La nueva Constitución de la Iglesia «Precicate Evangelium»

Una Curia humnanizada, desclericalizada, laical, femenina y servicial

La revolución de la primavera cuaja en la Iglesia con Francisco

El Papa de la primavera
El Papa de la primavera

«La prueba del algodón de la consagración de la primavera es que los rígidos callan o se indignan y echan pestes y lanzan críticas públicas y silenciosas contra la nueva constitución papal»

«Uno de los grandes sueños papales es volver al Vaticano II y a su eclesiología. Descongelar el Concilio que la involución de los dos papados anteriores colocó en el congelador, concretarlo y hacerlo efectivo»

«El Papa le corta las alas a la casta clerical de altos funcionarios de lo sagrado, que vivían sus puestos como prebendas y oficinas de poder»

«Para quebrar el espinazo el poder curial, el Papa pone en marcha una especie de Gabinete de ministros, sin primer ministro, y con dicasterios que, por constitución, son todos iguale»

«La piedra angular de la nueva constitución es la de la Iglesia misionera, en salida, más centrada en el anuncio de la Buena Nueva que en la consolidación de su estructura y de su poder interno»

«Pronto podremos ver un teólogo de la liberación al frente de Doctrina de la Fe o una mujer diplomática de carrera como Secretaria de Estado de Su Santidad»

Por José Manuel Vidal

“Nadie puede parar la primavera en primavera”. Sin falsa modestia, lo venimos escribiendo desde hace años. Concretamente, desde la llegada de Francisco al solio pontificio con el objetivo franciscanos del ‘repara mi Iglesia’. Y por eso, los rígidos se burlaban de nosotros, aplicándonos despectivamente el sobrenombre de ‘los primaveras’. 9 años después, el día de San José y precisamente en las puertas de la primavera, fragua la revolución de Bergoglio y se plasma en una constitución, la ‘Predicate Evangelium’, destinada a permanecer en el tiempo y enmarcar el estilo procesual, samaritano y sinodal de la Iglesia en salida.

La prueba del algodón de la consagración de la primavera es que los rígidos callan o se indignan y echan pestes y lanzan críticas públicas y silenciosas contra la nueva constitución papal. Y es que, con ella, Francisco no sólo cumple uno de los principales encargos del Cónclave que lo eligió Papa, sino que, además, echa por tierra uno de los argumentos más recurrentes de los rígidos, que, desde el 2013, vienen pregonando (y deseando) que el pontificado de Bergoglio es “una tormenta de verano”, tras la cual todo volverá a ser como antes. ¡Como profetas no tienen precio!

Sueño con una Iglesia
Sueño con una Iglesia

El Papa aprueba la Constitución por sorpresa. Como le gusta a él. Cuando nadie se lo espera, rompiendo una vez más (como hace en cada consistorio cardenalicio) con filtraciones, rumores, exclusivas interesadas y demás globos sonda. Y, de nuevo, ha pillado desprevenida a la vieja guardia rigorista. Sin que se lo esperasen y el día de San José, el santo que cuida a la humanidad y a la Iglesia, como cuidó a su familia, al que el Papa reivindicó y hasta dedicó todo un año, y bajo cuya almohada coloca sus peticiones y sus sueños.

uno de los grandes sueños papales es volver al Vaticano II y a su eclesiología. Descongelar el Concilio que la involución de los dos papados anteriores colocó en el congelador, concretarlo y hacerlo efectiva, pasando de las musas al teatro y de las palabras a los hechos, con una constitución con fuerza de ley.

Vuelve la eclesiología del Vaticano II en todo su esplendor, tras la ‘longa noite de pedra’ de los años de plomo de la involución, que tanto dolor ocasionaron entre algunos obispos, muchos teólogos e infinidad de fieles. Y, por lo tanto, se acaba para siempre con la pirámide eclesiástica, en la que la jerarquía mandaba y los fieles obedecían en un escalafón perfectamente escalonado, desde el Papa hasta lo que, en el Opus, se llama “la clase de tropa”.

Vamos a la eclesiología circular del Concilio, a la primacía del santo y fiel pueblo de Dios. O al poliedro, que es la figura que más le gusta a Francisco aplicar a la institución. Un poliedro con caras iguales pero diferenciadas, donde nadie es más que nadie ni sobresale por encima de nadie. Y, donde el servicio es el principio fundante de comunión. Incluso para el propio Papa, que deja de ser el emperador, para encarnar de verdad el clásico, pero a menudo meramente retórico, ‘servus servorum Dei’.

Desde esta clave, la Curia romana, otrora casi omnipotente, deja de ser el culmen del aparato eclesiástico, donde campaba la élite del alto clero. El Papa le corta las alas a la casta clerical de altos funcionarios de lo sagrado, que vivían sus puestos como prebendas y oficinas de poder.

Y, dentro de la casta curial, la superclase de la cordada diplomática, con la Secretaría de Estado, como pináculo, desde el que el Secretario de Estado, considerado prácticamente como un primer ministro, gobernada la Iglesia, a veces más que el propio Papa. Basta recordar la última década de Juan Pablo II, conocida precisamente como el ‘reino de los secretarios’, en la que hicieron y deshicieron a su antojo el Secretario de Estado, cardenal Sodano, y el secretario personal papal, el ahora cardenal Dziwisz.

Para quebrar el espinazo el poder curial, el Papa pone en marcha una especie de Gabinete de ministros, sin primer ministro, y con dicasterios que, por constitución, son todos iguales y no están ordenados de mayor a menor. En todo caso, si hay alguna preeminencia (más bien simbólica) es para los departamentos que se van a ocupar de la evangelización y de la caridad.

En una supuesta ordenación dicasterial, Secretaría de Estado ha perdido el segundo escalafón y Doctrina de la Fe, el tercero. Ésta deja de ser ‘La Suprema’ y, pasa, además, a contar con dos secciones: la doctrinal y la disciplinaria.

Por vez primera en la historia, ésta última sección se va a dedicar a abordar desde todos los puntos de vista y desde todas las instancias el espinoso tema de los abusos sexuales del clero, la plaga que está arrasando a la Iglesia y que, sin solucionarla, nunca podrá recuperar la confianza social y, por lo tanto, la credibilidad social, base de su proclamación evangélica.

La piedra angular de la nueva constitución es la de la Iglesia misionera, en salida, más centrada en el anuncio de la Buena Nueva que en la consolidación de su estructura y de su poder interno. Con un aparato burocrático (la estructura también lo necesita para poder funcionar con eficacia y solvencia) al servicio de las diócesis, de los obispos, de los fieles de todo el mundo y, por supuesto, del Papa.

Un aparato burocrático descentralizado con una “descentralización saludable” y, sobre todo, desclericalizado. El Papa le rompe la espina dorsal al clericalismo, que utilizaba el carrerismo en la Curia romana (sobre todo por parte de los italianos) y en las curias diocesanas de todo el mundo como eje de poder y acopio de cordadas.

Y el Papa lo hace por lo concreto. Limitando los cargos a cinco años (nada de eternizarse en los puestos) y, sobre todo, posibilitando el acceso a los cargos-servicios de prefectos a laicos y, por lo tanto, también a las mujeres. Pronto podremos ver un teólogo de la liberación al frente de Doctrina de la Fe o una mujer diplomática de carrera como Secretaria de Estado de Su Santidad.

Además, los dicasterios estarán obligados a funcionar con la dinámica de la intercongregacionalidad (el término que utilizan las congregaciones religiosas desde hace años). Sin feudos ni islas curiales. En comunión y en corresponsabilidad. Y en sinodalidad (todos juntos) afectiva y efectiva. Con coordinación, compartiendo y consensuando las decisiones. Sin reinos de taifas.

Todo eso humanizará la Curia romana, la acercará al pueblo, la laicizará, la feminizará, la desclericalizará y la convertirá en una estructura de servicio para el pueblo de Dios y para el Papa. En un ejemplo acabado de que nadie puede parar la primavera en primavera. Sobre todo cuando viene en manos del Espíritu

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s