Pueblos originarios celebran en El Salvador el equinocio de primavera

La ceremonia de equinoccio de primavera, con la cual dan agradecimientos a la madre tierra por las abundancias recibidas. Foto Diario CoLatino /Iván Escobar.

Por: Iván Escobar

Representantes de los pueblos originarios en El Salvador celebraron en distintos puntos del país, este domingo 20 de marzo, la ceremonia de equinoccio de primavera, con la cual dan agradecimientos a la madre tierra por las abundancias recibidas y se preparan para el cultivo de nuevas cosechas en este 2022.

Entre los lugares donde se llevaron a cabo ceremonias ancestrales están el Tazumal, en Chalchuapa, Santa Ana; así como la alcaldía del Común en Izalco, en Sonsonate; y en el cantón El Amatío, sector 2 Paso Hondo, El Rosario, Cuscatlán, entre otros, para agradecer a la madre tierra por lo recibido. Tanto en occidente, como en la zona central y el oriente del país se celebraron el fin de semana los encuentros ancestrales.

En este último espacio, Manuel o Uselut (jaguar), como se llama en náhuat, recibió en su casa a los representantes de la Asociación de Consejos de Pueblos Originarios de Cuzcatan (ACOPOC), del Movimiento de Pueblos Originarios Kakawath Kushkatan y el Consejo de Guías Espirituales Nahuat-Pipil (COGENPI), y visitantes de la zona para ser parte de la ceremonia correspondiente a esta fecha importante en la cosmovisión indígena.

El altar de don Manuel es denominado TOJ, cuya traducción es: “Ofrenda”, el cual funciona desde hace unos ocho años en la comunidad El Amatío. Él se encarga de mantener viva las tradiciones ancestrales.

Uselut es una persona comprometida con la comunidad indígena, gusta del arte y, sobre todo, transmitir a las nuevas generaciones el conocimiento heredado por las abuelas y abuelos. “Aquí tenemos 8 años ya con este espacio. Un gusto tenerlos acá, me siento alegre y la oportunidad que estén aquí, así como el tata Apan Tumak, dándole gracias al Creador también porque nos da salud también para estar acá”, expresó al inicio de la ceremonia.

Y añadió que “Este día y mañana, es especial también porque todos hacen sus ceremonias en los que tienen altares, la cosa es que vamos por el mismo propósito todos. Darles gracias a los cuatro rumbos”, precisó.

Cabe destacar que este domingo, según el calendario Maya, estaba regido por Oxlajuj (13) Ajmaq. “Nosotros somos Nahuat-Pipiles, pero nos regimos por ese calendario que es el calendario madre. Hoy es (13) Ajmaq: perdón, culpabilidad. Hoy es día de arrepentirnos de las cosas malas que hacemos. Hoy es día de pedir perdón a este fuego sagrado para que esta energía vuele al universo, y haga los cambios que tanto necesitamos”, explicó el tata Apan Tumak.

También recordó a los presentes que “nos ha invitado este día el hermano Uselut  a su casa, a su espacio sagrado. Damos gracias a los grandes abuelos porque tener la conciencia de tener un altar sagrado en su casa, tiene que ser muy especial la persona”.

El fuego sagrado en agradecimiento por todas las bondades recibidas, acompaña a el resto de elementos. Foto Diario CoLatino /Iván Escobar.

La ceremonia

Con el permiso a los elementos sagrados dio inicio la ceremonia. Y pidiendo permiso a los cuatro puntos: Oriente, Sur, Poniente y Norte: “Encendemos este fuego sagrado en agradecimiento por todas las bondades recibidas. Viento sagrado. Lluvia, que es una bendición y se ha hecho presente anoche. Y esa luz (del sol) que nos da energía para estar aquí”, señaló Apan Tumak.

Es de destacar que el altar en esta oportunidad estuvo cargado de ofrendas dulces: tenía atado, miel, pan dulce (tortas), caña, cacao, tablillas de chocolate, azúcar, licor (chaparro), lo cual generó en el ambiente una tranquilidad en los presentes, generó reflexión en torno a situaciones de país, la necesidad de fomentar la conciencia en la sociedad para resguardar los recursos naturales, como el agua, y evitar la contaminación por el bien de todos.

“Nos encontramos en un equinoccio de primavera. Los equinoccios, es igualdad, día igual y noche igual. Este día marca esa división de tiempo. Es una energía muy fuerte, por eso nuestros abuelos y abuelas ancestrales que nos dejaron estas enseñanzas, siempre conmemoraron en estas fechas tan especiales estos misterios, esta realidad material que este día hombres, mujeres y niños nos encontramos aquí celebrando el equinoccio de primavera, es un cambio de tiempo porque de aquí para allá vamos a esperar más lluvia, es un tiempo de preparación el que viene”, puntualizó.

En la cosmovisión indígena, en el equinoccio desciende a la tierra el gran Quetzalcoatl, a tomar agua.

ACOPOC trabaja a escala nacional en promoción y rescate de los derechos de los pueblos originarios. Cada seis meses se desarrollan estas ceremonias de Equinoccio y Solsticios, que se dan cada tres meses, como parte de una tradición ancestral que busca conectar con las energías del planeta, y el Creador Superior; así como otras encaminadas a fortalecer a la comunidad indígena y la enseñanza ancestral.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s