El Jubileo de 2025

‘Peregrinos de esperanza’: El Jubileo de 2025 ya tiene logo oficial

'Peregrinos de esperanza': El Jubileo de 2025 ya tiene logo oficial
‘Peregrinos de esperanza’: El Jubileo de 2025 ya tiene logo oficial

Monseñor Fisichella presentó el logo de la celebración que tendrá como lema “Peregrinos de esperanza”

Francisco, involucrado en la celebración, pidió que 2023 se dedique a profundizar el legado del Vaticano II de cara a la celebración

El logo representa cuatro figuras estilizadas «para indicar la humanidad que proviene de los cuatro puntos cardinales», explicó Fisichella, y que «se abrazan, para indicar la solidaridad y fraternidad que debe unir a los pueblos»

Por Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en el Vaticano

Con la presentación del logo oficial, el Vaticano dio hoy un paso importante de cara al Jubileo de 2025, que tendrá como lema “Peregrinos de esperanza”, y para el que el propio papa Francisco se ha puesto manos a la obra. 

El logo representa cuatro figuras estilizadas «para indicar la humanidad que proviene de los cuatro puntos cardinales», explicó Fisichella, y que «se abrazan, para indicar la solidaridad y fraternidad que debe unir a los pueblos».

La imagen oficial, creada por el italiano Giacomo Travisani, expresa además «la identidad y el tema espiritual peculiar, encerrando el significado teológico en torno al cual se desarrolla y se realiza este acontecimiento histórico», planteó Fisichella, y representa cuatro figuras estilizadas para indicar la humanidad que proviene de los cuatro puntos cardinales.

Desde la Sala Regia del Palacio Apostólico, en un breve saludo, el secretario de Estado Pietro Parolin recordó que “los hechos de los últimos meses obligan a la Iglesia a mantener fija la virtud de la esperanza”.

“Debemos ser constructores de un mundo mejor, hacer de todo para que todos recuperen la certeza de mirar al futuro con ánimo abierto”, planteó luego.

Logo del Jubileo español
Logo del Jubileo español

La presentación general estuvo a cargo del encargado vaticano del Jubileo, monseñor Rino Fisichella, quien dio pistas de lo totalmente involucrado que está el Papa, al punto que el pontífice “ha pedido que estos dos años que faltan para el Jubileo se centren en dos temas particulares”.

Así, explicó Fischella, “2023 estará dedicado a repasar los temas fundamentales de las cuatro Constituciones conciliares para que la Iglesia respire de nuevo la enseñanza profunda y actual producida por el Vaticano II, cuyo 60° aniversario de su apertura se celebrará el 11 de octubre”.

“Por eso, se están elaborando una serie de subsidios ligeros, escritos en un lenguaje cautivador, para que quien no recuerde el acontecimiento, tenga curiosidad y se adentre en el contenido del Concilio para descubrir el anhelo innovador que permitió a la Iglesia entrar con conciencia en el tercer milenio de su historia”, añadió.

En 2024, en tanto, la centralidad será de “la oración para crear un contexto favorable al Jubileo y permitir a los peregrinos prepararse para este acontecimiento, que es ante todo espiritual, de manera coherente y eficaz”.

Para la celebración, ya desde inicios de año trabaja una comisión mixta vaticano-italiana que involucra al Alcalde de Roma y Comisario del Jubileo, Roberto Gualtieri, además de Fisichella y otras figuras.

Según Fisichella, “cada Año Santo, en la historia de la Iglesia, adquiere todo su sentido cuando se inserta en el contexto histórico que vive la humanidad y especialmente cuando es capaz de leer los signos de las ansias y angustias unidas a las expectativas que la gente percibe”, por lo que “la fragilidad experimentada en estos últimos años, unida al miedo por la violencia de las guerras, no hace sino hacer paradójica la condición humana: por un lado, siente el poder de la técnica que determina los días de forma preponderante; por el otro, a menudo se encuentra incierta y confundida acerca de su futuro”.

“De aquí surgió inmediatamente la urgencia de vivir el próximo Jubileo a la luz de la esperanza”, planteó luego.

El Logo del Jubileo expresa “la identidad y el tema espiritual peculiar, encerrando el significado teológico en torno al cual se desarrolla y se realiza este acontecimiento histórico”, planteó Fisichella, y representa cuatro figuras estilizadas para indicar la humanidad que proviene de los cuatro puntos cardinales. Fue el Papa el encargado de elegir en base a una terna creada tras recibir 294 propuestas de 213 ciudades y 48 países diferentes, de artistas de un rango de edad de los participantes fue de 6 a 83 años

Con espíritu sinodal, además, Fisichella adelantó que el Vaticano contactó ya a las 115 Conferencias Episcopales para que indiquen un representante que mantenga constante relación con el Dicasterio y viceversa.