Criminalización de los migrantes

Los religiosos españoles alzan su voz ante la “desprotección” de los migrantes tras la última tragedia en la valla de Melilla

“Manifestamos nuestra preocupación ante la creciente criminalización de migrantes”, afirman la CONFER

LEER MÁS: La diócesis de Málaga reclama “la protección de los refugiados”

LEER MÁS: Justicia y Paz: “La cultura de la muerte está detrás de la política migratoria europea”

“Estamos profundamente consternados ante la desprotección que viven las personas migradas y refugiadas en la frontera sur y manifestamos nuestra preocupación ante la creciente criminalización de migrantes”. Así lo expresa la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) en un comunicado ante la última tragedia vivida en la valla de Melilla el pasado viernes 24 de junio con la muerte de 37 personas además de otros tantos heridos.


“La CONFER ha apoyado y se ha manifestado en diversas ocasiones en favor de la vida, la dignidad y la hospitalidad ante la situación de las personas migradas y refugiadas que intentan buscar un futuro mejor y un lugar donde poder desarrollar sus proyectos en libertad. Rechazamos categóricamente el incumplimiento de los tratados internacionales a los que España está adscrito”, señalan en el mismo escrito.

Asimismo, “nos hacemos uno con la Iglesia de Melilla en su quehacer en favor de los migrantes y queremos unir nuestra voz a la de aquellos que trabajan por recuperar la dignidad y los derechos humanos de nuestros hermanos y hermanas migrantes”.

Málaga, contra al trato inhumano

La CONFER se adhiere también al comunicado emitido por la Delegación Diocesana de Migraciones de Málaga y Melilla, quienes el mismo viernes mostraban su preocupación por “la situación que se está viviendo en Nador: el trato inhumano que están recibiendo estas personas, mientras se les impide solicitar asilo”.

“Tanto Marruecos como España han optado por eliminar la dignidad humana en nuestras fronteras, sosteniendo a toda costa que hay que evitar la llegada de personas migrantes, olvidando las vidas que se desgarran por el camino. Las autoridades no pueden eludir su responsabilidad ante estos hechos, muchas de estas personas vienen huyendo de la guerra, de persecuciones y conflictos, la falta de vías seguras para solicitar asilo han ocasionado estas muertes, los heridos y la alarma social”, denuncia la diócesis malagueña. Por eso, exigen a las autoridades “la protección de los refugiados, como marcan los tratados internacionales”.

Por otro lado, manifestaban su preocupación por “la criminalización a los migrantes por parte de la sociedad. No son considerados suficientemente dignos para participar en la vida social como cualquier otro, se ha olvidado que tienen la misma dignidad que nosotros”. Y agregaron: “Nuestra actitud se debe regir por la ley suprema del amor fraterno”.

La Iglesia en Melilla está “atenta, socorriendo al ‘extraño en el camino’. Desde la Delegación seguiremos denunciando la vulneración de derechos en nuestra frontera sur y acompañando a las personas para restituir su dignidad como hijos de Dios”, subrayaron.

Justicia y paz, contra la cultura de la muerte

Por su parte, Justicia y Paz ha denunciado “la cultura de la muerte que hay detrás de la política migratoria europea y española que cada año se cobra miles de vidas”.

“Los gravísimos sucesos no deben calificarse como un episodio más en la gestión de flujos migratorios en el que se asume como normal la represión con extrema dureza por parte de fuerzas policiales, en el que se practican devoluciones en caliente y en el que se intenta desviar la atención de la opinión pública poniendo el énfasis en actuaciones de tipo violento que puedan haberse producido por parte de algunos migrantes”, afirman.

Y añaden: “No debe obviarse que la guerra, el hambre y las persecuciones están detrás de todas y cada una de las historias de las personas que salen de sus países. Tampoco debe obviarse que todos los países de la Unión Europea, además de los países en tránsito, son signatarios de la Convención de Ginebra sobre el estatuto de los refugiados que obliga a los estados miembros a proporcionar protección”.

Asimismo, “exigimos una investigación exhaustiva a los gobiernos español y marroquí sobre su actuación en estos hechos, al tiempo que lamentamos profundamente la falta de empatía que el presidente del Gobierno español ha mostrado en todo este lamentable episodio”.

Día del Migrante

Confer denuncia las “situaciones de injusticia que se viven en las fronteras”

Los religiosos y religiosas españoles se unen a la celebración del Día Internacional del Migrante

migrantes-salto-valla-ceuta

El Consejo Asesor de CONFER Migraciones, que trabaja en el ámbito de la movilidad humana y del refugio se une a la celebración del Día Internacional del Migrante, ha reconocido en un comunicado “la riqueza del aporte de las personas migrantes a nuestra sociedad” y, por ello, ha denunciado “la sistemática vulneración de sus derechos” en las fronteras.



En el comunicado, con el cual la Confer se une a la celebración del Día Internacional del Migrante, señala, además, “la reciente visita del papa Francisco a Lesbos” como signo de “fraternidad, hospitalidad y acogida a los más vulnerables”.

No callar ante las injusticias

“Esta es otra clara invitación a seguir construyendo puentes y no levantando muros que nos separen o dividan”, continúan los religiosos y religiosas, quienes entienden que, en ese sentido, “la Vida Religiosa en España tiene una gran responsabilidad: continuar participando activamente en procesos de acompañamiento, integración y sensibilización de tal manera que vayamos sintiendo dentro y fuera de la Iglesia que todos somos hermanos”. Para ello, continúan impulsando la campaña ‘+Hospitalidad: caminos de esperanzas compartidas’, la cual busca contribuir a la construcción de una Cultura del Encuentro en el entorno de las entidades, comunidades y sociedad civil.

“Creemos que no debemos, bajo ningún motivo, acostumbrarnos a las vulneraciones de derechos, como tampoco podemos legitimar con el silencio lo que sucede de un lado y otro de la frontera“, subraya la Confer. “Desde el Consejo Asesor de CONFER Migraciones entendemos que la vida de las personas es un don sagrado, que la Vida Religiosa está llamada a asumir su vocación profética desde los pobres y que los derechos humanos de las personas migradas y refugiadas no deben entrar en conflicto con una adecuada gestión de las fronteras”, aseveran.

El liderazgo de los cuidados

El nuevo presidente de la CONFER inicia el liderazgo de los ‘cuidados’ 

El dominico resalta la importancia de cuidar las presencias, a las personas, la intercongregacionalidad y sinodalidad, la integración carismática y la pluralidad y diversidad regional. 

 “Habernos escuchado de tú a tú durante la Asamblea nos ha permitido percibir muchos matices que los simples papeles o programas no necesariamente recogen”, ha señalado Jesús Díaz Sariego, OP, nuevo presidente de la CONFER, durante la clausura de la XXVII Asamblea General. 

Según ha explicado, durante estos días han “percibido una mayor toma de conciencia (racional y afectiva) comunitaria de la necesidad que tenemos de ‘caminar juntos’ como CONFER para servir mejor a la vida religiosa desde ella”. Asimismo, ha expresado la necesidad de “abrir procesos y de acertar a acompañarlos”. 

‘Dios nos cuida’ 

“En este camino constatamos que ‘Dios nos cuida’ y que nosotros debemos también ‘cuidarnos los unos a los otros’. En este sentido, ha destacado los cinco ‘cuidados’ que “queremos preservar y que, de una manera o de otra, han surgido durante la Asamblea”. 

  1. Cuidar a las personas: “Cuidar con más atención a todas las generaciones, pero especialmente a la generación intermedia. Generación sobre la que recae el mayor peso y responsabilidad en estos momentos”. 
  1. Cuidar las presencias y los modos de hacerse presentes: “Durante la Asamblea nos hemos orientado en la necesidad de resignificarnos (de ser o, de volver a ser significativos), ya que no se trata solamente de discernir el lugar donde debemos estar, sino también el cómo estar donde debemos estar”. 
  1. Cuidar la integración carismática: “De vivir la integración carismática y misión compartida. Una dimensión sobre la que debemos reflexionar aún más. Perfilar mejor la misión compartida con los laicos”. 
  1. Cuidar la intercongregacionalidad y la sinodalidad: “Reformular mejor la intercongregacionalidad, un camino sin duda, de sinodalidad. Pensando su desarrollo más desde ‘abajo’, desde la proximidad geográfica, el encuentro orante, festivo, etc. que desde una programación que venga más desde ‘un despacho’… ‘desde ‘arriba’”. 
  1. Cuidar la pluralidad y diversidad regional: “El espacio que nos hemos dado para reflexionar y tomar el pulso a las CONFER regionales y diocesanas ha resultado especialmente valioso. Hemos traído a la Asamblea ‘la vida religiosa vaciada’. En las reestructuraciones de provincias que venimos haciendo estos últimos años no hemos escuchado del todo, quizás, los ecos del Espíritu cuando siguen reclamando nuestra presencia en los distintos lugares, en las diferentes Iglesias locales. Una mayor o mejor coordinación de los procesos de reestructuración que hemos realizado nos hubiera llevado, sin duda, a una mayor creatividad a la hora de configurar nuestras decisiones. Porque, hemos de ser creativos no solamente para generar nuevas fundaciones apostólicas, sino también para cerrarlas o transformarlas”. 

“De nuevo hemos de volver a la pregunta Lema de la misma: ‘Señor, ¿qué quieres de nosotros hoy?’. Esta pregunta ha de seguir acompañándonos durante estos próximos años, al menos hasta la próxima Asamblea. Os invitaría a que en cada instituto la tengamos en cuenta. Podemos asumir el compromiso, como superiores mayores, de seguir reflexionándola para dar mejor forma a lo que somos y a lo que hacemos. Las respuestas que podamos dar a esta pregunta son el camino de futuro por el que debemos transitar. Sus respuestas nos abren mucho horizonte, a cada congregación en particular y a la CONFER en general”, ha resaltado el dominico. 

Por su parte, la vicepresidenta, Lourdes Perramon, ha agradecido la confianza de los superiores. “Estos días hemos oído decir que la CONFER es la casa de todos y yo espero que seamos hogar”, ha indicado. “La Vida Religiosa está llamada a hacer un brindis por la vida”, ha finalizado. 

Mensaje pascual de la CONFER

Mensaje de Pascua de la presidenta y el vicepresidente de Confer Los religiosos españoles invitan a «poner rostro» y «acompañar soledades» en tiempos de coronavirus

  • Mariña Ríos y Jesús Díaz Sariego, junto a los cardenales Osoro y Bocos Confer

«Se nos dan ojos nuevos, mirada honda para reconocer (…) poner rostro, a los vecinos a los que tal vez nunca habíamos mirado a los ojos, y con los que nos hermanamos cada día en el aplauso de la tarde; el permanecer al lado de los sufrientes, el acompañar soledades, el servicio menudo y posible a los más frágiles»

Con un sentido recuerdo a “tantos hermanos y hermanas nuestras que están experimentando la enfermedad y la muerte causada por la pandemia (…) en propia carne” -el coronavirus está afectando, y mucho, a la vida religiosa-, los responsables de Confer ponen la mirada en la Pascua

Abogan por «vendar corazones desgarrados» en un mundo «herido»

13.04.2020 Jesús Bastante

«Se nos dan ojos nuevos, mirada honda para reconocer (…) poner rostro, a los vecinos a los que tal vez nunca habíamos mirado a los ojos, y con los que nos hermanamos cada día en el aplauso de la tarde; el permanecer al lado de los sufrientes, el acompañar soledades, el servicio menudo y posible a los más frágiles; la creatividad evangélica para buscar nuevas formas, en esta situación, de tender la mano a los otros, de compartir la fe y la oración”. La presidenta de Confer, Mariña Ríos, odn, y el vicepresidente, el dominico Jesús Díaz Sariego, han enviado un mensaje de Pascua, y esperanza, a la vida religiosa española.

En su escrito, Ríos y Díaz Sariego apuntan cómo hemos vivido una Cuaresma y una Semana Santa “singular”, con “una conciencia diferente” que les ha permitido reconocer a Jesús “en el rostro de nuestros hermanos”.

La vida religiosa, diezmada

Con un sentido recuerdo a “tantos hermanos y hermanas nuestras que están experimentando la enfermedad y la muerte causada por la pandemia (…) en propia carne” -el coronavirus está afectando, y mucho, a la vida religiosa-, los responsables de Confer ponen la mirada en la Pascua, en el sentido de la Resurrección para la vida hoy.

CONFER apuesta por el compromiso con los sufrientes “Se nos dan ojos nuevos, mirada honda para reconocer, seguir reconociendo, los signos de vida nueva que este tiempo de dolor nos va entregando: la conciencia más fuerte de ser familia humana; las señales de gratuidad, generosidad, vida entregada… en tantas personas; la cercanía a los demás a pesar de la distancia física; el cuidado mutuo desde la responsabilidad cotidiana; la posibilidad de reconocer, de poner rostro, a los vecinos a los que tal vez nunca habíamos mirado a los ojos, y con los que nos hermanamos cada día en el aplauso de la tarde; el permanecer al lado de los sufrientes, el acompañar soledades, el servicio menudo y posible a los más frágiles; la creatividad evangélica para buscar nuevas formas, en esta situación, de tender la mano a los otros, de compartir la fe y la oración, que nos hace vivenciar de modo nuevo ser comunidad eclesial a través de los medios de comunicación…”, sostiene el mensaje.

Tejer comunidad y fraternidad

“Hoy experimentamos con alegría que el Resucitado nos envía a proclamar que está entre nosotros, que nos da aliento para ir a nuestros hermanos”, proponen los responsables de la vida religiosa española, “en nuestro mundo herido, donde comunicar su presencia pasa por ‘vendar corazones desgarrados’, ‘consolar a los afligidos’, tejer comunidad y fraternidad, reconocerlo en el compartir y partir pan y vida, anunciar que Él es el Señor de la Vida”.

“Después de la Pascua nada es lo mismo”, sostienen desde Confer. “Después de la experiencia pascual que estamos viviendo, nada será lo mismo”, añaden, apuntando que “está en nuestras manos que la vuelta a Galilea no sea la vuelta a lo anterior, a la ‘normalidad’; que este misterio de muerte y vida que vivimos no sea un paréntesis, sino que lo que se nos está revelando experiencialmente, lo que se nos está desvelando de nuestro mundo, de nuestro modo de vivir, de nosotros mismos… sean brújulas en el camino nuevo que estamos llamados a recorrer como humanidad y como creyentes”.

 

 

Las mujeres católicas «se rebelan»

Las mujeres católicas “se revelan” y se lanzan a la calle “hasta que la igualdad sea una costumbre»

Colectivos cristianos feministas de toda España se concentrarán frente a las catedrales de Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia o Zaragoza el próximo 1 de marzo para exigir plena igualdad hombre-mujer en la Iglesia católica

Jesús Bastante Follow @@BastanteJesus – en religiondigital.com

Organizadoras de la concentración del próximo 1 de marzo en La Almudena

«Hasta que la igualdad se haga costumbre«. Este es el lema de las mujeres indignadas en la Iglesia que, cansadas de vivir como ciudadanas de segunda, apartadas al servicio de curas y obispos o a la limpieza, han dicho «Basta». Y lo han hecho reuniéndose en torno a la denominada ‘Revuelta de mujeres en la Iglesia‘, que el próximo 1 de marzo se congregará ante la catedral de La Almudena en Madrid para exigir la plena igualdad de hombres y mujeres en la institución.

Zaragoza, Sevilla, Barcelona o Valencia también acogerán iniciativas similares, convocadas por docenas de colectivos, como Mujeres y Teología de Madrid, Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana Femenina, Colectivo Agar, Mujeres de Alandar, de la JEC y de Profesionales cristianas de Madrid, Asociación de Teólogas de España… «y muchos otros colectivos de mujeres de parroquias» y avalada, entre otros, por la Conferencia de Religiosos Españoles (Confer).

¿Qué pretenden estas mujeres? «Alzamos la voz y nos manifestamos porque vivimos una profunda discriminación en la Iglesia y ha llegado el momento de decir «‘¡Basta ya!’ Ni podemos, ni queremos callarnos», asumen en su manifiesto. «Estamos cansadas de las incoherencias y autoritarismo que percibimos a diario» en la institución, lamentan, denunciando «las múltiples formas de injusticia e invisibilización que sufrimos en la Iglesia».

«La institución, con su estructura y organización, está quedando al margen de las conquistas sociales en igualdad y corresponsabilidad y está cometiendo un error», cuestiona el escrito, que destaca «la dolorosa violencia ejercida sobre mujeres, religiosas y laicas, además de otras formas de violencia lamentables».

Seguir leyendo