La buena Noticia del Domingo Fiesta del Corpus Cristi-C

Yo soy el Pan vivo que ha bajado del Cielo

Jn, 51-58

El que me come vivirá por mi

Desde su origen, la Cena del Señor ha sido celebrada por los cristianos para hacer memoria de Jesús, actualizar su presencia viva en medio de nosotros y alimentar nuestra fe en él, en su mensaje y en su vida entregada por nosotros hasta la muerte.

La comida que Jesús repartió significaba la vida que traía para todos. Por eso la Eucaristía abarca toda la existencia: es palabra orientadora en nuestro caminar, es alimento para nuestro desgaste, es clave liberadora de todas nuestras esclavitudes y es derecho de todos los pobres para reclamar: el pan de cada día. La institución de la Eucaristía recoge el testamento de Jesús: “Haced esto en memoria mía”.

El pan y el vino que adoramos son el cuerpo y la sangre de Jesús. Pero de un Jesús que se entrega por todos. Desconocerlo es adorar a un Cristo incompleto
Aunque hoy nos centremos más en el Cuerpo del Señor, ¡No podemos prescindir del Cristo total! Por eso comulgar es aceptar a Cristo, aceptar su estilo de vivir y de relacionarse. No puedo comulgar con el Señor, sino comulgo con su vida, con su cuerpo y con sus hermanos

TESTIGOS DE LA PALABRA

El papa Francisco ha canonizado al sacerdote italiano Cosme Spessotto, conocido como Sante y asesinado en San Juan Nonualco (El Salvador) en el día 14 de junio de 1980 por los Escuadrones de la Muerte, al igual que Rutilio Grande  tres años antes y el que fuera arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero en ese mismo año 1980.

Spessotto nació el 28 de enero de 1923 en Mansuè (Treviso) y fue enviado a Centroamérica como misionero en 1950 y asignado a San Juan Nonualco (El Salvador), donde construyó una iglesia parroquial, talleres para enseñar a los niños un oficio y una escuela parroquial para las clases de primaria, explica el Vaticano en su biografía.

Por su atención a los pobres, el sacerdote italiano, como muchos durante esa época, fue amenazado de muerte por militares y escuadrones.

Fue asesinado el 14 de junio de 1980 mientras, arrodillado en el banco de una iglesia cerca del tabernáculo, tenía la intención de leer la Palabra de Dios. Dos personas, usando pelucas que ocultaban su identidad, entraron en la iglesia y le dispararon con una ametralladora.

El Vaticano explica que el cura «no hizo política» sino que «ejerció su ministerio sacerdotal, tratando de mediar entre las partes en conflicto» y, por lo tanto, es posible identificar como motivo de su muerte el «odium fidei», es decir, el odio a la fe.

 El martirio -añade la Santa Sede- también surge de sus escritos, en los que expresó su disposición a perdonar a sus posibles asesinos. Sabía que estaba en peligro porque había recibido amenazas.

«Los superiores le habían sugerido que regresara a Italia, pero él, impulsado por la caridad pastoral, quería quedarse en El Salvador para no abandonar a su pueblo», se lee en la nota

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

La comunión, fuente de fraternidad
Que la comunión contigo, Señor, nos dé fuerzas
Para crear un mundo de hermanos.
Sin tu vida, nuestra vida está vacía e insatisfecha
Porque un mundo sin Dios
Es una realidad que pierde el sentido del futuro
Acepta, Señor, por un día, por unas horas,
La ofrenda de nuestras calles,
El encanto de nuestras calles engalanadas
La música de nuestros corazones,
Amigo que caminas llevándonos de la mano.
Que la comunión contigo, Señor,
Nos de fuerzas para caminar.
El pan es vida y libertad, es gracia;
El pan es para todos, nos has dicho, Señor.
Ayúdanos a ser, ante nuestros hermanos,
Testimonios vivos de tu presencia
Que, por el anuncio de tu Evangelio,
Hacen posible ese Reino de Dios,
Donde el pan multiplicado y compartido
Llega a todos los necesitados.
.
Isidro Lozano o.c.

Materiales para la Celebración de la

Fiesta del Corpus Cristi

.

PUNTOS-HOMILIA  

“Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”.

Lo que quiere decirnos esta fiesta del Corpus lo podemos estudiar en los libros, pero yo creo que sólo lo vamos a entender de verdad cuando nosotros vivamos una vida parecida a la de Jesús. Es decir: cuando vivamos una vida llena de generosidad y de entrega. Entonces sí que podremos comprender bien esta fiesta. Y eso ¿por qué? Pues porque la Eucaristía es eso: generosidad y entrega. Lo decía Jesús cuando la víspera de morir nos daba su cuerpo entregado y su sangre derramada. Nos estaba entregando su vida entera. ¿ Qué sentía Jesús cuando nos hablaba de su cuerpo entregado y de su sangre derramada? ¿Cómo estaría Jesús en esos momentos? Pues Jesús veía que lo iban a matar en cualquier momento. Ya no le quedaba tiempo para nada. Jesús había dejado su oficio de carpintero y se había metido por caminos muy peligrosos. Se dedicó a predicar. Él era un hombre bueno, cariñoso, muy sensible, inmensamente compasivo. Le dolían los sufrimientos de la gente. Cada día veía cómo acudían a él los enfermos, los despreciados, los pobres y Jesús les devolvía la alegría, la esperanza, las ganas de vivir. La gente salía contentísima de estar con él. Así fue metiéndose poco a poco en la vida de la gente hasta no tener tiempo ni para descansar. Él mismo lo reconocía cuando decía: “La mies es mucha y los trabajadores pocos”. Es decir: que había mucho trabajo por hacer. ¡Cuántas veces llegaría a la noche cansado de caminar, cansado de atender enfermos, cansado de escuchar penas y de levantar personas hundidas! Y así un día y otro día y otro día. Jesús llevaba en su vida a muchas vidas. Muchas. Y le pesaban. Alguna vez pensaría: ¿Qué más puedo hacer yo por esta gente? ¿Qué me queda por hacer? Pues aquella noche descubrió una cosa que le quedaba por hacer. Le faltaba entregar su vida. Pues eso es lo que significa la Eucaristía. Eso es lo que había en aquel pan y en aquel vino: la vida de Jesús entregada. Así se lo dijo a sus amigos. Yo pienso que el día que nosotros también seamos generosos y vivamos para los demás, ese día también compren­deremos muy bien lo que es la Eucaristía. Lo comprenderemos sin estudiar ningún libro y sin que nadie nos dé lecciones de nada porque ese día la estaremos viviendo. La Eucaristía es eso: ofrecer al mundo nuestra vida con todo lo que somos y con todo lo que tenemos. Y nos pasará como a Jesús: que llegaremos a la noche cansados de ayudar, cansados de preocuparnos por los demás, cansados de cuidar de todos: hechos pan para la vida del mundo. Y entonces haremos muy bien nuestras misas porque nosotros también nos estamos haciendo Pan para el mundo. Ese fue el camino de Jesús. Fijaos qué bonito es todo eso. En cada misa podemos descubrir la generosidad y la entrega de Jesús. Pues en cada misa se puede descubrir también nuestra generosidad y nuestra entrega porque somos seguidores de Jesús. Tenemos su mismo estilo de vida: nos hacemos pan para el mundo.

La buena noticia del Dgo de la Santísima Trinidad-C

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. Jn 16,12-15

 Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, Comunidad de amor (Dibujo Cerezo B.)
Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, Comunidad de amor (Dibujo Cerezo B.)

LA HORA DE LA PALABRA

Jesús, desde su experiencia de Dios, invita a sus seguidores a relacionarse de manera confiada con el Padre, a seguir fielmente sus pasos de Hijo de Dios encarnado, y a dejarse guiar por el Espíritu Santo.
Con su grupo de seguidores, Jesús quiere formar una familia nueva donde todos busquen cumplir la voluntad del Padre.
Se trata de formar un movimiento de hermanos al servicio de los más pequeños y desvalidos.
Y esa familia, esa Iglesia, será símbolo y germen del nuevo mundo querido por el Padre.

Comentario al Evangelio

EL CRISTIANO ANTE DIOS

Written by José Antonio Pagola

No siempre se nos hace fácil a los cristianos relacionarnos de manera concreta y viva con el misterio de Dios confesado como Trinidad. Sin embargo, la crisis religiosa nos está invitando a cuidar más que nunca una relación personal, sana y gratificante con él. Jesús, el Misterio de Dios hecho carne en el Profeta de Galilea, es el mejor punto de partida para reavivar una fe sencilla.

¿Cómo vivir ante el Padre?

Jesús nos enseña dos actitudes básicas.
En primer lugar, una confianza total. El Padre es bueno. Nos quiere sin fin. Nada le importa más que nuestro bien. Podemos confiar en él sin miedos, recelos, cálculos o estrategias. Vivir es confiar en el Amor como misterio último de todo.

En segundo lugar, una docilidad incondicional. Es bueno vivir atentos a la voluntad de ese Padre, pues solo quiere una vida más digna para todos. No hay una manera de vivir más sana y acertada. Esta es la motivación secreta de quien vive ante el misterio de la realidad desde la fe en un Dios Padre.

¿Qué es vivir con el Hijo de Dios encarnado?

En primer lugar, seguir a Jesús: conocerlo, creerle, sintonizar con él, aprender a vivir siguiendo sus pasos. Mirar la vida como la miraba él; tratar a las personas como él las trataba; sembrar signos de bondad y de libertad creadora como hacía él. Vivir haciendo la vida más humana. Así vive Dios cuando se encarna. Para un cristiano no hay otro modo de vivir más apasionante.

En segundo lugar, colaborar en el proyecto de Dios que Jesús pone en marcha siguiendo la voluntad del Padre. No podemos permanecer pasivos. A los que lloran, Dios los quiere ver riendo, a los que tienen hambre los quiere ver comiendo. Hemos de cambiar las cosas para que la vida sea vida para todos. Este proyecto que Jesús llama «reino de Dios» es el marco, la orientación y el horizonte que se nos propone desde el misterio último de Dios para hacer la vida más humana.

¿Qué es vivir animados por el Espíritu Santo?

En primer lugar vivir animados por el amor. Así se desprende de toda la trayectoria de Jesús. Lo esencial es vivirlo todo con amor y desde el amor. Nada hay más importante. El amor es la fuerza que pone sentido, verdad y esperanza en nuestra existencia. Es el amor el que nos salva de tantas torpezas, errores y miserias.

Por último, quien vive «ungido por el Espíritu de Dios» se siente enviado de manera especial a anunciar a los pobres la Buena Noticia. Su vida tiene fuerza liberadora para los cautivos; pone luz en quienes viven ciegos; es un regalo para quienes se sienten desgraciados

TESTIGOS DE LA PALABRA

El misionero manchego Vicente Hondarza
El misionero manchego Vicente Hondarza

El próximo 14 de junio, se cumplirán 39 años del asesinato en 1983 del misionero del IEME y sacerdote diocesano de Ciudad Real, Vicente Hondarza Gómez, conocido como el padre de los pobres.
Había nacido en Fernancaballero, Ciudad Real, el 15 de octubre de 1935, en el seno de una familia modesta del citado pueblo manchego. Trabajó en la parroquia de Chancay en la diócesis de Huacho-Chosica al norte de Lima, Perú.
Vicente sufrió violencia y fue asesinado cuando regresaba de atender a sus comunidades en la cordillera andina.
Según el testimonio de los campesinos de la localidad de Lampián, cerca de donde fue encontrado su cuerpo, el sacerdote fue asesinado por su opción por los pobres y humildes a quienes defendió con su vida. Vicente ayudó mucho a los pueblos jóvenes en cuanto a su organización, dándoles facilidades; coordinaba con otros organismos que podían ayudar Formó el centro de Madres del pueblo joven Juan Velasco, el grupo de Juventud Estudiantil Católica, el de Derechos Humanos y otros más.
El grupo del IEME de la diócesis de Huacho- Chosica ha editado un CD con el nombre “Tras sus huellas” donde se recuerda su trabajo y testimonio en el seguimiento de Jesucristo.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

¡Dios mío, Trinidad a quien adoro! 
¡Dios mío, Trinidad a quien adoro!
¡Quien te descubriera, mi Dios,
Padre, Hijo y Espíritu Santo!
Gracias porque eres alguien
A quien no alcanzo a entender,
Pero vives en mi dando sentido a mi vida,
Que hablas con la fuerza y autoridad del Padre
Que amas con las palabras y el corazón
del Hijo
¡Dios mío Trinidad a quien adoro!
¡Quién te descubriera, mi Dios
Padre, Hijo y Espíritu Santo!
Como un río en el mar de tu grandeza
Nuestra pequeñez se anega en tu infinito mar
Haz de nuestras vidas tu comunitario cielo,
Y llévanos cada día al hogar donde tú habitas
Señor y Dios nuestro,
Padre, Hijo y Espíritu Santo!
.
Isidro Lozano o.c.
.

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

La buena noticia del domingo Fiesta de Pentecostés-C

SE LLENARON TODOS DEL ESPÍRITU SANTO. Lc 20, 19-23

El Espíritu Santo os recordará todo lo que os he enseñado
El Espíritu Santo os recordará todo lo que os he enseñado

LA HORA DE LA PALABRA

El Espíritu de Dios puede estar en todas partes y se manifiesta en los “signos de los tiempos”, es decir, todo aquello que hay de verdad, de vida y de amor para una mejor realización humana.
Sin embargo, los cristianos creemos que el Espíritu Santo continúa la obra de Jesús especialmente a través de la Iglesia.
Es la fidelidad de los cristianos a esta acción la que puede hacer más fecundo el camino de toda la humanidad.
El Espíritu Santo es la fuerza que abre caminos, que nos impulsa siempre más allá.
El Espíritu hace posible la historia de la humanidad.

TESTIGOS DE LA PALABRA

José María Gran
José María Gran

José María Gran nace en Barcelona en 1945 y es ordenado sacerdote el 9 de junio de 1972, día de Pentecostés.
A los tres años se va como misionero a Guatemala, donde hay una gran represión de los militares, sobre todo en el Quiché, su zona de trabajo.
El 31 de enero de 1980 mueren calcinados en la embajada española 39 campesinos y catequistas. La diócesis del Quiché hace una fuerte denuncia: “Desde nuestra experiencia de fe , interpretamos esta realidad como un rechazo al plan de Dios y como una situación contínua de pecado”.
Las militares acusan al P. Gran de ser el que informa al obispo Mons. Gerardi de las acciones represivas del ejército a los indígenas.
El 4 de junio al regreso de una gira misionera en el municipio de Chajul, el P. José Maria y su sacristán Domingo del Barrio son interceptados por un batallón del ejército, que les asesinaron con todo lujo de detalles y les llenaron sus mochilas de propaganda de la guerrilla para poder acusarlos de subversivos.
Por motivos de seguridad llevaron a enterrar sus restos a Chichicastenango, a una tumba prestada por un vecino del lugar y donde pudimos ir a hacerle un sentido homenaje los misioneros españoles de Centroamérica.
En 1993 la parroquia de Chajul reclamó sus restos donde han quedado dignamente colocados bajo el altar mayor de la iglesia recientemente reconstruida y restaurada.
Allí sus restos son un signo elocuente de la entrega de una vida misionera hasta el final, hasta derramar su sangre sirviendo a la causa del Evangelio.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

¡Gracias, Señor, por tu Espíritu!

Ven, Espíritu Santo, porque sin ti,
Nuestro “progreso” no nos conduce hacia una vida más digna.
Enséñanos a cuidar esta tierra
Que nos la has regalado
Como casa común donde pueda crecer
La familia humana;
Enséñanos a entendernos
Aunque hablemos lenguajes diferentes.
Ven, Espíritu Santo,
y enséñanos a creer en ti
como ternura personal de Dios
para con cada uno de nosotros,
como fuerza y poder de gracia
que puede dar vida a nuestra vida.
¡Gracias, Señor por tu ESpíritu!
¡Que escuchemos sus llamadas
En nuestro corazón!

Isidro Lozano o.c.

Comentario de Mons. Agrelo

Discípulos en la escuela del Espíritu

Pentecostés

Pentecostés

Lo que tal vez no llegues siquiera a sospechar es que, para cumplir “los mandamientos de Jesús”, necesitamos tener el Espíritu de Jesús.

En el último día del mes de mayo celebrábamos el misterio de la visitación de María a su prima Isabel. En ese misterio sobreabundante de gracia nada hubiera sido posible sin la acción del Espíritu Santo: no habría motivo para el camino de María desde Galilea a la montaña de Judá; no habría motivo para apresurar el encuentro, para los saludos inspirados, para la alegría mesiánica, para el entusiasmo de la estéril, para el cantico de la virgen, para la danza de Juan en el seno materno; sin el Espíritu Santo no sería posible la maternidad de María, la fecundidad de Isabel, la presencia de Jesús, la fiesta de Juan.

Pentecostés

Apenas se le menciona, y en nada de lo que ves se le ve; y, sin embargo, él está en todo, en todos, y todo lo hace posible, y todo lo llena. Y lo que parece una historia familiar de madres inesperadas, es una historia de salvación, una historia de gracia, una historia que sólo el Espíritu de Dios podía escribir…

Ahora volvemos a ti, Iglesia cuerpo de Cristo, a ti y a cada uno de nosotros, tus hijos. Y esto es lo que hoy nos recuerda el Apóstol en su carta: “Nadie puede decir «Jesús es Señor», si no es bajo la acción del Espíritu Santo”.

Aunque te sorprenda, esa es la realidad: Nadie puede creer si no es bajo la acción del Espíritu Santo; no podemos ser transformados, de modo que vivamos en Cristo y Cristo viva en nosotros, si no es por la acción del Espíritu Santo; nadie es enviado a evangelizar a los pobres si no es ungido por el Espíritu Santo; nadie puede ser hijo de Dios si no tiene el Espíritu de Cristo Jesús.

De ahí que ya no te sorprenda si alguien te dice que el Hijo de Dios se hizo hombre –que “la Palabra se hizo carne”- para que el hombre recibiese el Espíritu de Dios –para que “el hombre se hiciera Dios”-. Y encuentras del todo natural que el misterio de la Pascua de Cristo sea misterio de glorificación de Jesús y, al mismo tiempo, sea misterio de efusión del Espíritu sobre la humanidad nueva, sobre los que creen en Cristo, sobre el cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

El evangelista Juan dio a entender esa efusión del Espíritu, cuando escribió: “Jesús… inclinando la cabeza, entregó el espíritu”.

Pentecostés

Y la narró así: “Estaban los discípulos en una casa… Entró Jesús, se puso en medio, y les dijo: «Paz a vosotros»… Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo»”.

Del Señor resucitado, aquellos discípulos, que se protegían de sus miedos en una casa con las puertas cerradas, estaban recibiendo otro Defensor que iba a estar siempre con ellos. Ese Defensor será también el Maestro que les enseñará a ofrecerse con Jesús, a perderse a sí mismos con Jesús. En la escuela del Espíritu, los discípulos aprendemos a guardar los mandamientos del Señor, a amar como Jesús nos ama, a servir como Jesús sirve, a ser como Jesús un pan sobre la mesa de los pobres. Sólo en la escuela del Espíritu podemos aprender a ser uno, a ser Jesús; sólo su Espíritu puede hacer de nosotros una imagen viva de Cristo Jesús.

Recibido el Espíritu Santo, empieza la misión de la Iglesia, nuestra misión –pero no salga jamás de la escuela, no dejes de aprender a Jesús-.

La buena noticia del domingo 28.03.2021—Dgo de Ramos-B

Bendito el que viene en nombre del Señor

 

LA HORA DE LA PALABRA

Jesús se entrega por todos.

Ante la pasión de Jesús no podemos ser meros espectadores o un auditorio pasivo.

Dios sufre con nosotros

Ante los millones de personas que mueren de hambre, que son refugiados o están desaparecidos, nos preguntamos: ¿Dónde está Dios? ¿Qué dice ante el sufrimiento?

Si queremos conocer la respuesta de Dios al sufrimiento, la tenemos que descubrir en el rostro de un crucificado que ha muertotras un misterioso grito lanzado al cielo, pero no contra el cielo.

Ahora el dolor ya no es signo de la ausencia de Dios. Donde parece que no hay Dios o que ha desaparecido, es donde está más cercano que nunca.

La respuesta de Dios al sufrimiento humano se halla en su cruz y en nuestra cruz de cada día.

TESTIGOS DE LA PALABRA

“Donde la vida, pongo el fuego”. Guillermo Sotillos
“Donde la vida, pongo el fuego”. 
Guillermo Sotillos 
 
Hace dos años se nos fue nuestro  compañero y hermano Guillermo Sotillos… Nos acompañó a las gentes de la Red desde  su origen, en los tiempos más duros de las redadas racistas en Lavapiès.
Formó   parte de los primeros grupos de apoyo a detenidos. Siempre desde abajo, y desde lo invisible obedeció a su corazón más que a las leyes injustas luchando contra ellas desde la libertad de su pasión por la dignidad humana y su amistad con tantos compañeros y compañeras sin papeles…
 
Con él aprendimos  muchas cosas, entre ellas a terapeutizar el dolor y la rabia a través del teatro, la poesía y los cuentos.
Su jovialidad y su incondicionalidad en la amistad y en las luchas y sueños compartidos, su disponibilidad a cualquier hora del día o de la noche, permanecen vivos en nuestra memoria para siempre… y con él seguimos y seguiremos, a partir de ahora de otra manera, aunque su ausencia hoy nos rompa el corazón.

 

 

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor! 
 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Con tu entrada en Jerusalén, Señor, se cumple
lo que todo un pueblo soñó desde siglos,
lo que fue su grito de esperanza
ante todas las dificultades.
 
Bien sabes, Señor, 
Que nuestro sí de hoy, mañana será un no;
que nuestros cantos se quedarán
en boca cerrada;
Que nuestros vivas darán lugar a deserciones;
Que nuestros gritos se convertirán
en silencios de muerte. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Te pedimos, Señor, que ante las dificultades
de la vida,
no se apaguen nuestras voces porque somos
tu expresión;
Que no escondamos nuestra vida cristiana
porque somos tu cuerpo;
Que no neguemos tu evangelio ni tu presencia
porque somos tu palabra.
 
Bien lo sabes, Señor Dios,
hermano y amigo nuestro para siempre,
que ya no podemos vivir sin ti.
Isidro Lozano o.c.
 

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

 

Declaración sobre las Residencias de Mayores en España

DECLARACIÓN

 La Asociación Cultural y Solidaria Hervás y Panduro de Horcajo de Santiago (Cuenca) ante los estragos de la pandemia COVID entre los ancianos en residencias, principalmente en Madrid,

MANIFESTAMOS:

Nuestra solidaridad con los familiares de los difuntos por el Coronavirus. Asimismo, expresamos nuestra consternación por la marginación y deficiente trato que se da a las personas de edad avanzada, tanto a los que están en su casa como en las residencias. Según los informes de varios medios de comunicación, Organizaciones no Gubernamentales (ONG), Caritas y Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Madrid, y otras instancias sociales y políticas, los sufrimientos que padecen los ancianos en residencias,  de Madrid y de otras comunidades autónomas, se deben,  entre otras,  a las  causas siguientes: la poca inversión y cierta indiferencia de las autoridades hacia los centros y hogares de mayores; la política de privatizaciones de las residencias de mayores aprovechadas como negocio por entidades privadas y fondos de inversión (“fondos buitre”), nacionales y extranjeros, para aumentar su beneficio económico que conlleva escasez de empleados para la atención a los mayores y sin la formación adecuada; la falta de personal sanitario que vigile y atienda a los mayores en las residencias y centros;  a ello se une el escaso tiempo de que disponen ciertos familiares para visitar y darles el cariño que se merecen. Algunos ancianos, pues, se sienten abandonados en sus casas y en las residencias, humillados en su dignidad y sin que se garanticen sus derechos fundamentales.

 DENUNCIAMOS:

El trato degradante y abandono que, durante la pandemia del Coronavirus, se ha venido dando a las personas mayores en las residencias y en sus hogares, sin que las autoridades hayan tomado las medidas oportunas para solucionar la situación problemática en la que se encuentran.

La indiferencia de bastantes responsables políticos de Madrid y gerentes de las residencias en cuanto a dotar del material necesario tanto para la seguridad de los trabajadores como de los residentes mayores. Asimismo, es denigrante las acciones por las que se ha impedido el traslado de los ancianos enfermos a los hospitales, sobre todo de los contagiados del Covid-19.

La flagrante violación del derecho fundamental de los ancianos a ser visitados por sus familiares, por comodidad de los dirigentes y para evitar gastos, cuando lo correcto hubiera sido y es, tener el material y vestimentas aislantes correspondiente a disposición de familiares visitantes. Es indigno que a bastantes ancianos se les haya encerrado en sus habitaciones durante días sin visitas y sin actividades para pasar la cuarentena. Incluso, ha habido casos de ancianos muertos durante varios días en alguna de las residencias.

En el tiempo de mayor auge del coronavirus, es inhumano la actitud de algunos políticos que consideran a los enfermos ancianos de poca utilidad productiva y de costos económicos evitables, sobre todo a los que viven en residencias.

Según el informe de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz de Madrid, de 01-09-20, “los enfermos fueron desatendidos por las administraciones y por el propio sistema de salud y en un documento de la Comunidad de Madrid se declara de forma explícita que en los momentos más difíciles hubo descarte”. Durante los peores momentos de la pandemia las residencias de ancianos quedaron “médicamente desatendidas por criterio exclusivo de edad, inhumanamente alejados de sus seres queridos y privados en muchos casos del consuelo de los auxilios espirituales”.

CONSIDERAMOS:

Los fallecidos por el COVID-19 en residencias de Madrid, representan cerca del 69% del total. Es evidente que entre las causas fundamentales del deficiente trato dado a nuestros mayores, está el vigente sistema neoliberal donde las élites políticas y económicas, asumen los antivalores individualistas y el enriquecimiento a toda costa; la indiferencia y el desprecio a los sencillos, débiles y empobrecidos; así también la competencia, -incluso desleal-, entre personas, partidos y entidades encumbradas que conduce al abuso de minorías triunfantes sobre las mayorías sociales.

A ello se une el sometimiento de los gobernantes e instituciones del Estado a los poderes económicos y potencias mundiales, que conlleva a valorar escasamente al bien común, a la clase trabajadora y a la atención a los más débiles de la sociedad entre los que se encuentran nuestros ancianos.

Ante estas trágicas circunstancias que sufren nuestros mayores,

PROPONEMOS:

A las autoridades del Estado y de las Comunidades Autónomas, especialmente al gobierno de la Comunidad de Madrid, lo siguiente:

  • La concienciación de la ciudadanía para construir una sociedad donde los ancianos y los niños tengan la preferencia junto a los empobrecidos, los enfermos y los marginados.
  • Establecer nuevos modelos de residencias donde la participación de los mayores sea real y se tengan en cuenta sus criterios y sus sentimientos, con atención centrada en el cuidado de la persona. Modelos que ya existen en diversos lugares de España.
  • El Estado debe preocuparse de dotar a los centros, residencias y familiares de las personas mayores, de los recursos económicos necesarios, de los materiales sanitarios requeridos, del número de trabajadores suficientes que los atienden con la formación correspondiente y de facilitar los especialistas sanitarios que convengan. Es de justicia que el Estado aumente la dotación presupuestaria a la Sanidad Pública.
  • Organizar la atención a los mayores perfeccionando la actividad y el buen trato que merecen, así como la comunicación y formación específica necesaria para lograr una buena calidad de vida de nuestros mayores.
  • Las Residencias hay que transformarlas en centros comunitarios de personas mayores donde se garanticen el dialogo, intercomunicación y amistad entre ellos, las atenciones sanitarias, el respeto y cariño de cuidadores bien formados y facilitar las relaciones con sus familiares.
  • Con la debida legislación, el Estado español y las Comunidades Autónomas, han de asumir la implantación de residencias comunitarias, evitando las privatizaciones como negocio.
  • Para ello, los movimientos más conscientes de la sociedad han de comprometerse en la transformación del Estado neoliberal donde tienen preferencia las élites capitalistas, en un Estado humanista donde los predilectos sean las mayorías trabajadoras, con preferencia de los enfermos, mayores, personas vulnerables y niños.

                                              Horcajo de Santiago, septiembre del 2020

Por la “Asociación Cultural y Solidaria Hervás y Panduro de Horcajo de Santiago”

 Presidente                                        Secretaria                                         Tesorero

Fdo.: Vicente Pérez                Fdo.: Carmen Galán                     Fdo.: Timoteo Cruces

 

 

 

 

Manifiesto sobre Dios

Por Pedro Serrano

Según la Biblia y la experiencia humana, es evidente que a DIOS nadie le ha visto jamás. Con aciertos y desaciertos, a lo largo de la historia los humanos hemos tratado de ir conociendo la auténtica imagen del Supremo trascendente; pero demostrar su existencia o inexistencia supera las capacidades de creyentes y de increyentes. Aun así, se puede intuir al Magnífico desconocido tras el azar y los millones de trillones de casualidades dadas para que existan el impresionante universo en expansión con sus miles de millones de galaxias, la maravillosa vida manifestada en millones de especies y, sobre todo, la admirable humanidad compuesta de seres humanos inteligentes y libres. Asimismo, parece patente que los creyentes tenemos diversas concepciones sobre el Sumo Ser, unas son erróneas o alienantes, y otras son acertadas y solidarias. Ante esta diversidad sobre la naturaleza divina, manifiesto:

-Yo me declaro ateo del Dios dinero, que divide a los seres humanos en clases sociales, condenando a la miseria a los empobrecidos y privilegiando en la opulencia a los enriquecidos.

-Yo me declaro ateo del Dios indiferente, que mira impasibles como los hombres sufren, pelean y se afanan en defensa de sus intereses e ideologías, sin intervenir en la historia para que resplandezca la concordia entre personas y pueblos respetando el medio ambiente.

-Yo me declaro ateo del Dios guerrero, favorecedor de individuos poderosos y de grandes potencias que practican la violencia armada, explotación económica, colonización política y saqueo de los pueblos en vías de desarrollo.

-Yo me declaro ateo del Dios Juez, que castiga a los que pecan (aunque sea por error, debilidad o desconocimiento en su marginalidad); mientras premia a los autoproclamados puros (aunque practiquen cumplimientos formales sin amor al prójimo ni compasión por los desvalidos).

-Yo me declaro ateo del Dios individualista, que favorece la espiritualidad y salvación personal y no tiene en cuenta la fraternal comunión con la ciudadanía y con los desamparados.

-Yo me declaro ateo del Dios autoritario, que consagra a jerarcas y sacerdotes, mientras minusvalora a laicos y mujeres como creyentes de segunda clase.

-Yo me declaro ateo del Dios dogmático, que se manifiesta en una sola iglesia verticalista, desestimando a las demás iglesias como erróneas, a las otras religiones como paganas y a las culturas agnósticas como despreciables.

Pero como humilde e imperfecto discípulo de JESÚS, me atrevo a afirmar:

-Yo creo en el Dios amor, que acoge a justos y pecadores, ateos y creyentes, ignorantes y sabios como sus hijos e hijas, infundiendo en los seres humanos la luz de la fraternidad comunitaria y universal entre personas y pueblos.

-Yo creo en el Dios de la Vida, que anima a las comunidades a compartir los bienes de la creación y de la producción humana en sociedades justas, pacíficas y humanitarias, donde tienen preferencia los niños, los ancianos, los enfermos y los marginados.

-Yo creo en el Dios de los pobres, que estimula a los hombres y mujeres concienciados a construir el Estado Democrático del Bienestar, superando la sociedad de clases, favoreciendo la liberación de los empobrecidos y el trabajo digno y justamente remunerado para todos y todas.

-Yo creo en el Dios manso y humilde, que desposeído de todo poder y riqueza en Cristo, enaltece a los sencillos y colma a los hambrientos en su Reino fraternal, mientras se apena porque los poderosos y enriquecidos prefieren idolatrar al dinero y a la dominación.

-Yo creo en el Dios de las bienaventuranzas, que hace felices a las clases empobrecidas y a las personas y comunidades solidarias y perseguidas por promover la justicia, mientras hay que lamentarse por los hombres encenagados en sus riquezas, privilegios y dominaciones que tantos males y padecimientos ocasionan en el mundo.

-Yo creo en el Dios universal, que ama inmensamente a cada ser humano, sea cual sea la religión, la raza, la cultura, la nacionalidad y el género al que pertenezcan, promoviendo entre sus discípulos la lucha pacífica para que todos los seres humanos seamos iguales en dignidad y en derechos, recibiendo según nuestras necesidades y aportando según nuestras capacidades.

-Yo creo en el Dios salvador, que permanentemente infunde en los humanistas y profetas la fuerza para ir liberando a los oprimidos frente a las clases dominantes y sus colaboradores, al mismo tiempo que se manifiesta como salvador de justos y pecadores, pasivos y comprometidos, explotadores y solidarios.

=   =   =   =   =

Por todo ello y dada mi naturaleza desfalleciente, confío en la inmensa misericordia de DIOS-PADRE que, como al hijo pródigo, me perdona y acoge paterna y maternalmente aun a pesar de mis errores y fallos.

Cuenca, agosto del 2020

Pedro Serrano García

 

Plan de Respuesta Temprana en las Residencias de CLM

Castilla-La Mancha prepara un Plan de Respuesta Temprana frente a la COVID-19 en residencias de mayores

  • La consejera de Bienestar Social incide en la «necesidad» de contar con profesionales sanitarios en estos centros

Diana Calzado

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha anunciado un Plan de Respuesta Temprana frente a la COVID-19 en los centros residenciales de Castilla-La Mancha que supone “valorar situaciones de riesgo en esta población vulnerable, mejorar la atención e intervención y garantizar respuestas ante brotes y rebrotes que se pueden producir en el futuro”.

En este sentido, Sánchez ha explicado que este Plan está siendo ultimado por las Consejerías de Bienestar Social y Sanidad y ha sido trasladado tanto al Gobierno de España, como a las patronales de las residencias de mayores Artecam y Acescam.

La titular de Bienestar Social ha informado que uno de los puntos importantes de la reunión con la Vicepresidencia del Gobierno de España y las CCAA es “la necesidad de profesionales sociosanitarios en las residencias y mejorar la flexibilización de estos profesionales para acceder a estos centros en caso de situaciones de urgencia y emergencia”. Sánchez ha explicado que para flexibilizar esta contratación de profesionales “se necesita un Plan nacional, algo en lo que se comprometió el Gobierno de España”.

Financiación del Sistema de Dependencia

La consejera de Bienestar Social también ha reivindicado en este contexto “una mayor corresponsabilidad en la financiación del Sistema de Dependencia”.

Además, Sánchez ha subrayado que “es una asignatura pendiente desde los recortes de 2012 y necesita actualmente una respuesta urgente a través de una mayor financiación».

 

Quién es Jesús para Xavier Pikaza

Pikaza: «Tú eres para mí Palabra y Pionero, Amigo y Sacerdote»

Publiqué el viernes pasado la visión de varios teólogos e historiadores (Sobrino, Castillo y Pagola, Faus, Olegario y Piñero, Aguirre, Montserrat y Bermejo, Tamayo, Estrada y Vigil, Navarro, Espeja y S. Vidal etc.), prometiendo que hoy daría mi respuesta.

Así lo hago, como teólogo erudito, condensando en nueve apartados los rasgos de la identidad de Jesús en el NT y en la historia de la iglesia. Sólo en el décimo evoco, de modo telegráfico, mi experiencia y compromiso personal, con cuatro nombres: Jesús es mi Palabra y Pionero, Amigo y Sacerdote.

He publicado sobre el tema algunos libros, cuyas portadas presento a modo de ilustración, destacando las “Siete Palabras” de las que ya traté hace muchos años.

23.08.2020 Xabier Pikaza

  1.JESÚS, JESUCRISTO

Era un nombre usual. Era el de Josué/Jesús, primer conquistador israelita, pero la tradición cristiana ha resaltado pronto su sentido mesiánico diciendo/descubriendo que significa “Dios salva” (Mt 1, 21) y añadiendo que era el Cristo, es decir, el ungido de Dios o Mesías (cf. Mc 8, 29 par). Esa tradición ha vinculado ese título (Cristo) con el nombre propio de Jesús, de forma que ambos vienen a hacerse inseparables, como indica ya san Pablo, que habla normalmente de Jesucristo.

A partir de aquí los seguidores de Jesús le han dado diversos títulos, que expresan su importancia para los creyentes, pero sin olvidar que Jesús, su nombre propio, puede entenderse ya como un programa de su vida y así puede compararse a la de Josué/Jesús, que introdujo a los hebreos en la tierra prometida, más que con Abraham o Moisés.

  1. HIJO DE…

Entre los hebreos un hombre se definía por su padre (en hebreo ben, en arameo bar, en árabe ibn) y así Jesús aparece pronto como “hijo” de una serie de personajes que definen hasta hoy su identidad:

‒ Hijo de Abraham. Todos los judíos se consideraban hijos de Abraham, patriarca  original de los semitas occidentales, también se consideran hijos de Abraham (por línea de Agar e Ismael) los árabes… San Pablo le presenta así como Hijo de Abraham, heredero de las promesas en Gal 3‒4 y en Rom 4, lo mismo que Mt 1, 1.

‒ Hijo de David (Mc 10, 48; cf. 12, 37), heredero de las promesas mesiánicas, rey vencedor sobre los enemigos del pueblo… Pronto esa visión de Jesús como hijo de David toma matices distintos: Es sabio como Salomón, es misericordioso…

‒ Hijo de María (Mc 6, 3), denominación sorprendente de tipo metronímico, que le vincula con la madre más que con el padre… Esa es la visión que está en el fondo de la historia de los magos en Mt 2, lo mismo que en los evangelios de la infancia (Lc 1‒2, Mt 1‒2).Esa visión ha marcado toda la tradición cristiana.

‒ Hijo de José, hijo del carpintero… Así le llama el evangelio de Mateo 13, 55, y más el de Juan desde el principio (cf. Jn 1, 45). Ésta es una tradición y nombre que ha sido luego menos desarrollada por la Iglesia.

‒ Hijo de hombre, título que aparece en diversos contextos de poder (Mc 2, 10.28), de entrega de la vida (Mc 8, 31; 9, 31; 10, 33) y de venida escatológica (cf. Mc 13, 26; 14, 62). Jesús es Hijo de hombre porque ha nacido de otros, integrándose en una experiencia y proceso de generación. Pero, al mismo tiempo, es Hijo de Dios: proviene de la humanidad, naciendo de Dios, conforme al testimonio unánime de los evangelios. Esta solidaridad receptiva le define, desde el principio de la iglesia como Aquel que depende de otros naciendo de Dios, como aquel que ofrece a los otros la vida del amor de Dios.

‒ Hijo de Dios, como pone de relieve Marcos en el comienzo de su evangelio (Mc 1, 1).  hijo de Dios. Este título tiene una larga prehistoria, no sólo en el paganismo ambiental (donde cualquier taumaturgo o místico puede llamarse Hijo de Dios), sino en el judaísmo, donde el pueblo israelita y su rey reciben de un modo especial este nombre de hijos de Dios. Por su especial vinculación con Dios, en plano de conocimiento profundo y obediencia (cumplimiento de la voluntad divina), Jesús se llamó a sí mismo Hijo de Dios. No es Hijo de Dios quien puede y manda, imponiéndose sobre los demás, sino quien puede y ama, obedeciendo en gesto de entrega de la vida. Siguiendo en esa línea, la comunidad cristiana le ha concebido después como el Hijo de Dios por antonomasia (el Hijo), no sólo en su vida temporal (en vocación/bautismo o nacimiento), sino en la misma intimidad de lo divino (cf. Mt 11, 25-30 par, y en todo el evangelio de Juan).

  1. NOMBRES DE ACCIÓN, UN CRISTO COMPROMETIDO

‒ Exorcista, vencedor. Los evangelios le presenta como aquel que ha luchado contra el Diablo (Mc 1, 12-13), expulsando a los demonios, como indica la controversia de Mc 3, 21-30. En esa línea aparece como el gran Vencedor, el más Fuerte (Christus Victor), que libera a los hombres de la opresión (posesión) de lo diabólico.

‒ Sanador, curador Éste es quizá (con el de exorcista) el nombre más importante que le atribuye la tradición sinóptica… La verdadera libertad es la “salud”: Que los hombres, en especial los enfermos y excluidos vivan… Una tradición muy temprana, propia de los adversarios, le llamará muy pronto mago, hechicero…, hombre de fondo diabólico que cura en un sentido para oprimir mejor.  Así le presentan los adversarios dentro del mismo judaísmo como en el mundo pagano, como ha puesto de relieve el filósofo Celso en el siglo II d.C. Cristo es el gran engañador.

Maestro, rabino, rabbi(cf. Mc 4, 18; 5, 35; 9, 17.38; 10, 17.20.35; 12, 14.19.32, etc.), título que se utiliza en varios niveles, desde dentro y desde fuera de la Iglesia, presentándole como alguien que tiene autoridad para enseñar y formar discípulos. Éste es el título más utilizado por la tradición cristiana primitiva… Jesús es el gran Maestro, el que enseña (el didáskalos…). No se impone como rey, sino que dirige e ilumina a los hombres por la verdad… En esa línea, en el juicio de Pilato, según el evangelio de Juan, él es rey porque “enseña”, porque dice la verdad.

‒ Profeta y siervo de Dios. Es Profeta (Mc 6, 15; 8, 28), no se limita a enseñar como maestro, sino que proclama la palabra, en gesto de anuncio y denuncia, en una línea que puede compararse a la de Juan Bautista. Pues bien, Jesús se ha pensado y presentado a sí mismo como Profeta escatológico en quien viene a culminar la esperanza israelita. Así le han visto e invocado también tras la pascua los judeo-cristianos. Pero, al mismo tiempo, ellos le han llamado Siervo (Servidor) de Dios, porque ha realizado la tarea de Dios sobre el mundo, en la perspectiva del Siervo de Yahvé del Segundo Isaías. Muchos israelitas veneraban (e incluso esperaban) la figura de un misterioso Siervo de Dios que debía enseñarles la lección fundamental de la historia: aceptar y transformar el sufrimiento. Aprender a sufrir y sufrir por los demás: ésta es la máxima experiencia salvadora. De un modo consecuente, siendo profeta escatológico, Jesús aparece también como el Siervo sufriente de Dios. No ha realizado su tarea triunfando, imponiendo su vida sobre los demás, sino muriendo por ellos, en actitud expiatoria (cf. Hch 4, 30; Mt 12, 15-21).

‒ Compasivo, misericordioso, hombre para los demás. Así le presentan sobre todo los evangelios de Mateo y Lucas (Manso y humilde de corazón, cargó con nuestros dolores…). Así le presenta la iglesia retomando un texto de Oseas, cf. Mt 9, 10‒13; 11, 1‒6.  Según eso, la presencia de Dios en el mundo es la misericordia… Puso la misericordia por encima de un tipo de culto sacral judío o de justicia romana y por eso le mataron.

Fuerte, el más. Así aparece en la tradición del bautismo y de los exorcismo así vence a los poderes del mal, conforme a palabra que hallamos en el fondo de Mc 1, 7 y 3, 27. Esa fuerza de Jesús se interpreta como amor capaz de liberar a los posesos, como presencia suprema de Dios en el camino de entrega por los demás, conforme al primer himno cristológico de Flp 2, 6‒11

Pastor, pescador En la línea anterior, desde la perspectiva de su acción, la iglesia le presentará muy pronto como buen pastor, que guía a las ovejas (Jn 10)y también como pescador paradójico, con discípulos pescadores (Mc 1, 16-20). No pesca para matar a los peces, sino para salvar a los hombres…

‒ Mesías, el Cristo. Es quizá el nombre más discutido, aquel por el cual ha muerto, ha sido el Mesías o Cristo, como le llama Pedro (Mc 8, 29) y como supone la pregunta del sumo sacerdote (14, 61), con el sarcasmo de los sacerdotes (Mc 15, 32); para ellos, Jesús sería un pretendiente mesiánico (fracasado). Muchos judíos esperaban la llegada de un Mesías concebido sobre todo en términos políticos, instaurando y expresando sobre el mundo la verdad del Gobierno de Dios. Jesús estaba convencido de la verdad de esa visión (y en esa línea pudo presentarse como nazoreo), pero no quiso aceptar los aspectos militares vinculados con el mesianismo. Sabía que el Gobierno de Dios no se impone por las armas ni por otros medios de violencia. Por eso, evitó ese título a lo largo de su vida, aceptándolo sólo de manera abierta y clara al final de su camino, ante el tribunal que le condenaba a muerte. En esa línea, Rom 1, 2-3 afirma que Jesús fue “hijo de David” según la carne, es decir, en un plano histórico fracasado.  Jesús no se ha limitado a proclamar la venida de un Reino futuro, independiente de su vida, sino que ha visto su misma vida integrada en ese reino.

  1. NOMBRES DE MUERTE Y ENTREGA. EL CRISTO DERROTADO

El Entregado, traicionado… (cf. Mc 9, 31 y 10, 33). Ésta es una de las tradiciones más importantes de los evangelios… Jesús no ha sido sólo crucificado (ajusticiado) por los hombres de la justicia de este mundo, sino que ha sido traicionado y entregado por aquellos en quienes había confiado…

El juzgado y condenado. Así le presenta no sólo la tradición sinóptica, sino el mismo Pablo en Gálatas. El hombre judío era el que estaba bajo la ley, el romano era el que estaba bajo la justicia… Pues bien, la mejor ley del mundo, la mejor justicia le han condenado. Así aparece Jesús como la piedra rechazada por los arquitectos de la historia (Mt 21, 42 par), conforme a una acerada tradición israelita (Sal 118, 22‒23). Así es Jesús, el hombre excluido, descartado para el templo del poder y sacralidad del mundo.

El que se dio a sí mismo(Me amó y se entregó por mí: Gal 2, 20). Ésta es la experiencia que está al fondo de toda la tradición sinóptica y paulina… El camino de muerte (sacrificio) de Jesús no fue un camino de ira vengadora de Dios, ni de sacrificio expiatorio… sino de amor solidario y cercano. Jesús viene a presentarse así como el que ha amado a los demás muy en concreto, aceptando así un camino de muerte.

El Torturado, el Crucificado, hombre de dolores (Mc 16, 6, en la línea de Is 53, 3). Así lellama el joven de la pascua, añadiendo que Dios le ha resucitado.  Al principio, la crucifixión era un escándalo, algo contrario a la fe, tanto en línea israelita como griega. Pero después, una vez que se ha visto a Jesús como hombre verdadero, Hijo de Dios, se puede afirmar también el valor salvador de la crucifixión, viendo en ella el testimonio más grande del amor de Dios: sólo así puede ser Mesías de Dios aquel que ofrecesu vida por todos, porque Dios es vida que se ofrece y se comparte.

Nazoreo-nazareno (Mc 14, 67; 16, 3). Así le presenta el título de la cruz… Jesús nazoreo, rey de los judíos (Jn 19, 19), que indica su procedencia y condición: su procedencia geográfica (de Nazaret de Galilea) o su origen mesiánico (forma parte del nezer o estirpe mesiánica de Jesé-David, como parece indicar Mt 2, 23 y Jn 19, 19). Es la raíz, es la semilla de la nueva humanidad

  1. NOMBRES DE PASCUA, VICTORIA DE CRISTO

‒ Resucitado. Éste es el nombre y título puede verse en el en el fondo de toda la tradición sinóptica, desde Mc 16, 6, y de 8, 31; 9, 31; 1, 34; 14, 28.  Es el título de la tradición de San Pablo, la primera conocida y desarrollada por el mensaje de la iglesia. Resucitado no es el que sale de la historia de los hombres, para habitar en un mundo distinto de cielo supracósmico, sino aquel que es semilla de nueva humanidad.

Primogénito de entre los muertos, el Precursor… Primero de los que renacen de la muerte (cf. Ap 1, 5). En esa línea se le llama el “pródromos” o explorador (Hbr 6, 20), el que abre una vía de humanidad, camino de futuro, promesa de vida… en una historia siempre amenazada por la muerte. La tradición posterior insistirá en Juan Bautista como precursor de Jesús. Pero la carta a los Hebreos presenta al mismo Jesús como pro‒dromos (primer correror, precursor) de la nueva humanidad…  En esa línea se sitúa el evangelio de Juan cuando dice que Jesús ofrecerá a los hombres su espíritu (paráclito) para que hagan (hagamos) sus obras y aún mayores (Jn 14, 12)

Señor. Gran parte de los exegetas de la primera mitad del siglo XX pensaban que Jesús sólo había sido venerado como Kyrios o Señor* divino en las comunidades helenistas, influidas por la cultura y religión griega. Para los primeros cristianos palestinos Jesús habría sido simplemente un profeta moralista y un predicador del reino futuro. Eso significaría que el cristianismo como religión sólo pudo nacer en un contexto de cultura griega. Pues bien, en contra de eso, debemos afirmar que el título y culto del Kyrios divino provienen de la comunidad palestina, que invocaba ya a Jesús en arameo como su Marán o Señor, pidiéndole que venga a culminar su obra. Lógicamente, ese mismo título, que pone de relieve la condición divina de Jesús (presente en las comunidades de los cristianos), sirve para definir su experiencia social: los que veneran a Jesús como Kyrios, deben oponerse al culto político imperial del «Kyrios» de Roma. Éste Jesús muerto y resucitado es el Nombre sobre todo nombre, para que al Nombre de Jesús… (Flp 2, 6‒11).

  1. TÍTULOS ECLESIALES: COMPAÑERO, NOVIO, AMIGO

Novio y esposo del creyente, el gran amigo. Esta visión ha sido más desarrollada por mujeres, pero también por varones, al menos desde la Edad Media. Tiene raíces bíblicas, pues el Nuevo Testamento presenta a Jesús, al menos implícitamente, como esposo (cf. Mc 2, 19; Mt 25, 1-13; 2 Cor 11, 2; Ef 5, 22-33), siguiendo un mensaje de los profetas del amor de Dios (como Oseas y el Segundo y Tercer Isaías). En esta línea, la fe mesiánica más honda aparece como experiencia de enamoramiento y unión con Jesús, quien viene a presentarse como encarnación personal del amor de Dios. Éste es el Cristo de Teresa y Juan de la Cruz, de los enamorados de (en) Dios de todos los tiempos de la Iglesia. Éste es el Cristo místico, centro y sentido de la vida de millones de creyentes.

Hermano universal, familia de Dios. Según la tradición, Jesús no se ha perpetuado en unos hijos que transmiten su memoria. Ciertamente, el Nuevo Testamento habla de sus hermanos (Santiago, Judas etc.) y afirma que dirigieron la iglesia de Jerusalén. Pero Jesús no ha trasmitido su memoria a través ellos, sino por medio de discípulos (seguidores, hermanos, varones y mujeres), que le han visto tras la muerte, reconociéndole como Señor (=Kyrios) y hermano de todos los que sufren (cf. Mt 25, 31-46). Jesús no ha dejado una familia, no ha fundado un califato, donde el poder va pasando por generaciones, de padres a hijos, como en las dinastías de reyes y sacerdotes del mundo, sino que extiende su familia como fraternidad universal, diciendo «haced discípulos a todos los pueblos» (cf. Mt 28, 16-20) y añadiendo «no llaméis a nadie Padre, pues sólo uno es vuestro Padre, el de los cielos y todos vosotros sois hermanos» (cf. Mt 23, 7-12). Así le presentó Karl Adam en un libro (Cristo, nuestro hermano) que deberá reformularse en nuestro tiempo.

Hermano particular de los hambrientos y excluidosNo es hermano sólo espiritual, en línea genérica…, sino hermanos de los hambrientos, exilados, desnudos, enfermos y encarcelados de la tierra (Mt 25, 31‒47). Ciertamente, se puede cantar: “Porque Cristo nuestro hermano, nos ha redimido, Iglesia alégrate…”. Pero el canto se debe transformar en vida y obra: “Dar de comer a los hermanos más pobres, los hambrientos…”

Novio, amigo, amor Así aparece en el evangelio y en la tradición del Discípulo Amado… Jesús es en primer lugar aquel “Amado” primigenio, que ha venido para dejarse amar (como afirma la tradición del Shema de Dt 6, 4‒6: Amarás, Dios es aquel que se deja amar). Viene desde el principio bajo la imagen del novio cercano (cf. bodas de Jn 2, 1‒11), aparece luego (¡al mismo tiempo!) como amigo de todos los amigos (Jn 15, 15), y termina apareciendo en Dios como amor de todos los amores (1 Jn 4, 7‒9). La tradición posterior ha interpretado la realidad como “ser”, construyendo una cristología más ontológica que mesiánica. Conforme al evangelio, el ser es amor, y Cristo el amor encarnado.

  1. EVANGELIO DE JUAN, UN MANANTIAL DE TÍTULOS

Logos, palabra (Dabar). Es el primero de los títulos de Dios y de Jesús, desde Jn 1, 1. 14 hasta el fin del evangelio.Este título tiene paralelos en la literatura griega, en el hermetismo y en la gnosis; pero su identidad cristiana aparece ya, conforme al evangelio de Juan, en el primer judeocristianismo palestino vinculado con un tipo de judaísmo «heterodoxo» de Qumran y Samaría, donde se habla de un modo especial de la Palabra de Dios. En esta perspectiva se puede y se debe afirmar que Jesús es Logos (Verbo) de Dios, pues de Dios proviene, como ser divino y revelación de su misterio. Común a cristianos, judíos y griegos es la figura y función del Logos de Dios. Específicamente cristiana es la afirmación de que ese Logos de Dios se ha encarnado en la historia y/o vida terrena y pascual de Jesús de Nazaret. Por eso, lo propio del cristianismo no es el Logos en general, sino el logos como Verbo activo (más que como sustantivo), como contenido más hondo de todo que existe, como expresión de todo lo que se hace. En el principio era el Verbo, es decir, la acción creadora, amorosa, encarnada de Dios en Cristo y en todos los que aman.

‒ Luz, Verdad, Vida, Camino, Consolador.  El evangelio de Juan no cuenta la biografía de Jesús (como los sinópticos), sino que interpreta a Jesús como ser de todos los seres, verdad de todas las verdades, camino de todos caminos. Él aplica a Jesús los títulos y experiencias que se utilizan en los círculos gnósticos… Jesús aparece así como el todo de la vida, en todos sus rasgos… pero un toco concretado en la historia pascual, como supone y dice Pablo en 1 Cor 15,  28 que el Dios de Cristo es todo en todos.

‒ Preexistente. De la confesión de fe en Jesús como Cristo que ha vivido ya (Profeta de la tierra) y que vendrá (Mesías escatológico), porque está presente en el culto de la iglesia (como Señor), los creyentes del Nuevo Testamento han pasado de un modo lógico a la certeza de que él ya existía en el principio. Aquel que ha venir en gloria es el mismo que existía en el principio de los tiempos de Dios (preexistencia*). De esta forma, los cristianos han superado un tipo de “barrera” puramente temporal de la historia, situado a Jesús en el nivel de la intimidad actuante de Dios. Los judíos ortodoxos no se atreven a pasar más allá de la historia (más allá sólo hay Dios). Por el contrario, desde el NT, los cristianos se han atrevido a decir que Jesús pertenece al misterio de Dios, como Logos, Hijo de Dios y ser divino (Dios) preexistente.

‒ Dios. Avanzando en esa dirección se llega a confesar la «divinidad» de Jesús, vinculada a su título cultual y escatológico de Kyrios: siendo Señor, Jesús se identifica con el mismo Dios en cuanto actúa. También han destacado este carácter divino de Jesús los títulos de Logos e Hijo de Dios; por eso no era necesario que el Nuevo Testamento le llamara «Dios» de un modo expreso, pero lo ha hecho en un número no muy extenso pero significativo en algunos textos como Jn 1, 1. De la identidad divina de Jesús tratarán los concilios cristianos, desde Nicea (año 325 d.C.).

  1. UN CRISTO DE IGLESIA: MONJE, SACERDOTE…

Contemplativo, maestro interior de la humanidad. Una fuerte tradición, que está en el fondo del monacato oriental y occidental, ha presentado a Jesús como un solitario (asceta y/o contemplativo) que se separa del mundo, para así dirigirlo y gobernarlo mejor, desde su aislamiento y elevación orante (como en el Tabor: Mc 9, 2-9 par), distinguiéndose así de los poderes oficiales de imperios e iglesias (gobernadores y obispos) que organizan y gobiernan con leyes el orden externo de la vida. Sólo un contemplativo, que modera las pasiones, que supera el ansia de tener, que vence el arrebato del sexo y es dueño de sí mismo (cf. tentaciones: Mt 4 y Lc 4), en contemplación intensa, puede animar y alimentar en verdad el despliegue y destino de

–  Sacerdote. Algunos grupos judíos, conocidos por los escritos de Qumrán, esperaban la llegada de un Mesías sacerdotal, que debía instaurar el verdadero culto israelita del fin de los tiempos. Jesús no ha sido sacerdote en sentido cultual, ni ha querido transformar los ritos del templo de Jerusalén. Pero su misma forma de entender la presencia de Dios y su manera de portarse en la Última Cena y en la muerte, han podido recrear y han recreado, en nueva perspectiva, el más hondo sentido del sacerdocio israelita. Frente al sacerdocio violento y dominador de sadoquitas y aaronitas de Jerusalén, que dominan con sangre (de animales) y dinero sobre el pueblo se alza el nuevo y eterno sacerdocio de Jesús, que se identifica con su misma vida humana, abierta a la humanidad entera, como dice la carta a los Hebreos. Siguiendo el modelo que ofrece la carta a los Hebreos, la tradición cristiana ha interpretado a Jesús como Sumo Sacerdote, no sólo según el orden de Melquisedec, sino también según el orden de Aarón y de Leví. De esa forma se han retomado en la iglesia elementos sacerdotales más propios del Antiguo Testamento que del evangelio, no para potenciar el carácter sacramental de todos los creyentes (como dice Hebreos), sino para crear una jerarquía de sacerdotes superiores, menos conforme con el evangelio. La mística de Jesús sacerdote debe volver a la Iglesia, como mística de amor y fidelidad universal a la vida, desde los más pobres.

– Salvador. Sólo porque está presente como Kyrios o Señor, Jesús puede mostrarse como Salvador, Sôter. Algunos teólogos piensan que éste es un título derivado, de tipo espiritualista y religioso. Pues bien, en contra de eso, podemos afirmar que el NT ha visto a Jesús no sólo como Señor divino (y asumiendo por tanto el nombre de Yahvé, Señor israelita), sino como el Sôter o salvador de los hombres, en un plano social y religioso, que está relacionado con otros títulos como redentor* y reconciliador. Este título se ha utilizado con más fuerza en los estratos más tardíos del NT, en aquellos donde Jesús ha venido a presentarse con toda claridad como presencia actuante de Dios dentro de la iglesia, aquel que ha vendido al Diablo y liberado a los hombres que estaban sometidos a su servidumbre (cf. Hch 4, 12; Jn 14, 6).

‒ Santo de Dios (Mc 1, 24), como le llaman los posesos, presentándole de esa forma como alguien que tiene poder de Dios para luchar contra lo satánico. Muchos judíos creían que al final de los tiempos llegaría el gran profeta para decir la última palabra de Dios y para abrir los últimos caminos de la historia humana.

  1. CRISTO CÓSMICO, CRISTO REY: PANTOCRÁTOR, LIBERADOR

Se me ha dado todo poder: Pantocrátor, emperador. Es la imagen más utilizada en la Iglesia antigua. Es dominante en todas las iglesias desde el siglo IV‒V hasta el XII. Después pierde fuerza en occidente (donde domina el Cristo de la Cruz y luego de la cristiandad colonizadora), para seguir siendo dominante el Oriente. Éste es el icono del Rey Supremo de la belleza y el misterio, en al ábside todos los templos, con el mundo en la mano, con el libro. Es el Señor de la belleza buena, de la transcendencia pura, supra‒temporal, con luz de Pascua.

‒ Capitán Gran, Buen Caballero. Siguiendo modelos medievales de entrega, al servicio de la conquista cristiana del mundo, partiendo de San Bernardo (siglo XII), se ha puesto de relieve en occidente la visión de un Cristo que dirige a los buenos soldados en la empresa de organizar y sacralizar el mundo bajo su reinado. Ciertamente, este Jesús no suele llevar espada (la espada la llevan San Miguel y San Jorge, Santiago y los reyes canonizados), pero capitanea, como portador de la Bandera de Dios, la gran lucha en la que se alistan sus soldados, que han de estar dispuestos a entregar la vida por el Reino. Esta visión tiene menos apoyo en los evangelios, pero puede apelar al pasaje de Ap 19, 11-16 donde Jesús aparece como capitán y jinete vencedor, armado con la espada de la palabra. Es la visión que domina en la Iglesia católica desde San Ignacio (siglo XVI), acompañando y presidiendo la misión universal católica que quiere implantar el reino de Dios en todo el mundo.

Sagrado Corazón, Cristo ReyRetomando elementos anteriores, y matizando algunos de sus rasgos más hirientes, la cristiandad del siglo XVII‒XX ha vuelto a destacar al Cristo amigo‒amor (con rasgos de Sagrado Corazón), pero vinculado, casi siempre, con otros rasgos de Cristo Rey, que extiende su dominio superior (de tipo casi siempre eclesial) sobre todo el mundo. En este contexto se han podido dar imágenes distintas, desde la del Cristo Dulzón y etéreo (signo de un amor poco encarnado) hasta la del Cristo militante de los Guerrilleros de Cristo Rey.

Cristo liberador… Es, a mi juicio, la última de las grandes imágenes y nombres de Jesús en la Iglesia de los últimos cincuenta años. Frente Cristo Rey de una tradición eclesial que puede como favorable el poder establecido de las aristocracias políticas y económicas, vinculadas con un tipo de iglesia, ha surgido la experiencia y tarea de un Cristo que libera a los hombres y mujeres, para que sean y vivan, volviendo al origen del evangelio, antes de la iglesia establecida. En ese origen está el hombre llamado a vivir en libertad, está Jesús como mesías de los excluidos y los pobres…

10 REFLEXIÓN PERSONAL: Y TÚ ¿QUIÉN DICES QUE SOY YO?

Esta es la pregunta del evangelio del  domingo 23.08.20 (cf. Mt 16, 15). Dije ayer que intentaría responde a ella, de un modo personal: ¿Quién es para mí Jesús, cómo le veo y la vivo…? Dije que iba a responder, pero no puedo hacerlo de manera más concreta en este medio (RD, FB…). No lo haré, pero puedo y quiero situarme en esa línea, ofreciendo un tipo de guía para mis lectores:

Jesús ha sido y quiero que sea el “Dios” de mi vida. He corregido por dos o tres veces el derrotero concreto de mi vida, pero ha sido (¡lo prometo) para seguir mejor su camino, en las circunstancias cambiantes de mi biografía personal y de la tarea de la iglesia. Confieso que hasta ahora me ha ido bien, y he sido fiel (¡sin sobresaliente!), y quiero que así sea en el futuro (aunque algunos compañeros de iglesia no hayan entendido o compartido algunos de mis cambios).                                                                                                                                                                                              ‒ He escrito sobre Jesús una docena de libros, y cientos de trabajos.  He vuelto siempre a él, como un obseso de amor de esperanza. No voy a repetir los títulos, algunos andan por ahí en librerías, bibliotecas y casas (Historia de Jesús, Evangelios de Marcos y Mateo, Jesús Maestro…). Soy profesor más que profeta, hombre de pacto reflexivo (¡a pesar de haber sido silenciado por cierta iglesia!)… y quiero escribir todavía mi último libro sobre Jesús. Para eso llevo meses y meses leyendo a Pablo, para retomar su proyecto. Entre los títulos de Jesús he querido y quiero destacar los cuatro siguientes:                                                                                                                                   ‒ Jesús es Logos/Verbo/Palabra, aquel en quien todos podemos dialogar activamente; no una palabra por encima, sino en la vida de los hombres. Porque creo en la Palabra abierta a luz y a la vida (Cf. Jn 1, 1‒3) creo en Jesús y viceversa. Sobre el Dios Palabra ha tratado toda mi teología, sobre el Jesús Palabra encarnada (Jn 1, 14) vengo escribiendo en los últimos años. Cristo fue hombre de palabra, su palabra es la herencia en la iglesia, no una palabra sobre nosotros, sino en nosotros. Al servicio de ella he pensado y sigo escribiendo.                                                    ‒ Jesús es pródromos, pionero o precursor (como dice Hebreos) No es camino ya hecho, para que los demás dejemos de caminar (o abdiquemos de nuestra responsabilidad en el aparato de una iglesia única maestra), sino camino que debemos re‒inventar y re‒crear, de un modo generoso, imaginativo y responsable siendo así Iglesia. Sólo en la medida en que nos atrevamos a caminar en libertad desde Jesús iremos descubriendo, de un modo personal y en comunión libre de iglesia, el recorrido y final del Reino de Jesús.

Jesús es amigo, como dice Juan. Soy ruboroso y no me atrevo a llamarle mi amor, mi novio, mi Amado (como hace Juan de la Cruz, aunque he publicado tres libros sobre el tema). Me contento con llamarle mi “amigo” (Jn 15, 15). Con el amigo se dialoga, se vive en libertad. Así Jesús Amigo del alma, me escucha y soporta, me anima, me impulsa, me ofrece su promesa, en esta vida concreta, antes en la Merced y en la Universidad Pontificia, ahora con Mabel, en los arrabales de la Iglesia oficial, manteniendo una palabra de amigo.                                               ‒ Jesús es finalmente sacerdote, y yo soy con él sacerdote. Pienso que éste es el título más “manipulado” y falseado por cierto tipo de iglesia, que ha convertido el sacerdocio en poder (interpretando mal la carta a los Hebreos, con 1 Pedro y Apocalipsis), en un tipo de jerarquía administrativa y sacramental, cerrando así lo que Jesús había abierto y mistificando lo que él había aclarado. Jesús es sacerdote, haciéndonos a todos “sacerdotes” de la nueva alianza de experiencia de vida en Dios, de solidaridad con los hermanos, de transformación interna y externa de la historia.

‒  Me queda por encontrar el último círculo del camino, dentro de esta iglesia católica concreta, en comunión con las restantes iglesias de Jesús, en diálogo con religiones, en apertura humana… Para ello quiero seguir volviendo del sepulcro vacío e inútil de la vieja Jerusalén al Mar y Monte de Galilea, como Jesús pidió a María y sus amigas: Decid a mis hermanos y a Pedro que vuelvan a Galilea, allí me veréis. Al servicio de esta vuelta a Galilea estoy y quiero estar, ofreciendo el pequeño testimonio de mi vida y mis escritos

 

Denuncian condiciones de temporeros de Albacete

Denuncian las condiciones en los asentamientos de Albacete: «La pandemia se ha cebado con ellos»

La ONG Médicos del Mundo ha denunciado las condiciones de vida en los asentamientos de Albacete después de que el pasado fin de semana estallase el primer brote por Covid-19 en uno de ellos.

Desde Médicos del Mundo lamentan que «las condiciones sociales y sanitarias de los asentamientos informales de la ciudad, donde malviven unas 400 personas, con un acceso inadecuado al agua potable, sin infraestructura ni saneamiento y con hacinamiento y superpoblación, haya desencadenado en el actual brote que ha dado lugar a incidentes».

La organización, que trabaja en el acceso a la salud en varios asentamientos en España, ha exigido «reiteradamente» al Gobierno de Castilla-La Mancha recursos para que las personas migrantes que han sido esenciales durante el estado de alarma en la recogida de frutas y verduras en el campo tuvieran «unas condiciones de vida dignas que les permitiera respetar las medidas de prevención e higiene durante esta pandemia». Seguir leyendo

Recelos a la «nueva industria» en la España vaciada

El rechazo a la ‘nueva industria’ florece en la España vacía: renovables, macrogranjas y ecología productiva disparan los recelos

Plataformas y movimientos de defensa del territorio, la economía familiar y la producción extensiva comienzan a menudear por todo el país, y especialmente por su zona noreste, ante el temor de que actividades de corte burbujeante y otras que llegan con opacidad acaben provocando daños irreparables y más despoblación.

«La tierra, el agua y el aire son nuestros recursos más preciados y codiciados. Por eso asistimos hoy a un proceso global que pretende concentrar y privatizar el espacio natural para controlar y expulsar a los pueblos que históricamente han contribuido a su mantenimiento y su gestión», denuncia el Manifiesto por la Vida Rural, al que, en un goteo que no cesa, en apenas dos semanas se han adherido una treintena de entidades y asociaciones de ocho comarcas aragonesas (el Maestrazgo y el Matarranya), catalanas (el Baix Ebre, el Monsià y la Terra Alta ) y de la Comunitat Valenciana (Es Ports, la Tinença de Benifassa y el Maestrat).

Las entidades de esas zonas, que suman 6.300 kilómetros cuadrados, una superficie mayor que las comunidades autónomas de La Rioja y Cantabria, y alrededor de 190.000 habitantes (el 80% de ellos en dos zonas de Tarragona) que superan en población a Soria, Teruel, Segovia, Ávila, Palencia y Zamora, reivindican, entre otros aspectos, la vigencia del minifundismo como «una forma de organización que va más allá de la explotación agrícola o forestal, [y que] es cultura, sentimiento, tradición, paisaje, sostenibilidad y sobre todo biodiversidad en nuestros territorios».

La plataforma, articulada en torno a la asociación cultural Maestrat Viu, ha surgido ante la inquietud que ha provocado en esas áreas el proyecto del llamado Yellowstone europeo, una iniciativa de rewilding o resilvestración impulsada por Maestrat-Es Ports, una entidad vinculada a Global Nature y a la estadounidense Fundación Wyss, que pretende explotar turísticamente mediante la reintroducción de especies salvajes un área de 5.500 kilómetros cuadrados con dos parques naturales (Es Ports y Benifassá) y más de la mitad del territorio incluido en la Red Natura.

La España vaciada

Malagón

El proyecto, que comenzó a moverse principios de año y que por ahora cuenta con el apoyo de las tres comunidades autónomas afectadas, o al menos carece del rechazo explícito de ninguna de ellas mientras mantienen contactos con los promotores, ha despertado recelos tanto por su inconcreción como por el contenido de los escasos aspectos concretados, lo que ha generado una vertiginosa movilización en plena desescalada de la pandemia.

«No vienen a potenciar la España vaciada sino a aprovecharse de ella»
Lo ocurrido en esas ocho comarcas comienza a convertirse en algo habitual en la España vaciada, cuyos habitantes recelan de la nueva industria que comienza a acercarse a sus territorios para explotarlos, ya sea mediante iniciativas de ecología productivista como esta o mediante la expansión de sectores en fase burbujeante y con elevados impactos ambientales como las macrogranjas o los parques de energías renovables. Seguir leyendo