Beatificación de Rutilio Grande y compañeros

La Iglesia salvadoreña, preparada para la beatificación de sacerdotes y laicos asesinados en el preludio de la Guerra Civil

«Está prácticamente todo a punto, y un detalle importante es que se ha decidido que el lugar de la beatificación sea la Plaza al Divino Salvador del Mundo», aseguró en conferencia de prensa el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar

Tanto el asesinato de Rutilio Grande y los dos laicos, como el del italiano Spessotto, que según la Iglesia fue asesinado «por odio a la fe» el 14 de junio de 1980, cuando la guerra civil salvadoreña apenas comenzaba, están impunes

Grande, sacerdote jesuita, es reconocido como un amigo muy cercano del primer santo salvadoreño, monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 y canonizado por el papa Francisco el 14 de octubre de 2018. 

 | RD/Agencias

La Iglesia católica salvadoreña se declaró «preparada» este domingo para beatificar el próximo 22 de enero a dos sacerdotes y dos laicos asesinados en el preludio de la guerra civil que desangró al país centroamericano entre 1980 y 1992.

«Está prácticamente todo preparado (para la beatificación), y un detalle importante es que se ha decidido que el lugar de la beatificación sea la Plaza al Divino Salvador del Mundo«, aseguró en conferencia de prensa el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar.

El prelado explicó al finalizar la misa dominical en la catedral de San Salvador que el acto en que se beatificará al sacerdote salvadoreño Rutilio Grande y al religioso italiano Cosme Spessotto tendrá lugar a las 17h locales (23H00 GMT) del sábado 22 de enero. Junto a ellos, serán beatificados los laicos Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, asesinados junto a Grande.

Los tres fueron acribillados por un escuadrón de la muerte que ametralló el carro en que se conducían el 12 de marzo de 1977, en una carretera hacia el poblado de El Paisnal, 38 km al norte de la capital.

Tanto el asesinato de Grande y los dos laicos, como el del italiano Spessotto, que según la Iglesia fue asesinado «por odio a la fe» el 14 de junio de 1980, cuando la guerra civil salvadoreña apenas comenzaba, están impunes.

Grande, un sacerdote jesuita, es reconocido como un amigo muy cercano del primer santo salvadoreño, monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 y canonizado por el papa Francisco el 14 de octubre de 2018. 

«Un buen número de obispos nos ha dicho que van a venir, así como algunos cardenales esperamos que también vengan y muchos sacerdotes y laicos», remarcó Escobar. La misa de beatificación será presidida por el delegado del papa Francisco, el cardenal Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador.

En sus doce años la guerra civil salvadoreña dejó más de 75.000 muertos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s