Para la presentación del libro de Timo

Reseña y comentario al libro de Timoteo Cruces Gaitán (Día 26.11.2022)

El Álamo en el siglo XX –Otra Historia-

Recuerdos de Luciano Cruces Moros (El Alamo 1907-2003)

El libro responde bien al subtítulo de “Recuerdos de Luciano Cruces y a lo que dice Timoteo en el prólogo: “Estos recuerdos nos pueden ayudar a conocer mejor nuestra historia.

Me siento muy identificado con las vivencias de la infancia de Timo en su pueblo, pues son parecidas a las mías en aquel tiempo: fueron los mismos años y mi pueblo, Alconada del Río Almar, es también un pueblo pequeño de Salamanca y también un pueblo de agricultores y trabajadores del campo.

Ha tenido lugar el mismo proceso de industrialización del campo y de migración a las grandes ciudades, como Madrid y Salamanca, quedando muchas casas como segunda vivienda para los que fuimos a las grandes ciudades.

Hay similitudes y diferencias entre mi pueblo y El Álamo, y entre mi padre y D. Luciano:

Mi padre también estuvo haciendo la mili en Africa, pero en Sidi Ifni. Después fue reclutado al comienzo de la Guerra civil por el ejército de Franco, pues Salamanca fue de las primeras zonas ocupadas por Franco antes de llegar a Burgos donde fue proclamado jefe del Estado y Caudillo de España. Fue herido en campaña, teniéndole que amputar el brazo izquierdo. Fue una gran desgracia, pero como no hay mal que por bien no venga, al terminar la guerra le dieron un trabajo en Madrid, de jardinero en Chamartín de la Rosa; de lo cual mi padre tendría siempre buenos recuerdos. En el hospital se reencontró con mi madre, pues era enfermera del hospital y también del mismo pueblo. Pero al ser difícil la vida en Madrid por la escasez y por el racionamiento, se tuvieron que ir al pueblo, donde tenían el apoyo de las dos familias, quienes contaban con huertas para cultivar hortalizas y también algunas tierras de labor para poder subsistir. Al ser mutilado de guerra, el Ayuntamiento le da el trabajo de Guarda del Campo, con reconocimiento de toda la población, pues él se conocía bien el contorno del pueblo y era buen mediador entre las partes cuando había conflictos. Siempre que visito el pueblo, y voy a menudo pues allí tenemos una segunda vivienda, la gente me conoce como “el hijo de Jorge”, lo cual me llena de mucho orgullo y agradecimiento a mi padre.

Sobre el libro en general veo positivo la inclusión de fotos y testimonios escritos, pues, según se dice, una imagen vale más que mil palabras.

Es lo que yo he intentado hacer en el libro que he escrito en estos días de pandemia que hemos pasado encerrados en casa. Me refiero al libro “Una Misión en El Salvador”, donde he recogido los testimonios y enseñanzas recibidas durante los años que he estado de misionero en El Salvador; desde 1983 a 2009, en que volví a España.

Una Misión en El Salvador

Daniel Sánchez Barbero

Yo agradezco el regalo del libro que me ha hecho Timo; y me siento obligado a regalarle el mío, si es que no lo tiene. El libro está en la Biblioteca de CONVIVIR, pero si alguien lo quiere tengo algunos pocos ejemplares, que los enviaré pronto a El Salvador cuando tenga ocasión, pues me lo están solicitando continuamente. También quiero agradecer a Susan Saudek, estadounidense proveniente de Argentina quien lo ha traducido al inglés y lo está distribuyendo en U.S.A.

Daniel Sánchez Barbero

Con motivo del DOMUND

CONVERSATORIO:  “Mi experiencia como misionero con motivo del DOMUND”

-Les remito a mi libro “Una Misión en El Salvador”, que ya está traducido al inglés y quedan unos pocos ejemplares en castellano, que no se han podido enviar a El Salvador.

Lo llamo “conversatorio” y no “charla”, pues aunque yo hablaré unos 30´ (me pueden interrumpir para preguntar o aclarar) , tiene la intención de intercambiar experiencias o saberes que todos tenemos, pues todos tenemos “una misión” en la vida como servicio a los demás y si somos cristianos, tenemos una misión que arranca de nuestro Bautismo y de nuestro ser Iglesia, que tiene la Misión de anunciar el Evangelio de Jesucristo y construir el Reino de Dios que Él vino a inaugurar.

Con el libro suelo añadir una hoja con “Algunas claves para leer el libro”, que después me pueden pedir los que estén interesados. Se trata no tanto de lo que haya podido hacer, sino de las enseñanzas recibidas en estos años vividos en El Salvador, que he querido escribir, pues no solo valen para los de El Salvador que me lo han pedido, sino también pueden valer para esta Iglesia rural de Cuenca donde vivo y tengo un trabajo pastoral encomendado por el Obispo.

Estas claves de lectura nos abren posibilidades para enfrentar los retos que nos presenta el Papa Francisco cuando nos habla de la necesidad de una conversión pastoral de las parroquias en una “línea evangelizadora”, en una “Iglesia en salida”, más laical y menos clerical, más sinodal y más participativa. Con su Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” del Papa Francisco, que es texto programático para toda la Iglesia, y ahora con la apertura del Sínodo de la Sinodalidad que durará hasta octubre de 2024. Hemos pasado ya la Etapa Diocesana y Nacional, donde hemos participado un grupo de CONVIVIR, enviando unas propuestas por escrito. Ahora estamos en la Etapa Continental, cuyo Documento de Trabajo ya tenemos y también estamos todos llamados a participar .

Tres claves:

1ª. La clave misionera de “Iglesia en salida”

-Enviado por la Comunidad Cristiana de la Parroquia San Atanasio, de Madrid

La Misión: Llevar el consuelo y el acompañamiento solidario al Pueblo y a la Iglesia salvadoreña. Un Pueblo inmerso en una guerra civil y una Iglesia perseguida y martirizada. Asesinan al Arzobispo Mons. Romero, ya canonizado como mártir por la Iglesia, así como a otros muchos sacerdotes, religiosas, catequistas y líderes laicos, como el P. Rutilio Grande y compañeros, también beatificados como mártires, etc

-“Iglesia en salida” allá, donde había dos modelos de Iglesia: uno, la Iglesia jerárquica conservadora y tradicional; y otro una Iglesia popular, donde hay sacerdotes, religiosas y laicos que acompañan a los grupos guerrilleros y las comunidades de las zonas liberadas o de conflicto.

A nosotros nos tocaba participar un poco en los dos modelos con una postura crítica y propositiva en los dos, lo cual suponía mucha creatividad y algunas contradicciones.

La participación en la Iglesia oficial en la Parroquia de nueva creación “Madre de los Pobres”, en La Chacra, uno de los suburbios de la ciudad de San Salvador, llenos de gente venida del interior huyendo de la guerra en las zonas de conflicto.

Y también apoyando solidariamente a las comunidades y agentes pastorales de las zonas de conflicto, así como a las Marchas por la Paz y por el Diálogo como forma de resolver el conflicto bélico, de una forma crítica y propositiva. También apoyando las “Repoblaciones”, de refugiados internos y refugiados de otros países como Honduras y Nicaragua, que se atrevieron a volver a sus lugares de origen, en medio de una situación de guerra, en lugares de difícil acceso, pues se necesitaba pasar varios controles militares, que siempre hacían lo posible por impedirlo.                                                           

Esto nos situaba en una posición difícil porque recibíamos críticas e incomprensiones de las dos partes.

Nosotros apoyábamos más en las áreas de salud y de educación, dentro de los cauces que teníamos como parroquia en los servicios sociales de la Parroquia y en coordinación con la Pastoral Social del Arzobispado.

2ª. La clave evangelizadora

Teníamos claro desde el principio que la prioridad para nosotros era siempre la evangelización como tarea primordial de la Iglesia, según dice el Concilio y la Evangelii Nuntiandi de Pablo VI.

  • El primer objetivo del Plan Pastoral de la Parroquia será la formación de agentes de pastoral, si queremos unos laicos bien formados que sean sujetos del proyecto liberador tanto en la sociedad como en la Iglesia que está naciendo.
  • La realización de las misiones populares, aún en tiempos de guerra, en los distintos sectores de la Parroquia y también acompañando en las misiones populares de las parroquias hermanas de Ixcán (Guatemala), Tocoa (Honduras) y Arcatao en Chalatenango (El Salvador).
  • La Catequesis Familiar como una forma de evangelización en las familias donde se ayuda a los padres, para que sean ellos los verdaderos catequistas de sus hijos y así se logra una evangelización que integra a las familias a la Parroquia y a vivir la fe en pequeñas comunidades cristianas en los Grupos Bíblicos de los distintos sectores de la Parroquia.
  • La Pastoral Juvenil donde se acompaña a los jóvenes en su proceso educativo de la fe cristiana en los grupos juveniles de cada sector, participando en las misiones populares y en las celebraciones de religiosidad popular como Viacrucis , Procesiones, Posadas y Pastorelas, siempre orientadas en sentido evangelizador.

El apoyo y participación de BIPO (Biblistas Populares de El Salvador), que apoyamos personalmente y con la infraestructura  en los primeros años hasta que se adquirió un local propio. Ha sido, y sigue siendo, un proyecto evangelizador de personas voluntarias que realizan talleres de formación bíblica para líderes de las parroquias y comunidades, además de preparar materiales que después reproduzcan esos líderes o agentes pastorales en los grupos bíblicos y comunidades de sus parroquias

3ª. La clave social de promoción y desarrollo liberador

Iniciamos varios proyectos de asistencia, de salud, de educación y también algunos de producción, como panadería, carpintería, artesanías, etc, que no nos dieron el resultado esperado. Sí la Cooperativa de Ahorro, producción y comercialización, que aún continúa . Iniciamos unos seis proyectos educativos y otros tantos de salud y asistencia social que se coordinaban en el Area de Pastoral Social de la Parroquia, que se reúnen el primer jueves de mes para evaluar y coordinar los proyectos, así como para atender la formación en Doctrina Social de la Iglesia (D.S.I.) 

Por Daniel Sánchez Barbero

Los «parteros» de la Iglesia sinodal

El Papa reivindica a los mártires de El Salvador como ‘parteros’ de la Iglesia sinodal

Francisco, con el arzobispo de San Salvador

«Rutilio Grande fue martirizado mientras caminaba hacia su pueblo»

«En camino sinodal, nuestra Iglesia avanza hacia Dios, y es signo de  esperanza para todos los hombres»

«El Evangelio es un evangelio vivo, que no se aprende de los libros sino de la vida de quienes nos han trasmitido el depósito de la fe»

Su cruz «es siempre la de Jesús, pero al mismo tiempo es la de  todos. Es la cruz de la Iglesia que como cuerpo de Cristo lo sigue en el sacrificio supremo del amor,  como Él nos ha enseñado»

Por Jesús Bastante

«El Evangelio es un evangelio vivo, que no se aprende de los libros sino de la vida de quienes nos han trasmitido el depósito de la fe». El Papa Francisco recibió este mediodía a los peregrinos salvadoreños que han acudido a Roma para dar gracias por la beatificación de Rutilio Grande y sus compañeros Cosme Spessotto, Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus.

En su discurso, Bergoglio quiso reivindicar su ejemplo como mártires, «un don gratuito del Señor» y «el más precioso don que Dios puede dar a su Iglesia». «Su sangre no se une a la del Salvador  simplemente en virtud de la imitación del discípulo a su maestro, o del siervo a su Señor, sino que es  una forma de unión mística», trazó el Papa, quien reivindicó su sangre derramada como «un regalo inmenso, tanto  para la Iglesia que peregrina en El Salvador, como para la Iglesia universal, y su significado quedará  siempre en el misterio de Dios».

El primer fruto, la unidad

«Es interesante notar que el primer fruto de la muerte de los beatos fue el restablecimiento de la unidad de la Iglesia», trazó el Papa, recordando la homilía de otro santo mártir, Óscar Romero, en la misa exequial de Rutilio Grande, en la que subrayó que «comprendamos esta Iglesia, inspirémonos  en este amor, vivamos esta fe y les aseguro que hay solución para nuestros grandes problemas».

«Este puede ser un buen itinerario para “rumiar” en la oración esta palabra que, mediante  la sangre de estos testigos, Dios ha pronunciado en la Iglesia de El Salvador», explicó. «Nuestras realidades no  son seguramente las de aquel tiempo, pero la llamada al compromiso, a la fidelidad, a poner la fe en Dios y el amor al hermano en primer lugar, a vivir de esperanza, es intemporal, porque es el evangelio,  un evangelio vivo, que no se aprende de los libros sino de la vida de quienes nos han trasmitido el  depósito de la fe» incidió.  

Siempre en camino de su pueblo

Estos mártires son «el mejor ejemplo de ese caminar juntos» que simboliza, en la Iglesia actual, el proceso sinodal. Porque ellos fueron «siempre  de camino hacia su pueblo para identificarse con ellos, para vivir co n ellos». Un caminar juntos que «no puede  conformarse con un mero “pasear” al santo en una imagen de devoción, sino que implica, sobre todo,  asumir el testimonio de fe, esperanza y amor que ese santo nos dejó en su vida».  

«El mensaje de estos mártires -concluyó Francisco- nos llama a identificarnos con su pasión que, como hemos dicho,  es la actualización de la pasión de Cristo en el momento presente, abrazando la cruz que el Señor nos  ofrece a cada uno personalmente». Una cruz que «es siempre la de Jesús, pero al mismo tiempo es la de  todos. Es la cruz de la Iglesia que como cuerpo de Cristo lo sigue en el sacrificio supremo del amor,  como Él nos ha enseñado».»La llevamos todos, animándonos unos a otros, orando por aquellos que  están en dificultad, y agradeciendo a Dios poder caminar juntos, como santo pueblo fiel, dando, a  pesar de nuestras debilidades, testimonio a los demás, para que ellos también se vean confortados en  las vicisitudes de la vida» concluyó Francisco. «Así, en camino sinodal, nuestra Iglesia avanza hacia Dios, y es signo de  esperanza para todos los hombres».

El Papa acepta la renuncia de Mons. Rosa Chávez

El Papa jubila a Gregorio Rosa Chávez, el primer cardenal de la historia de El Salvador

El cardenal Rosa Chávez, creado el 28 de junio 2017 obispo auxiliar San Salvador

Recién cumplidos los 80 años, Francisco acepta la renuncia presentada hace cinco por el obispo auxiliar de San Salvador, primer prelado no titular en obtener una birreta

Con motivo de su renuncia, Vida Nueva comparte algunas notas que su gran amigo monseñor Romero hizo en su diario sobre él

El papa Francisco ha aceptado hoy la renuncia del obispo auxiliar de la Arquidiócesis de San Salvador, el cardenal Gregorio Rosa Chávez. La mano derecha de Óscar Arnulfo Romero pasará a la historia como el primer purpurado de El Salvador y como el primer prelado no titular en obtener una birreta cardenalicia.


Un mes después de cumplir los 80 años, el Pontífice da descanso a Rosa Chávez, que presentó su renuncia, tal y como manda el Código de Derecho Canónico, a los 75. Sin embargo, pocos meses antes había sido creado cardenal por Jorge Mario Bergoglio, por lo que la decisión de aceptar su renuncia se ha dilatado en el tiempo.

Cada vez que tiene oportunidad, el cardenal salvadoreño repite que “es monseñor Romero quien merecía el cardenalato”, y que lo recibía “en su nombre”. La realidad es que fue creado el mismo año del centenario del nacimiento del beato salvadoreño y ha sido uno de los impulsores de su proceso de beatificación.

El diario de monseñor Romero

Vida Nueva comparte, con motivo de su jubilación, un extracto del repaso elaborado por El Faro de las 17 veces que el beato habló sobre el “padre Goyo Rosa” en el diario que grababa en cintas de casetes.

  • 18 de mayo de 1979: reunión con seminaristas y luego “prolongué mi diálogo con el padre rector, llevándolo a cenar y a pasear un rato en el que tuvo él también una expansión cordial muy grande, no solo en su oficio de rector sino como amigo que lo ha sido desde tanto tiempo y muy de fondo”.
  • 21 de mayo de 1979: “Esta noche estuvo conmigo el padre Gregorio Rosa y platicamos bastante profundamente sobre la realidad de nuestra arquidiócesis”.
  • 31 de mayo de 1979: “El padre Gregorio Rosa y yo amanecimos terminando nuestro trabajo; después del descanso nocturno se siente más fresca la mente, y pudimos terminarlo hacia las diez de la mañana” (Redacción conjunta de un plan pastoral).
  • 15 de junio de 1979: “Conversación muy importante con el padre Gregorio Rosa. Le agradecí todas sus sugerencias”.
  • 16 de octubre de 1979: el día después del golpe de Estado contra el general Carlos Humberto Romero, “amanecí preparando el comunicado arzobispal; me ayudaron el padre Moreno y el padre Gregorio Rosa”.
  • 10 de noviembre de 1979: “A mediodía, el padre Gregorio Rosa y la señorita Doris Osegueda me ofrecieron muy bien criterio para la homilía acerca de los hechos de la semana”.
  • 13 de noviembre de 1979: “El padre Goyo Rosa, con un militar de grado de mayor, vino a hacerme una visita confidencial en la que el militar me hizo revelaciones sensacionales acerca del desorden que reinaba en el Ejército”.
  • 10 de enero de 1980: “Finalmente, el padre Gregorio Rosa me hizo algunas observaciones al trabajo que pienso presentar en Bélgica [por el doctorado honoris causa que monseñor Romero recibió el 2 de febrero de 1980 en la Universidad de Lovaina] y del cual debo perfeccionar varios detalles”

Revuelo creado por el arzobispo se San Salvador

José Luis Escobar aseguró que «el pueblo quiere que el presidente se reelija

José Luis Escobar, arzobispo de San Salvador
José Luis Escobar, arzobispo de San Salvador

«El Salvador: No todos los obispos quieren la reelección de Bukele y se desligan del presidente de la Conferencia Episcopal

Dos de los diez obispos que componen la Conferencia Episcopal de El Salvador han salido al paso de las declaraciones del presidente de ese organismo, José Luis Escobar Alas, sobre la reelección del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, en 2024

“Monseñor Escobar Alas habla en nombre de su arquidiócesis, no de toda la Conferencia Episcopal (…) generalmente coincidimos, pero no en todo”, señaló el obispo de Zacatecoluca, Elías Samuel Bolaños

27.09.2022 | RD

Dos de los diez obispos que componen la Conferencia Episcopal de El Salvador han salido al paso de las declaraciones del presidente de ese organismo, José Luis Escobar Alas, sobre la reelección del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, en 2024. El pasado domingo, el arzobispo de San Salvador aseguró que «el pueblo quiere que el presidente se reelija», posibilidad que iría contra al menos siete artículos de la Constitución de la República, según señala el diario La Prensa Gráfica

Monseñor Escobar Alas habla en nombre de su arquidiócesis, no de toda la Conferencia Episcopal (…) generalmente coincidimos, pero no en todo”, señaló el obispo de Zacatecoluca, Elías Samuel Bolaños, quien aclaró que la Conferencia Episcopal se reunió la semana pasada y no se emitió pronunciamiento en torno al tema de la reelección. “Por tanto, esta postura es únicamente del arzobispo de San Salvador”.

Obispos de El Salvador con Francisco
Obispos de El Salvador con Francisco

Otro miembro de la Conferencia Episcopal, que prefirió el anonimato, también dijo que la postura de Escobar Alas había sido a título personal, señala el diario, que también recoge la opinión del jesuita Juan Vicente Chopín, quien aclaró que «en la Iglesia Católica, los obispos son de territorio delimitado y ellos pueden hablar y emitir juicio para ese territorio, pero no es la voz de toda la Iglesia«.

Nota aclaratoria

Ante el revuelo causado, el arzobispo Escobar se vio obligado a emitir una nota aclaratoria en la que asegura que que no se pronunció «en el sentido de aprobar o desaprobar la posibilidad», pues esto «le compete a la Corte Suprema de Justicia y al Tribunal Supremo Electoral».

El pasado 15 de septiembre, el presidente Bukele anunció que se postulará como candidato para la presidencia en 2024, “respaldándose en una interpretación de la Sala de lo Constitucional impuesta por el oficialismo”, sobre cuya legalidad hay muchas dudas, también, como se ve, dentro de la propia Iglesia salvadoreña.

La situación de El Salvador

Rosa Chávez: «La situación en El Salvador es muy grave, porque no hay puentes, hay muchos muros en este momento»

«El Papa presenta una Iglesia martirial, es la Iglesia de Jesucristo, es una característica de la Iglesia, una misión martirial, donde quiera que nos encontremos»

El Cardenal dijo que en estos momentos la situación en su país es muy delicada, no hay diálogo, sin diálogo no hay paz. Hay tantos muros. Entre todos se pueden construir puentes, afirmó, y se puede alcanzar una Patria verdadera. Palabras del purpurado ante el Estado de excepción que vive El Salvador

Por| Patricia Ynestroza

(Vatican News).- El Cardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez, que estuvo presente en el consistorio de la creación de los 20 nuevos cardenales, y recordando el rito de la fórmula de la creación de los purpurados, al jurar fidelidad al Papa y a sus sucesores «hasta el derramamiento de sangre», al respecto, el purpurado, recordó que la Iglesia debe estar dispuesta a todo, es la nueva misión, hasta derramar la sangre.

«El Papa presenta una Iglesia martirial, es la Iglesia de Jesucristo, es una característica de la Iglesia, una misión martirial, donde quiera que nos encontremos».

El 22 de enero fueron beatificados en El Salvador, el padre Rutilio Grande S.J. junto con los laicos Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, asesinados el 12 de marzo de 1977 y fray Cosme Spessotto O.F.M. asesinado el 14 de junio de 1980. Hablando del padre Grande, Rosa Chávez dijo que cuando el Papa Francisco era sacerdote, conoció al Padre Rutilio Grande, cuando era Provincial en Argentina, y ante la situación difícil que vivía entonces el Salvador, el entonces Padre Bergoglio, mandó una carta de solidaridad a sus hermanos de América Central, afirmó el purpurado. Hablando del padre Rutilio, Rosa Chávez dijo que fue un gran educador de las masas, y eso le costó la vida. 

La situación de El Salvador, muy delicada

Ante el Estado de excepción que vive El Salvador, desde el mes de marzo, el purpurado dijo que es una situación muy «confusa, muy delicada, no hay diálogo en este momento en el país, es muy grave, porque no hay puentes, hay muchos muros en este momento«, y por más que se insiste, afirmó el purpurado, es difícil construir puentes, si no existe el diálogo, no hay paz.  El cardenal dijo que es urgente que se escuche, «todos podemos aportar desde nuestra propia perspectiva, es un deseo grande de hacer patria de verdad».

Recientemente, según agencias, las autoridades del gobierno salvadoreño, capturaron a 50.000 supuestos miembros de pandillas y personas ligadas a estas bandas. Esta acción, denominada «guerra contra las pandillas» es una medida del presidente Nayib Bukele para combatir a estos grupos. Sin embargo, no ha habido más imformación detallada, que defina cuántos de ellos son pandilleros, cuántos son colaboradores o cuántos de éstos han salido en libertad al no verificarse su participación en las maras. 

Diversas organizaciones humanitarias salvadoreñas e internacionales han recibido denuncias sobre posibles violaciones a derechos humanos, principalmente por detenciones arbitrarias. Un informe del Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH) de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) revela y alerta de casos de tortura cometidos en El Salvador durante el régimen de excepción. En junio, la organización de derechos humanos, Amnistía Internacional, advertía que el gobierno salvadoreño, estaba realizando detenciones arbitraria, desapariciones forzadas, torturas y la muerte de al menos 23 personas en centros penitenciarios.

Sin embargo, desde junio hasta el viernes pasado 26 de agosto, el Instituto de Medicina Legal (IML) «reconoce» la muerte en cárceles de 73 personas. Fueron detenidas en la acción que está llevando a cabo el gobierno de «combatir» a las pandillas, según publicó este viernes La Prensa Gráfica (LPG). La organización Amnistía Internacional (AI) afirmó que la medida del Estado de excepción «ha creado una crisis» de derechos humanos.

Peregrinación con Mons. Romero

San Óscar Romero: la masiva peregrinación que une a católicos y no católicos en El Salvador

El cardenal Rosa Chávez encabezó la peregrinación
El cardenal Rosa Chávez encabezó la peregrinación

Cada año, desde el 2017, el 2 y 3 de agosto el pueblo salvadoreño peregrina siguiendo los pasos del santo hasta Ciudad Barrios, lugar donde nació el mártir

Encabezada por Rosa Chávez, el cardenal salvadoreño señaló que «la peregrinación es una manifestación de fe, esperanza y caridad para nuestro pueblo en medio de un mundo que nos vende desesperanza, miedo y violencia”

Por Patricia Ynestroza

(Vatican News).- “ Con el lema “San Romero y los mártires, esperanza de nuestro pueblo”, la Iglesia salvadoreña realizó por quinta vez la peregrinación desde San Salvador hasta Ciudad Barrios, en el departamento de San Miguel, cuna del mártir y primer santo salvadoreño, Óscar Arnulfo Romero. El programa, como también informa el Celam, dio inicio con la celebración de la Santa Misa de Envío a las 5 de la mañana desde Catedral Metropolitana de San Salvador hasta llegar a Ciudad Barrios San Miguel al oriente del país. donde concluyó con la celebración eucarística.

La peregrinación estuvo encabezada por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador, quien ofició una eucaristía el 02 de agosto, con el inicio de la peregrinación. En entrevista concedida a Vatican News por los medios católicos, el cardenal expresa su emoción de ver el pueblo peregrinar con mucha ilusión y esperanza. A los jóvenes participantes en la peregrinación el purpurado les aconsejó que ellos tienen derecho a una vida digna, se reza mucho en esta caminata. Hay que caminar juntos, como lo dice el Papa Francisco.

Peregrinación hacia la cuna de San Óscar Romero
Peregrinación hacia la cuna de San Óscar Romero

“Estamos atravesando a nivel mundial una situación de mucho caos: guerras, pandemia y crisis económica. La peregrinación es una manifestación de fe, esperanza y caridad para nuestro pueblo en medio de un mundo que nos vende desesperanza, miedo y violencia”, expresó el purpurado.  Asimismo, afirmó que “es una expresión de luz que transforma, renueva y nos llama a la reconciliación como pueblo asimilando el legado de San Oscar Romero”.

Elogio a la juventud que peregrina

El cardenal Rosa Chávez ha elogiado la masiva participación de jóvenes en esta actividad: «Sin juventud no tenemos futuro y sin Cristo no hay jóvenes felices, por tanto, hay que seguir caminando».

Fue un recorrido de 157 km en el que miles de peregrinos han compartido para hacer memoria “siguiendo los pasos del santo con más fervor”, por ello, “esta peregrinación reúne a católicos y no católicos que centran su esperanza en la sangre derramada por los Mártires”.

En esta peregrinación también se rindió homenaje a los beatos Cosme Spessotto, Rutilio Grande, Nelson Rutilio Lemus, Manuel Solórzano y los mártires salvadoreños. Cabe recordar que esta peregrinación se realiza desde 2017 con motivo del centenario del primer santo salvadoreño.

Peregrinación hacia la cuna de San Óscar Romero
Peregrinación hacia la cuna de San Óscar Romero

El legado de Ignacio Ellacuría

El legado de Ignacio Ellacuría, ante la situación política actual de El Salvador

Ellacuría
Ellacuría

«El Norte sigue negándose, como en tiempos de Ellacuría, a mirarse en el espejo inverso del Sur, que le enfrentaría a su propia verdad y podría mostrarle formas de salir de la crisis»

«Detrás de la fachada cool del «presidente más popular de América Latina», que cuenta con la aprobación del 80 al 90 por ciento de la población salvadoreña, se esconde un autócrata»

«

«El Norte sigue negándose, como en tiempos de Ellacuría, a mirarse en el espejo inverso del Sur, que le enfrentaría a su propia verdad y podría mostrarle formas de salir de la crisis«

«¿Cómo proponer el diálogo como camino para romper el círculo vicioso de la violencia histórica a una mayoría que defiende la fuerza bruta como única solución posible para el país?»

Por Martha Zechmeister CJ, teóloga

En este texto breve quiero confrontar las dos aporías fundamentales que me plantea el tratar de proponer el legado de Ellacuría ante la situación política actual de El Salvador. Supongo que siempre es más importante para una buena teología plantear las preguntas adecuadas, reconocer el problema, que dar respuestas precipitadas que nadie ha pedido.

Comienzo con tres premisas de mis reflexiones

La primera: podemos intentar hacer una exégesis minuciosa de los textos de Ellacuría para captar sus raíces filosóficas y la dinámica específica de su pensamiento, pero si nos guiamos por un mero interés retrospectivo y académico, esto puede convertirse en una traición a esta herencia intelectual. Porque precisamente esta herencia nos obliga a estar despiertos y vulnerables a nuestro momento histórico actual con la misma sensibilidad sismográfica que Ellacuría tuvo con el suyo.

Ellacuría

no hacemos teología fiel a este legado cuando respondemos a los desafíos del presente con las formulaciones literales de Ellacuría, como si fuesen estereotipos, sino cuando luchamos con la misma audacia y creatividad por la palabra que nos exige la situación concreta. La repetición estéril sería una copia ridícula de este pensador.

La segunda premisa: El Norte global habla del «cambio de los tiempos», de una crisis sin precedentes y del regreso de la guerra después de 70 años de paz. Y el Sur global se pregunta con asombro: ¿cuándo no hubo guerra y violencia mortal? ¿Cuándo no hubo crisis que se cobraran innumerables vidas? No es que el Sur no reconozca la magnitud del conflicto ucraniano. Las frágiles economías y, sobre todo, los pobres de estos países, son duramente golpeados por las galopantes subidas de precios del petróleo y del trigo. Pero una vez más parece confirmarse que hay vidas humanas que valen más que otras.

El Norte sigue negándose, como en tiempos de Ellacuría, a mirarse en el espejo inverso del Sur, que le enfrentaría a su propia verdad y podría mostrarle formas de salir de la crisis. En lugar de un copro-análisis a fondo, sigue dedicándose a restañar los daños de una forma chapucera que tarde o temprano se convertirá en rebote desastroso.

Bukele

La tercera premisa se refiere a la situación política actual de El Salvador. Supongo que, al menos, están informados a grandes rasgos de lo que sucede. El presidente joven y chic ha mantenido una presencia constante en los titulares de medios como la BBC, el New York Times o El País. 

Trato decir, en pocas pinceladas, lo mínimo: detrás de la fachada cool del «presidente más popular de América Latina», que cuenta con la aprobación del 80 al 90 por ciento de la población salvadoreña, se esconde un autócrata, como salido de un manual de ciencias políticas, que suspende sistemáticamente todas las instituciones del Estado de Derecho y las somete a su control. Desde marzo, vivimos en un “estado de excepción” permanente, que ya ha sido prolongado tres veces por el parlamento, un órgano completamente sometido al presidente. Ya no hay separación de poderes: el ejecutivo opera también a través del legislativo y del judicial.

El presidente ha declarado una «guerra contra los terroristas», como llama a su campaña contra las pandillas. No dice que él mismo ha pactado anteriormente con ellos. El estado de excepción justifica todo tipo de detenciones arbitrarias por mera sospecha o denuncia anónima. Incluso autoriza el asesinato de presuntos mareros por parte de policías y militares. Ser joven y vivir en un barrio marginal es suficiente delito para estar a merced de la arbitrariedad.

Maras

Mientras tanto, El Salvador es el país con la mayor tasa de personas encarceladas del mundo, con casi el 2% de la población adulta en prisión, hacinada en condiciones inimaginables. Con todo esto, es obvio que se trata de cualquier cosa menos de una estrategia eficaz contra la violencia de las pandillas, sino de un show a gran escala que en realidad sólo tiene un objetivo: la reelección del presidente, que en realidad está prohibida por la Constitución.

Les recomiendo, entre otros muchos, el artículo de BBC Mundo: Bukele contra las maras «En lugar de responder de manera efectiva a la violencia de las pandillas, Bukele está sometiendo al pueblo de El Salvador a una tragedia».

Pasemos ahora a las aporías a las que me enfrento en el intento de hacer productivo el legado de Ellacuría ante la actual situación política de El Salvador.

Primera aporía: ¿Cómo seguir hablando de los «pobres con espíritu» frente a las mayorías pobres seducidas por un «flautista de Hamelín»? La tonada más efectiva de su flauta es, obviamente, el despliegue de sus trolls en las redes sociales, que se encargan de que todo aquel que no sea un seguidor incondicional, todo aquel que piense diferente, sea expuesto al linchamiento digital e incluso a la persecución física. En un contexto así: ¿cómo leer los textos de Ellacuría que hablan de los pobres como ‘sujetos de redención’, aquellos sujetos donde se hace manifiesto el soplo del espíritu que renueva la faz de la tierra y transforma la sociedad con la justicia? 

Que la redención viene de abajo es uno de los fundamentos esenciales de la teología que me compromete. ¿Pero cómo no caer en patrones de arrogancia intelectual que afirman que las masas acríticas están a la merced de los trucos baratos por falta de educación? ¿Cómo conservar el respeto por los “pequeños y sencillos” (Mt 11, 25), a quienes se revela el espíritu que se esconde de quienes se creen sabios?

Ellacuría

Intento sugerir algunas líneas para una posible respuesta. ¿No padecen la teología y la Iglesia la misma enfermedad que los partidos políticos tradicionales? ¿No hemos perdido en gran parte la comunión y la comunicación vital con el mundo de los pobres, esa mayoría que aún vive de pura subsistencia, resolviendo de día a día sus necesidades más inmediatas, vulnerable a la violencia y a los desastres naturales? 

Es posible seguir utilizando toda la nomenclatura de la teología de la liberación, hacer esfuerzos para desarrollarla intelectualmente en el contexto postmoderno para no perder relevancia. Sin embargo, si este esfuerzo intelectual no se hace realidad en medio de los pequeños y vulnerables, si no es experimentado por ellos de manera efectiva y real, y sobre todo si no se alimenta de su sabiduría, de la revelación del Espíritu a través de ellos, es una palabrería vacía. Sería una traición pomposa de los privilegiados del evangelio. Lo que hace falta no es juzgar y dirigir desde arriba, sino reconocer la urgencia de nuestra conversión, callarnos, escuchar con paciencia y humildad, buscar comprender, vivir sin agendas ocultas una auténtica y fraterna amistad con los que están abajo y pisoteados.

Segunda aporía: ¿Cómo proponer el diálogo como camino para romper el círculo vicioso de la violencia histórica a una mayoría que defiende la fuerza bruta como única solución posible para el país? Esta es la convicción engendrada por una sociedad autoritaria que espera la salvación a través del macho fuerte y su mano súper-dura: toda propuesta alternativa aparece como una ingenuidad.

Ellacuría y Romero

“No es necesario extenderse en razones y pruebas de por qué es urgente salir de una situación intolerable, que está destruyendo no sólo a los salvadoreños, sino a El Salvador; no sólo a determinados grupos sociales, sino a la nación entera. Es necesario salir. Pero, ¿es necesario el diálogo entre las partes enfrentadas en el conflicto[…]? ¿O puede resolverse pronto el conflicto mediante otro instrumento principal de pacificación distinto del diálogo[…]?”

Estas palabras de Ellacuría, escritas en 1980, al inicio de la guerra civil salvadoreña, no pueden ser más actuales. También hoy la voluntad de diálogo parece estar fuera de los límites de lo posible por mucho tiempo. Podemos decirlo de nuevo con Ellacuría: “Estamos en una hora gravísima para la patria, en la cual pueden fructificar años y años de sacrificios o en la cual pueden quedar inutilizadas para mucho tiempo las esperanzas de días mejores.”

Una vez más, ofrezco algunas pinceladas sobre cómo salir de esta situación aparentemente desesperada. Lo más importante, creo, es reconocer incondicionalmente que estamos de nuevo en un punto cero, que no podemos presuponer nada de lo que ya hemos celebrado como conquistas. Los debates que tenemos que enfrentar son espantosamente similares a los que Ellacuría tuvo en su época. Son los debates sobre los fundamentos de la sociedad, como el debate sobre la universalidad de los derechos humanos. Estos se tambalean hasta sus cimientos cuando se niegan a los que están encarcelados por su supuesta afiliación a las pandillas. Porque si los derechos humanos no se aplican a ellos, tampoco están garantizados para mí.

Otro debate que tenemos que llevar a cabo de nuevo es lo que significa realmente la democracia. Democracia, no entendida como el derecho formal del sufragio en las urnas; y no como lo único que parece quedar de ella en la realidad política actual de El Salvador: el derecho de la mayoría a imponer su voluntad y su percepción de la realidad a la minoría. Es mucho más importante defender una concepción de la democracia que nos obligue a reconocer que los que son diferentes a mí y piensan diferente también tienen derecho a existir; una comprensión de la democracia que proteja a las minorías y facilita el diálogo entre todos los grupos sociales.

Semana Mon Romero
Semana Mon Romero

A pesar de todo lo que exige nuestra seriedad y honradez teológica frente a esta situación, quiero terminar con una experiencia que me ha dado esperanza en medio de todo esto. Hemos llevado a cabo un proyecto de investigación con víctimas de la violencia salvadoreña y les recomiendo el libro que es fruto de este proyecto. En el proceso, nos encontramos con un grupo de jóvenes autoorganizados en un barrio marginal, unidos por su pasión por el arte de la calle como el hip hop, el grafiti, el patinaje a un alto nivel deportivo etc. Se comprenden conscientemente como una alternativa a las maras.

Entre ellos, los mayores «adoptan» a niños de la calle. De lo contrario, serán reclutados por las pandillas ya a la temprana edad de siete u ochos años. Con gran astucia, se mueven entre la violencia de las maras y la violencia todavía más brutal de las «fuerzas de seguridad». Con ellos, redescubrí toda la teoría del arte de Theodor W. Adorno en un modo nuevo y vital: el arte es capaz de poner las condiciones vigentes patas arriba, de vislumbrar la situación desesperada desde una perspectiva nueva y sorprendente. Y las palabras de Monseñor Romero en su homilía de la fiesta de la Epifanía de 1979 han recuperado para mí su verdadero encanto: 

“Cuando miremos que nuestras fuerzas humanas ya no pueden, cuando miramos a la patria como en un callejón sin salida, cuando decimos: ´Aquí la política, la diplomacia no pueden, aquí todo es un destrozo, un desastre y negarlo es ser loco´, es necesario una salvación transcendente. Sobre estas ruinas brillará la gloria del Señor. De allí que los cristianos tienen una gran misión en esta hora de la patria: mantener esa esperanza”.

Romero
Romero

Entrevista a Nidia Díaz

“La victoria de Gustavo Petro abre una perspectiva nueva a la izquierda latinoamericana”

Nidia Díaz

Por Gorka Castillo 

Para los historiadores de la convulsa época de las revoluciones latinoamericanas y las atrocidades cometidas por militares al servicio de multinacionales como United Fruit Company, Nidia Díaz (San Salvador, 1952) es una figura casi legendaria. Comandante del Frente Farabundo Martí (FMLN) durante la guerra civil que desangró su país entre 1979 y 1992, fue la única mujer presente en las negociaciones de una paz que ahora cumple 30 años. Su biografía es la cronología de un país insurrecto. Fue capturada en 1985 por un comando de operaciones especiales de Estados Unidos, dirigido por un cubano-americano llamado Félix Rodríguez, el mismo que había apresado al Che Guevara en Bolivia 18 años antes. “Un fanfarrón muy relacionado con Posadas Carriles”. Recibió cuatro balazos y la dieron por muerta. Pero ella, una mujer digna siempre, regresó de entre los muertos para compartir la transformación del FMLN en fuerza política y cumplir el sueño de alcanzar el poder. Por diferentes motivos, no resultó exitoso. Ahora se enfrenta a un trumpista de manual llamado Nayib Bukele, un sátrapa “que ha sumido a El Salvador en un clima político insostenible”. La esperanza de Nidia procede del sur del continente. “La victoria de Gustavo Petro y Francia Márquez en Colombia es el síntoma de que las políticas neoliberales están fracasando en Latinoamérica y abre una perspectiva nueva para el progresismo”.

Celebran 30 años de la firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador. ¿En qué han quedado?

La implementación de esos acuerdos ha pasado por distintas etapas en estos 30 años, pero desde hace tres años vive un momento difícil. Desde la llegada al poder de Nayib Bukele, hace tres años, algunos puntos que adquirieron rango constitucional han quedado suspendidos. Si por algo se caracteriza el régimen de Bukele es por violar la Constitución, reformada tras la guerra civil, y que para todas nosotras significó una especie de refundación de la República y la creación de una nueva institucionalidad para el país. El éxito de aquellos acuerdos se fundamentó en una reforma integral de las leyes hacia un Estado de derecho pleno, algo increíble para un pueblo como el salvadoreño que venía de una dictadura de más de 60 años, la más larga de América Latina.

Así se modificaron las Fuerzas Armadas, la seguridad pública, la justicia, el sistema electoral y algunos departamentos del Ministerio Público como la Fiscalía o la Procuraduría del Estado. No logramos instaurar una democracia participativa pero sí una democracia basada en la independencia de poderes, la pluralidad y el respeto a las minorías. Es decir, se establecieron las bases para continuar una lucha que no sólo era del FMLN sino de toda la sociedad cuyos derechos cívicos y políticos habían sido aplastados.

¿Qué impidió implementar o desarrollar aquellos acuerdos?

El neoliberalismo, sin duda. En El Salvador comenzó a aplicarse en el año 89, antes de la firma de los Acuerdos. No pudimos cambiar la filosofía liberal pero sí establecimos plataformas destinadas a defender, por ejemplo, a los consumidores e incluimos reglamentos que limitaran las privatizaciones, evitaran los monopolios e incluyeran a los trabajadores como propietarios. También incidimos en que todas las zonas castigadas por el conflicto armado se volvieran áreas de desarrollo económico social. Para el FMLN eran puntos de partida irreversibles que debían incluirse en la nueva Constitución pactada con el auspicio de Naciones Unidas. El error no fue que las instituciones que creamos fueran malas sino que su funcionamiento siempre dependía de la correlación de fuerzas. Y ahora ha llegado un señor, Nayib Bukele, que ha decidido desmontar todo lo que tanto esfuerzo nos costó construir.

Desde España se ve a Bukele como un tirano trumpista que ha convertido el bitcoin en moneda nacional, que irrumpe en la Asamblea rodeado de militares y encarcela gente con la artimaña de que todos son “maras”.

Su identificación con el trumpismo es absoluta. Desde que el 3 de febrero de 2019 asumió la presidencia utiliza la misma narrativa autoritaria, populista y neoliberal que su mentor estadounidense: la política ya no sirve, todos los políticos están corrompidos y la historia, en este caso de El Salvador, comienza con él. Trump le envió como embajador a Ronald Johnson, un coronel que durante muchos años trabajó para la CIA en el Comando Sur, con el fin de mantener a Bukele cerca de su órbita ideológica. Y Bukele lo aceptó encantado, llegando a sentar a Johnson en alguna reunión de su Consejo de ministros. Cuando el 9 de febrero de 2020, Bukele irrumpió en la Asamblea con militares armados para exigir la aprobación de un préstamo, ni Johnson ni la Casa Blanca pronunciaron la más mínima condena. Pero es que, además, tiene un pacto con las maras como han destapado diversas investigaciones independientes. Yo, que hice campaña electoral el pasado año, también puedo asegurarlo. Bukele está provocando verdaderas calamidades a mi país para favorecer a ciertas oligarquías locales y a su propia empresa: Bukele S.A. El 27 de marzo suspendió las garantías constitucionales con el pretexto de la lucha contra los pandilleros, pero se están violando los derechos humanos de manera sistemática, con detenciones arbitrarias, torturas en prisión y persecuciones. El Salvador vive un clima político insostenible.

Bukele está provocando verdaderas calamidades a mi país para favorecer a ciertas oligarquías locales y a su propia empresa

¿Qué errores ha cometido una fuerza histórica como el FMLN para que a día de hoy tenga sólo cuatro de 84 diputados en la Asamblea?

Perdimos credibilidad porque no construimos poder popular ni creamos conciencia. El FMLN hizo muchas cosas, más de 200 logros, pero no lo entregó como una conquista sino como asistencialismo. Le ha sucedido a Brasil, a Uruguay, a Ecuador. También a nosotros. Toda la reflexión que hicimos sobre memoria histórica, sobre cultura de paz… Ganó Bukele y suprimió la Corte Suprema, creó leyes para limitar el Estado de derecho, tomó por las armas la Asamblea para imponer una decisión suya, pactó con las maras, impuso una moneda virtual para controlar el negocio de los cajeros y ahora reprime las protestas del movimiento popular. Tenemos un gobierno mafioso que controla todos los resortes de la propaganda y la manipulación con un dictadorzuelo que se ha enriquecido a manos llenas.

Usted es un personaje histórico del FMLN que tuvo un papel relevante en los Acuerdos de Paz de 1992. ¿Cómo vive en un régimen como el de Bukele?

Tenemos a 30 miembros en la cárcel. Presos políticos. A mí, como exguerrillera e integrante de la Comisión Política Diplomática del FMLN que negoció los Acuerdos de Paz, decidió abrirme una investigación por crímenes de guerra. En fin, me siento indagada, observada y acosada.

América Latina vive el renacer de una nueva izquierda. El último ha sido Colombia y en octubre puede sumarse Brasil con Lula. ¿Es una prueba del declive del neoliberalismo?

Es cierto que el mapa está cambiando hacia el lado progresista. Frente al consumismo individualista que nos ofrece el neoliberalismo, se abre paso la búsqueda de la justicia y la cooperación. Desde luego, la victoria de Gustavo Petro y Francia Márquez en Colombia es el síntoma de que las políticas neoliberales están fracasando en Latinoamérica y abre una perspectiva nueva para la izquierda. Para nosotras es maravilloso. Abre la posibilidad de avanzar en el proceso de paz que las fuerzas reaccionarias metieron en el cajón para que el pueblo perdiera su memoria. Y eso es muy grave porque se abona el terreno a que los errores del pasado se repitan. Creo sinceramente que su mensaje influirá en muchos países del entorno. Además, también cuento con que en octubre ganará Lula en Brasil, que es un líder indiscutible.

Pero necesitarán gobernar con grandes dosis de pragmatismo porque enfrente tendrán una oposición derechista dispuesta a todo. Es la historia de Latinoamérica. Mire Ecuador.

Por eso necesitamos armar sus triunfos de complementariedad y una cooperación que faciliten el desarrollo de los Estados. Considero fundamental un giro progresista en la CELAC (la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), porque de esa manera podremos ir superando las asimetrías que el neoliberalismo ha creado y mejorar la distribución de la riqueza. Esa es la dirección que apuntó Petro en su discurso. Trazó el rumbo de una nueva política inclusiva donde todos nos sintamos parte de la vida. Pero no olvidemos a Boric, en Chile; ni a López Obrador, que poco a poco se va apropiando de los recursos para ponerlos en función social. A Lula le tocará desmontar la privatización de Petrobras. Este tipo de reversiones ya han comenzado en Honduras.

Usted describió en un libro el papel de la mujer en las guerrillas de liberación de los años 70 y 80 anticipándose a las grandes revoluciones mentales que se están produciendo en este siglo XXI: el feminismo. La protección de la Tierra. La acumulación de los recursos en pocas manos.

Sí. El libro se titula Nunca estuve sola y es el testimonio que hice durante mi cautiverio por los contrainsurgentes. Nosotras sólo representábamos el 30% de la guerrilla y las comandantes podían contarse con los dedos de una mano. Luchábamos por  la transformación del mundo, no sólo por nuestros derechos, aunque teníamos asociaciones exclusivamente formadas por mujeres en todos los frentes. Contra la violencia machista, por aprender a leer y escribir, por su derecho a la tierra, etc., pero sin una visión de género. Ni la ONU la tenía en aquellos años. Sin embargo, algo cambió en el primer diálogo de paz con el gobierno en 1984. Era la única mujer de la delegación del FMLN y acudí sin un idea clara de cuál era el papel de la mujer en aquel evento. Al regresar a los campamentos, me hicieron una fiesta y todas me decían que “bueno que hubo una mujer allí” y cosas así. Entonces, me cayó el veinte encima. En aquel grupo había compañeras que terminaron clarificándome mi visión de género. Las jóvenes me han enseñado mucho y hoy puedo reconocerme como feminista y socialista. Participo en asociaciones que defienden los derechos de las mujeres en El Salvador, formo parte de un grupo abierto de parlamentarias.

La Buena Noticia del Dgo 14º-C

ENVIADOS A ANUNCIAR EL REINO DE DIOS. Lc 10, 1-12.17-20

Los mandó por delante de dos en dos
Los mandó por delante de dos en dos

.

LA HORA DE LA PALABRA

La alegría de anunciar el Evangelio
Jesús envía a un grupo de setenta y dos discípulos a colaborar con él en el proyecto del Reino de Dios. Y los envía de dos en dos para que el camino sea más llevadero y para que lo que prediquen sea un testimonio contrastado. Los setenta y dos volvieron muy contentos y le dijeron: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre”
En este mundo en el que sigue aumentando cada vez más la separación entre ricos y pobres, el anuncio del Reino de Dios y el compromiso con él, es más urgente que nunca, si queremos ser fieles a Jesús.
Los discípulos de Jesús no solo estamos llamados a seguirle, sino a ser también anunciadores del mensaje a otros.
ACTUALIZACION DE LA PALABRA

DOS CONSIGNAS DE JESÚS 

Después de veinte siglos de cristianismo es difícil escuchar las instrucciones de Jesús a los suyos sin sentir sonrojo. No se trata de vivirlas al pie de la letra. No. Simplemente de no actuar contra el espíritu que encierran. Solo recordaré dos consignas.

Jesús envía a sus discípulos por las aldeas de Galilea como «corderos en medio de lobos». ¿Quién cree hoy que esta ha de ser nuestra identidad en una sociedad atravesada por toda clase de conflictos y enfrentamientos? Y, sin embargo, no necesitamos entre nosotros más lobos, sino más corderos. Cada vez que desde la Iglesia o su entorno se alimenta la agresividad y el resentimiento, o se lanzan insultos y ataques que hacen más difícil el mutuo entendimiento, estamos actuando contra el espíritu de Jesús.

Lo «primero» que han de comunicar sus discípulos al entrar en una casa es: «Paz a esta casa». La paz es la primera señal del reino de Dios. Si la Iglesia no introduce paz en la convivencia, los cristianos estamos anulando de raíz nuestra primera tarea.

La otra consigna es más desconcertante: «No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias». Los seguidores de Jesús vivirán como los vagabundos que encuentran en su camino. No llevarán dinero ni provisiones. Caminarán descalzos, como tantos pobres que no tienen un par de sandalias de cuero. No llevarán siquiera una alforja, como hacían ciertos filósofos itinerantes.

Todos podrán ver en su manera de vestir y de equiparse su pasión por los últimos. Lo sorprendente es que Jesús no está pensando en lo que han de llevar consigo, sino precisamente en lo contrario: en lo que no deben llevar; no sea que se distancien demasiado de los más pobres.

¿Cómo se puede traducir hoy este espíritu de Jesús en la sociedad del bienestar? No simplemente recurriendo a un atuendo que nos identifique como miembros de una institución religiosa o responsables de un cargo en la Iglesia. Cada cual hemos de revisar con humildad qué nivel de vida, qué comportamientos, qué palabra, qué actitud nos identifican mejor con los últimos.

Por José Antonio Pagola

TESTIGOS DE LA PALABRA

Representación de la masacre ante el monumento a la memoria del Sumpul
Representación de la masacre ante el monumento a la memoria del Sumpul

La masacre del Sumpul

En la madrugada del 14 de mayo de 1980, en el departamento de Chalatenango, El Salvador, en el río Sumpul, que hace frontera con Honduras, fueron asesinadas más de 600 personas civiles (niños y adultos), por soldados, Guardia Nacional, miembros de la organización paramilitar ORDEN, apoyados por helicópteros que comenzaron a disparar sobre la gente. Antes de rematarlos, les torturaban tirando a los niños pequeños al aire para hacer blanco.
Los sobrevivientes intentan atravesar el río, huyendo hacia la frontera con Honduras. Muchos se ahogan y los que logran pasar son asesinados por el ejército hondureño apostado en la otra orilla. Ese día el río Sumpul se tiñó de sangre inocente.
Todos los años las comunidades cristianas rememoran la masacre pidiendo que haya pronto justicia para tantos inocentes.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

Manda, Señor, obreros a tu mies
Manda, Señor, obreros a tu mies
Quiero ser altavoz de tu Palabra
Allí donde eres desconocido o ignorado
Porque en esta tarea no estoy solo; somos muchos
Pero no siempre tenemos el valor suficiente
Para dar valor de tu presencia,
Para ser tus testigos con todas las consecuencias.
Manda, Señor, obreros a tu mies Quiero ser trabajador de tu campo.
¡Ayúdame, Señor, a ponerme en camino!
sin más amparo que el ancho cielo,
sin otro apoyo que tu Espíritu,
sin más aliento que tu Palabra.
Quiero ser reflejo de tu amor y de tu paz
Llevando al mundo esperanza,
Ilusión y alegría a los hombres y mujeres
que carecen de ellas.
Porque experimento cada día,
que mi nombre, que nuestros nombres
están escritos en la palma de tu mano.
.
Isidro Lozano o.c.
.
Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca