Jesús de Nazaret

JESÚS DE NAZARET NOS INSPIRA Y MOTIVA A SEGUIRLE HOY
COMUNIDAD PACHACUTI, claromer124@gmail.com
SANTIAGO DE CHILE (CHILE).

ECLESALIA, – Desde hace varios años, compañeras y compañeros de caminata,  nos estamos reuniendo para compartir nuestras reflexiones y búsquedas, apoyándonos mutuamente. Buscamos nuevos modos de relación entre los seres humanos, con la tierra y el cosmos: reciprocidad, amor y justicia. Y nuevos modos de intuir y balbucear el misterio de Dios, desde nuestra experiencia, abiertas/os a los nuevos paradigmas. Queremos también denunciar en nuestra práctica cotidiana toda actitud de dominación, opresión y menoscabo de la dignidad del ser humano y todo lo que atente contra la vida de nuestra madre tierra.

Jesús nos inspira, nos seduce y nos mueve e impulsa a seguir sus pasos, a caminar junto con Él, y junto a otros hermanos y hermanas que comparten este camino.

Jesús hoy nos inspira porque fue el ser humano que se abrió totalmente al amor y ternura de Dios que lo transformó. Nos seduce porque fue un ser humano como nosotros, como nosotras, fue sensible al dolor y sufrimiento de la gente de su pueblo, manifestó hacia ellos y ellas sensibilidad, ternura y compasión, los ayudó a ponerse de pie, confió en ellos y ellas, devolviéndoles la fe en sí mismos. Los vio y se conmovió.

A los pobres y pequeños les anunció que Dios estaba con ellos, pero también manifestó firmeza para denunciar a quienes provocaban su dolor y la injusticia que sufrían. Manifestó su indignación hacia los poderes políticos y religiosos, militares y económicos, que los oprimían.

Transformado por el amor de Dios, a quien llamaba padre, compartía y comunicaba ese amor a todos/as, nos enseñó a amarnos unos a otros, sin tener en cuenta nuestras diferencias, buscando y comprometiéndonos con la verdad, construyendo entre todos y todas: la justicia, la paz y el cuidado de nuestra madre tierra.

Encontramos la motivación y la fuerza en la humanidad de Jesús de Nazaret. Con él nos podemos conectar y seguir su ejemplo. También encontramos esta motivación y esta fuerza en otros maestros espirituales que nos ayudan a ser cada vez más humanos/as… y por tanto transformadas/os por Dios, también participamos de su divinidad.

También, muchas y muchos hicieron lo mismo y siguen haciéndolo… incluyendo personas de otras creencias y religiones, como también quienes se manifiestan como ateos/as pero que también trabajan y se comprometen por el bien común, por el cuidado de la Madre tierra, y por hacer este mundo más humano.

Antes creíamos que solo las personas eran imágenes de Dios… hoy sabemos que todo es manifestación de la “divinidad”: energía, amor, fuerza… o el nombre que sea. Jesús, en su tiempo reconocía a Dios como padre, hoy quizás lo descubriría de otra manera. Él se manifestó y expresó de acuerdo a su época.

Por eso, nos mueve y nos impulsa hoy:                                                         

  • A tratar de vivir el Amor Incondicional que Él nos enseñó.
  • A comprometernos en un servicio generoso especialmente por los más débiles y vulnerables. Y en humanizar nuestras relaciones personales para contribuir a establecer el Reino de Dios que Jesús proclamó con su vida.
  • A estar atentas/os a los signos de los tiempos y a los cambios que se están gestando y generando hoy.
  • A tratar de ser felices haciendo felices a los demás. Esa felicidad se experimenta cuando hay armonía y se la puede contemplar y gozar…

Y nos preguntamos: qué estaría haciendo Jesús hoy. Jesús haría lo que hizo… ocuparse por quienes sufren para que tuvieran una vida mejor… Suponemos que estaría viviendo su vida sencilla en la ciudad o en el campo, preocupado por sus vecinos y vecinas, buscando cómo salir adelante en comunidad. Seguramente también estaría siguiendo con atención lo que pasa en el país y en el mundo. Denunciando las injusticias y participando en todo aquello que sea mejor para la humanidad. Por supuesto, también creemos que sería ecologista y feminista.

Por esto y mucho más nos queremos comprometer en su seguimiento.

Queremos acabar nuestra reflexión con lo que ha expresado José Arregi en su escrito: ”La seducción de Jesús: el mensaje subversivo”.

 “Vio que toda la realidad, tan herida e inacabada, habita en el corazón de Dios, el Misterio creador, liberador, transformador de todas las cosas, y que el Misterio de Dios habita en el corazón de todo, sobre todo en el corazón de los más oprimidos y sufrientes”.

“Necesitamos volver a mirar los ojos de Jesús, y aprender a mirar como ellos, con esperanza a pesar de todo, con esperanza activa y transformadora”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s