RENTA BÁSICA UNIVERSAL Y LOS CRISTIANOS

          La Revista UTOPIA, en su nº 116, del año 2020, publicó una colaboración mía, con el mismo título de esta entrada, en el que se proponía la implantación de una Renta Básica Universal e Incondicional (RBUeI) y la responsabilidad de los cristianos de trabajar para su implantación. En el mismo nº de la Revista,  nuestro amigo Antonio Zugasti, publica un artículo exponiendo diversas objeciones en contra de la RBUeI, basadas la mayor parte de ellas en la tesis del Empleo Garantizado (EG), propuesta por el economista Eduardo Garzón. No voy ahora a rebatir los argumentos expuesto por Antonio Zugasti contra la RBU.  Remito mejor al diálogo tenido por Eduardo Garzón y David Casassas,   profesor de Sociología en la Universidad de Barcelona y miembro de la Red Renta Básica, sobre este mismo tema: ¿RBU o TG?   Ahora solo deseo reflexionar sobre estos dos interrogantes, que se relacionan. ¿Es el trabajo o el empleo el primer medio de subsistencia y desarrollo de la persona? o ¿existen por el contrario otros medios de subsistencia y desarrollo de la misma? Como en el Cristianismo se encuentran propuestas sobre este tema, trato a continuación de su relación con la RBU. 

        La RBU y nosotros los cristianos

        En el Nuevo Testamento existen dos tradiciones. La primera la llamaríamos judeo-cristiana, según la cual el trabajo o el empleo es el primer y único medio de subsistencia y dignidad de la persona, según  el Génesis  3, 17- 19: “Comerás el pan mediante el sudor de tu rostro” y en las palabras de S. Pablo en 2 Tes.3, 10-12: Quien no quiere trabajar, tampoco coma…Rogamos por N.S. Jesucristo que, trabajando tranquilamente, coman su propio pan” . Lo primero que hay que notar, es que en el mito del Génesis, el trabajo es una maldición, un castigo.  Y así lo manifiesta su etimología. Trabajar viene del latín tripalium, un instrumento de tortura parecido a una cruz de tres palos a los que se ataba a los reos. Por eso, en su sentido más antiguo, el verbo trabajar se usaba en castellano con el significado de sufrir y padecer. Y hoy más que nunca, el empleo o el trabajo diario para ganarnos la vida es una tortura o una explotación (Marx) 

     La segunda tradición del NT podríamos denominarla cristiana a secas, es la que practicaba la primitiva Comunidad cristiana en Hechos 2, 42-45 y 4, 32-35  y que el mismo S. Pablo parece desconocer.  En estos capítulos de los Hechos aparece que la  praxis de la primitiva Comunidad Cristiana  era el servicio a los demásque se manifestaba en tener  comunidad de vida y comunidad de bienes  (koinonia=comunidad), que distribuían según la necesidad de cada uno (2,44-45). Es cierto que Lucas señala también como rasgos de la primitiva Comunidad cristiana: la visita o frecuencia al Templo “perseveraban unánimes en el templo” (2, 46), que “partían el pan en las casas”, en memoria de la última Cena. Pero, lo principal es el “testimonio de la  Resurrección  del  Señor” (2.33)  y  la  comunidad  de bienes: “poseían todo en común” (koinonia=comunismo) (2,32)., “Porque entre ellos no había ningún indigente, ya que los que poseían campos o casas los vendían, llevaban el producto de la venta y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno” (Hch 4,34-35). Esta tradición continuó con los Santos Padres, pero se fue perdiendo poco a poco.

    Podemos concluir que, en  el relato de la primitiva comunidad cristiana de Jerusalén aparece que, al tener comunidad de bienes (koinonia),  cada miembro tenía garantizado el recibir gratuitamente aquello que necesitaba para vivir, porque los bienes eran comunes. No era pues el trabajo en la Comunidad primitiva de Jerusalén la fuente fundamental de la propia subsistencia. Lo primero, pues, es vivir, tener vida, según dice el art. 3 de la Declaración Universal de los Derechos humanos y después trabajar y la mejor forma sería vivir en una Comunidad semejante a la primitiva comunidad cristiana.

    La comunista Rosa Luxemburgo es quien ha ensalzado sobremanera esta práctica cristiana,  según he escrito en otro lugar. Para ella, el cristianismo primitivo fue revolucionario, por ser el primer comunismo, lo que fue motivo de convertirse en la religión del proletariado de los primeros siglos. Pero fue, dice, un comunismo de consumo, no de producción, como diría Marx, pero comunismo al fin, expresado con el término griego koinonia. 

      La conclusión que parece lógico extraer de esta lectura bíblica es que nosotros, los cristianos del siglo XXI, debemos cambiar nuestro paradigma, olvidar la tradición judeo-cristiana de que: “Comerás el pan mediante el sudor de tu rostro” y aceptar el de  la tradición de la primitiva Comunidad cristiana: los bienes son comunes, por lo que todo miembro de la Comunidad tiene derecho a recibir gratuitamente los bienes  que necesita para vivir. En definitiva, a los cristianos de hoy se nos invita a practicar ese comunismo de consumo del que habla Rosa Luxemburgo, lo que no quita que posteriormente debamos trabajar y, si queremos, podemos establecer ese comunismo de producción, en el que también los bienes de producción sean comunes y, dentro de ese comunismo de producción, todos colaboremos según nuestras capacidades para satisfacer nuestras necesidades. ¿Cómo podríamos hacerlo?  

    No cabe duda de que la implantación de la RBU eI puede ser hoy, en nuestro siglo XXI, el instrumento más parecido al ideal del primitivo Cristianismo. Y nosotros  los Cristianos somos los primeros llamados a explicarla, defenderla y a trabajar por  implantarla. De hacerlo así, el Cristianismo volvería a ser revolucionario, como en los primeros siglos de nuestra Era. 

Una respuesta a “RENTA BÁSICA UNIVERSAL Y LOS CRISTIANOS

  1. Elena Caso 3 septiembre, 2022 / 12:08 pm

    El comunismo está inventado. Hace largos años, Holanda pagaba cantidad mensual a todos sus desocupados, aunque no hubieran cotizado nunca y tuvieran la edad que tuvieran
    ¿Qué hacían muchos? No trabajar.
    La carta de San Pablo en la que dice «el que no trabaje que no coma» iba sobre eso mismo. Es curioso que los de la sinodalidad de sinodalidades se aferran a cualquier cosa, pero, eso sí, dejando de lado lo que no les conviene.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s