El proyecto inacabado de Juan XXIII

Juan XXIII, el Papa

«Juan XXIII comprendió que la Iglesia no se estaba acompasando al mundo en el que vivía y decidió, a pesar de sus provectos años, convocar un concilio»

«El Papa diplomático murió antes de que se terminara su proyecto y desde entonces la Iglesia se ha dividido en dos bandos, ambos queriendo ser los auténticos defensores de las ideas del concilio»

Por Isabel Gómez Acebo

No creo que fue casualidad la vida diplomática que llevó Juan XXIII antes de su nombramiento como pontífice. Vivir en profundidad en países como Bulgaria y Francia le hicieron posar sus ojos ante otras realidades muy distintas de las que se viven en el Vaticano. Comprendió que la Iglesia no se estaba acompasando al mundo en el que vivía y decidió, a pesar de sus provectos años, convocar un concilio.

Fueron muchas sesiones, aunque nunca son suficientes, donde se plantearon distintos temas que merecían ser estudiados en profundidad. Por primera vez se admitieron algunas mujeres en el aula conciliar, sin voz ni voto, lo que abría la puerta a su protagonismo en años venideros. Se colocó el acento en el pueblo de Dios, se invitó a ver en otras personas y otros credos las semillas de Dios, se pidió que la Iglesia no se enfrentara a los signos positivos que pudiera mostrar el mundo moderno…

El Papa diplomático murió antes de que se terminara su proyecto y desde entonces la Iglesia se ha dividido en dos bandos, ambos queriendo ser los auténticos defensores de las ideas del concilio. La facción liberal vio un comienzo al desmantelamiento del poder autoritario de las estructuras eclesiásticas para ser más cercana a la vida de los católicos inmersos en el mundo y prepararse al fin de la cristiandad de manera a ser más celosos en defensa de nuestra religión y sus valores. El ala tradicional no ve más solución, ante el mundo materialista, que ofrecer nuestra contracultura que se extiende a lo largo de dos mil años del cristianismo.

Vuelta al espíritu aperturista de Juan XXIII

Las ideas tradicionalistas triunfaron en los papados anteriores y con este Papa se ha derivado al espíritu aperturista de Juan XXIII. Ha quitado fuerza a la Congregación de la Doctrina de la Fe, se ha acercado a los líderes de otras religiones y ha convocado un sínodo en el que van a participar los cristianos del mundo entero, representantes indígenas… e incluso mujeres. Con la idea de que la misión de la Iglesia es acompañar a las personas con indiferencia de su cultura, estado civil o inclinación sexual, pues todos están llamados a ser cristianos y tienen que ser agentes en la evangelización de un mundo que se proclama ateo

Lo tenemos difícil, sobre todo, si dentro de nuestro seno hay discusiones cainitas ya que la unión hace la fuerza. Tenemos que aceptar la diversidad en aquello que es discutible y mostrar unidad en los principios fundamentales de nuestra fe. De que lo consigamos dependerá que consigamos algún éxito que otro, pues veo el triunfalismo muy lejano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s