La España Vaciada ante las elecciones de C y L

 Gestión anuncios

España Vaciada solo logra presentar listas en la mitad de las provincias

 Juan Navarro García Nacho Izquierdo (EL PAÍS) 

Miembros de asociaciones de España Vaciada en Castilla y León, en octubre, en Calatañazor (Soria).

El paso adelante de la España Vaciada hacia la política ha tropezado con los tiempos. El adelanto electoral en Castilla y León, con comicios el 13 de febrero tras romper el PP el Gobierno con Cs, ha llevado a estos colectivos a tener que adaptarse a unos plazos apresurados, y el resultado es que el objetivo declarado de presentarse en las nueve provincias de la región —una de las que presenta más problemas de despoblación de toda España— no podrá cumplirse. Las agrupaciones de Burgos, Palencia y Salamanca, junto a la ya rodada Soria ¡Ya!, confirmaron ayer que concurrirán al 13-F; las de León, Zamora, Ávila y Segovia han desistido. Solo en Valladolid se apura el plazo —que vence este viernes— para estudiar una posible candidatura provincial.

Las entidades de la España Vaciada en León informaron ayer de que, a pesar de su disposición en las últimas semanas a presentarse, se repliegan y esperarán a las generales de 2023. “Es un momento importante para la sociedad leonesa, con un adelanto electoral que genera muchas expectativas, y preferimos priorizar lo mejor para nuestra provincia. Seguimos trabajando en hacer que el proyecto de la España Vaciada en León ruja con fuerza cuando esté completo”, señalaron en un comunicado. Sergio Díez, de León Ruge, reivindica que la asociación da “un paso a un lado” por no tener plenamente “cimentado” el sistema necesario para intervenir en política. “No queremos más divisiones”, dice.

También renunció el miércoles la representación zamorana de la España Vaciada. Chema Mezquita, miembro de la Coordinadora Rural de Zamora, señala que faltan “estructura y arraigo” para tomar una decisión de este calibre. “Aún no tenemos la fuerza suficiente, podría descapitalizar el movimiento social”, indica Mezquita, que emplaza a “crecer más en lo social para ramificarnos en lo político”. El zamorano, que cree que la jugada del PP adelantando los comicios busca limitar el auge de la España Vaciada al entorpecer su desembarco institucional, pide reflexionar. “¿Qué interesa más en Zamora, un procurador en las Cortes o una provincia peleona? Un escaño puede ser irrelevante. Hay que seguir moviéndose y explicar qué es España Vaciada”.

El caso de Zamora y León, territorios que entre 2020 y 2021 perdieron respectivamente un 1,1% y un 1% de población según el INE, evidencia que las elecciones prematuras han dificultado que esta tendencia social se traduzca en plataformas políticas. El coordinador nacional de la plataforma España Vaciada, Antonio Saz, lamenta el adelanto pero recalca que no hay prisa: “Siempre dijimos que donde no hubiera movimientos fuertes no habría candidaturas”. Saz subraya que 2022 y 2023 serán años “con muchos procesos electorales” para los que este movimiento quiere estar organizado y robusto: “Queremos hacer las cosas bien”. Un propósito clave es conseguir representación en el Congreso de los Diputados, como hizo Teruel Existe en 2019.

Saz, no obstante, recalca que hasta hoy hay tiempo para presentar a representantes provinciales y que el 9 de enero vence el margen para cerrar las candidaturas íntegras. Así, no descarta que puedan surgir alternativas, siempre con autonomía, en alguna otra provincia.

Carlos Merino, miembro de Segovia Viva, que también ha declinado concurrir, admite que el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), “ha sido hábil en precipitar elecciones y que la gente no tuviera tiempo de organizarse”. Pero añade: “Nacimos para elevar propuestas y presionar a los partidos, esa vía aún tiene recorrido y aparecer en política puede hacernos perder frescura y transversalidad”.

Alicia del Pozo, una de las representantes de A11 Pasos, un colectivo de Peñafiel (Valladolid), asume también que ellos no van a participar. Fuentes de la España Vaciada afirman que en esta provincia aún hay opciones de que aparezca una alternativa electoral de este perfil. Sí se sopesó en Ávila, afirma Juan Carlos Soto, miembro de Ávila Resiste, una de las componentes de la Red abulense contra la despoblación. “Todo se precipitó por el adelanto electoral, aún no tenemos madurez como para afrontarlas porque esto no va solo de tener unas listas”, dice Soto, que define al activismo social como “muy vulnerable” y potencialmente perjudicado por el “barro” de la política institucional: “Las prisas nunca son buenas”. Este proceso, reconoce, aún no está tan fuerte como para “hacerlo por hacer”. Además, por esta provincia participa Por Ávila, una escisión del PP con más popularidad, que aunque no esgrime el argumentario de la España Vaciada pero sí sería competencia en las urnas.

Las elecciones contarán, eso sí, con varias candidaturas de tinte localistas pero ajenas a la plataforma y el discurso de España Vaciada. Algunos con recorrido, como la Unión del Pueblo Leonés, Por Ávila, Centrados (Segovia) o Ahora Decide (Zamora), y otras nuevas, como Palencia Existe o Conceyu País Llionés.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s