Las discípulas de Jesús 

Mujer

Mujeres en el Nuevo Testamento 

Por Isabel Gómez Acebo 

Se considera que el primer texto que se escribió del NT fue la pasión muerte y resurrección de Jesucristo y a los historiadores y biblistas les ha costado mucho determinar el motivo del gran protagonismo femenino en esos momentos. Pero es una realidad incontestable: habían llegado con el Maestro, al que seguían y servían desde Galilea y cuando todos los discípulos huyeron permanecieron fieles, lo que les permitió ver su muerte y conocer el lugar de su enterramiento 

Hay una explicación posible en la que todo encaja, pertenecen a la nueva familia de Jesús que había roto con la biológica y social, para crear otra distinta. Una relación que empieza en Caná con María y termina en la cruz también con ella, donde se inicia una comunidad Pascual. Me gusta pensar que las mujeres se consideraron parte de esa nueva gran familia y fueron a la tumba, sin pensar el riesgo que corrían, como parientes, para celebrar el duelo que no se había celebrado y les correspondía. Todos conocemos la historia de que encontraron la tumba vacía y el gran protagonismo que el Evangelio de Juan le da a María Magdalena, convirtiéndola en la primera evangelizadora, la “apóstol de los apóstoles” como la conocieron algunas comunidades cristianas primitivas 

El grupo galileo había venido a Jerusalén para celebrar la Pascua, una celebración en la que los evangelios sinópticos sitúan la Última Cena que Jesucristo preparó con minuciosidad pues la iba a celebrar con su nueva familia y la conclusión más lógica es que las mujeres, sus discípulas, también formaban parte del grupo ¿Cocinaron los alimentos? Posiblemente, pero terminada la faena se sentaron o permanecieron de pie escuchando las palabras de Jesús, como hicieran Marta y María. La demanda de Jesús de que repitiera la cena en memoria suya ¿Era sólo para los varones? Juan coloca en el lugar de la Última Cena el lavatorio de los pies, una enorme sorpresa para todos los presentes ya que era una labor reservada para esclavos y mujeres, donde reiterar el acto se igualaba con el servicio y la entrega a los demás en lo que las mujeres eran expertas 

Podemos también pensar que el grupo galileo permaneció unido, aunque desconocemos el lugar: Betania, Galilea, el cenáculo… Y que allí estaban presentes las mujeres que vieron a Jesús en las apariciones y ascender al cielo, con la promesa de que les mandaría al Espíritu Santo para que pudieran ser sus testigos. 

La segunda parte del libro nos habla de las mujeres en Galilea, junto a Jesús, pero esa segunda parte continuará en otra entrada de este blog 

Las mujeres del NT- Silvia Montse Martín 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s