Garzón critica a las macrogranjas

El PSOE se desmarca de Garzón tras su crítica a las macrogranjas y Unidas Podemos cierra filas con el ministro

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, asegura que las declaraciones del titular de Consumo sobre la ganadería intensiva son «a título personal»; «la sostenibilidad es uno de los compromisos de este Gobierno ante Naciones Unidas y no la opinión personal de nadie», responde el secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago.

ALEXIS ROMERO@ALEXISRMORAN

La «guerra del chuletón» ya tiene un segundo capítulo; la trama, los personajes y el desarrollo de los acontecimientos son los mismos, con una salvedad: en poco más de un mes se celebran elecciones autonómicas en Castilla y León.

El ministro de Consumo y líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha criticado de nuevo a la ganadería intensiva y a las «megagranjas», a las que ha señalado como industrias contaminantes cuyo producto cárnico es de peor calidad que el ofrecido por los pequeños y medianos productores (que se engloban en la denominada ganadería extensiva).

En una entrevista en The Guardian, Garzón aseguró que las macrogranjas «contaminan los suelos, contaminan el agua y después exportan una carne de peor calidad«; además denunció que en este tipo de producción hay maltrato animal: «Es un impacto ecológico descomunal y desproporcional», añadió.

El ministro contrapuso este tipo de industrias a los pequeños y medianos productores de una ganadería extensiva «que es ecológicamente sostenible y que tiene mucho peso en determinadas regiones de España como puede ser Asturias, parte de Castilla y León e, incluso, de Andalucía o de Extremadura».

La entrevista de Garzón fue objeto de crítica por parte de la derecha, y el primero en salir al paso fue el presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del PP a las elecciones autonómicas, Alfonso Fernández Mañueco, que acusó al ministro de «atacar a los ganaderos» y pidió una rectificación o, de no producirse, su dimisión.

Pero también el PSOE ha entrado a la polémica. El presidente de Aragón, Javier Lambán, pidió la dimisión del titular del titular de Consumo y respaldó que las críticas de Garzón a las macrogranjas afectaban a los agricultores y a los ganaderos. Desde el propio Gobierno, la parte socialista ha evitado apoyar al líder de IU y ha optado por desmarcarse y defender que sus declaraciones sobre la ganadería intensiva son «a título personal» y no una posición del Ejecutivo de coalición.

Así se han posicionado este miércoles tanto la ministra de Educación, Pilar Alegría, como la portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez. Desde Unidas Podemos han cerrado filas con el ministro de Consumo y han cargado contra el PSOE al entender que la defensa de la ganadería extensiva frente a las macrogranjas debería ser una posición institucional.

«Que Alberto Garzón defienda la ganadería extensiva frente a las macrogranjas es lo que deberían hacer no solo todos los ministros, también todas las administraciones. La sostenibilidad es uno de los compromisos de este Gobierno ante Naciones Unidas y no la opinión personal de nadie», ha escrito el secretario de Estado para la agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago, en su cuenta de Twitter.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha preguntado si los que han salido en tromba contra el ministro son defensores de las macrogranjas. El presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, le ha pedido a Lambán una rectificación: «Lo que sí es un insulto a la inteligencia, y a las siglas que usted representa, es su ataque al Gobierno con un bulo de la extrema derecha. Rectifique y pida disculpas».

No es la primera vez que el PSOE y Unidas Podemos protagonizan discrepancias en el seno de la coalición sobre la industria cárnica. En el verano del pasado año, Consumo puso en marcha una campaña para alertar sobre los riesgos sanitarios de la ingesta excesiva de carne y del desequilibrio en las dietas, una campaña en la que se puso el foco en la ganadería intensiva y en las macrogranjas.

Algunos barones del PSOE arremetieron contra Garzón y el ala socialista del Gobierno se desmarcó de la campaña y del ministro. «Donde me pongan un chuletón al punto… eso es imbatible«, llegó a decir el presidente, Pedro Sánchez, al ser preguntado por esta cuestión. El líder de Izquierda Unida defendió su posición y achacó la reacción del PSOE a que su campaña tocaba «fibras económicas», en referencia a la gran industria cárnica. Unidas Podemos respaldó sus críticas a las macrogranjas y su defensa de la ganadería extensiva

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s