La Buena Noticia del Dgo 24º-B

Creer en Jesús es seguirle

El que quiera venirse conmigo, que me siga

– Lectura del santo evangelio según san Marcos (8,27-35):

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino, preguntó a sus díscípulos: «¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos le contestaron: «Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas.»
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy?»
Pedro le contestó: «Tú eres el Mesías.»
Él les prohibió terminantemente decirselo a nadie. Y empezó a instruirlos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días.»
Se lo explicaba con toda claridad. Entoces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro: «¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!»
Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.»

Actualización del mensaje

Los discípulos creen en Jesús como Mesías, pero no es el tipo de mesianismo que Jesús quiere.

Jesús sigue la tradición profética del mesianismo sufriente.

Pedro se niega a aceptar la dificultad que acarrea la misión de Jesús.

Es lo que nos suele pasar a nosotros.

Pero una profesión de fe sin seguimiento es incompleta.

No basta con creer en Jesús, sino que hace falta seguirle.

Jesús nos invita a creer en El y a seguirle en su camino de cruz.

¿Quién es Jesús para mi?

¿Lo conozco?

¿Qué significa para mi vida?

¿A qué Jesús seguimos?

Meditación-contemplación

Y tú, ¿quién dices que soy yo?

No me interesa una respuesta teórica.

¿Manifiesta tu vida lo que Jesús vivió y predicó?

¿Te mueve, por encima de todo, el bien de los demás?

En tus manos está dar sentido a tu vida o malograrla.

Vivir como simple animal o como verdadero ser humano.

Lo que des de ti mismo, se convertirá en vida.

Lo que te guardes se convertirá en pura pérdida.

Si permaneces en tu falso yo no podrás entenderlo.

Si descubres tu verdadero ser, ya lo has entendido.

Jesús, como hombre, te marcó el camino de la plenitud.

No tienes más que seguirlo en su trayectoria humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s