La igualdad entre hombres y mujeres


La ONU advierte de que la igualdad entre hombres y mujeres puede tardar 300 años

La crisis económica, los retrocesos en derechos sexuales y reproductivos, el cambio climático, el revés que supuso la pandemia y los conflictos alejan décadas el cierre de la brecha de género de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Mujeres trabajando la tierra
Mujeres trabajando la tierra (archivo).  EUROPA PRESS

MARISA KOHAN@KOHANM

Al ritmo actual de progreso, alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres puede tardar cerca de 300 años en algunos apartados clave y ampliar la brecha ya existente en otros. En varias categorías, cerrar la brecha de la desigualdad  precisará cientos de años. Así lo afirma el último informe el Progreso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): The Gender Snapshot 2022 hecho público este miércoles por ONUMujeres y el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (UN DESA)

El documento explica que los desafíos globales, como la pandemia de la covid-19 y sus secuelas, el cambio climático, los conflictos armados y los importantes retrocesos en los derechos sexuales y reproductivos que se están dando en mundo «están exacerbando aún más la disparidad de género». La investigación, que mide el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS, una serie de indicadores que la comunidad internacional se comprometió a cumplir en 2015 en el plazo de 15 años) no se alcanzarán en 2030, sobre todo el objetivo 5 que es el que habla de lograr la igualdad de género.

Según la investigación, si no se produce una acción rápida para subsanar las disparidades, cerrar la brecha en la protección legal y eliminar las leyes discriminatorias tardará 286 años, 140 para que las mujeres tengan una representación paritaria en posiciones de liderazgo y poder en el trabajo y al menos cuatro décadas para lograr una presencia equitativa en los parlamentos nacionales. Para alcanzar la eliminación del matrimonio infantil en el año 2030 (una de las metas) el avance debería ser 17 veces más rápido que el que se ha producido en este área en la última década. Naciones Unidas advierte que las más vulnerables seguirán siendo las niñas más pobres de zonas rurales y que viven en áreas de conflictos. 

«Las crisis mundiales en cascada están poniendo en peligro el logro de los ODS, y los grupos de población más vulnerables del mundo se ven afectados de manera desproporcionada, en particular las mujeres y las niñas. La igualdad de género es la base para lograr todos los ODS y debe estar en el centro de una mejor reconstrucción», afirmó Maria-Francesca Spatolisano, secretaria general adjunta de Coordinación de Políticas y Asuntos Interinstitucionales de UN DESA.

«Este es un punto de inflexión para los derechos de las mujeres y la igualdad de género a medida que nos acercamos a la mitad del camino hacia 2030. Es fundamental que nos unamos ahora para invertir en mujeres y niñas para reclamar y acelerar Progreso. Los datos muestran regresiones innegables en sus vidas, empeoradas por las crisis mundiales: en ingresos, seguridad, educación y salud. Cuanto más tardemos en revertir esta tendencia, más nos costará a todos», afirmó en la presentación del estudio Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres. 

El informe también señala un cambio preocupante en la reducción de la pobreza, y es probable que el aumento de los precios exacerbe esta tendencia. Para fines de 2022, alrededor de 383 millones de mujeres y niñas vivirán en la pobreza extrema (con menos de 1,90 al día) en comparación con 368 millones de hombres y niños. Muchos más tendrán ingresos insuficientes para satisfacer necesidades básicas como alimentos, ropa y vivienda adecuada en la mayor parte del mundo. Si las tendencias actuales continúan, en el África subsahariana, más mujeres y niñas vivirán en la pobreza extrema para 2030 que en la actualidad.

A nivel mundial, las mujeres han perdido entorno a 800.000 millones de dólares en ingresos debido la pandemia, una cifra que a pesar de haber repuntado, es previsible que su participación en el ámbito laboral en 2022 sea al menos un punto inferior al de 2019, antes de la pandemia (50,8% en 2022 en lugar de 51,8% en 2019.

En la actualidad, resalta el estudio, más de 1.200 mujeres y niñas viven en países y regiones en las que afrontan dificultades para acceder al aborto y a sus derechos sexuales y reproductivos, mientras que 102 millones residen en zonas donde está prohibido totalmente. El número de mujeres y niñas forzadas a desplazarse o emigrar se cifra en unos 44 millones, el más alto de la historia.

Naciones Unidas recuerda que 380 millones de mujers y niñas viven en la actualidad en la extrema pobreza con menos de dos euros al día. De no corregir esta la tendencia actual el número crecerá en el África Subsahariana será mayor aún en 2030, en lugar de haber disminuido. De hecho en todos los apartados en los que se mide el progreso de la meta número cinco de los ODS, el norte de África y Asia occidental, así como el África Subsahariana, presentan los peores indicadores.  

Elecciones en Brazil

Mons. Walmor Oliveira de Azevedo: “Discernir para reconocer qué candidatos son capaces de fortalecer y practicar la mejor política”

Mons. Walmor Oliveira de Azevedo
Mons. Walmor Oliveira de Azevedo

“Construir un mundo con el sabor del Evangelio, porque somos ciudadanos y ciudadanas del Reino de Dios en camino”

El presidente de la CNBB llamó al “voto consciente para que podamos encantar la política y hacerla siempre y cada vez más una bonita expresión de la caridad, camino para la construcción de una sociedad más justa, solidaria y fraterna

Una Iglesia brasileña que siempre fue signo de profetismo y hoy es desafiada a hacer realidad las palabras del Papa Francisco que ve la política como la mejor expresión de la caridad, todavía más en tiempos polarizados, de fake news, con mucho odio y radicalización, despreciando la lógica de Fratelli tutti

“Construir las leyes para la superación de las desigualdades sociales

Por Luis Miguel Modino, corresponsal en Latinoamérica

Brasil vive este domingo 2 de octubre unas elecciones generales que se vislumbran de vital importancia para el futuro del país. En una sociedad cada vez más polarizada y enfrentada, reflexionar sobre la importancia del voto puede ser algo decisivo. Para ello la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil organizaba este 29 de septiembre un debate.

Eleeciones Brasil 2022

Dimensión profética de la fe cristiana

El programa “CNBB orienta por una política de paz: Fe y Política para un Brasil mejor”, transmitido por la TV Aparecida y Pai Eterno, televisiones católicas, ha pretendido reflexionar para que los electores puedan elegir con conciencia y con el deseo de un país para todos. El programa contó con la presencia del padre Paulo Renato Campos, asesor político e institucional de la CNBB, el padre Toninho Alves, licenciado en Ciencias Sociales, y Carlúcia María Silva, de la Comisión Nacional de Fe y Política del Consejo Nacional del Laicado de Brasil.

El programa comenzó con un mensaje de Mons. Walmor Oliveira de Azevedo, quien insistió en la dimensión profética de la fe cristiana, que desafía a “construir un mundo con el sabor del Evangelio, porque somos ciudadanos y ciudadanas del Reino de Dios en camino”. Asumiendo la condición de peregrinos en camino del Reino definitivo, el presidente de la CNBB resaltó que “no podemos cruzar los brazos actuando con indiferencia con relación a las injusticias que manchan la sociedad donde vivimos”.

Edificar una sociedad más justa, solidaria y fraterna

El arzobispo de Belo Horizonte afirmó que “es tarea cristiana asumir la ciudadanía adecuadamente, buscando contribuir para edificar una sociedad más justa, solidaria y fraterna”, una tarea que exige compromiso consciente con el otro. Insistiendo en que la Iglesia no indica candidatos y respeta la autonomía de cada ciudadano, hace un pedido: “Vote conscientemente, pues el proceso electoral es muy importante”. Eso porque el voto “impacta decisivamente el presente y el futuro” del país.

Reflexionando sobre lo que es votar conscientemente, el presidente del episcopado brasileño señaló que “es discernir para reconocer qué candidatos son capaces de fortalecer y practicar la mejor política”, recordando lo que el Papa Francisco propone en Fratelli tutti, donde dice que “la mejor política es la que está al servicio del bien común”. Desde ahí hizo ver a los electores que merecen su voto “los candidatos y candidatas que en vez de buscar responder a intereses personales o de grupos privilegiados, están al servicio de la vida, y no solo en una de sus etapas, sino en todas, de la concepción a la muerte con declino natural”.

Finalmente, Mons. Walmor Oliveira de Azevedo recordó que “hoy muchas personas enfrentan el hambre en nuestro país, hay un descaso en el tratamiento de la casa común, amenazando el futuro de todos nosotros”. El presidente de la CNBB llamó al “voto consciente para que podamos encantar la política y hacerla siempre y cada vez más una bonita expresión de la caridad, camino para la construcción de una sociedad más justa, solidaria y fraterna”.

Candidatos a la presidencia de Brasil

La mejor política

Una Iglesia brasileña que siempre fue signo de profetismo y hoy es desafiada a hacer realidad las palabras del Papa Francisco que ve la política como la mejor expresión de la caridad, todavía más en tiempos polarizados, de fake news, con mucho odio y radicalización, despreciando la lógica de Fratelli tutti, que no ve al otro como adversario político y sí como enemigo, que genera violencia. Ante esto debe buscarse el bien común, como aquello que favorece el pleno desarrollo de la persona, una idea del Papa Juan XXIII, como inclusión social, en palabras del Papa Francisco.

El padre Toninho Alves llamó a preguntarse sobre el proyecto político que está por detrás de los candidatos, una cuestión importante en “un país tremendamente jerarquizado”, como afirma Carlúcia Alves, lo que imposibilita el acceso a oportunidades de gran parte de la población. Buena parte de esa población hoy pasa hambre o vive sin seguridad alimentaria en un país que alimenta al mundo con la exportación de granos, pero no alimenta a su población, una cuestión que será abordada en la Campaña de la Fraternidad de 2023. A esto se unen las deficiencias en la educación, en la sanidad y en otros campos, lo que demanda políticas públicas más justas y distributivas, que ayuden al desarrollo del país.

Estructurar políticas públicas

Una política que tiene que llevar al encuentro con los sectores más pobres y vulnerables, como señala el Papa Francisco en Fratelli tutti. Algo que la Iglesia brasileña “hace y siempre hará”, según el padre Paulo Renato Campos, ante la falta de políticas públicas en el país, lo que demanda “representantes con condiciones de estructurar políticas públicas” que hagan que los impuestos lleguen a las personas y sea creado el estado de bienestar.

El debate también abordó cuestiones relacionadas con la situación ambiental en Brasil, cada vez más preocupante, sobre todo en la Amazonía, donde la deforestación aumentó exponencialmente en los últimos años, creciendo también el número de asesinatos entre los defensores ambientales. Cuestiones ambientales que impactan en la vida de los pobres, como recoge Laudato Si´, lo que desafía a construir una cultura diferente.

Hambre en Brasil

Leyes para superar las desiguldades sociales

Un voto que es importante para que todo ciudadano “se sienta incluido, se sienta participante”, en palabras de Mons. Giovane Pereira de Melo, presidente de la Comisión Episcopal para el Laicado de la CNBB. Gobernantes llamados a “construir las leyes para la superación de las desigualdades sociales”, según el obispo, que llamó a participar conscientemente de las elecciones, buscando fortalecer la democracia y superar las desigualdades sociales.

Por eso, la sociedad brasileña es desafiada a creer que es posible una mejor política y la Iglesia a fomentar una formación política continua que ayude a pensar en las consecuencias del voto y a ver la política como avance en el bien común

Última llamada para tomar el avión…

Jostein Gaarder: «El führer Putin es una amenaza real y esta es nuestra última llamada para coger el avión»

El escritor noruego Jostein Gaarder

El filósofo Jostein Gaarder, autor del ‘súperventas’ ‘El mundo de Sofía’, ha calificado al presidente ruso Vladimir Putin de «führer» y considera que el mundo está viviendo un momento de «última llamada para coger el avión y todavía algunos están apurando en el bar su copa de vino blanco«.

Por María Rodríguez

«La guerra nuclear es una posibilidad y Putin está amenazando y creo que es real. Hace un año escribía sobre esto pero no lo consideraba una posibilidad real, pero ahora mismo veo posible que mis nietos conozcan una guerra de este tipo y que el mundo sea más difícil e inseguro», ha explicado el autor en un encuentro con la prensa.

Gaarder publica ‘Somos nosotros los que estamos aquí ahora’ (Siruela), una suerte de revisión de ‘El mundo de Sofía’ escrita ahora para sus nietos y con una visión del siglo XXI. «Hace poco me dio por ver sobre lo que escribí en ese libro y si hablaba de las amenazas globales de ahora como el cambio climático. Y me di cuenta de que no decía nada de eso», ha explicado.

«La gran pregunta de ahora es cómo conservar la civilización y es por lo que vamos a ser juzgados por generaciones posteriores. Está la metáfora de los aeropuertos, esa última llamada para coger el avión y parece que todavía estamos en el bar apurando una copa de vino blanco», ha lamentado.

En cualquier caso, el filósofo noruego asegura haber decidido «no ser pesimista». «Ser pesimista es una forma de ser perezoso, es muy fácil tumbarse en el sofá y decir que todo va fatal y no tiene arreglo: es hasta irresponsable. Yo prefiero tener esperanza y ser activo en la toma de decisiones», ha asegurado.

PUTIN Y TRUMP Gaarder advierte de que la actual deriva política y social es «preocupante». «Ves a Hungría y partes de Europa donde la extrema derecha gana posiciones, en otros lados si no ganas las elecciones y no te gusta el resultado invades el Parlamento, se generan una suerte de alianzas nada santas como las de Putin y Trump…», ha alertado.

No obstante, pese a poner el foco en estos casos, cree que finalmente las democracias se impondrán a otras formas de manejar un país. «Nada dura para siempre y las democracias no es algo que podamos dar garantizado para siempre, pero eso también se aplica al otro lado: ninguna dictadura es eterna», ha reconocido.

El autor noruego considera que el problema del ser humano es que «es muy corto de vista y limitado» y por ello no aborda problemas con suficiente perspectiva. «El gran logro filosófico del siglo pasado fue la Carta de Derechos Humanos, pero eso ya no basta: tenemos que crear también una carta con obligaciones, que acaben con situaciones como las de Irán en que las mujeres son atacadas por no llevar el velo islámico canónicamente», ha defendido.

EL FIN DEL MUNDO CON TIK TOK Con un libro escrito para generaciones futuras, Gaarder admite su «preocupación» por el abandono de las humanidades y el predominio de las redes sociales entre los más jóvenes. «Me preocupa porque en cualquier ciudad del mundo ves a gente absorta en sus pantallas, sin mirar el mundo que tienen delante. Y no sólo los más jóvenes», ha detallado».

«Hay un poeta inglés que escribió una pieza que me hace mucha gracia y me parece acertada, algo así como que no se sabe dónde empieza el Big Bang, pero sí que el mundo acabará con Tik Tok. En realidad, lo de las redes sociales puede ser como ocurre con los alcohólicos: primero uno vacía la botella, pero luego la botella le vacía a él», ha concluido

Jesús fue un refugiado

José Luis Sánchez: «Jesús fue un refugiado en Egipto»

Jesús, María y José en Egipto, huyendo de Herodes.

José Luis Sánchez García, Vicario episcopal de Cultura y Relaciones Institucionales de la archidiócesis de Valencia y Director técnico de la Cátedra de la Caridad de la UCV, ante la Jornada del Migrante y el Refugiado

«Tenemos que conseguir que los migrantes sean vistos como una oportunidad, como un regalo, más que como un problema»

24.09.2022

La Vicaría de Cultura y Relaciones Institucionales de la archidiócesis de Valencia junto con la Cátedra de la Caridad Santo Tomás de Villanueva de la Universidad Católica de Valencia se unen a la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que tendrá lugar el domingo 25 de septiembre. El Vicario episcopal de Cultura y Relaciones Institucionales y director técnico de la Cátedra de la Caridad de la UCV, D. José Luis Sánchez García, ha enviado una carta a distintos ámbitos de la cultura para que participen de la reflexión que viene haciendo cada mes y que en esta ocasión quiere tratar este tema relevante y trascedente de la migración.

El Vicario episcopal ha indicado que “acoger a los migrantes y refugiados significa ver a Jesús refugiado en Egipto en cada uno de los rostros de los que llegan hasta nosotros. Esto no nos exime de tener en cuenta la legislación en esta materia. Para que la acogida pueda ser integradora y podamos compartir entre todos las bondades que aquí tenemos, es necesario que no se rompa el equilibrio y la armonía social”.

D.r Jose Luis Sanchez Garcia
D.r Jose Luis Sanchez Garcia

Sánchez García ha resaltado que “tenemos que conseguir que los migrantes sean vistos como una oportunidad, como un regalo, más que como un problema. Para ello, todos tenemos que colaborar, instituciones del estado y públicas, el derecho y las leyes, junto a nuestro deseo de familia universal. No todo es posible, tiene que haber límites para que la sociedad pueda ser integradora, siendo conscientes que uno o varios países no pueden acoger a todos. Necesitamos una ética de la sostenibilidad desde donde se plantee la colaboración de todos en este proyecto universal para que pueda ser una realidad”.

El Vicario episcopal de Cultura y Relaciones Institucionales de la archidiócesis de Valencia recuerda este año de manera particular a todos los migrantes y refugiados a causa de la guerra en Ucrania y de otros conflictos bélicos actuales, animando a que “con responsabilidad y compromiso, no les dejemos solos: Todos somos hermanos”.

Origen en la I Guerra Mundial

La celebración de la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado tiene su origen en 1914. Pío X, meses antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, llamó a todos los cristianos a rezar por los migrantes, conmovido por los millones de italianos que habían tenido que emigrar desde comienzos del siglo. Pocos meses más tarde, su sucesor, Benedicto XV, instituyó el “Día del migrante” para apoyar espiritual y económicamente las obras pastorales que ayudaban a los emigrantes italianos.

Migrantes
Migrantes

Desde entonces la Iglesia celebra esta jornada como una ocasión para expresar su preocupación por todas aquellas personas vulnerables que se encuentran desplazadas, rezar por ellas, brindarles apoyo y sensibilizar a todos sobre las oportunidades inherentes al hecho migratorio, fenómeno presente desde los comienzos de la historia de la humanidad.

Este año, bajo el lema “Construir el futuro con los migrantes y los refugiados”, el Papa Francisco ha insistido en el valor que supone la aportación de los migrantes y refugiados a las sociedades que los acogen, siendo su presencia “una oportunidad de crecimiento cultural y espiritual para todos”,que genera “espacios de confrontación fecunda”. Partiendo de la importancia de participar en la construcción del Reino de Dios aquí y ahora, el Papa recuerda que el proyecto divino “es esencialmente inclusivo y sitúa en el centro a los habitantes de las periferias existenciales”. Esta colaboración implica “un trabajo minucioso de conversión personal y de transformación de la realidad” en la búsqueda de la justicia, la fraternidad y la paz en este mundo, ha indicado el Santo Padre.

El Vicario episcopal de Cultura y Relaciones Institucionales de la archidiócesis de Valencia y director técnico de la Cátedra de la Caridad UCV, al término de su reflexión ha apuntado que “los migrantes deben compartir con nosotros la construcción del futuro del que van a ser partícipes, sin que esto sea obstáculo para continuar ayudando a todas las personas vulnerables en nuestra nación, que siguen necesitando de nuestro apoyo. Para ello hemos de seguir desarrollando una sensibilidad que nos implique más a todos”.

Refugiadas vuelven a Odessa
Refugiadas vuelven a Odessa

Más de cien millones, obligados a huir

Según datos de ACNUR, en 2021 un total de 89,3 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares, de las cuales 27,1 millones son personas refugiadas (más de la mitad menores de 18 años). A estos datos hay que sumar en este añolos registrados por la invasión de Ucrania: al menos más de 5,6 millones de ucranianos refugiados en Europa y una estimación de más de 7,1 millones de personas desplazadas dentro de Ucrania. A finales de 2022 se prevé que, en todo el mundo, más de 101,1 millones de personas habrán tenido que huir de sus hogares.

Las causas de estos desplazamientos forzados son muy variadas: desde persecución, conflictos, violencia, violaciones de los derechos humanos o acontecimientos de graves alteraciones del orden público, a búsqueda de protección por motivos climáticos y medioambientales.

En este año del Centenario de la Coronación de la Virgen de los Desamparados podemos concretar nuestro apoyo colaborando con alguno de los proyectos que dan soporte a personas que han tenido que huir de sus hogares y necesitan ayuda (más información en https://centenario.basilicadesamparados.org/).

La Religión, tema central de campaña

Los Bolsonaro y la guerra sucia de los predicadores: la religión se convierte en el tema central de la campaña en Brasil

Jair Bolsonaro

La derecha brasileña trata de captar electores entre los evangelistas con el apoyo de los EEUU. Mientras tanto, Lula da Silva sostiene que «todas las iglesias tienen que ser defendidas por el Estado, pero las iglesias no deben tener partido».

Esta combinación de imágenes creada el 16 de agosto de 2022 muestra al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y al candidato presidencial de la oposición Lula da Silva.                        

 MIGUEL SCHINCARIOL, MAURO PIMENTEL / AFP

Cuando restan 41 días para las elecciones que decidirán el destino de la tambaleante democracia brasileña Michelle Bolsonaro, la esposa del presidente Jair Bolsonaro, ganó protagonismo a caballo de un discurso religioso al extremo. O para decirlo sin rodeos, incendiario. Ella es la persona «más importante» de la campaña, dijo su marido, quien dedicó este fin de semana a reunirse con militares en la Academia de Agulhas Negras, en la que él se graduó hace cinco décadas, y a hacer proselitismo en la carretera Río de Janeiro-San Pablo, donde saludó a centenas de automovilistas a pesar del frío reinante.

Michelle y el presidente, que buscará ser reelegido el 2 de octubre, fueron los únicos oradores en el lanzamiento de la campaña, ante la mirada del candidato a vicepresidente, el bastante impopular general Walter Souza Braga Netto. 

Michelle Bolsonaro asegura que Lula da Silva encarna al demonio

La primera dama también hizo uso de la palabra en Juiz de Fora, donde hace cuatro años el entonces candidato Bolsonaro fue apuñalado un mes antes de los comicios. Enérgica proclamó que gracias a un milagro su esposo sobrevivió a la cuchillada de 2018 y ahora el «Señor» lo escogió para derrotar al «demonio» encarnado por el candidato opositor Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT).

De acuerdo con la última encuesta de la agencia Datafolha, conocida la semana pasada, Lula suma el 47% de las intenciones de voto frente al 32% de Bolsonaro con vistas a los comicios.

Activismo religioso

Ahora bien, en el segmento evangélico el favorito para el 2 de octubre es Bolsonaro, que suma 59% ante el 32 de Lula. Esos 27 puntos de ventaja son atribuidos a la irrupción de Michelle como la nueva estrella en los actos oficialistas y a la ofensiva llevada adelante por miles de pastores en cuyos sermones son propaladas fake news, como aquella que asegura que en caso de una victoria petista serán cerrados los templos.

«Acá pasará lo mismo que en los países comunistas» declaró una señora preocupada con la clausura de su iglesia. La mujer fue entrevistada por radio CBN, donde se publicó un informe sobre el activismo religioso el cual encendió una luz de alerta en el comando de campaña petista.

La Policía brasileña pide que se procese a Bolsonaro por desinformar sobre el coronavirus

Una de las voces cantantes de esta narrativa es la pastora Damares Alves, exministra de la Familia y una suerte de lugarteniente de la primera dama. Alves, que acusa a los gobiernos del PT de haber incentivado el consumo de crack en escuelas, es tenida como una de las puntas de lanza en Brasil del evangelismo sionista estadounidense.

«Fariseos»

En su primer acto de campaña masivo en San Pablo, el sábado pasado Lula le entró de lleno a la guerra sucia de los predicadores en pos de la reelección del excapitán del Ejército. «Yo, Luiz Inácio Lula da Silva, defiendo el Estado laico, el Estado no tiene que tener religión. Todas las iglesias tienen que ser defendidas por el Estado pero las iglesias no tienen que tener partido, las iglesias tienen que cuidar de la fe y no de candidaturas de falsos profetas y de fariseos que están engañando al pueblo».

Según trascendidos en el PT se redoblarán esfuerzos para reconquistar evangélicos aún conscientes de que parte de éstos no son incondicionales de la ultraderecha y ya le dieron el voto a Lula en sus campañas victoriosas de 2002 y 2006. Tal vez fue siguiendo esa premisa que el ex obrero metalúrgico, bien abrigado con un jersey negro para campear el frío paulista, recomendó llevar la pelea política dentro de los templos.

Lula promete bajar impuestos a los trabajadores y llama demonio a Bolsonaro en el lanzamiento oficial de su campaña

«Si frecuentamos la iglesia no tenemos que tener miedo de hablar de política. Si el pastor es serio lo respetamos, pero si está mintiendo, no. No se pueden decir mentiras en nombre de Dios ni aquí ni en ningún lugar del mundo». Unido a estos dichos de su líder, el PT anunció al Tribunal Superior Electoral que fueron creados canales en las redes sociales dirigidos específicamente al electorado protestante, lo cual está contemplado en la legislación.

Bautizo

Michelle Bolsonaro nació en 1982 al inicio de una década signada por el fin de la dictadura y el comienzo de una transición hacia la democracia bajo la tutela militar. No muchos recuerdan que fue en los años 80 cuando empezó a expandirse el fenómeno evangélico en el país que es, hasta hoy, es el que concentra el mayor numero de católicos en el mundo.

Antes de conocer al diputado Bolsonaro, para quien trabajó como secretaria, Michelle ya era evangélica. Y fue gracias a su influencia y de otras personas que el exmilitar (que no dejó de ser católico) se aproximó al movimiento, hasta ser bautizado 2016 en las aguas del Río Jordán por el pastor Everaldo Pereira.

Sueño panamericano

En los 90, cuando la joven Michelle de Paula Firmo comenzaba a aproximarse a los pastores y el obispo Edir Macedo embolsaba los primeros millones gracias a sus negocios mediáticos, la agencia estadounidense USAID fortalecía su estrategia en pro de la evangelización y por cambios en la conducta «electoral» de los brasileños, escribió el ex-miembro de ese organismo Lawrence Harrison.

EEUU promocionó el evangelismo en Brasil con el objetivo de cambiar la conducta electoral del país 

El «sueño panamericano» de Harrison, que es también el de la USAID y la CIA, comenzó a ganar terreno con lógica empresarial y pragmatismo protestante: la «Teología de la Prosperidad» hizo pie en favelas y barriadas populares ante el retroceso de la «Teología de la Liberación» del catolicismo de izquierda en cuyo seno nació el PT en 1980.

Si en los años 70 las iglesias de cuño protestante representaban menos del 5% de la población a fines de los 80 rozaban el 10% y en 2010 ascendieron al 22%. Dado que en 2020 el Gobierno suspendió el censo no hay cifras oficiales pero algunas agencias de opinión pública estiman que los electores son el 28% del padrón.

En suma, esta corriente confesional tiene una importancia electoral indiscutible, unida al peso legislativo de la Bancada de la Biblia, con unos 100 diputados, y la influencia ideológica ejercida por sus cadenas de televisión y radio entre las que se destaca el Grupo Récord, del obispo Macedo.

Michelle o Mi-Cheque

En 2018 la esposa de Bolsonaro no habría querido participar en la campaña debido a su timidez. Pero aquel rubor que le causaban las cámaras fue superado poco a poco, con sucesivas apariciones en mensajes de fin de año por cadena de radio y televisión e intervenciones en actos protocolares en el Palacio del Planalto.

El matrimonio Bolsonaro estuvo asesorado por Steve Bannon, exjefe de campaña de Donald Trump

Posiblemente la desenvoltura con que habla en las manifestaciones oficialistas sea producto de algún coach contratado por el millonario equipo de publicidad del bolsonarismo, que en su momento tuvo la asesoría del estadounidense Steve Bannon, el exjefe de campaña de Donald Trump.

En la medida que Michelle fue teniendo más importancia en la campaña y su voz ganó peso dentro del «clan» familiar del que son parte los hijos del mandatario, comenzaron a conocerse más detalles de sus ambiciones de poder. Por ejemplo, sobre cómo hizo valer su influencia para que el pastor André Mendonca sea elegido como el primer evangélico en el Supremo Tribunal Federal.

Sea cual sea el resultado de la votación marcada para dentro de 41 días, la primera dama ya hizo pie en el campo político de la ultraderecha con un caudal de popularidad que le permitirían ser electa senadora por Brasilia. Claro que este capital tiene sus inconvenientes. Si antes Michelle no era blanco preferencial de la oposición ni de la prensa, ahora es un personaje que está en la mira.

Esto implica la posibilidad de que vuelvan a la luz, quizá en la campaña, dos cheques a nombre de ella emitidos por Fabrizio Queiroz, un policía retirado vinculado a las «milicias» de Río de Janeiro que trabajó durante años para el diputado Bolsonaro. Esa relación turbia del bolsonarismo con las «milicias» siempre es recordada en el PT, en especial por el diputado federal Paulo Pimenta, a quien además le gusta reemplazar el nombre Michelle por el apodo «Mi-Cheque».

Jornada del Migrante y Refugiado

Construir el futuro con los migrantes y los refugiados

por José Francisco Gómez Hinojosa 


  Construir el futuro con los migrantes y los refugiados’ es el título del mensaje del Santo Padre Francisco para la 108ª Jornada Mundial del Migrante y Refugiado 2022. Y me da mucho gusto la coincidencia de este texto papal y mi reciente libro: “¿Tiene futuro la Iglesia Católica? Su actuación ante la situación actual”, publicado por el sello PPC.


En mi ensayo menciono, en la p.79, que en la Iglesia del futuro, quienes se dedican a la atención de migrantes y refugiados, deberán ser reconocidos como verdaderos ministros de la pastoral social, superando la extendida idea de que los servicios pastorales reconocidos y asignados -ministerios- se reducen a la catequesis y a la liturgia.

El papa Francisco inicia su llamado citando a Hebreos 13,14: No tenemos aquí abajo una ciudad permanente, sino que buscamos la futura, y este versículo nos invita, “a la luz de lo que hemos aprendido en las tribulaciones de los últimos tiempos, a renovar nuestro compromiso para la construcción de un futuro más acorde con el plan de Dios, de un mundo en donde todos podamos vivir dignamente en paz”.

Y a mediación del manifiesto aparece la tesis central de la propuesta: la construcción del futuro -del futuro de la Iglesia Católica diría yo- supone la justicia en las relaciones interpersonales, y ella exige la inclusión de las personas más vulnerables, como lo son los migrantes y los refugiados.

Pero: ¡atención! Ellos no sólo serán los beneficiarios de esta nueva armazón, sino que -textualmente- “Construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa reconocer y valorar lo que cada uno de ellos puede aportar al proceso de edificación”.

Y Francisco de Roma acude a Isaías 60,10-11, en donde se resalta la llegada de los extranjeros como fuente de enriquecimiento. Ellos no son, entonces, para el profeta -como habitualmente sí lo son para muchos de nosotros- un problema y un peligro.

Concluye el mensaje con una advertencia, especialmente a los jóvenes: “No podemos dejar a las próximas generaciones la responsabilidad de decisiones que es necesario tomar ahora, para que el proyecto de Dios sobre el mundo pueda realizarse y venga su Reino de justicia, de fraternidad y de paz”.

La clave, me parece, es considerar a migrantes y refugiados como una contrariedad que debemos enfrentar, o como una ventaja que podemos aprovechar. Ojalá optemos por la segunda.

Pro-vocación

Conmoción internacional entre los grupos conservadores ha causado la reciente decisión de los obispos belgas, comunicada la semana pasada, de establecer un rito para la inclusión en la Iglesia de parejas homosexuales.

Quienes quieren amarrar navajas se preguntan cómo responderá el Vaticano ante esta iniciativa, en apariencia contraria a la rígida disciplina eclesiástica en la materia.

El episcopado de Bélgica respondió que es sólo un “momento de oración” -ni siquiera una bendición y mucho menos un sacramento- y destinado a quienes quieren vivir en pareja, en relaciones duraderas y fieles. ¿Alguna objeción?

Entrevista al obispo responsable del Departamento de Migraciones de la CEE

José Cobo: «En tiempos de crisis, el migrante siempre es un bote de humo para los discursos de odio»

José Cobo, obispo auxiliar de Madrid
José Cobo, obispo auxiliar de Madrid

«No se puede criminalizar la huida de gente inocente que huye. Ni con pequeños ni con macroCIEs. La migración irregular es un problema, pero los CIES no son la solución»

«A los cristianos, lo que nos une no es la ideología política, sino la fe y la dignidad de las personas, sobre todo en momentos de crisis»

«Debemos reconocer el derecho de la gente a salir de las guerras y las hambrunas»

Por Jesús Bastante

«Lo que nos une no es la ideología política, sino la fe y la dignidad de las personas, sobre todo en momento de crisis, no los discursos del odio». El obispo auxiliar de Madrid y responsable del Departamento de Migraciones de la CEE, José Cobo, admite, en una entrevista con RD de cara a la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, el temor de la Iglesia española ante el auge del odio al extranjero, «que pueda hacer mella y crecer, según como avance la crisis» porque, desgraciadamente, «el migrado siempre es un bote de humo para otras cosas».

El prelado, que mañana participa en una vigilia ante el CIE de Aluche, se muestra a favor de construir una auténtica sociedad de la acogida, que respete el derecho de todo hombre y mujer a «salir de las guerras y las hambrunas», y a no ser criminalizado por hacerlo, y valora, con matices, los avances en la reforma de la Ley de Extranjería.

Cobo también está a la espera de que, por fin, el Gobierno acceda a abrir corredores humanitarios en España y ve con esperanza, y trabajando en ello, la propuesta del Papa de ‘repoblar’ la España vaciada con familias provenientes de otros rincones. Porque la Iglesia es, más que ninguna otra institución, un hogar ‘global’. Hablamos con él.

José Cobo, durante el breafing en la sede de la CEE
José Cobo, durante el breafing en la sede de la CEE

¿Cuáles son los grandes retos de la migración en España?

Yo creo que ahora mismo está la herida primera, que es la acogida a los que llegan, y que conlleva el reconocimiento del derecho a migrar. La pregunta es cómo hacemos para que la sociedad reconozca el derecho de la gente a salir de las guerras y las hambrunas. Eso de fondo. Y, en el día a día, el desafío es ver qué tenemos en los pueblos, en las ciudades y en las comunidades cristianas, y cómo logramos incorporar a los migrados, activamente, a la vida de nuestros pueblos y parroquias.

En el mensaje para esta jornada alertabais de los discursos del odio al extranjero. ¿Están calando en la sociedad, en la política, en la Iglesia?

Tememos que, según la crisis vaya haciendo mella, el discurso del odio pueda ir creciendo. El migrado siempre es un bote de humo para otras cosas en estas circunstancias. Eso, que ya está, tememos que crezca. Nuestra misión es denunciarlo y, después, potenciar que tanto parroquias como comunidades cristianas tengan claro que lo que nos une no es la ideología política, sino la fe y la dignidad de las personas, siempre pero especialmente en momentos de crisis.

escupir odio
escupir odio guille

En la Iglesia, tenemos que darnos cuenta de que podemos hablar mucho de fraternidad, pero si no la estamos viviendo, nuestro discurso va a estar vacío. Allí donde hay cristianos, empecemos a vivir la fraternidad, que es posible. Tienen una riqueza que desconocemos.

Este sábado participas en la vigilia ante el CIE de Aluche. ¿Por qué el cierre de estos centros? 

La vigilia pretende visibilizar que hay una herida, y que no la hemos cubierto. Los CIE no son la solución para la migración irregular. Hay que buscar otras, y somos capaces de hacer otras. No se puede criminalizar la huida de gente inocente que escapa de la muerte, la guerra o el hambre, ni con pequeños ni con macro CIEs. La migración irregular es un problema, pero esto no es la solución.

Se han dado avances en la Ley de Extranjería…

La ley de Extranjería ha sido un paso, lento pero se avanza, y se agradece. Algunos pasos que se han dado son insuficientes: todo el tema de la capacitación del trabajo es fundamental para la acogida. Si defiendo la acogida y no facilito la regulación laboral, estamos creando migrantes pobres y marginados.

Ley de extranjería
Ley de extranjería

¿Algún avance en la petición al Gobierno para crear corredores humanitarios?

Esta sobre la mesa de negociación con el Ministerio y la Secretaría de Estado.Hemos presentado la propuesta varias veces, se nos han pedido informes de otros países, de otras experiencias. Hasta la presente no hemos tenido ninguna noticia. Espero que en este otoño podamos seguirlo potenciando, en un trabajo en común de la CEE, Confer, Sant Egidio y otros…

El Papa proponía la pasada semana la acogida a familias refugiadas como una posible solución para la España vaciada…

Estamos trabajando en ello. La plataforma la tenemos. Tenemos que poner de acuerdo a muchas voluntades: Administración, que en el territorio hay gente que facilite vivienda. Estamos intentando crear redes y ponerlos de acuerdo. El proyecto es una solución. No la mayoritaria, porque la ciudad sigue teniendo mucho peso en los deseos de los migrantes, pero sí una solución mediana, y una respuesta a muchos pueblos que van viendo que desaparece su población. A medio plazo, pretendemos crear una red y posibilitar una red donde se pongan de acuerdo territorio, ciudades, asociaciones, Ayuntamientos… Estamos trabajando en zonas de Guadalajara, Palencia y tal vez Ávila

Chile: después del rechazo, ¿qué?

Inesperado y categórico triunfo del rechazo dejó fuera la propuesta constitucional de la Convención elegida por voto popular con paridad de género y participación de pueblos indígenasEste plebiscito era un paso en el proceso para redactar una nueva constitución que ahora debe continuar definiendo un nuevo camino

Gabriel Boric

Encuestas y expertos electorales anunciaban el triunfo del rechazo, aunque reconocían que el resultado sería estrecho. Por eso, el categórico 62% por sobre el 38% del apruebo sorprendió a todos, incluso a sus propios adherentes.


El plebiscito pedía a cada ciudadano definir si aprueba o rechaza la propuesta constitucional. Por la trascendencia del tema, el voto era obligatorio lo que provocó que se llegara a la cifra más alta de participación en la historia del país: más de 13 millones, en un padrón electoral de unos 15.200.000 de electores.

Acuerdo nacional por nueva Constitución

Este plebiscito es un punto de llegada del proceso originado en las multitudinarias manifestaciones sociales que tuvieron lugar a partir de octubre de 2019 en todo el país, las que provocaron que dirigentes políticos firmaran el “Acuerdo por la paz social y la nueva constitución”, en noviembre de ese año. En ese documento se comprometían a generar las leyes necesarias para realizar un plebiscito en el que la ciudadanía definiera si estaba de acuerdo, o no, en disponer de una nueva Constitución y el mecanismo a través del cual se haría.

La primera fecha para ese plebiscito fue postergada debido a la pandemia. Se realizó en octubre de 2020 y su resultado fue categórico: un 80% aprobó elaborar una nueva Constitución y hacerlo a través de una Convención Constitucional. Esta es la hoja de ruta vigente aún.

Con las disposiciones legales necesarias, en mayo de 2021 se realizó la elección de los 154 integrantes de la Convención, con paridad de género y escaños reservados para representantes de los pueblos originarios. Durante un año elaboraron el texto que ahora se presentó al país para ser aprobado o rechazado, en el llamado ‘plebiscito de salida’.

Una propuesta que interprete a todos

“Hoy ha hablado el pueblo de Chile y lo ha hecho de manera fuerte y clara”, afirmó el presidente Gabriel Boric al iniciar su discurso la noche del plebiscito. Señaló que el resultado del plebiscito tiene dos mensajes. “El primero, dijo Boric, es que (Chile) quiere y valora a su democracia. Que confía en ella para superar las diferencias y avanzar. Y eso lo confirma este proceso electoral que ha tenido la mayor convocatoria de ciudadanos y ciudadanas en las urnas en toda nuestra historia”.

Continuó: “El segundo mensaje del pueblo chileno es que no quedó satisfecho con la propuesta de Constitución que la Convención le presentó a Chile, y por ende ha decidido rechazarla de manera clara en las urnas. Esta decisión de los chilenos y chilenas exige a nuestras instituciones y actores políticos que trabajemos con más empeño, con más diálogo, con más respeto y cariño, hasta arribar a una propuesta que nos interprete a todos, que dé confianza, que nos una como país. Y allí, el maximalismo, la violencia y la intolerancia con quien piensa distinto deben quedar definitivamente a un lado”.

Agregó que “como Presidente de la República, recojo con mucha humildad este mensaje y lo hago propio”. Aunque esta propuesta ha sido rechazada, el proceso hacia una nueva Constitución sigue vigente. Por ello Boric, en su discurso, se comprometió “a poner todo de mi parte para construir, en conjunto con el Congreso y la sociedad civil, un nuevo itinerario constituyente que nos entregue un texto que, recogiendo los aprendizajes del proceso, logre interpretar a una amplia mayoría ciudadana”.

Obispos llaman a continuar trabajando

La tensión previa al plebiscito ya había puesto en el debate público alternativas para cualquiera de los dos escenarios posteriores.

En ese contexto, días antes del plebiscito, el Comité Permanente del Episcopado emitió una declaración llamando a trabajar en unidad, cualquiera sea el resultado.

Dijeron los obispos: “Todos somos conscientes que el proceso que hemos vivido en estos últimos años, y también la misma discusión constitucional, han dejado de manifiesto los graves desafíos que tenemos como nación, que se han expresado en demandas sociales, políticas y económicas. También hemos comprobado que el proceso vivido no ha logrado la cohesión y adhesión que muchos esperaban. La polarización de posturas políticas e ideológicas ha sido muy manifiesta. Ante esta realidad no cabe el abatimiento o la desesperanza porque Chile, como lo ha demostrado durante su historia, tiene vocación de paz y de unidad”.

Llaman a “continuar trabajando por el bien de Chile”, aceptando los resultados del plebiscito, evitando cualquier tipo de violencia “que, como sabemos, termina por afectar a los más necesitados y desvalidos de la sociedad”, dicen los obispos.

Para después del plebiscito, los obispos piden “una renovada generosidad y capacidad de diálogo, por lo que llamamos a todos, especialmente a los que actúan en la vida pública y en la política, a ampliar la mirada y pensar en común lo que nos pueda llevar a un Chile más justo, fraterno, menos desigual y con mejores oportunidades para todos sus habitantes”.

Ese es el desafío que enfrenta el país, ahora. Boric ha convocado a dirigentes políticos, sociales y académicos para llegar a acuerdos que definan el camino a seguir en la ruta hacia una nueva Constitución, como fue acordado en el plebiscito de octubre de 2020.

El Comité Permanente del Episcopado cierra su declaración con este llamado. “Mediante este mensaje queremos apelar al sentido ético y religioso que habita en el alma de la gran mayoría de los chilenos y chilenas, proponer sendas que nos lleven a terminar con la violencia bajo todas sus formas e invitar a ser factores de unidad y de paz. El amor a Dios, al prójimo y a la Patria, son las fuerzas que deben conducirnos por caminos que edifiquen la paz social y dejen atrás tensiones y conflictos, que deterioran la convivencia y la democracia, para dar paso a la concordia, la prosperidad y la unidad

Etiopía…

… una nación que no acierta el camino

El misionero comboniano Juan González Núñez

 


Se me ocurre hacer un pequeño recorrido mental por la suerte que han corrido los lugares con los que he tenido que ver recientemente. Estuve un tiempo en Kamashi, entre los gumuz del sur del Nilo. Había habido serios conflictos entre los gumuz y los oromo; se pensaba que pasajeros. Pero hoy son mucho más graves y hace dos años que la carretera que une Kamashi con la vía asfaltada está cerrada al tráfico. Por la misma razón, en la misión de Amaro, en la Diócesis de Hawassa, los padres Pius y Severino llevan un año sin poder moverse de la misión.

En la de Shambo, los guerrilleros sacaron de noche al párroco, que era de su propia tribu, lo llevaron al bosque en pijama y le pidieron 200.000bBirr (4.000 euros); una cantidad inasequible para el párroco de una misión normal. La misión de Gublak, que yo mismo abrí hace diez años, ha sido usada durante un año como cuartel de los rebeldes. Cuando se fueron, dejaron solo las paredes.

No es un conflicto religioso

¿Persecución religiosa? Ni mucho menos. El elemento religioso no se ha hecho demasiado visible en el caos que sufre Etiopía. ¿Qué ha pasado entonces en esta nación a la que hace menos de diez años nos atrevíamos a contar entre los colosos emergentes, a la zaga de Brasil, Suráfrica o India, y que hoy anda medio sumergida en el caos? Intentaré explicarlo los más sucinta y objetivamente, aunque no estoy tan seguro de lograrlo. Inevitablemente, uno se identifica con la parte que más se acerque a cómo uno soñó que fuera esta nación.

Los hoy rebeldes de Tigray, el TPLF, fueron quienes, desde 1991 a 2018, gobernaron con puño de hierro la nación entera, aunque oficialmente lo hicieran bajo el paraguas de una coalición con los oromo, los amara y los pueblos del sur, el EPRDF. Durante esos años, la nación se puso decididamente en el camino del desarrollo económico, pero la corrupción institucionalizada y la opresión política se hicieron rampantes.

Abiy Ahmed, primer ministro

Ante las continuas protestas populares, el Parlamento eligió a Abiy Ahmed como nuevo primer ministro, pero el TPLF, lejos de aceptar el cambio, se retiró a su región norteña, donde habían acumulado armas y dinero, en espera de un día volver triunfantes a gobernar la nación.

Tarde o temprano, la guerra debía estallar, y estalló. Quien fuera el que lanzó la cerilla del incendio es objeto de mutuas acusaciones. No importa mucho, puesto que todos querían la guerra. Y la guerra fue terrible; sin ninguna ley, sin ningún respeto por algún derecho humano. Tras muchas muertes y destrucción por ambas partes, la guerra se paralizó con un equilibrio inestable en el que cada uno se quedó dentro de sus fronteras, sin guerra ni paz. Ambas partes saben que la única solución es el diálogo, pero ninguna tiene prisa ni ganas de hacerlo.

Más allá del Tigray

Pero el conflicto del Tigray no es el único e, irónicamente, hasta afirmaría que tiene sus lados positivos respecto a los otros conflictos que laceran la nación, y es que las dos partes en litigio están bien definidas. Y, si un día deciden poner su firma sobre un acuerdo, se sabrá quién lo ha hecho y que aquello tiene valor. No así en los demás conflictos.

El que le sigue en gravedad es el relacionado con los oromo, tanto el interétnico como el intraétnico. Los oromo son la etnia más numerosa de Etiopía, en torno al 34% de la población total. Su territorio ocupa el centro del país, por lo que su hipotética independencia significaría la desmembración en tres bloques de lo que hoy entendemos por Etiopía. La capital, Adís Abeba, hoy distrito federal, era inicialmente territorio oromo y es como un enclave dentro de Oromya. Hasta finales del siglo XIX, los oromo formaban múltiples pequeños reinos independientes entre sí, hasta que el emperador Menelik II (1865-1914) los incorporó por la fuerza de las armas al Imperio etíope.

Irrelevancia política de los oromo

Sometidos a los amara o a los trigriños, que tradicionalmente llevaron las riendas de los sucesivos regímenes etíopes, los oromo nunca tuvieron mayor relevancia política, y no es que lo soportaran de buen grado. Cada vez más conscientes de su fuerza por ser la etnia más numerosa, se dejaron sentir ya en el tiempo de Mengistu, con un partido independentista, el Frente de Liberación Oromo (OLF en siglas inglesas), que contaba con un brazo armado, aunque no muy activo.

A la caída de Mengistu (1991), el nuevo Gobierno del TPLF promovió la formación de otro partido oromo que colaborase con ellos para dar al Ejecutivo una dimensión nacional. Se formó entonces el OPDO, que fue socio del TPLF hasta 2018, fecha en que, dentro del Parlamento, los socios lograron al marginar al TPLF y eligieron a Abiy Ahmed, presidente del OPDO, como primer ministro de la nación.

Lucha armada

No es que Abiy, por ser oromo, satisficiera sus reivindicaciones. Si bien los principales dirigentes del OLF hicieron la paz y formaron una oposición legal, otros más radicales se agruparon en el OLA (Ejército de Liberación Oromo), que optó decididamente por la lucha armada. Sus acciones terroristas se dirigen tanto contra el ejército federal como contra las otras etnias y contra los mismos oromo que no están de su parte.

Los jóvenes son obligados a enrolarse en sus filas, los mayores son secuestrados y obligados a pagar un rescate para liberarse y los empleados del Gobierno son asesinados como colaboracionistas, haciendo la vida invivible. Dinámicas parecidas existen en menor escala en otras etnias: entre los gumuz o en las regiones de Gamballa, Somali, Afar…

Extremo nacionalismo étnico

Las guerrillas de los distintos grupos étnicos están aliadas a su manera, dando a esta alianza una publicidad que quiere trasmitir un mensaje de fortaleza. El TPLF se alió con los rebeldes oromo, a los que persiguió con extrema saña cuando estaba en el poder. Habría otros cinco aliados más, algunos de los cuales existen solo en los comunicados propagandísticos. Si hay algo común entre ellos es el extremo nacionalismo étnico y el intento de desestabilizar al Gobierno.

Es frecuente oír (me lo han escrito varias personas) que a “ese señor Abiy” se le debería retirar el Premio Nobel de la Paz. No es fácil juzgar a un político, y menos cuando le toca ejercer la política en una situación marcada por innumerables borrascas. El problema es que a un Premio Nobel de la Paz nos lo imaginamos como a una dulce paloma con una rama de laurel en el pico. Y Abiy ha hecho la guerra. Por eso, y no solo por eso, su figura ha perdido brillo, tanto fuera como dentro.

De paloma a halcón

Se esperaba más de él tras unos comienzos tan fulgurantes. Dentro de la nación se le achacan muchas cosas: que fue con él con quien empezaron las grandes confrontaciones étnicas que crearon tres millones de desplazados; se dice que fue débil, que dio demasiada libertad. Es decir, se le achaca haber sido paloma. Cuando intentó ser halcón para luchar con halcones, las cosas se fueron de mano.

En un país donde el ejército, a todos los niveles, sufre las divisiones políticas y étnicas que padece la nación, no hay que esperar de él intervenciones controladas y asépticas. Hoy se le achaca al mandatario, sobre todo, la imparable subida de precios que pone a la gente con el agua al cuello. Obviamente, todos los males revierten en último término sobre el responsable final.

El hombre más popular

Sin embargo, se ve que la popularidad es energía renovable, pues, aun perdiéndola cada día, Abiy Ahmed es sin duda el hombre más popular de la nación. Primero porque tiene capacidad y carisma.; segundo, porque es el hombre que marca la única dirección por la cual debe ir la nación si no quiere caer en el caos y la desintegración. Si él no lo consigue, dudo de que ninguno de los que están hoy en el escenario político lo pueda conseguir.

¿Horizonte negro para esta nación trimilenaria? La paradoja es que, cuando uno llega a su capital, Adís Abeba, o viaja por zonas donde hay un poco de paz, Etiopía parece no haber perdido aquel empuje desarrollista de hace algunos años. Los rascacielos, cada vez más altos y fantasiosos, siguen surgiendo con la misma facilidad que las sombrillas surgen en la playa. Nuevas avenidas, nuevos parques… Y uno se dice: si un día viniera la paz, ¿qué no sería posible para esta nación con tanto potencial material y humano? Claro, la paz tiene un precio. Cuando tengamos la sabiduría suficiente para pagarlo, la tendremos.

Democracia en peligro: Argentina y Chile

El presidente chileno Gabriel Boric vota durante el referendum constitucional. A la derecha, la vicepresidenta de argentina Cristina Fernández de Kirchner.-

BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS

 Cada vez que la democracia entra en el imaginario popular como instrumento para luchar contra la injusticia social, se convierte en blanco de fuerzas antidemocráticas, una amplia gama de fuerzas nacionales e internacionales con diferentes matices políticos que van desde los nuevos movimientos fascistas y neonazis hasta los sectores capitalistas y las élites más retrógradas de los países. Esta es la conclusión que se puede extraer (una vez más) de los acontecimientos más recientes en América Latina. El 1 de septiembre, la vicepresidenta de Argentina y la posible precandidata a un nuevo mandato presidencial, Cristina Fernández de Kirchner, fue víctima de un intento de asesinato por parte de un individuo neonazi. El día 4, el borrador de la nueva constitución de Chile fue rechazado por el 61,86% de los votos contra el 38,14% después de un campo dominado por la política del odio, las noticias falsas y una burda manipulación mediática por parte de las fuerzas que se oponían al nuevo texto constitucional.

Estos dos acontecimientos ilustran dos de los cuatro instrumentos principales que las fuerzas antidemocráticas utilizarán en un futuro próximo para neutralizar el movimiento democrático que surge de las clases populares contra la injusticia y la discriminación social tanto en América Latina como en el resto del mundo. Los otros dos instrumentos son, por un lado, la neutralización político-judicial de los líderes políticos o de las medidas políticas a través de lo que se llama convencionalmente lawfare, guerra legal, y, por otro lado, el fraude electoral. Estos cuatro instrumentos merecen una atención detallada. Hay que entender que no son instrumentos separados por algún desacuerdo ideológico entre las fuerzas antidemocráticas. Cualquiera de estos instrumentos puede ser utilizado por las mismas fuerzas y la decisión de utilizarlos depende únicamente del cálculo de su eficacia. Por ejemplo, cuando la aspiración democrática de las clases populares se condensa en una figura política que por su trayectoria política o su fuerza carismática da a las fuerzas que le siguen una ventaja que no puede ser neutralizada por la manipulación de la opinión pública o por la persecución político-judicial, la liquidación física se convierte en el instrumento privilegiado, especialmente si el fraude electoral es difícil de realizar. Cuando, por el contrario, no se trata de personalidades políticas concretas, sino de medidas o políticas que, mediante legislación o referéndum, pueden poner en peligro los intereses o privilegios de clases o grupos poderosos, tanto a nivel nacional como internacional, los instrumentos preferidos son la neutralización político-judicial, la manipulación de la opinión pública o el fraude electoral.  Por ello, las fuerzas democráticas deben estar preparadas para estos cuatro tipos de ataque. Para ello es bueno que conozcan un poco más en detalle su funcionamiento. En este texto me centraré en los dos instrumentos de mayor actualidad política en Estados Unidos: el asesinato de líderes y activistas políticos y la manipulación de la opinión pública.

El asesinato de líderes políticos y activistas.  Este instrumento es el más antiguo e incluso se puede decir que siempre existió. Su uso depende de muchos factores y parece oscilar según una lógica de olas. Además, cuando se instala una atmosfera de elevada polarización política y sobre todo de violencia política es posible que el asesinato sea utilizado tanto en contra políticos de izquierda como políticos de derecha. La verdad es que en tiempos recientes los políticos de izquierda han sido de lejos los blancos de la violencia política.

Todo nos lleva a creer que estamos entrando en una nueva ola. Durante el siglo pasado, el asesinato se ha producido ya sea para impedir la profundización democrática (medidas que mejoran las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables o ponen en riesgo los intereses de las élites nacionales o de potencias extranjeras) o, más radicalmente, para allanar el camino a la dictadura. La mayoría de los asesinatos e intentos de asesinato nunca se ha aclarado completamente ni sobre quién mató ni, mucho menos, sobre quién mandó a matar. Durante las décadas de 1960 y 1970, varios políticos y sindicalistas africanos fueron asesinados o murieron en circunstancias misteriosas (accidentes, por ejemplo) que nunca se aclararon. En el momento de los hechos se consideraron actos aislados y sólo mucho más tarde se supo de la participación de los servicios secretos belgas, franceses y estadounidenses.  En América Latina, es necesario recordar la Operación Cóndor, la campaña secreta promovida por Estados Unidos y dictadores de América Latina desde 1975 para asesinar a los políticos de izquierda. Algunas estimaciones indican 60.000 muertos, 30.000 de ellos en Argentina.

En tiempos más recientes, los asesinatos, consumados o no, tienen tres características. En primer lugar, en tiempos de redes sociales y noticias falsas, el asesinato siempre está precedido por un discurso de odio promovido por las mismas fuerzas antidemocráticas con el objetivo de trivializar simbólicamente el acto de matar. En los últimos tiempos, la consigna «muerte a Cristina» ha sido frecuente en las manifestaciones de la derecha argentina. Es muy perturbador que en democracia se cree un ambiente de política abismal: o nosotros o el abismo. En estas condiciones, quien tenga temor del «candidato del abismo» puede ser tentado a matar para impedir que ese candidato llegue al poder.

En segundo lugar, el uso del asesinato es más probable cuando la neutralización político-judicial no puede activarse a tiempo para evitar la manipulación electoral y mediática y el fraude electoral no garantiza la eficacia frente a la fuerte tradición de movilización popular en las calles, una tradición que, como sabemos, es muy fuerte en Argentina. Finalmente, el perpetrador es un ser despreciable con posibles vínculos extremistas, pero que fácilmente puede considerarse que ha actuado solo. Obviamente que en situaciones de polarización elevada el acto solitario es bien probable, pero debe advertirse que este tipo de agente ha sido utilizado en el pasado como estratagema elegida para desalentar la investigación sobre cualquier vínculo más amplio, nacional o internacional, con el crimen.

El intento de asesinato contra Cristina Fernández de Kirchner ha provocado, por sus propias características, otro efecto todavía más insólito: el intento de dar crédito a la idea de que este hecho haya sido un show montado por los seguidores de la vicepresidenta para promover su capital político. Cuando se llega a este bajo nivel, lo que parece estar en causa es la despolitización y banalización total de la vida humana en cuanto recurso político. Si aceptamos esto, llegaríamos al grado cero de la democracia.

La manipulación mediática de la opinión pública. No es este el lugar para evaluar los méritos y posibles defectos del proyecto de la Constitución de Chile. Para que no haya duda sobre mi opinión, estoy muy orgulloso de haber sido invitado como consultor de la Asamblea Constituyente para los temas de la plurinacionalidad y del pluralismo jurídico, dos temas muy importantes para los pueblos indígenas de Chile.  También estoy consciente que el contexto político que llevó a la elección de la Asamblea Constituyente cambió significativamente en los tiempos posteriores como se ha visto en las últimas elecciones presidenciales. Debe añadirse que la calidad política del desempeño del presidente Gabriel Boric en los últimos meses no fue de lo mejor y no hay duda de que su presidencia estaba muy identificada con la nueva Constitución. Por último, debe considerarse que después de cuarenta años de una de la Constituciones más conservadoras del mundo (la Constitución en tiempos del dictador Pinochet) no sería fácil pasar a una de las Constituciones más progresistas del mundo.

Pero nada de esto está en discusión en este texto. Lo que discuto es el hecho que el proceso electoral que condujo al rechazo a la nueva constitución de Chile es un ejemplo extremo de manipulación de la opinión pública para condicionar el sentido del voto. Él es ciertamente responsable por la pesada derrota del proyecto. Los instrumentos que se movilizaron para embriagar a la opinión pública con falsedades sobre el texto de la nueva Constitución fueron utilizados anteriormente en la campaña del Brexit en Inglaterra (2016), en la campaña contra el referéndum de los acuerdos de paz en Colombia (2016) y en las campañas electorales de Donald Trump en EEUU (2016 y 2020) y Jair Bolsonaro en Brasil (2018),  en la campaña contra Evo Morales en Bolivia (2019) y en un intento de impedir que Pedro Castillo asuma la presidencia en Perú (2021). Pero fueron utilizados en Chile con tal virulencia que merecen la atención especial de los demócratas de todo el mundo y especialmente de los latinoamericanos. Las características principales son las siguientes.

En primer lugar, se benefician del beneficio de las fuerzas conservadoras internacionales que, con algún aviso previo, enumeran las razones para rechazar al candidato o la medida política (por ejemplo, el acuerdo de paz o la nueva constitución). Crean un aura de respetabilidad a la posición que defienden. Por ejemplo, durante el último año The Economist ha recomendado encarecidamente el rechazo de la nueva Constitución.

En segundo lugar, la manipulación de la opinión pública se basa en un bombardeo intenso y dirigido de mensajes falsos cuyo patrón tiene como objetivo inducir el miedo de la manera más efectiva que aumenta la inseguridad del votante y su familia. En Chile, un activista de derecha arrepentido denunció un enorme conjunto de redes de WhatsApp que diariamente se combinaban para hacer un trending (una tendencia en redes sociales) contra alguien o alguna medida. El contenido concreto de los mensajes falsos varía de un país a otro. Por ejemplo, en el caso de Chile, aquí hay algunos seleccionados de una inmensa cloaca de basura informativa: si votas sí, serás un ciudadano de segunda clase; el nombre de tu país cambiará y la bandera también cambiará; dividirá el país en varios; no habrá policía que te proteja de los inmigrantes y los indígenas que tomarán el poder; las mujeres podrán abortar horas antes de dar a luz; las mujeres no podrán ir al parque a dar un paseo porque tienen miedo de los inmigrantes que pueden violarlas; no se podrá comprar agua embotellada ni hielo; no habrá educación privada ni salud privada; no habrá propiedad privada en general; nos quitarán nuestras casas y nuestra tierra; prohibirán la religión; hay que votar no a la Constitución, pero todavía están tratando de hacer fraude electoral; van a llevar a venezolanos y haitianos a votar sí; si eso no es suficiente, harán que las personas muertas y desaparecidas voten; eso está pasando en el registro electoral.

En tercer lugar, hay una organización internacional en red detrás de la desinformación masiva. En el caso de Chile, fue muy importante una vasta red de organizaciones, fundaciones, institutos, think tanks, que involucran a políticos, influencers y periodistas de derecha y extrema derecha, todos pertenecientes al Atlas Network (Red Atlas). Una vasta organización financiada originalmente por los hermanos Koch en los Estados Unidos, industriales petroleros bien conocidos por su ideología de extrema derecha. Según su propia descripción, es una organización no gubernamental con sede en los Estados Unidos que proporciona capacitación, contactos, redes y fondos a grupos libertarios y de libre mercado en todo el mundo. Cuenta con 500 organizaciones asociadas en casi 100 países. Sus cuadros se forman en EEUU y la ideología es muy homogénea y corresponde enteramente a la de la escuela de Chicago a la cual el dictador Pinochet entregó la conducta económica del país en 1973 (el neoliberalismo extremo con el desmantelamiento del Social Estado, la privatización de las políticas públicas, la minimización fiscal, el libre mercado como regulador de las relaciones económicas y sociales).  La Red Atlas es un intermediario entre quienes tienen dinero y quienes tienen el talento para difundir las ideas que defienden. Está bien presente en Brasil y sin duda será muy activo en el actual proceso electoral.

Tanto los asesinatos de activistas y líderes políticos como la manipulación de la opinión pública requieren hoy en día un vasto ecosistema digital que convierte a los adversarios políticos en enemigos, torne a las víctima contra las víctimas como medio para ocultar a los verdaderos opresores, alimente el discurso del odio e incite los instintos de venganza y cree indiferencia ante la injusticia social. A la larga, convertirá a los ciudadanos en súbditos y destruirá la democracia.