La Buena Noticia del Dgo. 17º – B

Tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio a todos

La solución está en compartir

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,1-15):

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: «¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?» Lo decía para tentarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer.
Felipe contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.»
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?»
Jesús dijo: «Decid a la gente que se siente en el suelo.» Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil.
Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.» Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido.
La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: «Éste sí que es el Profeta que tenía que venir la mundo.» Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

Actualidad del mensaje

“El Pueblo tiene hambre”: Eso decía una pancarta sencilla, de las que recibían a Juan Pablo II en su primer viaje a Brasil.    “El pueblo tiene hambre” es la realidad que le hizo a Jesús dar de comer a los hambrientos, a los alejados, a los excluidos. Así los acercó, los incluyó en la familia de Dios, los alimentó y los llenó de vida. Este sigue siendo el primer deber del cristiano si quiere seguir a Jesús, si quiere hacer de su vida una Eucaristía, si quiere hacer vida y verdad el sacramento que celebramos cada domingo.                                                  
¿Por qué hay tanto hambre en el mundo, habiendo en la tierra alimentos suficientes para todos?                                                    
¿Quién nos va a enseñar a nosotros a compartir, si sólo sabemos comprar?        
¿Se producirá algún día ese “milagro” de la solidaridad entre todos?  
 

Enséñame a compartir

Gracias por el sentido del gusto,

por mis gustos concretos

y los sabores que puedo distinguir

y tengo la suerte de probar.

Gracias por la comida compartida,

por tu Palabra narrada como Buena Noticia en torno a la mesa.

No dejes que la lengua se me vuelva amnésica,

no dejes que me sacie y me harte.

Acompáñame en las tentaciones consumistas e insolidarias.

Enséñame a compartir.

Enséñame a mirar con cariño y esperanza mis recursos

y a confiar en su capacidad multiplicadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s