La reforma de la Ley de Extranjería

Cáritas, ante el Reglamento de Extranjería: «Una reforma necesaria, aunque limitada»

Migrantes
Migrantes

La aprobación del Reglamento de Extranjería por parte del Gobierno supone un avance, pero tiene un alcance limitado al dejar fuera a personas en situación de especial vulnerabilidad

Es necesario que la política migratoria no solo ponga el foco en las necesidades del mercado laboral español, sino que se aborden todos los obstáculos normativos que impiden a la población migrante su integración e incorporación a la sociedad española en igualdad de derechos

28.07.2022 | Cáritas

La alianza formada por cinco organizaciones especializadas en el acompañamiento social y jurídico de personas migrantes y refugiadas –Andalucía Acoge, Cáritas, CEAR, CONVIVE Fundación Cepaim y Red Acoge- valoran que la aprobación del Reglamento de Extranjería por parte del Gobierno supone un avance, pero tiene un alcance limitado al dejar fuera a personas en situación de especial vulnerabilidad. Estas cinco entidades alertaron hace ya dos años sobre la creciente situación de desprotección de miles de personas extranjeras que viven en nuestro país y reclamaron la modificación de este documento para facilitar vías legales y seguras y evitar la irregularidad sobrevenida.

Los avances afectan fundamentalmente a los estudiantes extranjeros que tendrán la posibilidad de trabajar; a las personas que ya tiene autorizaciones de residencia y trabajo y cuya renovación se amplía a cuatro años; a quienes deseen reagrupar a sus familiares flexibilizándose los requisitos económicos; a las personas extranjeras que lleven dos años en España y que se comprometen a realizar una formación; a las que llevan tres años en España y consiguen un contrato de trabajo; y a las personas de terceros países que quieren acceder al mercado de trabajo desde país de origen a través del catálogo de puestos de difícil cobertura.

Todas estas modificaciones están orientadas a facilitar el acceso de estas personas al mercado laboral, pero continúan sin abordarse cambios normativos que garanticen la plena integración social y laboral de las personas migrantes que ya viven en España en igualdad de condiciones.

Retos pendientes

Entre los retos pendientes que se hubiera podido mejorar y abordar se encuentran la regularización de los hijos no nacidos en España, cuyos padres tengan autorización de residencia y una regulación de la reagrupación que garantice el pleno derecho a la vida familiar. También cuestiones relativas a la situación de las personas solicitantes de protección internacional o apatridia, el desarrollo reglamentario del derecho de acceso a prestaciones sociales básicas y la adopción de medidas para que las personas más vulnerables no queden excluidas de la administración electrónica.

'¿Qué dice la Biblia sobre extranjeros, migrantes y refugiados?'
‘¿Qué dice la Biblia sobre extranjeros, migrantes y refugiados?’

Las cinco organizaciones firmantes consideran necesario seguir avanzando en la modificación del Reglamento de extranjería de forma dialogada y participada de manera en temas cruciales como la flexibilización de la reagrupación familiar, el acceso a los visados de búsqueda de empleo o la necesaria sinergia entre la legislación de extranjería y la legislación de asilo o el acceso a la protección social de las personas extranjeras.

En este sentido, es necesario que la política migratoria no solo ponga el foco en las necesidades del mercado laboral español, sino que se aborden todos los obstáculos normativos que impiden a la población migrante su integración e incorporación a la sociedad española en igualdad de derechos.

Ante la grave violación de DD.HH. en la valla de Melilla

EL GRUPO CRISTIANO DE REFLEXIÓN- ACCIÓN DE LA BAHÍA DE CÁDIZ EN CONTRA DE LA VIOLENCIA CONTRA LOS INMIGRANTES EN LA VALLA DE MELILLA.

 

Desde el Grupo Cristiano de Reflexión- Acción de la Bahía de Cádiz queremos unir nuestras voces a la de tantos y tantos colectivos y organizaciones de todo tipo que estos días están alzando su voz para protestar por las violentas muertes que se han producido en la valla de Melilla en la que han fallecido decenas de personas y otras muchas más han resultado heridas.

Desde aquí nuestras condolencias con los familiares de los fallecidos y nuestros deseos de pronta recuperación de los heridos. Exigimos una investigación imparcial de lo sucedido y que  se diriman las responsabilidades que correspondan a los responsables de España y en Marruecos.

La Unión Europea y España en particular están más obsesionados en que los inmigrantes no lleguen a sus fronteras que en favorecer cauces legales para que personas que huyen de la guerra, del hambre y de la miseria puedan  ser acogidas con la solicitud y cordialidad que se merecen como seres humanos que viven ellos y sus familias en extrema situación de vulnerabilidad.

Recordamos las palabras del buen Papa Francisco, quien en sus discursos anuales del día del inmigrante y especialmente en la encíclica Fratelli Tutti nos ilumina cómo debe ser el comportamiento con estos hermanos nuestros.

Así en su mensaje con motivo de la 108 Jornada mundial del emigrante y el refugiado de 2022 animaba a “la inclusión de las personas más vulnerables en la sociedad como condición necesaria para obtener la plena ciudadanía”,

Y en la encíclica Fratelli Tutti:

“…hay que incrementar y simplificar la concesión de visados, adoptar programas de patrocinio privado y comunitario, abrir corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables, ofrecer un alojamiento adecuado y decoroso, garantizar la seguridad personal y el acceso a los servicios básicos, asegurar una adecuada asistencia consular, el derecho a tener siempre consigo los documentos personales de identidad, un acceso equitativo a la justicia, la posibilidad de abrir cuentas bancarias y la garantía de lo básico para la subsistencia vital, darles libertad de movimiento y la posibilidad de trabajar, proteger a los menores de edad y asegurarles el acceso regular a la educación, prever programas de custodia temporal o de acogida, garantizar la libertad religiosa, promover su inserción social, favorecer la reagrupación familiar y preparar a las comunidades locales para los procesos integrativos”  (Fratelli tutti, 130).

Nos parece muy bien la acogida que se le está haciendo a los ucranianos, pero creemos que todos los inmigrantes deben recibir el mismo trato, sin discriminación entre unos y otros por el color de su piel o por la pobreza de unos y otros.

Sólo un mundo basado en la amistad social y la fraternidad será posible. Los recientes acuerdos de España y Marruecos sobre el Sáhara no pueden ser una ocasión para que Marruecos actúe como gendarme con violencia contra las personas que intentan llegar a España. Estas actitudes chocan de lleno contra los más elementales Derechos Humanos que España y Marruecos deben respetar.

Bahía de Cádiz 28 de Junio de 2022

Situación de los CIEs

‘Territorio hostil’: los jesuitas denuncian las agresiones a los internos de los CIE y vuelven a exigir su cierre

Informe del SJM sobre los CIE
Informe del SJM sobre los CIE

“El informe ofrece testimonios de los internos que sufrieron agresiones y obstáculos para denunciarlas, como víctimas o como testigos: aceleración de su expulsión, presiones y represalias por parte de la dirección y los agentes, o dificultades para recabar pruebas y acceder al buzón de peticiones y quejas”

“Las carencias de una atención médica adecuada, tales como la deficiente coordinación entre administraciones para conocer los historiales clínicos, la falta de intimidad en las consultas por la presencia policial, la falta de intérpretes en las consultas, se cronifican en los CIE”

 «Sienten que al entrar en CIE pierden toda dignidad. Somos testigos de actuaciones y medidas que dañan la integridad de las personas internadas”

El SJM, a instancias de una recomendación del Defensor del Pueblo, reclama la elaboración de un protocolo de tramitación de quejas y denuncias de malos tratos, así como presenta una serie de sugerencias para investigar con celeridad estas posibles agresiones

El propio carácter y funcionamiento de los CIE generan y perpetúan dinámicas de hostilidad hacia las personas migrantes internadas, cuya inmensa mayoría no ha cometido delito alguno, y vulneraciones sistemáticas de sus derechos humanos

| SJM

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) ha publicado la duodécima entrega de los informes anuales sobre los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Esta entrega que corresponde a 2021, y cuyo título es ‘Territorio Hostil’, denuncia tres formas de hostilidad que sufren las personas internadas en estos centros: agresiones policiales a las personas internas y trabas a su denuncia e investigación; las deficiencias en la atención médico-sanitaria; y los obstáculos a las visitas de organizaciones sociales.

En el acto han intervenido María del Carmen de la Fuente, coordinadora de SJM, quien ha resaltado la labor de las personas que acompañan de forma humana a quienes están internos en los centros. Josep Buades, autor principal del informe, ha denunciado la “opacidad de la Dirección General de Policía, quien no ha hecho entrega en plazo de los datos oficiales requeridos, lo que supone un desprecio a la democracia”.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3JlZnNyY19zZXNzaW9uIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9mZiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0Zndfc2Vuc2l0aXZlX21lZGlhX2ludGVyc3RpdGlhbF8xMzk2MyI6eyJidWNrZXQiOiJpbnRlcnN0aXRpYWwiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3R3ZWV0X3Jlc3VsdF9taWdyYXRpb25fMTM5NzkiOnsiYnVja2V0IjoidHdlZXRfcmVzdWx0IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1533735871484239872&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.religiondigital.org%2Fsolidaridad%2FSJM-denuncia-tratamiento-CIE-existente-jesuita-migrantes-violencia-covid_0_2457354250.html&sessionId=091514be70d099dafa894b8fa35f49d83be75e04&siteScreenName=ReligionDigit&theme=light&widgetsVersion=b45a03c79d4c1%3A1654150928467&width=550px

“Pierden toda dignidad”

Ana Bosch, abogada en Pueblos Unidos (Madrid) y autora del informe, ha destacado las quejas de los internos sobre el trato violento que reciben en los centros: “Sienten que al entrar en CIE pierden toda dignidad. Somos testigos de actuaciones y medidas que dañan la integridad de las personas internadas”. Por su parte, Josetxo Ordóñez, abogado en la Fundación Migra Studium de Barcelona ha centrado su atención en los obstáculos a las visitas de las organizaciones sociales: “Hablamos de un derecho fundamental con doble cara: derechos de los internos a hablar con entidades sociales y el de las organizaciones para acompañar estas circunstancias y denunciar lo que ocurre dentro de los centros”.

Por último, la mirada de voluntariado que visita estos centros ha sido presentada por Elena Davara que visita el CIE de Madrid desde hace varios años: “¿Cómo se sienten los jóvenes que buscando una vida mejor acaban en un lugar que es como una cárcel, sin haber cometido delitos? En el CIE todo se para”.

Testimonios de los internos

El informe ofrece testimonios de los internos que sufrieron agresiones y obstáculos para denunciarlas, como víctimas o como testigos: aceleración de su expulsión, presiones y represalias por parte de la dirección y los agentes, o dificultades para recabar pruebas y acceder al buzón de peticiones y quejas. Además, se observa que los servicios médicos no enviaron partes de lesiones a las autoridades judiciales correspondientes.

El SJM, a instancias de una recomendación del Defensor del Pueblo, reclama la elaboración de un protocolo de tramitación de quejas y denuncias de malos tratos, así como presenta una serie de sugerencias para investigar con celeridad estas posibles agresiones.

Las carencias de una atención médica adecuada, tales como la deficiente coordinación entre administraciones para conocer los historiales clínicos, la falta de intimidad en las consultas por la presencia policial, la falta de intérpretes en las consultas, se cronifican en los CIE.

Impacto negativo en la salud mental

A esta realidad se une el régimen de aislamiento en casos de covid-19, que tiene un impacto negativo en la salud mental de las personas recluidas, ya de por sí afectada por el propio internamiento. Por otro lado, las 18 mujeres internadas que el SJM identificó en 2021 sufren una mayor exposición al aislamiento y, por tanto, a la soledad y a la vulnerabilidad. De las ocho que solicitaron protección internacional, cuatro vieron admitida a trámite su solicitud.

De nuevo en este informe, el SJM denuncia el tratamiento político de los CIE y la opacidad existente. El Ministerio de Interior incumple la Ley de Transparencia, al no haber proporcionado los datos solicitados por SJM en el plazo legal. Este hecho no solo limita el conocimiento del internamiento, sino que revela hostilidad institucional contra la sociedad civil que vela por los Derechos Humanos.

Además, la construcción de un nuevo CIE en Algeciras-Botafuegos, las obras en el suprimido CIE de Fuerteventura y los recurrentes anuncios de nuevas edificaciones demuestran la apuesta del Estado por estos espacios de hostilidad y vulneración de derechos hacia las personas migrantes. Una revisión a los Presupuestos Generales revela que la inversión ejecutada para CIE en 2021 fue de más de 7 millones de euros, cifra superada en 2022, por la inversión de 13 millones y medio.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-2&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3JlZnNyY19zZXNzaW9uIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9mZiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0Zndfc2Vuc2l0aXZlX21lZGlhX2ludGVyc3RpdGlhbF8xMzk2MyI6eyJidWNrZXQiOiJpbnRlcnN0aXRpYWwiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3R3ZWV0X3Jlc3VsdF9taWdyYXRpb25fMTM5NzkiOnsiYnVja2V0IjoidHdlZXRfcmVzdWx0IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1533749397774819331&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.religiondigital.org%2Fsolidaridad%2FSJM-denuncia-tratamiento-CIE-existente-jesuita-migrantes-violencia-covid_0_2457354250.html&sessionId=091514be70d099dafa894b8fa35f49d83be75e04&siteScreenName=ReligionDigit&theme=light&widgetsVersion=b45a03c79d4c1%3A1654150928467&width=550px

En el año 2021 disminuyeron las cifras de personas internadas debido a la prevención de contagios por covid-19, las reformas emprendidas en algunos centros y la imposibilidad de ejecutar expulsiones y devoluciones a Estados con sus fronteras cerradas. Si bien los equipos de visitas observaron el aumento de ingresos de personas con órdenes de expulsión por mera estancia irregular. Según datos del Defensor del Pueblo en calidad de Mecanismo de Prevención de Tortura 11 menores de edad fueron identificados en CIE en 2021, así como un total de 626 personas solicitaron protección internacional. Fueron repatriadas forzosamente 832 personas desde CIE, el 23% del total de las ejecutadas en España.

SJM reitera su oposición a la existencia de los centros de internamiento de extranjeros, abogando por su cierre definitivo y la búsqueda de alternativas más garantistas con los derechos humanos. El propio carácter y funcionamiento de los CIE generan y perpetúan dinámicas de hostilidad hacia las personas migrantes internadas, cuya inmensa mayoría no ha cometido delito alguno, y vulneraciones sistemáticas de sus derechos humanos.

La política de «combatir a los emigrantes»

Obispos CELAM y Red Clamor: «La política de ‘combatir’ a los migrantes en la frontera es ineficaz, cara y mortal»

El camión challado con 50 migrantes fallecidos
El camión challado con 50 migrantes fallecidos

«Rechazamos los enfoques punitivos y ‘combatir’ a los migrantes irregulares como política migratoria y de fronteras por su ineficacia, altos costes financieros, y sobre todo porque se traducen en más muertes y esclavitud»

Son las palabras de Monseñor Cabrejos, en nombre del Episcopado Latinoamericano y del Caribe y de las organizaciones que integran la Red Clamor, tras el hallazgo de un camión con 50 migrantes fallecidos en un vehículo abandonado en San Antonio, una ciudad de Texas

El comunicado se refiere a otro trágico episodio similar ocurrido el viernes, 24 de junio, en Europa, cuando grupos de emigrantes subsaharianos intentaron cruzar la frontera entre Nador (Marruecos) y Melilla (España)

La Red Clamor se suma y concluye: «Con el Papa Francisco seguimos apostando por el derribo de muros. Pedimos justicia, verdad, investigación, reparación y no repetición de estos hechos sangrientos»cultura del descarte»

(Agencia Fides).- “Rechazamos los enfoques punitivos y ‘combatir’ a los migrantes irregulares como política migratoria y de fronteras, no solo por su ineficacia y altos costes financieros, sino sobre todo porque se traducen en más muertes y esclavitud en forma de trata, además, van en contra de un elemental sentido de humanidad y en contra del espíritu de un amplio ‘nosotros’ que el Papa Francisco nos llama a cultivar”.

Así escribe el Arzobispo de Trujillo y Presidente del CELAM, monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, en nombre del Episcopado Latinoamericano y del Caribe y de las organizaciones vinculadas a los migrantes que integran la Red Clamor, tras el hallazgo de un camión con 50 migrantes fallecidos, muchos de ellos menores de Guatemala, Honduras y México. Los cuerpos fueron descubiertos en un vehículo abandonado en San Antonio, una ciudad de Texas a unos 240 km de la frontera con México, en una zona de Estados Unidos donde fácilmente las temperaturas superan los 40 grados. En la declaración del 29 de junio expresan su consternación por el suceso y su solidaridad con las familias de los migrantes fallecidos.

“Este hecho criminal, como tantos otros que se están dando cada vez con mayor frecuencia en las fronteras de los países desarrollados, pone en evidencia la desesperación de quienes, en busca de un futuro mejor, están dispuestos a poner en riesgo su vida y la de sus familias”, continúa la carta señalando que el endurecimiento de las políticas migratorias no logra contener el flujo de migrantes y es causa directa de muertes y del aumento de la trata de personas.

La vida de ningún ser humano puede convertirse en una mercancía a la que se le da un precio de mercado para enriquecer a las mafias criminales, muchas veces en complicidad con los organismos de seguridad de nuestros países”, denuncia enérgicamente el escrito. El arzobispo expresa además su preocupación por el destino de los supervivientes, especialmente de los niños, considerando lo que está sucediendo con los menores migrantes en Estados Unidos.

Por ello, el CELAM y la Red Clamor hacen un llamamientoa todos los países de la región, especialmente al gobierno de Estados Unidos, a que amplíe sus opciones de migración legal para prevenir la muerte, la trata y el tráfico de seres humanos.

El comunicado se refiere a otro trágico episodio similar ocurrido hace unos días, el viernes 24 de junio en Europa, cuando grupos de emigrantes subsaharianos, tratando de escapar de la miseria, el hambre y las guerras en sus diferentes países y al no tener vías alternativas para ingresar España de forma segura y regulada, intentaron cruzar la frontera entre Nador (Marruecos) y Melilla (España).

“La llegada de más de 1.500 personas fue repelida por las fuerzas de seguridad de Marruecos y España, provocando una auténtica masacre, con más de 30 muertos”, denuncia la Red Clamor en su comunicado del 28 de junio. Los medios de comunicación y las redes sociales mostraron “los cuerpos tirados en el suelo, algunos vivos y otros muertos, bajo el sol, atados, recibiendo un trato cruel, inhumano y degradante por parte del ejército marroquí”.

La Red Clamor comparte el llamamiento de los obispos españoles al gobierno para que examine y atienda esta nueva crisis en la línea de proteger a los seres humanos y para que establezca con urgencia vías de acceso legales y seguras para las personas que migran de forma forzada. La Red Clamor se solidariza con los familiares de los hermanos asesinados y pide “justicia, verdad, investigación, reparación y no repetición de estos hechos sangrientos”, además de la liberación de los migrantes recluidos en los CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros) dado que “son víctimas y como víctimas necesitan entornos seguros y acompañamiento humano, no una prisión”. También piden la repatriación de los cuerpos de los migrantes fallecidos a sus países.

Uniendo su voz a la de los Pastores del continente latinoamericano y el Caribe, la Red Clamor concluye: “Con el Papa Francisco seguimos apostando por el derribo de muros y por la construcción de puentes de solidaridad para combatir la cultura del descarte, hacer posible la amistad social y la fraternidad de los hijos e hijas de Dios, sin excluir a nadie, independientemente del color de piel, nacionalidad o estatus migratorio”

El Papa y los emigrantes

El Papa anima al mundo a «construir el futuro» con ellos y afirma que «nadie debe ser excluido «Francisco considera que el aporte de migrantes y refugiados es «fundamental» para la sociedad

El Papa, con refugiados
El Papa, con refugiados

«Construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa también reconocer y valorar lo que cada uno de ellos puede aportar al proceso de edificación»

«Me gusta ver este enfoque del fenómeno migratorio en una visión profética de Isaías, en la que los extranjeros no figuran como invasores y destructores, sino como trabajadores bien dispuestos que reconstruyen las murallas de la Nueva Jerusalén, la Jerusalén abierta a todos los pueblos»

«Su trabajo, su capacidad de sacrificio, su juventud y su entusiasmo enriquecen a las comunidades que los acogen. Pero esta aportación podría ser mucho mayor si se valorara y se apoyara mediante programas específicos»

Por Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano

En un nuevo mensaje de cercanía, el papa Francisco consideró hoy «fundamental» el aporte a las sociedades modernas los migrantes y los refugiados», al tiempo que animó a «construir el futuro» con ellos y afirmó que «nadie debe ser excluido».  

«Construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa también reconocer y valorar lo que cada uno de ellos puede aportar al proceso de edificación», planteó el pontífice en su mensaje dedicado a la Jornada Mundial que los recuerda y que se celebra el próximo 25 de septiembre.

«Me gusta ver este enfoque del fenómeno migratorio en una visión profética de Isaías, en la que los extranjeros no figuran como invasores y destructores, sino como trabajadores bien dispuestos que reconstruyen las murallas de la Nueva Jerusalén, la Jerusalén abierta a todos los pueblos», agregó Francisco, que ha hecho de la cercanía a migrantes y refugiados una de las banderas de su pontificado.

Papa y refugiados

En ese marco, el Papa afirmó que «de hecho, la historia nos enseña que la aportación de los migrantes y refugiados ha sido fundamental para el crecimiento social y económico de nuestras sociedades».

«Y lo sigue siendo también hoy», sostuvo Jorge Bergoglio, quien en julio de 2013, en su primer viaje como Papa fuera de Roma eligió ir a la isla de Lampedusa a mostrar su cercanía con migrantes. 

«Su trabajo, su capacidad de sacrificio, su juventud y su entusiasmo enriquecen a las comunidades que los acogen. Pero esta aportación podría ser mucho mayor si se valorara y se apoyara mediante programas específicos. Se trata de un enorme potencial, pronto a manifestarse, si se le ofrece la oportunidad», agregó luego.

Para el Papa, «la presencia de los migrantes y los refugiados representa un enorme reto, pero también una oportunidad de crecimiento cultural y espiritual para todos». En su mensaje, dado a conocer este jueves por el Vaticano, Francisco agregó que «nadie debe ser excluido» y recordó «a los habitantes de las periferias existenciales», entre ellos a «muchos migrantes y refugiados, desplazados y víctimas de la trata».

«Es con ellos que Dios quiere edificar su Reino, porque sin ellos no sería el Reino que Dios quiere. La inclusión de las personas más vulnerables es una condición necesaria para obtener la plena ciudadanía», sostuvo.

«Queridos hermanos y hermanas, y especialmente ustedes, jóvenes, si queremos cooperar con nuestro Padre celestial en la construcción del futuro, hagámoslo junto con nuestros hermanos y hermanas migrantes y refugiados. ¡Construyámoslo hoy!», convocó luego.

Papa y emigrante

Texto íntegro del mensaje papal

Construir el futuro con los migrantes y los refugiados

«No tenemos aquí abajo una ciudad permanente, sino que buscamos la futura» (Hb 13,14). 

Queridos hermanos y hermanas: 

El sentido último de nuestro “viaje” en este mundo es la búsqueda de la verdadera patria, el  Reino de Dios inaugurado por Jesucristo, que encontrará su plena realización cuando Él vuelva en  su gloria. Su Reino aún no se ha cumplido, pero ya está presente en aquellos que han acogido la  salvación. «El Reino de Dios está en nosotros. Aunque todavía sea escatológico, sea el futuro del  mundo, de la humanidad, se encuentra al mismo tiempo en nosotros».[1] 

La ciudad futura es una «ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios»  (Hb 11,10). Su proyecto prevé una intensa obra de edificación, en la que todos debemos sentirnos  comprometidos personalmente. Se trata de un trabajo minucioso de conversión personal y de  transformación de la realidad, para que se adapte cada vez más al plan divino. Los dramas de la  historia nos recuerdan cuán lejos estamos todavía de alcanzar nuestra meta, la Nueva Jerusalén,  «morada de Dios entre los hombres» (Ap 21,3). Pero no por eso debemos desanimarnos. A la luz de  lo que hemos aprendido en las tribulaciones de los últimos tiempos, estamos llamados a renovar nuestro compromiso para la construcción de un futuro más acorde con el plan de Dios, de un mundo  donde todos podamos vivir dignamente en paz. 

«Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra  nueva donde habitará la justicia» (2 P 3,13). La justicia es uno de los elementos constitutivos del  Reino de Dios. En la búsqueda cotidiana de su voluntad, ésta debe edificarse con paciencia,  sacrificio y determinación, para que todos los que tienen hambre y sed de ella sean saciados  (cf. Mt 5,6). La justicia del Reino debe entenderse como la realización del orden divino, de su  armonioso designio, según el cual, en Cristo muerto y resucitado, toda la creación vuelve a ser  “buena” y la humanidad “muy buena” (cf. Gn 1,1-31). Sin embargo, para que reine esta maravillosa  armonía, es necesario acoger la salvación de Cristo, su Evangelio de amor, para que se eliminen las  desigualdades y las discriminaciones del mundo presente. 

Papa, en Moria

Nadie debe ser excluido. Su proyecto es esencialmente inclusivo y sitúa en el centro a los  habitantes de las periferias existenciales. Entre ellos hay muchos migrantes y refugiados,  desplazados y víctimas de la trata. Es con ellos que Dios quiere edificar su Reino, porque sin ellos  no sería el Reino que Dios quiere. La inclusión de las personas más vulnerables es una condición  necesaria para obtener la plena ciudadanía. De hecho, dice el Señor: «Vengan, benditos de mi  Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque  tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me  alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver» (Mt 25,34- 36).

BOLLETTINO N. 00348 – 12.05.2022 11 

Construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa también reconocer y valorar  lo que cada uno de ellos puede aportar al proceso de edificación. Me gusta ver este enfoque del  fenómeno migratorio en una visión profética de Isaías, en la que los extranjeros no figuran como  invasores y destructores, sino como trabajadores bien dispuestos que reconstruyen las murallas de la  Nueva Jerusalén, la Jerusalén abierta a todos los pueblos (cf. Is 60,10-11). 

En la misma profecía, la llegada de los extranjeros se presenta como fuente  de enriquecimiento: «Se volcarán sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegarán  hasta ti» (60,5). De hecho, la historia nos enseña que la aportación de los migrantes y refugiados ha  sido fundamental para el crecimiento social y económico de nuestras sociedades. Y lo sigue siendo  también hoy. Su trabajo, su capacidad de sacrificio, su juventud y su entusiasmo enriquecen a las  comunidades que los acogen. Pero esta aportación podría ser mucho mayor si se valorara y se  apoyara mediante programas específicos. Se trata de un enorme potencial, pronto a manifestarse, si  se le ofrece la oportunidad. 

Los habitantes de la Nueva Jerusalén —sigue profetizando Isaías— mantienen siempre las  puertas de la ciudad abiertas de par en par, para que puedan entrar los extranjeros con sus dones:  «Tus puertas estarán siempre abiertas, no se cerrarán ni de día ni de noche, para que te traigan las  riquezas de las naciones» (60,11). La presencia de los migrantes y los refugiados representa un  enorme reto, pero también una oportunidad de crecimiento cultural y espiritual para todos. Gracias a  ellos tenemos la oportunidad de conocer mejor el mundo y la belleza de su diversidad. Podemos  madurar en humanidad y construir juntos un “nosotros” más grande. En la disponibilidad recíproca  se generan espacios de confrontación fecunda entre visiones y tradiciones diferentes, que abren la  mente a perspectivas nuevas. Descubrimos también la riqueza que encierran religiones y  espiritualidades desconocidas para nosotros, y esto nos estimula a profundizar nuestras propias  convicciones. 

Papa y emigrantes

En la Jerusalén de las gentes, el templo del Señor se embellece cada vez más gracias a las  ofrendas que llegan de tierras extranjeras: «En ti se congregarán todos los rebaños de Quedar, los  carneros de Nebaiot estarán a tu servicio: subirán como ofrenda aceptable sobre mi altar y yo  glorificaré mi Casa gloriosa» (60,7). En esta perspectiva, la llegada de migrantes y refugiados  católicos ofrece energía nueva a la vida eclesial de las comunidades que los acogen. Ellos son a  menudo portadores de dinámicas revitalizantes y animadores de celebraciones vibrantes. Compartir  expresiones de fe y devociones diferentes representa una ocasión privilegiada para vivir con mayor  plenitud la catolicidad del pueblo de Dios. 

Queridos hermanos y hermanas, y especialmente ustedes, jóvenes, si queremos cooperar con  nuestro Padre celestial en la construcción del futuro, hagámoslo junto con nuestros hermanos y  hermanas migrantes y refugiados. ¡Construyámoslo hoy! Porque el futuro empieza hoy, y empieza  por cada uno de nosotros. No podemos dejar a las próximas generaciones la responsabilidad de  decisiones que es necesario tomar ahora, para que el proyecto de Dios sobre el mundo pueda  realizarse y venga su Reino de justicia, de fraternidad y de paz. 

Oración 

Señor, haznos portadores de esperanza, 

para que donde haya oscuridad reine tu luz, 

y donde haya resignación renazca la confianza en el futuro. 

Señor, haznos instrumentos de tu justicia, 

para que donde haya exclusión, florezca la fraternidad, 

y donde haya codicia, florezca la comunión. 

Señor, haznos constructores de tu Reino 

junto con los migrantes y los refugiados 

y con todos los habitantes de las periferias.

Señor, haz que aprendamos cuán bello es 

vivir como hermanos y hermanas. Amén. 

Roma, San Juan de Letrán, 9 de mayo de 2022

Las migraciones, un escándalo de la humanidad

El clamor dolorido del Papa en Navidad: “La emigración hoy es un escándalo social de la humanidad”

Sagrada Familia, emigrante
Sagrada Familia, emigrante

«San José, tú que has experimentado el sufrimiento de los que deben huir  para salvar la vida de sus seres más queridos, protege a todos los que huyen a causa de la guerra,  el odio, el hambre»

«Recemos hoy por todos los migrantes, por  todos los perseguidos»

«Herodes y José son dos  personajes opuestos, que reflejan las dos caras de la humanidad de siempre»

«La historia está llena de personalidades que, viviendo a  merced de sus miedos, intentan vencerlos ejerciendo el poder de manera despótica y realizando actos de  violencia inhumanos»

«San José como un migrante perseguido y valiente»

 José Manuel Vidal

En la última catequesis del año, el Papa Francisco tiene presentes a sus preferidos, los emigrantes y los perseguidos, al glosar ‘la huída a Egipto” de la Sagrada Familia. Y por los emigrantes, el Papa clama, alto y claro, que “la emigración hoy es un escándalo social de la humanidad”, ante el que no podemos mirar para otro lado. A su juicio, en la vida hay que optar por ser Herodes o José, “dos  personajes opuestos, que reflejan las dos caras de la humanidad de siempre”. Y, desgraciadamente, “la historia está llena de personalidades que, viviendo a  merced de sus miedos, intentan vencerlos ejerciendo el poder de manera despótica y realizando actos de  violencia inhumanos”.

Ante esta situación de la emigración actual, el Papa invita a rezar por los emigrantes y perseguidos con esta oración a San José: “San José, tú que has experimentado el sufrimiento de los que deben huir, para salvar la vida de sus seres más queridos, protege a todos los que huyen a causa de la guerra, el odio, el hambre”.

Sagrada Familia emigrante

Texto íntegro de la catequesis del Papa

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! 

Hoy quiero presentarles a San José como un migrante perseguido y valiente. Así lo describe el  evangelista Mateo. Este acontecimiento concreto de la vida de Jesús, en el que también están implicados  José y María, se conoce tradicionalmente como «la huida a Egipto» (cf. Mt 2,13-23). La familia de  Nazaret sufrió tal humillación y experimentó en primera persona la precariedad, el miedo y el dolor de  tener que abandonar su tierra natal. Incluso hoy en día, muchos de nuestros hermanos y hermanas se ven  obligados a experimentar la misma injusticia y sufrimiento.  

El motivo es casi siempre la prepotencia y la violencia de los poderosos. También para Jesús ocurrió así. El rey Herodes se entera por los Reyes Magos del nacimiento del «rey de los Judíos», y la  noticia lo trastorna. Siente su poder amenazado. Así que reúne a todas las autoridades de Jerusalén para  averiguar el lugar del nacimiento, y ruega a los Reyes Magos que se lo comuniquen con precisión, para  que -dice falsamente- él también pueda ir a adorarle. Pero cuando se dio cuenta de que los Reyes Magos  se habían ido en otra dirección, concibió un malvado plan: matar a todos los niños de Belén de dos años  para abajo. 

Mientras tanto, un ángel ordena a José: «Levántate, toma al niño y a su madre contigo, huye a  Egipto y quédate allí hasta que te avise. Porque Herodes quiere buscar al niño para matarlo». (Mt 2,13). Tanta gente que hoy piensa esto: Huyamos, huyamos, porque aquí hay peligro. El plan de Herodes recuerda al del faraón de arrojar al Nilo a todos los hijos varones del pueblo  de Israel (cf. Ex 1,22). Y la huida a Egipto evoca toda la historia de Israel, desde Abraham, que también  se quedó allí (cf. Gn 12,10), hasta José, hijo de Jacob, vendido por sus hermanos (cf. Gn 37,36) y luego  convertido en «líder del país» (cf. Gn 41,37-57); y a Moisés, que liberó a su pueblo de la esclavitud de los  egipcios (cf. Ex 1,18). 

Herodes y los inocentes

La huida de la Sagrada Familia a Egipto salva a Jesús, pero desgraciadamente no impide que  Herodes lleve a cabo su masacre. Nos encontramos así con dos personalidades opuestas: por un lado  Herodes con su ferocidad y por otro José con su premura y valentía. Herodes quiere defender su poder  con una crueldad despiadada, como atestiguan las ejecuciones de una de sus esposas, de algunos de sus  hijos y de cientos de opositores. Era un hombre cruel. Es el símbolo de muchos tiranos de ayer y de hoy; es el hombre que se  convierte en «lobo» para los otros hombres. Y, para los tiranos, la gente no cuenta; cuenta el poder. Y esto pasa hoy.

La historia está llena de personalidades que, viviendo a  merced de sus miedos, intentan vencerlos ejerciendo el poder de manera despótica y realizando actos de  violencia inhumanos. Pero no debemos pensar que sólo vivimos en la perspectiva de Herodes si nos  convertimos en tiranos; de hecho, todos podemos caer en esta actitud, cada vez que tratamos de disipar  nuestros miedos con la prepotencia, aunque sea sólo verbal o hecha a base de pequeños abusos realizados  para mortificar a los que nos rodean.  También nosotros llevamos dentro del corazón la posibilidad de ser pequeños Herodes.

José es todo lo contrario a Herodes: en primer lugar, es «un hombre justo» (Mt 1,19); además,  muestra valor al cumplir la orden del Ángel. Cabe imaginar las vicisitudes que tuvo que afrontar durante  el largo y peligroso viaje y las dificultades que comportaron la permanencia en un país extranjero. Su  valentía surge también en el momento de su regreso, cuando, tranquilizado por el Ángel, supera sus comprensibles temores y se instala con María y Jesús en Nazaret (cf. Mt 2,19-23).

Huida a Egipto

Herodes y José son dos  personajes opuestos, que reflejan las dos caras de la humanidad de siempre. Es un error común considerar  la valentía como la virtud exclusiva del héroe. En realidad, la vida cotidiana de cada persona requiere  valor para afrontar las dificultades de cada día. En todas las épocas y culturas encontramos hombres y  mujeres valientes que, por ser coherentes con sus creencias, han superado todo tipo de dificultades,  soportado injusticias, condenas e incluso la muerte. La valentía es sinónimo de fortaleza, que, junto con la  justicia, la prudencia y la templanza forma parte del grupo de virtudes humanas conocidas como  «cardinales».  

La lección que hoy nos deja José es la siguiente: la vida siempre nos depara adversidades, y ante  ellas también podemos sentirnos amenazados, con miedo, pero sacar lo peor de nosotros, (como hace  Herodes), no es el modo para superar ciertos momentos, sino actuando como José, que reacciona ante el  miedo con la valentía de confiar en la Providencia de Dios. Recemos hoy por todos los migrantes, por  todos los perseguidos y por todos aquellos que son víctimas de circunstancias adversas y que por esto se  sienten desanimados y abandonados. Pensemos en tanta gebte víctima de la guerra, que quieren escapar y no pueden. Pensemos a los emigrantes que acaban su vida en el mar. Veamos en María y José a cada uno de los emigrantes de hoy. La emigración hoy es un escándalo social de la humanidad.

San José, 

tú que has experimentado el sufrimiento de los que deben huir  

para salvar la vida de sus seres más queridos,  

protege a todos los que huyen a causa de la guerra,  

el odio, el hambre. 

Sosténlos en sus dificultades,  

Fortalécelos en la esperanza y haz que encuentren acogida y solidaridad. 

Guía sus pasos y abre los corazones de quienes pueden ayudarles. Amén.

Sagrada Familia emigrante

Saludo en español

Queridos hermanos y hermanas: 

Reflexionamos hoy, en este fin de año, sobre san José como emigrante perseguido y valiente,  según lo que nos refiere san Mateo en el pasaje de la Huida en Egipto que hemos escuchado. La  Sagrada Familia, como tantos de nuestros hermanos y hermanas en la actualidad, experimentó  también la injusticia y el sufrimiento de tener que dejar la propia patria debido a la prepotencia y  violencia del poderoso de turno.  

En este escenario se contraponen dos personajes. Por una parte, Herodes, que sintiéndose  amenazado por el nacimiento del “rey de los judíos” y, defender su propio poder, decide asesinar a  todos los niños de Belén menores de dos años. Él es símbolo de muchos tiranos de ayer y de hoy que  quieren vencer sus miedos ejerciendo el poder de manera despótica y violenta. Por otra parte, san  José, hombre justo y valiente, que para salvar la vida del niño y de la Virgen, se fía de la indicación  del ángel y afronta todas las dificultades y peligros del viaje.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. En este tiempo de Navidad,  imploremos al Señor Jesús, por intercesión de la Virgen y de san José, que nos conceda la gracia de  fiarnos de la Providencia divina en todo momento, y también la valentía de acoger con espíritu  cristiano de caridad y solidaridad a todos nuestros hermanos y hermanas que han tenido que huir de  su tierra y abandonar sus hogares. Que el Señor nos conceda un año nuevo lleno de sus dones y sus  bendiciones. Muchas gracias. 

El drama de Haití

El drama de los 11 millones de haitianos dentro y de los 1,6 millones fuera de su país 

haitianos huyendo hacia el norte

Por Álvaro Verzi Rangel |Fuentes: Rebelión / CLAE 

En los últimas semanas se han difundido dramáticas imágenes de unos 13 mil migrantes haitianos varados en un precario e improvisado campamento bajo un puente que conecta la ciudad de Del Río, en Texas, con Ciudad Acuña, en México, a la espera de que sus peticiones sean procesadas por las autoridades estadounidenses, y muchos han terminado sufriendo persecuciones de la Patrulla Fronteriza, que en actitudes xenófobas los ha perseguido a caballo, como hace dos siglos hacían con los esclavos. 

En la última década Haití perdió un millón 600 mil compatriotas fronteras afuera. La migración, que había tenido su pico tras el terremoto de 2010, recrudeció por la grave crisis económica, social, financiera y política, agravada con el magnicidio del presidente Jovenal Moïse. 

El éxodo esconde también el negocio del tráfico de personas y la explotación sexual. Se ofrecen inciertos futuros a cambio de 350 dólares por cruzar el Caribe hasta Panamá, Colombia, México o cruzar hacia la otra mitad de la isla, hacia República Dominicana. Desde allí la mitad elige probar suerte en Estados Unidos y Canadá y el resto sigue camino hacia Chile, Argentina y Brasil. 

Pero para sorpresa de muchos, la mayoría de estos ciudadanos no viene directamente de Haití, sino de Chile y Brasil, confirmó el canciller mexicano Marcelo Ebrard. Y es que la falta de oportunidades, la xenofobia en varios países, sumado a los problemas para conseguir un estatus legal en estos países latinoamericanos, han generado que los haitianos vuelvan a mirar a Estados Unidos. 

Haití, un país que aún no se recuperó del terremoto de 2010, sufrió en agosto otro sismo de magnitud de y7,2 grados Richter que dejó unos mil 500 muertos. Fue otro golpe fuerte más para un país que sufre dos pandemias, la de la miseria y la del covid-19, que registra un 60 por ciento de pobreza y 24 por ciento de indigencia, donde apenas 400 personas, sobre 11 millones de habitantes ha sido vacunado con dos dosis. 

La desgracia de Haití, la primera nación de la región que declaró su independencia, tiene raíces ancestrales en la rapiña colonial, en especial de parte de Francia y Estados Unidos, y prosigue el pillaje de los recursos naturales, lo que se traduce en una deforestación del 98 por ciento del territorio. Y para peor de males, el 7 de julio un comando de mercenarios colombianos y estadounidenses asesinó al presidente Jovenal Moïse, lo que obligó a postergar las elecciones. 

Esta catástrofe llega en medio de una delicada transición política, dirigida por un primer ministro de facto, Ariel Henry, quien no tiene más legitimidad que la de haber sido nombrado por un presidente también de facto Jovenel Moïse -unos días antes de su asesinato- y ungido por el Core Group, un ente internacional que prácticamente viene dirigiendo Haití en los últimos años. 

Este grupo está integrado por los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, la Unión Europea, y los representantes especiales de la Organización de Estados Americanos y del secretario general de Naciones Unidas. 

Hoy se produce un peligroso entrecruce, entre crisis política y crisis humanitaria por un lado, y entre injerencia política e intervención humanitaria. Haití ha sido objeto de una lucha constante entre diferentes países injerencistas, preocupados por imponer en esta pequeña nación caribeña sus respectivas agendas políticas e intereses. 

Siguen en el país las multitudinarias manifestaciones callejeras donde quedó de manifiesto el malestar por las pésimas condiciones de vida de la mayoría de la población, que sigue pensando que las únicas soluciones están fuera del país. 

La presencia de migrantes haitianos, por ejemplo, le cambió el look a las ciudades chilenas más importantes, donde -para extrañeza de muchos- se podía ver gente negra (y hablando creole o francés) caminando por sus calles. La llegada del neoliberal Sebastián Piñera al gobierno significó el cierre de oportunidades y el crecimiento de la xenofobia no solo contra los haitianos sino, como quedó demostrado a finales de setiembre, contra migrantes venezolanos. 

Poco se sabe sobre el futuro de estos migrantes, pero su pasado, o lo que pasó después de un terremoto que cambió la historia de Haití en 2010. “Lo que estamos viendo ahora es el resultado de un proceso de una década en la que estas personas buscaron oportunidades de vida y seguridad en América Latina, y no las encontraron. La crisis actual es una evidencia de que no hay oportunidades para los migrantes haitianos en toda la región”, señaló la antropóloga estadounidense Caitlyn Yates 

Una diferencia es que no migraron hacia Estados Unidos de primeras, sino que llegaron a Brasil y Chile y estuvieron allí hasta que esas opciones se volvieron insostenibles. Es una migración doble, que evidencia los problemas estructurales de países como los dos citados, donde no encontraron oportunidades económicas, acceso a servicios sociales, empleo y hogar, añadió.. 

En 2013 miles de haitianos decidieron emigrar a Brasil atraídos por la demanda de mano de obra, principalmente para construir los estadios que luego se utilizaron en el mundial de Futbol de 2014. Luego, por falta de oportunjidades, comenzaron la marcha hacia el norte. 

Ésta es una crisis predecible, y que intentó invisibilizarse por mucho tiempo. Los cierres de las fronteras de los países por la pandemia aumentaron la precariedad de los traslados y los costos. Por la falta de empleo, problemas de radicación y un tipo de cambio adverso, últimamente se producen migraciones extracontinentales: los haitianos que miran a EEUU vuelven de sus destinos latinoamericanos, pero siguen huyendo. 

Lo cierto es que la migración haitiana deambula desde hace una década por América Latina y ha vuelto a hacerse visible hasta en lugares inhóspitos como la selvática frontera entre Colombia y Panamá, donde cientos de migrantes atascados en el municipio colombiano de Necolí, tratan de pasar el istmo por el Tapón del Darién y seguir su trayecto por Centroamérica hacia el norte, con Estados Unidos como destino anhelado y México como nuevo territorio de acogida. 

En Haití, la devastación es política, económica y social y, previsiblemente, sanitaria. A la fecha del magnicidio, el país no había aplicado ni una vacuna entre su población de las escasas 500 mil que recibió, donadas, por Estados Unidos. Se aplicaron unas 20 mil dosis, pero un nuevo sismo y la crisis hicieron que se suspendiera la vacunación. 

A su vez, las dificultades estructurales se agravaron con creencias culturales que ya habían hecho estragos hace una década y se volvió a escuchar «Mikwob pa touye Ayisyen” dicho creole que se traduce en la creencia de que un simple microbio no puede matar a los haitianos. Se equivocaron con el cólera: hubo 820 mil afectados y 10 mil muertos con el cólera en 2010. 

Tras el terremoto de julio, el país reclamó ayuda humanitaria: Estados Unidos le envió 40 marines. Recién la última semana Juan González, director principal del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, se disculpó en Puerto Principe por el trato que recibieron migrantes haitianos en la frontera, afirmando que esa no es la forma en que se comportan los agentes fronterizos ni el Departamento de Seguridad Nacional. 

 “Quiero decir que fue una injusticia, que estuvo mal. El noble pueblo de Haití y cualquier migrante merecen ser tratados con dignidad”, dijo sin sonrojarse 

Crisis en la frontera polaco-bielorrusia

La presión migratoria en la frontera oriental de la UE amenaza con provocar una crisis geopolítica y una catástrofe humanitaria 
 

Miles de personas procedentes de Iraq, Afganistán o Siria se acumulan en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Quieren cruzar dicha muga en búsqueda de una vida mejor en Alemania y otros destinos de la UE. Su aparición allí no es casual, pero las consecuencias son impredecibles. 

En la frontera de la Unión Europea se está desarrollando una crisis humanitaria otra vez. En esta ocasión el centro de operaciones es la frontera oriental, concretamente la que separa Polonia, estado miembro de la UE, y Bielorrusia, país que forma una cada vez más férrea alianza con Rusia. Miles de personas, procedentes según sus propio testimonios de Iraq, Afganistán o Siria, se agolpan en los bosques bielorrusos buscando la posibilidad de cruzar hacia Polonia. Mientras Varsovia ha desplazado a miles de efectivos a esa frontera para bloquear dicha entrada. Esta situación amenaza con escalar a una crisis mayor con unas consecuencias impredecibles. 

Pocos dudan de que Lukashenko está intentando repetir la táctica de Erdogan para volver a ser un interlocutor aceptable. Tras el fraude en las elecciones presidenciales de 2020 y la dura represión posterior contra la sociedad bielorrusa, Lukashneko volvió a ser el «último dictador de Europa» como lo habían llamado a finales de los años noventa del siglo pasado. Ello ha empujado a Minsk a los brazos, u abrazo del oso, de Moscú. Sin embargo, Lukashneko sigue teniendo libertad para actuar a su antojo en ciertos temas. Por ello desde hace meses las autoridades bielorrusas facilitan visados a personas procedentes de Oriente Medio, y una vez en su territorio los animan, y según algunos testimonios obligan a dirigirse a la frontera con la UE para intentar cruzarla por los bosques 

Thank you for watching 

En total en los bosques cercanos a la frontera hay entre 1,5 mil personas, según los medios estatales bielorrusos, y 3-4 mil en la frontera y un total de 10 mil migrantes en toda Bielorrusia según el gobierno polaco. Son de diferentes nacionalidades, aunque predominantemente kurdos. Entre ellos hay mujeres, niños y adolescentes, aun que la mayoría son hombres jóvenes. Su objetivo, como declaran a cámara y publican en redes sociales, es llegar a Alemania, mientras que Polonia es solo un lugar de paso. 

La UE urge a actuar rápido ante el «brutal» ataque a la frontera de Polonia por parte de Bielorrusia 

PÚBLICO 

Empezaron a llegar a Bielorrusia e intentar cruzar en agosto, y desde entonce su número ha ido en aumento. Además mientras que hasta la llegada del frío podían pernoctar sin demasiados problemas en los bosques con material ligero para acampar, ahora la situación es mucho más difícil y suceden casos de hipotermia entre ellos. Dado que en las próximas semanas las temperaturas seguirán diminuyendo con posibilidades de bajar del 0 incluso de día, la vida de esas personas puede estar bajo amenaza directa. 

Militarización de la crisis 

Por su lado Polonia ha desplazado a la frontera ya a 15 mil militares y varios miles más de policías, servicios de emergencias y voluntarios de índole patriótica que deben entre todos impedir la entrada de migrantes en territorio polaco. Además desde hace meses lleva a cabo un esfuerzo técnico para fortalecer la frontera mediante la colocación de vallas, alambradas y el uso de cámaras, drones y patrullas constantes. Unas medidas legitimas, que por otro lado despiertan la preocupación por una posible escalada bélica en caso de que alguno de los lados utilice fuego real que alcance a militares en el otro lado de la frontera. Polonia es miembro de la OTAN, mientras que Bielorrusia forma parte de una alianza militar con Rusia. 

Polonia ha desplazado a la frontera ya a 15 mil militares y varios miles más de policías para impedir la entrada de migrantes 

La OTAN tiene una fuerte presencia militar en la región con varias brigadas multinacionales entre Polonia y los Países Bálticos, sin embargo dichas unidades parecen poco indicadas para actuar en una crisis migratoria. Lo mismo pasa con el otro bando. Rusia, que no tiene bases militares propias en suelo bielorruso, sí le ha mostrado apoyo. El 10 de noviembre bombarderos estratégicos rusos Tu-22M3 volaron demostrativamente cerca de la frontera occidental bielorrusa escoltados por cazas bielorrusos. 

Cientos de migrantes tratan de cruzar la frontera polaca durante la última noche 

PÚBLICO 

Desde Minsk se habla de que Polonia puede utilizar el pretexto de la crisis para organizar provocaciones con el uso de la fuerza para acusar de las posibles consecuencias al régimen de Lukashenko. Mientras que otras voces como la del opositor bielorruso Pavel Latushko, quien fuera embajador en Francia y Polonia y ministro de exteriores, propone posibilidades incluso más rebuscadas. Latushko habla, basándose en fuentes propias en las altas esferas bielorrusas, de que ex militares de Iraq y Afganistán han sido entrenados por los servicios secretos bielorrusos y rusos para penetrar en Polonia y así provocar una crisis que socave la unidad de a la UE frente a Minsk y Moscú. 

Problemática para informar 

Toda esta situación se junta con la problemática de informar sobre el terreno sobre lo que realmente sucede. Así el gobierno polaco ha declarado zona de militarizada la frontera e impide, o lo intenta, el acceso a este área. Dándose situaciones tan rocambolescamente como cuenta un local B.Z., quien ha pasado por la zona haciendo ciclismo sin problemas, mientras que la prensa no tiene acceso. Algo peor sucede en el lado bielorruso, dónde la libertad de prensa es a día de hoy inexistente y los reporteros extranjeros de países de la UE no pueden trabajar. Ello le da la posibilidad a ambas partes de crear un vacío de información de lo que realmente está sucediendo en el área. Algo que junto a la militarización de la crisis no augura nada bueno, especialmente para las personas atrapadas en los bosques a miles de kilómetros de sus casos como rehenes de juegos geopolíticos. 

Emigrantes en la frontera polaco-bielorrusia

La alarma de los obispos europeos: «No podemos permitir que la gente muera en nuestras fronteras» 

Cientos de migrantes en la frontera Bielorrusia-Polonia Reuters 

Cardenal Hollerich: «Todo ser humano debe ser tratado de forma humana. Los migrantes y los solicitantes de asilo merecen el pleno respeto de su dignidad y de sus derechos fundamentales, sea cual sea su situación legal» 

«Los migrantes y los solicitantes de asilo merecen el pleno respeto de su dignidad y sus derechos fundamentales» 

11.11.2021 | RD/COMECE 

En el contexto de la alarmante situación humanitaria en la frontera polaco-bielorrusa, la COMECE publica una declaración en la que insta a la UE y a sus Estados miembros a expresar su solidaridad práctica con los migrantes y los solicitantes de asilo. 

En su declaración, los obispos de la Unión Europea lamentan la pérdida de vidas que ya ha causado esta tragedia, y rezan por las víctimas y sus familias. «Todos debemos mostrar nuestro apoyo concreto a las familias y personas necesitadas, que emigran o buscan asilo», se lee en la declaración. 

La COMECE se hace eco de las palabras de la Conferencia Episcopal Polaca, expresadas en varias ocasiones a lo largo de los últimos meses, en las que se pide que se adopte principalmente un enfoque humanitario ante la crisis actual. «No podemos permitir que la gente muera en nuestras fronteras. Hay que hacer todos los esfuerzos para evitar estas tragedias y mitigar el sufrimiento de la gente», continúa la nota. 

No instrumentalizar a los migrantes 

Por su parte, el cardenal Jean-Claude Hollerish SJ, Presidente de la COMECE, hace un llamamiento a la Unión Europea y a sus Estados miembros para que apoyen a Polonia a la hora de afrontar este reto humanitario en su frontera, así como a otros países de la UE en la región que puedan enfrentarse a un escenario similar. «Aprovecharse e instrumentalizar la desesperación de los migrantes y solicitantes de asilo tiene consecuencias humanas graves y perjudiciales y debe evitarse», afirmó. 

Inmigrantes en la frontera entre Polonia y Bielorrusia 

Este tema se abordó durante el Grupo de Trabajo sobre Migración y Asilo de la COMECE a principios de octubre pasado, en un debate con miembros del personal de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). 

El 8 de octubre de 2021, tras la carta dirigida a la Comisión Europea por los ministros de 12 Estados miembros de la UE sobre los acontecimientos en las fronteras exteriores de la UE, el presidente de la COMECE pidió a la Unión Europea y a sus Estados miembros que acogieran, protegieran, promovieran e integraran a los migrantes y a los solicitantes de asilo, apoyando una percepción y una narrativa positivas en torno a la migración. 

En esa ocasión, el cardenal Hollerich también expresó el apoyo de la COMECE al aumento de los esfuerzos de reasentamiento por parte de los Estados miembros de la UE, la sociedad civil y los actores de la Iglesia, y a la creación de vías legales y seguras para los migrantes, a fin de evitar que caigan en manos de las redes criminales de contrabandistas y traficantes

VIII Marcha por la Dignidad 2021

                                                   VIII Marcha por la Dignidad. Tarajal. Granada, 6/2/21

Sábado 6 de Febrero, se cumplen 7 años desde que fallecieran 14 migrantes tratando de llegar a nuestras costas por el Tarajal (Ceuta). En muchas ciudades de España y de otros países se han celebrado diferentes actividades. Entre ellas, Granada, donde la RedGra (Red Granadina por el Refugio y la Acogida), No Borders, Comunidades Cristianas Populares y otros colectivos, han organizado una manifestación entre Plaza Nueva y La Fuente de las Batallas. Además tanto al comienzo como al final han realizado sendas performances. Al finalizar se ha leído este manifiesto:
Manifiesto Marcha por la Dignidad 2021
Tarajal, no olvidamos Seguir leyendo