramental.
¿Qué diferencia a Berri Ona de propuestas religiosas de otras confesiones religiosas?
Poco. Porque Berri Ona ha bajado el nivel de entrada a lo espiritual con la idea de ser una puerta de entrada a lo espiritual. Nos manejamos en un terreno iniciático, muy básico donde poder sembrar la semilla de la fe. Esto no es un centro cívico que llenar de actividades, lo que aquí se hace es para llenarnos nosotros.
¿Se apostó por un barrio nuevo, a cinco años vista qué es Berri Ona para el Barrio de Salburura?
No mucho aún. Hemos contactado con asociaciones del barrio, buzoneado las 5000 casas, pero no terminamos de ser una referencia conocida en el barrio.
¿Es Berri Ona un intento de recuperar las primitivas comunidades cristianas?
En alguna de las cosas sí. En tres aspectos. El acercamiento del Evangelio a la gente; el silencio como espacio de encuentro; y la escucha y la acogida.
¿Tendrá que renunciar la Iglesia a la liturgia para llegar a las nuevas generaciones?
Creo que no. La liturgia cristiana guarda un secreto muy rico e importante, guarda un misterio que es importante. Quizá las formas y modos podrán ir cambiando y adaptándose. Las fórmulas de Berri Ona nunca sustituirán a la liturgia siempre se presentarán como un complemento.
Si Berri Ona no atiende un servicio sacramental ¿Berri Ona precisa de un sacerdote al frente del proyecto, o en el futuro serán laicos comprometidos quienes se ocupen de atender estos espacios?
Siempre dije que esto no tenía por qué llevarlo yo ni otro cura y que podía estar en manos de laicos o religiosos, pero las circunstancias favorecieron que en su puesta en marcha estuviera yo al frente. Pero también puedo afirmar que en los años que llevo he descubierto la importancia de una presencia continua, y eso le resulta más fácil a alguien como nosotros que somos liberados para estas tareas.
Hay una conciencia asumida en la Iglesia de que en un futuro los cristianos seremos menos pero más auténticos, ¿Por qué no podemos ser auténticos y ser más?
Eso sería lo ideal, pero parece que sociológicamente la realidad apunta más por esas predicciones. No es que haya que ser menos, pero llegar a ser menos puede ser también un factor que impulse la autenticidad.
Non solum sed etiam
Con satisfacción reconozco mi juicio equivocado de hace cinco años y hoy felicito a Berri Ona, a sus promotores y usuarios por sacar adelante un proyecto que busca poner en contacto a Dios y al ser humano. Y lo está logrando. Además está siendo la punta de lanza y el la prueba de ensayo que anima a que la comunidad cristiana no cese en su capacidad creativa para lograr el objetivo de ser el espacio espiritual para el hombre y la mujer de hoy.
Que no cese esa capacidad creativa y que desde las instituciones arriesguen tiempo, dinero, y personal para seguir creando nuevos espacios para la Buena Noticia /Berri Ona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s