Comunicado Movimientos Rurales Cristianos de Jóvenes y de Adultos 

«La pospandemia nos pide compromisos en nuestro mundo rural» 

Encuentro de consiliarios y curas rurales 

«Una quincena de cristianos que vivimos y trabajamos en el mundo rural nos hemos reunido los días 9 y 10 de noviembre, para reflexionar sobre los retos pospandémicos en la España Vaciada» 

«Hemos analizado la grave pandemia de COVID-19. Su origen es ecológico, pero con el trasfondo de un sistema neoliberal, capitalista y consumista que altera gravemente el Medio Ambiente» 

«La pospandemia nos pide compromisos. Se trata de afrontar nuestra realidad activamente, huyendo de un espiritualismo que nos lleva al repliegue» 

«Apostamos por vivir con esperanza estos momentos, con una pastoral rural misionera que ya acompaña y anima nuestras comunidades, en muchos casos, con estos valores que proponemos para la acción» 

17.11.2021 | Consiliarios del Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos y Movimiento Rural Cristiano 

Una quincena de cristianos que vivimos y trabajamos en el mundo rural nos hemos reunido los días 9 y 10 de noviembre, para reflexionar sobre los retos pospandémicos en la España Vaciada

Hemos analizado la grave pandemia de COVID-19, que afecta al mundo desde finales de 2019. Su origen es ecológico, pero con el trasfondo de un sistema neoliberal, capitalista y consumista que altera gravemente el Medio Ambiente, multiplicando los efectos dañinos. 

Hemos descubierto que Dios, que no es el origen de la pandemia, quiere ser fuente de consuelo para la humanidad sufriente. La comunidad cristiana está llamada a dar signos del amor de Dios en estos momentos cruciales, aguardando la nueva realidad que debe surgir de estos dolores de parto y esforzándose en la construcción del Reino de Dios. 

La pospandemia nos pide compromisos en nuestro mundo rural. No hemos de añorar la “normalidad”, que estaba plagada de injusticias y problemas. Se trata de afrontar nuestra realidad, huir de un espiritualismo que nos lleva al repliegue. Al contrario, sintiéndonos una Iglesia-familia, hemos de vivir una presencia encarnada, transformadora y esperanzada. Esta presencia unas veces llevará a denunciar falsas promesas de desarrollo (macrogranjas, megaminas) frente a la propuesta, cada vez más razonable, del decrecimiento económico; y otras veces llevará al apoyo de la presencia pública de los cristianos o la acción de plataformas como España Vaciada. Además, es preciso valorar el papel de la mujer, como pilar de nuestros pueblos y nuestras parroquias; y acoger a personas de otros países que buscan construir una vida digna entre nosotros. 

Apostamos por vivir con esperanza estos momentos, con una pastoral rural misionera que ya acompaña y anima nuestras comunidades, en muchos casos, con estos valores que proponemos para la acción 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s