CISPES Solidarity with El Salvador

La represión no es una innovación. En cambio, es un regreso a las mismas estrategias de seguridad respaldadas por Estados Unidos que generaron la crisis actual.

‘Durante décadas, Estados Unidos ha vertido decenas si no cientos de millones de dólares en métodos punitivos y militarizados de combatir la violencia y la inseguridad en El Salvador», explica Yesenia Portillo, directora del programa del Comité de Solidaridad con T a Pueblo de El Salvador (CISPES).

Para las élites gobernantes, después del fin negociado de la guerra civil en 1992, la policía se convirtió en clave para contener las consecuencias sociales de la reestructuración neoliberal y las promesas incumplidas de paz.

El autoritarismo de Bukele – la represión militarizada, la vigilancia estatal de periodistas y disidentes, la persecución política – se sienta en aparente contradicción con su lanzamiento de ventas para cripto-utopía. Pero esta ha sido la fantasía libertaria todo el tiempo: vasta desigualdad social, sostenida a punta de pistola. La acumulación ilimitada de capital ha requerido durante mucho tiempo una intervención estatal antidemocrática, incluso violenta – Eduardo Galeano observó una vez que el dictador chileno respaldado por Estados Unidos Augusto Pinochet metió a la gente en prisión para que los precios pudieran ser libres. ‘»

La buena noticia del domingo 24.04.2022—2º. Dgo de Pascua-C

SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO

Jesús se hace presente a los discípulos y a Tomás (Dibujo Cerezo B.)
Jesús se hace presente a los discípulos y a Tomás (Dibujo Cerezo B.)

LA HORA DE LA PALABRA

Una comunidad tentada de encerrarse por el miedo

Nuestras comunidades cristianas no viven días como aquellos en los que la gente se hacía lenguas de los cristianos y el número de los que se adherían al Señor crecía visiblemente. As bien nos asemejamos a los discípulos que estaban con las puertas cerradas, dominados por el miedo a un mundo que nos parece lleno de peligros.

La experiencia creyente del Resucitado

El Resucitado sale al encuentro de sus discípulos llenos de miedo y desesperación porque han matado al maestro. El se hace presente para decirles: “Yo soy el que vive; estaba muerto y, ya veis,vivo por los siglos”

Los discípulos vieron al Señor Resucitado y se llenaron de alegría.

También en medio de nosotros se hace presente el Señor y nos invita a creer en El, como la forma propia de hacer también nosotros la experiencia del Resucitado y ser testigos de la resurrección ante los demás.

TESTIGOS DE LA PALABRA

La catequista Laura
La catequista Laura

Laura López

El pasado 23 de abril ha sido el 37º aniversario de la muerte de Laura López, una líder campesina salvadoreña, celebradora de la Palabra y asesinada por el ejército en un operativo de “tierra arrasada” en la ladera norponiente del cerro de Guazapa. Era la Primera Responsable y Coordinadora del Equipo Pastoral de las Comunidades del cerro Guazapa. Donde no había sacerdotes que pudieran atender a las comunidades, o solo alcanzaba a llegar alguno después de varios meses porque era una zona de guerra.
Ella siempre acompañaba al pueblo sufriente, que a veces tenía que salir “en guinda” porque venía el ejército destruyendo todo lo que encontraba a su paso ya fueran personas, animales, casas y cultivos.

¡FELIZ PASCUA FLORIDA!

Por unos pueblos vivos en C-LM y un mundo rural más consciente y más organizado. Para defender la vida, la salud Y una ecología integral para todos.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

Creemos en la resurrección

Creemos
que afirmar la resurrección
es vivir como resucitados:
una forma de situarse en el mundo,
de vivir de otra manera,
de apuntarse a la construcción del Reino,
de seguir apuntados
asumiendo las propias limitaciones
y el propio pecado,
de optar por el bien,
la verdad y la hermandad.
Creemos
Que la resurrección de Jesús
Significa que está vivo
y se puede uno encontrar con El
y tener una experiencia liberadora,
y seguir siendo una persona,
una amalgama de gloria y de miseria.
Creemos
Que para experimentar una resurrección
en nosotros y en el mundo
no tenemos más salida
que rebelarnos y asumir la insurrección
Amén.
Juaquín Suárez Bautista, “Los otros salmos”. Sal Terrae.

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

37º ANIVERSARIO DE LAURA LOPEZ

      A Laura López

Yo canto a Laura López

Verdadera mujer nueva

Y de moldes rompedora.

El treinta y tres aniversario

Del veinticuatro de abril

Fue vilmente asesinada

Junto con el pueblo pobre

En las faldas del Guazapa

Del pais El Salvador

Como catequista y pastora

De la iglesia popular

Cristiana comprometida

Y guerrillera valiente

Rompedora de otros moldes

Que adelantan formas nuevas

De la mujer en la Iglesia

Compañera “LauraLópez”                 ¡ Presente ¡

La compañera Felipa Durán era originaria del pueblo de Guazapa. La madre de tres hembras y dos varones quedó viuda durante la guerra, cuando los Cuerpos Represivos asesinaron a su compañero de vida Manuel Hernández.

Fue catequista en El Paisnal en estrecha colaboración con el padre Rutilio Grande. Por su compromiso social como Coordinadora Nacional de la Iglesia Popular CONIP fue buscada por el enemigo y adoptó el seudónimo de “Laura López”. Guindeaba por todo el Cerro de Guazapa con las masas perseguidas quienes cariñosamente la llamábamos “Mama Laura”. Fue alegre, chistosa y no se dejó agobiar ni por los bombardeos ni por los problemas diarios.

 

La catequista Laura
La catequista Laura

 Ella será nuestro ejemplo

De verdadera mujer

Y de moldes rompedora

Primicia de Iglesia nueva

Donde la mujer tendrá

El puesto que corresponde.

Que junto con su marido siendo los dos catequistas

Deciden comprometerse

Para liberar al pueblo

con la lucha guerrillera.

Daniel S. Barbero

 

Laura “solía decir : “Si nos matan, que sea por algo, que no nos maten sólo por gusto; y tampoco nos vamos a dejar.”

“Laura” aprovechó cualquier espacio para organizar reflexiones bíblicas a la luz de la Teología de Liberación y promovió nuestro trabajo solidario, andando siempre delante con su ejemplo.

A sus 38 años de edad, el 23 de abril de 1985 durante un operativo militar  de la Fuerza Armada en nuestra zona los soldados de la dictadura la balearon en un cañal de la comunidad Valle Verde del municipio de Suchitoto.

Los cobardes remataron a la ejemplar luchadora con un tiro de gracia. “Laura López” sigue viva en el recuerdo de muchos pobladores de nuestra región, donde la comunidad Laura López lleva su nombre.

“Que la reseca muerte no me encuentre vacía y sola sin haber hecho lo suficiente.”    Victor Heredia

Decretado el estado de excepción en El Salvador

Bukele y las pandillas: el infierno al cuadrado en El Salvador

Pandilleros esperan fuera de sus celdas durante un registro en la cárcel de Ciudad Barrios, en El Salvador. REUTERS/Secretaria de Prensa de la Presidencia
Pandilleros esperan fuera de sus celdas durante un registro en la cárcel de Ciudad Barrios, en El Salvador.  Secretaria de Prensa de la Presidencia / REUTERS

El estado de excepción decretado por el gobernante tras la ofensiva criminal de las pandillas traspasa todos los límites democráticos al cercenar los derechos fundamentales de los salvadoreños.

CÉSAR G. CALERO

El Salvador vive desde el domingo en estado de excepción. La medida fue decretada por el Congreso a petición del presidente, Nayib Bukele, tras la terrible ola de asesinatos del fin de semana. Los salvadoreños pagan así los errores del mandatario en su intento de someter a unas pandillas criminales con las que había llegado a una suerte de tregua no declarada oficialmente. El asesinato indiscriminado de decenas de ciudadanos en los últimos días sugiere algún tipo de incumplimiento en ese pacto secreto entre Bukele y los jefes de las pandillas.

El estado de excepción planteado por Bukele fue aprobado por un Congreso dominado por el oficialismo. Desde la madrugada del domingo han quedado suspendidas garantías constitucionales como la libertad de asociación y reunión, la libertad de expresión o la confidencialidad de las telecomunicaciones y la correspondencia. El plazo de detención sin acusaciones se amplía de tres a 15 días y se restringen los derechos de defensa de los arrestados. El estado de excepción se prolongará durante 30 días y contempla también restricciones a la entrada y salida del país. Las pandillas hicieron estragos durante el fin de semana. El viernes mataron a 14 personas y el sábado, a 62, el récord de homicidios en un solo día. Más de mil presuntos pandilleros han sido detenidos desde el fin de semana, según el gobierno.Bukele en Twitter: «Paren de matar ya o ellos la van a pagar también»

Bukele, un amante de las redes sociales como herramienta política, ha amenazado a los pandilleros por Twitter: «Tenemos 16.000 homeboys (pandilleros) en nuestro poder. Aparte de los 1.000 arrestados en estos días. Les decomisamos todo, hasta las colchonetas para dormir, les racionamos la comida y ahora ya no verán el sol. Paren de matar ya o ellos la van a pagar también». El ejército pandillero, sin embargo, abarca un contingente mucho mayor de los 17.000 miembros encerrados en las cárceles. Se calcula que las tres principales organizaciones criminales del país (MS-13, Barrio 18 Sureños y Barrio 18 Revolucionarios) cuentan con unos 70.000 efectivos, una tropa en la que se alistan jóvenes arrastrados por la miseria y la falta de oportunidades en uno de los países más pobres de América Latina.

La ofensiva criminal constata una gran laguna en la política de seguridad de Bukele, bajo cuyo mandato había descendido drásticamente la tasa de homicidios. Hace un año y medio, el periódico El Faro sacaba a la luz los entresijos de un supuesto pacto entre el gobierno y las principales pandillas. Bukele negó que hubiera una tregua y que se hubieran otorgado concesiones a los delincuentes. La tasa de homicidios se desplomaba así, según el relato gubernamental, por arte de birlibirloque.

El Salvador llegó a contabilizar en 2015 la tasa de homicidios más alta del hemisferio occidental (103 muertes violentas por cada 100.000 habitantes) tras el fin de la tregua firmada entre las pandillas y el gobierno de Mauricio Funes (2009-2014). Los asesinatos, que habían caído de 14 a cinco al día, volvieron a repuntar en 2015 hasta la veintena diaria. Bukele ha logrado reducir esa cifra a unos cuatro homicidios al día y una tasa de 17 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2021, la más baja de los últimos 25 años. Esa paz en las calles le ha supuesto una gran popularidad entre una población exhausta ante las acciones violentas de las pandillas. El gobierno asegura que la reducción de la criminalidad se debe a la aprobación hace tres años del Plan Control Territorial (PCT), un programa de seguridad que, en teoría, reforzaba los medios policiales y militares para el control de los barrios más conflictivos del país.

La negociación fallida

Para El Faro, sin embargo, el PCT no ha sido más que la coartada de Bukele para ocultar un pacto secreto con las pandillas. En un editorial publicado el lunes, el periódico independiente da por finiquitado ese plan: «El engaño del llamado Plan Control Territorial ha terminado con un baño de sangre inédito en lo que va del siglo XXI y el grupo que gobierna detrás de Bukele ha recurrido a los trucos de siempre para hacer frente a la crisis: el histrionismo mediático y la mentira para ocultar la negligencia y la improvisación. Los salvadoreños amanecimos este lunes con nuestras garantías cercenadas y con un gobierno autoritario que ya no necesita órdenes judiciales para abrir nuestra correspondencia o escuchar nuestras conversaciones o detenernos hasta por quince días sin acusación. ¿Por qué? Porque a Bukele le falló su negociación secreta con las pandillas».

Según el diario salvadoreño -una de las escasas voces independientes que quedan en El Salvador-, la ola salvaje de homicidios del fin de semana responde a la manera en que las pandillas expresan su fuerza en una negociación que parece haberse roto con el gobierno. Una válvula que los criminales abren cada vez que ven incumplidas determinadas promesas inconfesables.El estado de excepción decretado por Bukele traspasa los límites democráticos

Desde que ganó las elecciones hace tres años con el 53% de los votos, la popularidad de Bukele no paró de crecer hasta finales del año pasado, cuando cayó levemente. Su forma de gobernar a golpe de tuit y su discurso populista calaron en un amplio sector de la población muy decepcionado con las prácticas corruptas de los partidos tradicionales. Bukele apuntaló su poder hace un año tras arrasar en las elecciones legislativas, en las que su partido, Nuevas Ideas, cosechó el 66% de los votos. La vieja política quedaba marginada. El derechista ARENA (Alianza Republicana Nacionalista) obtuvo el 12% y el progresista FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), apenas el 7%. Tras el control del Parlamento, el autócrata centroamericano estrechó el cerco a la justicia al destituir a cinco magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general del Estado.

Como ocurriera cuando El Faro publicó el pacto secreto con las pandillas, Bukele, poco amigo de las críticas, carga contra sus detractores. Si entonces amenazó al periódico con una investigación por un supuesto caso de blanqueo de capitales, ahora acusa sin pruebas a la oposición de ser responsable de la oleada criminal de las pandillas, y arremete contra la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), verificadores del acuerdo de Funes con la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 en 2012. «Ustedes en la OEA y la CIDH fueron los que patrocinaron la ‘Tregua’ que solo fortaleció a las pandillas y les permitió acumular recursos, dinero, armamento, y les permitió entrenarse en los polígonos de tiro del ejército para matar salvadoreños. Llévense su peste de nuestro país», ha escrito Bukele en su cuenta de Twitter. Previamente, Paulo Abrao, exsecretario ejecutivo de la CIDH, había tildado de «populismo penal» las medidas aprobadas por el presidente salvadoreño».

El paso dado por Bukele es de una extrema gravedad al cercenar derechos constitucionales de los seis millones y medio de salvadoreños. Su autoritarismo ya había quedado acreditado desde el inicio de su mandato, pero el estado de excepción decretado ahora traspasa todos los límites democráticos. Es hora de que los organismos regionales e internacionales pongan freno al autócrata centroamericano.

Pueblos originarios celebran en El Salvador el equinocio de primavera

La ceremonia de equinoccio de primavera, con la cual dan agradecimientos a la madre tierra por las abundancias recibidas. Foto Diario CoLatino /Iván Escobar.

Por: Iván Escobar

Representantes de los pueblos originarios en El Salvador celebraron en distintos puntos del país, este domingo 20 de marzo, la ceremonia de equinoccio de primavera, con la cual dan agradecimientos a la madre tierra por las abundancias recibidas y se preparan para el cultivo de nuevas cosechas en este 2022.

Entre los lugares donde se llevaron a cabo ceremonias ancestrales están el Tazumal, en Chalchuapa, Santa Ana; así como la alcaldía del Común en Izalco, en Sonsonate; y en el cantón El Amatío, sector 2 Paso Hondo, El Rosario, Cuscatlán, entre otros, para agradecer a la madre tierra por lo recibido. Tanto en occidente, como en la zona central y el oriente del país se celebraron el fin de semana los encuentros ancestrales.

En este último espacio, Manuel o Uselut (jaguar), como se llama en náhuat, recibió en su casa a los representantes de la Asociación de Consejos de Pueblos Originarios de Cuzcatan (ACOPOC), del Movimiento de Pueblos Originarios Kakawath Kushkatan y el Consejo de Guías Espirituales Nahuat-Pipil (COGENPI), y visitantes de la zona para ser parte de la ceremonia correspondiente a esta fecha importante en la cosmovisión indígena.

El altar de don Manuel es denominado TOJ, cuya traducción es: “Ofrenda”, el cual funciona desde hace unos ocho años en la comunidad El Amatío. Él se encarga de mantener viva las tradiciones ancestrales.

Uselut es una persona comprometida con la comunidad indígena, gusta del arte y, sobre todo, transmitir a las nuevas generaciones el conocimiento heredado por las abuelas y abuelos. “Aquí tenemos 8 años ya con este espacio. Un gusto tenerlos acá, me siento alegre y la oportunidad que estén aquí, así como el tata Apan Tumak, dándole gracias al Creador también porque nos da salud también para estar acá”, expresó al inicio de la ceremonia.

Y añadió que “Este día y mañana, es especial también porque todos hacen sus ceremonias en los que tienen altares, la cosa es que vamos por el mismo propósito todos. Darles gracias a los cuatro rumbos”, precisó.

Cabe destacar que este domingo, según el calendario Maya, estaba regido por Oxlajuj (13) Ajmaq. “Nosotros somos Nahuat-Pipiles, pero nos regimos por ese calendario que es el calendario madre. Hoy es (13) Ajmaq: perdón, culpabilidad. Hoy es día de arrepentirnos de las cosas malas que hacemos. Hoy es día de pedir perdón a este fuego sagrado para que esta energía vuele al universo, y haga los cambios que tanto necesitamos”, explicó el tata Apan Tumak.

También recordó a los presentes que “nos ha invitado este día el hermano Uselut  a su casa, a su espacio sagrado. Damos gracias a los grandes abuelos porque tener la conciencia de tener un altar sagrado en su casa, tiene que ser muy especial la persona”.

El fuego sagrado en agradecimiento por todas las bondades recibidas, acompaña a el resto de elementos. Foto Diario CoLatino /Iván Escobar.

La ceremonia

Con el permiso a los elementos sagrados dio inicio la ceremonia. Y pidiendo permiso a los cuatro puntos: Oriente, Sur, Poniente y Norte: “Encendemos este fuego sagrado en agradecimiento por todas las bondades recibidas. Viento sagrado. Lluvia, que es una bendición y se ha hecho presente anoche. Y esa luz (del sol) que nos da energía para estar aquí”, señaló Apan Tumak.

Es de destacar que el altar en esta oportunidad estuvo cargado de ofrendas dulces: tenía atado, miel, pan dulce (tortas), caña, cacao, tablillas de chocolate, azúcar, licor (chaparro), lo cual generó en el ambiente una tranquilidad en los presentes, generó reflexión en torno a situaciones de país, la necesidad de fomentar la conciencia en la sociedad para resguardar los recursos naturales, como el agua, y evitar la contaminación por el bien de todos.

“Nos encontramos en un equinoccio de primavera. Los equinoccios, es igualdad, día igual y noche igual. Este día marca esa división de tiempo. Es una energía muy fuerte, por eso nuestros abuelos y abuelas ancestrales que nos dejaron estas enseñanzas, siempre conmemoraron en estas fechas tan especiales estos misterios, esta realidad material que este día hombres, mujeres y niños nos encontramos aquí celebrando el equinoccio de primavera, es un cambio de tiempo porque de aquí para allá vamos a esperar más lluvia, es un tiempo de preparación el que viene”, puntualizó.

En la cosmovisión indígena, en el equinoccio desciende a la tierra el gran Quetzalcoatl, a tomar agua.

ACOPOC trabaja a escala nacional en promoción y rescate de los derechos de los pueblos originarios. Cada seis meses se desarrollan estas ceremonias de Equinoccio y Solsticios, que se dan cada tres meses, como parte de una tradición ancestral que busca conectar con las energías del planeta, y el Creador Superior; así como otras encaminadas a fortalecer a la comunidad indígena y la enseñanza ancestral.

La beatificación de Rutilio y compañeros

Este 22 de enero será beatificado en El Salvador, el padre Rutilio Grande S.J.

Rutilio Grande: Anunciar el Evangelio que dignifica a los pobres

Este 22 de enero serán beatificados en El Salvador, el padre Rutilio Grande S.J. junto con los laicos Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, asesinados el 12 de marzo de 1977 y fray Cosme Spessotto O.F.M. asesinado el 14 de junio de 1980. Se señala como autores a grupos paramilitares.

Por Manuel Cubías – Vatican News

El 12 de marzo de 1977, hacia las cinco de la tarde, el Padre Rutilio Grande junto con Manuel Solórzano (72 años) y el joven Nelson Rutilio Lemus (15), se dirigía en su vehículo “zafari” hacia El Paisnal, población situada a unos 40 kilómetros de la capital, para celebrar el último día de la novena en honor a San José, patrono de la comunidad.

En El Paisnal, el templo lucía preparado para la fiesta. Los asistentes abarrotaron el lugar. Mientras, el padre “Tilo”, como lo llamaban los campesinos, fue emboscado por un grupo de hombres armados quienes dispararon contra el “zafari” y sus pasajeros. El auto volcó y en su interior quedaron tres cuerpos sin vida. El reporte forense afirma que el padre Grande recibió doce balazos.

Quienes esperaban al sacerdote para celebrar la eucaristía, al conocer la noticia, se trasladaron al lugar de la emboscada. Un grupo de agentes de la ahora extinta Guardia Nacional no dejaron que nadie se acercara a los cuerpos.Entrevista al Padre Rodolfo Cardenal

Este 22 de enero será beatificado en El Salvador, el padre Rutilio Grande S.J.

Una Iglesia perseguida por defender a los más pobres

A partir de 1970, la sociedad salvadoreña, caracterizada por sufrir enormes desigualdades, comienza a dar pasos hacia una mayor organización campesina que exigía sus derechos. El gobierno de turno responde con un proyecto de transformación agraria que buscaba redistribuir la tierra. Estos años se van a caracterizar por la confrontación entre los distintos grupos de poder y las organizaciones campesinas y sindicales. La represión por parte del gobierno fue creciendo hasta el estallido de la guerra civil en 1980.

El autor del libro “Vida, pasión y muerte del jesuita Rutilio Grande” (2016), Rodolfo Cardenal S.J. recuerda la preocupación del padre Grande por el respeto a la vida y a los derechos de los campesinos en un contexto de creciente violencia y en el cual el gobierno de turno acusa a la Iglesia de “soliviantar a los campesinos y a la gente pobre; eso es falso, lo que realmente hicieron fue darle voz a la gente para que expresaran sus reclamos y para que lucharan por sus derechos”.

Hasta el final de la guerra civil en 1992, habían sido asesinados más de 20 sacerdotes, el arzobispo, Monseñor Óscar Romero, cuatro religiosas y cientos de catequistas y celebradores de la palabra.

En este contexto cabe recordar el ideal de fraternidad de Rutilio Grande para la Iglesia y el mundo: “Manteles largos, mesa común para todos, taburetes para todos. ¡Y Cristo en medio! Él, que no quitó la vida a nadie, sino que la ofreció por la más noble causa (…) La construcción del Reino, que es la fraternidad de una mesa compartida, la Eucaristía” (homilía del 13 de febrero de 1977 en Apopa).

Libro sobre Rutilio Grande

Libro sobre Rutilio Grande

Una Iglesia cercana, misionera y en salida

El padre Grande había adoptado un enfoque innovador en la formación de los seminaristas. De igual manera, cuando fue asignado a la parroquia de Aguilares invirtió sus energías y esfuerzos en nuevos enfoques para la formación de los hombres y mujeres laicos.

A veces decía: «Ahora no vamos a esperar a los misioneros de fuera. Más bien, debemos ser nuestros propios misioneros». En este empeño, el padre Grande y sus compañeros jesuitas empezaron a visitar a la gente tanto en las comunidades rurales como en las poblaciones urbanas. La cercanía con los campesinos y a sus sufrimientos sería uno de los principales énfasis del trabajo pastoral.

Con el tiempo, su enfoque personal atrajo a la gente a la celebración de la Eucaristía, los sacramentos y el estudio bíblico, lo que dio lugar a una vibrante comunidad de cristianos que participaban activamente en la vida de la parroquia.

Los cuatro mártires de la Iglesia salvadoreña
Los cuatro mártires de la Iglesia salvadoreña

Los cuatro beatos: luz para un pueblo en búsqueda

Rodolfo Cardenal afirma que la beatificación de los cuatro mártires sitúa a la Iglesia salvadoreña y latinoamericana en la senda de la Iglesia martirial. “Rutilio Grande está asociado a monseñor Romero. Monseñor Romero no se entiende sin Rutilio Grande. Él y otros sacerdotes trabajaron, prepararon el camino pastoral que después monseñor Romero recorrió y avanzó”, afirmó Cardenal.

Por otro lado, Rutilio Grande y los otros tres mártires son “un reclamo de verdad y de justicia en un país donde la mentira es estructural, donde hay impunidad y los crímenes de guerra no han sido investigados ni juzgados”, subrayó el historiador Rodolfo Cardenal.

El aporte más importante de estos mártires afirma Cardenal, es haber estado al lado de los pobres en un momento conflictivo y difícil. “Es lo que el Papa Francisco llama ahora la Iglesia en salida, el ir a las fronteras. Ellos fueron a las fronteras”. Este es el sueño del padre Grande, “él quería que la creación fuera compartida por toda la humanidad, que nadie declarara como propio algo que era común a todos (…) promovió la creación de comunidades donde todos tuvieran su espacio”.

Rodolfo Cardenal insiste en que su aporte y experiencia pastoral fue bien importante, así como la idea de consolidar una “pastoral de conjunto” que subraya el ejercicio de un trabajo pastoral en equipo, lo que “el Papa Francisco llama el camino sinodal”. Fue un hombre, añadió, que luchó por una sociedad donde los seres humanos pudieran vivir a plenitud.

La Iglesia salvadoreña se prepara para la celebración de estos cuatro mártires y anhela que se conozca la verdad y  se haga justicia

Preparando la beatificación de los mártires

El Salvador se prepara para la beatificación de sus mártires con la presentación de la Crónica de la beatificación y de la canonización de Monseñor Romero

El sábado 22 de enero, serán beatificados cuatro mártires: los sacerdotes Rutilio Grande y Cosme Spessotto, Manuel Solórzano y el Joven Nelson Lemus

La localidad de El Paisnal, a más de 42 kilómetros de la capital de El Salvador, también se prepara para seguir la beatificación el próximo sábado del padre Rutilio Grande, quien nació en esa población

Héctor Elías, responsable de la Casa de la Cultura del municipio, comentó a Efe que se prevé que el miércoles delegaciones con feligreses católicos y devotos del padre asesinado lleguen a esa localidad

 | RD/EFE(Vatican News).- La Oficina de Comunicaciones del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), dio a conocer que, Monseñor José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador, ha presentado la ‘Crónica de la beatificación y de la canonización de Monseñor Romero’ a pocos días de la beatificación de los cuatro mártires: los sacerdotes Rutilio Grande y Cosme Spessotto, Manuel Solórzano y el Joven Nelson Lemus.

Un camino de 35 años

El Prelado recordó que “la Beatificación de Monseñor Romero tuvo lugar el sábado 23 de mayo de 2015; y su Canonización, el domingo 14 de octubre de 2018. Para cada uno de esos acontecimientos se ha editado una Crónica que contuviera no solo el relato de lo sucedido durante ellas; sino los principales documentos emitidos respecto a ella”.

Además, esta crónica recoge el camino de 35 años, que van desde su asesinato hasta el día de su beatificación, como también los principales hechos ocurridos en los últimos cuatro años del proceso de canonización.

Se entregará a Instituciones como bibliotecas; asociaciones académicas y al Archivo de la Nación, también estará en formato digital en la Página web del Arzobispado. Con la finalidad de que dichos documentos puedan ser consultados por quienes lo deseen. De la próxima Beatificación de nuestros mártires también se publicará su Crónica”, ha dicho.

Detalles de la beatificación de los cuatro mártires

Por otra parte, ha anunciado que el próximo sábado 22 de enero, a las 17:00 horas locales, se realizará la ceremonia de beatificación de los cuatro mártires, en la Plaza del Divino Salvador del Mundo.

El Cardenal Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador, presidirá la ceremonia como representante del Papa Francisco, junto a 25 Obispos y 600 sacerdotes.

Se espera que asistan unas 5.000 personas representando a todas las parroquias y bajo medidas de bioseguridad y distanciamiento social. Harán transmisiones en vivo por la Televisión Católica (TVCa), mientras que en cada parroquia dispondrán de pantallas grandes a las afueras.

La localidad salvadoreña de El Paisanal se prepara para la beatificación del padre Rutilio Grande

La localidad de El Paisnal, a más de 42 kilómetros de la capital de El Salvador, se prepara para seguir la beatificación el próximo sábado del padre Rutilio Grande, quien nació en esa población y fue asesinado en 1977 por los escuadrones de la muerte.

En el pequeño poblado de El Paisnal, un municipio ubicado al norte del Departamento de San Salvador, con una extensión de 125,49 kilómetros cuadrados y una población aproximada de 15.000 habitantes, nació el 5 de julio de 1928 el padre Rutilio Grande.

Héctor Elías, responsable de la Casa de la Cultura del municipio, comentó a Efe que se prevé que el miércoles delegaciones con feligreses católicos y devotos del padre asesinado lleguen a esa localidad para ser parte de la celebración de la beatificación, programada para el sábado 22 de enero en San Salvador.

Señaló que son aproximadamente 200 delegaciones de diferentes países y departamentos salvadoreños las que esperan recibir.

Escultura en El Paisanal

Elías indicó que el evento será transmitido por tres pantallas que serán instaladas en diferentes puntos del municipio para que los pobladores sean parte del acto, que contará con un número reducido de personas debido a la pandemia.

Agregó que a San Salvador viajará una delegación de 40 personas, entre ellas familiares del padre Grande, de Manuel Solórzano, de 72 años, y Nelson Rutilio Lemus, de 17, asesinados junto al religioso y quienes también serán beatificados.

También será beatificado el sacerdote italiano Cosme Spessotto, quien fue asesinado el 14 de junio de 1980 mientras se encontraba arrodillado en un banco de una iglesia y dos personas, usando pelucas que ocultaban su identidad, entraron y le dispararon con una ametralladora.

Monseñor Rafael Urrutia señaló recientemente a Efe que los asistentes al acto deberán de contar con su esquema de vacunación completo -dos dosis de la vacuna anticovid-, portar mascarilla y alcohol en gel.

Grande, conocido como «padre Tilo», era párroco en la localidad de Aguilares, 32 kilómetros al norte de San Salvador y mantenía una amistad con san Romero, asesinado en 1980 mientras oficiaba una misa.

Romero y Rutilio. Escultura en El Paisanal

Romero fue consagrado arzobispo de San Salvador en febrero de 1977y tres semanas después fue asesinado Grande, hecho que le llevó al inicio de una larga cadena de denuncias de graves violaciones de los derechos e injusticias sociales hasta que le mató un escuadrón de la muerte.

Al menos 500 religiosos, entre curas, monjes y laicos, fueron asesinados antes y durante la guerra interna salvadoreña (1980-1992).

Entre las víctimas religiosas también están los seis padres jesuitas de la Universidad Centroamericana (UCA), cinco de ellos españoles; tres monjas estadounidenses de la orden Maryknoll; y varios catequistas de las Comunidades Eclesiales de Base.

La guerra salvadoreña, que enfrentó al Ejército, financiado por Estados Unidos, y a la entonces guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), causó unos 75.000 muertosy cerca de 8.000 desaparecidos.

Aniversario de los Acuerdos de Paz en El Salvador

El 30º Aniversario de los Acuerdos de Paz

El periodista Héctor Silva me envió una serie de preguntas interesantes de actualidad. Las reproduzco junto con mis respuestas

1. ¿Tenemos que seguir celebrando la firma de 1992? Hay mucha desilusión por una paz que muchos han calificado de mediocre. El oficialismo actual reniega de aquello y dice que no hay nada que celebrar. Pero, por otro lado, parece claro que mucho de lo que avanzamos en estas tres décadas no hubiese sido posible sin 1992. ¿Qué debemos de celebrar?

Respuesta: La firma de los acuerdos de paz es un acontecimiento muy importante en la historia de El Salvador. Por primera vez los problemas graves de enfrentamiento político y social entre salvadoreños se resolvió por la vía del diálogo racional en vez de por el camino de la fuerza bruta y la muerte o destierro del enemigo. Es cierto que después en el proceso de paz hubo algunas marchas atrás, como la ley de amnistía por ejemplo, y muy poca capacidad de impulsar un desarrollo equitativo. A todo ello lo acompañó la corrupción, el compadrazgo o amiguismo y el favoritismo político. E incluso las celebraciones de los acuerdos de paz se volvieron para mucha gente desagradables por el modo de celebrarlos sin autocrítica: Se celebraba alabando a los firmantes y a los gobiernos de turno como herederos de los acuerdos y se olvidaba a las víctimas de la guerra y a los pobres. Cuando en realidad las víctimas fueron el motor de los acuerdos, y los pobres el compromiso a solucionar. Además, a este proceso contrario a la memoria, se le unió la corrupción y el discurso demasiado vacío de los políticos, con claros signos populistas en lo poco que hacían. Es normal que haya gente que se alegre con la crítica que se hace al proceso posterior, pero no es correcto que el Gobierno mezcle los errores posteriores a los acuerdos con una dinámica, la de los acuerdos, que tiene víctimas hasta la sangre y protagonistas que nos merecen un enorme respeto.

2. Sobre la reciente iniciativa del oficialismo en torno a la masacre de la UCA. ¿Cómo lo entiende? ¿Una pretensión auténtica de justicia para las víctimas? ¿Simple revanchismo político?

Respuesta: La reciente iniciativa del sector gubernamental trata de comenzar un proceso. Es difícil en el inicio de un proceso hablar de intenciones. Lo más que se podría hablar es de escenarios. Sobre todo cuando el proceso no está plenamente iniciado. Sin embargo llama la atención y produce inquietud el hecho de que se anticipe este proceso a la formulación de una ley de justicia transicional, y que contrasten tanto las declaraciones de deseo de justicia con lo que está aconteciendo en el juicio de El Mozote, o en la parálisis de la Fiscalía frente al resto de los casos mencionados en la Comisión de la Verdad, o frente a otros casos también presentados en la Fiscalía. Solamente el Idhuca ha presentado en la Fiscalía un poco más de 60 casos, la mayoría crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil, que duermen en la inactividad pro-impunidad de la Fiscalía.

3. Siempre sobre la masacre de 1989, ¿Cómo se entiende que el mismo gobierno que dice que no hay nada que celebrar quiera colgarse medallas con el tema judicial en torno a la masacre, cuando es un hecho que está tan relacionado a la firma de la paz? ¿Simple ignorancia?

Respuesta: El Gobierno actual ha dado muestras repetidas veces de impulsar su propia propaganda favorable, más allá de los condicionamientos éticos que toda propaganda debe tener. Ni la verdad ni la fidelidad a la historia parecen tener importancia en ese tipo de propaganda. Se trata más bien de fomentar los sentimientos de frustración de mucha gente ante la realidad política, social o judicial, y hacer signos que den la impresión de que ahora se actúa de un modo totalmente distinto al pasado.

4. ¿Cuáles son sus perspectivas sobre el futuro político del país? Hay quienes dicen que estamos ante un escenario parecido al de finales de los 70 por los niveles de persecución y por los cierres de espacios reales de participación política.

Respuesta: No creo que estemos en un escenario tan semejante al de los años 70, ni que las actuaciones presentes del Gobierno puedan llevar a respuestas semejantes a los ocurridos en los 80. Hoy hay muchos más condicionamientos legales, al menos externos, y se ha desarrollado mucho más la conciencia ciudadana en torno a la institucionalidad democrática y la importancia de los Derechos Humanos. Creo que en la medida en que la realidad económica y social se siga mostrando tan compleja y difícil como en el tiempo de los gobiernos anteriores, y en la medida también de que el actual Gobierno continúe dando muestras de un control centralizado y autoritario de las instituciones nacionales, los cambios vendrán desde el aumento de la conciencia crítica de la ciudadanía. Al final nos encontraremos con un tipo de gobierno que al estilo del último gobierno de Arena, tratará de dialogar un poco más con la gente. Lo difícil es calcular los tiempos que puede durar este proceso y los problemas que pueden surgir dentro del mismo. Pero el desarrollo de la conciencia en el país es una realidad evidente, y por el lado de la conciencia y la responsabilidad ciudadana se terminará avanzando de nuevo hacia una democracia moderna e inclusiva.

P. José Mª Tojeira

IGNACIO ELLACURÍA, TEÓLOGO Y MÁRTIR. 

Ignacio Ëllacuría

 Han sido pocos los hombres de Dios que han impactado mi vida, pero uno de ellos ha sido Ignacio Ellacuría. Tengo muy vivo en mi memoria la última vez que nos vimos. Hace más de treinta años en los pasillos del colegio La Salle de Santiago se cruzaron nuestras miradas y pude ver en su mirada tierna la mirada de un Santo que luchó sin temer, la mirada de un hombre que decidió seguir a Dios hasta dar la vida por los más desfavorecidos del Salvador. 

Una mirada limpia y tierna como la de Ignacio Ellacuría que no se olvide con el paso de los años sólo es posible si, en todo, primero mantenemos los ojos fijos en Jesús. Sólo en Cristo podemos vivir la radicalidad de nuestra vida cristiana, porque es Él quien nos da la fuerza para hacerlo; es Él quien nos acompaña a través de la misericordia del Corazón de Dios. 

Para algunos jerarcas aliados con la oligarquía y el poder político, el asesinato se debió a que los jesuitas se habían alejado de su misión pastoral y se habían implicado en la actividad política del lado de los guerrilleros revolucionarios. “¡Se lo tenían merecido!” 

Pero  Ignacio Ellacuría afirmaba que la causa de la guerra no era la agresión comunista, sino la enorme desigualdad social. Por tanto, la paz solo llegaría si cesaba la explotación de los pobres, que constituían el 70 % de los salvadoreños. Algunos obispos, como Marco René Revelo -auxiliar de Romero en el momento de su muerte­ o el salesiano Pedro Arnoldo Aparicio, rechazaban ese análisis porque, decían, justificaba a la guerrilla y fomentaba el odio. 

Con Pedro Arrupe como superior general, la Compañía de Jesús había actualizado su misión afirmando la unión inseparable de la fe y la justicia. El sacrificio de los jesuitas de la UCA confirmó un augurio de Arrupe formulado en 1975 en la Congregación General 32: «No trabajaremos en la promoción de la justicia sin pagar un precio». 

Jon Sobrino, compañero de las víctimas, que se libró de la muerte por encontrarse fuera de El Salvador, piensa de manera muy diferente: los mataron “porque analizaron la realidad y sus causas con objetividad. Dijeron la verdad del país con sus publicaciones y declaraciones públicas. Desenmascararon la mentira y practicaron la denuncia profética. Por ser conciencia crítica de una sociedad de pecado y conciencia creativa de una sociedad distinta, la utopía del reino de Dios entre los pobres. ¡Y eso no se perdona!”. 

Ellacuría lo mataron, responde Eduardo Galeano, “por creer en esa imperdonable capacidad de revelación y por compartir los riesgos de la fe en su “poder de profecía’”. 

Martirio, en la tradición de la palabra griega, significa testimonio. Y así podemos decir que para un cristiano el camino va por las huellas de este testimonio de Jesús para dar testimonio de Él. ¡Un testimonio que muchas veces termina con el sacrificio de la vida! 

El martirio no es objeto de una elección voluntarista, que se asemeja a un sacrificio humano. Sin embargo, el martirio debe seguir siendo una opción posible y concebible cuando se trata de permanecer fieles al Señor; puede convertirse en un signo de nuestro apego al Señor, cueste lo que cueste. Igual que el profeta Jeremías, Ignacio Ellacuría  es la figura del creyente que no busca primero satisfacer a las personas que le rodean, sino que se preocupa ante todo de su fidelidad a la radicalidad de la Palabra de Dios. 

Este es también el mensaje del Evangelio, donde Cristo compara su misión con un fuego que debe quemarlo todo. Todos los que se adhieren a esta misión son atrapados por este fuego. Y este fuego es tal que deja huellas indelebles; el mensaje de Jesús implica una elección radical. Este mensaje debe convertirse en nuestra nueva identidad, incluso más allá del vínculo de sangre. Es este fuego el que debe caracterizarnos en todo, y convertirse en nuestro signo de reconocimiento. 

La palabra «amor» ha sido tan utilizada que ya no dice mucho. Debemos, pues, comprender que el verdadero amor -en el fondo, el único amor verdadero- es aquel que se pone en acción, que está dispuesto a sacrificarse por el bien de los demás. Recordemos al mismo Jesús: «Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo». Así pues, el único criterio que puede dar sentido a nuestros sacrificios, incluso a la posibilidad del martirio, es este amor sin límites, que encuentra su fuente en el propio amor de Dios por nosotros. 

No hay amor más grande que dar la vida por los amigos», dijo Jesús. Así que no es novedad que dar la vida por los demás te introduce en el Amor, que es eterno. 

Afirma el papa francisco: «El heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido por la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo y, por lo tanto, es merecedor de aquella admiración que la comunidad de los fieles suele reservar a aquellos que voluntariamente han aceptado el martirio de sangre o han ejercido en grado heroico las virtudes cristianas». «Son dignos de especial consideración y honor aquellos cristianos que, siguiendo más de cerca las huellas y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente su vida por los demás y han perseverado hasta la muerte en este propósito» añade 

¡Dar la vida por los demás es una heroicidad del amor. Es la mejor expresión de la lealtad al ser humano! 

Cristo, con su ejemplo y muerte en la cruz, nos dice: «no hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos». (Juan 15, 13). Y cuando dice «amigos» se refiere a todos, porque para Él no hay enemigos. El dio la vida por nosotros. 

Amar al prójimo como a uno mismo no es nada fácil, porque requiere «dar la vida», darse a los demás, a todos. Y se nos exhorta a hacerlo como si nos lo diésemos a nosotros mismos. Ahí está la cuestión: porque darse para uno mismo no cuesta; darse a unos pocos tampoco; darse a «los tuyos, menos, pero darse a todos cuesta, porque no tratamos ni queremos a todos igual. 

Por tanto, ser cristiano, seguir a Cristo es «dar la vida» por los demás. Es llevar el mensaje de amor de Cristo a otros manifestando un «amor total». El amor es el verdadero mensaje. 

“La única manera de predicar la cruz al pueblo crucificado es convertirse en uno de los crucificados” Jon Sobrino 

Testimoniar a Cristo es la esencia de la Iglesia que, de otro modo, acabaría siendo sólo una estéril «universidad de la religión» impermeable a la acción del Espíritu Santo. 

La meditación sobre la fuerza del testimonio surgió del pasaje de los Hechos de los apóstoles (7, 51-8,1) que relata el martirio de Esteban. A sus perseguidores, que no creían, Esteban dijo: «Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos. Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo». Y precisamente estas palabras de una forma u otra, las había dicho Jesús, incluso literalmente: como eran vuestros padres así sois vosotros; ¿hubo un profeta que vuestros padres no persiguieran?» 

Los Hechos de los apóstoles puntualizan que Esteban estaba lleno del Espíritu Santo. Y, en efecto, no se puede dar testimonio sin la presencia del Espíritu Santo en nosotros. En los momentos difíciles, cuando tenemos que elegir la senda justa, cuando tenemos que decir que “no” a tantas cosas que tal vez intentan seducirnos, está la oración al Espíritu Santo: es Él quien nos hace fuertes para caminar por la senda del testimonio. 

El catecismo de la Iglesia católica dice: El deber de los cristianos de tomar parte en la vida de la Iglesia, los impulsa a actuar como testigos del Evangelio y de las obligaciones que de él se derivan. Este testimonio es transmisión de la fe en palabras y obras. El testimonio es un acto de justicia que establece o da a conocer la verdad (cf Mt 18, 16): «Todos […] los fieles cristianos, dondequiera que vivan, están obligados a manifestar con el ejemplo de su vida y el testimonio de su palabra al hombre nuevo de que se revistieron por el bautismo y la fuerza del Espíritu Santo que les ha fortalecido con la confirmación» (AG 11). El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe; designa un testimonio que llega hasta la muerte. El mártir da testimonio de Cristo, muerto y resucitado, al cual está unido por la caridad. Da testimonio de la verdad de la fe y de la doctrina cristiana. Soporta la muerte mediante un acto de fortaleza. “Dejadme ser pasto de las fieras. Por ellas me será dado llegar a Dios” (San Ignacio de Antioquía, Epístola ad Romanos, 4, 1). 

Hemos perdido a un gran siervo de Dios, pero nos quedan sus escritos, sus mensajes y reflexiones… Y a través de ellos podemos  descubrir las profundas verdades que nos deja este hombre ejemplar, pastor, siervo, profeta y visionario. Dios le dará la recompensa a tan digno ministro del Evangelio. 

PROYECTO BIBLISTAS POPULARES DE EL SALVADOR (BIPO)



1.- PRESENTACIÓN DE BIPO

Biblistas Populares de El Salvador, BIPO, es un equipo conformado actualmente por 9 personas laicas y tres religiosas. Surgió en 1992 en el marco del fin de la guerra civil en El Salvador, que afectó duramente a las comunidades eclesiales de base por la fuerte represión militar de esa década de conflicto armado. Todo el trabajo de evangelización realizado en el marco del sínodo de Obispos latinoamericanos en Medellín, durante los años 70s que dio como resultado la conformación de muchas comunidades eclesiales de base, fue dispersado por la represión que ocasionó la muerte, desaparición forzada o encarcelamiento de cientos de agentes de pastoral que animaban la lectura popular de la Biblia y las celebraciones comunitarias. Los últimos 3 años de la década de los 70 se alzó en el país la fuerte voz de Monseñor Romero alentando a la fidelidad al evangelio de Jesús, a la opción por los pobres, a la animación de una iglesia viva y comprometida con la verdad y la justicia, a la construcción de comunidades eclesiales de base, siendo él mismo la “voz de los sin voz” en esos difíciles años de guerra, represión, persecución y muerte. Cientos de agentes de pastoral fueron desaparecidos o sus cuerpos encontrados con señales de tortura, 11 sacerdotes asesinados, 5 religiosas fueron clara evidencia de la persecución a la Iglesia. Al finalizar la guerra civil, en 1992, un grupo de personas animadoras de comunidades de base, sobrevivientes de la persecución, se encuentran y constituyen un grupo de estudio bíblico, reuniéndose un día a la semana para compartir conocimientos y comenzar a llevar la Palabra de Dios a sus lugares e ir levantando el movimiento de Lectura popular de la Biblia. Hacen contacto con la Red Bíblica Latinoamericana y del Caribe (REBILAC) y algunas asisten a los cursos de un mes de formación bíblica facilitados en el Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI) en San José, Costa Rica y al curso intensivo de biblia de 6 meses que la Red organiza cada 4 años. Es así como surge el equipo de Biblistas Populares de El Salvador, conectado con REBILAC.
Una de sus fundadoras, junto con Larry Madrigal, fue Eva del Carmen Menjivar, que aún continúa activa en BIPO, así como la hermana Gladys Lara, hermanita del evangelio, que desde mediados de los años 90 se unió a BIPO. A lo largo de estos 20 años, varias personas han formado parte del equipo, entre ellas fue muy importante el aporte del padre Daniel Sánchez Barbero, párroco durante 20 años de una zona muy pobre y marginal de San Salvador quien facilitó un espacio físico para nuestras reuniones semanales y los talleres bíblicos en los primeros años, también el padre Francisco Soto quien en los últimos 10 años que permaneció en el país fue un incansable animador del equipo.
Desde hace 20 años el Equipo de BIPO se dedica al estudio, promoción y divulgación de la Biblia mediante una metodología, sencilla, popular, participativa, interpretando la Palabra de Dios desde los contextos en que se escribió y la realidad que viven nuestros pueblos. Se busca que los pobres lean la Biblia con propiedad, seguridad y autoridad. Es una lectura popular, comunitaria y comprometida hecha en pequeñas comunidades conformadas por 12 o más personas en distintos lugares del país, que ponen en práctica el análisis de ver, juzgar, actuar y celebrar.
Leyendo en grupos la Biblia, los pobres comenzaron a compartir lo que eran y tenían, a partir, es decir a organizarse y organizar los compromisos, participando y abriéndose a las participaciones de los demás en la construcción de la justicia y además, a repartir entre ellos y con los otros, todo aquello que construye la vida y da crecimiento a la comunidad.

Un nuevo movimiento está dándose en las comunidades cristianas enraizadas a la vida, esperanzas y clamores de los pobres. Es un movimiento para leer nuevamente la Biblia en la comunidad. Es un movimiento que va naciendo y creciendo de muchas maneras y en muchos lugares. Nuevamente la Biblia adquiere la fuerza y el espíritu que la produjo, es Palabra que comunica comunión. La Biblia deja de ser palabra jerárquica, para convertirse en Palabra del pueblo..
Nosotros somos parte de ese movimiento. Estamos leyendo comunitariamente la Biblia y la leemos articulando e intercambiando otras experiencias en donde la lectura comunitaria de los biblistas comienza a suscitar el movimiento de la comunidad.
Somos un grupo de agentes de pastoral, animados por servir al Reino de Dios que está manifestándose en las diferentes realidades de los pobres. Queremos servir expandiendo el entusiasmo por este método, esta actitud y esta práctica con la que los pobres están leyendo comunitariamente la Biblia.

1.- OBJETIVOS GENERALES

Podemos concretarlos en los siguientes:

1.- Ayudar a que se tome conciencia de que el estudio y la reflexión de la Palabra de Dios es algo muy importante y necesario para las comunidades, Parroquias y sus agentes de Pastoral, para su autoliberación y desarrollo comunitario, en un mundo cambiante constantemente
2.- Capacitar a los agentes de pastoral, animadores de comunidades, catequistas etc. en el conocimiento de los textos bíblicos y su interpretación teniendo en cuenta el contexto en que fueron escritos.
3.- Ir creando grupos y comunidades bíblicas capaces de hacer síntesis entre Palabra de Dios y vida, fe y compromiso.

2. Medios de los que disponemos.

a) Estamos 12 personas, como hemos dicho anteriormente, de forma voluntaria, es decir, sin remuneración alguna.
b) Disponemos de un local facilitado por su dueño, donde nos reunimos. Contamos con un secretario a quien damos una pequeña remuneración por 4 horas diarias en las que atiende y lleva a cabo las funciones propias de una secretaría.
c) Nos reunimos todos los miércoles, de 2 a 5 de la tarde para orar, estudiar y preparar los contenidos de talleres de formación programados.
d) Durante 7 años Editamos una revista mensual, “La Biblia en Comunidad”, como medio de comunicación, información y formación para los agentes de pastoral, sacerdotes, religiosas y comunidades.
e) Disponemos de una Biblioteca, aunque modesta, disponible para el equipo BIPO y para cuantas personas desean profundizar en temáticas concretas o libros determinados de la Biblia.
f) Los medios económicos que necesitamos, cada año, nos han llegado de las propias personas que pertenecemos al grupo y de algunas instituciones que nos conocen y que valoran nuestro trabajo.



3- PROGRAMA ANUAL DE TRABAJO QUE REALIZAMOS

1.- Talleres anuales de formación que prepara el Equipo de BIPO.
a) Taller de Adviento (los talleres son de un día) Basado en las lecturas de los domingos de adviento. Se entrega un folleto para que los participantes lo reproduzcan en sus Parroquias o comunidades.
b) Taller de Cuaresma, con los temas de las lecturas de cuaresma y se entrega el material de cada subtema.
c) Talleres del Eje: Son tres talleres bíblicos sobre un tema de interés y actualidad que el equipo escoge: este año el tema eje es: “No tengan miedo, manténganse firmes en la fe”. Se desarrollan en los meses de Mayo, Junio y Julio.
d) Taller para preparar el Mes de la Bíblica. Es un taller que impartimos en agosto para celebrar el Mes de la Biblia, que es septiembre y cuenten las comunidades con material bíblico para su estudio.
f) Semana Intensiva de la Biblia: Una Semana de formación bíblica en base a un libro expecífico, en régimen de internado, destinada especialmente a los agentes de pastoral y animadores de comunidades. Se realiza en la última semana de septiembre para culminar con la fiesta de San Jerónimo, nuestro patrón. Cuando se ha contado con apoyo, hemos invitado a un Biblista teólogo/a, del movimiento bíblico latinoamericano que imparta la formación.

2.- Lo que nos demandan las Parroquias y comunidades:
Durante el año, atendemos a solicitudes de algunos párrocos y comunidades para que les demos formación bíblica.
Para ello nos organizamos en pequeños equipos de 3 que son enviados por el Equipo y preparan el tema a desarrollar y el material.
Normalmente son cursos de Iniciación bíblica para introducir a los participantes en el estudio de la Palabra de Dios.

3.- La Revista mensual “La Biblia en Comunidad”
Un esfuerzo realizado durante 7 años que finalizó en diciembre de 2012 por no poder continuar sosteniéndola. Se editaban 1,000 ejemplares mensuales y se distribuian en todo el país. Su contenido recogía experiencias de comunidades, noticias, artículos de opinión, un tema de estudio bíblico, otro de metodología de lectura comunitaria, con un sentido crítico de la realidad socio política del país.

4.- PERSONAS E INSTITUCIONES QUE SE BENEFICIAN

– A los 7 talleres que realizamos en el año acuden una media, por taller, de 50 personas, que son multiplicadores en sus respectivas Parroquias y comunidades.
– A la Semana Intensiva de la Biblia, suelen participar entre 35 y 40 personas.
– Se editaban 1.000 revistas, pero sabemos que sus lectores son muchos más porque muchas tienen como destino las Parroquias, sus grupos y comunidades.
– Cada año enviamos desde BIPO a dos personas al curso intensivo de Biblia organizado en el DEI en Costa Rica para su formación. Contamos con beca completa para las dos personas, y de parte de BIPO aportamos el costo del transporte.
Y las numerosas personas, grupos de parroquias y comunidades a las que atendemos a través del año, impartiendo charlas, talleres y cursos bíblicos por toda la geografía del El Salvador