Entrevista en Religión Digital

Entrevista a la vuelta de la Beatificación de Mons. Romero en San Salvador en 2015

El mismo Papa lo ha dicho que a quien hay que beatificar es a Rutilio Grande porque “No hay Romero sin Rutilio”

(José Manuel Vidal).- Daniel Sánchez Barbero es un cura misionero que ha estado más de veinte años en El Salvador, desde los años inmediatamente posteriores al asesinato de Monseñor Romero. Acaba de regresar de la beatificación del santo de América, y nos va a contar cómo ha vivido esta experiencia.

Hablaremos de los sacerdotes de allí, que se consideran todos discípulos de Rutilio Grande; de cuando de Romero no se podía hablar mucho y de los organismos que ahora trabajan por preservar su memoria y ejemplo. También de España, en donde la Iglesia empieza a involucrarse en la transformación social, al contacto con el pueblo, como quiere Francisco. Sánchez Barbero, desde su compromiso con el Círculo de Espiritualidad de Podemos.

¿Qué ha significado para ti ver elevado a los altares oficiales a Romero?

La alegría ha sido estar con la gente en cuyos rostros se manifiesta el espíritu de Monseñor Romero. Ya todo el pueblo le consideraba santo, pero ha sido muy especial la oficialización. Lo bueno ha sido encontrarme con tanta gente, con tanta pastoral, con tanta Iglesia comprometida.

¿Cuántos años estuviste viviendo allí?

Desde el 83, veinticinco. Hasta el 2006. Los años siguientes he ido por meses.

Estuviste en la época más convulsa.

Toda la guerra, sí. Me tocó lo duro. Había comenzado en el 81.

¿Tuviste problemas con las autoridades? Con la derecha, imagino.

Sí, pero allí todo el mundo los tiene. Es normal. El que se compromete socialmente, ya está señalado. Hay que saber sobrevivir.

Pero me contabas que estuviste hasta impedido.

Lógicamente. A mí me tocó lo de las repoblaciones y era durante la guerra.

¿Qué es lo de las repoblaciones?

La gente que estaba en los refugios (el de Mesa Grande, por ejemplo, en Honduras; también en los seminarios había muchos refugiados) volvía a sus terrenos de origen con nuestra ayuda, desde las parroquias. Estando todo militarizado, claro, por la guerra, yo tenía que pasar hasta cuatro retenes militares para poder atender a la gente, acceder a las repoblaciones. Iba con todos los papeles certificados por el arzobispo, pero aún así pasar por los retenes era de fuerza mayor. La gente de las repoblaciones eran familiares de los que estaban en las guerrillas. Por eso los militares no les querían: sabían que apoyaban las guerrillas. Fueron años difíciles, hasta el 89, que fue la última ofensiva.

¿Estuviste en la parroquia de Rutilio Grande?

Sí, seis meses. Yo iba para apoyar, durante dos años, un proyecto de niños de la calle, y le dije al arzobispo que no podía tener parroquia. La parroquia la tengo en Madrid, en Vallecas. Pero me pidió por favor que fuera allí medio año, a Rutilio. Luego me vine a España, porque estaba mi hermana enferma, pero fue muy bonito.

¿Sigue viva la memoria de Rutilio?

Sigue muy viva. No sólo en la comunidad que lleva su nombre, sino que en otras es la principal inspiración. Incluso para grupos de desarrollo y promoción que no son de Iglesia. Su semilla está en todas partes.

¿Le van a beatificar?

Allí siempre se dice que no hay Romero sin Rutilio, y el Papa no se va a olvidar. Yo creo que sí.

¿Tanto influyó Rutilio en Romero?

Primero, porque eran muy amigos. Pero al margen del aprecio, Romero admiraba a Rutilio porque era el más preparado que había en la diócesis. Era rector del seminario, educaba a los sacerdotes. Vino a Bélgica, a hacerse la licenciatura en Lovaina. Después estuvo en Ecuador… Entonces, todo el proyecto de Medellín y de Vaticano II, que se concretó en América, Rutilio Grande lo comprendió como nadie. Cuando ya pasó a El Salvador, ya era alguien fundamental.

¿La muerte de Rutilio fue la que hizo cambiar a Romero?

Le hizo implicarse más. Por ejemplo, cuando los periodistas le preguntaban si era cierto que se convirtió con la muerte de Rutilio, él dijo aquello de «lo cierto es que vi más claro». Tuvo que ser un cambio brutal. J. Cortina dice que, aquella noche que estuvieron ante el cadáver de Rutilio, Romero no paró de llorar. «¿Qué te han hecho, Rutilio?». También dijo que, hasta que no se aclarase lo de la muerte de Rutilio, él no iba a participar en nada oficial con el gobierno. Y lo cumplió, y es cuando se fue comprometiendo más.

Después llegaron sus gestos proféticos, como el de la misa única, en contra del nuncio y de todos los obispos, con las comunidades, los sacerdotes y las religiosas. No sé si ahí, el compromiso de Romero, que iba en la línea del de Rutilio, superó al de Rutilio.

¿Ese compromiso le llevó a la muerte?

Sí, pero él lo sabía. Tenía claro que para eso estaba. No tenia miedo. Él no iba a abandonar a su pueblo en ninguna circunstancia. «Si me matan, ya resucitaré», decía siempre.

Fue un profeta y un abanderado de la justicia: si le mataron, fue porque denunciaba desde el lado de los oprimidos.

Por supuesto. Yo considero que, por eso, es un santo de hoy. No es el santo tradicional, es un profeta del Vaticano II, un activista político.

Hace unos años sería impensable hablar de un santo con estas cualidades nuevas. De hecho, a nivel de jerarquía se le quiso tapar. Ni se le nombraba.

Tengo en mi cuarto una acuarela que me hizo una pintora a partir de las fotografías que yo tengo de la tumba donde estaba antes Romero. Recuerdo que siempre estaba llena de flores, de gente y de velas. De tanta gente que iba, hubo que taparlo y lo metieron abajo, en la cripta. Lo escondieron en un rincón y a la gente le pareció una barbaridad. Tantas quejas hubo, que volvieron a cambiarle, ¡y no sé cuántas otras veces le han cambiado ya! Ahora está en un sitio digno pero pretendieron cerrarle, pretendieron que no se pudiera acceder a él.

Entonces, en ese sentido su beatificación es significativa. ¿Se corresponde con la nueva vía de la Iglesia?

Claro. La beatificación de Romero, la introducción de la de Hélder Câmara y todos los reconocimientos que van por ese camino.

¿Se empiezan a reconocer los que hasta ahora eran los «heterodoxos»?

Exacto: es gracias a Francisco. Hasta ahora, eran los herejes. La lógica de este Papa, que retoma la línea del Vaticano II, les considera líderes religiosos incluso para las otras Iglesias, no sólo la católica. Hay muchos pastores que le reconocen. Romero ha superado el círculo de lo católico y este Papa, que es muy ecuménico y populista, lo sabe, aunque la jerarquía no lo reconozca.

¿Por qué se quiere domesticar su figura? ¿Hay un intento, por parte de la jerarquía, de suprimir las aristas de Romero; hacer que no sea tan político y justiciero?

Todos intentamos domesticarlo todo, para no temerlo. «¡Romero es nuestro!», se dice. Y, bueno, será de todos. La Iglesia nunca ha querido que le quiten a Romero, porque lo politizarían. ¡Si Romero puede ser de todo el mundo! Abanderando la libertad.

Si de alguien fue primero, fue del pueblo, porque ha sido el que ha defendido su memoria hasta ahora, mientras la Iglesia oficial no quería saber nada de él.

De hecho, a todos los que promovíamos su memoria nos tenían apartados. De Romero no se podía hablar mucho. Ahora, me alegro mucho de que existan todos estos grupos: la Fundación Romero, el Comité Monseñor Romero de El Salvador… Instituciones populares que mantienen muy bien su memoria y su enseñanza. A la luz de los cambios en la actualidad, su vida es un ejemplo universal. No sólo en El Salvador, sino en todo el mundo.

San Romero de América, que decía Casaldáliga. De toda América…

Toda. Casaldáliga, aunque aquí a España no venía, iba todos los años a El Salvador, mientras la guerra. Nos veíamos siempre, en la parroquia. Y ese poema es tan bonito… Cuando él venía, siempre teníamos que hacerle un homenaje a Romero. Casaldáliga siempre lo recordaba, y nos animaba mucho. ¡Es que hasta los pastores de la Iglesia bautista han dedicado actos a Romero! Me acuerdo de su cuadro de Romero, muy grande y muy bonito. Celebrar a Monseñor Romero siempre implica flores y corridos (que son canciones) que le dedican… Sin embargo, en la Iglesia oficial apenas había cantos. Para oírlas había que ir a las liturgias paralelas: las vigilias populares, que eran increíbles.

¿Siguen funcionando paralelamente esas dos Iglesias?

Sí, pero se acaban encontrando… Yo, por ejemplo, he estado de párroco oficial en tres parroquias, pero estaba con los otros. Por eso, para actos oficiales y tal, no me podían decir que no, aunque quisieran. Siempre hay trasvase.

¿Por qué es el pueblo el que recuerda fundamentalmente a Romero? ¿Por qué le hizo santo desde siempre?

Cuando yo le preguntaba a la gente quién es Monseñor Romero, respondían que un profeta, porque dijo la verdad defendiendo a los pobres. Estuvo cerca del pueblo, ¿cómo no van a quererle! Para ellos, yo de verdad creo que es la expresión de la fe en Jesús. Por ejemplo, Medardo Gómez, el obispo luterano, siempre lo dice: «Monseñor Romero me ha ayudado a conocer más a Jesús, y el Evangelio me ha ayudado más a conocer a Monseñor Romero». Es muy bonito.

¿Esa memoria ha penetrado también en el clero de la jerarquía salvadoreña?

Ay, yo no sé. Ahora todos son romeristas, pero no sé si profundamente. En la beatificación hemos estado miles y miles, pero sólo unos cuantos han acompañado, como él, a las comunidades. Otros cuantos, han apoyado un poquito, y otros cuantos habían estado en contra… Ahora, como ya es santo, todos estamos de su parte… Pero eso no funciona así. Lo que falta, para mí, es que lo pongamos en práctica. La enseñanza de Romero es muy grande y hay que seguir su ejemplo. Renovó, me atrevo a decir, la Doctrina Social de la Iglesia. Acompañando como Iglesia a las organizaciones populares en lo que él llamaba «pastoral de acompañamiento». Es posible, en ese sentido, que nos vayamos abriendo a Romero más y más.

¿A la primavera de Francisco le está costando entrar en El Salvador?

No, porque Monseñor Romero es una puerta muy bonita por la que Francisco ha entrado. Es un pueblo auténticamente creyente y su organización, más que católica, es eclesial, ecuménica. Romero, en El Salvador, está por todas partes. No sólo en una plaquita que diga que ahí estuvo. Lo que antes eran paredes ahora, que ya es oficial, son carteles.

¿La UCA, Ellacuría… también siguen ahí?

Sí. Tenían mucha fuerza porque estaban muy unidos a Romero: Ellacuría, J. Sobrino… Se apoyaban muchísimo.

¿Romero transformaba pastoralmente los conceptos intelectuales que venían de la UCA?

En cierta manera, él tenía a Ellacuría y a Jon Sobrino de asesores. Jon Sobrino fue el que le hizo, por ejemplo, el discurso al recibir el doctorado Honoris Causa en Bélgica. Pero Sobrino siempre dice que les superaba a todos en su cercanía a las víctimas. Siempre un montón de gente le pedía cosas, y él les escuchaba. A las madres de los desaparecidos y de los presos políticos… La gente le sentía muy cerca. Por eso en los dibujos siempre sale rodeado de gente y por eso, ciertamente, está resucitando en los salvadoreños. La gente tiene mucho ánimo; tiene un gran deseo de trabajar por el cambio y de hacer una sociedad nueva. Esa es la enseñanza y el ejemplo de Romero.

¿Será santo pronto, entonces?

Creo que sí. El Papa está empeñado y la gente, pidiéndoselo. Da igual que haya o no milagro, se trata de una aclamación. «¡Han hecho beato al santo!,» dice la gente. Desde siempre el pueblo le ha considerado santo.

¿Cuántos años llevas en España, desde que volviste?

Seis, o por ahí.

Estás de párroco en un barrio popular de Vallecas. ¿También ves que en España esté calando la primavera de Francisco?

Yo creo que está calando, pero poco a poco. La jerarquía tiene un poco de resistencia. Lo del Papa Francisco es demasiado nuevo, aunque es el Evangelio: ¡no es tan nuevo! Pero el Vaticano II no se aplicó mucho y nos acostumbramos a otra cosa. Al clero y a los obispos les ha pillado con el pie cambiado. La gente sencilla sí que lo nota: les alegra entenderle. Sólo falta que la jerarquía acompañe en esto a la gente, desde el Evangelio. No estamos acostumbramos a que la gente participe, y para ayudarla tenemos que renovarnos nosotros.

¿Pero los curas jóvenes van a ser capaces de hacer ese cambio de chip?

No sé. Lo veo un poco difícil.

Han sido educados para ser funcionarios…

Aunque ya sabes que lo de la conversión… que todo es posible para Dios…, creo que tendríamos que ayudarles un poco. A ver cómo lo hacemos. Tenemos que convertirnos todos, no sólo los jóvenes, pero es verdad que a ellos va a resultarles más difícil. El problema que yo veo es lo que ha dicho el Papa: el clericalismo en la Iglesia. Somos muy clericales. ¡Es un problemón! Porque mientras no llegue el desclericalizador que la desclericalice… las costumbre va a seguir ahí.

¿Haría falta una especie de curso de actualización para toda esta gente? Que pasaran por el instituto de pastoral, no sé. Como se hizo después del Concilio.

Exacto. Hace falta una puesta al día. Hay que permitir lo que hasta ahora no se ha hecho: cambiar el talante del ministerio presbiteral con más sencillez y más humildad. Porque, encima de lo muy clericales que somos, pensamos que tenemos toda la verdad. Nuestra cuadrícula está demasiado clara: tenemos que tener más humildad. Dejar hablar a la gente y caminar juntos. Cuando Pagola habla de vivir más el Evangelio entre todos, se basa en esto.

Tenemos que caminar mucho. Nosotros, en ese sentido, estamos intentando trabajar en la animación bíblica: un blog para acercar más la Biblia a la gente con Paco Soto.

Paco Soto es un sacerdote de Granada, compañero tuyo en El Salvador.

Exacto. Nos parece que tenemos que hacer este trabajo desde la Palabra de Dios, aunque sea despacito.

¿Pero sois capaces los curas de creer a fondo perdido en los laicos? De corresponsabilizarles de verdad.

Nos cuesta. Porque hemos sido educados clericalmente: el cura es el que manda y el que lo sabe todo. Tampoco es nada nuevo: ya nos lo pedía el Vaticano II: que lo nuestro era aervir al Pueblo de Dios. Pero nos sigue costando. Habrá que comenzar desde la base. Construir el Evangelio desde abajo, aunque sea poco a poco.

Es que vocaciones no hay.

Sí, vamos al barranco! Si no hubiera laicos… esto sería un suicidio. Con el Papa Francisco, por lo menos, hay alivio: se empieza a construir algo. La Iglesia de Jesús está surgiendo desde abajo, desde los laicos. No sé, yo soy de la media botella llena. Pero estamos educados de otra forma y nos va a costar. La Iglesia humilde del Vaticano II sigue sin estar construida.

¿Por qué te llaman ‘el cura de Podemos’?

Eso se le ocurrió al de Vida Nueva, cuando me hicieron una entrevista por tfno. Claro! Pusieron lo que quisieron, sin enviarme antes el borrados; le mandé enseguida una carta quejándome y se disculparon, pero ya no había remedio…me señalaron con esa entrevista. Lo que pasa es que yo estoy en el Círculo de Espiritualidad. Este domingo tenemos reunión y, después, el día 4 de julio, hacemos un retiro. Es curioso porque no sólo haya católicos: hay de otras confesiones, agnósticos y ateos que quieren vivir y profundizar en esa espiritualidad que todos tenemos como personas. Hay una unión humanista muy fuerte. Un retiro todo el día, ¡hoy por hoy! Pues sí.

¿Vais a rezar de verdad?

Claro. Es un concepto novedoso el del Círculo. Pero «se puede». Aunque no sabemos si Podemos lo va a asumir. Yo creo que sí, porque están muy empeñados en este área en la que los otros partidos nunca se han metido. Que lo espiritual sea algo, además de profundo, motivador de cambio social, es una cosa nueva. Y Podemos, por lo menos, no ha dicho que no, como el resto de partidos.

¿Por qué hay miedo a Podemos? ¿Se ha fomentado desde la derecha?

Cambia la cuestión, pero es lo mismo que decíamos antes: Podemos asusta porque es nuevo. Han hecho toda una propaganda para que asuste. Dicen que son los que van a desestabilizar, y la población les teme, por ignorancia. Tampoco saben lo que es el Círculo de Espiritualidad. Cuando hablo de él con algunos curas, se asustan, les resulta algo nuevo…

Suena a diablo.

Con cuernos y todo! ¡Una cosa que es ridícula!

 Y no digamos a los obispos…

Todavía no he podido hablar de esto con el arzobispo, pero ya hablaremos.

¿Cómo está la Iglesia de Madrid? ¿Estamos en cambio o seguimos sin dejar la etapa de Rouco? ¿Se están intentando ensamblar las distintas sensibilidades, en vez de restar?

Espero que sí. Ya he dicho antes que tengo esperanza y con Osoro creo que sí se puede. Él ha dicho que todos podemos participar y ojalá lo ponga en práctica. No sé cuándo va a comenzar, pero sí que me gustaría hablar con él sobre este punto.

¿Sobre el plan de pastoral?

Sí, también. Era uno de los tres puntos que yo tenía en la carta que le escribí. Lo del plan pastoral, lo de la Biblia -aquí en la diócesis no hay animación bíblica organizada, como sí lo en otras diócesis, Vitoria, Santander, Barcelona…-y lo de la espiritualidad. Asunto que no es que sea ecuménico, sino ‘macroecuménico’. Como los trabajos de Casaldáliga. Creo que tenemos ahora que estar ahí presentes. Antes de las religiones, está la espiritualidad, que es lo fundamental. Tenemos que estar ahí. En la diócesis de Madrid, espero que vayamos dando pasos. De momento no lo estoy viendo… Vamos a esperar.

No sólo en casos concretos, sino en general, la Iglesia debería estar atenta a todos estos movimientos que están naciendo, que vienen del pueblo.

Claro, por eso estoy yo ahí. Hay que aportar un poco. Al menos estar presente, escuchar, poner atención, sintonizar. Porque ahí hay gente muy interesante y buena que tiene un deseo muy grande de hacer cambio sociales de forma nueva, relacionando la fe con la transformación política.

Es lo que dice la Doctrina Social de la Iglesia.

No es ninguna cosa del otro mundo, pero hay que ponerlo en práctica. Se deja como doctrina, como teoría… pues qué bien, pero idealizándola no sirve para nada. El problema viene con el cómo ponerla en práctica.

Claro. A ti te han criticado por eso, por tomar esa opción.

Sí. Un batacazo.

¿Mucho?

Bah, estoy curado de espanto. Yo ya vengo muy criticado. Todos los años de guerra y posguerra en El Salvador… Fíjate tú: uno se acostumbra.

Una de las cosas que busca Podemos es que la carga de la crisis no recaiga sólo en los empobrecidos. Eso es también una reivindicación de la Iglesia en el último documento de la Conferencia Episcopal, La Iglesia servidora de los pobres. ¿Es un deber?

Claro. Es el deber básico de la Doctrina Social de la Iglesia. Tenemos que ser responsables y promover esa igualdad en la práctica. También me parece importante que al cristiano se le ayude a crecer. A comprometerse. Si no proyectamos nuestra fe en la sociedad, no seremos útiles, por mucho que nos hayamos educado en el cristianismo. Los cristianos debemos proyectar nuestra fe en la vida social y en la política. Es la doctrina de Cristo, no estoy diciendo nada nuevo. En este sentido, Monseñor Romero es un buen ejemplo. Es un modelo a seguir muy bonito. Si le tenemos de referencia, nos ayudará.

¿Te ilusiona la idea de tener como alcaldesa a Manuela Carmena?

Sí, la he estado escuchando y es una maravilla. Con sentido común, que es el menos común de los sentidos, inteligente, honrada y consecuente. Dice las cosas claras. La he comparado con José Mujica: son parecidos, yo creo. Él ha dicho que el mundo ni se divide por razas ni por sexos sino por comprometidos y no comprometidos. Eso nos puede pasar a los cristianos y aplicárnoslo… Si queremos poner en práctica el Reino de Dios, tiene que haber un compromiso, una acción.

Claro, también haría falta una educación de los laicos que no hemos hecho. Hay mucha gente en las comunidades cristianas que sí está formada pero, en general, falta educación en las parroquias. Una educación básica en la escritura, por ejemplo. Este año nosotros hemos empezado la introducción al Antiguo Testamento, porque nadie quería hincarle el diente. También hace falta formar en Doctrina Social de la Iglesia… no hay, ni para los laicos ni para los curas. Deberíamos tener más humildad y empezar a formarnos a fondo, ayudándonos los unos a los otros. Es lo que pienso hablar con el arzobispo cuando pueda verle.

Suerte con el encuentro. Ha sido un placer, muchas gracias.

A vosotros, porque me parece que lo que hacéis en Religión Digital llega mucho y está creando, también, esa conciencia que nos hace falta. Información y formación para refrescar la Iglesia y comprometernos con el Evangelio.

Otros titulares:

-Yo tenía que pasar por montones de retenes militares para ayudar a las gentes de las repoblaciones

-El gesto de Romero de la misa única en toda la diócesis fue muy profético

-Romero sabía que le iban a matar, pero seguía fiel a su compromiso

-Siempre que Casaldáliga nos visitaba en El Salvador, hacíamos un homenaje precioso a Romero

-Romero tenía de asesores a Ellacuría y Jon Sobrino, pero siempre les sorprendía por su creatividad y concreción, estaba muy cerca de la gente y era más pastoralista que ellos…Ellos siempre lo reconocían…que les sobrepasaba…

-La gente sencilla sí que nota a Francisco; les alegra entenderle porque habla claro..

-La Iglesia es muy clerical, y hay que cambiarla

-Nos han enseñado que sólo el cura sabe, y ahora nos cuesta delegar en el laicado

-Me llaman ‘el cura de Podemos’ porque pertenezco al Círculo de Espiritualidad

-En las parroquias falta educación básica en Biblia y en Doctrina Social de la Iglesia

Caminar en el Espíritu para Colaborar en Armonía

Por  Fray Alfredo Quintero Campoy

En este segundo domingo del tiempo ordinario se nos invita a reconocer el don o los dones que nos han sido comunicados.

Una de las más grandes dificultades que atravesamos, en nuestra frágil humanidad, es la fuerte tentación de ser reconocidos, aplaudidos o estar por encima de los demás, olvidando la belleza de la armonía e integración de los otros desde nuestra propia identidad.

Muchas veces buscamos la felicidad en el prevalecer sobre los demás, olvidando o descuidando nuestra propia identidad en nuestra estructura personal que nos constituye.

Muchas veces combatimos y peleamos con los demás, olvidando lo más importante: ser nosotros y dejar ser al otro con sumo respeto, promoviendo o facilitando una integración, que se revela fuerte en conjunto, con una imagen de rostro que involucra a todos y donde todos estamos incluidos, en la variedad de las personalidades e individualidades.

Nos complicamos mucho la vida cuando no somos capaces de gestar comunión. Como bautizados, tenemos una naturaleza de comunión que late en nosotros por la misma realidad de ser vida en el Espíritu de Dios.

Ciertamente debemos trabajar mucho nuestra débil humanidad, la cual nos impulsa constantemente, en su fragilidad, a buscar la competencia con la intención de estar sobre el otro o eliminarlo, en lugar de integrarlo y fortalecernos para avanzar más y mejor en todo. .

El espíritu es pronto, esta ahí, pero nuestra voluntad es la gran herramienta de conducción para unirnos con los demás y ser cada uno un nosotros. Somos Iglesia , somos Familia y somos Sociedad.

Así lo revela Jesús en el evangelio de Juan de este domingo, donde aparece María, Jesús y los discípulos como invitados a una boda. Ellos se integran a la celebración de vida festiva. Ante la dificultad vital de ese momento de no tener más vino para seguir en clima de fiesta en el amor esponsal. Ellos, María y Jesús, interviene haciendo lo que ellos pueden ayudar con la colaboración de los sirvientes disponiendo las tinajas como corresponde. Se realiza ese milagro de tener un vino exquisito, reconocido por el mismo encargado de la fiesta.

Con nuestros dones podemos ayudar a facilitar a muchos a resolver y no dificultar. Involucrarnos como parte de la vida de los demás cuando hemos sido invitados a estar ahí. Eso revela la gran fraternidad de la cual Jesús no dejara de estar insistiendo de los diferentes momentos de encuentro: con Zaqueo: este hijo de Abraham, por lo tanto, hermano de la misma raza; ámense los unos a los otros como yo los he amado; los envío de dos en dos porque así los llamó desde el principio: llamo a Simón Pedro y a su hermano Andrés.

Podemos afirmar, por lo dicho anteriormente, que el gran artífice de nuestra fraternidad es el Espíritu de Dios, que late en todos los bautizados; que nos identifica como hermanos y equivale a decir, que el Espíritu de Dios es como la sangre de los hermanos de unos mismos Padres, que está en los hermanos biológicos, y qué de manera parecida, el Espíritu de Dios está en todos los bautizados, siendo un solo Dios Padre, un solo Redentor(Jesús) y un solo dador de vida (Espíritu Santo).

De ahí que este vino, manifiesto por Jesús en las bodas de Caná, será también signo del vino tomado por Jesús en el cáliz de la última cena, para ser su sangre en todos los bautizados para seguir teniendo vida eterna y divina en Él.

Ante la reapertura del caso Jesuítas

José María Tojeira: «No queremos que el caso jesuitas sea el único en el que se busque justicia. Hay casos más graves, como la masacre de el Mozote»

Mártires de la UCA
Mártires de la UCA

«Desde el primer día del asesinato de los jesuitas y sus dos colaboradoras, los jesuitas dijimos que queríamos justicia y no venganza»

«El Gobierno y las instituciones judiciales bajo su control se ven más interesados en hacer propaganda de sí mismos que en hacer justicia»

«Darle seguimiento al caso “masacre de la UCA” en los próximos meses no será fácil y podrá verse envuelto en manipulaciones y ataques contra personas que rebasen el ámbito judicial»

«Pero merece la pena seguir en esta lucha a favor de la verdad, de la ampliación de la justicia y la reparación a víctimas en peor estado que quienes fuimos golpeados por el asesinato de nuestros compañeros y amigos»

Por| José María Tojeira sj

El hecho de que el caso de la masacre de la UCA se reabra es coherente con la legislación salvadoreña y con los deseos de justicia tanto de las víctimas como de la mayoría de la población. Participar como querellantes es importante para asegurar el debido proceso y para insistir en la apertura y adecuado desarrollo de muchos otros casos que permanecen pendientes o estancados, como el del Mozote y otras masacres.

Sin embargo, el contexto político y judicial salvadoreño es hoy más complejo que en otros momentos. Tenemos una Sala de lo Constitucional básicamente impuesta desde el poder ejecutivo, previa una destitución inconstitucional de la anterior Sala. El propio Presidente de la Sala, que es además Presidente de la Corte Suprema, ha tratado de denigrar a la Compañía de Jesús afirmando que los jesuitas no parecen tener mucho interés en la justicia, dadas las medidas de gracia que hemos pedido para un coronel condenado en El Salvador a treinta años de cárcel por su participación en la masacre. La seriedad de la justicia es muy relativa, dado que el propio Presidente de la Corte Suprema miente con respecto a la medida de gracia que solicitamos. Poner algunas cosas en contexto se hace necesario.

Mártires de la UCA. Jardín de las rosas
Mártires de la UCA. Jardín de las rosas

Hace ya más de un año la Sala de lo Penal de la Corte Suprema salvadoreña dio una sentencia a todas luces ilegal, dando legitimidad a un sobreseimiento de los acusados como autores intelectuales de la masacre de la UCA. La reacción de la UCA fue presentar en la Fiscalía una acusación de prevaricato contra los dos magistrados de la Sala Penal que firmaron la sentencia. La Fiscalía no ha dado curso a la acusación, a pesar de la evidencia de los hechos. Pero recientemente presentó un amparo constitucional contra la dicha sentencia de la Sala de lo Penal que fue aceptada.

La Sala de lo Constitucional aceptó la demanda, anuló la sentencia de la otra Sala por inconstitucional y le ordenó dar una nueva sentencia en el plazo de 10 días. Distintos funcionarios de Gobierno han repetido sistemáticamente que ahora sí se va a hacer justicia después de 30 años. El discurso entusiasta choca directamente con las dificultades que de parte del Ejecutivo y del sistema judicial se le está poniendo al caso emblemático de la masacre del Mozote, donde fueron asesinados aproximadamente mil campesinos en 1981. Tampoco hay actividad respecto a los casos mencionados por la Comisión de la Verdad en 1993, o respecto a otros muchos casos de graves violaciones de Derechos Humanos, entre ellos cerca de 70 casos presentados en la Fiscalía por el Instituto de Derechos Humanos de la UCA.

En la actualidad, cuando el Fiscal General habla de cazar como animales a los que se comportan como animales, y cuando desde el Gobierno se habla de mano dura contra los delincuentes mientras se negocia con el crimen organizado, o se persigue a los críticos de la actual situación, se acrecienta la complejidad de la reapertura de la masacre de la UCA. La Universidad ha manifestado que lamenta el poco diálogo con las víctimas a la hora de iniciar este tipo de procesos y que se mantiene vigilante sobre el desarrollo del proceso en el que es querellante.

Mártires UCA
Mártires UCA

Su posición tiene lógica en el contexto actual, en el que el Gobierno y las instituciones judiciales bajo su control se ven más interesados en hacer propaganda de sí mismos que en hacer justicia. A ello se añade el irrespeto habitual a los derechos de los detenidos, a quienes con frecuencia se les exhibe cruelmente como culpables antes de ser juzgados, violando claramente el derecho a la presunción de inocencia, o se les niega arbitrariamente medidas sustitutivas de cárcel durante el proceso.

Desde el primer día del asesinato de los jesuitas y sus dos colaboradoras, los jesuitas dijimos que queríamos justicia y no venganza. Mucho menos se querrá 30 años después que lo que domine en la actualidad sea la propaganda hipócrita en el campo de la justicia, el olvido de casos igual o más graves que el asesinato de los jesuitas, y el maltrato vengativo contra algunos de los acusados.

En un artículo publicado recientemente en un periódico salvadoreño escribí lo siguiente:

“…La presunción de inocencia y el enjuiciamiento en libertad deben ser respetados en la gran mayoría de los casos. No queremos que el caso jesuitas sea el único en el que se busque justicia. Hay casos más graves, como la masacre de el Mozote, y ciertamente (y al menos) todos los casos expuestos por la Comisión de la Verdad debían estar abiertos simultáneamente, aunque a la hora de la sentencia hubiera distintos tiempos y resultados”.Los jesuitas de la UCA

Lo que no se puede es elegir un solo caso y hacerse los sordos con los demás. Desde hace tiempo venimos insistiendo en una ley de justicia transicional que permita juzgar estos casos acaecidos hace 30 años o más, respetando y reparando a las víctimas y buscando medidas de reconciliación. A los diputados del actual Gobierno y de gobiernos anteriores les hemos recordado repetidas veces las palabras de Ban Ki Moon pronunciadas en 2011 ante el Consejo de Seguridad de la ONU  insistiendo en la importancia de las leyes de justicia transicional para “afrontar un legado de abusos a gran escala del pasado, para asegurar responsabilidad, rendir justicia y lograr reconciliación”. La Comisión legislativa encargada de esos temas, en respuesta, ha dicho que no va a dialogar con las víctimas y, mucho menos con quienes las defienden legalmente.

¿Debemos alegrarnos por la reapertura del caso jesuitas? Más que hablar de alegría, hay que hablar de comprometerse con el desarrollo de la justicia frente a los graves crímenes del pasado. La reapertura del caso jesuitas es sin duda una oportunidad para presionar al Gobierno actual y a sus instituciones judiciales excesivamente dependientes del mismo en favor de un cambio verdadero a favor de una justicia de transición que afronte lo más ampliamente posible los “legados de abusos en gran escala” cometidos en el país.

La tendencia internacional de los derechos humanos insiste en que las leyes de justicia transicional garanticen el establecimiento de la verdad de los hechos, ofrezcan reparación a las víctimas y a sus descendientes, hagan justicia y busquen caminos de reconciliación.

José María Tojeira

Lamentablemente ese no es el contexto actual de la justicia salvadoreña, muy afectada por presiones políticas y propagandísticas. Darle seguimiento al caso “masacre de la UCA” en los próximos meses no será fácil y podrá verse envuelto en manipulaciones y ataques contra personas que rebasen el ámbito judicial. Pero merece la pena seguir en esta lucha a favor de la verdad, de la ampliación de la justicia y la reparación a víctimas en peor estado que quienes fuimos golpeados por el asesinato de nuestros compañeros y amigos y, en suma, a favor de la reconciliación de un país que tiene la necesidad de crecer en fraternidad y acuerdos de construcción de futuro solidario con todos. 

Agente de pastoral hondureño asesinado

La Iglesia en América Latina condena asesinato en Honduras de líder indígena y agente pastoral

Pablo Isabel Hernández se dirigía a su comunidad a “celebrar la palabra” cuando cayó a manos de sus verdugos

El agente eclesial fue asesinado camino a su comunidad

El asesinato de Pablo Isabel Hernández, líder indígena, defensor de derechos humanos y agente pastoral, ocurrida este 09 de enero, ha causado indignación en todo el ámbito eclesial latinoamericano.


Pablo, según informaron el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) y a Red Eclesial Ecológica Mesoamericana (Remam) en un comunicado, “la mañana del domingo se dirigía a la comunidad donde iba a realizar una celebración de la Palabra”.

Unos sujetos, sin mediar palabra, lo asesinaron disparándole por la espalda, en el municipio de San Marcos de Caiquín, departamento de Lempira.

Un hombre fiel a Dios

El líder de la etnia indígena lenca se desempeñaba como agente pastoral y además era presidente de la Red de Agroecólogos de la Biósfera Cacique Lempira, impulsor de la Universidad Indígena y de los Pueblos y Alcalde Mayor de La Auxiliaría de La Vara Alta de Caiquín, en el departamento de Lempira.

“Pablo era un hombre de Dios, que amaba a su familia, amaba a los suyos y respetaba y hacía respetar la ‘Casa Común’”, indicaron desde el Celam y Remam.

Asimismo han expresado sus condolencias a familiares al tiempo que “exigimos a las autoridades competentes el pronto esclarecimiento de este vil crimen, así como el sometimiento a la justicia penal de los responsables”.

Por una Iglesia más sinodal

Por una Iglesia en que los laicos y las mujeres puedan acceder al vicariato

"Hay que escuchar la demanda de una Iglesia más cercana al estilo y opciones de Jesús"
«Hay que escuchar la demanda de una Iglesia más cercana al estilo y opciones de Jesús»

En el encuentro en Biblao impulsado por el colectivo cristiano Berpiztu se manifestó el deseo de que la Iglesia en Bizkaia recupere dosis de audacia y creatividad en este camino de transformación eclesial, tan necesaria en estos tiempos y latitudes

Debemos conocer de primera mano experiencias novedosas que se están dando en otros lugares y ponerse a la escucha de la demanda de una Iglesia más cercana al estilo y opciones de Jesús de Nazaret

Acogidos por la comunidad de Ibarrekolanda y reunidos con cristianos y cristianas venidos de otros lugares de la diócesis, hemos sido informados con detenimiento de las experiencias de este tipo que se dan en iglesias de Europa Occidental y América Latina

Por| Eduardo Escobés

Hace unos días, el 14 de diciembre, el colectivo cristiano Berpiztu desarrollaba en Bilbao el encuentro titulado “¿Por qué en nuestra diócesis no pueden ser vicarios los laicos y las mujeres?”. En él participaron casi medio centenar de personas de diferentes asociaciones, movimientos, comunidades y parroquias de Bizkaia.

Este encuentro se ha realizado tras una reflexión de Berpiztu sobre el proceso de elección de nuevos vicarios, general y territoriales, que se ha realizado en la diócesis de Bilbao, en el que una vez más se ha mantenido fuera -de las posibilidades de elección- a personas laicas, mujeres y religiosas, y con el deseo de compartir dicha reflexión en abierto con quienes quieren impulsar dinámicas de renovación en nuestra iglesiadiocesana.

En el marco de la pregunta que presidía el encuentro, dialogaron sobre varias experiencias en diócesis de otros países europeos (las de Poitiers y Lausana, Friburgo y Ginebra, entre otras) con iniciativas en las que la organización diocesana ha posibilitado al laicado, mujeres y hombres, asumir responsabilidades asimilables, en la segunda de las iglesias locales, a las de un vicario presbítero. Han sido experiencias que se han realizado sin violentar lo que dictamina el código de derecho canónico, fruto de las posibilidades que da la interpretación abierta y creativa de la norma existente. En el primero de los casos, por situaciones internas o intervenciones desde Roma, se han frustrado o han acabado desapareciendo. En el segundo, se han consolidado y mantenido en el tiempo.

En el encuentro se ha manifestado el deseo de que la Iglesia en Bizkaia recupere dosis de audacia y creatividad en este camino de transformación, tan necesaria en estos tiempos y latitudes, conozca de primera mano experiencias novedosas que se están dando en otros lugares y se ponga a la escucha de la demanda de una Iglesia más cercana al estilo y opciones de Jesús de Nazaret, incluyente y acogedora. Coherente con el actual tiempo sinodal en el que las palabras comunión, participación y misión, lejos de ser expresiones que justifiquen el mantenimiento de una iglesia estática, sean el marco para la búsqueda y el discernimiento sobre nuevas formas de ser iglesia.

Finalmente, como fruto de este espíritu de búsqueda, las personas asistentes al encuentro aprobaron el siguiente comunicado:

El pasado 6 de octubre de 2021, en pleno proceso de elección de vicarios (general y territoriales) el colectivo “Berpiztu” manifestamos nuestra voluntad de “abrir un tiempo de información y diálogo sobre la posibilidad de candidaturas a vicarios, con sus necesarias adaptaciones, también por parte de religiosas, laicas y laicos”. Además de pedir una transparencia en la comunicación de los resultados –que, por desgracia, no hemos visto acogida- informábamos sobre la existencia de diócesis en las que, después de haber realizado el discernimiento correspondiente y solicitado los permisos oportunos, se han abierto candidaturas por parte de bautizados y bautizadas con responsabilidades asimilables a las de vicarios.

Hoy, acogidos por la comunidad de Ibarrekolanda y reunidos con cristianos y cristianas venidos de otros lugares de la diócesis, hemos sido informados con detenimiento de las experiencias de este tipo que se dan en iglesias de Europa Occidental y América Latina. Tras dialogar sobre el asunto, hemos acordado manifestar al obispo, a su equipo de gobierno y a todas las comunidades, movimientos y organizaciones de la Iglesia de Bizkaia que creemos llegado el tiempo de revisar, en clave sinodal, el funcionamiento organizativo de nuestra diócesis, abordando, en primer lugar, la posibilidad de candidaturas a vicarios, con sus necesarias adaptaciones, también por parte de religiosas, laicas y laicos. Y que, ultimado este discernimiento y, debidamente implementado, se debería proceder a la elección de nuevos vicarios u otra figura que sea posible.

Iglesia con futuro

Igualmente, hemos acordado manifestar la necesidad de abrir, en segundo lugar, otro tiempo en el que se recabe la oportuna información y se discierna, también en clave sinodal, sobre la actual reconfiguración de la diócesis en las llamadas “unidades pastorales”, así como sobre los equipos ministeriales, los nombramientos pastorales, el directorio diocesano sobre el laicado con encomienda pastoral, etc.

Finalmente, hemos reafirmado nuestra voluntad de participar activamente en este proceso o en otro igual o de parecido alcance

La ordenación sacerdotal de mujeres

La presidenta de Cáritas Alemania aboga por la ordenación sacerdotal de mujeres

“El debate actual sobre la admisión de mujeres al sacerdocio tal vez pueda llegar a buen puerto”, ha afirmado en una entrevista

“Detecto cierto optimismo”. Esta ha sido la respuesta de la presidenta de Cáritas Alemania, Eva Welskop-Deffaa, al ser preguntada en la ‘Entrevista de la semana’ del canal de radio Bayerischer Rundfunk y recogida por Katholisch, acerca de la posibilidad de ordenación de las mujeres en la Iglesia.



Asimismo, la presidenta de Cáritas ha señalado que le gustaría ver que “se deroga una normativa que realmente ya no es convincente”.

“Llegar a buen puerto”

Welskop-Deffaa ha añadido que, durante su vida, “realmente he llegado a conocer a muchas grandes teólogas“, mujeres que “tienen un carisma espiritual y se sienten llamadas al sacerdocio, y que sufrieron porque esto se les ha negado”.

“Sin embargo”, ha aseverado, “el debate actual sobre la admisión de mujeres al sacerdocio tal vez pueda llegar a buen puerto”.

Las 10 noticias religiosas de 2021:

…las 10 mejores portadas de Vida Nueva

Mujeres en el altar o como catequistas, el freno a las terapias de conversión, la Semana Santa sin procesiones, la renovación de CONFER… 47 números con un ‘top ten’ que no te puedes perder

https://9a3ad98919af78939391ec7b5b76b2b1.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.htmlVida Nueva comenzaba el año con la mirada puesta en las primeras vacunas contra el coronavirus, solo unos días después de la primera inmunización oficial en España. La pandemia o el volcán de La Palma han marcado la vida social, pero hay muchas más historias. Vida Nueva ha publicado 47 números este año, te acercamos, cuando ya toca despedir el año, las 10 portadas imprescindibles de este 2021.



1. Mujeres en el altar, por derecho propio

Portada VN Nº 3207

Vida Nueva llevaba a portada, el 16 de enero a las primeras mujeres que recibían los ministerios de acólitas y lectoras tras la reforma del Derecho canónic0 impulsada por el papa Francisco.

2. Voz y voto

Portada VN Nº 3211

La religiosa javieriana francesa Nathalie Becquart sha sido, junto al agustino español Luis Marín, nombrada subsecretaria del Sínodo de los Obispos el pasado 6 de febrero. Responsable de cuidar del buen funcionamiento de este departamento romano que se encuentra en un lugar preeminente en la agenda de reformas del papa Francisco bajo la guía del cardenal Mario Grech. La religiosa se convertirá en el próximo sínodo de la sinodalidad en ser la primera mujer con derecho a voto.

3. Hermano trans

Portada VN Nº 3212

Transexual y católico. Así se define Lucas Alcázar, portada de Vida Nueva en febrero. Para él, estos dos apellidos que no le molestan porque tiene claro que quiere “ser visible dentro de la Iglesia”, pues “es la única manera de ir cambiando corazones”. “Rezar ha sido un bálsamo en mi proceso de cambio de sexo”, confiesa.

4. La única procesión

Portada VN Nº 3217

La pandemia ha dejado a España, por segundo año consecutivo, una Semana Santa sin procesiones. La situación sanitaria supone, de nuevo, una oportunidad para recogerse ante el mayor misterio de todos. Y hacerlo en silencio, en grupos pequeños. En comunidades familiares que, sin la emoción ante el paso de la procesión que nos sobrecoge, pueden cerrar los ojos y, con los del alma, mirar cara a cara al Dios que nació pobre en un pesebre y murió como un bandido colgado de un madero.

5. La invasión de los hijos De Dios

Portada VN Nº 3224

Ceuta ha vivido una crisis migratoria sin precedentes el pasado mes de mayo. Familias, jóvenes y niños empezaron a deambular por las calles sin rumbo después de que la policía marroquí relajara su presencia en los puestos fronterizos por tierra y por mar, abriendo incluso las puertas de la valla. Se desataba en ese momento una crisis humanitaria como consecuencia de un conflicto político. Ejército, Cruz Roja e Iglesia han salido al quite para devolver la dignidad a unos migrantes arrojados como arma política.

6. Rechazo a las terapias de conversión

Portada VN Nº 3231

La Santa Sede ha desautorizado a ‘Verdad y libertad’, una plataforma civil española vinculada a terapias de conversión para gais. Según publicó en exclusiva Vida Nueva, Roma pidió a los obispos que informen de que estas practicas no cuentan con respaldo eclesial. El Vaticano ha actuado a través de la  Congregación para el Clero, que  ha desautorizado la actividad de ‘Verdad y libertad’, un ente que desde 2013 ofrece lo que presenta, a través de circunloquios para esquivar sanciones administrativas, como un itinerario de esperanza para restaurar las heridas ante lo que denomina Atracción hacia el Mismo Sexo y que se resume con el acrónimo AMS.

7. Los falsos fundadores

Portada VN Nº 3234

El franciscano José Rodríguez Carballo, desde la experiencia que le da trabajar en el observatorio romano que acompaña a los institutos y sociedades de vida apostólica, denunciaba en una entrevista a Vida Nueva que el “fundamentalismo” y “sectarismo” en que en ocasiones caen los nuevos movimientos religiosos “hacen mucho daño a la Vida Consagrada y a la misma Iglesia”.

8. Vocación de alto riesgo

Portada VN Nº 3243

El día del Domund trajo la clausura de la fase previa del sínodo sobre la sinodalidad y una noticia inesperada: la liberación de Gloria Cecilia Narváez Argoty, la monja secuestrada en Mali (África) por un grupo yihadista, vinculado a Al-Qaeda, durante cuatro años, ocho meses y dos días. “Ella tiene muchas virtudes, por eso se gana el cariño de la gente. Eso la llevó incluso a convertirse en la enfermera de otros cautivos y hasta de sus captores. Sus conocimientos en primeros auxilios los puso al servicio de todos, no le importaba si eran guerrilleros, yihadistas o musulmanes, su prioridad era ayudar”; esa misma vocación fue su espada de Damocles, relataba a la revista su hermano Edgar, convencido de que “estos tipos no la dejaban en libertad por eso”.

9. La renovación de CONFER

Portana VN Nº 3246

“Habernos escuchado de tú a tú durante la Asamblea nos ha permitido percibir muchos matices que los simples papeles o programas no necesariamente recogen”, señalaba Jesús Díaz Sariego, OP, nuevo presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), durante la clausura de su XXVII Asamblea General, celebrada en noviembre. Junto a él, en la portada de Vida Nueva, la nueva vicepresidenta, Lourdes Perramon, OSR, que destacó cómo en “estos días hemos oído decir que la CONFER es la casa de todos; yo espero que seamos hogar”.

10. Las cenizas de un volcán

Portada VN Nº 3252

Coincidiendo con la Navidad –y el último número de Vida Nueva del año–, el volcán Cumbre Vieja cesó su actividad en la isla de La Palma. Coincidiendo con esta circunstancia los tres sacerdotes de Los Llanos de Aridane compartieron con ‘Vida Nueva’ cómo afrontan este renacer de las cenizas, en plena Navidad, en pleno año nuevo.

La Buena Noticia de la Epifanía del Señor

Hemos visto salir su estrella

Y venimos a adorarlo

Mt 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: «Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel»».

Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Seguir la estrella

Pagola: «Hay en el ser humano algo que lo llama una y otra vez a la vida y a la esperanza»

Estrella
Estrella

Por José Antonio Pagola

Estamos demasiado acostumbrados al relato de los magos. Por otra parte, hoy apenas tenemos tiempo para detenernos a contemplar despacio las estrellas. Probablemente no es solo un asunto de tiempo. Pertenecemos a una época en la que es más fácil ver la oscuridad de la noche que los puntos luminosos que brillan en medio de cualquier tiniebla.

Sin embargo, no deja de ser conmovedor pensar en aquel escritor cristiano que, al elaborar el relato de los magos, los imaginó en medio de la noche, siguiendo la pequeña luz de una estrella. La narración respira la convicción profunda de los primeros creyentes después de la resurrección. En Jesús se han cumplido las palabras del profeta Isaías: «El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una luz grande. Habitaban en una tierra de sombras, y una luz ha brillado ante sus ojos» (Isaías 9,1).

Sería una ingenuidad pensar que nosotros estamos viviendo una hora especialmente oscura, trágica y angustiosa. ¿No es precisamente esta oscuridad, frustración e impotencia que captamos en estos momentos uno de los rasgos que acompañan casi siempreel caminar del ser humano a lo largo de los siglos?

Basta abrir las páginas de la historia. Sin duda encontramos momentos de luz en que se anuncian grandes liberaciones, se entrevén mundos nuevos, se abren horizontes más humanos. Y luego, ¿qué viene? Revoluciones que crean nuevas esclavitudes, logros que provocan nuevos problemas, ideales que terminan en «soluciones a medias», nobles luchas que acaban en «pactos mediocres». De nuevo las tinieblas.

No es extraño que se nos diga que «ser hombre es muchas veces una experiencia de frustración». Pero no es esa toda la verdad. A pesar de todos los fracasos y frustraciones, el hombre vuelve a recomponerse, vuelve a esperar, vuelve a ponerse en marcha en dirección a algo. Hay en el ser humano algo que lo llama una y otra vez a la vida y a la esperanza. Hay siempre una estrella que vuelve a encenderse.

Para los creyentes, esa estrella conduce siempre a Jesús. El cristiano no cree en cualquier mesianismo. Y por eso no cae tampoco en cualquier desencanto. El mundo no es «un caso desesperado». No está en completa tiniebla. El mundo está orientado hacia su salvación. Dios será un día el fin del exilio y las tinieblas. Luz total. Hoy solo lo vemos en una humilde estrella que nos guía hacia Belén.

Los Reyes Magos existen (1)


Por Enrique Lluch Frechina

Recupero aquí un artículo que escribí hace ocho años en un periódico de la provincia de Valencia. Lo ofrezco en dos partes para recordar a todos que los Reyes Magos existen de verdad:



Desde hace muchos años me ha gustado mucho la fiesta de Reyes Magos. Aunque de pequeño era la ilusión de los regalos, la espera a que girase la cabalgata por la esquina de la placeta Giner y se acercase a la puerta de nuestra casa para que los pajes nos diesen en mano los regalos de sus majestades. Los nervios, el saber que se acercaban, la fiesta que suponía que por primera y única vez en el año alguien de fuera de tu entorno te llevase algo a casa que era para mi, y solo para mi, producía una emoción especial. Sin embargo, esto no es el único motivo que me lleva a amar especialmente este día.

Los tres son iguales

Cuando me fui haciendo mayor fue el componente de igualdad que destilan los Reyes el que comenzó a resultarme atractivo. El sentido teológico de la adoración de los reyes –todo el universo adora al Dios hecho hombre– ha llevado a que desde el principio de la cristiandad hayan sido representados como personas de distintas razas (normalmente de raza blanca, de raza negra y de raza oriental).

Además, son tres y no uno, todos en un mismo nivel, los tres son reyes, no hay ninguno por encima del otro, no hay jerarquía, los tres son iguales. El mensaje es claro y meridiano, somos seres relacionales y por ello necesitamos a los otros para vivir. Nadie es más que el otro, todos somos iguales y no podemos poner jerarquías entre nosotros. Los niños, suelen tener su preferido, pero no lo pueden elegir porque uno sea más que los otros dos, sino por gustos, por capricho, por exotismo…

Sin embargo, el descubrimiento más bonito que he hecho a lo largo de los años ha sido darme cuenta de que los Reyes Magos existen. Que en contra de lo que dicen algunos, existen de verdad, no son una historia, una mentira o un fraude. Los Reyes Magos hacen que en una sola noche, gran parte de las casas de nuestro país y de otros lugares del mundo se llenen de regalos. Que puedan llegar al mismo tiempo juguetes a niños que están en Galicia, o corbatas a mayores que están en Andalucía o libros a jóvenes que se encuentran en las Islas Canarias.

¿Y donde está la clave? En que somos muchos los que creemos que existen, somos muchos los que queremos que existan y por ello hacemos lo necesario para que se hagan realidad todos los años entre el 5 y el 6 Enero. Mis hijos lo saben desde pequeños, los Reyes Magos pueden llegar a todos los lados no porque haya una especie de embrujo que les permite hacerlo, sino porque tienen un montón de colaboradores secretos que les ayudan a conseguirlo.

Una historia que se repite

Porque hay mucha gente que sabe y que quiere que los Reyes Magos existan y colaboran para que no fallen, para que lleven sus juguetes y sus regalos a todas las casas. Esta es la magia de los Reyes Magos, esto es lo bonito de esta celebración, que tantas personas y tan diferentes estén dispuestas a colaborar en que sus majestades nunca fallen a su cita.

La voluntad de tantas y tantas personas hace que algo que parece irreal, fantasioso o irracional, sea una realidad contrastada año tras año. Que una historia (o leyenda) de hace dos mil años, siga repitiéndose hoy en día.

Cebitepal 2022:

El Centro Bíblico Teológico Pastoral apuesta por una agenda en clave sinodal

Cebitepal 2022
Cebitepal 2022

Cardenales, obispos, sacerdotes, seminaristas, diáconos, religiosos y religiosas, laicos y laicas, jóvenes y mayores. Juntos. Caminando, pero también formándose. La sinodalidad debe hacerse realidad también desde la formación

El Cebitepal, de la mano de importantes instituciones académicas como el Boston College y otras universidades de Brasil, está preparando una agenda de cursos en clave sinodal para todo el Pueblo de Dios

Como novedad, y en visos de que la pandemia se frene, el equipo de formadores del Cebitepal está disponible para ofrecer sus cursos por todo el continente

(Celam).- El centro bíblico teológico pastoral apostará en el 2022 por una agenda en clave sinodal. Cardenales, obispos, sacerdotes, seminaristas, diáconos, religiosos y religiosas, laicos y laicas, jóvenes y mayores. Juntos. Caminando, pero también formándose. La sinodalidad debe hacerse realidad también desde la formación.

Esta es la máxima del Centro Bíblico Teológico Pastoral de América Latina y el Caribe (Cebitepal), que este nuevo año 2022, amén de todos los cursos con los que buscan dar respuestas a las urgencias de los pueblos del continente –consultar en el código QR–, quiere poner el foco en una gran propuesta: la sinodalidad.

De hecho, desde el Centro se insiste en que la sinodalidad no es una novedad del papa Francisco, porque ya uno de los Padres de la Iglesia, Juan Crisóstomo, afirmó que la Iglesia debería llamarse sínodo.

Diplomatura CEBITEPAL
Diplomatura CEBITEPAL

De la mano de importantes instituciones

El Cebitepal, de la mano de importantes instituciones académicas como el Boston College y otras universidades de Brasil, está preparando una agenda de cursos en clave sinodal para todo el Pueblo de Dios.

Precisamente, como el reto principal del Cebitepal continúa siendo responder al magisterio universal, al latinoamericano y al del papa Francisco, y también a las necesidades, urgencias y gritos de los pueblos del continente, la sinodalidad no puede ser un tema más.

“Para que la sinodalidad no sea solo una palabra que se instala, que se hace moda, sino un verdadero proceso de conversión personal y comunitario, es necesario formarnos juntos”, explican a Misión Celam desde el propio Centro, que, al igual que el Centro de Gestión del Conocimiento y el Centro de Programas y Redes de Acción Pastoral, se entroncan en el corazón de la acción del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).Posibilidad de cursos presenciales

Como novedad, y en visos de que la pandemia se frene, el equipo de formadores del Cebitepal está disponible para ofrecer sus cursos por todo el continente.

Aunque la agenda hoy es toda digital, las diócesis, comunidades y conferencias episcopales o regiones que tengan necesidad de formación pueden solicitarlo para que el Cebitepal pueda ayudar allí donde se le demande, ya sea en formación específica sobre sinodalidad o sobre cualquiera de las desafíos finales de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.

Además, el objetivo del Cebitepal es que se puedan retomar pronto los cursos presenciales en la sede de Bogotá.