Experiencia misionera en Brasil

I Experiencia Vocacional Misionera Nacional en Brasil: «Expectativa de poder enriquecer el proceso de formación»

Experiencia Vocacional Misionera en Brasil
Experiencia Vocacional Misionera en Brasil

Una oportunidad para encontrar en la misión el verdadero sentido de su vocación

En la ciudad de Manaos y sus alrededores se estima la presencia de cerca de 40.000 indígenas de 38 pueblos diferentes

Importancia que tiene la misión en la actual estructura de la Iglesia, recogida en el Praedicate Evangelium, que quiere dar un nuevo vigor a la acción pastoral de la Iglesia y una estructura más misionera a la Curia, creando un dicasterio que esté bajo la responsabilidad directa del Papa

«La propuesta para los seminaristas que participan es encontrar el verdadero sentido de su vocación, que es que en el fondo todos estamos llamados a ser misioneros»

Por Luis Miguel Modino, corresponsal en Latinoamérica

El Seminario San José de Manaos se ha llenado de los diferentes acentos de los participantes de la I Experiencia Vocacional Misionera Nacional. Son seminaristas diocesanos y religiosos, sacerdotes, diáconos, obispos, religiosas, miembros de la Juventud Misionera, dispuestos a conocer durante una semana la vida de las comunidades de la Amazonía.

05c07142-b287-457e-8f22-8cbf41001a0f

280 misioneros

En total, son 280 misioneros y misioneras de 94 diócesis de todos los regionales que forman parte de la Iglesia de Brasil y más de una decena de congregaciones religiosas, acogidos con alegría por la Iglesia local, según Mons. José Albuquerque de Araújo, obispo electo de la diócesis de Parintins, que destacó la existencia de diferentes amazonías y experiencias eclesiales en la región.

Una Experiencia Vocacional Misionera que cuenta con el apoyo de las Obras Misionales Pontificias (POM Brasil), la Organización de Seminarios e Institutos de Brasil (OSIB), la Arquidiócesis de Manaos, la Conferencia de Religiosos de Brasil (CRB), la Pontificia Unión Misionera, el Consejo Misionero Nacional de Seminaristas (COMISE) y la Juventud Misionera.

Es un momento importante en el proceso de formación inicial de los futuros sacerdotes, según el padre Antonio Niemec. El secretario nacional de las POM Brasil ve esta experiencia como un instrumento de discernimiento en el proceso de formación. Una oportunidad para encontrar en la misión el verdadero sentido de su vocación, subrayó el padre Zenildo Lima. El Rector del Seminario San José de Manaos insistió en no ver esta actividad como un paréntesis, un corte en la vida del seminario.

Una Iglesia nacida de la misión

Los misioneros llegan a una Iglesia nacida de un proceso de evangelización en el que la relación entre la Iglesia y los colonizadores fue cambiando, según la profesora Elisângela Maciel, del colaboracionismo a la denuncia. La profesora llamó a descubrir, recordando las palabras del Papa Francisco, que la Iglesia está aquí para servir. Cuestionó la puesta en práctica de los documentos, estar preparados para los desafíos amazónicos, descubrir cuál es el rostro amazónico, resolver el problema de la falta de Eucaristía, superar el clericalismo e implementar la sinodalidad en la Iglesia.

En la historia de la Iglesia en la Amazonía, el encuentro de Santarém, en 1972, ocupa un lugar destacado. En 2022, la Iglesia de la Amazonía recordó lo vivido hace 50 años, constatando la necesidad de una Iglesia encarnada en la realidad y de una evangelización liberadora, según Mons. José Ionilton Lisboa de Oliveira. Un documento que hace referencia a los sueños de la Querida Amazonía, buscando construir una Iglesia con rostro amazónico, un llamado del Papa Francisco.

En la ciudad de Manaos y sus alrededores se estima la presencia de cerca de 40.000 indígenas de 38 pueblos diferentes, llegados de diferentes regiones del interior del Estado de Amazonas para vivir en las periferias de la gran metrópoli de la Amazonía, donde intentan mantener sus culturas. Según el joven indígena Eliomar Tukano, esta población llegó a Manaos a causa de la violencia provocada por los explotadores de la Amazonía, soñando con empleos, educación… Gente que quiere vivir la misión desde la interculturalidad, porque el discurso de «voy a evangelizar a los pueblos originarios», según el joven del pueblo Tukano, ya no cuela. Dicen tener su religión, aunque aceptan los valores del cristianismo que ayudan en su Buen Vivir y piden ser protagonistas de la pastoral.

La misión es la madre de la Teología

La misión es algo que forma parte de la vida de Mons. Luiz Fernando Lisboa, misionero en Mozambique durante 20 años, donde fue obispo de la diócesis de Pemba. El actual Obispo de la Diócesis de Cachoeiro do Itapemirim considera la misión como un eje protagonista y transversal en la Iglesia, exigiendo un mayor acercamiento a la misionología en la formación teológica de los seminaristas, ya que, según él, la misión es la madre de la teología.

El Obispo reflexionó sobre la misión en la Iglesia tras el Concilio Vaticano II, destacando la importancia que tiene en la actual estructura de la Iglesia, recogida en el Praedicate Evangelium, que quiere dar un nuevo vigor a la acción pastoral de la Iglesia y una estructura más misionera a la Curia, creando un dicasterio que esté bajo la responsabilidad directa del Papa. La misión ha cambiado la visión del mundo de alguien que dice haber abandonado África, pero África no le ha abandonado a él, un lugar donde dice haber aprendido a escuchar. Por ello, invitó a los participantes en la Experiencia Vocacional Misionera a ponerse a disposición de la Iglesia y preguntarse dónde quiere Dios enviarles.

En relación a la espiritualidad misionera, Mons. Esmeraldo Barreto Farias hizo un llamado a vivirla desde el encuentro con Jesús, amando a la Iglesia donde cada uno está. El Obispo de Araçuaí reflexionó sobre las dificultades para vivir la espiritualidad misionera, entre ellas el relativismo práctico, realizar la misión por obligación o en palabras del Papa Francisco, el pragmatismo gris. Pero también destacó las motivaciones del celo misionero, como cultivar el espacio interior, rechazar la tentación de una espiritualidad intimista o buscar una espiritualidad encarnada. Elementos presentes en el Programa Misionero Nacional que orienta la misión de la Iglesia en Brasil.

94ea805f-9d82-432d-88f4-894b054fcccd

Testimonios misioneros

Misioneros que perciben la Primera Experiencia Vocacional Misionera como un motivo de alegría que despierta «la expectativa de poder enriquecer el proceso de formación«, según el seminarista Carlos Daniel de la Diócesis de Colatina. Él, que forma parte de la Comisión Nacional del COMISE, destaca que «la propuesta para los seminaristas que participan es encontrar el verdadero sentido de su vocación, que es que en el fondo todos estamos llamados a ser misioneros». Espera en esta experiencia vocacional misionera «encontrarme a mí mismo también como misionero, en primer lugar, como cristiano bautizado llamado a la misión».

Acompañando a los seminaristas de la Arquidiócesis de Ribeirão Preto, el padre Manoel dice que llegó a la Amazonía para «hacer una experiencia de reencuentro, conocer la realidad, convivir, ir a esta experiencia más profunda del Evangelio. Conocer la experiencia, conocer el Evangelio y conocer la realidad de cada comunidad, de cada pueblo”. Según él, «el Evangelio es este encuentro siempre, y sobre todo tener una experiencia de llevar a la propia comunidad esta apertura que es esta Experiencia Vocacional Misionera, una apertura que transforma y ayuda a transformar la Iglesia».

Gustavo Mariotto fue enviado por el Instituto Misionero San José, y dice que espera «renovar mi vocación, la esperanza en la Iglesia de días mejores, días de santificación personal, santificación también del pueblo de Dios, un tiempo de gracia, una Iglesia en salida, como nos dice nuestro querido Papa Francisco». Wal Rodrigues, representante de la Juventud Misionera de la Arquidiócesis de Manaos, dice que busca más conocimiento en esta experiencia y formar amistades, «porque estamos saliendo al encuentro del otro«. Quiere recibir la gratitud que nace del hecho de «estar juntos, de salir de mi zona de confort para estar junto a aquel a quien encontraré y que El Señor envía».

Misioneros enviados durante la celebración eucarística presidida por Mons. José Ionilton Lisboa de Oliveira. Durante más de una semana, del 7 al 15 de enero, visitarán comunidades de las periferias, indígenas y ribereñas de la Archidiócesis de Manaos, de la Diócesis de Coari y de la Prelatura de Itacoatiara, donde están llamados a vivir la misión como medio valioso e indispensable para la formación de la mentalidad y del corazón misioneros del seguidor de Jesucristo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s