Entrevista al Vicario General de la Diócesis de Vitoria

Carlos García Llata: “Esa es la paradoja de la Iglesia, Dios se hace presente en gente que es pecadora”

El Sínodo lo que quiere es que seamos más Iglesia

Es algo que nos está conquistando y entusiasmando poco a poco

PorVicente Luis García Corres (Txenti)

Esta semana muchas parroquias y grupos han iniciado el proceso de participación en la consulta sinodal propuesta por el Papa Francisco. Una iniciativa que está generando expectativas pero que exigirá mucho trabajo en poco tiempo, algo que genera escepticismo también.

En las Jornadas de inicio del Curso Pastoral de la Diócesis de Vitoria se quiso dar un primer anuncio del Sínodo y de su importancia. 

El Vicario General, Carlos García Llata, preside la comisión diocesana encargada de lograr una digna participación de la Iglesia en Vitoria, y de la sociedad alavesa en esta consulta al pueblo hecha desde la Iglesia. 

¿Para empezar cuál está siendo la labor de la comisión diocesana que usted preside?

Animar a la participación,  coordinar la participación diocesana y crear vías para esta participación.

¿Considera que la gente está motivada para participar?

Hemos asistido a una evolución: cuando se dio el anuncio la actitud era de expectativa; cuando en septiembre se dio a conocer el material que se había generado en Roma todos nos hemos asustado y hemos pensado que era un proyecto complejo y difícil de llevar a cabo porque paralizaba algunos procesos diocesanos, y también teníamos una sensación  de que el tema era abstracto; pero a medida que hemos ido conociendo y trabajando el verdadero objetivo del sínodo la gente se está poco a poco motivando y se está generando la sensación de que el sínodo va a ser algo positivo.  No me refiero a que haya un entusiasmo general, pero sí detalles que me hablan de que va calando; el otro día cuando convoqué a  los coordinadores de los grupos vino bastante gente. Es algo que nos está conquistando y entusiasmando poco a poco. 

¿Qué herramientas ha decidido el obispado poner en marcha para lograr la mayor participación posible?

Si la estructura más sinodal, en cierto modo, es la parroquia, lo que hemos hecho es motivar primero a las parroquias. En la parroquia se aglutinan edades, sensibilidades, realidades diversas. Hemos intentado adaptar o plasmar de alguna manera el objetivo del Sínodo en un itinerario concreto, cinco reuniones con su propia dinámica y metodología que ayude a los que participen a expresarse. Después de navidades ofreceremos otros subsidios pensados en gente alejada de la Iglesia y en grupos específicos como jóvenes y niños. También se podrían gestionar participaciones individuales que se hagan llegar desde el respeto. 

Hay muchos que tienen una visión de la Iglesia como una institución más, vista desde fuera, sin haber experimentado un proceso de conversión a Jesucristo. Para ellos la Iglesia es como una ong más, una institución social más. Cuando uno se convierte a Jesuscristo la Iglesia es algo secundario, importante pero pasa a otro plano, y la iglesia la formamos personas imperfectas. Cuando se la ve solo desde el escaparate tenemos una imagen perfecta, irreal y por eso criticable; Cristo confió su Iglesia a gente que le había traicionado. Esa es la paradoja de la Iglesia, Dios se hace presente en gente que es pecadora, en gente que está haciendo un camino, que está haciendo un proceso de conversión. La Iglesia verdadera es la comunidad de los discípulos de Jesús. El sínodo nos invita al proceso de comunión, que no es solo unión: esa comunión crea participación y misión. El Sínodo lo que quiere es que seamos más Iglesia. 

La iniciativa de Elizalde

Es una propuesta más y sin duda habrá que tomar notas de esas entrevistas que el obispo mantenga con las personas y grupos que solicitan reunirse con él. 

Explíquenos cómo es la dinámica de la consulta, si hay un cuestionario base, si este es adaptado  a las personas, si existe libertad por parte de las diócesis para añadir, quitar cuestiones, personalizar la consulta de alguna manera

El Sínodo tiene dos preguntas fundamentales: ¿Cómo se realiza el caminar en la Iglesia? ¿Cómo nos ilumina el Espíritu Santo en ese camino? De ahí salieron los diez temas en los que se ha vertebrado el cuestionario inicial. Luego las Diócesis hemos adaptado esas cuestiones, conectándose más. Pero lo que me gustaría recalcar es la dinámica concreta que se ha propuesto que empieza con la lectura de la Palabra, la reflexión personal y la puesta en común de cómo nos sentimos interpelados cada uno, intervenciones que se escuchan sin réplica ni debate. Es un modelo de discernimiento espiritual. 

Por último le invito a que haga una invitación a participar en la consulta sinodal, un anuncio 

Intencionadamente no transcribo esta parte de la entrevista ¡escuchenla! en el video. 

Non solum sed etiam 

Hace mucho que llevo dándole vueltas a lo de la invitación a la participación en el Sínodo de personas no creyentes, alejadas, críticas o indiferentes. Sin duda que el espacio sinodal por excelencia dentro de la Iglesia es la parroquia, pero la parroquia hoy no llega a todos los sectores, y menos a los que ven a la iglesia con recelo o indiferencia. Después de navidades parece ser que se pondrán en marcha nuevas iniciativas pensando precisamente en las periferias: pondrán a trabajar a los influencers, youtubers, a las redes sociales, a los canales mediáticos de la Iglesia o cercanos a ella? Acaso veremos anuncios con famosos que confiesen su fe y su propuesta de participación en el sínodo? harán llegar algún tipo de cuestionario a los políticos’ se lo encontrarán en la bancada del Congreso y el Senado? lo repartirán como octavillas en las manifestaciones contra los recortes, las jubilaciones o los desahucios? Incluirán las preguntas en la Ruleta de la Fortuna, Saber Ganar y otros concursos? Si el Sínodo es una noticia que es la ¡Bomba! aparecerá en los informativos; tendremos un cuestionario como separata en los diarios y revistas? Estamos dispuestos a tener que retrasar el Sínodo por que se hayan colapsado los obispados de aportaciones?

La otra es que nos conformemos con la participación de los de siempre, inflemos las cifras y nos quedemos con lo que nos gusta y no dé problemas, ofreciendo al final un mundo feliz con un futuro prometedor para una Iglesia que reconoce sus errores pero sin complicarse la vida, aceptando ser grupo burbuja en una sociedad que ha descubierto algunas ventajas que tiene el control social en tiempos de pandemia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s