Romero, Cristo y su misericordia

 

San Romero de América

 
Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre Dios, rico en misericordia, nos ha donado a su Hijo para salvarnos. Jesús con su palabra, con sus gestos y con la totalidad de su persona revela la misericordia de Dios. Necesitamos contemplar el misterio de la misericordia divina, dice el papa Francisco, porque es fuente, condición, revelación y acción del amor de Dios por nosotros, que se hace para nosotros ley y camino en nuestra relación con Él y los demás. La Iglesia siente la necesidad vital de mantener viva esta verdad. Mantenerla viva entre los hombres de hoy. 

Por esto, Mons. Romero decía que “la Iglesia no solo se ha encarnado en el mundo de los pobres y les da una esperanza, sino que se ha comprometido firmemente en su defensa. Las mayorías pobres son oprimidas y reprimidas cotidianamente por las estructuras económicas y políticas de nuestro país. Entre nosotros siguen siendo verdad las terribles palabras de los profetas de Israel. Existen […] los que venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias; los que amontonan violencia y despojo en sus palacios; los que aplastan a los pobres”. 

La misericordia de Cristo 

Cristo nos habla hoy de manera muy especial sobre su necesidad de que seamos protagonistas de su misericordia. Que aprendamos a contemplar la realidad que nos rodea desde sus ojos misericordiosos con la finalidad de ser semilla para una transformación antropológica que impulse la edificación de la civilización del amor. El Catecismo de la Iglesia nos enumera las obras a la que nos exhortó Cristo desde su ejemplo: “Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales. Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia. 

Cristo nos pone ante la circunstancia de darle todo sin esperar nada, sin buscar nada, tan sólo la realidad de darse, pues el único sentido de su actuación es el amor que comparte con el Padre. Romero nos impulsa entonces a pensar en la necesidad de comprender a la misericordia como un camino hacia la justicia. 

Romero mira a Cristo 

Recordando la parábola del hijo pródigo, Romero nos recuerda que “preferiría que nos sentáramos en silencio y recordáramos que esas páginas del hijo son nuestra propia historia individual. Cada uno de ustedes, así como yo, podemos ver en la parábola del hijo pródigo nuestra propia historia, que se reduce siempre […] por irnos a gozar la vida sin Dios, el pecado. Y una espera de Dios, esperando el día en que el hijo llegue; y cuando el hijo, tocado por la miseria, por el abandono de los hombres, se acuerda que no hay más amor que el de Dios”. 

La misericordia de Cristo nos revela a Romero como un hermoso despertar de una cruel inhumanidad. Representa ojos nuevos para ver la verdad de la realidad y de los seres humanos. Monseñor nos muestra la profundidad de la bondad de Dios, cuyo rostro es Cristo, que se concreta en que está en favor de la vida de los pobres, en que ama con ternura a los privados de vida, en que se identifica con las víctimas de este mundo. Sin embargo, no arremete contra los ricos como se suele hacer con facilidad irresponsable. Todo lo contrario, les muestra su misericordia, aunque pueda pensar que son responsables directos o indirectos de la miseria de otros. 

Su misericordia es aquella que decide en libertad y por amor, emprender el camino a Jerusalén; una misericordia militante y comprometida, pero no con nuestros intereses, siempre subalternos, sino con la procura de Reino en la tierra que no es otra cosa que la búsqueda de la civilización del amor. Y tan concreto fue su compromiso la misericordia de Cristo y su opción por los pobres, que lo último que pronunciaron sus labios fue: “que este Cuerpo inmolado y esta Sangre Sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nue stro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar cosechas de justicia y de paz a nuestro pueblo”. Paz y Bien 

Por Valmore Muñoz Arteaga. Director del Colegio Antonio Rosmini. Maracaibo, Venezuela 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s