¿Un «consejo sinodal » permanente en Alemania?

El plan alemán para un ‘consejo sinodal’ permanente provoca una dura reacción

Luke Coppen 

La segunda asamblea sinodal en Frankfurt, Alemania, el 1 de octubre de 2021. © Synodaler Weg/Maximilian von Lachner.

Un esfuerzo concertado para extender indefinidamente el controvertido “camino sinodal” alemán a través de la creación de un poderoso “consejo sinodal” permanente se enfrenta al rechazo de algunos líderes de la Iglesia alemana.

El “órgano consultivo y de toma de decisiones” propuesto, compuesto por obispos y laicos, marcaría un cambio radical en la estructura de la Iglesia católica en Alemania.

Los defensores de la idea dicen que garantizaría que la jerarquía y los laicos compartan la responsabilidad por el futuro de la Iglesia, en el contexto de un éxodo masivo de católicos alemanes.

Pero el teólogo cardenal Walter Kasper dijo al periódico Die Tagespost que la propuesta amenaza con destruir la estructura “que Cristo quería para su Iglesia”.

Un ‘consejo sinodal’ permanente

La idea de un «órgano consultivo y de toma de decisiones» permanente que guíe a la Iglesia alemana se describe en un borrador de documento que se discutirá en la próxima sesión plenaria del camino sinodal en Frankfurt del 8 al 10 de septiembre. 

Desde 2019, el camino sinodal ha reunido a obispos y laicos de Alemania para discutir cuatro temas: poder, sacerdocio, mujeres en la Iglesia y sexualidad. Hay cuatro «foros» correspondientes responsables de producir textos que se espera que se sometan a una votación final en 2023. 

El foro sobre “Poder y separación de poderes en la Iglesia” preparó el texto proponiendo un consejo sinodal permanente.

El documento, “Fortalecimiento sostenible de la sinodalidad: un consejo sinodal para la Iglesia católica en Alemania”, tendrá su segunda lectura en septiembre. 

La primera lectura de la propuesta del «consejo sinodal» tuvo lugar en la segunda asamblea sinodal del Camino sinodal en el otoño de 2021. La asamblea sinodal es el órgano supremo de toma de decisiones del Camino sinodal. 

La lectura inicialmente no llamó la atención de la mayoría de los observadores, dados los otros proyectos de texto llamativos del Camino sinodal, que pedían mujeres sacerdotes, sacerdotes casados, bendiciones para personas del mismo sexo y la revisión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre la sexualidad.

Pero sin mucha fanfarria, la propuesta fue respaldada por 138 votos a favor, 32 en contra y 9 abstenciones (con un total de 212 delegados presentes), pasando a un grupo de trabajo para su consideración.

El texto recomienda que “los obispos establezcan un consejo sinodal de la Iglesia católica en Alemania en el marco del can. 127 y can. 129… que esté íntimamente ligado a la conferencia episcopal y que mantenga un estrecho diálogo con las diócesis”.

El consejo sinodal debe estar “compuesto de manera similar” a la asamblea sinodal (es decir, de obispos y laicos), y “debe tener una composición apropiada por razón de género”, explica el texto. 

“Con excepción de los miembros de la conferencia episcopal alemana, los miembros del consejo sinodal serán elegidos en elecciones libres, iguales y secretas por un período de cinco años. Los miembros del consejo sinodal tienen los mismos derechos de voto”, explica.

El consejo sinodal se reuniría al menos dos veces al año y contaría con el apoyo de una secretaría con personal permanente. 

El consejo tendría el poder de tomar «decisiones fundamentales sobre cuestiones presupuestarias que no se deciden a nivel de las diócesis, así como sobre la planificación pastoral y las perspectivas futuras de importancia supradiocesana». 

También promovería “las relaciones sociales, catequéticas y misioneras de la Iglesia Católica en Alemania con las iglesias locales en todo el mundo y con la Santa Sede”.

El consejo adoptaría resoluciones “con una mayoría de dos tercios de los miembros presentes, aprobadas por, al menos, dos tercios de los miembros de la conferencia episcopal alemana presentes, y de dos tercios de los miembros del consejo sinodal presente”, explica la propuesta. 

Una versión revisada del documento será discutida por los miembros sinodales en septiembre.

El texto revisado pide una especie de organismo intermediario, el «comité sinodal», que sentaría las bases para la creación del consejo sinodal, mientras toma «decisiones fundamentales» sobre cuestiones presupuestarias a nivel nacional.

El documento dice que para preparar el camino para un consejo sinodal, la asamblea sinodal debe establecer un «comité sinodal» compuesto por 27 obispos diocesanos, 27 miembros elegidos por el influyente Comité Central de laicos católicos alemanes (ZdK ) y 10 miembros elegidos tanto por los obispos como por el ZdK.

La versión revisada también establece las características del consejo sinodal, diciendo que sus decisiones tendrían “al menos el mismo efecto legal que las resoluciones de la asamblea sinodal”.

El consejo se reuniría en público y sería presidido conjuntamente por el presidente de la conferencia episcopal alemana y por el presidente de ZdK. También estaría “apoyado por una secretaría permanente, con el personal y la financiación adecuados”.

Un impulso concertado

Con la discusión sobre la propuesta que se avecina, el apoyo a la idea de un consejo sinodal ha ganado fuerza entre algunos participantes sinodales en las últimas semanas.

Katholisch.de, el portal web oficial de la Iglesia alemana, informó el 3 de julio sobre una entrevista con la presidenta de ZdK, Irme Stetter-Karp, quien dijo que el consejo se fundaría a partir de las discusiones entre obispos y laicos en el Camino sinodal.

“Desde el comienzo del camino sinodal, hemos visto cuán exitosas son las deliberaciones sinodales. Vemos que es bueno decidir juntos”, comentó.

El sitio web también destacó la esperanza de Stetter-Karp de que la Asociación de las Diócesis de Alemania, una entidad legal de la conferencia de obispos alemanes, apoye financieramente al consejo.

El Zdk, que está financiado por el impuesto eclesiástico federal del país, ha hecho campaña durante años por cambiar la enseñanza y la disciplina de la Iglesia. La perspectiva de un consejo sinodal permanente parecería aumentar su ya considerable poder dentro de la Iglesia alemana.

El 4 de julio, katholisch.de señaló que un organismo que representa a unas 130 organizaciones católicas alemanas había respaldado la idea de un consejo sinodal, lo que aumentó la sensación de fuerza que hay detrás de la idea.

El sitio también señaló las críticas del teólogo con sede en Viena Jan-Heiner Tück, quien dijo que el consejo pondría a la Iglesia Católica en línea con las “prácticas sinodales de la Iglesia Evangélica en Alemania”.

‘Una interrupción extraordinaria’

En medio de un apoyo creciente, la apuesta en favor del consejo sinodal también ha generado una dura reacción en Alemania, con el cardenal Kasper a la cabeza de las críticas. 

Si bien el expresidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos es visto, más bien, como un teólogo liberal, no es menos cierto que se ha convertido en uno de los principales opositores del camino sinodal. 

El exprofesor de teología dogmática cree que la iniciativa podría socavar la naturaleza de la Iglesia establecida por Cristo. 

“Los sínodos no pueden hacerse institucionalmente permanentes”, dijo recientemente , describiendo un sínodo como “una interrupción extraordinaria” de los procedimientos cotidianos.

Sumándose a las críticas, el abogado canónico p. Stefan Mückl dijo a Die Tagespost que las referencias del borrador del texto al canon 127 y al canon 129 del Código de Derecho Canónico eran dudosas y poco claras. 

El Canon 127 reconoce que un “colegio o grupo de personas” puede estar involucrado, según la ley de la Iglesia y ocasionalmente, en decisiones administrativas, requiriéndose incluso su consentimiento. Pero Mückl dijo que el canon se refiere a los consejos pastorales o a los consejos de las congregaciones religiosas, “no a los que idea un organismo legalmente inexistente”, como es el Camino Sinodal vinculante alemán.

El canon 129 reserva el poder de gobierno a “aquellos que han recibido las órdenes sagradas”, mientras que “los fieles cristianos laicos pueden cooperar en el ejercicio de este mismo poder”.

Mückl subrayó que el canon permite la participación de los laicos pero no la exige. Sugirió que el proyecto de texto «invirtiera» la relación entre los laicos y los que han recibido las órdenes sagradas.

¿Qué sigue?

Es probable que el consejo sinodal propuesto sea discutido en los medios católicos alemanes en las semanas previas a la reunión de septiembre. 

Si el texto es respaldado por los miembros de la asamblea sinodal en Frankfurt, la propuesta se convertiría en tema de discusión entre el ZdK, los obispos alemanes y el Vaticano, algo que la mayoría de los observadores entienden que va a ser un debate tenso.

Es probable que los puntos críticos sean los referidos a la financiación del consejo sinodal, a su estatus en la ley de la Iglesia y al desacuerdo sobre el ejercicio de la autoridad en la Iglesia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s