Comunicado del Frente Polisario

Comunicado urgente del Frente Polisario tras la confirmación del idilio Mohamed VI y Pedro Sánchez

SÁHARA OCCIDENTAL. El Frente Polisario intensificará la guerra y cuestiona a la MINURSO

COMUNICADO

A raíz de las palabras del rey de Marruecos Mohamed Vi, el Frente Polisario reitera que el territorio del Sáhara Occidental sigue siendo uno de los 17 Territorios No Autónomos pendientes de descolonización y, por consiguiente, España sigue siendo la potencia administradora de la última colonia de África, según una nota de la Delegación saharaui en España.

Asimismo, el Frente Polisario recuerda que la Resolución 34/37 de la Asamblea General de la ONU, de 21 de noviembre de 1979, califica de ocupación la presencia de Marruecos en el Sahara Occidental.

«España debe asumir la claridad y contundencia del derecho internacional respecto a la cuestión del Sáhara Occidental pero lamentablemente, ha optado por ignorar y desacatar lo establecido por el derecho internacional y la legalidad internacional», reza la breve nota de la delegación saharaui en España. Y agrega: «ningún país del mundo puede modificar la naturaleza jurídica del Sáhara Occidental mientras no se pronuncie el pueblo saharaui mediante un referéndum de autodeterminación tal y como estipulan y reclaman las resoluciones de las Naciones Unidas.

La delegación del Frente Polisario subraya que cualquier «posicionamiento contrario al derecho internacional, lejos de agilizar la resolución de la cuestión del Sáhara Occidental, lo complica aun mas y aleja cualquier posibilidad de paz y estabilidad en una región de vital importancia para Europa y España»

Entrevista a Alisalem Babeit

Sáhara Occidental. Entrevista a Alisalem Babeit, representante del Frente Polisario: «Aunque Marruecos intente negarla, la guerra existe y no hay otra alternativa» (audio)

Por Carlos Aznárez y María Torrellas, Resumen de Medio Oriente, 20 de julio de 2022.

Alísalem Babeit actúa como representante del Frente Polisario en Cantabria (Estado español) y es uno de los tantos saharauis que están convencidos que la guerra que libran contra la monarquía marroquí es justa, ya que no les han dejado otra opción a su pueblo. Durante años han buscado un referéndum, pero ni España, ni Francia ni la ONU han colaborado para que se dé esa instancia, de allí que ahora solo hablan las armas.

-Puedes darnos un cuadro de situación sobre en qué momento está la guerra que enfrenta nuevamente al Frente Polisario y a Marruecos

-Después de tantas provocaciones de Marruecos y de la ruptura del alto el fuego por parte de dicho país, mientras la misión de la ONU seguía mirando a otro lado, el presidente saharaui Brahim Galli hizo un decreto y a partir de ahí se empezaron a realizar ataques puntuales. Eso ocurrió hace casi dos años y hoy esta lucha prosigue. Claro está, que a Marruecos ni a sus aliados les interesa visbilizar esa información. Desde España se intentó llevar una delegación con periodistas, para que ellos sean los primeros, después de un año, en sacar a la luz que hay una guerra.

-Una guerra con todas sus consecuencias…

Hay una guerra real, existe, todos los días nuestros combatientes están atacando puntos estratégicos del enemigo, tanto al sur como al norte, esto en la prensa nuestra sale todos los días con balances militares. La guerra está aunque Marruecos intenta ocultarla, junto con sus medios lacayos. Existe, hay bajas diarias, hay  ataques en zonas donde ellos tienen concentradas una mayor cantidad de bases y comandos. Diariamente están sometidos a bombardeos, a ataques con artillería y de momento no se hizo una gran operación, pero con el tiempo seguramente ya sabrán nuestros estrategas militares cómo y cuándo hacerlo. Esto está en sus manos. Respecto de la información, nuestros enemigos intentan negarla, prácticamente todos los medios occidentales no quieren decirlo ni mencionar lo que realmente ocurre. La guerra es un hecho real, si alguien quisiera demostrarlo con pruebas, puede venir a los campamentos y el Polisario les llevará al frente para verlo y documentarlo. Como se hizo con la delegación que salió de Madrid con nuestra delegación central.

-Hay un tema que no me queda claro en esta guerra: Marruecos tiene aviones, tiene helicópteros, todo lo que no tiene el Frente Polisario, ¿cómo hacen para eludir la ofensiva militar aérea, cómo hacen para moverse en el desierto frente a este tipo de armamento objetivamente superior?

-Nuestros guerrilleros, nuestros combatientes son expertos en ese ambiente geográfico, pero Marruecos sólo ataca civiles, los drones los utiliza contra civiles.  Rara vez atacaron zonas donde no teníamos defensa antiaérea, es decir que hemos tenido víctimas porque estaban fuera de la zona de defensa de nuestro ejército. Pero nosotros sí tenemos buena defensa antiaérea, de momento han atacado la frontera con Mauritania, dejando un saldo de muchas víctimas civiles. Nuestras tropas están a salvo porque se autodefienden y tienen su defensa para evitar esos ataques, sin embargo, Marruecos ataca a civiles saharauis y también han atacado a mauritanos y argelinos.  Han atacado a camiones argelinos, han quemado los camiones de civiles que eran comerciantes, pero en la zona nuestra, pegada al muro, hasta el momento, no han sido capaces de atacar a nuestras unidades del ejército. Por esa razón nuestro ejército se desplaza y controla para atacar, cuándo y donde.

-¡En algún momento se ha planteado el Frente Polisario llevar la guerra al interior de Marruecos, y por otra parte cómo se vive esta guerra en las zonas saharauis ocupadas, como El Aaiún y otras similares?

-Realmente, respecto de ir al interior, no te puedo responder, porque está en mano de los estrategas militares, y eso lo decide el gobierno saharaui. Pero no es imposible. En tiempos anteriores lo han hecho, son capaces de hacerlo, el muro no impide la penetración de los soldados saharauis, de los guerrilleros. Respeto de los ciudadanos saharauis en la zona ocupada, la manera de resistir, como habeis visto el caso de Sultana Jaya que ha estado encerrada más de 500 días en su propia casa. Han habido otros casos que les amenazan, les encarcelan, y a pesar de ello, siempre encuentran manera de manifestarse en contra de lo que les están haciendo, en algunos medios y en las manifestaciones que se dan en las calles. Hay una resistencia organizada en el interior, y hay activistas que expresan las cosas que se hacen, mediante algunos periodistas que nos pasan la información de las manifestaciones y reivindicaciones. Pero una vez que hay contacto con delegaciones que vienen del exterior, siempre se ha expresado ese grado de resistencia a través de testigos Ahí está el cado de los norteamericanos que estuvieron con Sultana, que vieron con sus propios ojos lo que le estaba sucediendo, y Sultana Jaya es un caso de los miles que están ocurriendo. Ella fue más visible para el mundo del activismo, de los derechos humanos, pero hay muchos casos parecidos, incluso otros que están encarcelados solo por el hecho de expresar que son saharauis. y esa es la condena que vive nuestro pueblo en la zona ocupada. 

-Vamos a hablar un poco de los campamentos de refugiados y refugiadas, vamos a explicar que es allí, que cuando empieza el éxodo desde los territorios realmente saharauis, del Sahara Occidental hacia Mauritania y Argelia se forman estos campamentos hace muchos años. Luego hubo una pausa de la guerra esperando un referéndum de la ONU que nunca se dio, y ahora estamos en guerra nuevamente. La situación sabemos que es difícil después de la pandemia, de haberse cerrado las fronteras.

-La situación de los campamentos pasa porque hay carencia de alimentos, de medicamentos. Después de la apertura de fronteras se empezó a recuperar un poco pero hay mucha carencia realmente, cuando empieza la guerra cambia la mentalidad, cambia el movimiento, cambia absolutamente todo. Ahora estamos en situación de guerra, por lo tanto, vuelve el terror a las mujeres, los hombres se están yendo al frente y esa es la situación, se vuelve a los años de principio del exilio. Claro, ahora las mujeres está jugando un rol fundamental en los campamentos, en el reparto de alimentos, distribución de agua, control de las enfermedades, ya que hay comisión sanitaria y se han reactivado y son las que llevan todas las gestiones relacionadas con el campamento.

Como en los 80 cuando estaba la guerra…

Si,  se ha vuelto a la situación de los años 80, hay como una alerta nacional, todo el mundo está preparado por la guerra

¿Cómo ha impactado la decisión del gobernante español Pedro Sánchez de dejar de lado al Frente Polisario, a la República Árabe Saharaui Democrática, y volver a las relaciones carnales con Marruecos?

El primer paso que hizo el Frente Polisario fue romper las relaciones con el  actual gobierno de España. Es decir ellos han roto, hicieron una ruptura con el derecho internacional. Es decir, Sánchez le ha dado la espalda al derecho internacional y con todo el descaro del mundo empieza a hablar de Ucrania, habla del derecho internacional, de que Ucrania necesita armamento para defenderse. Sin embargo, a nosotros, les venden armas a Marruecos, equipan a Marruecos y es una hipocresía absoluta, es el político mas hipócrita y cínico de las políticas del Estado español actualmente

Ahora, esto ha repercutido de alguna manera negativa en los grupos de solidaridad que militan en España.

No, ha habido una reacción de la población en contra incluso de lo que ha hecho el Gobierno, incluso las dos cámaras están en contra de lo resuelto por Pedro Sánchez porque ni siquiera consultó a su partido ni a las cámaras. A la cámara alta y la cámara baja, el senado y el Congreso, ni siquiera se les consultó. Por lo tanto, es una decisión unipersonal, unilateral y tendrá sus consecuencias. Lo mismo la reacción de Argelia: había un trato de hermanamiento a favor de España, siempre y cuando se respete el derecho internacional. Al romper ellos, al darle la espalda al derecho internacional, Argelia congela todas las relaciones, porque es basado en el derecho internacional ese trato, ese convenio. Claro, ahora mismo están pagando el precio de haber dado la espalda al derecho internacional, todos lo critican, todos los partidos, todas las comunidades autónomas, todo el movimiento solidario y está entre la espada y la pared. Pero no reacciona, como se dice por muchos medios, no se sabe cuál es la razón que ha llevado a Sánchez a tomar esta mala postura o posición. 

-Hay un chantaje que permanentemente hace Marruecos con abrir o cerrar la puerta de la llegada de migrantes hacia España. Recientemente, ocurrieron hechos muy graves en Merilla. Quería que nos des una reflexión sobre qué fue lo que ocurrió allí.

-Esto de utilizar a los migrantes no es nuevo para Marruecos, y lleva haciéndolo hace muchos años, a medida que el gobierno español le da algo, frena, cuando le dan subvenciones, frena, cuando se le apoya con armas, frena un poco, pero después lanza, Es una manera de colonizar a sus propios súbditos, porque yo no les llamo ciudadanos. Para todos los marroquíes el rey es su dueño y eso mucha gente no lo entiende,  ellos hacen un contrato real para la casa real marroquí, ellos pertenecen como propiedad al rey de Marruecos, él les manda, les ordena, hace y deshace lo que les da la gana y no hay ninguna norma o ley que le impida no hacer eso. Por lo tanto, si una sociedad feudal se guía por eso, hay que pagar las consecuencias de tratar con ello. Por lo tanto, el Estado español, tiene que pagar esa factura. Si no lo hace, Marruecos le envía a Canarias, como ocurrió en el año 2020, más de 20 mil migrantes, gente con pasaportes nuevos. Fue un hecho intencionado, después de la declaración de Trump era la primer a amenaza, luego, al producirse la llegada de nuestro presidente Galli a España para tratarse de Covid,  empezaron a acusar a España de que recibían al líder del Polisario, ese es el chantaje de siempre. Más inmigrantes, eso le soluciona el problema a ellos como país, mandar y sacar gente que después revierte en riqueza para ellos, dinero que deviene del trabajo migrante en Europa. 

-¿Quiénes son los responsables de la reciente masacre en Melilla? ¿Marruecos o España, o ambos?

-Los dos países son responsables, eso es a cambio de la famosa carta de Sánchez, el acuerdo al que llegó Sánchez es que no le manden más inmigrantes y así fue precisamente la reacción de ambos. No te puedo decir en detalle cómo sucedió, pero hay que hacer una investigación. Fueron ambas policías de ambos bandos y fue una actuación contra gente indefensa, causando la muerte a más de 30 personas. Fue un crimen de lesa humanidad.

-Ahora que empezó el verano europeo, vuelve al Estado español y a Euskal Herria esa misión humanitaria y solidaria que se realiza desde los años 80 y que consiste en que vengan los niños y niñas saharauis a pasar las vacaciones con familias de Euskal Herria, de Catalunya, de Galicia, de Canarias. ¿Puedes contarnos los objetivos de esta campaña?

-Es una práctica que forma parte de movimientos solidarios. Desde que empezó el COVID dos veranos no se pudo hacer, pero esta vez se ha hecho un esfuerzo y a pesar del ocurrido con el gobierno de Pedro Sánchez respecto de cuestión del Sahara se retrasó la salida en el boletín oficial del estado.  A partir de ahí se comenzaron a hacerse los visados y creo que esta semana van a llegar.

-¿Qué supone eso de que vengan a pasar los veranos con una familia de estas tierras?

-En primer lugar, como tenemos pocos medios para hacerles controles a las infancias, acá vienen y se les hace una revisión médica. La mayoría de los niños sufren problemas de la vista, es una enfermedad endémica del desierto donde vivimos, y acá se evita, entonces se les hace un control y seguimientos, se hacen gafas, también se les hace otra revisión pero si tienen otra enfermedad. Hay un control, hay un seguimiento a lo largo de la llegada de los niños, en los primeros 15 días, luego si tiene alguna enfermedad y es preciso que se queden, se hace el tratamiento. Si necesitaran revisiones anuales, a la vuelta, en el año siguiente regresan también y están con familias. Hemos creado puentes entre las familias. Porque vivir con familias españolas, cristianas o no, de otra cultura, de otro color, hace que los niños tengan una visión global distinta del mundo. Venir del desierto les abre la mente en todo sentido.

También nos decías que algunos niños o niñas ya adolescentes se quedan a   estudiar y que luego viajan a pasar los veranos en los campamentos para luego pasar con sus familias y su cultura, cuéntanos eso

-Sí, también hacemos un programa al revés, con la llegada de los niños de los campamentos, organizamos a los niños que estudian a lo largo del año en el estado español, y viajan a los campamentos, están  con sus padres biológicos para vivir en situ la realidad de los refugiados, viven la carencia del agua, de los alimentos, esos dos meses están allí viviendo la realidad y eso les hace reflexionar y aprovechar cuando vuelven, para  estudiar bien  y estar a la altura de la expectativa de vida de los saharauis.

-Para terminar, qué mensaje les quieres enviar a nuestra audiencia de Resumen de Medio Oriente a aquellas personas que nos siguen y nos escuchan, qué le dirías a esas personas sobre el Sáhara Occidental y de la lucha por su independencia de la última colonia de África

-Efectivamente, somos la última colonia de África, el último residuo, la lacra del colonialismo, pero, a pesar de eso, no nos quieren dejar elegir nuestro destino. Lo que pedimos es que la gente tenga  conciencia de que nosotros los saharauis queremos decidir por nosotros mismos. Que nadie decida por nosotros, ni Sánchez, ni Trump, ni nadie, nosotros somos dueños de nuestro destino y queremos elegir lo que nos convenga.  Somos un país muy rico pero también somos un país que aprecia la diversidad de los pueblos. Luchamos por esa diversidad, para que tengan oportunidades y no estén empujados a la pobreza. Nos oponemos a este neocolonialismo, este neoliberalismo que está machacando a los pueblos, que está creando guerras, que han destruido Irak y Libia, han intentado destruir Siria, y machacan al pueblo palestino día y noche y nadie dice nada. Nos machacan a nosotros, nos han creado una guerra a la fuerza, nos obligan a vivir en el medio del desierto a ver si bajamos la guardia. Pero seguimos adelante, somos luchadores natos, somos corredores de fondo, conocemos los ideales del Che y otros héroes populares, llevamos unos ideales a los que nadie puede poner una barrera. No pueden impedir que sigamos adelante y conseguir nuestro objetivo que es vivir en nuestro Sáhara independiente, y ayudar a los pueblos que están en nuestra misma situación. Nuestras riquezas queremos compartirlas con todo aquel que lo necesite. Somos generosos por naturaleza, somos hospitalarios, somos hombres del desierto.

Entrevista a Abdulah Arabi

Abdulah Arabi, delegado del Polisario en España: «Apostar por la autonomía del Sáhara es apostar por el invasor»

“Es una traición al compromiso de solidaridad y de apoyo al pueblo saharaui que tiene una gran parte de la sociedad española”

“España se autoexcluye de cualquier posibilidad de moderación entre Marruecos y el Frente Polisario

Fernando Varela

Abdulah Arabi, el delegado del Frente Polisario en España, no oculta su decepción con la actitud del Gobierno español después de que este viernes Marruecos revelase la apuesta de España por la autonomía del Sáhara y rompiese así su tradicional equidistancia para resolver el conflicto que vive su antigua provincia desde hace casi medio siglo.

¿Les avisó el Gobierno español de lo que iba a hacer?

No, para nada. Pero tampoco era de esperar, si casi la mitad del Gobierno no lo sabía. Me imagino que son cosas que se coordinan más con la otra parte [en referencia a Marruecos]. 

Es extraño, ¿no? Porque ustedes son la parte más afectada.

Me atrevería a decir que ellos interpretan que no ha habido ningún cambio. Que simplemente han expresado que esa opción [la autonomía del Sáhara dentro de Marruecos] podría ser la solución. Pero desde luego el lenguaje utilizado significa que apuestan por eso como la única solución.

España está intentando imponer la opción de una de las partes como única solución al conflicto del Sáhara Occidental

El Gobierno español sostiene que la vía que se abre sobre el Sáhara es la que ya defendieron en las Reuniones de Alto Nivel los gobiernos de Zapatero y de Rajoy, que está condicionada al acuerdo de las partes y siempre respetando las resoluciones de la ONU. ¿Está dispuesto el Frente Polisario a explorar esa vía que se abre?

Son conversaciones bilaterales con Marruecos y me imagino que para tener acuerdos tuvieron que vender algo a Marruecos. Lo que le venden es eso, que ellos apoyan la autonomía. Pero, desde luego, en Naciones Unidas y en sus pronunciamientos públicos España siempre había defendido el marco de la centralidad de las Naciones Unidas. Y eso se contradice enormemente con la autonomía. La autonomía es solamente una opción propuesta por Marruecos frente a la independencia. Apostar por la primera es abandonar la segunda.

Pero el Gobierno de Pedro Sánchez dice que mantiene la política de Zapatero y de Rajoy.

Rajoy no, pero Zapatero sí que ha defendiendo la autonomía, no lo ha ocultado. Ha ido a las ciudades ocupadas del Sáhara Occidental. Pero eso es ponerse al lado de Marruecos. 

El plan de paz firmado en 1991 y en vigor hasta el 13 de noviembre de 2020 recoge las dos opciones. Es un referéndum de autodeterminación en el que nosotros, generosamente, hemos hecho la concesión de pasar de reclamar única y exclusivamente la independencia a aceptar que la otra parte, Marruecos, proponga su alternativa, que es la autonomía. 

El plan de paz recoge esas dos opciones como base de un referéndum mediante el que el pueblo saharaui tenga la opción de decidir entre la independencia que defiende el Frente Polisario y la autonomía que propone Marruecos. Quedarse con una de ellas por parte de España, potencia administradora, responsable política y jurídicamente de la situación del Sáhara, cuando el marco legal ya está diseñado y pactado, es apostar por una parte y por una sola solución. 

Por lo tanto, España está intentando imponer la opción de una de las partes como única solución al conflicto del Sáhara Occidental. Ahí es donde está el cambio de postura de del Gobierno de España. Con respecto a Naciones Unidas, pero también con respecto a un consenso que ha existido en la política exterior española en los últimos 46 años. Los partidos que se han alternado en el poder siempre han respetado ese marco legal. 

Apostar por la autonomía es lo que venía pidiendo Marruecos desde la época de Zapatero, diciendo también que no van a aceptar el referéndum de autodeterminación. Es la postura de la parte agresora, del invasor. Algunos países no se han atrevido a decirle [a Marruecos] que eso está mal y han intentado complacerle, pero no de manera pública y destacada como ha hecho España.

¿Teme el Polisario que el cambio de opinión de España abra la puerta a una modificación de la posición del conjunto de la Unión Europea?

No lo creo, porque para eso primero tienen que pasar muchas cosas, como sacar el tema del Sáhara Occidental de la cuarta comisión de Naciones Unidas que se ocupa de la descolonización. En todo caso, la autonomía como única solución se contradice con ese espíritu que tienen ahora los países de la Unión Europea que intentan defender precisamente la legalidad internacional, la no agresión, la no invasión, ante una guerra que estamos viendo en Europa. 

La posición de España pone en evidencia su hipocresía. Lo que defiende en un sitio lo intenta ignorar en el otro. Quita cualquier contenido al discurso que hemos escuchado de los políticos españoles en los últimos días. 

 ¿Se sienten traicionados por el Gobierno español por la “nueva etapa” que ha abierto en las relaciones con Marruecos?

El pueblo saharaui ha sufrido muchas traiciones en estos 46 años. Esta es una más y realmente es, sobre todo, una traición al compromiso de solidaridad y de apoyo al pueblo saharaui que tiene una gran parte de la sociedad española. 

La posición de España pone en evidencia su hipocresía; lo que defiende en Ucrania lo intenta ignorar en el Sáhara

Es una decisión no sólo equivocada sino que tiene como único objetivo por parte del Gobierno de España pagar un peaje para intentar recuperar sus relaciones con Marruecos. Nosotros tenemos la determinación total de continuar con nuestra lucha.

Se supone que Argelia mantiene una comunicación fluida con España. ¿Les consta que Argelia apoye o al menos haya estado informada de los acuerdos anunciados por Marruecos y España para abordar el futuro del Sáhara?

La postura de Argelia es clara: apoya la independencia del pueblo saharaui y el marco de Naciones Unidas. Son principios inamovibles de su política exterior y no han cambiado. Ahora bien, es un socio estratégico para España, sobre todo en plena crisis energética mundial. Argelia es un país muy serio, que respeta sus compromisos y sus acuerdos. Nosotros entendemos que seguirá defendiendo la causa saharaui con más ahínco, pero también seguirá trabajando por sus relaciones bilaterales con los países de la Unión Europea, incluida España.

¿Qué espera de los acontecimientos en los próximos días?

Hemos expresado al Gobierno español que inclinarse hacia una parte es traicionar el marco de las Naciones Unidas y de la legalidad internacional. España, como Gobierno, se autoexcluye de cualquier posibilidad de moderación entre las partes y sobre todo del apoyo al esfuerzo del actual enviado especial de las Naciones Unidas. España se inclina hacia Marruecos en aras de garantizar el restablecimiento de las relaciones bilaterales entre los dos países. Nosotros no tenemos nada en contra de esas buenas relaciones, pero entendemos que, una vez más, lamentable y tristemente, se ha hecho sacrificando al pueblo saharaui.

Comunicado del Gobierno Saharaui

Comunicado del Goierno Saharauí ante el apoyo del Gobierno Español al plan de autonomia marroquí para el Sáhara  

Con mucho asombro, el gobierno de la República Saharaui y el Frente Popular para la Liberación de Saguia El-Hamra y Rio de Oro (Frente POLISARIO)  se informaron esta tarde del contenido de las dos declaraciones emitidas por el ocupante marroquí y el Gobierno de la potencia  administradora española, y en consecuencia quieren expresar lo siguiente:

1.La posición expresada por el gobierno español está absolutamente en contradicción con la legitimidad internacional. Las Naciones Unidas, la Unión Africana, la Unión Europea, la Corte Internacional de Justicia, la Corte Europea de Justicia y todas las organizaciones regionales y continentales no reconocen, todas ellas, ninguna soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Es España además, junto con Francia, el país que trazó las fronteras entre el Sáhara Occidental y sus tres vecinos, Marruecos, Argelia y Mauritania, tiene más responsabilidades jurídicas y políticas que otros en la defensa de  las fronteras internacionales reconocidas y repeler la expansión marroquí además de sus responsabilidades. hacia el pueblo saharaui y las Naciones Unidas juntos. Esta responsabilidad no caduca mientras el pueblo saharaui no haya podido ejercer su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia.

La posición emitida en las dos declaraciones carece de credibilidad, seriedad, responsabilidad y realismo, porque es una desviación peligrosa, contradice la legitimidad internacional, apoya la ocupación, alienta la agresión y la política de los hechos consumados y la huida hacia delante , y pretende legitimar la represión, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y el saqueo de riquezas que Marruecos continúa empleando  contra el pueblo saharaui en violación de las resoluciones de legitimidad internacional.

Esto se produce en un contexto  muy grave por el que atraviesa el conflicto del Sáhara Occidental tras el estallido de la guerra en noviembre de 2020, y el estado de tensión en la región por la persistencia del Reino de Marruecos en sus políticas expansionistas y planes para perturbar la seguridad y la estabilidad de la región.

2. Esta transformación parece ser el resultado de intensos meses de chantaje marroquí contra España para restablecer las relaciones diplomáticas a su estado anterior. Desgraciadamente, en lugar de que Madrid pretendiera restablecer sus relaciones bilaterales con su vecino del sur sobre bases fuertes y sólidas, optó por someterse, una vez más, al chantaje marroquí.

3. La posición expresada contiene elementos muy peligrosos, como referirse a la propuesta marroquí como “la más seria, realista y objetiva… etc., para resolver el conflicto del Sáhara Occidental”, en claro apoyo al enfoque unilateral, en contradicción con la legitimidad, el derecho internacional y la libre práctica democrática por parte del  pueblo saharaui de su derecho inalienable a la autodeterminación y la independencia. La declaración del Gobierno español no se quedó ahí, sino que fue más allá, al referirse al acuerdo de “respeto a la integridad territorial de los dos países”, que, en el contexto del conflicto del Sáhara Occidental, no es  sino una clara adopción de la tesis expansionista marroquí.

4. Esta posición, de forma significativamente negativa, afecta a cualquier posible papel de España en la solución del conflicto y en  la descolonización del Sáhara Occidental, y los esfuerzos actuales para reactivar y revitalizar el proceso de paz por parte de las Naciones Unidas. Esperábamos que España, por imparcialidad y sentido de sus responsabilidades legales e históricas, acompañe a las dos partes y al nuevo enviado personal para revitalizar el proceso político. Es lamentable que Madrid opte, una vez más, por someterse al chantaje marroquí y disipar las esperanzas que existían, alimentando la tensión, la escalada y empujando hacia más desatinos.

5. A pesar de todo ello, España no puede despojarse unilateralmente de sus responsabilidades jurídicas para con el  Sáhara Occidental y su pueblo, siendo potencia administradora del Territorio a la espera de la descolonización del mismo. Tampoco puede dar la espalda a sus responsabilidades políticas, ya que es el principal responsable del sufrimiento del pueblo saharaui, y de hecho de todos los pueblos de la región, que hasta ahora no han podido disfrutar de la estabilidad debido a la herida sangrante dejada por España en 1975, y que sigue envenenando las relaciones de los pueblos y países de la región.

6. El pueblo saharaui, su gobierno y el Frente POLISARIO  hacen un llamamiento urgente a las fuerzas políticas españolas y a todos los pueblos de España, para que presionen al gobierno español para que corrija este lamentable error, y obliguen a Madrid a asumir sus responsabilidades originarias , que no prescriben , en la erradicación  del colonialismo del Sáhara Occidental de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, especialmente en lo que respecta al disfrute del derecho de los pueblos coloniales a la libre determinación y la independencia.

Bir Lahlou 18 de marzo de 2022

El problema del Sáhara

El Sáhara y la madre de todas las crueldades 

ANA PARDO DE VERA 

Paramilitares marroquíes violan a la activista saharaui Sultana Jaya ante el silencio de la comunidad internacional 

El nuevo episodio de violencia de Marruecos contra activistas saharauis -debería decir contra activistas, en general- lo han contado en Público con hechos e imágenes las periodistas Beatriz Asuar y Amanda GarcíaViolaciones, amenazas, vigilancia extrema, tortura física y psicológica… contra Sultana Jaya, su familia, amigos y toda persona que intente ayudarlas. El motivo de esta tortura es la lucha de Jaya por los derechos humanos de los saharauis y contra la explotación de los recursos naturales que Marruecos hace en la antigua colonia española, a la que todos nuestros gobiernos han abandonado a su suerte. 

Para Montaigne, «la cobardía es la madre de todas las crueldades». Sí, ya hemos tratado aquí muchas veces y por diversos temas las penalidades que provoca a largo plazo la indiferencia antes ataques injustificados, como el de Marruecos contra cualquier intento que hagan los saharauis solo de pedir su libertad, no digamos de intentar conquistarla. La dictadura (DICTADURA) marroquí lanzó a sus propios niños al mar en masa para que nadaran hasta Ceuta y decretar con carne tierna una crisis con España por haber acogido a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario con pasaporte español, en un hospital de La Rioja. Todavía hay un proceso judicial abierto contra la exministra de Exteriores, Arancha González Laya, en un claro ejercicio de injerencia del poder judicial en el Ejecutivo por parte del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza. La historia la conocen ustedes bien. 

Ahora, pese a los intentos de Mohamed VI por silenciar el conflicto, el Frente Polisario batalla desde hace un año contra Marruecos en un intento del Sáhara por visibilizar su frustración ante la última resolución de la ONU, que ignora el referéndum de autodeterminación para la excolonia española y prefiere hablar de una solución «realista». Lo resume muy bien Carlos Palomino en un análisis de la situación en El Orden Mundial (EOM)

La represión de los invasores contra los saharauis se ha recrudecido, precisamente, porque en redes sociales, medios independientes y plataformas alternativas, las justas reivindicaciones del Sahara están cogiendo fuerza, potenciadas además, por la decisión de su principal valedor, Argelia, de cerrar el gasoducto que va a Europa pasando por Marruecos. Una decisión que a la indiferente o cobarde España le ha explotado en la cara en plena crisis energética. No será la última. 

Marruecos tiene secuestradas a España y a Europa (no se atreven ni a llamarla dictadura en público) con el tema de los migrantes y la seguridad contra el terrorismo islamista, ejerciendo como ejerce el vecino africano de sicario de la UE y de nuestro país. Pero las vergüenzas al aire de ambas administraciones empiezan a sonrojar a demasiados votantes progresistas del actual Gobierno de coalición ante una situación bien conocida y agravada conforme pasa el tiempo por el enfrentamiento armado y desigual entre el ejército y paramilitares marroquíes y el Frente Polisario, así como por las brutales violaciones de derechos humanos contra los saharauis y cualquier ciudadano/a residente en Marruecos que se atreva a denunciarlas, como algunos periodistas. 

Estos días los informativos y la prensa abren sus portadas con el chantaje de la dictadura (también) de Bielorruisa a Polonia usando a migrantes y refugiados como munición. El mismo modus operandi de Marruecos en distintas circunstancias: vidas humanas convertidas en balas para las guerras modernas. En una de las tertulias de Ágora 25 en la Ser, que dirige Aimar Bretos, uno de los contertulios, el exvicepresidente Pablo Iglesias, recordó a los otros dos, la exvicepresidenta Carmen Calvo y el exministro y eurodiputado José Manuel García Margallo, que Bielorrusia es tan dictadura como Marruecos y su estrategia de presión a Polonia y a la UE es la misma que la que Mohamed VI empleó contra el Gobierno de España en Ceuta. Calvo intento desmentirle enseguida diciendo que no era lo mismo y que estas cosas de Marruecos son mucho más «complejas», pero aún no sabemos si se refería a las tragaderas con el sátrapa alauita que tiene que tener el Ejecutivo al que perteneció o al papelón de Josep Borrell, del mismo PSOE que Calvo, como alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. 

Organizaciones de todo el mundo, como Amnistía Internacional, nos señalan día sí, día también por nuestro papel en el abandono del Sáhara y la complicidad del indiferente con Marruecos. España debe abanderar ya la petición de un referéndum seguro en el Sáhara a la comunidad internacional, ONU y/o UE, antes de que el conflicto armado se recrudezca y para impedir más violaciones de derechos humanos. La crueldad de los cobardes es hoy demasiado evidente, escuchen por favor a Sultana. 

Por la descolonización del Sáhara Occidental

La responsabilidad de España, presente en la manifestación saharaui 

Piden a España que, como potencia responsable, proceda a la descolonización del Sáhara Occidental. 

Los jóvenes se muestran dispuestos a seguir el camino de sus mayores 

La responsabilidad de España en la situación que se vive en el Sáhara  Occidental y su obligación para que se llegue a una solución al conflicto que enfrenta al Frente Polisario con Marruecos ha centrado la masiva manifestación pro saharaui celebrada en Madrid. 

La manifestación se celebra todos los años coincidiendo con el aniversario de la firma del acuerdo tripartito de Madrid, por el que España entregó la que había sido su provincia 53 a Marruecos y a Mauritania.  El 46 aniversario de la salida de España coincide en esta ocasión con un año de la reanudación de la guerra en el Sáhara Occidental, al romper Marruecos el alto el fuego que se mantenía desde septiembre de 1991. 

Varios miles de personas llegadas de distintos puntos de España, entre saharauis y simpatizantes de su causa, han ido desde la plaza de España, por la Gran Vía, hasta la Puerta del Sol, tras una gran pancarta con el lema “No a los acuerdos tripartitos de Madrid”  y “Stop a la vulneración de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental”. 

Tras la pancarta, entre otros, Luke Uribe-Echebarria, senador del Partido Nacionalista Vasco; Enrique Santiago, el secretario general del PCE, diputado y secretario de Estado para la Agenda 2030; Jon Rodríguez Forrest, responsable de la Comisión de Relaciones Internacionales de Izquierda Unida para Oriente Medio y el Norte de África; Xavier Serra , presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, organización convocante de la manifestación, y Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario para España. 

La traición a las promesas hechas al pueblo saharaui por parte de España ha sido destacada en el manifiesto leído por el atleta navarro Joseba Alzueta, que ha recorrido 460 km para llegar a Madrid desde Pamplona y  pedir que se ponga fin a la vulneración de los DDHH en el Sáhara Occidental. 

En el manifiesto se señala la “perseverante y heroica resistencia del pueblo saharaui” contra la ocupación ilegal de su país por Marruecos, y se destaca la responsabilidad de España según el derecho Internacional: los Acuerdos de Madrid son nulos “ya que no cabe legalmente ceder de forma unilateral la soberanía de un territorio pendiente de descolonizar, sin el consentimiento de sus habitantes”, por lo que “el Estado español sigue siendo la potencia responsable de la Descolonización del territorio según Naciones Unidas”. 

En las diversas intervenciones se ha expresado la solidaridad con los presos políticos saharauis y los activistas perseguidos en el Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí, destacando el caso de Sultana Jaya y su familia, que llevan un año de confinamiento y agresiones en su casa, en la ciudad de Bojador. 

También ha habido palabras de reconocimiento y agradecimiento por parte de los intervinientes para la actriz Pilar Bardem y el coronel Javier Perote, grandes exponentes del movimiento solidario español, que fallecieron en julio y septiembre de este año, respectivamente. 

Dos jóvenes, una mujer y un hombre, han mostrado su disposición a seguir el camino de sus predecesores y han hecho un llamamiento para responsabilizarse de lo que está ocurriendo con su pueblo: “nuestros mayores nos necesitan, ellos llevan luchando por todos nosotros, entregándose en cuerpo y alma para darnos una vida digna. Es nuestra responsabilidad que sigamos con esta lucha para que todo el esfuerzo de nuestros abuelos y padres no haya sido en vano”. 

“Queremos recordar a algunos medios de (des)información, que el Frente Polisario es reconocido como tal por la ONU y otros muchos organismos internacionales y países, entre los cuales se encuentra España. Es por ello por lo que exigimos un periodismo objetivo y de calidad, alejado de bulos teñidos de intereses económicos y políticos, como los que hemos visto, sobre todo, en estos últimos meses”, han afirmado. 

Abdulah Arabi, el delegado saharaui, ha  recordado al Gobierno español su responsabilidad en la descolonización del Sáhara Occidental y ha calificado de “decepcionante” la posición de los respectivos ejecutivos españoles desde 1975 hasta la actualidad. 

Tras afirmar que “hay una deuda pendiente con el pueblo saharaui ya que los Acuerdos Tripartitos son ilegales, por lo que a ojos del Derecho Internacional España sigue siendo potencia administradora del territorio”, ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez una posición más activa en la resolución del conflicto y “valentía” para cerrar una “página vergonzosa para la historia del país”. 

A esto ha añadido que “el derecho a la autodeterminación no es negociable” y que “el pueblo saharaui y su legítimo responsable, el Frente Polisario, adoptarán todas las medidas que sean necesarias para garantizarlo

Guerra en el Sahara silenciada por Marruecos

La nueva guerra en el Sáhara silenciada por Marruecos 

Desde que el Polisario dio por roto el alto el fuego el 13 de noviembre, los soldados saharauis han disparado más de mil proyectiles contra el muro que divide la antigua provincia española, según la ONU. La prensa internacional ha podido observar por primera vez uno de estos ataques sobre los que el régimen de Mohamed VI mantiene un total hermetismo. 

Soldados saharauis lanzan un cohete de 120 mm contra una base militar marroquí en el muro que divide el Sáhara Occidental, el 15 de octubre de 2021.  JAIRO VARGAS 

Los misiles Grad de 120 milímetros y fabricación soviética salen disparados y aún pasan varios segundos antes de que el oído lo advierta. Esta tarde han sido dos los proyectiles lanzados por una unidad del Ejército de Liberación Popular Saharaui antes de que el sol cayera del todo en la zona de Mahbes, al norte de los llamados territorios liberados, en la sexta región militar de esta histórica guerrilla. El lejano murmullo de las bombas llega un minuto después de su impacto, a unos ocho kilómetros, y dos columnas de humo comienzan a ascender en el horizonte de cielo y arena. Se supone que han caído sobre el muro defensivo que Marruecos empezó a construir en los 80 ante las repetidas incursiones saharauis en sus territorios ocupados. Quizás más allá. No importa demasiado si han alcanzado el objetivo, lo importante para el Frente Polisario es que la prensa pueda ver por primera vez en casi un año que los ataques existen y que son respondidos. 

Pocos minutos después suenan las detonaciones de la réplica marroquí, mucho más numerosas. Han de hacer frente al ataque coordinado y simultáneo de otras dos reducidas unidades saharauis apostadas a tres y cuatro kilómetros respectivamente. La artillería alauí se percibe más cercana y el oficial al mando saharaui, el veterano Bali Hamudy, inquieto ante la presencia del grupo de periodistas, da la orden de alejarse y volver a los vehículos. La operación ha terminado por hoy. Solo falta regresar a cualquier lugar desierto adentro y rezar para que los drones marroquíes no sobrevuelen los oxidados y vetustos Land Rover de los atacantes, que se mueven sin luces en plena oscuridad, sorteando piedras y dunas en el vasto páramo del Sáhara Occidental. 

Tras el breve bombardeo, Hamudy explica que así son la mayoría de las escaramuzas que los soldados de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) llevan a cabo con frecuencia desde que el pasado 13 de noviembre el Frente Polisario diera por roto el alto el fuego pactado con Marruecos en 1991. Tras casi un año de la vuelta a las hostilidades, en total silencio mediático y político, el Polisario quiere probar que la guerra no son solo los cientos de partes que ha emitido en estos meses; que es real, aunque no se perciba, aunque no lo parezca. 

Esta es la primera vez que la prensa independiente —con las ausencias de los medios públicos RTVE y Agencia Efe— puede ser testigo de un ataque en este frente intermitente. O tal vez, demasiado amplio. Se extiende de norte a sur sobre los más de 2.000 kilómetros de muro. Marruecos lo fue adelantando y sembrando de minas mientras menguaban las posibilidades de celebrar el ansiado referéndum de autodeterminación saharaui, y después de casi tres décadas de tensa e improductiva calma para los refugiados de la RASD, el Polisario trata de forzar un cambio por la vía que, para la mayoría de los entrevistados, nunca debió interrumpir, la lucha armada. 

Esta en su llamada de atención ante la indiferencia internacional que les ha envuelto, y llega en pleno auge de las tensiones entre Marruecos y Argelia, el eterno aliado saharaui, el país que les cedió un pedazo de desierto en el que levantar sus jaimas tras la masacre marroquí. Ya son de adobe y ladrillo, y en ellas vive una generación que no había conocido la guerra, pero tampoco un presente digno. Menos aún pueden pensar en un futuro siquiera aceptable. 
«Hemos crecido como refugiados, con una parte de la familia separada en los territorios ocupados. Como joven saharaui sentí que tenía una responsabilidad moral y un deber nacional. Mi pueblo está en guerra y no dudé en participar«, dice Omar. Tiene 22 años y tras una etapa de estudios en Cuba y otra en Libia, el fin del alto el fuego le pilló estudiando en Argelia. Acudió a la formación en la escuela militar y varios meses después carga su AK-47 con orgullo. Está pendiente de otra beca para estudiar ingeniería en Rusia. Si se la dan y aún no ha sido herido o ha caído «mártir», dejará el ejército. No es obligatorio, y voluntarios no faltan. Tanto es así que la escuela militar ha tenido que readaptarse para poder formar a tantos jóvenes que no ven otra alternativa. 

A la espera de una escalada 

También lo ve así Hamudy, para quien la tregua fue «una trampa que duró demasiado». Él nació cuando el Sáhara Occidental era provincia española, era hijo de un alcalde local y su diploma de estudios lo firmó el rey emérito. Formó parte de la policía nómada hasta que en el 74 se unió al clandestino frente Polisario. Luchó sin descanso desde el 75, primero contra Mauritania, después contra Marruecos y fue herido hasta en siete ocasiones. «El Polisario tendrá difícil convencer a nuestros militares de una nueva tregua. Aunque haya una solución política, solo será forzada por la acción militar», asevera. «Ahora nos centramos en la guerra de desgaste, pequeñas acciones contra bases marroquíes. Pero es un calentamiento, estamos preparados para penetrar el muro, tomar bases, hacer prisioneros y obtener material militar marroquí», dice. «Solo esperamos una orden política», afirma con resignación impaciente. 

Pero enfrente tiene a una potencia militar en el Magreb con armamento moderno, drones, antenas y radares que dirigen la artillería y una eficaz influencia política en Europa que se mueve a caballo entre el chantaje migratorio, el control del yihadismo y los acuerdos comerciales. Los saharauis, en cambio, muestran a la prensa sus viejas baterías y proyectiles rusos, sus kalashnikov desconchados y sus viejos Land Rover Santana o Nissan Patrol reconvertidos en pick ups a base de radial. Pese a su superioridad militar, Marruecos prácticamente se limitar a responder, «está casi siempre a la defensiva» y es del todo hermético sobre la suerte de sus bases y tropas en el muro. 

Tan solo un reciente informe del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, detalla que Marruecos reportó desde el 13 de noviembre al 31 de agosto más de mil bombardeos contra sus posiciones, 22 intentos de cruzar el muro y 724 incursiones de drones de reconocimiento en su espacio aéreo. El 83% de los ataques se concentran en la región del Mahbes, la que dirige Hamudy. El militar saharaui da por buena la cifra, aunque niega que tengan drones. 

Las víctimas 

Tampoco hay en su región militar bajas o heridos, dice, pese a ser la zona donde más proyectiles se intercambian. Nadie se atreve a dar un balance de muertos en combate, aunque hay cifras aproximadas que se repiten en las conversaciones y que oscilan entre los nueve o diez «mártires» y poco más de 20 heridos. 

Pero las víctimas de esta vieja y, a la vez, nueva guerra en el desierto son más que rumores no confirmados oficialmente. Arabia Sidahmed recibe a Público en su jaima casi por sorpresa. La última vez que hubo periodistas en su casa fue para entrevistar a su hermano Chej, un corpulento militar de 37 años que volvía orgullo del frente tras un mes de escaramuzas en el muro. La televisión saharaui acudió para entrevistarle y grabar un recibimiento digno de héroe en el campamento de refugiados de Bojador. «Ahí dijo que podía ser que muriera, pero estaba muy ilusionado», recuerda su hermana. 

La siguiente visita de la televisión fue para hablar con ella tras conocerse que Chej había caído a finales de junio en un bombardeo cerca de Tifariti, al noreste del Sáhara, en los territorios liberados. «No pude decir ni una palabra, no podía hablar», confiesa. Pero la pérdida de su único hermano no ha hecho que Sidahmed cambie de parecer sobre la guerra. «Es triste, pero también un orgullo. Cayó por su tierra», afirma. Y en esa tierra yace, cerca del campo de batalla en el que murió, como marca la tradición nómada de este pueblo. Ella lo acompañó al ayuntamiento el primer día que se fue a combatir. Recuerda que antes de partir le pidió que cuidara de su hijo de cinco años, que vive con su madre en otra wilaya. «Desde que murió mi hermano solo me interesa la causa saharaui, la vida que hay alrededor no me importa mucho», afirma. 

En el mismo campamento, Lahsan Salek, de 48 años, prepara té tumbado en un colchón a la sombra de su jaima. Mantiene la pierna en alto mientras uno de sus siete de hijos se coloca en su regazo con cuidado de no rozar el hierro que lleva atornillado de su tibia. Se la fracturó el pasado 22 de noviembre, una semana después de la vuelta a las armas. Fue durante uno de los 22 intentos de traspasar el muro que Marruecos ha reconocido ante la ONU. «Atacamos en pleno día, a las 11 de la mañana, y varias unidades al mismo tiempo. Íbamos a tomar varias bases», recuerda. Pero no salió bien. «Cayeron varias bombas y cuando cruzamos, nos emboscaron unos soldados escondidos en un foso», describe. Hubo intercambio de disparos y él recibió varios. Uno en la rodilla izquierda, otro en la mano y otro que le atravesó la tibia. Lograron sacarlo del frente junto a otro compañero herido de mayor gravedad en el abdomen, pero ambos salieron de aquella, la base fue destruida y los marroquíes tuvieron que retroceder, asegura. 

Durante la primera guerra, Salek era estudiante y no tuvo tiempo de combatir. Ha sido militar durante casi todo el alto el fuego, por eso solo espera recuperarse para volver a la acción. Casi un año después, los huesos no están bien soldados y apenas da unos pasos apoyado en su muleta. Después tendrá que recuperarse de la rodilla, pero tiene fe en que volverá a conducir a sus compañeros hasta el bern marroquí. A su lado, su mujer, Zruga Mohamed, de 40 años, le da el pecho al más pequeño mientras su marido insiste en ir al frente. «Me asusta, como a cualquiera, pero es una realidad que tengo que aceptar», concede. Él insiste: «Llevaba años esperando a que volviesen los combates. Nada estaba mejorando sin pelear»

Antes de que Salek pueda subirse al Land Rober otra vez pueden pasar muchas cosas, aunque la historia no es halagüeña para los saharauis. Tras años en parálisis, el pasado septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU informó de que Marruecos aceptaba el nombramiento de un nuevo enviado especial para el Sáhara al que tanto el Polisario como Argelia dieron su visto bueno. Staffan de Mistura tiene por delante una tarea que no ha logrado ningún antecesor en casi cuatro décadas debido al veto de Francia, tradicional protector marroquí, y la cerrazón alauita a un diálogo real. Mohamed VI ya dejó claro en 2018 que un referéndum en el Sáhara Occidental según los planes de la MINURSO no es una opción, y el reconocimiento de Donald Trump del Sáhara Occidental como territorio marroquí hace pocos meses fue un espaldarazo internacional. 
Para el oficial al mando en la región de Mahbes, cualquier negociación que pueda darse debe ir acompañada de garantías de cumplimiento, y pocos son los países que pueden confiar en la palabra de Marruecos. Por eso sus hombres siguen durmiendo al raso cada noche y preparando el té a pocos kilómetros del muro que atacarán al día siguiente. Mientras, el conflicto saharaui se vuelve a sumir una vez más en la bruma arenosa del desierto. 

Marcha por la libertad del pueblo Saharaui

Miles de personas exigen en Madrid el fin de la opresión marroquí sobre el Sáhara Occidental

Los asistentes al final de la Marcha por la Liberación del Pueblo Saharaui defienden que España haga frente al cumplimiento de las resoluciones de la ONU que le señalan la necesidad de realizar un referéndum de autodeterminación y que se deje de encarcelar a activistas por los Derechos Humanos que desempeñan su labor en la zona.
GUILLERMO MARTÍNEZ@GUILLE8MARTINEZ Seguir leyendo

Y un día veremos liberado el Sáhara Occidental

Por Alfonso Lafarga
• La Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui pide al Gobierno que cumpla con sus obligaciones en el Sáhara Occidental.
• Durante un mes ha recorrido España para llegar a Madrid y entregar un manifiesto en el Ministerio de Asuntos Exteriores pidiendo que se reconozca estatus diplomático al Frente Polisario.
“Y habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos liberado el Sáhara Occidental”. Es el estribillo del canto con el que finalizó ante el Ministerio de Asuntos Exteriores la primera Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui, que durante un mes, y en tres columnas principales a las que se iban sumando otras locales, ha recorrido España para llegar a Madrid el 18 de junio, tras andar más de 3000 kilómetros.
El canto a la libertad del pueblo saharaui, inspirado en el de José Antonio Labordeta, ha sido aportado por la columna Sur y en su primera estrofa se clama:
“Hermano aquí mi mano unido a tu lucha
por liberar tu tierra contra la ocupación
de años de refugio y de separación.
Haremos que se lleve a cabo el referéndum
y así conseguir la autodeterminación
ganando la batalla contra la ocupación”.
El inicio de la marcha de las tres columnas principales (Sur, Norte y Este), en las que han confluido a lo largo del recorrido otras locales, tuvo un acto previo con una subida a la cumbre del Teide, en la isla de Tenerife, donde se colocó una pancarta con el lema Sáhara Libre.
La Marcha por la libertad del Pueblo Saharaui se ideó a finales del pasado año “como respuesta de la sociedad civil tras la vuelta al conflicto bélico que supuso la violación del alto el fuego por parte de Marruecos en la zona de El Guerguerat”, según los organizadores, lo que puso de relieve la ineficacia de las Naciones Unidas y la imperiosa necesidad de que el Gobierno español tome cartas en el asunto y se posicione del lado del derecho internacional y en defensa del pueblo del Sáhara Occidental.
Las tres columnas fueron recibidas en la Puerta del Sol por saharauis residentes en Madrid y solidarios con la causa saharaui, así como diputados y eurodiputados de Unidas Podemos e Izquierda Unida, quienes, ya ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, mostraron su apoyo al pueblo saharaui y pidieron una participación activa del Gobierno de España y de la Unión Europea para que se realice el referéndum de autodeterminación.
“Haremos caer el muro que escinde nuestro pueblo
separando familias y sembrando el pavor
con millones de minas que plantó el invasor…”
Podemos mostró su apoyo por medio de la eurodiputada Idoia Villanueva y el diputado en el Congreso y vicepresidente de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja Antón Gómez-Reino. También estuvieron, entre otros, el eurodiputado de Izquierda Unida Manu Pineda, el eurodiptado de Anticapitalistas Miguel Urbán y el senador de Navarra por Geroa Bai Koldo Martínez.
El delegado para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi, a quien Manu Pineda se refirió como “embajador” de la República Saharaui, dijo que los caminantes habían llegado para expresar su hartazgo, después de ver como el esfuerzo del pueblo saharaui durante 29 años para salvar la paz y que la vía pacífica sea la solución definitiva, se ha ido al traste por la intransigencia y la violación del alto el fuego por Marruecos, el ocupante al que se le consiente todo. Arabi se quejó de la dejación de responsabilidad por parte de los distintos gobiernos de España.
“También daremos cuenta de estado y paradero de desaparecidos en años de terror
exhumando las fosas, pruebas de tanto horror…”
Una representación de la Marcha entregó en el Ministerio un manifiesto con más de 50.000 firmas, en el que se pide al Gobierno de España que cumpla con sus obligaciones como potencia administradora del territorio, pendiente de descolonización, para que la población saharaui pueda acceder a su libertad e independencia. Denuncian los crímenes de lesa humanidad cometidos por Marruecos en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental, y exigen el reconocimiento formal de estatus diplomático al Frente Polisario, legítimo representante del pueblo saharaui.
El Canto a la libertad del pueblo saharaui finaliza:
“Quizá ese hermoso día con que todos soñamos
algunos de nosotros no lleguemos a ver
pero hay que luchar para que pueda ser.
Será como un siroco que limpie las infamias
de años de tristeza, de exilio y de dolor
y al fin conseguiremos nuestra liberación”.
“Y un día veremos liberado el Sáhara Occidental”

Entrevista a Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario

Por Gabriela Sánchez
Tras la decisión de la Audiencia Nacional de dejar en libertad y sin medidas cautelares al presidente del Frente Polisario, Brahim Ghali ha salido de España para regresar a Tinduf (Argelia), donde se encuentra la sede en el exilio de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). El juez concluyó que los querellantes no han aportado elementos que avalen la existencia de «motivos bastantes» como para considerarle responsable del delito de torturas y genocidio del que le acusaban. Muy cerca del líder saharaui, respiraba tranquilo Abdulah Arabi, representante del Frente Polisario en España. Seguir leyendo