Vida en los pueblos, propuesta de esperanza


La Iglesia, esperanza en la España vaciada… también online

Com motivo del día de san Isidro, el Movimiento Rural Cristiano organiza un coloquialismo virtual con el economista Enrique Lluch

El Movimiento Rural Cristiano ya prepara la festividad de san Isidro labrador y ha organizado para el próximo 15 de mayo una charla-coloquio en línea con el economista Enrique Lluch. El lema del día del mundo rural de este año “Vida en los pueblos, propuesta de esperanza”.


Implicaciones económicas

Cuando se oyen más que nunca los planes para acabar con la España vaciada, la entidad católica propone un encuentro con este bloguero de Vida Nueva que es profesor en la Universidad CEU Cardenal Herrera. La participación es totalmente gratuita aunque es necesaria la inscripción a través del formulario oficial.

Enrique Lluch Frechina (Almàssera, 1967) es doctor en Ciencias Económicas y licenciado en Económicas por la Universitat de Valencia, licenciado en Derecho por la UNED, bachiller en Teología por el Instituto Teológico de Murcia, Máster en Comunidades Europeas por el ICADE y Máster en Dirección y Administraciones de Empresas por la Cámara de Comercio de Valencia. Ha dirigido proyectos de Investigación con la Universidad Católica de Mozambique y la Université de Kara (Togo). En la Universidad CEU Cardenal Herrera ha dirigido la Cátedra de Solidaridad y el Máster Universitario en Dirección y Gestión de Empresas MBA. Dirige el Observatorio de Investigación sobre Pobreza y Exclusión en la Comunidad Valenciana en la que colaboran la Universidad CEU Cardenal Herrera, las Cáritas diocesanas de la Comunidad Valenciana y la Fundación FOESSA.

Tres años de la España Vaciada: la primavera rural

Desde su primera manifestación en la Plaza de Colón en 2019, la coordinadora ha duplicado las plataformas que la componen y ha revolucionado la agenda política en torno al acuciante problema de la despoblación en el país.

(20/03/2022) Varios manifestantes durante la la marcha por el mundo rural el 20 de marzo en Madrid.
Varios manifestantes durante la marcha por el mundo rural el 20 de marzo en Madrid.  Isabel Infantes / EUROPA PRESS

ADHIK ARRILUCEA@ADHIKARRILUCEA

Existen dos Españas, una llena y otra vaciada, que en algún momento también estuvo llena. Hace exactamente tres años, el 31 de marzo de 2019, más de 80 plataformas se concentraron en la Plaza de Colón de Madrid para reivindicar que los territorios despoblados también existen, pero sufren una grave desatención por parte de los políticos y la ciudadanía, lo que ha llevado a una pérdida de recursos y desarrollo.

Según los datos del Comisionado del Gobierno Frente al Reto Demográfico, el 90% de la población española, más de 42 millones de habitantes, se concentra en 1.500 municipios que se extienden por el 30% del territorio. Esto implica que solo un 10% de los españoles, menos de cinco millones, tiene la tarea de sostener el 70% de la superficie del país. La densidad media de la España Vaciada apenas supera los 14 habitantes por kilómetro cuadrado.

En aquella primera manifestación, se escucharon y leyeron consignas como «ni tontos ni anormales, somos jóvenes rurales» o «en invierno me tengo que meter en Facebook para ver gente». El proyecto estaba exento de colores, y es que acudieron políticos de todo el espectro, como la exministra del PPIsabel Tejerina, o el diputado de PodemosPablo Echenique.

Los problemas de la despoblación en el Estado llaman cada vez más la atención. Entre 2011 y 2019 se recortó severamente el número de ediles de los pueblos, llevándose a más de 1.200 concejales en zonas de AragónExtremaduraCastilla-La Mancha y Castilla y León.

El 90% de los médicos rurales no perciben ningún incentivo

Pero la política institucional no ha sido la única afectada. El deterioro de servicios esenciales como la medicina entorpecen el bienestar de los habitantes en el 70% del territorio. Figuras como la del médico rural han sido la gran olvidada de la España vacía. Según una encuesta de la Organización Médica Colegial, el 45% de los preguntados se desplaza a diario más de 50 kilómetros para acudir a sus poblaciones de trabajo y el 90% no percibe incentivo alguno por su trabajo rural.

El salto a la política institucional

La España Vaciada duplicó en 2021 las plataformas que la componen, representando a 28 provincias y 12 comunidades autónomas. La coordinadora decidió en su III Asamblea Nacional, celebrada el pasado mes de septiembre, que concurrirá a las próximas citas electorales para formar un grupo parlamentario propio.Se ha debatido mucho sobre si el proyecto contra la despoblación se posiciona a la izquierda o a la derecha del espectro ideológico. El diputado de Teruel Existe votó a favor de la investidura de Sánchez, pero no sin presiones. El presidente del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, también ha tratado de buscar una alternativa a Vox con Soria ¡Ya!

La derecha salió a las calles el 19 de marzo para apoyar a colectivos agrarios y ganaderos. Sin embargo, el soporte mediático que muestran los grupos conservadores contrasta con las políticas que emprenden en el poder.

De momento está por ver lo que sucederá en las próximas elecciones y cómo la España Vaciada reequilibrará la balanza del ajedrez político. Tres años después de aquella célebre manifestación, las palabras del territorio rural siguen vigentes: «Que seamos pocos no significa que tengamos que vivir peor»

Elecciones Castilla y León

Nieves Trigueros (España Vaciada Palencia): «No somos un partido localista»

Nieves Trigueros, cabeza de lista de España Vaciada Palencia.
Nieves Trigueros, cabeza de lista de España Vaciada Palencia.

PILAR ARAQUE CONDE

Nieves Trigueros (Pedraza de Campos, 59 años), cabeza de lista de España Vaciada Palencia, asume que, independientemente del resultado que obtenga su formación el próximo 13 de febrero en los comicios de Castilla y León, su mejor resultado es poner voz a las reivindicaciones de los palentinos. Lejos de las críticas hacia los partidos que representan a este movimiento ciudadano, esta «mujer, madre y abuela» —como se define— defiende que representan los intereses «de todas las personas con independencia del lugar donde vivan».

La mayoría de las encuestas pronostican que la España Vaciada entraría en las Cortes con al menos dos o tres procuradores. ¿Las ve fiables? Si esa cifra fuera real, ¿sería suficiente ese resultado?

Las encuestas, encuestas son. No las estudiamos, no estamos pendientes de ellas, ya que van cambiando a lo largo del día. Nuestro mejor resultado es estar hoy aquí y que nuestra gente nos otorga ser su voz para llevar sus reivindicaciones.

¿A qué sector ideológico cree que robará más votos el próximo 13 de febrero?

No tenemos ni idea. Los palentinos y palentinas saben perfectamente lo que quieren y necesitan . Nosotros aceptaremos el resultado sea cual sea, como personas demócratas que somos.

Defienden que son transversales, pero esta postura implica ideología en la mayoría de las iniciativas destinadas a cambiar la vida de la gente, ¿a qué alternativa de gobierno favorecerían tras las elecciones?

Somos transversales y no tenemos disciplina de voto. Todo aquello que pueda cambiar la vida de las personas lo estudiaremos a fondo y lo llevaremos a consenso. Además, existe la opción de la abstención. Favoreceremos a la formación que más se acerque a nuestro Modelo de Desarrollo y aquel que trabaje por el territorio con la pasión y rigor con que trabaja España Vaciada.

¿Cuál es vuestra principal reivindicación?

La medida 100/30/30: 100 megas simétricos, 30 kilómetros a una vía de alta capacidad y 30 minutos a un lugar con todos los servicios. A nivel provincial, y cuando decimos todos los servicios son todos.

Hay críticas de que los partidos localistas rompen la comunidad, ¿qué opina?

Nosotros no somos un partido localista, todo lo contrario. Nosotros trabajamos a nivel nacional, donde trabajamos con distintas personas de todo el territorio nacional. Es más, representamos los intereses de todas las personas con independencia del lugar donde vivan. Desde España Vaciada tenemos claro que vamos a trabajar para todos los castellano y leoneses.

¿Cree que la representación de UPL y Por Ávila, al ser partidos localistas, se acerca a sus intereses?

Desconozco a UPL y Por Ávila, no puedo opinar.

¿Considera que el pasado político de otros representantes de este movimiento puede condicionar en la filosofía de la España Vaciada?

En absoluto. Somos una formación transversal. Todos y todas tenemos un pasado. Ese pasado político debería valorarse por el afán que han tenido de trabajar por sus pueblos y por mejorar la situación de sus vecinos. En su momento, decidieron formar parte de esas siglas políticas pensando que daban respuestas a sus inquietudes pero es que tampoco había otras opciones como la nuestra.

Debemos tener en cuenta que el ser humano, desde el momento de nacer, ya hace política. Política también es estar en movimientos sociales. Entender la palabra transversalidad es fundamental. Si no se entiende, jamás se entenderá nuestro movimiento

Elecciones en Castilla-León

La España Vaciada se lanza en Castilla y León con la paradoja de dar voz a la población que más difícil tiene ir a votar

Soria, Palencia, Salamanca, Burgos y Valladolid tendrán una papeleta de la coordinadora en los comicios del 13 de febrero. Este domingo, los candidatos de las cinco provincias escenificarán su unión en un acto en Ampudia (Palencia), en su pistoletazo de salida hacia la política activa.

El número uno de la candidatura España Vaciada-Vía Burgalesa, José Ramón González (2d), posa en la presentación oficial de la candidatura.  

PILAR ARAQUE CONDE

La España Vaciada inicia su andadura política en Castilla y León este domingo. Ya en septiembre, antes del adelanto electoral anunciado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, las 160 organizaciones que integran esta coordinadora decidieron dar el salto a la política siguiendo el ejemplo de Teruel Existe para canalizar las reivindicaciones de un movimiento ciudadano que lucha por un cambio de modelo.

No obstante, el anuncio de convocar elecciones antes de tiempo, no por esperado, obligó a acelerar los tiempos para hacer realidad esta declaración de intenciones. Finalmente, la plataforma ha presentado candidatura en cinco de las nueve provincias de Castilla y León para las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero

Las candidaturas de la España Vaciada de Palencia, Salamanca, Burgos, Valladolid y la de Soria ¡Ya! (es la única que no ha integrado el apellido de la plataforma en el nombre) escenificarán la puesta en marcha de su carrera hacia la vida política activa este domingo en Ampudia (Palencia), el lugar más céntrico para todos los territorios con esta papeleta.

La España vaciada quiere un grupo parlamentario para luchar contra la despoblación y la falta de servicios

PILAR ARAQUE CONDE

Así, los candidatos de las cinco provincias, acompañados por el diputado Tomás Guitarte y el senador Joaquín Egea (ambos de Teruel Existe), unirán sus fuerzas para esta carrera de fondo que empieza y que tiene como fin obtener al menos cinco procuradores para tener derecho a grupo parlamentario propio en las Cortes castellanoleonesas.

Partido político o agrupación de electores

Todas, menos Soria, concurren como partido político. «Llevamos trabajando mucho tiempo en las instituciones y organizaciones de Burgos. Hemos hecho durante mucho tiempo ese trabajo de escuchar prioridades. Somos un movimiento de base y es ahí donde tenemos que enfocarnos», cuenta a Público José Ramón González, cabeza de lista de la candidatura España Vaciada Vía Burgalesa.

Del otro lado, Ángel Ceña, que encabeza la lista soriana, relata que decidieron concurrir como agrupación de electores «por el pudor a ser un partido político». Esta decisión conlleva que Soria ¡Ya! no contará con subvenciones anticipadas ni con espacios electorales gratuitos en los medios de comunicación públicos, pero a través de un crowdfunding, donaciones y microcréditos, Ceña confía en poder lanzar su campaña sin contratiempos.

Vanessa García (Soria ¡Ya!): «No nos molesta que PSOE y PP hagan suyas nuestras reivindicaciones; es más, nos encanta»

PILAR ARAQUE CONDE

Las diferencias en la modalidad para concurrir a los comicios se quedan en eso. Por lo demás, todos tienen el mismo objetivo: «Dar voz a nuestros pueblos y exigir medidas para luchar contra la despoblación y la falta de servicios, que se acabe el olvido», reflexiona la líder de la candidatura de Palencia, Nieves Trigueros.

Defender el territorio sin ideología

En cuanto a los posibles pactos tras las elecciones de febrero, con las encuestas al alza para el PP de Mañueco (el candidato del partido conservador vincula su destino a la ultraderecha por la desaparición de Cs), Trigueros asegura que están dispuestos a apoyar la investidura que «más se acerque a nuestro ideario de territorio». «No tenemos ninguna ideología política que nos defina».

Esta consigna se repite en el seno del resto de candidaturas de la España Vaciada. «Para dar nuestros votos, tendremos que valorar cuál es el programa que más nos importa. Lo que veamos que va a transmitir más a las personas en ese momento, apoyaremos», añade José Ramón González.

Las macrogranjas sí existen y estas son sus consecuencias: degradación ambiental, despoblación y maltrato animal

ALEJANDRO TENA

Más allá de los pactos de investidura, si estas fuerzas logran obtener grupo propio en las Cortes de Fuensaldaña, tendrán «claro sus límites» para definir el sentido del voto en la iniciativas parlamentarias que se tramiten durante los próximos cuatro años de legislatura.

«No es tener o no ideología, sino que enfocamos el tema de atención en necesidades y carencias. Hay pluralidad de criterios y visiones, pero enfocamos el objetivo de trabajo en una serie de líneas de objetivos fundamentales. Tenemos claro el objetivo y en esos puntos coincidimos prácticamente», remacha la cabeza de lista de Salamanca, Verónica Santos.

Si bien, dentro de estas candidaturas hay integrantes que han pertenecido en el pasado a otros partidos políticos, como es el caso de la líder de España Vaciada Valladolid, Cristina Blanco, exconcejal de Cs en el Ayuntamiento de Medina del Campo y desde 2020 representante en dicha institución pero ya como no adscrita (Público ha intentado contactar con Blanco aunque sin éxito por «problemas de agenda», según su equipo de comunicación).

Ángel Ceña aclara que en Soria ¡Ya! esta posibilidad está descartada, ya que sus estatutos establecen que no pueden ser candidatos quienes hayan estado afiliados en los últimos cinco años a un partido para distanciarse de «ese modelo de político que va pasando de un sitio a otro». No obstante, ante las críticas que generan estos casos, Ceña defiende que «la gente puede cambiar de opinión y cambiar sus circunstancias vitales». «Mientras respeten los criterios en los creen, sin problema», zanja.

Los problemas también se verán el 13-F

Más allá de estas cuestiones, los candidatos aseguran estar centrados en los problemas reales de la España Vaciada. Su pretensión es formar grupo propio para desarrollar una política parlamentaria «más eficaz» basada en el plan contra la despoblación, denominado Modelo de desarrollo, en el que proponen 101 medidas con el objetivo de afrontar el «necesario proceso de reequilibrio territorial de España».

En este sentido, muestran su preocupación porque estos problemas no serán ajenos al día de las elecciones. Mucho menos después de la decisión de la Junta de colocar cerca de 500 mesas electorales menos que en los últimos comicios de 2019 al no coincidir por primera vez con las municipales, una medida que afecta especialmente a pueblos pequeños y pedanías, esto es, a la Castilla y León más vaciada. 

Pese al plan activado por el Gobierno de Mañueco para «garantizar el correcto funcionamiento» de las elecciones autonómicas, la representante de Palencia expone otra traba: «Además de que habrá mucha gente que no podrá votar ese día al no poderse desplazar a otros pueblos más grandes, conocemos a gente que ha sido borrada del censo. Como por ejemplo un integrante de nuestra lista, que tuvo que recurrir a la vía judicial para ser inscrito de nuevo y poder estar en nuestra candidatura», narra Nieves Trigueros. 

Por si fuera poco, el cabeza de lista de Soria ¡Ya! añade el factor climático como otro escollo que puede influir negativamente en la participación dada la fecha de los comicios, en pleno invierno y con posibilidad de temporales. Así, Ceña sostiene que el mal tiempo puede limitar el derecho al voto de los ciudadanos. «Si nieva, habrá mucha gente no va a querer salir a votar», ahonda.

Miguel Delibes

La perspectiva cristiana de Miguel Delibes

El novelista vallisoletano Miguel Delibes

por Rafael Narbona 


No sé cómo funciona la memoria de los demás, pero presumo que apenas se diferencia de la mía, falible, imperfecta y caprichosa. Nos duele olvidar las cosas, pero el olvido forma parte del proceso de aprendizaje. Sin lagunas y vacíos, nuestra memoria sería un magma confuso e inservible. En el caso de los libros, lo que perdura y cristaliza es quizás lo esencial, lo que se incorpora a nuestro bagaje personal y modula nuestro pensamiento. ¿Qué ideas e imágenes de la literatura de Miguel Delibes han quedado en mi memoria? O dicho de otra manera: ¿qué me ha enseñado el escritor vallisoletano? No voy a hacer trampa, consultando la docena de artículos que he publicado sobre su obra. Me limitaré a escarbar en mis recuerdos. Veremos qué es lo que sale. Escribir es una aventura y desconocer adónde nos dirigimos garantiza que el texto será fructífero, pues será el fruto de un diálogo interior, sin otras directriz que clarificar nuestras impresiones y recuerdos.



Cuando evoco la obra de Delibes, lo primero que me viene a la cabeza es su solidaridad con los humillados y ofendidos. Se ha escrito mucho sobre su estilo y su técnica, pero se ha eludido el fondo del que brota su escritura. Delibes nunca ocultó su perspectiva cristiana. Si prescindimos de ella, su ternura hacia los más vulnerables queda rebajada a mero sentimentalismo. El escritor no se conforma con manifestar su aprecio hacia los que sufren. Destaca su dignidad y su capacidad de redimir a sus semejantes. El Nini, el niño sabio de ‘Las ratas’, aporta clarividencia y humanidad a sus vecinos, pese a vivir en una cueva y alimentarse de roedores. Aunque siempre ha soportado la pobreza y la incertidumbre, contempla el mundo con la serenidad de un filósofo estoico. Azarías, el discapacitado psíquico de ‘Los santos inocentes’, desconoce la malicia y cuida de una pequeña grajilla. Su mansedumbre se convertirá en ira cuando el señorito Iván, cruel e insensible, mata a su pájaro. Delibes no se conforma con hablar de la redención espiritual, que siempre vendrá de los de abajo, de los que aparentemente no tienen esperanza, sino que también aboga por un mundo más justo, advirtiendo que los agravios padecidos por las pobres gentes puede ser la matriz de estallidos de violencia.

En Delibes, la solidaridad con los más débiles nunca se deslindó del alegato en favor de la libertad. Durante la Guerra Civil, sirvió en la marina franquista, pero nunca contempló con simpatía la dictadura. Director de El Norte de Castilla, acabó dimitiendo por sus desencuentros con Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo. Exiliado en Estados Unidos, celebró y promovió la Transición. Declinó el ofrecimiento de ser el primer director del diario El País. En su Discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua Española, leído el 25 de mayo de 1975, elogió las figuras de Salvador Allende y Alexander Dubček, dos socialistas de perfil democrático que pagaron caro su intento de crear sociedades más libres e igualitarias. Miguel Delibes nunca abrazó una ideología concreta. Su espíritu independiente era incompatible con la disciplina de partido, pero se pronunció a favor de las políticas sociales orientadas a combatir la pobreza, la desigualdad y el desamparo. Su oposición al aborto le sitúa en el centro derecha, pero sus críticas al capitalismo, que arroja a la cuneta a los más débiles y desafortunados, le vinculan a la socialdemocracia. En cualquier caso, Delibes siempre defendió la libertad, pues entendió que el ser humano perdía su dignidad cuando sufría los abusos de un régimen autoritario. La dictadura franquista le pareció tan intolerable como la Unión Soviética, con su archipiélago de campos de concentración.

Eje de su obra

El catolicismo de Miguel Delibes no es una nota a pie de página, sino uno de los ejes de su obra. Eso sí, su fe nunca logró desalojar la sombra de la duda. En ese sentido, está cerca de Miguel de Unamuno, pero sin su tumulto interior. Templado y pudoroso, Delibes no aireó su intimidad. Fue un hombre melancólico, pero no un pesimista existencial. Cuando perdió a su mujer, Ángeles de Castro, se volvió más huraño y deambuló por los páramos de la depresión. Sin embargo, no perdió la esperanza del reencuentro. Admirador del espíritu reformista del Concilio Vaticano II, siempre se mostró reacio al tradicionalismo y no simpatizó con los movimientos que creaban familias y capillas en el seno de la Iglesia. En ‘Cinco horas con Mario’, Carmen, la viuda, encarna los valores del nacionalcatolicismo y el difunto, inspirado en la figura de José Jiménez Lozano, estrecho colaborador de Delibes, representa ese anhelo de renovación impulsado por Juan XXIII, el ‘Papa bueno’. Delibes es uno de esos católicos que apuestan por la misericordia y no por la penitencia, de acuerdo con la enseñanza evangélica. Mario, su personaje, siempre se volcará en los más débiles y humildes. No es un hombre piadoso, si por tal se entiende alguien que cumple estrictamente con los ritos, pero sí un cristiano sincero que no puede mirar hacia otro lado cuando se topa con el sufrimiento de los demás.

La sensibilidad cristiana de Delibes también se manifiesta su forma de abordar la infancia y la vejez. En ‘El camino’, el mundo de los niños comparece con todos sus matices. No está idealizado, pero se encuentra en las antípodas de ‘El señor de las moscas’, la terrorífica fábula de William Golding. La inocencia no consiste en una bondad infinita, sino en esa estrecha compenetración con la vida que se pierde en la edad adulta, cuando la conciencia ha perdido su capacidad de asombro. Los niños de ‘El camino’ viven en comunión con la naturaleza y conciben la amistad como un lazo sagrado y no un mero entretenimiento. Delibes recrea magistralmente el universo de la niñez, con su amor a lo inmediato y su compenetración con los elementos. Solo un niño es capaz de apreciar el don de la existencia, festejando con pasmo y gratitud el agua y el fuego, el aire y la tierra. En la infancia, hay ecos del paraíso, cuando el hombre aún no se había separado de Dios por culpa del pecado original. Para Delibes, el pecado no consiste tanto en las flaquezas que todos soportamos como en esa ambición fáustica de poder donde el otro solo es un objeto sometido a nuestra voluntad.

La hoja roja es un conmovedor retrato de la vejez. Un viudo que acaba de jubilarse aplacará su soledad con la compañía de una joven criada. Su único hijo no ocultará la molestia que le causa su proximidad y no mostrará ningún interés por atender sus necesidades emocionales. En cambio, la joven criada –una muchacha de pueblo– se siente cómoda a su lado. Ella también está sola. La relación es puramente emotiva. No hay turbio en el afecto entre dos personas que carecen de vínculos y buscan algo de calor humano. En ‘Señora de rojo sobre fondo gris’, Delibes vuelve a incidir en el tema de la vejez, pero en esta ocasión no se trata de una ficción, sino de una dolorosa experiencia autobiográfica. La novela es una recreación de la muerte de su esposa, Ángeles de Castro. Quizás es su libro más hermoso, pero también el más melancólico. Delibes no ha perdido la fe, pero su punto de vista está teñido de miedo y angustia. En ciertos momentos, prevalece cierto pesimismo existencial y la sensación de vacío se apodera del narrador. Delibes sufrió terriblemente cuando su mujer falleció en 1974. ‘Señora de rojo sobre fondo gris’ no apareció hasta 1991, pues necesitó muchos años para poder escribir sobre su pérdida, sin caer en el desconsuelo más implacable. Su dolor fue tan intenso y devastador como el de Miguel de Unamuno cuando murió Concha Lizárraga. Ambos escritores creían firmemente en el matrimonio. De hecho, sus esposas fueron algo más que compañeras. En ellas hallaron ese arraigo a la vida que su carácter inestable no había logrado fraguar.

La perspectiva cristiana de Delibes se completa con su amor a la naturaleza. Pionero en la denuncia del éxodo rural, nunca desperdició la ocasión de hablar de los campos y el cielo de Castilla. Sus descripciones del paisaje y sus gentes poseen la austera belleza de una prosa que combinó magistralmente transparencia y sencillez, precisión y armonía. Su afición a la caza menor le ha enajenado muchas simpatías, pero conviene aclarar que practicó una caza ecológica, respetando escrupulosamente el medio ambiente. Nunca fue capaz de disparar contra un corzo o cualquier otra pieza mayor, pues los ojos de esos animales les parecían muy humanos. Tampoco le agradaba rematar a los conejos. Sería injusto juzgar sus hábitos cinegéticos con los valores del mundo actual. A mí no me gusta la caza, pero sus libros sobre el tema son hermosos y no se aprecia ninguna complacencia con la crudeza de una actividad que ha acompañado a la historia de todos los pueblos. Miguel Delibes fue la primera voz que habló de lo que hoy se llama “España vacía”, lamentando el despoblamiento rural. También alertó sobre el deterioro del medio ambiente. En su Discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua Española, pidió que los países industrializados adoptaran medidas para frenar la contaminación, señalando que cada generación debe asumir la responsabilidad moral de preservar el planeta para la siguiente.

La perspectiva cristiana de Miguel Delibes nunca transigió con el proselitismo. Se limitó a testimoniar su amor al hombre y su confianza en Dios mediante sus libros, siempre saturados de delicadeza, compasión e inteligencia. Ha sido uno de los últimos humanistas de nuestras letras y, ya en vida, disfrutaba de la consideración de un clásico. Lejos de ser un autor caduco, su literatura anticipó mucho de lo que estamos viviendo: deshumanización, soledad en los grandes espacios urbanos, despoblación rural, deterioro medioambiental, nihilismo. Miguel Delibes fue un profeta y su pluma desprendió luz, poniéndose al servicio de una sociedad más humana, con vínculos sólidos y solidaridad con los que han sido heridos por la injusticia o la fatalidad.

La España Vaciada al Congreso

La España Vaciada busca fórmula para lograr grupo propio en el Congreso

Tomás Guitarte

Archivo – El diputado de Teruel Existe y presidente de la formación, Tomás Guitarte, durante su intervención en la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados tras el estado de alarma, en Madrid (España), a 24 de junio de 2020.

Cristina Armunia Berges / Iñigo Aduriz

La España Vaciada quiere tener lista para enero «la fórmula exacta» para concurrir a próximas citas electorales. La idea es presentar un proyecto de «ámbito estatal» con el que lograr un objetivo: lograr tener grupo propio en el Congreso de los Diputados. La senda la abrió Teruel Existe hace dos años, al lograr aterrizar con un diputado en la carrera de San Jerónimo tras anunciar por sorpresa su candidatura y convertirse en la fuerza más votada de la provincia. Ahora el movimiento de la España que reclama financiación, carreteras y servicios busca armar una candidatura a través de una federación o coalición.                                                                                                    «Lo que se está estudiando ahora es la fórmula de participación», explica el diputado Tomás Guitarte a elDiario.es. El turolense admite que se están barajando «alternativas distintas», pero que quieren dar con la «más adecuada», la que les sirva para lograr lo que se han propuesto. «El objetivo mínimo y a su vez el principal es conseguir un grupo parlamentario en el Congreso y en el Senado y para eso hay varias fórmulas».                    La idea de una multitud de plataformas al estilo Teruel Existe, pero sin un paraguas común, queda descartada. «Lo que sí que es evidente es que, bajo la fórmula que sea, lo que se trasladará al ciudadano español es una oferta conjunta. No va a ser 30 o 40 formaciones y que cada uno concurra por un sitio, sino que irán todas coligadas o federadas», confirma Guitarte.                                                                                          Al ser preguntado por si se están fijando en un modelo de partido parecido al del PSOE, insiste en la idea de poder «conseguir combinar los movimientos». «En cada provincia suele haber un movimiento potente. Lo que hablamos es de una federación, no que sea una solución federal, sino de una federación. Si esos movimientos se constituyen en formación política, hay varias fórmulas de agruparlos. Una de ellas es una federación entre ellos y otra simplemente una coalición electoral que se forma para participar en unas elecciones».

Pone como ejemplo las federaciones del PSOE o los diferentes grupos que formaron las confluencias de Podemos en pasadas elecciones. «Todo son federaciones o coaliciones. Es el mismo esquema, pero igual en vez de haber tres o cuatro federaciones puede haber 15 o 20», apunta. Por el momento, han pedido informes jurídicos «para conocer las ventajas de cada fórmula».

«La fórmula exacta no se definirá hasta finales de enero o principios de febrero porque lleva sus procesos contar con la opinión de todos. Desde abajo hacia arriba», añade.

La cara política más visible de esta España Vaciada cree que pueden llegar a ser los únicos «que oferten un modelo de desarrollo o un programa electoral distinto». «Porque lo que hay ahora, hay un matiz de izquierdas o de derechas, comparten un modelo de desarrollo que se ha seguido hasta ahora».

Según la normativa vigente, lograr conformar grupo propio en el Congreso –para ello es necesario contar con al menos 15 escaños o, a través de una segunda vía, superando los cinco diputados y el 5% de los votos en todo el país o el 15% en todas las circunscripciones en las que se concurre– supone ventajas políticas, económicas y de medios para los partidos.

Los grupos parlamentarios tienen garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y consiguen voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones. Dentro del Grupo Mixto, en cambio, hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones.

En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos. En términos económicos, además, las Cámaras reparten una subvención fija al mes igual para todos los grupos: en el Congreso esta ayuda es de 29.606,56 euros y en el Senado de 15.200 euros. Además, existe una «retribución variable», también mensual, que depende del número de parlamentarios que tenga cada grupo: 1.703,57 euros por cada diputado y 1.900 euros por cada senador.

Según el propio Guitarte, la constitución de esta herramienta política, a la que todavía no se dirige como partido, aunque ya está en el registro del Ministerio de Interior desde finales de septiembre, «probablemente requerirá una asamblea constituyente en función de cómo sea la herramienta que se esté utilizando».

Decidir la fórmula, fijar una asamblea constituyente y elegir los territorios a los que presentarse serán los siguientes pasos, que ya parecen inminentes, de la España Vaciada. Elegir bien en qué circunscripciones concurrir, al estilo de Más País en las últimas generales, será esencial para obtener grupo propio. 

PASTORAL PARA UNA ESPAÑA VACIADA

 

He tenido la suerte de servir como cura, la mayor parte de mi vida en pueblos pequeños y muy pequeños. Y me han enseñado muchísimo. 

Fundamental la pastoral de trato y del contacto. Es muy fácil hacerse con la lista de los cumpleaños de los vecinos del pueblo y pasar por sus casas a felicitarles. Eso les encanta y da una oportunidad estupenda para contactar con ellos. 

Lo mismo ocurre visitando a los enfermos y personas mayores que ya no pueden salir de casas. Son unas visitas muy agradables. Y surge una amistad estupenda. Es muy fácil estar al corriente de lo que le ocurre a cada uno de los feligreses. Generalmente agradecen esas visitas y esa preocupación por ellos. 

Otro capítulo importante son las celebraciones religiosas. Especialmente, las eucaristías. Se puede celebrar en “familia” y la participación de todos los fieles es muy fácil y sabrosa. Y no digamos nada de las reuniones, bien sea por edades o por grupos. Las mujeres son más adictas y resulta estupendo el tomar un café cualquier día de la semana con unas rosquillas o una sobada. Me he hecho uno de los mejores catadores de postres caseros gracias a la generosidad de las mujeres de esos pueblos. Tras el café y las pastas viene el charlar sobre el Evangelio y desarrollar una formación cristiana. 

El trato es muy directo y por eso, es posible el redescubrir el Mensaje evangélico y a Jesús. Aunque sean muy dados a la religiosidad popular, es posible plasmarlo en formas nuevas que, despacio y con el corazón, es posible ir redescubriendo. 

Luego está el servicio de promoción. Siempre hay algunos problemas que resolver en común y es muy fácil dialogar con las personas del pueblo y llegar a entendimientos y organizaciones que resuelvan en conjunto esos problemas en temas de sanidad, agricultura, ancianos, niños… 

Y lo mismo podemos pensar en positivo. Animar y potenciar las tradiciones y costumbres, los productos propios de la zona. Se puede ir dialogando con los labradores, con los padres de familia, con los abuelos… Están abiertos a posibles asociaciones, grupos… Y colaborar con ellos en buscar alternativas positivas 

Algo esencial que se puede dar entre los distintos pueblos es unirlos en torno a problemas y trabajar juntos por resolverlos: Sanidad, Colegio, Diversión, Encuentros, Medios de comunicación. 

Ellos ya se juntan en entierros y fiestas familiares entre varios pueblos. Es cuestión de descubrir realidades que les unan y de ahí surgirá la unión y la acción en común. 

Es cierto que hay curas con multitud de pueblos. No se puede pretender celebrar cada domingo en todos ellos. Se puede hacer en distintos días de la semana, celebrando –con la ayuda de seglares– celebraciones de la Palabra. 

Desde mi experiencia es fácil seguir el mandato de Jesús: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio” y también “anunciad con hechos el Reino de Dios”. 

La España Vaciada ante las elecciones de C y L

 Gestión anuncios

España Vaciada solo logra presentar listas en la mitad de las provincias

 Juan Navarro García Nacho Izquierdo (EL PAÍS) 

Miembros de asociaciones de España Vaciada en Castilla y León, en octubre, en Calatañazor (Soria).

El paso adelante de la España Vaciada hacia la política ha tropezado con los tiempos. El adelanto electoral en Castilla y León, con comicios el 13 de febrero tras romper el PP el Gobierno con Cs, ha llevado a estos colectivos a tener que adaptarse a unos plazos apresurados, y el resultado es que el objetivo declarado de presentarse en las nueve provincias de la región —una de las que presenta más problemas de despoblación de toda España— no podrá cumplirse. Las agrupaciones de Burgos, Palencia y Salamanca, junto a la ya rodada Soria ¡Ya!, confirmaron ayer que concurrirán al 13-F; las de León, Zamora, Ávila y Segovia han desistido. Solo en Valladolid se apura el plazo —que vence este viernes— para estudiar una posible candidatura provincial.

Las entidades de la España Vaciada en León informaron ayer de que, a pesar de su disposición en las últimas semanas a presentarse, se repliegan y esperarán a las generales de 2023. “Es un momento importante para la sociedad leonesa, con un adelanto electoral que genera muchas expectativas, y preferimos priorizar lo mejor para nuestra provincia. Seguimos trabajando en hacer que el proyecto de la España Vaciada en León ruja con fuerza cuando esté completo”, señalaron en un comunicado. Sergio Díez, de León Ruge, reivindica que la asociación da “un paso a un lado” por no tener plenamente “cimentado” el sistema necesario para intervenir en política. “No queremos más divisiones”, dice.

También renunció el miércoles la representación zamorana de la España Vaciada. Chema Mezquita, miembro de la Coordinadora Rural de Zamora, señala que faltan “estructura y arraigo” para tomar una decisión de este calibre. “Aún no tenemos la fuerza suficiente, podría descapitalizar el movimiento social”, indica Mezquita, que emplaza a “crecer más en lo social para ramificarnos en lo político”. El zamorano, que cree que la jugada del PP adelantando los comicios busca limitar el auge de la España Vaciada al entorpecer su desembarco institucional, pide reflexionar. “¿Qué interesa más en Zamora, un procurador en las Cortes o una provincia peleona? Un escaño puede ser irrelevante. Hay que seguir moviéndose y explicar qué es España Vaciada”.

El caso de Zamora y León, territorios que entre 2020 y 2021 perdieron respectivamente un 1,1% y un 1% de población según el INE, evidencia que las elecciones prematuras han dificultado que esta tendencia social se traduzca en plataformas políticas. El coordinador nacional de la plataforma España Vaciada, Antonio Saz, lamenta el adelanto pero recalca que no hay prisa: “Siempre dijimos que donde no hubiera movimientos fuertes no habría candidaturas”. Saz subraya que 2022 y 2023 serán años “con muchos procesos electorales” para los que este movimiento quiere estar organizado y robusto: “Queremos hacer las cosas bien”. Un propósito clave es conseguir representación en el Congreso de los Diputados, como hizo Teruel Existe en 2019.

Saz, no obstante, recalca que hasta hoy hay tiempo para presentar a representantes provinciales y que el 9 de enero vence el margen para cerrar las candidaturas íntegras. Así, no descarta que puedan surgir alternativas, siempre con autonomía, en alguna otra provincia.

Carlos Merino, miembro de Segovia Viva, que también ha declinado concurrir, admite que el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), “ha sido hábil en precipitar elecciones y que la gente no tuviera tiempo de organizarse”. Pero añade: “Nacimos para elevar propuestas y presionar a los partidos, esa vía aún tiene recorrido y aparecer en política puede hacernos perder frescura y transversalidad”.

Alicia del Pozo, una de las representantes de A11 Pasos, un colectivo de Peñafiel (Valladolid), asume también que ellos no van a participar. Fuentes de la España Vaciada afirman que en esta provincia aún hay opciones de que aparezca una alternativa electoral de este perfil. Sí se sopesó en Ávila, afirma Juan Carlos Soto, miembro de Ávila Resiste, una de las componentes de la Red abulense contra la despoblación. “Todo se precipitó por el adelanto electoral, aún no tenemos madurez como para afrontarlas porque esto no va solo de tener unas listas”, dice Soto, que define al activismo social como “muy vulnerable” y potencialmente perjudicado por el “barro” de la política institucional: “Las prisas nunca son buenas”. Este proceso, reconoce, aún no está tan fuerte como para “hacerlo por hacer”. Además, por esta provincia participa Por Ávila, una escisión del PP con más popularidad, que aunque no esgrime el argumentario de la España Vaciada pero sí sería competencia en las urnas.

Las elecciones contarán, eso sí, con varias candidaturas de tinte localistas pero ajenas a la plataforma y el discurso de España Vaciada. Algunos con recorrido, como la Unión del Pueblo Leonés, Por Ávila, Centrados (Segovia) o Ahora Decide (Zamora), y otras nuevas, como Palencia Existe o Conceyu País Llionés.

MIEDO A LA REVUELTA DE LA ESPAÑA VACIADA

Asamblea de Priego

Por Fernando Casas Mínguez 

Cuando se habla de la gran transformación que ha tenido lugar en nuestro país, se menciona la consolidación de la democracia, el Estado de las autonomías, las políticas del Estado del bienestar (en materia de salud, igualdad de género, dependencia), el ingreso en la Unión Europea, los cambios en las costumbres y valores, la modernización económica, la transformación tecnológica y, en fin, que España se ha convertido en un país europeo y desarrollado. No obstante, estos cambios ocurridos durante las últimas cuatro décadas, no llegaron a una parte importante del país: la España Vaciada. 

 La democracia española se organizó de arriba abajo, centrada en la participación a través de los partidos políticos y las elecciones. Durante años la política en nuestro país ha sido excesivamente institucional, propiciando la debilidad de la sociedad civil, cuyo espacio ocuparon los partidos. Como organizaciones volcadas en la búsqueda de votos, (cuantos más mejor) los partidos han prestado poca atención a la despoblación de la España Vaciada (con pocos votantes).  

 Cuando a partir del 15M la sociedad civil irrumpe en la vida política, la sociedad se hace más activa, comprometida, participativa, formula demandas y exige respuestas ante los retos de futuro. Se generaliza en España una concepción de lo público como ámbito de responsabilidad colectiva y proliferan todo tipo de asociaciones.   

 Este interés por la cosa pública, este afán por participar en los asuntos colectivos es resultado de un cambio radical, de una ilusión por actuar para la mejora de la sociedad. Es este espíritu el que inspira la aparición de la Revuelta de la España Vaciada.   

 La España Vaciada es mucho más que un grito de indignación. Es un programa abierto, creado por 140 personas, de 80 asociaciones, pertenecientes a 30 provincias, que mediante el trabajo en redes presenta su Modelo de Desarrollo Sostenible. Un Modelo que propone se implementen, mediante un Pacto de Estado, las 101 medidas dirigidas a que se cumplan los compromisos de igualdad, justicia y derechos fundamentales, reconocidos por nuestra Constitución.  

 Las propuestas persiguen acabar con las deficientes condiciones de vida existente en los 3.403 municipios de España en riesgo de desaparición. Unas condiciones tan inaceptables, que las personas no tienen el derecho fundamental a elegir libremente su residencia, porque no pueden vivir con dignidad en sus pueblos y se les fuerza, en contra de su voluntad, a irse a otro lugar.  

 Entre las medidas incluidas en el Pacto de Estado se encuentran destinar el 1% PIB contra la despoblación; declarar estratégico el sector agroalimentario y forestal; aprobar una discriminación positiva en los impuestos; recuperar el tren, como elemento vertebrador del territorio; que las zonas rurales dispongan de buena conexión a Internet; tener garantizado el acceso a servicios sanitarios, educativos, sociales y de seguridad ciudadana en desplazamientos de menos de 30 minutos; contar con un parque público de viviendas de alquiler; dar una perspectiva de género a las políticas; promover unas instalaciones comunitarias de energías renovables que generen empleo, respeten el paisaje y favorezcan el autoabastecimiento.   

 En vez de debatir sobre el Pacto, los poderes públicos se dedican a alentar la codicia, a costa de las zonas despobladas. El discurso del poder gira en torno a “crear oportunidades donde no existen”. Así que los gobiernos de las Comunidades deshabitadas, como Castilla-La Mancha, dan subvenciones y simplifican los trámites para la expansión de la ganadería intensiva, en contra de los pueblos; desmantelan el servicio público de ferrocarril, en nombre de una “movilidad sensible a la demanda “; abren escombreras tecnológicas a las que se llama economía circular; y emprenden la instalación de grandes infraestructuras de energías renovables con un nocivo impacto ecológico.   

 A la vista de las desafortunadas respuestas promovidas, las asociaciones integrantes de la España Vaciada han considerado que los partidos existentes no les representan, ni tienen voluntad para comprometerse seriamente en adoptar medidas contra la despoblación y el desequilibrio territorial. Por ello acuerdan en Priego (Cuenca), dar el salto a la política institucional, creando una agrupación que concurra a las elecciones.     

 Según los sondeos, una mayoría de los españoles considera que la aparición de una plataforma centrada en la defensa de los intereses de la España Vaciada sería positiva para el panorama político nacional.   

 Sin embargo, los representantes de los partidos gobernantes y sus aliados, en el Estado y las comunidades autónomas, (con la excepción de los nacionalistas), han expresado una especie de horror instintivo ante la posibilidad de que las plataformas de la Revuelta se presenten a las elecciones.   

 Así que el miedo ante el eventual proyecto de participación de la España Vaciada, ha ocasionado que secretarias sin horizontes y aclamados secretarios provinciales de los partidos, hayan asumido con entusiasmo la tarea de censores. Haciendo alarde de una proverbial ignorancia y con escasa sensibilidad democrática, estos cargos dedican sus alegatos, en congresos, encuentros y en los medios de comunicación, a atacar al coordinador provincial de Cuenca Ahora y a criticar superficialmente el programa de la Revuelta, dando ostensibles muestras de su profundo desconocimiento del Modelo de desarrollo, propuesto por la España Vaciada. 

El resurgir de la España Vaciada

Guitarte de Teruel Existe

© Proporcionado por La Información. 

Todo comenzó en Teruel. El movimiento político oriundo de esta provincia se presentó a los comicios de 2019 para defender los intereses de la región. Para sorpresa de muchos, que fue tomado como algo anecdótico o sencillamente circunstancial, Teruel Existe hizo historia al conseguir un diputado en la Cámara Baja. Lo que parecía un hecho aislado o anecdótico, solo era la punta del iceberg o la «prueba del algodón» de lo que iba a acontecer más adelante. Dos años más tarde, más de 160 asociaciones de 30 provincias se preparan para dar el salto a las Instituciones y concurrir a las próximas elecciones generales y autonómicas. ‘Soria ¡Ya!’, ‘Ávila Resiste’, ‘Segovia Existe’, ‘La otra Guadalajara’ o ‘SOS Talavera’, son algunos de los partidos a los que los sondeos otorgan entre 6 y 15 diputados en el Congreso, que pueden hacer aún más heterogéneo, fragmentado e ingobernable el parlamento español. De momento, ‘La España Vaciada’ está inscrita como partido político en el Ministerio del Interior desde el pasado 30 de septiembre. “No somos ni de derechas ni de izquierdas, aquí cabe todo el mundo. Todo el que defienda la España rural y olvidada. En un momento dado, si estuviéramos en el parlamento, podríamos investir a Casado o a Sánchez, el que más se alineara con nuestros objetivos”, repiten como un mantra los portavoces de un movimiento que tuvo su pistoletazo de salida en la ya famosa manifestación de marzo de 2019, cuando miles de personas acudieron en una gran marcha hasta Madrid para pedir un pacto de Estado contra la despoblación. Les han acusado de nacionalistas y cantonalistas, y eso les duele. “Nosotros no somos nacionalistas porque buscamos el bien común”. Eso sí, para Antonio Sanz, un turolense de 53 años, informático, que se ha erigido en portavoz y coordinador de ‘La España Vaciada’, asegura que “toda ley que se aprobara en el Congreso debería de tener una perspectiva rural como ya tiene de género”.Una especie de ‘nacionalismo’ o ‘cantonalismo’ rural o mesetario, que puede hacer ingobernable la Cámara Baja donde, por cuestiones de la ley d’Hont, como se está demostrando estos días en la negociación presupuestaria, los grupos minoritarios nacionalistas, ERC, PNV o EH Bildu son vitales para sacar adelante cualquier proyecto legislativo y ponen precio a sus escaños.  

Lo cierto es que en las cúpulas del PSOE, PP, Podemos y hasta Vox, que tiene buena parte de su fuerza en la España rural, hay preocupación por la irrupción en la política nacional de la ‘España Vaciada’. “Nos pueden quitar una decena de escaños, y eso en un panorama tan apretado políticamente como el que vivimos, es la diferencia entre gobernar o no gobernar”, reconocía esta semana a ‘La Información’ una fuente de la ejecutiva socialista.El peculiar sistema electoral español hace que un voto en Soria o Zamora pueda valer hasta diez veces más que otro de un ciudadano de Madrid o Barcelona en una especie de discriminación inversa a la que proclaman desde la ‘España Vaciada’. Para muestra un botón: en las elecciones de noviembre de 2019, Teruel Existe consiguió el escaño de Tomás Guitarte con apenas 19.000 votos. Mientras que el asiento en su Congreso le ‘costó’ a Íñigo Errejón y a Más País, 190.000 sufragios. Así, según la encuesta de SocioMétrica publicada en los últimos días por ‘El Español’, la España vaciada conseguiría 15 escaños en el Congreso con apenas el 1,1% de los votos totales, que arrebataría a PP y PSOE, seis a cada uno, y tres a Vox.Hasta el mismísimo exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, consideraba este lunes que la “irrupción” de Yolanda Díaz en la izquierda del PSOE y de La España Vaciada, como movimiento transversal, iban a “romper el tablero político en España” de cara a los próximos comicios municipales, autonómicos y generales. El fenómeno de la España rural ha atraído incluso la mirada y el interés de los grandes medios internacionales, como el francés ‘Le Figaro’, que este viernes titulaba un artículo: “En España, el ‘partido del vacío’ despega en los sondeos”. Con este titular pone el foco el diario francés en el movimiento que representa a los “territorios desheredados y olvidados del interior” del país que puede revolucionar el panorama político español.Ahora, la coordinadora de la España Vaciada se ha marcado como reto a corto plazo tener preparada su herramienta política, con la que varias plataformas de distintas provincias concurrirán a procesos electorales locales, autonómicos y nacionales, antes de que finalice este año 2021, por un eventual adelanto de los comicios en Andalucía y Castilla y León. “Estamos trabajando en esa fórmula de coaligarnos, dibujando escenarios para cualquier situación que se pudiera dar», ha subrayado Sanz. «Tenemos el objetivo marcado a corto plazo de crear una herramienta para que esté disponible a principios de año y que cualquiera que quiera, bien sea en un proceso electoral local, autonómico o nacional, pueda utilizarla. Mas allá, iremos viendo cómo van evolucionando los escenarios e iremos decidiendo poco a poco», ha remarcado esta semana el coordinador de la España vaciada, que ha apuntado al reequilibrio territorial y a la lucha contra la despoblación como los dos grandes condicionantes a la hora de posibilitar la investidura de futuros presidentes. La Plataforma remarca que en su seno hay gente de todo el arco político: de Podemos a Vox: «Vamos a centrarnos en nuestros objetivos y esto no va ni de derechas ni de izquierdas, sino de problemas, necesidades y soluciones», ha proclamado, al mismo tiempo que se abre a dialogar «con cualquiera» y a participar en los comicios en cerca de 25 provincias. «No podría especificar exactamente en cuantas, pero creo que vamos a ir en muchas provincias, aún sabiendo que en algunas de ellas no tengamos capacidad de conseguir representación», ha asegurado.Y es que lo que pretenden es «poner la misma voz que teníamos en la calle durante estos años en los Parlamentos, ya sean autonómicos o nacionales, porque hasta ahora no la teníamos. 

 Esa voz de la España Vaciada no se estaba teniendo en cuenta, no se estaba escuchando, y hasta aquí hemos llegado, yo creo que somos más bien una consecuencia que otra cosa», ha explicado Sanz, como voz de una Plataforma que considera los fondos europeos para la reconstrucción como una «oportunidad» para la España Vaciada de cambiar las tendencias y que el país no esté «desequilibrado” con “grandes focos productivos en solo tres o cuatro puntos de España».Desde la citada organización inciden en que sus problemas no son los de las ciudades o, en todo caso, son problemas que las urbes ya solucionaron hace mucho tiempo. Por ejemplo, en la España Vaciada “uno de cada cinco de sus habitantes no tiene acceso a internet”. No es que no quieran tener conexión en sus casas, “es que no pueden tenerlo porque no existe”. Un estudio sobre la red en la España Vaciada demuestra que más de un 21% de la población rural no puede conectarse a la red y si hablamos de la fibra óptica o de la alta velocidad de navegación, apenas un 33% de las poblaciones de menos de 5.000 habitantes puede acceder a ella. Con estas cifras “el teletrabajo o las gestiones administrativas son tareas imposibles en los territorios rurales”. Por “no hablar del ferrocarril, las infraestructuras sanitarias, o educativas«, apostillan los líderes de la ‘revolución rural’.