Ovejas sin pastor

Dgo de Ramos
Faustino Castaño

«Ovejas sin pastor», así definía Jesús a la muchedumbre, vejada y abatida, por la que sentía compasión. Refiriéndose a los guías religiosos que esa muchedumbre tenía, los definía como «ciegos que conducen a otros ciegos». Estas reflexiones me vinieron a la memoria durante la misa a la que asistí en una parroquia de mi ciudad el pasado Domingo de Ramos. En el templo veo lo que se puede considerar una muchedumbre, en comparación con la escasa asistencia de otros domingos. Y hay una abundancia desacostumbrada de niños. Todos, niños y mayores portan ramos, se ven muchos ramos, y también palmas.

Es la festividad del día, pero me pregunto si más que vivirlo como una festividad que evoca un pasaje del Evangelio y la idea que transmite, la muchedumbre lo vive como un acto folclórico más, igual que los carnavales, la cabalgata de los Reyes Magos del 5 de enero… En otros lugares, en estos días de Semana Santa tienen lugar procesiones, -¿religiosas?- con cantos de saetas y cosas similares. Pero repito la pregunta, ¿se vive eso como un motivo de reflexión religiosa que aporta alguna idea o enseñanza, o por el contrario es un evento folclórico más, como las Fallas de Valencia, los Sanfermines y cosas así?

Si el celebrante de la misa a la que asisto fuese un verdadero pastor, en la línea de Jesús de Nazaret, explicaría a los asistentes al culto lo que ocurrió para que una ciudad que aclamaba a Jesús en su entrada triunfal, como relata el primer texto evangélico que se leyó en la misa, lo condenara a muerte unos días después, como relata la segunda lectura evangélica de la misma celebración. Tal predicador hubiese informado a sus oyentes que la muerte de Jesús fue un asesinato promovido por las autoridades civiles y religiosas por su compromiso con los pobres y marginados, por su proyecto de liberación de los oprimidos y la construcción de un mundo más justo y más humano, al que llamaba Reino de Dios.

En vez de impartir esa enseñanza, que hubiese constituido un llamamiento a seguir a Jesús en esa tarea de liberación social, una movilización para mejorar las cosas de este mundo que están marchando muy mal, nuestro predicador se limitó a decir que Jesús había muerto para salvarnos, dando por supuesto que se trata de una salvación post morten, y sin relacionarla para nada con tareas a realizar en este mundo. ¿Se puede creer en un dios que condena a penas eternas y exige muertes redentoras? Aquel, a quien Jesús llamaba Abba, Padre, evoca un Dios diferente.

El único llamamiento concreto que se hace en la mencionada homilía es a una devoción personal que ignora al prójimo. Se remata con la formulación textual: Jesús vino a salvarte, a ti, murió por ti, por tu salvación. Se pone énfasis en la relación personal, no comunitaria, con Jesús, con Dios. Es un intento deliberado de fomentar el invidualismo, en perjuicio del trabajo comunitario y la cooperación para mejorar las cosas del mundo.

Puesto que observo actitudes similares en otros templos de la ciudad, resulta difícil de creer que se trata de pastores de pocas luces, ciegos que conducen a otros ciegos. Más bien parece se trata de un intento deliberado de extraviar el rebaño, de promover actitudes religiosas descomprometidas, sin vocación de trabajar por el Reino que Jesús anunciaba. Su idea de un Dios Padre es revolucionaria porque nos hace a todos hermanos, y por lo tanto iguales. Contra esa igualdad se blindan los beneficiarios de este sistema injusto, los explotadores de todos los tiempos, secundados por los malos pastores

Ramos para el rey de los pobres

El caballo es expresión del poder de los poderosos; el burro es el animal de los pobres. Jesús no apoya su realeza en la violencia. Porque la violencia solo destruye. El amor humaniza y salva.

La Semana Santa comienza con la conmemoración de la entrada de Jesús en Jerusalén, montado sobre un borrico y aclamado por la gente. ¿Qué clase de gente le aclama? ¿Los mismos que unos días después pedirán su crucifixión? Probablemente no. Los que aclaman a Jesús en la periferia de Jerusalén son los peregrinos que le han acompañado en su viaje hacia la ciudad santa. Así se comprende que los habitantes de Jerusalén se sorprendan del alboroto y se pregunten qué es lo que está pasando.

Jesús entra en Jerusalén a lomos de un borrico que nadie antes había montado y que los discípulos toman prestado. Estos detalles resultan sumamente significativos. En ellos está presente el tema de la realeza del Mesías, heredero del trono de David, y sus promesas. Jesús reivindica el derecho del rey a requisar medios de transporte, un derecho conocido en toda la antigüedad. El hecho de que se trate de un animal sobre el que nadie había montado remite también a un derecho real. Y sobre todo se hace alusión a unas palabras del Antiguo Testamento que confieren al episodio un sentido profundo: “tu rey viene a ti humilde, montado en un asno” (Mt 21,5). El caballo es expresión del poder de los poderosos; el burro es el animal de los pobres. El que viene es el rey de la paz, el rey de los pobres. Jesús no apoya su realeza en la violencia. Porque la violencia solo destruye. Sólo el amor humaniza y salva.

Los discípulos echaron mantos encima del borrico y la ayudaron a montar. También esto tiene un sentido de entronización real. Los peregrinos que han venido con Jesús se dejan contagiar por el entusiasmo y alfombran el camino con sus mantos, gritando: “Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor”. Estas palabras del salmo 118, que pertenecían a la liturgia de Israel para los peregrinos, las ha conservado la Iglesia en su liturgia. Como bien dice J. Ratzinger-Benedicto XVI (en su obra Jesús de Nazaret), el Domingo de Ramos no es una cosa del pasado. Así como entonces el Señor entró en la ciudad santa a lomos de un asno, así la Iglesia lo ve llegar siempre nuevamente en cada eucaristía, bajo la humilde apariencia del pan y del vino.

Sumergidos en el sufrimiento de la guerra, nos aprestamos a celebrar los acontecimientos centrales de la historia de la salvación. Es importante que vivamos la semana santa con sobriedad externa y la alegría que brota de la fe.

La Buena Noticia del Dgo de Ramos-C

 Domingo de Ramos para desear paz

Ramos

La paz y los ramos de olivos. Hoy, la puerta de la ciudad se abre de par en par, no puede resistirse ante la humildad profunda de la sencillez del hombre, sobre un sencillo asno, un ser desnudo de toda posesión y abierto a la mayor entrega que pueda darse en lo humano.

La comunidad siente en sus propias venas el vino de una alegría esperanzada, aquí está el sorbo de la vida que se da a borbotones y que no puede ser parada, la sangre de la alianza, el amor que no tiene medida y que se hace moneda sencilla en las manos de los pobres en una gratuidad absoluta. Este es el rey de una humanidad que se hace fraternidad que teje redes de comunidad y se salta todos los muros que separan y excluyen, que dilapidan y condenan.

El signo se hace celebración, las calles lo gritan, la sed es tan grande que nadie puede quedar indiferente ante esta agua que da la vida, este camino que lleva al ser, esta luz que ilumina el interior, esta verdad que declara inocente a los inocentes y denuncia, por amor, a los culpables. Mientras tanto los negociantes del mercado, los constructores de templos ficticios, los que ponen su fuerza en las armas y en la guerra, los que se idolatran a sí mismos con un poder y una gloria falsificada, solo buscan cómo apagar este deseo de verdad y de vida, como hacer el trueque con una esclavitud dulce y segura, cómo crucificar al verdadero para seguir viviendo en la mentira que produce muerte y exclusión, en la herida de una humanidad sufriente en la inocencia y en la sencillez.

Pero hoy, gocemos del sentimiento de la humanidad sencilla y desnuda que abre puertas y derriba muros por el camino de la mansedumbre y la paz. ¡Hosanna el hijo de David!

Por José Moreno Losada

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas (22,14–23,56):

En aquel tiempo, los ancianos del pueblo, con los jefes de los sacerdotes y los escribas llevaron a Jesús a presencia de Pilato.
No encuentro ninguna culpa en este hombre
C. Y se pusieron a acusarlo diciendo
S. «Hemos encontrado que este anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos
al César, y diciendo que él es el Mesías rey».
C. Pilatos le preguntó:
S. «¿Eres tú el rey de los judíos?».
C. El le responde:
+ «Tú lo dices».
C. Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente:
S. «No encuentro ninguna culpa en este hombre».
C. Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho.
Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto.
C. Pero ellos insitían con más fuerza, diciendo:
S. «Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí».
C. Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes,
que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió.
Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio
C. Herodes, al vera a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de él y esperaba verle hacer algún milagro. Le hacía muchas preguntas con abundante verborrea; pero él no le contestó nada.
Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco.
Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y, después de burlarse de él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre si.
Pilato entregó a Jesús a su voluntad
C. Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, les dijo:
S. «Me habéis traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusáis; pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya veis que no ha hecho nada digno de muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré».
C. Ellos vociferaron en masa:
S. «¡Quita de en medio a ese! Suéltanos a Barrabás».
C. Este había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio.
Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, pero ellos seguían gritando:
S. «¡Crucifícalo, crucifícalo!».
C. Por tercera vez les dijo:
S. «Pues ¿qué mal ha hecho este? No he encontrado en él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré».
C. Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío.
Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad.
Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí.
C. Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús.
Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él.
Jesús se volvió hacia ellas y les dijo:
+ «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que vienen días en los que dirán: «Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado». Entonces empezarán a decirles a los montes: «Caed sobre nosotros», y a las colinas: «Cubridnos»; porque, si esto hacen con el leño verde, ¿que harán con el seco?».
C. Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él.
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen
C. Y cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
Jesús decía:
+ «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».
C. Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte.
Este es el rey de los judíos
C. El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas diciendo:
S. «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido».
C. Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo:
S. «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo».
C. Había también por encima de él un letrero: «Este es el rey de los judíos».
Hoy estarás conmigo en el paraíso
C. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:
S. «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros».
C. Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:
S. «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada».
C. Y decía:
S. «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».
C. Jesús le dijo:
+ «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
C. Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora nona, porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo:
+ «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu».
C. Y, dicho esto, expiró.
Todos se arrodillan, y se hace una pausa
C. El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios diciendo:
S. «Realmente, este hombre era justo».

Comentarios a la lectura

MURIÓ COMO HABÍA VIVIDO

¿Cómo vivió Jesús sus últimas horas? ¿Cuál fue su actitud en el momento de la ejecución? Los evangelios no se detienen a analizar sus sentimientos. Sencillamente recuerdan que Jesús murió como había vivido. Lucas, por ejemplo, ha querido destacar la bondad de Jesús hasta el final, su cercanía a los que sufren y su capacidad de perdonar. Según su relato, Jesús murió amando.

En medio del gentío que observa el paso de los condenados camino de la cruz, unas mujeres se acercan a Jesús llorando. No pueden verlo sufrir así. Jesús «se vuelve hacia ellas» y las mira con la misma ternura con que las había mirado siempre: «No lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos». Así marcha Jesús hacia la cruz: pensando más en aquellas pobres madres que en su propio sufrimiento.

Faltan pocas horas para el final. Desde la cruz solo se escuchan los insultos de algunos y los gritos de dolor de los ajusticiados. De pronto, uno de ellos se dirige a Jesús: «Acuérdate de mí». Su respuesta es inmediata: «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso». Siempre ha hecho lo mismo: quitar miedos, infundir confianza en Dios, contagiar esperanza. Así lo sigue haciendo hasta el final.

El momento de la crucifixión es inolvidable. Mientras los soldados lo van clavando en el madero, Jesús dice: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo». Así es Jesús. Así ha vivido siempre: ofreciendo a los pecadores el perdón del Padre, sin que se lo merezcan. Según Lucas, Jesús muere pidiendo al Padre que siga bendiciendo a los que lo crucifican, que siga ofreciendo su amor, su perdón y su paz a todos, incluso a los que lo están matando.

No es extraño que Pablo de Tarso invite a los cristianos de Corinto a que descubran el misterio que se encierra en el Crucificado: «En Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo, no tomando en cuenta las transgresiones de los hombres». Así está Dios en la cruz: no acusándonos de nuestros pecados, sino ofreciéndonos su perdón

Por José Antonio Pagola

Jesús no entró en Jerusalén en un carro de combate

Domingo de Ramos
Domingo de Ramos

 El domingo de Ramos es como el pórtico de la Semana Santa

Por Tomás Muro Ugalde

    En el torbellino de problemas y acontecimientos en los que estamos inmersos: la guerra Rusia – Ucrania, pandemia, incertidumbre social, corrupción, además de las cuestiones personales, la Semana Santa puede ser un tiempo de calma, de cierto silencio interior, de contemplación de Cristo crucificado y resucitado.

  1. Dos actitudes de Jesús

    Hemos escuchado la pasión del Señor según San Lucas. Y en esta tradición de Lucas, hay dos gestos, dos actitudes de Jesús que nos hacen bien a nuestro ser, a nuestra alma:

  1. Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso, (Lc 23,43).

    Lo último que hace Jesús entre nosotros es lo que ha hecho toda su vida: perdonar.

  • ü Nos pille como nos pille la vida y la muerte, tengamos la confianza en Jesucristo (te lo aseguro, hoy estarás conmigo en el paraíso). Dios y Jesucristo no se cansan nunca de perdonar. La confianza en Dios Padre es el acto de fe más fundamental que podemos hacer y en el que podemos vivir.
  • ü hoy: no mañana, hoy, -ahora- estamos ya salvados. Es el hoy de San Lucas: hoy nos ha nacido un salvador, hoy se cumple la salvación que acabáis de escuchar, hoy ha entrado la salvación a esta casa. Hoy estarás conmigo en el Paraíso. Hoy estamos ya salvados: esa incógnita queda despejada por el Señor en la cruz. La salvación está ya en nuestra historia.

Gocemos, disfrutemos hoy ya de una historia que solamente termina bien. “Dios no se cansa de perdonar”.

  • ü El Paraíso es el símbolo de que esta historia nuestra (cuyo final no podemos, no sabemos describir) termina bien en Dios.

Padre en tus manos confío mi espíritu (mi vida)

    Hasta llegar a la cruz Jesús ha sufrido mucho; ha tenido sus dudas, tentaciones, angustias. Jesús pidió que: si es posible que pase de mí este cáliz.

    Durante toda su vida Jesús ha confiado en el Padre, pero es en la cruz donde proclama su confianza, su fe, en Dios Padre: Mi vida la pongo en tus manos.

    También nosotros hemos podido tener, quizás estamos viviendo y tenemos recorridos de sufrimientos, dudas, angustias, sufrimientos de todo tipo, enfermedades. No temamos. Nuestra vida está en manos de Dios Padre

En tus manos pongo mi vida

Comentario del Papa a la lectura del día

DOMINGO DE RAMOS Y DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

En este Domingo de Ramos el Evangelio nos puede meter en los pensamientos de Dios. Veamos las circunstancias y con gran facilidad podemos darnos una idea de aquello que habrá estado pensando.

Entra como rey a la gran Jerusalén, en donde calles, plazas y casas traen a la memoria los sucesos que dentro de pocos días cambiarán la dignidad del hombre por el precio de la sangre de Dios.

Al ir entrando a la ciudad pudo ver a lo lejos un segundo piso de una casa que inmediatamente le habrá hecho pensar en aquella cena donde, con palabras que resonarían a lo largo de los siglos, decidirá acompañar a cada nueva generación, a cada familia unida o desunida, a cada alma abandonada en el amor. Habrá recordado este Jueves Santo en donde nos dejará el don de su propia persona.

Entra aclamado por las calles sobre un burrito y, viendo a todo aquel que le rodeaba, pudo haber pensado en los duros insultos de ese Viernes Santo… callado como manso cordero seguirá caminando debajo de una cruz que le recordará el peso de nuestros pecados.

Sigue avanzando y llega el momento en que ve levantarse el templo de Jerusalén; pudo haber visto en su imaginación la tarde en la que sería levantado sobre la cruz.

Este domingo, este Evangelio nos prepara para esta Semana Santa. Nos pone a dar un ágil vistazo sobre los sucesos que han cambiado el rumbo de la humanidad, han cambiado cada una de nuestras vidas y sostendrán todas nuestras esperanzas.

Esta celebración tiene como un doble sabor, dulce y amargo, es alegre y dolorosa, porque en ella celebramos la entrada del Señor en Jerusalén, aclamado por sus discípulos como rey, al mismo tiempo que se proclama solemnemente el relato del evangelio sobre su pasión. Por eso nuestro corazón siente ese doloroso contraste y experimenta en cierta medida lo que Jesús sintió en su corazón en ese día, el día en que se regocijó con sus amigos y lloró sobre Jerusalén.
(Homilía de S.S. Francisco, 9 de abril de 2017).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Después de mucho contemplar, analizaré cómo he recibido a Jesús en mi vida para de ahí hacer un propósito sobre cómo voy a vivir la Semana Santa.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.Amén.

¡Cristo, Rey nuestro! ¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.Amén.

 

Celebración del Dgo. de Ramos en las casas

 

Materiales para la celebración del Dgo. de Ramos o de Pasión en las casas.

(Preparados por Emiliano Calle, párroco de Ribatejada, Cuenca)

Ambientación: (Quien anima o coordina la celebración)

Buenos días: El virus que estamos sufriendo nos obliga a todos a cambiar nuestra vida y a vivir de otra manera. Nunca me hubiera imaginado que yo iba a dirigir una oración. Yo de esto no sé pero me voy a guiar por un guión que tengo aquí escrito. Perdonadme si lo hago mal. Es que ahora no nos podemos juntar en las iglesias por no contagiarnos el virus. Bastantes sufrimientos nos ha causado ya. Pues si os parece, mientras no podamos ir a las iglesias, lo haremos en casa como buenamente sepamos. Dios no se va a enfadar si lo hacemos mal. Seguro que se pone tan contento al vernos rezando en casa. Pues empezamos. En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.

OREMOS: 

Dios padre bueno: tú sabes que tenemos mucho miedo al virus y que muchos familiares, amigos y vecinos están sufriendo por él. Ayúdanos a vencer en esa lucha y acoge con cariño en tus brazos de padre a los que ya se nos han muerto. Te lo pedimos por tu hijo Jesús que nos enseñó a confiar en ti. Por Jesucristo nuestro Señor. 

 

LECTURAS:

La fiesta de hoy se titula así: “Domingo de Ramos en la Pasión del Señor”. Eso quiere decir que tiene dos lecturas: la de los ramos y la de la pasión del Señor. Pues vamos a leer primero el evangelio de los ramos y luego leeremos algo de la Pasión del Señor.

Lectura del santo evangelio según San Mateo: 

Cuando se acercaban a Jerusalén, junto al Monte de los Olivos, Jesús mandó a dos discípulos diciéndoles: Id a la aldea de enfrente, encontrareis una borrica atada con su borriquillo, desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, le decís que el Señor los necesita y que los devolverá pronto.

Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús. Trajeron la borrica y el borriquillo, echaron encima sus mantos y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantos por el camino. Algunos cortaban ramos de árboles y alfombraban el camino. Y la gente que iba delante y detrás gritaban: “¡Viva el Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Viva el Altísimo!

Al entrar en Jerusalén toda la ciudad se preguntaba alborotada: ¿Quién es este?

Los que venían con Jesús decían: “Es Jesús, el profeta de Galilea”

Palabra del Señor.

PRIMERA REFLEXIÓN

Para pensar en este evangelio vamos a imaginarnos lo que hemos leído: que Jesús entraba en la ciudad de Jerusalén montado en un borriquillo. No como los generales romanos, sino como un hombre pobre y sencillo que iba a morir muy pronto en una cruz en Jerusalén. Iba a sufrir muchísimo. Sus amigos lo aclamaban a gritos, contentísimos, y diciendo que era el rey de Israel. Esas aclamaciones con ramos debió ser una de las pocas cosas bonitas que le ocurrieron a Jesús a lo largo de su vida. Ya sabéis que poco después empezarían los insultos y los sufrimientos. Pues hoy nosotros también queremos aclamar al Señor. Lo queremos aclamar en el corazón porque somos sus amigos, sus seguidores. Pero ahora no lo hacemos con gritos, sino desde el fondo del corazón en un momento de silencio. Vamos a sentir admiración y cariño por Jesús. A Él acudimos en este momento de sufrimiento por la enfermedad que recorre el mundo.

Hacemos un rato de silencio meditativo.

Ahora vamos a leer algo de la Pasión del Señor tal como la cuenta San Mateo (26, 14–27,66) (si se puede) 

SEGUNDA REFLEXIÓN.

Esta parte de la fiesta es mucho más triste. Recordad cosas que le pasaron a Jesús. Primero Judas pactó la entrega de Jesús con los sumos sacerdotes por 30 monedas. Luego, en una cena Jesús celebraba su cuerpo entregado y su sangre derramada. Era su última cena. Allí avisó de que uno de los presentes lo iba a entregar y de que Pedro lo iba a negar. Después de cenar se fueron al Huerto de los Olivos a rezar y Jesús se puso muy triste hasta que vinieron un tropel de gente a llevárselo preso. Pedro lo defendió con una espada pero termina el evangelio diciendo que lo abandonaron todos. Lo abandonaron todos. Luego a Jesús se lo llevaron a interrogarlo y lo condenaron a muerte. Algunos le escupieron y le daban bofetadas. Su amigo Pedro por tres veces dijo que no lo conocía. Por tres veces. Luego, cuando Pilatos quería soltar a Jesús, la gente gritó diciendo que a Jesús no, que soltara a Barrabás que era un terrorista. A Jesús se lo entregó para que lo mataran. Se lo entregó, como diciendo: haced lo que queráis con él. Y empezaron las torturas terribles y el camino hacia el Calvario con una cruz a cuestas que después de las torturas le pesaba demasiado. Jesús no podía con ella. A un emigrante de Cirene le obligaron a llevar la cruz. Y cuando llegaron al Monte Calvario lo mataron clavándolo en la cruz. Sólo el Centurión vio que habían matado a un inocente. Y después de morir de dolor, lo enterraron de correprisa en un sepulcro prestado porque Jesús no tenía un sitio para reclinar su cabeza.

Nosotros ahora también estamos sufriendo mucho por el coronavirus. Todos, los infectados y los no infectados, todos estamos sufriendo mucho por este mal que recorre el mundo. Estamos muy tristes. Estamos muy preocupados y venimos a Dios a pedirle que nos ayude. Ahora meditamos en silencio todas las  barbaridades que le hicieron a Jesús. Somos sus amigos y lo miramos con inmenso cariño y con mucha admiración. Le pedimos a él que sufrió tanto, que nos ayude a nosotros y que nos dé fuerza para vencer el sufrimiento del tiempo presente. (Silencio breve)

Peticiones

Nosotros también queremos  aclamar al Señor en nuestro corazón pero ahora mismo tenemos a muchísima gente sufriendo por el coronavirus. Rezamos por ellos. Pues a cada petición le decimos: Señor, ayúdanos.

Todos R/   Señor, ayúdanos.

-Empezamos rezando por todos los que han muerto, casi todos personas mayores. Para ellos pedimos que Dios los lleve a su casa de padre y que sean felices con el Señor. Oremos.

-También rezamos por todos los que están ahora o han estado enfermos. Todos dicen que lo han pasado muy mal. Que Dios les dé fuerzas para salir de esa enfermedad y que vuelvan otra vez a ser felices. Oremos.

-Por todos los que siguen haciendo funcionar el mundo: los médicos y los enfermeros, los que atienden las residencias de ancianos, los militares que desinfectaban las residencias y las ciudades, los de las funerarias  que llevaban los cadáveres y se jugaban la salud en su trabajo, los que producen los alimentos y todos los que trabajan duro por los demás. Por ellos, oremos.

-Por nuestro pueblo y por nuestra parroquia, para que en este tiempo de crisis vivamos con intensidad el amor a Dios y el amor a nuestros hermanos. Oremos.

-Y si queréis hacer alguna petición más …… Oremos.

Ayúdanos, Señor, con tu amor desbordante y acoge nuestra oración, por la entrega generosa de tu Hijo Jesús que sufrió más que nosotros y que ahora vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. 

PADRE NUESTRO. Estamos terminando esta oración y para que no se nos olvide que no somos delincuentes ni gentes extrañas o lejanas sino Hijos de Dios, vamos a rezar la oración de los hijos: el Padre Nuestro:  

DESPEDIDA. Hemos terminado esta oración. Le hemos pedido a Dios por nuestros enfermos y por todos los que están sufriendo. Hoy entramos en la Semana Santa. Pues si queréis, el Jueves Santo, el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección hacemos también una pequeña oración como esta.  Que el Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Nos vamos en paz