Hablemos de lo que ha pasado en Madrid

POR JESÚS SASTRE GARCÍA,

ECLESALIA, 28/05/21.- El PP ha ganado en las elecciones del pasado 4 de mayo en la Comunidad de Madrid en unas elecciones democráticas. Aceptamos y respetamos el resultado, y felicitamos a la señora Ayuso al tiempo que la deseamos el mayor acierto en los dos años que quedan de legislatura. Pero también queremos hacer en voz alta algunas reflexiones. Estamos ante un fenómeno complejo en el que han intervenido varios factores aprovechados por la candidata del PP: el cansancio por las restricciones con motivo de la pandemia, el deseo de libertad individual de volver a lo de antes, la apertura laboral de los comercios y, especialmente, de la hostelería, el declive de Ciudadanos por manifestar lo que siempre ha sido, la derecha con retoques, los bandazos del PSOE a un lado y otro durante la campaña, la promesa de bajar impuestos que beneficia a las clases más altas, y el enfrentamiento al gobierno central por sus alianzas políticas. En definitiva, Madrid es la comunidad con políticas más laxas enmarcadas en el pensamiento neoliberal. Y todo ello girando alrededor del concepto “libertad” concretado en “tomarte unas cañas con un amigo”, “disfrutar de la vida a la madrileña”, “esto es España”, “vete donde quieras”, etc. Se usa el concepto libertad con poco contenido. No es de extrañar que el populista M. Salvini, representante del “regionalismo rico y excluyente” haya sido el primero en felicitar a la señora Ayuso. Seguir leyendo

Elecciones en Madrid: ¿es esto el Evangelio que creemos los cristianos?


«La ‘libertad’ ha sido más determinante que la ‘salud'»

Nuestra cultura ha degenerado hasta el extremo de que se antepone la “buena vida” a la “vida” misma. El resultado de las recientes elecciones es elocuente en este orden de cosas. Tan elocuente, que no necesita mucha explicación

Jesús defendió la salud y la vida anteponiendo esta defensa a las normas de la Religión y a cualquier otro interés

No me explico cómo los grupos (partidos políticos) que se autoproclaman más religiosos y creyentes, tales grupos, son los que con más interés y hasta utilizando la mentira, anteponen sus intereses económicos y políticos a una sanidad bien organizada y gestionada

06.05.2021 José María Castillo

El resultado de las elecciones, celebradas en Madrid el pasado día 4 de mayo, ¿se puede enjuiciar, básica y primordialmente, como un problema político o, más bien, como la expresión de un hecho cultural? Por supuesto, en las elecciones del 4 de mayo, estuvo presente la política. De eso se trataba ante todo y sobre todo. Pero, con decir esto, ¿estamos afrontando el fondo del problema? Dicho de otra manera: lo más hondo y determinante, que ha quedado patente en estas elecciones, ¿ha sido la preferencia política de los madrileños? ¿O hay algo más grave y serio, en lo que ha ocurrido en Madrid, que tendría que ser lo que, de verdad, nos debería interesar y preocupar?  

Tendríamos que estar completamente ciegos para no tener en cuenta de que, en el resultado de las elecciones, ha sido decisivo el hecho de la pandemia del virus 19, que tan duramente está castigando al mundo entero. Como es bien sabido, el triunfo de las elecciones ha sido para los partidos políticos que se han comportando más permisivos con la libertad de los ciudadanos para pasarlo bien y disfrutar de la oferta que cada día nos hacen los bares, restaurantes, hoteles y, en general, cuanto satisface nuestro afán de pasarlo bien en el disfrute de lo que no es estrictamente necesario para la vida.

En el extremo opuesto, se han situado los gobernantes y políticos que, ante todo, se han preocupado por el problema central, que hemos tenidos que afrontar: el problema de la sanidad. De ahí, la preocupación dominante de la libertad, en unos. Al tiempo que lo que más ha interesado a otros ha sido la salud. Y el resultado ya es bien conocido: la “libertad” ha sido más determinante que la “salud”.Es evidente que la “vida” es más importante que la “buena vida”. Pero no cabe duda que nuestra cultura ha degenerado hasta el extremo de que se antepone la “buena vida” a la “vida” misma. El resultado de las recientes elecciones es elocuente en este orden de cosas. Tan elocuente, que no necesita mucha explicación.

Y para terminar, una indicación que – sin duda alguna – es decisiva. Si el lector de esta reflexión elemental es una persona creyente, fijará (sin duda) su atención en un hecho insistentemente repetido en el Evangelio. Jesús defendió la salud y la vida anteponiendo esta defensa a las normas de la Religión y a cualquier otro interés. Incluso al interés de su propia vida, como quedó patente en el hecho de devolver la vida al difunto Lázaro (Jn 11). Un hecho que le costó a Jesús su condena a muerte. En todo caso, este cúmulo de relatos de “teología narrativa” nos viene a decir que el cuidado de la vida, la plenitud de la vida y la defensa de la vida, según el Evangelio, es lo primero. De forma que a eso se tiene que anteponer cualquier otro interés, conveniencia o deseo.No me explico cómo los grupos (partidos políticos) que se autoproclaman más religiosos y creyentes, tales grupos, son los que con más interés y hasta utilizando la mentira, anteponen sus intereses económicos y políticos a una sanidad bien organizada y gestionada.

¿Es éste el Evangelio en el que los cristianos creemos? Y sobre todo, ¿es ésta la sociedad – y la gestión política de la sociedad – que nos ofrecen los que se autoproclaman fieles observantes y ejemplares cumplidores de lo que anuncian en sus programas políticos y religiosos?

Sinceramente, y estamos cansados de medias verdades y hasta de mentiras

Pongamos que hablo de Madrid

J.I. GonzálezFaus

Esta civilización de lo digital, de la prisa y los medios llamados de comunicación nos ha ido acostumbrando a las abreviaturas. Uno se encuentra con IA y ya no sabe si es la Inteligencia Artificial, la Incidencia Acumulada de contagios de la Covid o la Ingeniería Aeronáutica. Y si el sistema operativo me pide una URL tengo que renunciar a seguir por ahí, porque no sé lo que me están pidiendo…

La brevedad de las abreviaturas se prolonga en la brevedad de las palabras. Quien lea la última novela del Nobel Kazuo Ishiguro (Klara y el sol) verá que no se le aclaran las cosas cuando pasa de las AA a las Amigas Artificiales. Por eso los antiguos aristotélicos nunca argumentaban sobre alguna realidad sin dar antes una clara definición conceptual de esa realidad. Pero ocurre que la aclaración de conceptos reclama su porción de espacio y de tiempo. Y hoy andamos muy escasos de los dos.

“Pongamos que hablo de Madrid” como cantaba Joaquín Sabina. Pues bien, hablando de Madrid nos encontramos con peleas entre políticos y aportación de datos contradictorios, simplemente porque esa palabra no significa lo mismo para unos que para otros. Al igual que el coronavirus, las palabras tienen también sus variantes: una variante madrileña, una variante Cantó, una variante independentista, una variante Sánchez o una variante Iglesias…

Desde una sensibilidad llamémosla cristiana (y ciñéndonos a la ciudad capital), hablar de “Madrid” sería hablar, en primer lugar, de la Cañada Real, o de la parroquia de San Carlos con sus curas “rojos” (otra indefinición: porque rojo en la liturgia católica es el color de los mártires, del amor y del Espíritu Santo; y no parece que quieran decir eso quienes les tachan de rojos). En cambio, desde otra sensibilidad, digamos que más pagana, hablar de Madrid es hablar solo del barrio de Salamanca o de La Moraleja. En un caso el presidente de un gobierno podrá decir que lo de la Covid en Madrid es “muy serio” y, en el otro, la presidenta de otro gobierno podrá acusar de “mentiroso” a quien eso dice. Así lo hemos oído estos días. Y todo por no dar definiciones.

Y no digamos nada si hablamos de igualdad: “todos los hombres son iguales”, dice la Declaración de derechos. Quizá por eso, un político madrileño propone subir los impuestos medio punto, para todos igual: tanto para el que se mueve entre millones de euros, como para el que se arrastra entre unos cientos. Efectivamente, todos los hombres son iguales: aunque “unos más que otros”, como avisó aquel sabio inglés…

Por supuesto, todo eso no pasa solo en Madrid. Madrid no es más que un ejemplo reciente. Pero ocurre lo mismo cuando hablamos de España: para algunos, España tiene solo unos 11 millones de habitantes: los demás serán “invasores” o ilegales o espurios, pero no propiamente españoles. En este sentido se puede decir con verdad que “España va bien”. Pero si España tiene más de 40 millones de habitantes, entonces resulta que no va tan bien.

Tampoco es problema exclusivo de Madrid ni de España. Pasa lo mismo en Estados Unidos o en mi querida Cataluña, donde hay quienes creen que el país tiene solo tres millones de habitantes, los cuales quieren ser independentistas: por lo que se sienten con el deber de ejercer ese derecho sin dialogar con nadie y contra todo impedimento legal: evidencia irrebatible desde ese punto de mira. Pero resulta que hay otros puntos de mira.

Quizá por eso, el político Arzalluz (que, como jesuita que fue, había tenido una formación aristotélica) se sintió obligado a aclarar conceptos, hablando de “los verdaderos vascos”. Y aunque no dijera quién es el que decide de ese carácter verdadero, resulta que hoy tampoco nos sirve aquella precisión: porque hemos entrado en esta época de la postverdad, más discípula de Pilatos (el que preguntaba “¿qué es la verdad?”) que de Aristóteles.

Y ya nadie sabe qué es eso de la verdad: si nos atenemos a las etimologías, lo verdadero en griego es “lo desnudado” (a-lethês) mientras que en hebreo (emeth) es la actitud de respeto con que te acercas a las cosas. Y puede ocurrir que una cosa se te entregue y se te desnude mucho más cuando te acercas a ella con respeto que cuando crees desnudarla tú.

Para acabar de complicarlo, si antes he hablado de sensibilidades cristianas y paganas, resulta que hay gentes que se profesan cristianas pero tienen una sensibilidad pagana; y también al revés: gentes no cristianas pueden tener una sensibilidad más cristiana que otros bautizados y hasta “practicantes”. Hace ya más de veinte siglos un galileo llamado Jesús descubrió que “publicanos y prostitutas” (y hasta algún “samaritano”) podían tener una sensibilidad mucho más judía que los representantes y defensores del judaísmo oficial. Descubrir eso le costó la vida. Pero hizo que salieran otros cristianos como Emmanuel Mounier con aquella definición tan molesta: “la verdad, Pilatos, es ponerse del lado de los pobres”.

Tampoco creamos que la solución debe estar en definir bien los términos antes de cualquier afirmación. Eso era antes. Pero ya dije que eso es hoy imposible porque nos quita espacio y tiempo: en nuestra civilización de lo digital y de la velocidad, los matices son un lastre que nos vuelve pesados y lentos. Podían ser útiles en la época de la verdad; pero en esta era lo que cuenta no es la verdad sino la victoria. Y la victoria se consigue siendo más ligeros, más rápidos y con más pegada. Mientras que la verdad es lenta, se abre camino paso a paso y no pretende ofender sino conjuntar.

Una pequeña experiencia personal sobre esta dificultad: infinidad de veces se me ha pedido reducir un escrito a tantas palabras (o tantos espacios). Y al final el recurso que encontré para ello ha sido suprimir las definiciones (“el lector ya entenderá”), suprimir adjetivos (que a veces ayudan a matizar algo), sustituir un sustantivo por otro sinónimo pero más corto (aunque quizá menos preciso en aquel contexto) y, cuando la claridad pedía repetir un sujeto, sustituirlo por un demostrativo (“este” o “ese” que total son solo tres o cuatro espacios) aunque el lector tenga que preguntarse quién será exactamente este o aquel…

Total pues: no se peleen los políticos que lo que importa no es lo que se dice, sino el decirlo muchas veces en las redes sociales, en las teles, en las radios… En esta época en que todo es relativo, unos miles muertos más o menos tampoco cambian mucho la realidad visto que al final todos nos hemos de morir y, cuando alguien se muere, es cuando mejor hablamos de él. En cambio, unos miles de euros más o menos, sí que pueden cambiar mucho la realidad.

J. I. González Faus

Ante el 4-M: las propuestas de los partidos en materia religiosa

De ‘la casa común’ de Más Madrid, a las «mezquitas fundamentalistas» de Vox: el ‘factor católico’ en las elecciones de Madrid

En el campo de las migraciones, salvo Vox, todas las fuerzas políticas apuestan, con sus respectivos matices, por la integración

En relación con la educación, la familia y la vida, las posturas se perfilan en dos bloques antagónicos: izquierda y derecha

La ‘propuesta’ de Vox en cuestiones de libertad religiosa pasa por el cierre de lo que la formación denomina «mezquitas fundamentalistas»

Por Jordi Pacheco

Conscientes de los retos que afronta la Comunidad Autónoma de Madrid en un futuro inmediato, los obispos de las tres diócesis madrileñas piden a la ciudadanía votar de forma responsable en los comicios del próximo 4 de mayo. Fran Otero desglosa hoy en Alfa y Omega los principales temas sobre los cuales la Iglesia plantea principios innegociables.

En el campo de las migraciones, salvo Vox, todas las fuerzas políticas apuestan, con sus respectivos matices, por la integración. Por su parte, la formación ultraderechista defiende, como es sabido, la expulsión de los inmigrantes en situación legal irregular, una postura que está muy lejos de los planteamientos de la Iglesia, que inspirada por el papel Papa Francisco, apuesta por poner una actitud frente a las migraciones desde la perspectiva de poner a los pobres en el centro de la vida cristiana.La política social es otro de los ‘puntos calientes’ y guarda estrecha relación con la inmigración. Para dar respuesta a la creciente precariedad que viven los sectores más vulnerables de la población, los candidatos tienen propuestas que pasan por el fomento del empleo, el aumento del Ingreso Mínimo Vital y la Renda Mínima de Inserción y una plan, en el caso de Más Madrid, para rescatar a familias y trabajadores afectados por la pandemia global.

La nota disonante la pone nuevamente Vox, que defiende que los españoles deben tener prioridad de acceso a ayudas sociales. Esto choca frontalmente con lo dicho por el presidente de la CEE Juan José Omella durante la plenaria del 23 de abril, en que el prelado instaba a “asegurar la dignidad de todos”.

Educación, familia y vida

En relación con la educación las posturas se perfilan en dos bloques antagónicos: PP, Ciudadanos y Vox defienden la libertad de las familias para elegir la educación de sus hijos y el centro educativo y las mejoras de financiación en el sector público y concertado. PSOE, Más Madrid y Podemos, por su parte, apuestan por la escuela pública. En cuanto al factor religioso, destaca la intención del partido de Pablo Iglesias de reducir las horas de la asignatura de Religión y trabajar para su eliminación definitiva de la enseñanza.

En cuestión de familia y vida, Vox y PP vuelven a mostrar sintonía con los planteamientos tradicionalmente defendidos por amplios sectores de la Iglesia: ofrecer alternativas a las mujeres para proteger la vida del no nacido y “defender la vida y la dignidad de las personas frente a la cultura del abandono y la muerte”. El bloque de izquierda (Podemos y Más Madrid) defiende, en cambio, la necesidad de que el aborto pueda llevarse a cabo en la sanidad pública.

En cuestiones que tienen que ver con la eutanasia, si bien casi todos convienen en la necesidad de reforzar los cuidados paliativos, solo Más Madrid y Podemos defienden abiertamente la prestación de eutanasia.El último punto, y acaso uno de los más polémicos, es el de la libertad religiosa. En este aspecto, la ‘batalla’ de Podemos contra el hecho religioso aboga por revisar los acuerdos con el Vaticano y por prohibir la presencia de autoridades y cargos públicos en actos de carácter religioso y eliminar de edificios de titularidad pública, simbología o actos religiosos. La ‘propuesta’ de Vox pasa por el cierre de lo que ellos denominan mezquitas fundamentalistas.

Los presidenciables se dirigen a ‘Alfa y Omega’

Los cabezas de lista de las principales formaciones han hecho llegar un mensaje a la comunidad de lectores del semanario católico de cara al 4M.

Ángel Gabilondo ha apelado a la convivencia en el respeto y la pluralidad en una comunidad de Madrid sin necesidad de renunciar a principios, valores y convicciones. Díaz Ayuso, por su parte, lanza un guiño a la Iglesia aludiendo a Cáritas y otros puntos en que su candidatura muestra sintonía con la institución. Edmundo Val, de Ciudadanos, defiende con firme convicción el Estado del Bienestar y el liberalismo de su partido. Candidata de Más Madrid, Mónica García muestra también su sintonía con los postulados del papa Bergogio y lanza: “La casa común, que diría el Papa Francisco, requiere que la cuidemos entre todos y todas. Es inadmisible la cultura de la indiferencia ante el sufrimiento del prójimo”.

Rocío Monasterio, de Vox, se muestra más escueta y tajante: “En la defensa de la vida y de la dignidad humana no cabe la tibieza”. Y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, insiste en su apuesta por la sanidad y la educación públicas “a través de una redistribución fiscal que garantice que nadie se quede atrás”.

Ante las elecciones del 4-M en la Comunidad de Madrid

Ante las elecciones en la Comunidad de Madrid Reflexiones de la Comisión Permanente del Foro “Curas de Madrid y Más” para compartir con el resto del Foro Madrid: 19 de abril de 2021 La Comisión Permanente del Foro “Curas de Madrid y Más” pone en conocimiento del conjunto de miembros del Foro cuál es la postura mayoritaria de sus componentes ante las próximas elecciones en la Comunidad de Madrid. Somos conscientes de que no todos los que acudimos a nuestros encuentros pensamos lo mismo sobre cuál ha de ser el sentido concreto de nuestro voto. No creemos, asimismo, que a partir de la lectura de los textos bíblicos quepa señalar una opción política como la única que representa y articula de forma clara y plena lo que Jesús consideraría reflejo de “la voluntad de Dios”. Pero, os hacemos llegar nuestras reflexiones por si pueden seros de alguna utilidad en medio de las que también vosotros y vosotras, sin duda, estaréis haciendo. Nos hubiera encantado poder realizarlas juntos y juntos haber llegado a formular una posición consensuada, pero las circunstancias no lo permiten. Seguir leyendo

Madrid: el 4 de mayo, votar contra la derecha

Por Daniel Raventós

La injusticia es humana,
pero más humana
es la lucha contra la injusticia
(Bertolt Brecht)

Hay convocatorias electorales que cobran una gran importancia. El próximo 4 de mayo es una de ellas. Existen razones poderosas para impedir que en Madrid gobierne la extrema derecha y la derecha extrema neoliberal. De gobernar cualquier cosa que no sea esta podredumbre, se posibilitaría un gobierno en la Comunidad de Madrid que, al margen de otras muchas carencias políticas que a buen seguro pueda tener, por primera vez en 26 años no haga del dogma neoliberal su catecismo. Existe la oportunidad de impedir un gobierno que no entienda la administración pública como una simple oficina de contratación para las grandes empresas; que no vea el presupuesto público, de casi 30 mil millones de euros, como un botín a repartir entre el 5% superrico. Hay la posibilidad de que pueda haber un gobierno que apueste por lo público como el motor y el eje vertebrador de una recuperación económica, social y ecológica, que hunda sus pies en la sanidad y la educación públicas. Ojalá que sea un gobierno que dé a la atención primaria el lugar central del sistema público de salud que le corresponde, que contrate profesionales, que baje las ratios en las escuelas públicas, que proteja el derecho a la vivienda e impida desahucios; que amplíe la protección social para combatir el galopante empobrecimiento. Existe hasta la posibilidad de un gobierno que considere que la democracia se garantiza y se construye apostando por la existencia material de toda la población y la libertad. Posibilidad, mera posibilidad. La alternativa la conocemos, se ha practicado durante más de dos décadas en Madrid: un gobierno de corrupción “atrapatodo”, un gobierno neoliberal ultramontano y gran-nacionalista español del PP liderado por Isabel Díaz Ayuso de la mano de la ultraderecha franquista de Vox y el apoyo de Ciudadanos ya en derribo. Seguir leyendo

Por un Madrid plural, abierto y solidario

Encuentro para escuchar y aunar fuerzas a fin de humanizar nuestra sociedad desde los valores comunes del evangelio, la democracia y los derechos humanos, el sábado 1 de mayo, a las 17:00 hs,

Enlace para verlo zoom

Contraseña para entrar en ZOOM: 322638

Enlace para verlo en Facebook

  • Paloma García Villa, candidata de Unidas Podemos a la Asamblea de Madrid.
  • Carlos Sánchez Mato, responsable de Políticas Económicas de IU.
  • Lilith Verstrynge, candidata de Unidas Podemos a la Asamblea de Madrid.
  • Marisa Saavedra, diputada de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados.
  • Juan José Tamayo, teólogo.
  • Emma Martínez Ocaña, teóloga.
  • Luis Ángel Aguilar, miembro de CCP y Revista Utopía.
  • Berta Muñoz, miembro de Grupo de Espiritualidad y Derechos Humanos, secretaria de Áreas y Grupos de Trabajo de Podemos.

https://us04web.zoom.us/j/4794304346 – contraseña: 322638

https://www.facebook.com/Grupo-de-Espiritualidad-y-Derechos-Humanos-de-Podemos-1471105093162902

VOX carga contra Cáritas

Vox carga ahora contra Cáritas y le acusa de “beneficiarse” económicamente de los MENAS
“Son uno de los beneficiarios de los 4.700 euros por plaza, así que entiendo que no quieran que cuestionemos la cifra”, ha dicho Rocío Monasterio en Radio Nacional

La polémica generada entre el cartel de Vox y los menores migrantes no acompañados sigue dejando huella. Ahora también le ha tocado a Cáritas. Y es que la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha cargado contra la ONG de la Iglesia por criticar que se utilice a los menores migrantes no acompañados con fines políticos. “Son uno de los beneficiarios de los 4.700 euros por plaza, así que entiendo que no quieran que cuestionemos la cifra”, ha recalcado.
“Cáritas hace un trabajo extraordinario y muchos comparten conmigo que lo que no es cristiano es prometer algo que luego no se va a cumplir en España. No podemos prometerles cosas para que luego estén vagando por debajo de los puentes de la M-30”, ha insistido la candidata en una entrevista a RNE.
Sobre la retirada del cartel, no entiende por qué habría que hacerlo. “¿Por qué hay que retirar el cartel que dice la verdad? ¿Desde cuándo es delito de odio en España decir la verdad? ¿Cuál es el problema del cartel? ¿Los 4.700 euros al mes que pagamos por cada plaza de MENA?”, se ha preguntado.
Posible delito de odio
La polémica comenzó con un cartel para la propaganda electoral de Vox en Madrid contra los menores migrantes no acompañados, que reza así: “Un MENA: 4.700 euros al mes, tu abuela: 426 euros de pensión/mes”. Junto a esto, y con la foto de una anciana y un joven encapuchado y con la cara cubierta, en el cartel situado en la estación de cercanías de Sol, se puede leer el lema ‘Protege Madrid, vota seguro’.
Desde su colocación, han sido muchos los organismos, dentro y fuera de la Iglesia, que han criticado la imagen –amén de un bulo–, llegando incluso a investigar la Fiscalía Provincial de Madrid a investigar por iniciativa propia, al partido de Monasterio por un posible delito de odio.
Y es que ningún menor migrante no acompañado recibe un ‘salario’ de 4.700 euros. Este montante es el que la Comunidad de Madrid entrega a las ONG que se encargan de la acogida de estos niños en concepto de salario de los trabajadores, mantener los espacios en los que son acogidos y cubrir sus necesidades básicas.
Rechazo desde la Iglesia
Es, por otro lado, la misma cantidad destinada al mantenimiento de menores de nacionalidad española. De hecho, según los últimos datos, a 31 de marzo había de 3.709 menores tutelados por la Comunidad; de estos, solo 269 son niños a los que Vox llama MENAS.
La red Migrantes con Derechos, integrada por Cáritas España, Justicia y Paz, CONFER y el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones se unía ayer a las declaraciones de la Fundación Raíces y otras entidades de la Sociedad Civil así como a la Mesa por la Hospitalidad de la archidiócesis de Madrid sobre el polémico cartel. Asimismo, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, también pedía no estigmatizar a los migrantes.
Osoro reclamaba en su carta semanal “superar los estereotipos peligrosos, evitando así estigmatizar” a los migrantes. Pero, además, solicita que se abran “nuevos canales humanitarios seguros y legales para los migrantes y los refugiados. Cada uno de nosotros podríamos ser un emigrante. La decisión de migrar debería ser voluntaria. La migración misma debería ser segura, legal y ordenada. En ese sentido, los estados deberían prohibir cualquier forma de expulsión arbitraria y colectiva. Es necesario respetar el principio de no devolución”.

HOAC y Justicia y Paz ante las elecciones del 4-M

HOAC y Justicia y Paz condenan «la pandemia de las disputas partidistas» en Madrid

«La política se ha degradado y se ha generado un clima insano muy crispado en el que se hace difícil el diálogo y mucho más el acuerdo. Se demoniza al adversario político. No se dialoga»

«Con frecuencia la política es un diálogo entre los representantes del pueblo y los medios de comunicación, donde importa menos la verdad que el impacto mediático. A veces se manipula a la población induciendo al rechazo de otros, por ejemplo, de los extranjeros»

«No se puede deslegitimar la política y presentar a toda la clase política como corrupta… Eso es muy peligroso. Induce a una deriva totalitaria y al desentendimiento de la colectividad de la vida pública, de lo comunitario»

Reclaman «políticas que garanticen la asistencia personal, física y emocional a personas sin techo, víctimas de trata, víctimas de la violencia de género, personas de la tercera edad y dependientes para que vivan con dignidad»

23.04.2021 | HOAC y Justicia y Paz Madrid

HOAC Madrid y la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, ante las próximas elecciones autonómicas convocadas en Madrid en plena pandemia por las disputas partidistas,

CONSTATAMOS:

1.- La política se ha degradado y se ha generado un clima insano muy crispado en el que se hace difícil el diálogo y mucho más el acuerdo. Se demoniza al adversario político. No se dialoga. Los “argumentarios” que se facilitan a los políticos por sus “equipos” provocan que estén más preocupados de vender su propio producto que de acoger el del otro en lo que tenga de verdadero.

2.- Con frecuencia la política es un diálogo entre los representantes del pueblo y los medios de comunicación, donde importa menos la verdad que el impacto mediático. A veces se manipula a la población induciendo al rechazo de otros, por ejemplo, de los extranjeros.

3.- Todo esto se produce en un contexto de pandemia que ha extendido el paro y la precariedad y ha agravado la vulnerabilidad de personas sin techo, víctimas de trata, víctimas de la violencia de género, inmigración en situación administrativa irregular, personas de tercera edad y dependientes.Por ello, CONSIDERAMOS:

1.- La acción política debe estar al servicio de las personas.

2.- La vida humana, por su destino eterno, conserva todo su valor y toda su dignidad en cualquier condición, incluso de precariedad y fragilidad, y como tal es siempre digna de la más alta consideración.

3.- No se puede deslegitimar la política y presentar a toda la clase política como corrupta… Eso es muy peligroso. Induce a una deriva totalitaria y al desentendimiento de la colectividad de la vida pública, de lo comunitario.

4.- La caridad política nos empuja a humanizar la acción política.

Ante estas realidades que deben cambiar, SOLICITAMOS:

1.- Políticas que garanticen la salud pública en el actual contexto de pandemia.

2.- Políticas que garanticen la asistencia personal, física y emocional a personas sin techo, víctimas de trata, víctimas de la violencia de género, personas de la tercera edad y dependientes para que vivan con dignidad.

3.- Políticas que promuevan procesos de integración de personas vulnerables, combatan la brecha de género, la brecha digital y apuesten por la igualdad de oportunidades.

4.- Políticas que garanticen la cobertura suficiente del ingreso mínimo vital para quienes lo necesitan, incluidas las personas en situación administrativa irregular.

5.- Políticas que garanticen el empadronamiento y la regularización de migrantes en situación administrativa irregular.

6.- Políticas para que la vivienda no sea un factor de especulación y se promueva el derecho al uso de una vivienda.

7.- Políticas que favorezcan la iniciativa emprendedora, la actividad productiva en los ámbitos tecnológico e industrial y el trabajo decente.

8.- Políticas que combatan la precariedad laboral en el ámbito de la Administración y en el ámbito de las empresas.

9.- Una campaña en que estos temas se debatan ampliamente en televisión y se reduzca el gasto en mítines, caravanas electorales y publicidad.

La Comunidad de Madrid: paradigma de la desigualdad

«La Comunidad de Madrid es hoy en España el paradigma de la desigualdad, en materia de vivienda, empleo o salud»

Denuncian «los discursos de odio de determinados grupos políticos que legitiman y exaltan el supremacismo blanco y occidental, el racismo institucional, la aporofobia y la homofobia; a la vez que niegan y condenan los avances de las mujeres en la historia, representados por los feminismos»

Piden a los votantes “optar por un Programa político que identifique bien estos problemas y programe soluciones solidarias e integradoras. Las opciones políticas, pueden ser variadas, pero el objetivo general del cambio social, inaplazable y urgente”

23.04.2021 Jesús Bastante

“Nos identificamos con el sufrimiento de quienes están viviendo situaciones de exclusión social creciente en nuestra comunidad autónoma y, desde ahí, reclamamos soluciones políticas urgentes que erradiquen esas situaciones de marginación, violencia estructural e injusticia”. Decenas de colectivos de cristianos y cristianas de base han emitido un comunicado que, bajo el título ‘Frente a la exclusión social y la pobreza, política de integración’, denuncian “las dinámicas de desigualdad, pobreza y marginación hoy dominantes en Madrid y reclamar procesos de integración y políticas de igualdad de oportunidades para todos y todas cuantas vivimos en esta Comunidad”.

Ante el 4-M, “levantamos públicamente nuestra voz” con una serie de principios básicos que ha de tener en cuenta todo ciudadano creyente. En primer lugar, “terminar con la exclusión social”. En este sentido, denuncian, sobre la base del Informe Foessa, que “la Comunidad de Madrid es hoy en España el paradigma de la desigualdad, en materia de vivienda, empleo o salud». “La Comunidad de Madrid se ha convertido en una de las regiones con más desequilibrios socioeconómicos de Occidente en las últimas décadas. Ricos y pobres viven cada vez más separados, con condiciones de vida y de acceso a recursos y servicios crecientemente desiguales”, constatan, recalcando las consecuencia que “están a la vista: cientos de desahucios, colas del hambre, niños sin medios para su educación, mayores y discapacitados desatendidos, desempleo creciente, dificultad para acceder a las ayudas, falta de atención psicológica y jurídica, etc.”.

Vivienda social y renta mínima de inserción

Por ello, añaden, “resulta URGENTEque el gobierno de la Comunidad promueva un gran parque de vivienda social, que se potencie el empleo de calidad y que se mejoren los procedimientos de acceso a la Renta Mínima de Inserción”.

Del mismo modo, instan a “revertir el deterioro de los servicios públicos” que se ha visto a lo largo de la presente legislatura en Madrid, “consecuencia de la desinversión y las políticas de privatización” que se nota especialmente en la sanidad pública y la educación, donde ”el índice de segregación escolar se sitúa por encima de la media nacional y la segunda región más segregadora en toda la UE”.

De igual modo, recalcan, “los servicios sociales de esta comunidad son incapaces de atender la inseguridad y desprotección de personas sin recursos, y habiendo convertido la atención social en una carrera de obstáculos burocráticos que agravan más si cabe el empobrecimiento de gran parte de la sociedad”.

Son las organizaciones sociales y las plataformas vecinales quienes están dando respuesta a estos problemas, facilitando alimentación y educación”, subrayan.

Inmigrantes, «sospechosos delincuentes»

La situación de los migrantes que llegan a Madrid, “a quienes lejos de ofrecerles una acogida humanitaria e integradora, y de respetar sus derechos humanos, se les impide cualquier medio de actividad económica de supervivencia y se les persigue como sospechosos delincuentesy se les criminaliza con una política cada vez más dura, que impide su regularización o el derecho de asilo”, es otro de los puntos críticos, así como los MENAS, que “son fuertemente estigmatizados o bien “almacenados” en centros con poquísima atención personal y, cuando cumplen la mayoría de edad, son arrojados a la calle sin ningún tipo de apoyo que les ayude a imaginar un futuro posible que no sea la calle”.El escándalo de las familias de la Cañada Real, sin luz durante meses, en mitad de Filomena, también clama al cielo, así como “los discursos de odio de determinados grupos políticos que legitiman y exaltan el supremacismo blanco y occidental, el racismo institucional, la aporofobia y la homofobia; a la vez que niegan y condenan los avances de las mujeres en la historia, representados por los feminismos”.  

“Estamos convencidos que estos discursos y la desigualdad estructural que vivimos en la Comunidad de Madrid con sus políticas antisociales y privatizadoras quebrantan las posibilidades de convivencia armónica y violan la protección de derechos humanos fundamentales”, concluye el documento, que piden a los votantes “optar por un Programa político que identifique bien estos problemas y programe soluciones solidarias e integradoras. Las opciones políticas, pueden ser variadas, pero el objetivo general del cambio social, inaplazable y urgente”