Campaña contra el hambre

El hambre en el mundo, un escándalo pandémico: «Nuestra indiferencia los condena al olvido»

Campaña Manos Unidas
Campaña Manos Unidas

«Tres cuartas partes de la humanidad viven en condiciones infrahumanas. El 70% de los pobres del mundo son mujeres y niños»

«Cinco o seis familias multimillonarias tienen tanto presupuesto como lo que necesita el tercer mundo para evitar la muerte de los niños por desnutrición»

«Hace falta un replanteamiento nuevo de la economía mundial.Los países pobres no están sentados en las mesas donde se toman las decisiones económicas internacionales»

«La colaboración de los países ricos, sobre todo en venta de armas, con gobiernos corruptos y poco democráticos del tercer mundo, sólo trae más miseria a los pobres y es algo inmoral y condenable»

Por Alejandro Fernández Barrajón

1.- la iglesia, a través de la organización católica “MANOS UNIDAS”, con el lema “Nuestra indiferencia los condena al olvido” nos invita a reflexionar sobre la situación inhumana del hambre en el mundo. Veamos:

Tres cuartas partes de la humanidad viven en condiciones infrahumanas. El 70% de los pobres del mundo son mujeres y niños. Muchas multinacionales explotan a los niños para realizar trabajos serviles que después consumimos en el mundo desarrollado. Colaboramos a ello cada vez que compramos esos productos. La prostitución se ceba especialmente en las mujeres, niñas y niños del tercer mundo.

Está creciendo el turismo sexual y las redes de pornografía que explotan a los niños se extienden cada vez más.  Cinco o seis familias multimillonarias tienen tanto presupuesto como lo que necesita el tercer mundo para evitar la muerte de los niños por desnutrición.  Con frecuencia nos hemos preguntado qué podemos hacer.

Manos Unidas

     –    Da la impresión de que la solución no está en nuestras manos.

  • – Sin embargo podemos hacer muchas cosas; todo menos quedarnos indiferentes.
  • – A diario somos testigos de esta realidad inhumana y cruel: la televisión y los periódicos nos ofrecen muchas veces la muerte en nuestra propia casa. Tenemos el peligro de acostumbrarnos a ella; de pensar que es normal esto que ocurre, de inmunizarnos ante el dolor de los otros y convertir esta inhumanidad en una noticia de consumo más.

 1.-  LO PRIMERO, PUES, QUE PODEMOS HACER ES SER CONSCIENTES DEL DRAMA INMENSO DEL HAMBRE.

   Pero aún hay más:

  1. a) Colaborar con Manos Unidas para poder hacer frente a centenares de proyectos de desarrollo del tercer mundo que esta organización lleva a cabo en colaboración con los voluntarios y misioneros que trabajan allí. Esta organización lleva cuarenta años trabajando contra el hambre y sólo en estos cinco años ha llevado a cabo 4.835 proyectos de desarrollo, en cinco áreas prioritarias: sanidad, agricultura, educación, promoción social y promoción de la mujer. El último año se han desarrollado 853 proyectos con un montante económico de 7.280 millones.

Es verdad que esto no soluciona todo, pero soluciona mucho y contribuye a que la situación del hambre no sea tan dramática.

  1. b) Junto a esta iniciativa hay otras que podemos asumir como creyentes solidarios y consecuentes con nuestra fe. Si la fe no es solidaria es pura ideología que no sirve para nada.
  2. c) Podemos colaborar a través de la educación de los niños y los jóvenes; ayudándolos a descubrir el valor de las cosas materiales para que no derrochemos, para que no hagamos de nuestra vida un proyecto exclusivamente centrado en disfrutar, cerrando los ojos a los que no han tenido tanta suerte como nosotros. Educar en solidaridad, en ahorro y en sencillez es una colaboración inmensa para la justicia.
  3. d) No solo por cuestiones estéticas sino, sobre todo, para experimentar lo que sufren a diario muchos hermanos nuestros. El día del ayuno voluntario es el viernes, 11 de febrero.
  4. e) Y orar. La oración para los cristianos es una fuerza que mueve montañas. Nos ayuda a ser sensibles ante esta situación y a sentirnos en manos de Dios que es capaz de mover los corazones de los hombres hacia la justicia. El que ora se siente enviado a solucionar en la medida de sus fuerzas los problemas de los otros. De lo contrario su oración no es auténtica.
Manos Unidas

2.- JUNTO A ESTO HACEN FALTA TAMBIÉN SOLUCIONES GLOBALES QUE NO ESTÁN EN NUESTRAS MANOS, PERO QUE PODEMOS POCO A POCO IR DANDO A CONOCER:

Hace falta un replanteamiento nuevo de la economía mundial.

. Los países pobres no están sentados en las mesas donde se toman las decisiones económicas internacionales.

. El FMI y el banco mundial que regulan los entramados económicos internacionales están al servicio de cuatro países, los más ricos, que siempre salen favorecidos a costa de los más pobres.

El Papa ha pedido insistentemente que hay que convocar a los pobres, dialogar con ellos y ofrecerles esperanzas eficaces y reales para salir de la pobreza y de la miseria.

La colaboración de los países ricos, sobre todo en venta de armas, con gobiernos corruptos y poco democráticos del tercer mundo, sólo trae más miseria a los pobres y es algo inmoral y condenable.

.Solamente si va creciendo entre todos los ciudadanos una conciencia de justicia y de solidaridad, de amor y de perdón, se irán abriendo cauces y se irán denunciando situaciones opresoras, que los gobiernos tendrán que solucionar si quieren tener el apoyo de los ciudadanos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s