¿Tiene futuro la Iglesia?

Frei Betto

 En el modelo actual, la respuesta a la pregunta anterior es no. Esta es la opinión del Papa Francisco. Prueba de ello es que acaba de convocar un maratón democrático titulado “Hacia una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. El objetivo es dar voz a 1.300 millones de católicos sobre el futuro de la Iglesia. Qué opinan sobre la participación de las mujeres, el divorcio, los grupos minoritarios (gays, etc.), los jóvenes y muchos otros temas controvertidos dentro de la institución en la actualidad. 

La primera de las tres fases del proceso se extiende hasta abril de 2022. Consiste en escuchar a los fieles de base, a los feligreses y a los militantes de los movimientos pastorales. La segunda, de septiembre de 2022 a marzo de 2023, es la escucha de las opiniones de los fieles por parte de los obispos de cada continente. Finalmente, en octubre de 2023, Roma acogerá el Sínodo de los Obispos que resumirá las opiniones recogidas en un documento que será sancionado y difundido por el Papa. 

La crisis de la Iglesia católica es profunda. Aunque el Concilio Vaticano II (1962-1965) sentó las bases pastorales, teológicas y bíblicas para una renovación significativa, los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI han puesto el pie en el freno. Promovieron movimientos anacrónicos, anticonciliares, nostálgicos de la misa en latín y del triunfalismo clerical.                                         Mientras “la vuelta a la gran disciplina”, en expresión de mi primo, el teólogo jesuita J.B. Libanio, reafirmaba la intocabilidad del celibato, la pederastia se desbocaba bajo el silencio cómplice de obispos y cardenales que optaban por “salvar” a sus sacerdotes a costa de las víctimas, muchas de ellas niños. Y las mujeres siguieron siendo excluidas del sacerdocio, relegadas a la condición de seres de segunda clase. 
Se pueden señalar muchas causas para explicar la crisis de la Iglesia católica, la evasión de los fieles, la contradicción entre lo que se predica y lo que se vive.                                                           Considero que uno de los más graves es el clericalismo, esa enfermedad infantil del esteticismo eclesiástico, que se segrega del común de los mortales circulando con sotana por las calles y apreciando el exceso de incienso en la pompa litúrgica.                                                                        Al clericalismo también se opone el Papa Francisco. Mientras los laicos sean tratados como subordinados, tributarios de la catequesis infantil, privados de los medios para mantenerse al día en teología y Biblia, veremos crecer exponencialmente a las Iglesias evangélicas.                                          De hecho, estas Iglesias tienen mucho que enseñar a los católicos sobre “comunión, participación y misión”. La señora va a misa; la señora de la limpieza, al servicio. Y los prejuicios católicos, antes centrados en los espiritistas y los ateos, se dirigen ahora a los evangélicos, como si todos fueran fundamentalistas. Recomiendo, como excelente antídoto contra los prejuicios, el libro de Juliano Spyer, “Pueblo de Dios – quiénes son los evangélicos y por qué importan” (SP, Geração, 2020). 

Tras el Concilio Vaticano II, la Iglesia católica había plantado las semillas de su futuro renovado: las comunidades eclesiales de base. Pero el conservadurismo autoritario intentó desarraigarlos. Además de sabotear cualquier debate serio sobre el celibato, el aborto, el divorcio, el matrimonio homosexual, la ortotanasia y, especialmente, el derecho de las mujeres al sacerdocio, al episcopado y al papado. Espero que las opiniones católicas de base recogidas en la primera fase de la convocatoria de Francisco no sean filtradas por los obispos cuando tabulen los cuestionarios. Esperar que los obispos se atrevan a renunciar a su poder en la estructura jerárquica de la Iglesia y a admitir cambios que pongan en peligro la posición que ocupan es, en el mejor de los casos, confiar en lo milagroso. Pero la fe enseña que existe, y el Espíritu Santo, que “sopla donde quiere”, es capaz de sorprendernos.   

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s