El Centro de Estudios Penitenciarios en Cuenca

Cuenca será la sede del futuro Centro de Estudios Penitenciarios Cuenca acogerá la sede del futuro Centro de Estudios Penitenciarios. Lo ha anunciado Ángel Luis Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias, durante su comparecencia en Comisión de Interior en el Congreso de los Diputados. El reconocimiento de la Comisión Europea de Cuenca y su provincia como una de las zonas más despobladas, la oferta de infraestructuras ofrecidas por el ayuntamiento y la situación geográfica ha sido lo que ha decantado a Instituciones Penitenciarias a adoptar esta decisión para que sea sede del Centro de Estudios Penitenciarios. El Centro contará con la residencia universitaria María de Molina y con el complejo en el que se encuentra ubicado el colegio San Julián. “Las instalaciones se adaptan a las necesidades de esta administración y se ha valorado que se puede utilizar con carácter inmediato las instalaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha en Cuenca”. El secretario general de Instituciones Penitenciarias ha agradecido a las ciudades candidatas “los magníficos proyectos presentados”. Las otras ciudades candidatas eran Burgos, Segovia, León y Santander. “La decisión ha sido difícil y meditada”.

La Buena Noticia del Dgo de Resurrección-B

¡ALLELUYA, ALLELUYA! ¡EL SEÑOR RESUCITÓ!

Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)
Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)

LA HORA DE LA PALABRA

JESÚS TENÍA RAZÓN

¿Qué sentimos los seguidores de Jesús cuando nos atrevemos a creer de verdad que Dios ha resucitado a Jesús?¿Qué vivimos mientras seguimos caminando tras sus pasos? ¿Cómo nos comunicamos con él cuando lo experimentamos lleno de vida?

Jesús resucitado, tenías razón.

Es verdad cuanto nos has dicho de Dios. Ahora sabemos que es un Padre fiel, digno de toda confianza. Un Dios que nos ama más allá de la muerte. Le seguiremos llamando «Padre» con más fe que nunca, como tú nos enseñaste. Sabemos que no nos defraudará.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios es amigo de la vida. Ahora empezamos a entender mejor tu pasión por una vida más sana, justa y dichosa para todos. Ahora comprendemos por qué anteponías la salud de los enfermos a cualquier ley o tradición religiosa. Siguiendo tus pasos, viviremos curando la vida y aliviando el sufrimiento. Pondremos siempre la religión al servicio de las personas.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios hace justicia a las víctimas inocentes: hace triunfar la vida sobre la muerte, el bien sobre el mal, la verdad sobre la mentira, el amor sobre el odio. Seguiremos luchando contra el mal, la mentira y los abusos. Buscaremos siempre el reino de ese Dios y su justicia. Sabemos que es lo primero que el Padre quiere de nosotros.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios se identifica con los crucificados, nunca con los verdugos. Empezamos a entender por qué estabas siempre con los dolientes y por qué defendías tanto a los pobres, los hambrientos y despreciados. Defenderemos a los más débiles y vulnerables, a los maltratados por la sociedad y olvidados por la religión. En adelante escucharemos mejor tu llamada a ser compasivos como el Padre del cielo.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora empezamos a entender un poco tus palabras más duras y extrañas. Comenzamos a intuir que el que pierda su vida por ti y por tu evangelio la va a salvar. Ahora comprendemos por qué nos invitas a seguirte hasta el final cargando cada día con la cruz. Seguiremos sufriendo un poco por ti y por tu evangelio, pero muy pronto compartiremos contigo el abrazo del Padre.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora estás vivo para siempre y te haces presente en medio de nosotros cuando nos reunimos dos o tres en tu nombre. Ahora sabemos que no estamos solos, que tú nos acompañas mientras caminamos hacia el Padre. Escucharemos tu voz cuando leamos tu evangelio. Nos alimentaremos de ti cuando celebremos tu cena. Estarás con nosotros hasta el final de los tiempos.

José Antonio Pagola

TESTIGOS DE LA PALABRA

Paul McAuley
Paul McAuley

El misionero y activista medioambiental británico Paul McAuley, de 71 años, fue encontrado sin vida en el albergue que él mismo fundó para escolares indígenas en un barrio de la ciudad de Iquitos, en plena Amazonía peruana.
Los primeros indicios señalaban que el religioso había sido quemado hasta la muerte, pero un experto forense peruano, según « The Washington Post», asegura que murió antes de que su cuerpo fuera quemado en la Comunidad Estudiantil Intercultural ‘La Salle’ al no encontrarse dióxido de carbono en su sangre.
Los fiscales todavía no han determinado si McAuley fue asesinado o cuál ha sido el motivo de su muerte, aunque el forense señala que el cuerpo fue quemado «en circunstancias sospechosas”.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

¡ Cristo el Señor resucitó!
¡Alegría! ¡Aleluya! ¡Cristo el Señor resucitó!
Como un grito en la mañana, ¡resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, resucitó!
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Auí estoy, en el silencio, provocando la sorpresa
Abre los ojos y mira hacia dentro y hacia fuera,
Que en el lugar del dolor, en el trajín de la fiesta
O en la noria del amor, yo, el Señor,
llamo a tu puesta.
Quien se siente caminante,
de seguro que me encuentra
Llamando por las esquinas
Voy de camino y sin tregua.
 
Peregrino hacia Emaús para sentarme a tu mesa
Partiendo el Pan con cariño,
descubrirás mi presencia.
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Vivo estoy y para siempre
Resucitado a tu vera.
Grita conmigo: ¡Aleluya!
Que ha merecido la pena.
Resucité del sepulclo y el cielo se hizo tierra.
¿Dónde estoy? Preguntas…
Tu vida es la respuesta.
¡Alegría! ¡Aleluya! ¿Cristo el Señor resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, ¡resucitó!
 
Isidro Lozano o.c.
 
Pastoral Bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro (Cuenca).

Agrupación de 3 municipios de Cuenca contra las macrogranjas

Alianza de tres municipios de Cuenca que crearán una agrupación vecinal contra dos macrogranjas porcinas que superan los 15.000 cerdos
La Asociación de propietarios afectados por el incendio de Barchín del Hoyo colaborará con el colectivo Pueblos Vivos de Cuenca y anuncia “movilizaciones y acciones legales” para impedir su instalación
La Asociación de propietarios afectados por el incendio de Barchín del Hoyo, en Cuenca, establecerán una alianza con el colectivo Pueblos Vivos de Cuenca que se traducirá en la creación de una agrupación vecinal que integre a los habitantes de Gabaldón, Piqueras del Castillo y Barchín del Hoyo y a otros vecinos del entorno después de que se proyecten en la zona dos macrogranjas que, en conjunto sumarían más de 15.000 cerdos en la zona.
Los vecinos pretenden llevar a cabo “todas las movilizaciones y acciones legales necesarias” para impedir su instalación y, añaden, “evitar así un empeoramiento de la ya maltrecha supervivencia de la zona”.
“En el último mes los vecinos de Barchín del Hoyo, Gabaldón y Piqueras del Castillo han recibido, con una gran sorpresa e indignación, la noticia de la instalación de dos macrogranjas porcinas en sus términos municipales”. La primera, en Gabaldón, con un censo de 7.000 cerdos de engorde. La segunda, entre los términos municipales de Barchín y Piqueras, con un censo de 6.000 animales. Esta segunda granja estaría ubicada dentro del perímetro del incendio que, en 2019, arrasó 2.800 hectáreas de pinar perteneciente a estos tres municipios conquenses.
Los vecinos y afectados por el incendio califican esta noticia como un verdadero “atropello a los intereses y dignidad” de los ciudadanos, puesto que estas dos macrogranjas supondrían la “puntilla” para la supervivencia de los pueblos de la zona. Consideran “inaudito e inadmisible” que, “tan sólo dos años después del tremendo y trágico incendio que arrasó la comarca, se instalen estas dos explotaciones porcinas con los grandes perjuicios directos que esto comporta” y que detallan: malos olores, vertido de purines, contaminación de acuíferos con nitratos y nitrosaminas perjudiciales para la salud, daño a la regeneración del bosque quemado y la escasa generación de puestos de trabajo que estas granjas mecanizadas conllevan.
Como efectos indirectos, denuncian, estas macrogranjas supondrán la desaparición del turismo rural y el éxodo de poblaciones en tres municipios cuya suma total de habitantes ronda las 200 personas.
La Asociación de propietarios afectados por el incendio de Barchín del Hoyo () califica esta noticia como “una tragedia” para los intereses de las decenas de sus asociados. Los afectados por el incendio no entienden cómo, a pesar de haberse reunido en septiembre de 2019 con el delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Rodrigo Molina, y entregarle un plan de recuperación de la zona del incendio del cual no han recibido respuesta, ahora la administración regional admite y consiente la instalación de estas dos macrogranjas.
“Esta administración es perfectamente conocedora de la gran extensión que tuvo el incendio, la grave problemática que ha existido y existe con la retirada de la madera quemada y el paupérrimo estado en el que ha quedado el bosque afectado”, recuerdan.
A esto hay que añadir que, los promotores de la macrogranja de Barchín han solicitado a la Confederación Hidrográfica del Júcar la ejecución de un pozo de 105 metros de profundidad para el suministro de agua a los animales. Esto supondría, en su opinión, “una mayor desecación del terreno y un grave perjuicio para la regeneración del pinar quemado”.

La buena noticia del domingo 28.03.2021—Dgo de Ramos-B

Bendito el que viene en nombre del Señor

 

LA HORA DE LA PALABRA

Jesús se entrega por todos.

Ante la pasión de Jesús no podemos ser meros espectadores o un auditorio pasivo.

Dios sufre con nosotros

Ante los millones de personas que mueren de hambre, que son refugiados o están desaparecidos, nos preguntamos: ¿Dónde está Dios? ¿Qué dice ante el sufrimiento?

Si queremos conocer la respuesta de Dios al sufrimiento, la tenemos que descubrir en el rostro de un crucificado que ha muertotras un misterioso grito lanzado al cielo, pero no contra el cielo.

Ahora el dolor ya no es signo de la ausencia de Dios. Donde parece que no hay Dios o que ha desaparecido, es donde está más cercano que nunca.

La respuesta de Dios al sufrimiento humano se halla en su cruz y en nuestra cruz de cada día.

TESTIGOS DE LA PALABRA

“Donde la vida, pongo el fuego”. Guillermo Sotillos
“Donde la vida, pongo el fuego”. 
Guillermo Sotillos 
 
Hace dos años se nos fue nuestro  compañero y hermano Guillermo Sotillos… Nos acompañó a las gentes de la Red desde  su origen, en los tiempos más duros de las redadas racistas en Lavapiès.
Formó   parte de los primeros grupos de apoyo a detenidos. Siempre desde abajo, y desde lo invisible obedeció a su corazón más que a las leyes injustas luchando contra ellas desde la libertad de su pasión por la dignidad humana y su amistad con tantos compañeros y compañeras sin papeles…
 
Con él aprendimos  muchas cosas, entre ellas a terapeutizar el dolor y la rabia a través del teatro, la poesía y los cuentos.
Su jovialidad y su incondicionalidad en la amistad y en las luchas y sueños compartidos, su disponibilidad a cualquier hora del día o de la noche, permanecen vivos en nuestra memoria para siempre… y con él seguimos y seguiremos, a partir de ahora de otra manera, aunque su ausencia hoy nos rompa el corazón.

 

 

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor! 
 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Con tu entrada en Jerusalén, Señor, se cumple
lo que todo un pueblo soñó desde siglos,
lo que fue su grito de esperanza
ante todas las dificultades.
 
Bien sabes, Señor, 
Que nuestro sí de hoy, mañana será un no;
que nuestros cantos se quedarán
en boca cerrada;
Que nuestros vivas darán lugar a deserciones;
Que nuestros gritos se convertirán
en silencios de muerte. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Te pedimos, Señor, que ante las dificultades
de la vida,
no se apaguen nuestras voces porque somos
tu expresión;
Que no escondamos nuestra vida cristiana
porque somos tu cuerpo;
Que no neguemos tu evangelio ni tu presencia
porque somos tu palabra.
 
Bien lo sabes, Señor Dios,
hermano y amigo nuestro para siempre,
que ya no podemos vivir sin ti.
Isidro Lozano o.c.
 

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

 

Más de 20.000 pinos talados en Serranía de Cuenca

Calculan que son más de 20.000 los “pinos sanos” talados de “forma abusiva” en la Serranía de Cuenca

Ecologistas en Acción (EA) de Castilla-La Mancha ha calculado que en el paraje de la Cañada del Mostajo, en el corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca, han sido talados más de 20.000 pinos, que en su mayor parte estaban sanos cuando fueron cortados.
En una nota de prensa, Ecologistas en Acción ha cuestionado la versión del delegado de Desarrollo Sostenible en Cuenca, Rodrigo Molina, que aseguró que las talas se habían hecho sobre árboles muertos, tumbados o doblados, después de que la asociación conservacionista denunciara las que calificó como “talas abusivas” en este paraje situado en el monte de utilidad pública número 120, propiedad del Ayuntamiento de Cuenca, donde tiene sus nacederos el río Escavas.
Asimismo, el grupo ecologista ha señalado que Molina reconoció que las talas se iniciaron en el mes de septiembre, en una superficie de entre 60 y 70 hectáreas, por lo que EA ha estimado que “se podría estar hablando de más de 20.000 pinos apeados, si bien el delegado nada ha dicho de la cuantificación de lo cortado”.
También han sorprendido al grupo conservacionista las palabras del delegado de Desarrollo Sostenible en Cuenca “defendiendo la legalidad de las talas”, por un lado “porque la gran mayoría de los árboles estaban sanos cuando se cortaron” y por otro porque en la comunicación que se le hizo a Ecologistas en Acción por escrito “se reconoce que las talas se hicieron sin licencia”.
Para Ecologistas en Acción estas talas “carecen de las condiciones legales con las que debe contar una licencia de aprovechamiento’, ya que según el grupo conservacionista “el único documento expedido a la empresa es una adjudicación genérica con vigencia en 2019 y 2020”.
Sin autorización
La Delegación de Desarrollo Sostenible ha reconocido, además, que no se ha realizado el perceptivo informe de los efectos sobre los recursos naturales objeto de protección, en aplicación del artículo 56 de la ley 9/1999 de Conservación de la Naturaleza, han señalado los ecologistas, que han aseverado que tampoco existe la necesaria autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), puesto que están afectados el cauce y la ribera del río Escabas.
Además, han señalado que Molina “también ha declarado que existen denuncias de los agentes medioambientales y que hay una causa abierta en los juzgados contra la empresa maderista y contra la empresa pública Ayuntamiento de Cuenca Maderas SA”.
Ecologistas en Acción “desconoce si es por delito ecológico u otro ilícito penal”, por lo que ha considerado que “Molina debería explicar por qué ha desautorizado el criterio de los agentes y en qué términos se ha planteado la causa judicial”.
En este sentido, EA ha avanzado que pondrá los hechos en conocimiento de la Confederación Hidrográfica del Tajo y de Asociación para la Certificación Española Forestal (PEFC), que certifica la sostenibilidad de la gestión de los montes de titularidad del Ayuntamiento de Cuenca.
Y ha planteado que “la empresa pública Ayuntamiento de Cuenca Maderas S.A. también debería dar una explicación de su actuación en estos hechos y especialmente si adjudicó sin concurrencia, es decir, a dedo, a la empresa maderera vallisoletana la madera y cuánto dinero se ha ingresado por estos aprovechamientos, mostrando las liquidaciones semestrales por montes, tras la medición de la madera apeada, así como los hechos por los que está denunciada en los juzgados”.

Por una Cuenca sin ganadería industrial

Me confieso, pero no culpable. Yo solo quiero mi pueblo limpio y vivo. Carta a ASAJA Cuenca
¡Hola! Me llamo María, Juan, Carlos, Pepa, Carmen, Milagros, Daniel, Ana, Rodrigo, Remedios, Dolores, Alberto, Felipe… y formo parte de Pueblos Vivos Cuenca, una plataforma compuesta por más de una veintena de agrupaciones locales de la provincia de Cuenca, personas a título individual, y por Ecologistas en Acción. Y sí, nos confesamos inocentes, ya que entendemos que no se comete ningún delito cuando se vela por el cuidado del medio ambiente de nuestros pueblos, de nuestra provincia; por defender el derecho a respirar un aire limpio, sin malos olores, a no tener las aguas contaminadas y a tener un mundo rural vivo. Aclaramos también que somos mujeres y hombres, de edades diversas, que tenemos nuestra formación, nuestros respectivos trabajos y que dedicamos nuestro tiempo libre -por cierto, no subvencionado- a recabar datos, a reclamar y a defender a esta tierra, que es la de todos. Una vez más, repetimos que no estamos en contra de la ganadería, estamos en contra del modelo de ganadería que se ha instaurado en la provincia, la ganadería industrial. No la llamamos ganadería industrial por desconocimiento, sino porque también son intensivas (según Decreto 69/2018, de 2 de Octubre) las granjas de nuestros abuelos y padres, esas que están desapareciendo y que sí ayudan a plantar cara a la despoblación. Decimos “industrial” porque son instalaciones altamente tecnificadas que buscan producir el máximo en el menor tiempo posible. Y a veces también las llamamos Macrogranjas, pero no de forma peyorativa, sino de forma descriptiva, ya que según la RAE, el prefijo macro- significa “grande”. Es decir, macrogranja viene a significar “granja grande”. Aclaramos que estamos en contra de que se instalen y se concentren macrogranjas en pueblos cercanos o incluso en el mismo pueblo. Y es ahí donde radica el problema. El grave impacto que provoca la suma de todas, es un impacto irreversible. No nos cansaremos de hablar con los datos en la mano y señalar también que las macrogranjas no generan empleo, ni fijan población. Si no, ¿cómo se explica que la provincia de Cuenca, según datos del INE desde el año 2012 (218.036) hasta el 2018 (197.222) haya perdido cerca de 21.000 habitantes? De hecho, no hay ningún pueblo de la provincia que haya incrementado el censo de habitantes teniendo una macrogranja o varias macrogranjas en su término municipal. Además, en esa destrucción de empleo se incluye también el de los pequeños ganaderos del sector. En los últimos doce años, se han cerrado cerca de un 47% en el caso de las explotaciones reducidas, un 25%, las de grupo 1, que son las que tradicionalmente han centrado la actividad ganadera familiar. Mientras que las del grupo 3 se han incrementado más de un 50%, las que tienen una capacidad entre 3.000 y 7.200 cerdos de engorde. Pero no somos ingenuos, sabemos que este sector sí genera beneficios, solo que dichos beneficios recaen en unos pocos, es decir, en las integradoras: 86 millones de euros facturó ICPOR el año pasado y 742 millones de euros INCARLOPSA. Desgraciadamente, sí sabemos en carne propia lo difícil que es emprender un negocio en municipios pertenecientes a la denominada España vaciada, negocios que, precisamente, se ven amenazados, y por ello no vamos a consentir que se implanten macrogranjas porcinas, ya que supone un hecho más que empuja a las y los vecinos de nuestros pueblos a emigrar. Este tipo de explotaciones, necesitan ingentes cantidades de agua. Para que nos hagamos una idea, “diez cerdos consumen tanta agua como una persona”. En un año cada cerdo consume más de 5.000 litros de agua, y aunque parece una cifra pequeña, si se tiene en cuenta que el número de cerdos criados en España fue de casi 31 millones, este consumo de agua equivaldría a necesitar unos 155 hm3 al año, o lo que es lo mismo, 155.000.000.000 litros, el equivalente a casi ocho meses de trasvases en situación hidrológica excepcional o nivel tres, con un máximo trasvasable al mes, de 20 hm3. Pero casi nadie habla de los trasvases a las macrogranjas, pues, como acabamos de ver, este tipo de industria también está poniendo en riesgo tanto el abastecimiento de la población como la calidad del agua en algunos municipios. Este tipo de explotaciones intensivas generan más 2,15 m3 de purines por cerdo y año, lo que equivale a unas 26.660 piscinas olímpicas en España. Y precisamente no son abono para el campo como dicen por ahí, sino residuos que son mezcla de los excrementos sólidos y líquidos del ganado, mezclados con aguas residuales procedentes del lavado de la explotación y de los restos de alimentos de los cerdos, y por eso están líquidos. Es decir, son residuos altamente tóxicos. Además, la Unión Europea ha obligado a los países miembros a un cambio de normativa sobre los efluyentes de granjas prohibiendo su aplicación en plato o abanico, pero el gobierno de la región prorrogó la implementación. Como vemos, cuando se quiere, se aprueban moratorias, pero en este caso para aplazar el cumplimiento de la ley. El problema medioambiental y de salud pública no se reduce a lo expuesto, sino también procede de las grandes cantidades de amoníaco que generan las macrogranjas. Un año más, España ha vuelto a vulnerar los límites de emisión de amoniaco. Según el análisis de la Comisión Europea, el 96% de las emisiones españolas de amoniaco provienen del sector agrario. El amoniaco contribuye al cambio climático, al transformarse en óxido nitroso, un potente GEI. También, mediante reacciones químicas, el amoniaco acidifica el suelo, con consecuencias en la calidad del agua y cultivos. Y también tiene graves repercusiones sobre la salud de las personas. Según establece la OMS, las moléculas del amoníaco penetran en el sistema respiratorio, causando enfermedades como la bronquitis, y más recientemente se han analizado y demostrado sus efectos sobre dolencias de tipo cardiovascular. A pesar de todos los datos, parece que desde algunas asociaciones se sigue negando el impacto de las macrogranjas en la salud pública, por lo que sigue siendo necesario aclarar que no es cierto que no existen estudios en torno a los problemas de salud relacionados con la cercanía a las granjas de cerdos. Les emplazamos desde aquí a que lean el Informe elaborado por la Dra. Ángela Prado Mira, Médico Intensivista del Hospital General de Albacete, en el que detalla que la instalación de naves para cría intensiva de porcino tiene también “riesgos para la salud pública”.
Habría que hablar también de que es el sector porcino el que ha sido subvencionado. El Gobierno regional optó por incluir la ganadería intensiva en los planes de ayuda para la modernización de estructuras agrarias, declarando “Sectores estratégicos: … porcino de engorde y avicultura de carne.” Lo que ha dado lugar a que en Cuenca hayamos pasado de 245.325 cerdos en el año 2017 a 539.779 cerdos en este año 2019; un incremento del 120 % en tan solo dos años. Esta decisión provocó que de media docena de proyectos al año, se pasase a cerca de un centenar. Mientras tanto, el resto de países de la Unión Europea, subvencionan para reducir el número de explotaciones porcinas. Por algo será.
Por último, se menciona siempre la normativa “restrictiva” que dicen que tenemos en esta región. Según un decreto aprobado en 2018 se amplió a 2 Km la distancia mínima para instalar una explotación porcina, pero para las nuevas o para las que se solicite la ampliación después de la publicación del Decreto, no para las que se hayan solicitado antes. ¿A esto se le llama normativa restrictiva? Recordemos que antes de la actual Ley de Evaluación Ambiental, el límite para tener que someterse a Estudio de Impacto Ambiental era 400 plazas de cerdos, y hoy en día son 2.000, por tanto, la evolución de la legislación ha sido cada vez hacia una normativa más laxa, no cada vez más exigente como dicen. Además, el hecho de que se necesiten más de 2.000 plazas de cerdos para que sea exigible un estudio de impacto ambiental, hace que en la práctica se esté considerando que con menos de 2.000 plazas no haya impacto en el medio natural, algo que es muy cuestionable. Por ejemplo, podría darse el caso de muchas granjas de 2.000 plazas en una comarca, que tendrían efectos acumulativos sobre el suelo y las aguas. Esto ha supuesto una puerta de atrás con la que los promotores de proyectos han logrado eludir la ley, ya que una vez instalada la granja de menos de 2.000 cerdos solicitan una ampliación, y nos estamos encontrando que en la mayoría de las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) o en las Autorizaciones Ambientales Integradas (AAI) dicen que las modificaciones son “NO SUSTANCIALES”, por lo que consiguen autorizaciones que no tendrían si el proyecto fuese desde el principio con los animales que quieren explotar en realidad. Citaremos varios ejemplos donde se otorgan las DIA a proyectos con las siguientes características:
• Proyectos que no presentan ni el plan de gestión de purines, ni aun cuando el proyecto está en zona vulnerable a la contaminación de aguas subterráneas por nitratos. Ver ejemplo.
• Proyectos en los que la superficie construida supera el índice de ocupación: a día de hoy se establece en un 10 %. Normativa que quieren modificar para que sea un 20%. Ver ejemplo.
• Proyectos que permiten construir explotaciones en suelo rústico de reserva, prohibido según el artículo 11 del Decreto 242/2004, de 27 julio. Ver ejemplo.
• Proyectos que no cumplen el Real Decreto 3/2002 de 11 de Enero por el que se establecen las normas mínimas de protección de las gallinas ponedoras, ni el de la ordenación de avicultura (RD 1084/2005 de 16 de septiembre), ni el RD 324/2000, de 3 de marzo por el que se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas, ni las normas de bienestar animal europeas. Ver ejemplo.
• Cuando los proyectos incluyen la instalación de calderas, dicen que no se producen consecuencias significativas en el medio ambiente, ni un aumento significativo en las emisiones a la atmósfera. Ver ejemplo.
• Aumento sustancial de la cabaña ganadera, y paralelamente se argumenta que no se produce ningún aumento en los consumos de recursos, en la producción de residuos, en las emisiones de contaminantes atmosféricos… Ver ejemplo.
• Explotaciones que no cumplen criterios exigidos básicos, como por ejemplo la presentación de estudios específicos sobre afecciones al medio cuando el proyecto está en zona protegida (red natura o zona ZEPA). Ver ejemplo.
• Proyectos a los que se les autoriza la instalación con un número determinado de naves y cabezas, y que con el paso del tiempo han ido construyendo nuevas naves o ampliando la cabaña, y estaban sin regularizar. Ver ejemplo.
• Y en general proyectos incompletos, imprecisos y con falta de rigor: hemos visto planos que señalan distancias a zonas urbanas indicando medidas que no son reales, cálculos mal realizados tanto de la capacidad de las balsas de purines, como de la producción de cerdos esperada, e incluso proyectos donde se equivocan en qué provincia se emplazará la instalación ganadera. Como ciudadanas y ciudadanos, nos preguntamos: ¿la Administración de Castila-La Mancha, comprueba de oficio en algún momento la información que pone el promotor en sus solicitudes? Desde nuestra experiencia no podemos responder de manera afirmativa. Son precisamente estas deficiencias e irregularidades las que venimos denunciando tanto las asociaciones vecinales, plataformas ciudadanas, como las entidades ecologistas. Lo hacemos mediante los humildes medios con los que contamos: recogida de firmas, alegaciones, denuncias administrativas… las cuales suelen tener poca o nula eficacia porque las administraciones (locales y regionales) archivan o minimizan los expedientes sancionadores o hacen declaraciones alabando las falsas bondades del sector y llevan a los vecinos por su dejación de funciones a procesos judiciales largos y costosos. Eso sí, en todos los casos en los que nos hemos visto obligados a acudir a los tribunales, los jueces nos han dado la razón, como en las localidades de Huerta de la Obispalía y Cañete, desmintiendo la afirmación de ASAJA de que los promotores de las granjas estén “siempre cumpliendo cada una sus leyes sectoriales”. Mientras tanto, yo también me confieso, solo que soy inocente, ya que únicamente quiero mi pueblo limpio y vivo.

Manifestación en Cuenca contra las macrogranjas

La convocatoria de la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca ha conseguido aglutinar a participantes de toda la provincia en esta caravana de protesta
Alicia Avilés Pozo
La pandemia no ha frenado las reivindicaciones de los pueblos conquenses que no quieren macrogranjas ni ganadería industrial. Por tercer año consecutivo, esta vez bajo el lema ‘Pueblos vivos y unidos por un medio rural sostenible’, la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca ha hecho oír su voz en la región. Ha conseguido congregar a cientos de vehículos en la caravana de protesta organizada en Cuenca de esta manera para cumplir con las medidas de seguridad frente a la COVID-19. Han acudido a la capital provincial habitantes de pueblos conquenses afectados por las macrogranjas en defensa de “un modelo agroecológico para la pervivencia de nuestra tierra”.
La acción arrancó a las 11.00 horas en las calles aledañas al Centro Comercial ‘El Mirador’, desde donde partieron todos los coches y furgonetas. Después, recorrieron las calles Avenida Juan Carlos I, Hermanos Becerril, Fermín Caballero, Hurtado de Mendoza, República Argentina, San Ignacio de Loyola, Colón, Puente de San Antón, Avenida de los Alfares y finalizará en el entorno del Centro Comercial ‘Alcampo’.
“Queremos mostrar así nuestro rechazo al modelo de ganadería industrial que en los últimos años se ha disparado en la provincia de Cuenca. Es realmente preocupante como este 2020, y durante la pandemia, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha continuado aprobando autorizaciones ambientales de ampliaciones mediante ‘modificaciones no sustanciales’ y nuevos proyectos de macrogranjas porcinas y avícolas y algunas en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos”, denuncia la plataforma convocante. Estas prácticas, añade, se han dado en localidades como Villar de Domingo García, Belinchón, Zarzuela, Huerta de la Obispalía, Iniesta, Osa de la Vega, Sotorribas, Carboneras de Guadazaón, Yémeda, Barajas de Melo o Priego.
De igual modo, desde la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca afirman que con esta protesta también pretenden denunciar “la carencia de garantías en el bienestar animal para los cientos de miles de animales que mueren anualmente por la avaricia de la industria, y porque la ganadería industrial no solo no soluciona el problema de la despoblación, sino que lo agrava”. “Genera escasos puestos de trabajo y de baja cualificación, produce carne barata para la exportación al extranjero, esquilma los acuíferos, acorrala a la ganadería extensiva ya que el vertido de purines inutiliza los pastos de parcelas agrícolas, y perjudica a las pequeñas empresas familiares, al turismo rural y de naturaleza y a la compra de viviendas por la condena de oler a mierda en los pueblos”.

Manifestación en Cuenca contra las macrogranjas

Pueblos Vivos Cuenca convoca una nueva manifestación contra las macrogranjas, esta vez en coche
Por tercer año consecutivo, y bajo el lema: “PUEBLOS VIVOS Y UNIDOS POR UN MEDIO RURAL SOSTENIBLE”, la Plataforma Pueblos Vivos Cuenca convoca a las y los vecinos de pueblos conquenses afectados por las macrogranjas y a la sociedad en general, a una nueva manifestación en contra de la proliferación de la ganadería industrial en los pueblos de la provincia y por la defensa de un modelo agroecológico para la pervivencia de nuestra tierra. También se unirán, pero desde sus respectivos municipios, las Plataformas “No a la macrogranja en Pozuelo y Argamasón” en Pozuelo (Albacete) y “Salvemos Nuestra Tierra” en Jumilla (Murcia).


Este año será en coche, una manera para garantizar la seguridad de todas y todos los que participen, frente a la Covid_19.


La cita es el próximo domingo, 8 de noviembre a las 11 horas, en las calles aledañas al Centro Comercial “El Mirador”, desde donde se partirá en coche. Se recorrerán las calles Avenida Juan Carlos I, Hermanos Becerril, Fermín Caballero, Hurtado de Mendoza, República Argentina, San Ignacio de Loyola, Colón, Puente de San Antón, Avenida de los Alfares y finalizará en el entorno del Centro Comercial “Alcampo”.

Queremos mostrar así nuestro rechazo al modelo de ganadería industrial que en los últimos años se ha disparado en la provincia de Cuenca. Es realmente preocupante cómo este 2020, y durante la pandemia, la Consejería de Economía Circular de la JCCM ha continuado aprobando autorizaciones ambientales de ampliaciones mediante “modificaciones no sustanciales” y nuevos proyectos de macrogranjas porcinas y avícolas y algunas en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos. Ha ocurrido en localidades como Villar de Domingo García, Belinchón, Zarzuela, Huerta de la Obispalía, Iniesta, Osa de la Vega, Sotorribas, Carboneras de Guadazaón, Yémeda, Barajas de Melo, Priego,… y se han iniciado los trámites para otras en Campillos-Paravientos, Cardenete,… Observamos alarmados que las autorizaciones ambientales integradas que otorga la JCCM llegan con irregularidades tan graves como la carencia de plan para la gestión de purines o concesión de aguas. Y nos enfrentamos a cifras como éstas: una macrogranja de casi 3.000 cerdas produce al año más de 84.000 lechones y genera más de 18.000 m3 de purines –casi 8 piscinas olímpicas- y necesita más 44.000 m3 de agua.

Los purines (mezcla de excrementos, orines, desinfectantes, rodenticidas, antibióticos,…) de las macrogranjas contaminan aire, la tierra y el agua por nitratos, metano y amoniaco, entre otros. En Cuenca, los proyectos autorizados por la JCCM incluyen su vertido en los campos, sin un control real del filtrado en el subsuelo y terminan contaminando acuíferos y fuentes de agua para consumo humano (como ha ocurrido en Torrejoncillo del Rey). Para colmo, el Gobierno Regional continúa apoyando la ganadería industrial con subvenciones directas, pero sin un ordenamiento del sector. Pensamos que debería llevarse a cabo una evaluación de impacto ambiental global y conjunto, ya que no son proyectos aislados, sino un conjunto interrelacionado que acumulará sus efectos negativos hacia el medio ambiente. Y como no le pongamos freno, esto es lo que nos espera, la cárnica Incarlopsa tiene como objetivo producir un millón de cerdos en nuestra tierra, estamos ya en más de 600.000.

Y todo esto sucede mientras la Comisión Europea ha pedido a España que reduzca las emisiones de amoniaco que no dejan de aumentar –mientras bajan en el resto de países de la UE- y la contaminación de aguas por nitratos. Queda así demostrada la gran miopía de los dirigentes políticos de Cuenca y Castilla-La Mancha que se retratan como absolutos ignorantes de la contribución de nuestra tierra al cambio climático: las macrogranjas agravan la crisis climática y devoran el planeta por la producción de piensos a costa de la deforestación y el acaparamiento de tierras para los monocultivos, la contaminación del aire, la tierra y el agua, con un modelo de producción low-cost que exige gran consumo de energía fósil en el transporte y comercio.

Con la manifestación del 8 de noviembre, también protestamos por la carencia de garantías en el bienestar animal para los cientos de miles de animales que mueren anualmente por la avaricia de la industria, y porque la ganadería industrial no solo no soluciona el problema de la despoblación, sino que lo agrava: genera escasos puestos de trabajo y de baja cualificación, produce carne barata para la exportación al extranjero, esquilma los acuíferos, acorrala a la ganadería extensiva ya que el vertido de purines inutiliza los pastos de parcelas agrícolas, y perjudica a las pequeñas empresas familiares, al turismo rural y de naturaleza y a la compra de viviendas por la condena de oler a mierda en los pueblos.


Por lo que, conquense y visitante, si amas la provincia de Cuenca, que es rural de cabo a rabo y no quieres que la despoblación vaya a más, si crees que el futuro de la provincia no es esquilmar sus recursos naturales y expulsar de los pueblos a sus habitantes, estás llamado a secundar esta manifestación

Castilla La Mancha: el encanto del mundo rural

El turismo rural nos pemite disfrutar de unas vacaciones fuera de lo convencional, de destinos acogedores sin grandes desplazamientos, y para ello Castilla-La Mancha es un destino perfecto. La región alberga rincones de ensueño, llenos de paz y sosiego para disfrutar de su naturaleza, de su luz y de un patrimonio muchas veces desconocido, no exento de grandes espacios y del sabor de una tierra única. Porque Castilla-La Mancha es turismo rural y no puedes perdértelo.

Luis M. García

Está ahí mismo, a unos kilómetros desde cualquier parte. Castilla-La Mancha ofrece un mundo único de turismo rural y está al alcance de tus manos. La región ofrece rincones singulares en entornos incomparables, de una riqueza natural, histórica y cultural inigualables, avalados por la codialidad y la hospitalidad de sus gentes.

Muchos rincones de la geografía castellano-manchega llevan décadas siendo destinos privilegiados para los amantes de las escapadas rurales, ya que la comunidad ofrece al viajero otra forma de ver y de disfrutar de las cosas que, en ocasiones, supone una vuelta al pasado, a los orígenes.

Son rincones para dar paseos relajados, para visitar con calma, para gozar de comidas reposadas, de estancias serenas, de amenas charlas bajo las estrellas. Es imposible no sucumbir a estas tentaciones, ancladas al terruño que el turismo rural ofrece en Castilla-La Mancha.

Allí nos esperan las comarcas del sur de Albacete, el Valle de Alcudia en Ciudad Real, las sierras del norte de Guadalajara, las planicies manchegas de Toledo y Albacete o la Serranía de Cuenca. Lugares que rezuman tranquilidad y sencillez con el aliciente del encanto paisajístico o la riqueza de sus pequeños pueblos con una historia milenaria.

Castilla-La Mancha aporta la armonía de un entorno de espectacular de belleza natural y esencias culinarias sencillas y humildes, pero siempre de asombrosos sabores, descanso y placer. Por eso la región es un destino muy recomendable que ya figura entre los más apreciados de toda España por quienes se decantan por el turismo rural y lo disfrutan. Sigue leyendo

En pie contra las macrogranjas en Cuenca

La expansión de grandes explotaciones porcinas es un problema que afecta gravemente a nuestra provincia de Cuenca, con importantes consecuencias sociales y medioambientales. Así nace la plataforma Pueblos Vivos Cuenca, destinada a luchar hasta acabar con ellas.

UNA PROVINCIA DE CERDOS

Recientemente fuimos sorprendidos todos y todas las conquenses con una buena noticia: por primera vez en los últimos diez años, nuestra provincia sufrió un ligero aumento poblacional de 200 personas, llegando a un total de 199.828 habitantes en 2019 (Fuente: INE).

Sin embargo, si comparamos con la estimación de censo porcino para el mismo año, estamos realmente lejos de alcanzarlo. El año pasado se logró una capacidad de 539.779 cerdos. Tocamos a casi tres por habitante. Somos una provincia de cerdos.

Se trata de un fenómeno que ha crecido exponencialmente durante la última década. En 2009 había en la provincia 150.552 cabezas porcinas, según el último censo agrario del INE (durante 2020 se está realizando uno nuevo). Sin embargo, fundamentalmente a raíz de grandes empresas como INCARLOPSA o ICPOR, y con el apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCM), este número no ha parado de crecer, pasando a 245.325 en 2016, unos 400.000 en 2018 y 539.779 el pasado año. Sigue leyendo