Don Helder Cámara, camino de los altares

Don Helder Cámara da un paso más en su camino a los altares

Don Helder

El anuncio de que solo falta la declaración del Papa Francisco para que el obispo brasileño sea considerado venerable, siervo de Dios, provocó gran alegría entre quienes participaban de la misa de clausura del 18º Congreso Eucarístico Nacional

Cuando doy comida a los pobres, me llaman Santo. Y cuando pregunto porque no tienen comida, me llaman comunista

«Vamos a rezar para que cuanto antes podamos ver avanzar este proceso y tener en el futuro la satisfacción de tener como santo a Dom Helder»

Don Helder puede ser considerado un predecesor de la Iglesia de Francisco, un icono de una Iglesia pobre y para los pobres

Por Luis Miguel Modino, corresponsal en Latinoamérica

Una noticia esperada por la Iglesia brasileña, también por tantos hombres y mujeres que, sin ser católicos practicantes, admiran la figura de alguien que puede ser considerado uno de los brasileños más destacados del siglo XX: Don Helder Cámara. El anuncio de que solo falta la declaración del Papa Francisco para que el obispo brasileño sea considerado venerable, siervo de Dios, provocó gran alegría entre quienes participaban de la misa de clausura del 18º Congreso Eucarístico Nacional en Brasil, realizado en la Arquidiócesis de Olinda-Recife de 11 a 15 de noviembre de 2022, que tuvo como tema “Pan en todas las mesas”.

El «santo de los pobres»

Quien lo dio a conocer fue el arzobispo local, Mons. Fernando Saburido, pastor de una Iglesia que tuvo como arzobispo a Don Helder de 1964 a 1985. Lo hizo pocas horas después de inaugurar la “Casa del Pan», que quedará como legado del Congreso Eucarístico para atender a quienes viven en las calles de Recife, para los más pobres, los preferidos de Dios y de Don Helder.

En este momento es bueno recordar sus palabras: “Cuando doy comida a los pobres, me llaman Santo. Y cuando pregunto porque no tienen comida, me llaman comunista”. Palabras recordadas por el Papa Francisco en su discurso de Navidad a la Curia Romana en 2020, y que resultan de gran actualidad en un Brasil donde hoy muchos obispos, sacerdotes, religiosos religiosas, laicos y laicas, bautizados y bautizadas, reciben el calificativo de comunistas simplemente por preguntar por qué el país ha llegado a una situación en la que más de 30 millones de personas pasan hambre.

Comunicación de Roma

En declaraciones a Vatican News – Radio Vaticano, Mons. Fernando Saburido dijo que los presentes “vibraron, aplaudieron, quedaron felices con esa gran noticia«. El vice postulador de la Causa de Don Helder Cámara, Frei Jociel Gomes, comunicó al arzobispo de Olinda-Recife que “fue emitido hoy en Roma el decreto de validez jurídica del proceso de Don Helder Cámara, reconociendo que todos los actos y toda la documentación realizados en la Arquidiócesis fueron aprobados por el Dicasterio de las Causas de los Santos. A partir de ahora solicitamos el nombramiento de un relator e iniciaremos la elaboración de la la positio, que será posteriormente analizada por las comisiones de historiadores, teólogos, obispos y cardenales a fin de que den sus pareceres. Con la aprobación de estas comisiones, el Papa podrá declararle venerable”.

Mons. Saburido insistió en que «esa es la gran alegría que llenó nuestros corazones y vamos a rezar para que cuanto antes podamos ver avanzar este proceso y tener en el futuro la satisfacción de tener como santo a Dom Helder, este gran obispo de nuestra Iglesia, alguien que mereció el reconocimiento de la Iglesia por sus virtudes, por sus valores, siendo un modelo de vida para todos nosotros».

Un predecesor de la Iglesia del Papa Francisco

La figura y el legado de Don Helder Cámara para la Iglesia de Olinda-Recife y de Brasil ha estado muy presente en el 18º Congreso Eucarístico, con símbolos que han marcado este importante evento en la vida de la Iglesia. La entrega de la réplica de la cruz pectoral a los obispos, una cruz de madera, de gran sencillez, muchos de los cuales la han usado durante todo el Congreso, es un signo de lo que el que fuera arzobispo de Olinda-Recife representa entre el episcopado brasileño.

Don Helder puede ser considerado un predecesor de la Iglesia de Francisco, un icono de una Iglesia pobre y para los pobres, algo expresado en el hecho de ser uno de los promotores del Pacto de las Catacumbas durante el Concilio Vaticano II y una de sus figuras claves. Una Iglesia de las periferias, donde siempre vivió con gran austeridad siendo arzobispo, una Iglesia en salida y misionera, cercana y samaritana, una Iglesia que busca el diálogo y vive la sinodalidad como principio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s