Cursos San Camilo

Actividades de febrero en el Centro de Humanización de la Salud San Camilo

Centro de Humanización de la Salud San Camilo

Nos acercamos al segundo mes del año. 

Sigue siendo un momento propicio para programarnos actividades de cuidado y «reciclaje» personal y profesional. Que nos motiven, nos ayuden a cuidarnos y cuidar mejor, que nos orienten eficazmente en vicisitudes, incluso. Precisamente este cariz es el que nos atrae especialmente al fijarnos en las actividades formativas que nos brinda el CEHS para febrero. Cursos de iniciación, otros de intervención, e incluso de profundización. 

Recuerda que cuidarte y que puedas cuidar adecuadamente a los demás es uno de nuestros principales compromisos en el Centro de Humanización de la Salud. 

¡Echa un ojo e inscríbete, no lo dejes pasar! 

Cursos de febrero presenciales:

∙ Salud hoy: ¿qué nos enferma?1 feb. GRATUITO*. Con Luis Aranguren 

∙ Salud hoy: interculturalidad y cuidado. 16 feb. GRATUITO*. Con Laura Visiers

∙ Iniciación a la intervención en counselling a través de casos en cámara Gesell.                              24 y 25 de feb.  Varios profesores 

Cursos de febrero aula virtual:

∙ Intervención con familiares en duelo por suicidio (II). Del 7 al 9 de fe. Con Marisa Magaña

∙ Duelo en niños y adolescentes. Del 21 al 23 de feb. Con Consuelo Santamaría 

Cursos de febrero distancia:

∙ Profundización en la intervención en procesos de duelo. Del 15 feb. al 15 de mayo. Con Luján Gómez (*) Subvencionado por la Consejería de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid 

Piden solución inmediata a la crisis

Obispos peruanos urgen al Congreso a dar una «solución inmediata» a la crisis

Historia de Agencia EFE 

Lima, 23 ene (EFE).- Los obispos de las regiones peruanas de Cuzco y Puno urgieron este lunes al Congreso del país a «dar una solución inmediata al pedido» de las protestas antigubernamentales y expresaron su rechazo a la «violencia», que desde diciembre pasado ha dejado más de 60 muertos.

Obispos peruanos urgen al Congreso a dar una «solución inmediata» a la crisis

En un pronunciamiento, los Obispos del altiplano y de la Diócesis de Sicuani-Cuzco exhortaron a las autoridades peruanas, y en especial al Poder Legislativo, «a tener presente los pedidos de los pueblos… que claman por ser escuchados».

«Hacemos un llamado a todos los miembros del Congreso de la República para que pueda dar una solución inmediata al pedido que realizan nuestros hermanos y hermanas, y así impedir mayores acontecimientos que puedan generar pérdidas humanas, evitar personas heridas y agresiones a las entidades públicas y privadas», señalaron.

Las protestas antigubernamentales, que se sienten sobre todo en regiones del sur de Perú, entre ellas Puno y Cuzco, exigen la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el cierre del Parlamento y nuevas elecciones para 2023, además de la convocatoria a una asamblea constituyente.

En su pronunciamiento, los obispos expresaron su «plena confianza» con que el país pueda «retomar la paz y tranquilidad» mediante el diálogo, así como su solidaridad con «el dolor que atraviesan las familias que perdieron a sus hijos, hermanos, padres y madres en estos enfrentamientos».

Movilización popular en Perú

Perú. Marcha y concentración multitudinaria en centro de Lima arrincona a régimen Boluarte-Otárola

Publicado el 20 de enero de 2023 / Por Andrés Figueroa Cornejo

Todo el pueblo y todos los pueblos. Mestizos, aymaras, quechuas, campesinos, trabajadores, estudiantes, feministas populares, veteranos y juventud. En el norte y sur del Perú se movilizaron. Y desde los 4 puntos del país andino, innumerables comunidades y agrupaciones sociales e indígenas confluyeron en el centro de Lima este jueves 19 de enero, tal como lo prometieron. A pesar de las muertes de la dictadura, los heridos, los presos, la represión criminal de la policía y los soldados.

Superando cualquier tipo de pronóstico, delegaciones de todos los rincones del territorio se agregaron a la convocatoria de paro general, cívico y popular realizada por la Confederación General de Trabajadores, CGTP, y la Asamblea Nacional de los Pueblos, ANP, para exigir la renuncia de la dictadora Dina Boluarte y de la mesa directiva del Congreso, elecciones generales el 2023 y el establecimiento de una Asamblea Constituyente.

Pese a que el régimen ilegal de Boluarte-Otárola estableció el estado de emergencia en las regiones de Lima, el Callao, Puno y Cusco, las clases trabajadores, populares e indígenas, armadas de dignidad y razones justas, marcharon legítimamente sobre la capital, como lo hicieron hace años contra la tiranía del genocida Alberto Fujimori.

Empero, las protestas se desarrollaron tanto en Lima como en el resto del país. De hecho, en Arequipa y Juliaca murieron dos manifestantes bajo fuego de agentes policiales durante la jornada. En 42 días de dictadura, 55 suman los caídos en la lucha por recuperar la democracia y conquistar la justicia social.

Desde el lunes 16 de enero, incontables caravanas están llevando adelante la Marcha de los Cuatro Suyos (en referencia a la ancestral división del territorio incaico) con las mismas demandas. Los estudiantes de la Universidad de San Marcos los albergaron en las dependencias de la casa de estudios superiores durante la noche del 18 de enero, donde debieron resistir el hostigamiento, los conatos, los perdigones y el ahogo de las bombas lacrimógenas provenientes de la policía militar.

Los manifestantes expresaron que no volverán a sus pueblos hasta que Dina Boluarte renuncie y se avance hacia la realización de nuevos comicios. Igualmente, indicaron que estaban hastiados de que los medios de comunicación y una parte de la población los estigmatice como “terroristas”, “vándalos”, y se les dé un trato racista. Además, denunciaron la presencia de policías de civil cuya misión es provocar, caotizar las movilizaciones, y ofrecer falsas justificaciones para ser reprimidos.

Mientras se cerraba la presente nota, la policía militar, a unas 4 horas del inicio la concentración, comenzó a disparar sobre la multitud en Lima, y a arrojar bombas lacrimógenas sobre los techos del Banco de la Nación y otros edificios céntricos de larga data de la zona de Abancay, en Plaza San Martín, provocándose siniestros.

Alrededor de las 21.15 (hora local), Dina Boluarte dio un mensaje por los medios de comunicación donde, como era de esperar, agradeció el accionar de las policías y la fiscalía, y amenazó a los luchadores sociales, indicando que la Dirección Nacional de Inteligencia junto al ministerio público atraparán individualmente a quienes están atentando contra la propiedad pública y privada. También llamó al “diálogo y la unidad nacional” y aseguró que “la situación está controlada y actuaremos con todo el peso de la ley”.

Según el Instituto de Estudio Peruanos, la población, conforme a las diversas regiones del país, rechaza el régimen de Boluarte entre un 80 y un 88 por ciento, y más de un 70 por ciento aprueba una Asamblea Constituyente.

*El texto precedente empleó de fuentes directas a los dirigentes sociales peruanos Álvaro Campana y Arturo Ayala.

Protestas en Lima

Miles de personas piden la renuncia de Dina Boluarte en una multitudinaria protesta en Lima, Perú

Miles de personas han salido a las calles de la capital de Perú, Lima, para pedir la renuncia de la presidenta, Dina Boluarte, todo ello después de que en los últimos días hayan llegado a la ciudad decenas de caravanas de manifestantes procedentes de regiones de todo el país.

Protestas en Perú – Lucas Aguayo Araos/

Mes y medio después de que tuviera inicio el estallido social en el que se encuentra inmerso Perú y con un balance de fallecimientos que desde el 7 de diciembre rebasa la cifra de los 50 muertos, el paro nacional celebra una jornada de protestas marcada por el fuerte despliegue policial de las autoridades peruanas, con más de 11.000 agentes de seguridad en las calles de la capital.

Las autoridades del país han pedido calma a los manifestantes y han hecho un llamamiento para que expresen sus reclamos de manera pacífica. De hecho, la propia mandataria apeló el pasado lunes a los ciudadanos peruanos a llevar a cabo la ‘Toma de Lima’ «en paz».

Durante la jornada de este jueves se han registrado enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad en diversos puntos de la ciudad, así como la quema de mobiliario urbano, el cierre de parte del transporte público, y el lanzamiento por parte de la Policía de gases lacrimógenos en un esfuerzo por apaciguar los disturbios.

El Ministerio de Defensa, por su parte, ha lanzado una advertencia sobre posibles tomas a instituciones públicas y privadas como el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima o antenas de televisión

Solidaridad con Perú

Perú: de la inestabilidad permanente a la movilización permanente

Por PEPE MEJÍA

La situación de inestabilidad política, económica y social son los motivos por los cuales la población en Perú -especialmente en los territorios del sur en donde operan las principales empresas transnacionales extractivistas- ha salido a las calles para movilizarse y exigir la dimisión de la Presidenta, Dina Boluarte, el cierre del Congreso y el adelanto de las elecciones generales. También se pide la convocatoria a una Asamblea Constituyente, que permita incluir todos los temas de la agenda indígena amazónica relacionados a la protección de los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

La crisis política en Perú deja ya 40 muertos

El actual Congreso está dominado por actores y políticas de extremo racismo, extractivismo, privatismo, homofobia y recorte de los derechos humanos. La corrupción corroe los cimientos de este Congreso pero también en el Poder Judicial, Fiscalía y Tribunal Constitucional.

Las movilizaciones van en aumento y se extienden por todo el territorio peruano. El Gobierno responde con más represión. Hay alrededor de 600 heridos y decenas de personas fallecidas mientras ejercían su derecho a manifestarse.

No hay argumento ni justificación alguna para que las Fuerzas Armadas y policiales hayan respondido a una masiva protesta popular con disparos de bala, perdigones, canicas, bombas lacrimógenas al cuerpo. Este uso desproporcionado de la fuerza estatal contra población inerme es no solo indignante, inmoral, sino ilegal, y exige iniciar un juicio ante la Corte Penal Internacional por lesa humanidad a sus responsables directos en el ejecutivo, legislativo, jefes y subordinados militares y policiales; y los indirectos, que siguen azuzando una “guerra mediática” de falsedades en ciertos medios de difusión.

Urge que los gobiernos democráticos, y en particular el Gobierno español, se desmarquen de un gobierno que utiliza la represión y la muerte contra un pueblo desarmado. No podemos ser cómplices de la masacre de un pueblo

Clamores sofocados

VIAJE A LA DIGNIDAD

XIMO GARCIA ROCA

Un día le pregunté a Samir si era inmigrante. Me respondió con el aplomo del convencido: «¡Soy algo más que inmigrante!» Samir ama y sueña, estudia y trabaja, espera y desconfía, y como todos es la vez nómada y sedentario, víctima y verdugo, impotente y creador. No se considera víctima a proteger, ni un sujeto frágil a sostener, ni un huésped a defender. Las personas inmigrantes son, como todas, identidades múltiples, solicitan ser reconocidos en sus capacidades y talentos, protagonistas de su propio destino, colaboradores en igualdad de derechos y obligaciones en la construcción de la historia común. Dejemos de hablar sobre ellos y hablemos con ellos; no se trata de saber qué hacemos por las personas migrantes sino qué hacemos con ellas y junto a ellas, con sus capacidades, expectativas, y culturas. Las personas migrantes se incorporan de este modo a la gran ola de reconocimientos, que recorren el mundo, traída por los movimientos feministas, indígenas, campesinos, pueblos soberanos, grupos étnicos o colectivos LGBTI; reconocimiento que nunca será real sin la redistribución económica de la riqueza colectiva, que convierta la inmigración en una elección libre y responsable.

Todavía se oyen los gritos de la madre que ante la tumba sin nombre en el cementerio de Málaga, clamaba «No vengáis, no vale la pena; os quieren en las cocinas de los bares pero no en sus parques, os quieren cuidando a sus padres ancianos, pero molestáis en las salas de espera de los hospitales. No vengáis». Con este grito se cerraba el siglo XX. La tumba blanca no tenía nombre, lo perdieron en su trayecto migratorio. No supimos los nombres de las 53 personas asfixiadas en un tráiler en su tránsito hacia Estados Unidos, ni hemos conocido los rostros de los 400 que fueron reprimidos ante la muralla de Melilla, ni sabemos los motivos de los 6.000 muertos este año por distintas rutas migratorias. Cuando se pierden los nombres, nacen los miedos, los odios, los desprecios. A personas sin nombre, rostro ni identidad es fácil convertirlas en amenaza, peligro y objeto. El nombre de Alyan, de solo tres años, muerto al naufragar la barcaza, que hiere y ofende, despertó de nuestra ceguera colectiva.

Pero siguieron viniendo empujados por sus hambres y por sus deseos, por las violencias y guerras de otros, por esperanza de unos y la desolación de muchos. Y así el siglo XXI empezó con un grito potente sedimentado en las periferias francesas: «A nuestros padres humillasteis y a nosotros cerrasteis las puertas». Humillación e inaccesibilidad son los dos heridas infinitas; humillan las políticas que les necesitan como trabajadores pero les niegan la ciudadanía; humillan las condiciones para el arraigo social y familiar que les encierran en guetos sociales y culturales; humilla la superioridad que les miran desde arriba cuando, cuando «sólo se puede mirar de arriba hacia abajo para levantar al que está caído».

Recientemente le oímos a Suleiman, un joven senegalés ante la muralla de Melilla, clamar: «si vosotros levantáis muros, nosotros construiremos túneles». La movilidad es un proceso estructural que no podrán evitar las fronteras, la externalización de los controles, los centros de internamiento ni la militarización de ríos, mares y aeropuertos. Los problemas pueden solucionarse pero los procesos estructurales solo pueden atrasar lo inevitable o dificultar lo que nada ni nadie podrá evitar. Las sociedades cerradas y amuralladas murieron a manos del comercio, del trabajo, del turismo, de las comunicaciones mundiales y de los derechos humanos que es el otro nombre de la dignidad; los prejuicios racistas y discursos discriminatorios además de corromper la razón y la convivencia son injustos, irracionales e inútiles.

«Nadie debe hablar de la inmigración, si antes no ha abrazado a un inmigrante», le oí decir a un voluntario de la Cruz Roja mientras curaba las heridas de un superviviente de un cayuco. Sólo el abrazo despierta la solidaridad. Cuando un pueblo soñó con el fin de la segregación racial, se derribaron muros físicos y mentales, que parecían intocables; cuando la madre-tierra supo que era un organismo vivo que sufre, siente, ama y espera nació el imperativo ecológico; cuando el feminismo soñó con el fin del patriarcado nació la igualdad de género; cuando los pueblos soñaron con el fin del colonialismo nació la igualdad entre los pueblos. Si en el Día Mundial de la persona migrante lográramos tejer los sueños de aquí y de allá nacerá un futuro digno para la humanidad. Nuestra sociedad necesita de todos los sueños, de todas las energías, de todas las capacidades

Encontrar el Municipalismo desde la Política y la Fe

“Enséñame a escuchar para que sepa gobernar a tu pueblo y discernir entre el bien y el mal; si no, ¿quién podrá gobernar a este pueblo tuyo tan grande? (1 Reyes 3,9)

Mi educación y fe cristiana que conjuga con mis convicciones políticas, ya que entiendo el cristianismo como base de progreso humano, como base de toda igualdad, como don para avanzar en el amor de Dios para con los hombres, sin distinciones.

Por José Luis Labrador Vioque, Alcalde de Manzanares el Real y miembro de Cristianos Socialistas

Hace poco más de tres años adquirí el compromiso de liderar un proyecto político municipal para Manzanares El Real, mi pueblo, con tres premisas claras: el compromiso basado en el municipalismo más puro, donde la prioridad sean los asuntos cotidianos y fundamentales de un municipio. La segunda premisa sería mi compromiso político que desde posturas progresistas y socialdemócratas fundamentase mis decisiones en cuestiones claves como la progresividad fiscal, la igualdad entre vecinos o las acciones locales a favor del medio ambiente, entre otras. Como tercera y última premisa, mi educación y fe cristiana que conjuga con mis convicciones políticas, ya que entiendo el cristianismo como base de progreso humano, como base de toda igualdad, como don para avanzar en el amor de Dios para con los hombres, sin distinciones.

El municipio es la base administrativa de nuestro Estado Español; los Ayuntamientos son las Administraciones más próximas al ciudadano y el primer escalón de un conjunto de mecanismos que trabajan para ofrecer servicios y para garantizar la igualdad de oportunidades de nuestros vecinos. Como ejemplo de trabajo local contra la desigualdad os cuento que en Manzanares El Real tenemos en marcha, desde hace varios años, un banco de alimentos municipal que reparte alimentos entre las familias vulnerables de nuestro pueblo. Para tal fin colaboramos con ONG’s y con Banco de Alimentos de Madrid, además de organizar campañas de recogida de alimentos y donaciones.

Poder atender cada mes a más de 80 familias que se encuentran, según los informes de Servicios Sociales, en situaciones graves de vulnerabilidad, es enriquecedor política y espiritualmente. Ver como la simple acción de un Ayuntamiento puede dar esperanza a tus vecinos, es la esencia misma del municipalismo, no hay nada más cristiano que dejar tu tiempo y tu esfuerzo en ayudar a los demás.

Todas las decisiones pueden tener un sentido político, pero lo que no cabe duda es que todas las decisiones tienen un carácter basado en el convencimiento personal. Acudir a lo más profundo de cada uno y encontrarte contigo mismo (o como los cristianos entendemos, encontrándonos con Dios) a la hora de tomar una decisión es lo más reconfortante ya que de ese modo todo lo que se hace en política municipal, como es mi caso, se hace desde lo más profundo, con total convicción y con todo el sentido.

Como decía al inicio de este texto, una de mis premisas es mi militancia progresista y socialdemócrata, que conjuga muy bien con la siguiente premisa, mi fe cristiana, y es que ambas me proporcionan una hoja de ruta para conseguir mi primer objetivo, el municipalismo puro que da sentido a mi función pública.

Acudir a lo más profundo de cada uno y encontrarte contigo mismo (o como los cristianos entendemos, encontrándonos con Dios) a la hora de tomar una decisión es lo más reconfortante ya que de ese modo todo lo que se hace en política municipal, como es mi caso, se hace desde lo más profundo, con total convicción y con todo el sentido.

Cuando desde la socialdemocracia hablamos de igualdad, yo lo enlazo con Romanos 2,11 donde San Pablo nos dice que no hay personas diferentes en Dios, lo que me motiva a impulsar políticas locales para intentar disminuir las desigualdades, de la manera más amplia posible, porque todos somos iguales a los ojos de Dios.

Cuando desde la socialdemocracia hablamos de fiscalidad progresiva para que quien más tiene aporte más, no hay más que escuchar o leer la Palabra de Dios cuando nos dice que es preciso compartir (Lucas 3:11), y por eso desde el Ayuntamiento bonificamos los impuestos locales a quien menos recursos tienen con un verdadero plan progresivo de los mismos.

Cuando desde la socialdemocracia hablamos de trabajar contra el cambio climático, escucho las palabras del Papa Francisco en su encíclica Laudato Sí, “Esta hermana [la Tierra] clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella…”, y por tanto ponemos en marcha acciones claras que desde el municipio ayuden a proteger nuestro entorno natural y nuestros recursos, como favorecer la instalación de placas solares en las viviendas con la bonificación del 50% del IBI o la recuperación de un arroyo urbano totalmente degradado.

Cuando desde la socialdemocracia hablamos de trabajar contra el cambio climático, escucho las palabras del Papa Francisco en su encíclica Laudato Sí, “Esta hermana [la Tierra] clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella…”

Todas ellas son pequeñas acciones que desde mi Ayuntamiento ponemos en marcha, siempre desde el convencimiento político y desde la seguridad que me aporta mi fe cristiana, ambos factores conjugados para llevar a cabo un verdadero programa municipalista.

Perú explosivo

La contundente represión que aplica el Gobierno de Dina Boluarte a las protestas no es la respuesta política a la crisis actual

Varias personas caminaban el miércoles entre una barricada levantada durante las manifestaciones en la ciudad peruana de Tacna.RAFAEL ARANCIBIA (EFE)

Perú ha entrado en un laberinto peligroso. La brecha entre los peruanos y el Gobierno de la presidenta Dina Boluarte es cada vez mayor. La oleada de protestas que desató el autogolpe fallido de Pedro Castillo suma ya 46 muertos en zonas rurales a causa de enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. La indolencia del nuevo Ejecutivo, embarcado en una huida hacia adelante con destino incierto, y el uso desproporcionado de la fuerza han exacerbado el desencanto hacia los gobernantes y desatado un clamor internacional para que cese la represión policial. La Fiscalía de la nación ha iniciado una investigación preliminar contra la presidenta y varios de sus ministros como responsables de las muertes y los centenares de heridos causados por una desmedida represión de las protestas en distintas zonas del país, la última de ellas, Cuzco, la más turística de Perú.

Las movilizaciones se calmaron durante las fiestas navideñas pero han rebrotado con fuerza este enero. Y los pronósticos son que se mantengan por largo tiempo. Los peruanos arrastran una década de graves fracasos políticos a los que se suma el descontento de gran parte del país, que se siente ignorado por el centralismo de Lima. Es en los territorios andinos del interior donde las manifestaciones han sido más numerosas y donde se han registrado todas las muertes: 18 de ellas solo el pasado lunes en Puno. También se ha sabido que el nuevo Gobierno suscribió dos contratos el 20 y el 27 de diciembre para comprar 31.615 cartuchos y granadas de bombas lacrimógenas, lo que da una idea del plan de contención previsto ante las marchas.

La llegada de Pedro Castillo a la presidencia en 2021 generó una oleada de entusiasmo, sobre todo en las regiones más pobres y olvidadas de Perú. Su caída, debida al autogolpe del 7 de diciembre, que acabó con él en prisión, encendió la mecha de las protestas que ya se han extendido por todo el país. Es tarea del Gobierno que reemplazó al de Castillo buscar una salida a este conflicto. Y eso implica ir más allá de la represión o de encastillarse en la capital, dando la espalda al resto del país.

Muchos peruanos, como reflejo de un malestar creciente, exigen la salida de Boluarte, e incluso de todos los parlamentarios, a los que identifican con una élite ensimismada en sus privilegios y abstraída en Lima. El Congreso, sin embargo, fijó las elecciones para abril de 2024, alejando más de un año una solución electoral a un conflicto que no hace sino agravarse. Es hora de que el Ejecutivo cambie su política, se replantee la fecha de los comicios y suprima cualquier exceso en la represión de las protestas. La senda recorrida hasta ahora hace temer un mayor derramamiento de sangre y una evolución enormemente peligrosa de la crisis. Evitarlo debe ser la principal premisa del Gobierno peruano.

MANIFIESTO POR EL DIA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MIGRANTES

 En el día Internacional de las personas migrantes, salimos a la calle para revindicar nuestro legítimo derecho a buscar una vida mejor. Según la estimación mundial actual de Naciones Unidas, en 2022 había en el mundo cerca de 300 millones de migrantes internacionales -personas que viven en un país distinto al que nacieron-, migrar es una forma de adaptación, de respuesta a las condiciones del medio, condiciones de vida, oportunidades, pobreza, injusticia, violencia, necesidades primarias insatisfechas, inseguridad alimentaria, cambio climático, y en no pocas ocasiones persecución o desesperación. Sea por obligación-o sea pura supervivencia-o elección propia, no es nada fácil dejar atrás su país, su familia sus amigos, su casa.

El modelo de desarrollo neoliberal mundial, está pensado solo para el beneficio de unos pocos, y la obscena distribución de la riqueza en el mundo, propicia grandes injusticias y desigualdades económicas, que se a su vez se traducen en grandes desigualdades en las condiciones de vida de las personas, afectando a casi la mitad de la población mundial. Basta decir que una minoría de la población, el 10% más rico del mundo, acapara el 76% del total de la riqueza mundial, mientras a otros se le condena a una vida de privaciones, y desesperanza, por lo que migrar se convierte en el único y último recurso para alcanzar una vida mejor.

España fue hasta hace pocos años un país de inmigrantes, aun hoy muchos españoles y españolas, migran en busca de otras oportunidades, pero con una diferencia sustancial, estos no necesitan exponerse a peligros en su experiencia migratoria, ni correrán el riesgo de acabar en unas cárceles llamadas CIE,s donde se priva de libertad a seres humanos sin haber cometido ningún delito. Ese Norte llamado rico y civilizado sigue extrayendo riquezas y materias primas, de los países del Sur, esquilmando así sus recursos, empobreciendo a los países e impidiéndoles un crecimiento económico que facilite su desarrollo. Y mientras el dinero especulativo, de ese capitalismo financiero global atraviesa fronteras impunemente, beneficiándose del sufrimiento ajeno, y engendrando pobres por donde quiera que pasa, esas mismas fronteras impiden el paso a las personas, propiciando que se vean sometidas a mafias sin escrupulosos, y a rutas migratorias cada vez más peligrosas, -son incontables las muertes y las fosas sin nombre de personas desaparecidas en el mar y en el desierto-.

Cuando se derribó el muro de Berlín, el mundo contaba con una docena de muros, hoy en este mundo injusto estas vallas y muros pasan de los 90, y en Europa al menos diez estados tienen algún tipo de fortificación para impedir el paso de personas migrantes. Hacen falta menos muros y más puentes. Son fronteras que solo reproducen las desigualdades globales, y que son consecuencia de una política de control migratorio criminal implantada por la unión europea UE y su Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas llamada Frontex . Esta concepción mezquina de la política migratoria, no es fruto de la casualidad, sino de una estrategia bien definida, que tiene muchos efectos colaterales, y que propicia infames tragedias como nos recuerdan aquí en España los nombres de Tarajal en 2014, donde quince personas murieron ahogadas mientras nadaban para alcanzar la costa, rodeados por tierra y por mar, y bajo una lluvia de pelotas de goma y botes de humo lanzadas por agentes de la guardia civil, o las 37 muertes ocurridas en junio de 2022, entre la valla que separa Nador y Melilla, que sufrieron un grupo de subsaharianos, personas que tenían las mismas razones para obtener asilo, que lo ciudadanos ucranianos que han sido recibidos recientemente en España. Ellos en cambio fueron hostigados sin compasión, sufriendo una violencia inusitada y desproporcionada por parte de fuerzas policiales marroquíes y españolas que finalmente acabo con estas 37 vidas.

Muertos y amontonados como animales, fueron enterrados si identificar en fosas anónimas, así no solo les robaron la vida, también el derecho a que los familiares se despidieran, les enterrasen, y elaboraran un duelo con dignidad, para no tener que llorarles cada día con la incertidumbre de no saber dónde están. Ese mismo día, se produjeron muchas devoluciones en caliente incluso de menores, y ninguna de las personas que lograron cruzar, tuvo derecho a una asistencia legal. Algunos de los sobrevivientes se encuentran internados en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla) pero la mayoría están en cárceles marroquíes acusados de delitos graves. Que no se nos olviden.

 Algunos se empecinan en ver la migración como algo negativo, como una amenaza, la llegan a criminalizar incluso asimilándola a la delincuencia. En este punto no olvidamos las recientes palabras, del ex inspector jefe de la Comisaría Centro de València, Ricardo Ferris que, incitando al odio hacia las personas extranjeras, aseguró que “los inmigrantes eran delincuentes”. De esta manera se alimentan los bulos, insinuando que los migrantes invadimos y robamos los trabajos, que por cierto los nacionales suelen desdeñar. Ignoran que las migraciones han sido y serán algo consustancial en la historia de la humanidad, a pesar de las vallas, los muros y las barreras.

Ignoran las potenciales ventajas que brinda la migración supliendo las necesidades que tienen los países, participando y contribuyendo al crecimiento y la prosperidad de los mismos, y construyendo una sociedad multicultural, igualitaria, y diversa que hace más rica y más tolerante a esa sociedad.

Aunque se logre sobrevivir al calvario migratorio, llegar al país de acogida no es el final de las penalidades, el migrante se enfrenta a una nueva realidad: una situación administrativa irregular que los arroja a la precariedad y a la exclusión social. El hecho de “no tener papeles”, los obliga a sobrevivir como pueden en la economía sumergida, sometidas a abusos de todo tipo, sin contratos, con empleos de muy baja calidad, sin horarios, con salarios miserables, y en condiciones de trabajo precarias. Esto lo sufren muchas mujeres migrantes trabajadoras de hogar. Los migrantes también sufren la indiferencia de parte de la sociedad de acogida, así como actitudes racistas, o tienen que oír que se les relacione demasiadas veces con la delincuencia. Sufrir ese odio, el de esos que gritan “nuestra gente primero”, ese discurso xenófobo que algunos políticos sin escrúpulos saben explotar, mata tanto como las penurias a las que se ven sometidas las personas migrantes.

Es una vergüenza que la caridad se vista de Ayuda al Desarrollo -solo 4 países en el mundo cumplen el compromiso que se marcó hace unas décadas de destinar el 0,7% de su Renta Nacional a la misma- y que mucha de esa ayuda se utilice por los países del Norte como parte de su política exterior, no destinándose a combatir las verdaderas causas de las desigualdades estructurales que perpetúan el empobrecimiento. Existen determinantes, estructurales sociales y políticos en este injusto mundo, que permiten que la riqueza de unos tenga una relacion directa con el empobrecimiento de otros. No se nace pobre porque uno quiere, y no se elige el lugar de nacimiento, pero en la mayoría de los casos, esto va a condicionar la vida de las personas, porque si naces en un país empobrecido, probablemente nunca saldrás de pobre. ¿Habría que preguntarse con más frecuencia y con más conciencia, si el bienestar de las naciones llamadas avanzadas tiene que ver con el malestar de las personas empobrecidas y olvidadas? Para buscar un futuro y una vida mejor, a las personas migrantes nos sobran los motivos. Que no nos nieguen el derecho a visibilizar nuestra lucha y a elegir nuestro destino y un lugar en el mundo.¡¡¡¡ —————-

– Proclama.

-Declaramos con vehemencia que “ser inmigrante no es un delito”¡¡¡¡ y que ¡¡¡¡ningún ser humano es ilegal¡¡¡¡¡

-Denunciamos -El trato vejatorio y el racismo institucional que sufren las personas migrantes desde las administraciones e instituciones de los países europeos.

 -Las vulneraciones de los derechos más elementales que sufren las personas, privadas de libertad en los centros de internamiento (CIE), en donde malviven en condiciones insalubres, con una atención sanitaria deficiente, y en ocasiones siendo objeto de abusos y malos tratos. -La discriminación por cualquier motivo entre las que sobresalen la discriminación racial y la criminalización de las personas migrantes

– Que la única política migratoria de la UE, sea el control de fronteras y su externalización a terceros países, olvidando la necesidad de mecanismos que permitan una migración segura, ordenada y predecible. No existen por desgracia políticas migratorias de integración e inclusión para las personas migrantes, ni tampoco una política de asilo común en la UE. –

Exigimos

– El cierre incondicional y definitivo de todos Centros de Internamiento para extranjeros en España y en la Unión Europea.

-El cese de los retornos indiscriminados, que violan artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

– Frenar la propagación de los discursos del odio y de la incitación a la violencia contra las personas migrantes, y contra todos los grupos vulnerables. Exigimos que la justicia sea contundente contra los responsables de esta violencia.

-La regularización de las personas extranjeras que viven en España en situación irregular. Esta irregularidad, los arroja a la economía sumergida y les impide acceder a un mercado de trabajo regularizado donde se aprovechen sus capacidades, y de esta forma contribuir con sus aportaciones fiscales directas (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: IRPF) y cotizaciones sociales a la riqueza del país. La irregularidad hace a las personas más vulnerables frente a la explotación y los abusos, situación que favorece solo a los explotadores.

Las pandillas en Honduras

Maradiaga denuncia la «guerra sin nombre» provocada en Honduras por las pandillas «que matan por extorsión»

Cardenal Maradiaga
Cardenal Maradiaga

«La vida es más poderosa que la muerte y la guerra. Esos infiernos modernos donde el mundo nos lleva por egoísmo, por deseo de poder y de dominar»

«Oremos por Siria, la guerra olvidada que lleva más de 10 años; por Ucrania, la guerra que lleva 10 meses, y por las naciones del Sur de la Provincia Arábiga, que vive en permanente guerra»La violencia criminal, incluida la extorsión, la pobreza, el narcotráfico, altos índices de desempleo, la corrupción y la injusticia, son algunos de los flagelos que más afectan a Honduras, que tiene cerca de diez millones de habitantes

 | RD/Efe

El cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, dijo este domingo que su país vive «una guerra sin nombre» por las pandillas que «matan por extorsión», y recordó las guerras en Siria, Ucrania y en la Península Arábiga.

«La vida es más poderosa que la muerte y la guerra. Esos infiernos modernos donde el mundo nos lleva por egoísmo, por deseo de poder y de dominar», subrayó el cardenal hondureño en su mensaje de Navidad durante una homilía en la Basílica Menor de Suyapa.

Señaló que el papa Francisco ha pedido que «oremos por Siria, la guerra olvidada que lleva más de 10 años; por Ucrania, la guerra que lleva 10 meses, y por las naciones del Sur de la Provincia Arábiga, que vive en permanente guerra».

Además, por «nuestra Honduras, donde hay una guerra sin nombre donde hay tantas pandillas que matan por extorsión y tanto crimen, no es posible que aquel que trae la paz venga a nosotros y nosotros no le recibamos».

A finales de noviembre, el Gobierno de Honduras que preside Xiomara Castro le declaró «la guerra a la extorsión», flagelo que en el presente siglo ha dejado centenares de muertos y muchos micros, pequeños y medianos negocios en la ruina.

Francisco, con el cardenal Maradiaga
Francisco, con el cardenal Maradiaga

Castro dijo entonces que la extorsión es una de las principales causas de inseguridad, migración, desplazamiento, pérdida de libertad, muertes violentas y cierre de pequeños y medianos negocios.

La violencia criminal, incluida la extorsión, la pobreza, el narcotráfico, altos índices de desempleo, la corrupción y la injusticia, son algunos de los flagelos que más afectan a Honduras, que tiene cerca de diez millones de habitantes.

El cardenal hondureño indicó que «puede que aún hoy Dios no encuentre casa entre tantas personas y tantos pueblos, Dios no puede encontrar casa donde domina el hambre, la violencia, la guerra, la mentira, el odio, la injusticia».

«Un mundo en el que perpetúan estos males no recibe a Dios, no quiere recibirlo, por eso hoy es fiesta de la Navidad, de la alegría, y no simplemente del desvelo y la resaca», enfatizó Rodríguez.

El religioso invitó a la sociedad a preguntarse: «¿tenemos espacio para Dios en nuestra vida cuando él trata de venir a nosotros?»