Curso Cebipetal

‘Itinerarios de la esperanza por las comunidades de Nuestra América’

Cebitepal
Cebitepal

Del 23 de marzo al 28 de septiembre se va a llevar a cabo el Curso “Itinerarios de la esperanza por las comunidades de Nuestra América-Comunidades Eclesiales de Base

Como coordinador de este Curso, nos contó detalles, el programa y profundizó en sus ejes y diseño

El curso «busca ser un viaje acompañado de la sabiduría de las comunidades del continente. Haremos paradas en diferentes países, donde las ‘comunidades-maestras’ contarán sus experiencias»

«Seguimos creyendo que el desafío es construir comunidad para salvarnos en racimo, como decía el mártir Rutilio Grande»

Por | Virginia Bonard

(ADN Celam).- Del 23 de marzo al 28 de septiembre se va a llevar a cabo el Curso “Itinerarios de la esperanza por las comunidades de Nuestra América-Comunidades Eclesiales de Base”.

Francisco Bosch, educador popular y teólogo, trabaja hace años tallereando por la fe popular y sistematizando las narrativas de las comunidades en la base. Como coordinador de este Curso, nos contó detalles, el programa y profundizó en sus ejes y diseño.

-Francisco, ¿podrías definir qué es una Comunidad Eclesial de Base (CEBs) y, quizás, hacer un poquito de historia en nuestro continente?

-Las CEBs son un fruto bendito del Vaticano II y de múltiples procesos pastorales creativos que respondieron a las necesidades del contexto de la década de los 60 —y aun antes— de la Iglesia en Nuestra América; son  reconocidas en el documento de Medellín en 1968: “Ella es, pues, célula inicial de estructuración eclesial, y foco de la evangelización, y actualmente factor primordial de promoción humana y desarrollo. Elemento capital para la existencia de comunidades cristianas de base son sus líderes y dirigentes”.

Las CEBs son parte del proceso conflictivo y hermoso de la fe en este continente y fruto maduro de un largo caminar en la fe popular. No se trata de un movimiento creyente que atiende especialmente a los pobres, sino de la Iglesia que vuelve a la experiencia de las primitivas comunidades cristianas que nos narra el libro de los Hechos.

Con más de 50 años de historia en América Latina, reconocidas y validadas por todas las conferencias generales del episcopado latinoamericano y caribeño, las CEBs encuentran en la presente  primavera del papa Francisco, un momento de crecimiento y nueva vitalidad.

Extendidas en más de 18 países de América Latina y el Caribe, las CEBs son el motor de un modo de vivir el evangelio desde la base de la sociedad desde abajo, entre los pobres. La reciente Asamblea del Pueblo de Dios en América Latina ha reafirmado el desafío y actualidad de este modo de vivir el evangelio hoy.

-¿Las CEBs son una nueva manera de ser Iglesia y, a la vez, una nueva forma de ejercer ciudadanía?

-Las Comunidades de Base muestran que la fe cristiana es pública, que es imposible privatizarla y mercantilizarla. El evangelio no tiene precio y no puede ser domesticado, es decir: reducido únicamente al interior de los hogares.

Existe un vínculo central en nuestra tradición judeo-cristiana: vinculo fe-vida. El carácter histórico de nuestra fe explica por qué nuestro pueblo creyente lucha cada día por una vida mas digna. Esto se expresa en el vínculo entre fe y política que puede verse en muchas comunidades.

Las CEBs son maestras de otra forma ciudadanía en un tiempo donde las democracias y los estados nacionales están en profunda crisis. El Curso servirá para escuchar a estas “comunidades maestras”.

-¿Qué vamos a encontrar en este Curso?

-El curso “Itinerarios de la esperanza por las comunidades de Nuestra América-Comunidades Eclesiales de Base” busca ser un viaje acompañado de la sabiduría de las comunidades del continente. Haremos paradas en diferentes países, donde las “comunidades-maestras” contarán sus experiencias. Los participantes podrán encontrarse con la vida actual de las comunidades que enfrentan los males de nuestra época y cultivan una vida mas digna, en cada territorio. Este aporte será complementado por una teóloga o un teólogo de la tradición latinoamericana que nos ayudarán a pensar una dimensión eclesial en cada tiempo.

Seguimos creyendo que el desafío es construir comunidad para salvarnos en racimo, como decía el mártir Rutilio Grande. Por lo cual, debemos aprender esas dimensiones de la eclesialidad que se están cultivando entre los más pobres, en el día a día.

-¿Cómo está diseñado el programa y quiénes son sus profesores?

-El programa del Curso es como una espiral que se despliega desde su centro: desde la eclesiología a sus dimensiones, se parte desde la vida de las comunidades. El itinerario del viaje es:

23 marzo                                                                                                                                        Inicio del viaje: introducción Eclesiología
Marta Boiocchi

27 abril
Primera parada: Ministerialidad
Pbro. Manoel Godoy

25 mayo
Segunda parada: Sinodalidad
Dra. Geraldina Cespedes

22 junio
Tercera parada: Compromiso en salida (las 3T)
Pbro. Ismael Moreno

27 julio
Cuarta parada: Católica, sincrética, mezclada entre los pueblos
Dr. Diego Irrazábal

24 agosto
Quinta parada: Lectura popular de la Biblia.
Dra. Mercedes de Budallés Diez

28 septiembre
Encuentro de cierre: Al cruce de caminos.
Todas las comunidades

Se trata de una didáctica que cruce todos los encuentros, que una todo el viaje por las comunidades de Nuestra América. Una lógica que conciba el aprendizaje desde nuestros problemas y nuestras prácticas:

Llegar bailando: apertura celebrativa

Escuchar las voces de las comunidades

Interpelar desde diferentes saberes: exposición teóloga-o.

Preguntarnos juntos

Amarre para seguir andando nomás

-¿Quiénes son sus destinatarios? ¿Ayuda la educación virtual para una mayor participación?

-Es un curso abierto a todas y todos los que sientan que “hay que salvarnos en comunidad”. La pandemia nos deja grabado a fuego en nuestros cuerpos y en los montones de nuestros muertos que tenemos que volver a ser comunidad para salvarnos en la historia.

Por esa razón, estudiantes, jóvenes militantes de movimientos sociales, seminaristas, animadores de comunidad, servidores en parroquias, sacerdotes, religiosas, servidores públicos, todos y todas están invitadas a este viaje.

La virtualidad nos permitirá, como es común en los cursos de la CEBITEPAL y en la Articulación de las CEBs, tener un mapa regional, un intercambio entre experiencias del continente.

-¿Se compartirán, entonces, buenas prácticas y experiencias sucedidas en concreto?

-Es el punto de partida del Curso: escuchar y celebrar que la vida está brotando. Confiamos en formarnos como escuchadores y resonadores de esas experiencias que brotan por lo bajo en Nuestra América.

Hay una clave epistemológica en este Curso que se traduce en su método: la praxis es el lugar primero para construir conocimiento, desde diferentes saberes. La voz popular que carga el día a día, la tradición de la teología de la liberación que interroga y las búsquedas de los participantes que siembran todo eso en su territorio. Ahí está el desafío colectivo de este Curso.

Plan formativo del CEBITEPAL

Susana Nuin: “Formación en el marco de la sinodalidad y de todas las demás respuestas de la Iglesia”

Susana Nuin
Susana Nuin

«No basta emitir conceptos y se vuelve indispensable el generar fuertes marcos teóricos y fuertes marcos de metodología»

«Para el Cebitepal la formación es muy importante que sea inter eclesial, inter vocacional e inter cultural»

«Nosotros creemos que no es posible más una Iglesia que no sea abierta, no autorreferencial, sino trabajando con todas las demás instituciones de la Iglesia en dimensión sinodal»

«Nosotros estamos predispuestos, estamos abiertos, deseamos soñar con todo el Pueblo de Dios en todo lo que se necesite, en lo que sea necesario servir»

Todos los Cursos del Cebitepal aquí

Por Luis Miguel Modino, corresponsal en Latinoamérica

El Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) siempre tuvo la formación como una de sus prioridades, una tarea confiada tradicionalmente al Centro Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y El Caribe (Cebitepal), que actualmente es uno de los cuatro centros que componen el Celam.

Su coordinadora, Susana Nuin nos presenta en esta entrevista la programación para 2022, que está fundada en los cuatro sueños de Querida Amazonía y tiene como tema principal la sinodalidad. Se quiere proponer una metodología que permita que “tú te apropies del conocimiento y no simplemente un repetidor o hayas escuchado, o conceptualizado muchas cosas”, ayudando a superar el clericalismo, uno de los pedidos de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.

Mostrando su disposición a acompañar procesos de formación, tanto virtual como presencial, el Cebitepal remarca su vocación pastoral y el ser un lugar que amplía visiones y conocimientos que no se repiten en otros lugares. Junto con eso, la importancia del trabajo en red, animando a participar de una programación que invita a soñar con todo el Pueblo de Dios.

El Cebitepal está lanzando los nuevos cursos para 2022. 

Dentro de esta programación, ¿cuáles son los elementos que podemos destacar, en que insiste el Cebitepal en este año 2022?

Toda la programación está fundada sobre los cuatro sueños que aparecen en Querida Amazonía, que transcienden la Amazonía y son continentales. En ese perfil de los cuatro sueños se da el desarrollo y las propuestas de los cursos.

En este momento los cursos son muy variados. Sin duda la sinodalidad es un gran tema para todos los miembros del Pueblo de Dios. Sin lugar a dudas, el tema social, ecológico y el tema pastoral son temas prioritarios. Pero no se deja de lado aquello que ha sido una característica típica del Cebitepal, que es la formación, ya sea de la vida consagrada, de la vida sacerdotal, pero todo esto muy en el marco de la sinodalidad y de todas las demás respuestas de la Iglesia.

Quizás algo novedoso es que estamos trabajando mucho en la metodología. Entendemos que no basta emitir conceptos y se vuelve indispensable el generar fuertes marcos teóricos y fuertes marcos de metodología. Una metodología que permita que tú te apropies del conocimiento y no simplemente un repetidor o hayas escuchado, o conceptualizado muchas cosas.

A partir de estos comentarios, ¿podríamos decir que desde el Cebitepal se intenta dar respuesta a las necesidades actuales de la Iglesia de América Latina y el Caribe, a aquello que la sociedad está demandando, queriendo hacer realidad una Iglesia en salida, que va al encuentro de la gente?

Creo que se está intentando dar una respuesta, creo que se busca salir de un universo más situado en la vida sacerdotal, se busca, y este fue un pedido muy fuerte de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, superar a través de todos los elementos necesarios la formación en el clericalismo. Hay una búsqueda de dar una respuesta desde la renovación del Celam, que tiene que ver con todo esto en su esencia, en los cuatro centros, no solo en el Cebitepal, y también creo que se busca dar respuesta profundamente en todos estos frentes, y después de la Asamblea mucho más, pues ha sido después de una importante escucha del Pueblo de Dios.

Dentro de la programación del Cebitepal, la mayoría de los cursos serán virtuales, que es una nueva forma de realizar el trabajo formativo, no solamente en la Iglesia, en este tiempo de pandemia. ¿Hasta qué punto esa virtualidad favorece o dificulta ese trabajo formativo del Cebitepal?

Hasta ahora no hemos visto que dificulte. Obviamente hay que tener nuevas creatividades, salir al encuentro de nuevos estilos de formación, porque no se dan los mismos elementos. Para el Cebitepal la formación es muy importante que sea inter eclesial, inter vocacional e inter cultural. Esa es una de sus novedades y de sus bellezas, y justamente en este marco se da esta posibilidad de respuesta que a través de lo digital se logra.

Pero no descarto en absoluto y sobrevaloro también el tema de lo presencial. Lo presencial puede ser viniendo a Bogotá, sede del Celam, o lo presencial puede ser también aquello que es en cada lugar según la solicitud, puede ser una Iglesia particular, que tiene necesidad de un determinado tipo de formación, puede ser una región, puede ser una conferencia episcopal, o varias conferencias episcopales de una región.

Estamos abiertos a diplomados, workshops, talleres, laboratorios, acompañar instituciones inclusive. Hemos abierto un laboratorio de catequesis en función del ministerio de la catequesis, y lo hemos abierto con las personas de las distintas redes de catequesis del continente, incluido Estados Unidos. Y entendemos que se hace para que ese acompañamiento en la formación se vuelva siempre más real, para que esa creatividad esté siempre más en boga. O sea, poder justamente estar dando respuesta en todo aquello que es necesario hoy en los itinerarios formativos.

Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Habla sobre algunos elementos fundamentales de ese trabajo formativo del Cebitepal, que no siempre han estado presentes en la formación teológica de la Iglesia. El Cebitepal trabaja con las conferencias episcopales, también con algunas universidades e instituciones de la Iglesia. ¿Cómo ayudar para que esa formación en sinodalidad, en ecología integral, en temas no siempre presentes en la formación, sean asumidos en la formación de la Iglesia de América Latina y el Caribe, inclusive en las facultades de teología?

El Cebitepal siempre ha tenido una vocación pastoral, y en este margen pastoral nos encontramos con muchos académicos que frecuentan el Cebitepal, también como estudiantes, porque les aporta un estilo de formación, que justamente por ser inter vocacional, inter eclesial, inter cultural, y también con profesores de toda América Latina y el Caribe, y sin excluir los de fuera del continente, se encuentra algo que normalmente no se encuentra en un solo país y en una sola universidad.

Esto es para decir que se puede dar respuesta a esta necesidad a partir de elementos que son muy típicos del Cebitepal, que no se repiten en otros lugares.

Ese trabajo en red con las conferencias episcopales, con diferentes instituciones de la Iglesia de América Latina y el Caribe, como es la CLAR y CARITAS o las mismas redes como REPAM,  CEAMA, CLAMOR ¿cómo enriquece a la labor que lleva a cabo el Cebitepal?

Muchísimo, porque creemos que la Iglesia es entretejido comunional. Entendemos que, si lo es, hay que vivirlo y es una experiencia estupenda el poder vivirlo, el poder hacerlo realidad. También Caritas, entre esas que nombraste, está participando en los procesos de formación. También universidades, centros de estudios de distintos tipos, de distintos frentes. Nosotros creemos que no es posible más una Iglesia que no sea abierta, no autorreferencial, sino trabajando con todas las demás instituciones de la Iglesia en dimensión sinodal.

Asamblea Eclesia

¿Cómo animar para que todos aquellos que forman parte de la Iglesia de América Latina sientan la necesidad de participar de estos procesos formativos y de los diferentes cursos y diplomados que el Cebitepal ofrece para este año de 2022?

Una manera de animar es que conozcan la agenda. Otro elemento que es importante es que se animen, que se atrevan a pedir información, a consultar, a comunicarse con el Cebitepal, de manera que lo que no hay, se pueda también soñar juntos. Eso es muy importante, porque puede ser que para un obispo sea muy importante, como me comentaba uno en la Asamblea, la formación, por ejemplo, en conflictos de minería. Él lo va a pedir para su conferencia episcopal, y allí estaremos atendiéndolo.

O sea, animarse a soñar con el Cebitepal juntos. Nosotros estamos predispuestos, estamos abiertos, deseamos soñar con todo el Pueblo de Dios en todo lo que se necesite, en lo que sea necesario servir.

Cebitepal 2022:

El Centro Bíblico Teológico Pastoral apuesta por una agenda en clave sinodal

Cebitepal 2022
Cebitepal 2022

Cardenales, obispos, sacerdotes, seminaristas, diáconos, religiosos y religiosas, laicos y laicas, jóvenes y mayores. Juntos. Caminando, pero también formándose. La sinodalidad debe hacerse realidad también desde la formación

El Cebitepal, de la mano de importantes instituciones académicas como el Boston College y otras universidades de Brasil, está preparando una agenda de cursos en clave sinodal para todo el Pueblo de Dios

Como novedad, y en visos de que la pandemia se frene, el equipo de formadores del Cebitepal está disponible para ofrecer sus cursos por todo el continente

(Celam).- El centro bíblico teológico pastoral apostará en el 2022 por una agenda en clave sinodal. Cardenales, obispos, sacerdotes, seminaristas, diáconos, religiosos y religiosas, laicos y laicas, jóvenes y mayores. Juntos. Caminando, pero también formándose. La sinodalidad debe hacerse realidad también desde la formación.

Esta es la máxima del Centro Bíblico Teológico Pastoral de América Latina y el Caribe (Cebitepal), que este nuevo año 2022, amén de todos los cursos con los que buscan dar respuestas a las urgencias de los pueblos del continente –consultar en el código QR–, quiere poner el foco en una gran propuesta: la sinodalidad.

De hecho, desde el Centro se insiste en que la sinodalidad no es una novedad del papa Francisco, porque ya uno de los Padres de la Iglesia, Juan Crisóstomo, afirmó que la Iglesia debería llamarse sínodo.

Diplomatura CEBITEPAL
Diplomatura CEBITEPAL

De la mano de importantes instituciones

El Cebitepal, de la mano de importantes instituciones académicas como el Boston College y otras universidades de Brasil, está preparando una agenda de cursos en clave sinodal para todo el Pueblo de Dios.

Precisamente, como el reto principal del Cebitepal continúa siendo responder al magisterio universal, al latinoamericano y al del papa Francisco, y también a las necesidades, urgencias y gritos de los pueblos del continente, la sinodalidad no puede ser un tema más.

“Para que la sinodalidad no sea solo una palabra que se instala, que se hace moda, sino un verdadero proceso de conversión personal y comunitario, es necesario formarnos juntos”, explican a Misión Celam desde el propio Centro, que, al igual que el Centro de Gestión del Conocimiento y el Centro de Programas y Redes de Acción Pastoral, se entroncan en el corazón de la acción del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).Posibilidad de cursos presenciales

Como novedad, y en visos de que la pandemia se frene, el equipo de formadores del Cebitepal está disponible para ofrecer sus cursos por todo el continente.

Aunque la agenda hoy es toda digital, las diócesis, comunidades y conferencias episcopales o regiones que tengan necesidad de formación pueden solicitarlo para que el Cebitepal pueda ayudar allí donde se le demande, ya sea en formación específica sobre sinodalidad o sobre cualquiera de las desafíos finales de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.

Además, el objetivo del Cebitepal es que se puedan retomar pronto los cursos presenciales en la sede de Bogotá.