Necesidad de corredores humanitarios

El clamor de dos curas ucranianos: «Pedimos corredores humanitarios para que podamos enterrar a los muertos»

Corredores humanitarios en Ucrania
Corredores humanitarios en Ucrania

«Vidas rotas, cuerpos abandonados en las calles, fosas comunes, madres rusas y ucranianas que aún no han tenido la oportunidad de abrazar y saludar a sus hijos caídos en el campo de batalla por última vez. La guerra también es esto»

“Tenemos ciudades aquí en Ucrania que se han convertido en cementerios al aire libre. Los misiles rusos están masacrando a nuestra gente, están quemando nuestras ciudades. Solo en la ciudad de Mariupol hay más de dos mil muertos pero también las ciudades cercanas a Kiev, como Irpin y Bucha, están rodeadas de soldados rusos que no nos permiten recoger los cadáveres para enterrarlos»

Por | Maria Chiara Biagioni

(SIR).- Vidas rotas, cuerpos abandonados en las calles, fosas comunes, madres rusas y ucranianas que aún no han tenido la oportunidad de abrazar y saludar a sus hijos caídos en el campo de batalla por última vez. La guerra también es esto. El padre Andriy Zelenskyy, capellán militar, y el padre Mykhajlo Melnyk, que el pasado jueves estuvo en Irpin donde un grupo de sacerdotes pudo rezar y bendecir los cuerpos depositados en una fosa común, nos lo cuentan.

Hay otra emergencia en Ucrania y son los muertos. Cuerpos sin vida abandonados en las calles de ciudades blindadas y cercadas, montones de escombros. Cuerpos que no han podido regresar a sus seres queridos y ser dignamente enterrados. Hablamos de ello con el padre Mykhajlo Melnyk, sacerdote de la diócesis de Kamienets-Podilskyi de la Iglesia greco-católica ucraniana. 

“Tenemos ciudades aquí en Ucrania que se han convertido en cementerios al aire libre. Los misiles rusos están masacrando a nuestra gente, están quemando nuestras ciudades. Solo en la ciudad de Mariupol hay más de dos mil muertos pero también las ciudades cercanas a Kiev, como Irpin y Bucha, están rodeadas de soldados rusos que no nos permiten recoger los cadáveres para enterrarlos”. 

(Foto: ANSA/SIR)

El jueves pasado, el padre Melnyk estuvo con un grupo de sacerdotes en Irpin. “Nos vestimos de sacerdotes y fuimos a pedir a los soldados rusos que pudieran llevarse a los civiles muertos para poder enterrarlos”. Después  de varias negociaciones, se recuperaron 63 cuerpos. Llevaban 2, 3 días en la calle. Fueron colocados dentro de un sobre negro y arrojados a una fosa común. El grupo de sacerdotes se acercó y cada uno pudo rezar una oración y bendecir los cuerpos.

Dar a sus hijos un último adiós

A partir de esa experiencia, el padre Melnyk lanza un llamamiento. “El derecho internacional prevé corredores humanitarios en situaciones de emergencia para el paso seguro de personas y ayuda. También pedimos corredores para los cuerpos de civiles y soldados muertos para que puedan ser enterrados. Entre otras cosas, existe el riesgo de que ese elevado número de cadáveres desatendidos y con temperaturas que van en aumento pueda desencadenar epidemias”. 

Pero es un llamamiento que es válido y se dirige a todas las partes, a rusos y ucranianos: “Incluso las madres rusas -dice el sacerdote- tienen derecho a recoger y dar a sus hijos un último adiós. Espero que la Iglesia Ortodoxa de Moscú y especialmente el Patriarca Kirill presionen los cuerpos de los soldados para que regresen a casa con sus madres. Es un compromiso de caridad cristiana y de respeto”. 

Existe el derecho de dar nombre y apellido a los cuerpos, ser devueltos a sus familias, ser sepultados. “Es un derecho que pertenece a la condición humana. Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. La esperanza de que este espíritu de humanidad prevalezca sobre cualquier lógica de estrategia militar y geopolítica”. 

Corredores humanitarios en Ucrania

El sacerdote confiesa: “Estando aquí, entendí lo que significa la paz. Solía ser una palabra. Ahora es un valor. Comprendí que la vida depende de la palabra paz. Por lo tanto, me gustaría que los gobiernos europeos y mundiales no dijeran que están orgullosos del dinero que han invertido en armas porque esas armas están matando gente, quemando ciudades, devaluando la dignidad humana. La esperanza de que este espíritu de humanidad prevalezca sobre cualquier lógica de estrategia militar y geopolítica”. 

Don Andriy Zelenskyy es capellán militar. Todos los días publica en Facebook los rostros de los jóvenes soldados ucranianos que perdieron la vida en el campo. «Es difícil hablar de eso», admite, cambiando su voz de inmediato. “No son solo las personas que solía conocer. Eran parte de mi vida. Todos los días, alguien desaparece. A veces, quizás, no nos damos cuenta. Pero detrás de ese rostro, ese nombre, esa pérdida, hay una historia, hay un amor, hay hijos, hay una madre y un padre. Son vidas llenas de pasiones, compromisos, trabajos, amistades.Cada vez que hay noticias de soldados muertos en el campo, una parte de mi mundo se derrumba por dentro. Es difícil de soportar y no sé cómo podré procesarlo. El mundo de una persona desaparece”.  

El padre Zelenskyy, jesuita, está reflexionando mucho sobre esta experiencia de vida y muerte en estos días. “El destino de la humanidad hoy está en nuestras manos. Pero la responsabilidad comienza con la honestidad. Si no somos honestos, si no llamamos a las cosas por su nombre, si no reconocemos el mal y decimos al mal en voz alta y firme: ‘¡para!’, mañana este mal será cada vez más fuerte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s