Hacia un diálogo entre espiritualidades

Presentación del libro de Félix Placer ‘Hacia un diálogo entre espiritualidades’

Presentación del libro de Félix Placer
Presentación del libro de Félix Placer

Intervinieron, junto al autor, Amparo Fernández, José Arregi, quien prologa el libro,  y Juan José Tamayo, quien lo epiloga

Amparo Fernández, como miembro de Comunidades Cristianas Populares, afirmó que éstas «se basan en una espiritualidad comprometida con el logro de la Paz y la Justicia en nuestro pueblo vasco»

José Arregi comentó que «el libro no es solamente una lograda síntesis, sencilla y profunda a la vez, documentada y sugerente, de las dimensiones, perspectivas y retos fundamentales de la espiritualidad hoy, sino que es además el reflejo nítido de toda una vida, palabra veraz de un testigo»

Según Juan José Tamayo, el libro es «la mejor contribución al nacimiento de un tiempo nuevo: el ‘tiempo de las inter-espiritualidades’, que debe contribuir a desestabilizar el orden establecido, todo orden establecido, el primero, el orden religioso»

Por| Juantxu Oscoz Vivanco

Queremos que estas letras sean como una pequeña crónica de lo que fue, de lo que vivimos y sentimos todxs los asistentes a la presentación el pasado jueves del libro “Hacia un diálogo entre espiritualidades”, escrito por Félix Placer Ugarte, donde intervinieron Amparo Fernández, José Arregi, quien prologa el libro,  y Juan José Tamayo, quien lo epiloga. ¡Fue en verdad, resultó un encuentro estupendo!

Se inició con la  presentación del propio Félix Placer, agradeciendo a Amparo, José y Juan José su presencia e intervención. Cada uno puso en su participación, así lo notamos los que les estuvimos escuchando, toda su profundidad, su sentido y sensibilidad espirituales. ¡Se sentía, se palpaba en el ambiente! Nos rodeaba una brisa, un viento suave que venía, sin duda, del Espíritu.

Amparo Fernández, como miembro de Comunidades Cristianas Populares, con mucha, variada y profunda experiencia en el compromiso religioso y social en Elkarri, Lokarri, Foro Social Permanente… afirmó que  las “Comunidades Cristianas Populares”, de las que Félix ha sido miembro y animador muy importante durante muchos años, se basan en una espiritualidad comprometida con el logro de la Paz y la Justicia en nuestro pueblo vasco.

Pero, se preguntó, ¿es la espiritualidad un tema relevante para la mujer y el hombre de hoy? Para ella no hay  duda, la espiritualidad constituye una dimensión fundamental del ser humano, donde, utilizando las palabras de Juanjo Tamayo “se juega su verdadera identidad, su humanización o deshumanización”. Félix afirma que en nuestra sociedad occidental y de raíz cristiana estamos en un momento de transformación, del cristocentrismo al pluralismo. Y está claro que en este pluralismo actual es importante una nueva espiritualidad, que impulse nuevos sentidos y formas de vida y convivencia en una paz desde la justicia.

José Arregi comentó que el libro no es solamente una lograda síntesis, sencilla y profunda a la vez, documentada y sugerente, de las dimensiones, perspectivas y retos fundamentales de la espiritualidad hoy, sino que es además el reflejo nítido de toda una vida, palabra veraz de un testigo. Félix ha sido y sigue siendo un hombre en búsqueda, libre, comprometido y valiente, entregado a su comunidad, amante de su pueblo, en escucha, cuestionamiento y diálogo permanente. Este libro refleja su vida, y pone de manifiesto que la espiritualidad es, como escribió Raimon Panikkar, “la experiencia integral de la vida”. La espiritualidad es la hondura o el respiro de la vida, y no tiene que ver directamente con creencias, ritos y códigos religiosos. Espiritualidad es vida con alma, acción con alma, política con alma, planeta con alma.

¿Hay esperanza? Podremos con el virus, pero ¿podremos con nuestra inconsciencia, codicia, miedos y rivalidades personales, colectivas, planetarias? Urge una “valiente revolución cultural” (papa Francisco) que salve el presente y el futuro de la vida gracias al concierto de la Ciencia, la Política global, la Economía y la Educación para el bien común de la humanidad y de la comunidad entera de los vivientes.

Esta revolución cultural será raíz y fruto a la vez de una profunda revolución espiritual que conlleva:

1) una mirada profunda a la Realidad como interrelación universal dinámica, “animada” (desde al átomo a las galaxias), creadora;

2) una iniciación a la Realidad en el plano personal y colectivo;

3) una encarnación o estructuración política global del aliento vital.

Para ello deberíamos hacer nuestra la sabiduría de las grandes tradiciones (religiosas o laicas), por ejemplo: la sabiduría del agua que con nada compite (Lao-Zi), el conocimiento despierto y la liberación de las ilusiones del ego (Buda), la bienaventuranza de la compasión samaritana (Jesús de Nazaret). José terminó subrayando y felicitándose de que tal es la espiritualidad de la vida que inspira el libro de Félix Placer.

Juan José Tamayo, empezó reconociendo y alegrándose de ser un amigo de Félix Placer desde hace más de 40 años; el sentirse contento de volver a Vitoria-Gasteiz, ya que desde los tiempos en que venía invitado  al  Foro Religioso Popular, no había tenido esta posibilidad y le agradaba mucho el poder encontrarse y dialogar con amigos de aquellos días y de siempre. Cada nuevo libro que se edita, más si se presenta y se colabora en él, es una fiesta, dijo. Conocer a su autor, verle en persona, leer y comentar sobre el libro… Impresiona la lucidez de Félix Placer a sus 84 años.

Como lo he trabajado junto a Félix desde su comienzo,  según el libro iba tomando cuerpo, llegué incluso a dudar de su final, afirmó; pero ha resultado ser, en su opinión, “la mejor contribución al nacimiento de un tiempo nuevo”: el “tiempo de las inter-espiritualidades”, que debe contribuir a desestabilizar el orden establecido, todo orden establecido, el primero, el orden religioso. Se mueve en un ámbito de “pluridiversidad”. Reconoció que ha sido como “la partera”, con muchas preguntas por ambas partes, diálogos en toda su gestación. Es un libro “conciliar”, pero no al uso que estamos acostumbrados del Concilio de Trento; el libro de Félix Placer es un libro movido e inspirado en el Concilio Vaticano II. Y expuso cuatro claves como guía para su lectura:

1. ¿Qué no es este libro? No es un tratado sobre espiritualidad. Es un libro que nos hace pensar por nuestra cuenta. Como bien decía y proponía Kant: ¡ATRÉVETE A PENSAR!

2. Desvincula espiritualidad de las religiones. Está fundamentado  antropológicamente  puesto que la  espiritualidad es una dimensión fundamental del ser humano.

3. El propio título “Diálogo entre espiritualidades” indica que lo hace sin sobreponerlas, pero diferenciándolas entre sí, en su especificidad, lo  que pone las bases para pasar de la espiritualidad única al pluriverso espiritual, de la actitud anti a la “inter-espiritualidad”.

4. Muestra que la espiritualidad no es, no puede ser apolítica. Se mueve en el horizonte de la liberación de personas, clases, pueblos  y grupos  “vulnerabilizados”.

No quiso terminar sin hacer una alusión a “los feminicidios” que se dan, en su inmensa mayoría, porque se odia la vida, la forma de ser y de actuar de las mujeres. Son, por tanto, junto a las culturas, sabidurías y espiritualidades despreciadas y negadas, y las identidades afectivo-sexuales no reconocidas, lo que Juanjo llama: “epistemicidios”. Yo creo, afirmó,  que este libro abre un nuevo paradigma en cuanto a la “espiritualidad feminista”, humanista, ecológica, sin fundamentalismos. Ayuda a fundamentar el nuevo paradigma de la inter-espiritualidad liberadora,  el nacimiento de un “TIEMPO NUEVO”.

En el diálogo con el público, destacamos la intervención de Agustín Gil, quien afirmó que la Teología y una espiritualidad liberadora como la que plantea Félix debieran ser la más profunda crítica de toda opresión. Pues, para acabar con la injusticia de este mundo, es necesario primero denunciar y cambiar los falsos dioses que la causan.

    Para dar por terminado el encuentro, fue el propio Félix Placer el que hizo un resumen de su libro, así como de las intervenciones.

En su síntesis,  expuso que la reflexión de este libro parte de la constatación de un mundo y unas sociedades en un momento crítico de vulnerabilidad, de cansancio y búsqueda, de evasión y de huida, de situación de injusticia en un sistema de dominio y dependencia… de situaciones límite de opresión explotadora, de marginación sociocultural y de destrucción ecológica.

Con José Arregi, afirmó, que  sólo una profunda espiritualidad podrá salvar el mundo; porque en la espiritualidad, como recalca Juan José Tamayo y subraya Amparo, se juega la verdadera identidad del ser humano, su humanización o deshumanización. Ante la pregunta sobre cómo definir  la espiritualidad, la sintetizó, siguiendo a D. Bonhoeffer, en “ser para los demás”. 

Por eso este trabajo es una invitación al ‘diálogo dialogal’ (Raimon Panikkar)  que es encuentro en la profundidad que es cada  persona en un mundo donde se cruzan gozos y esperanzas, tristezas y angustias, justicias e injusticias, liberación y opresión. Ahí “resuena la voz del Espíritu, silenciosamente, en la pluralidad dialogante de las espiritualidades de cada lugar de la tierra y ante el miedo, incertidumbre y desaliento se hace un clamor de esperanza resiliente, de liberación profunda y de permanente novedad”.

P.D. Como epílogo queremos aportar nuestro compromiso, el de Marta y mío, en nuestra praxis de Vida Espiritual, ya que desde siempre nos alienta la “Espiritualidad Ignaciana”. Hay que poner a Cristo en el centro cada vez, una y otra vez”. Para ser “SIGNOS DE L0S TIEMPOS”. Y reforzando la idea de Espiritualidad de  Bonhoeffer, la máxima de nuestra Espiritualidad es la de  ¡EN TODO AMAR Y SERVIR!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s