La Buena Noticia del Dgo de Resurrección-B

¡ALLELUYA, ALLELUYA! ¡EL SEÑOR RESUCITÓ!

Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)
Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)

LA HORA DE LA PALABRA

JESÚS TENÍA RAZÓN

¿Qué sentimos los seguidores de Jesús cuando nos atrevemos a creer de verdad que Dios ha resucitado a Jesús?¿Qué vivimos mientras seguimos caminando tras sus pasos? ¿Cómo nos comunicamos con él cuando lo experimentamos lleno de vida?

Jesús resucitado, tenías razón.

Es verdad cuanto nos has dicho de Dios. Ahora sabemos que es un Padre fiel, digno de toda confianza. Un Dios que nos ama más allá de la muerte. Le seguiremos llamando «Padre» con más fe que nunca, como tú nos enseñaste. Sabemos que no nos defraudará.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios es amigo de la vida. Ahora empezamos a entender mejor tu pasión por una vida más sana, justa y dichosa para todos. Ahora comprendemos por qué anteponías la salud de los enfermos a cualquier ley o tradición religiosa. Siguiendo tus pasos, viviremos curando la vida y aliviando el sufrimiento. Pondremos siempre la religión al servicio de las personas.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios hace justicia a las víctimas inocentes: hace triunfar la vida sobre la muerte, el bien sobre el mal, la verdad sobre la mentira, el amor sobre el odio. Seguiremos luchando contra el mal, la mentira y los abusos. Buscaremos siempre el reino de ese Dios y su justicia. Sabemos que es lo primero que el Padre quiere de nosotros.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios se identifica con los crucificados, nunca con los verdugos. Empezamos a entender por qué estabas siempre con los dolientes y por qué defendías tanto a los pobres, los hambrientos y despreciados. Defenderemos a los más débiles y vulnerables, a los maltratados por la sociedad y olvidados por la religión. En adelante escucharemos mejor tu llamada a ser compasivos como el Padre del cielo.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora empezamos a entender un poco tus palabras más duras y extrañas. Comenzamos a intuir que el que pierda su vida por ti y por tu evangelio la va a salvar. Ahora comprendemos por qué nos invitas a seguirte hasta el final cargando cada día con la cruz. Seguiremos sufriendo un poco por ti y por tu evangelio, pero muy pronto compartiremos contigo el abrazo del Padre.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora estás vivo para siempre y te haces presente en medio de nosotros cuando nos reunimos dos o tres en tu nombre. Ahora sabemos que no estamos solos, que tú nos acompañas mientras caminamos hacia el Padre. Escucharemos tu voz cuando leamos tu evangelio. Nos alimentaremos de ti cuando celebremos tu cena. Estarás con nosotros hasta el final de los tiempos.

José Antonio Pagola

TESTIGOS DE LA PALABRA

Paul McAuley
Paul McAuley

El misionero y activista medioambiental británico Paul McAuley, de 71 años, fue encontrado sin vida en el albergue que él mismo fundó para escolares indígenas en un barrio de la ciudad de Iquitos, en plena Amazonía peruana.
Los primeros indicios señalaban que el religioso había sido quemado hasta la muerte, pero un experto forense peruano, según « The Washington Post», asegura que murió antes de que su cuerpo fuera quemado en la Comunidad Estudiantil Intercultural ‘La Salle’ al no encontrarse dióxido de carbono en su sangre.
Los fiscales todavía no han determinado si McAuley fue asesinado o cuál ha sido el motivo de su muerte, aunque el forense señala que el cuerpo fue quemado «en circunstancias sospechosas”.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

¡ Cristo el Señor resucitó!
¡Alegría! ¡Aleluya! ¡Cristo el Señor resucitó!
Como un grito en la mañana, ¡resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, resucitó!
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Auí estoy, en el silencio, provocando la sorpresa
Abre los ojos y mira hacia dentro y hacia fuera,
Que en el lugar del dolor, en el trajín de la fiesta
O en la noria del amor, yo, el Señor,
llamo a tu puesta.
Quien se siente caminante,
de seguro que me encuentra
Llamando por las esquinas
Voy de camino y sin tregua.
 
Peregrino hacia Emaús para sentarme a tu mesa
Partiendo el Pan con cariño,
descubrirás mi presencia.
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Vivo estoy y para siempre
Resucitado a tu vera.
Grita conmigo: ¡Aleluya!
Que ha merecido la pena.
Resucité del sepulclo y el cielo se hizo tierra.
¿Dónde estoy? Preguntas…
Tu vida es la respuesta.
¡Alegría! ¡Aleluya! ¿Cristo el Señor resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, ¡resucitó!
 
Isidro Lozano o.c.
 
Pastoral Bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro (Cuenca).

SEMANA SANTA 2021

COMIENZA LA SEMANA SANTA
Les invitamos a participar en las celebraciones que tenemos esta Semana Santa en la Parroquia San Andrés de Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

Si seguimos y contemplamos los pasos de Jesús:
Será como un libro abierto y vivo, lleno de enseñanzas y lecciones
En esta semana Santa

Vemos hasta dónde llega el dolor y hasta dónde llega el amor.
Vemos al que bajó hasta lo más hondo y oscuro del sufrimiento humano.
Vemos que el hombre condena a Dios: Nació marginado (no hubo para él lugar en la posada), y le echó fuera de nuestro mundo al ponerlo en la cruz.

Y El sigue entre nosotros, en cada uno de los marginados, de los que no tienen sitio en nuestro mundo.
Vemos a Cristo ofreciendo su perdón desde la Cruz.
Le vemos entregando su vida, su Cuerpo y su Sangre en la Cena.
Y vemos que el amor es más fuerte que la muerte.

Al final es la Vida: La Vida en plenitud.

JUEVES SANTO 1 de abril

“Haced esto en memoria mía”
7 p.m. Celebración de la Cena del Señor
8:30 noche Hora Santa

VIERNES SANTO 2 de abril
“Y nos amó hasta el extremo”
8:30 Coplillas en la Ermita
11:00 Vicrucis
7 p.m. Celebración Muerte del Señor

SABADO SANTO 3 DE ABRIL
La Ermita abierta de 10:00 a 19:30
8 p.m. VIGILIA PASCUAL
¡Ha resucitado! ¡Aleluya!
DOMINGO RESURRECCION 4 de abril
11:00 Canto de las Alegrías y Eucaristía de la Resurrección del Señor

La buena noticia del domingo 28.03.2021—Dgo de Ramos-B

Bendito el que viene en nombre del Señor

 

LA HORA DE LA PALABRA

Jesús se entrega por todos.

Ante la pasión de Jesús no podemos ser meros espectadores o un auditorio pasivo.

Dios sufre con nosotros

Ante los millones de personas que mueren de hambre, que son refugiados o están desaparecidos, nos preguntamos: ¿Dónde está Dios? ¿Qué dice ante el sufrimiento?

Si queremos conocer la respuesta de Dios al sufrimiento, la tenemos que descubrir en el rostro de un crucificado que ha muertotras un misterioso grito lanzado al cielo, pero no contra el cielo.

Ahora el dolor ya no es signo de la ausencia de Dios. Donde parece que no hay Dios o que ha desaparecido, es donde está más cercano que nunca.

La respuesta de Dios al sufrimiento humano se halla en su cruz y en nuestra cruz de cada día.

TESTIGOS DE LA PALABRA

“Donde la vida, pongo el fuego”. Guillermo Sotillos
“Donde la vida, pongo el fuego”. 
Guillermo Sotillos 
 
Hace dos años se nos fue nuestro  compañero y hermano Guillermo Sotillos… Nos acompañó a las gentes de la Red desde  su origen, en los tiempos más duros de las redadas racistas en Lavapiès.
Formó   parte de los primeros grupos de apoyo a detenidos. Siempre desde abajo, y desde lo invisible obedeció a su corazón más que a las leyes injustas luchando contra ellas desde la libertad de su pasión por la dignidad humana y su amistad con tantos compañeros y compañeras sin papeles…
 
Con él aprendimos  muchas cosas, entre ellas a terapeutizar el dolor y la rabia a través del teatro, la poesía y los cuentos.
Su jovialidad y su incondicionalidad en la amistad y en las luchas y sueños compartidos, su disponibilidad a cualquier hora del día o de la noche, permanecen vivos en nuestra memoria para siempre… y con él seguimos y seguiremos, a partir de ahora de otra manera, aunque su ausencia hoy nos rompa el corazón.

 

 

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor! 
 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Con tu entrada en Jerusalén, Señor, se cumple
lo que todo un pueblo soñó desde siglos,
lo que fue su grito de esperanza
ante todas las dificultades.
 
Bien sabes, Señor, 
Que nuestro sí de hoy, mañana será un no;
que nuestros cantos se quedarán
en boca cerrada;
Que nuestros vivas darán lugar a deserciones;
Que nuestros gritos se convertirán
en silencios de muerte. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Te pedimos, Señor, que ante las dificultades
de la vida,
no se apaguen nuestras voces porque somos
tu expresión;
Que no escondamos nuestra vida cristiana
porque somos tu cuerpo;
Que no neguemos tu evangelio ni tu presencia
porque somos tu palabra.
 
Bien lo sabes, Señor Dios,
hermano y amigo nuestro para siempre,
que ya no podemos vivir sin ti.
Isidro Lozano o.c.
 

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

 

Algunas oportunidades de evangelización durante la pandemia

Enrique, un cura “influencer” en la cuenca minera asturiana

La pandemia para él ha sido una oportunidad de ‘abrir una iglesia en cada casa”

 

  • Enrique, el cura «influencer»

Es el párroco de Turón y además se ha convertido en todo un influencer. De los de verdad. Con la llegada la pandemia, Enrique se ha reinventado para seguir atendiendo a las personas que tiene a su cargo

Desde marzo este sacerdote asturiano ha estado retransmitiendo la misa a través de Internet. Con los pocos medios de los que dispone ha logrado que 3.000 personas se conecten para estar presente en la misa

Pero no se olvida del resto de carismas que posee la Iglesia. Durante el confinamiento, ha atendido a sus vecinos a través del teléfono, les ha preparado la comida, y trabajando coordinado con Cáritas Parroquial

12.06.2020 | Ecclesia

(Ecclesia).- Enrique Álvarez tiene 39 años. Es sacerdote y lleva trabajando en plena cuenca minera asturiana desde hace año y medio. Es el párroco de Turón y además se ha convertido en todo un influencer. De los de verdad. Es el primer protagonista de la iniciativa «Una Iglesia, 10 historias». que cada uno de los diez últimos días del estado de alarma presentará el testimonio de los protagonistas de la Iglesia durante este periodo de confinamiento.

La llegada de una pandemia mundial le ha pillado -como a todos- por sorpresa. Pero el confinamiento por el coronavirus no le ha impedido estar cerca de sus feligreses. En un momento de necesidad así, Enrique se ha reinventado para seguir atendiendo de todas las formas posibles, a las personas que tiene a su cargo.

Desde marzo este sacerdote asturiano ha estado retransmitiendo la misa a través de Internet para todas esas personas que han tenido que ‘ayunar’ de Eucaristía durante este tiempo. Con los pocos medios de los que dispone ha logrado que 3.000 personas se conecten para estar presente en la misa, aunque sea de forma espiritual.

La mayor parte de las personas que con ‘la normalidad’ acudían a su parroquia eran personas mayores de 67 años. En Turón viven 2.000 personas, y en las misas que ha retransmitido a través de la red social Facebook se han juntado 3.000.

Miles de Iglesias Domésticas

Teresa es una de las personas que acuden a la parroquia de Enrique. Ella expresa que la experiencia de haber podido seguir las misas a través de las redes sociales ha sido «fuera de serie y muy positiva». Dice que ha supuesto «cerrar una iglesia y abrir una iglesia en cada casa». Cuenta que esto ha hecho que se sientan menos solos y que les ha unido más todavía: «Vino gente de fuera, incluso de América y de muchos otros sitios». Afirma que «nos hemos sentido incluso más acogidos». De hecho Teresa quiere que estas medidas continúen en el tiempo, especialmente por las personas mayores.

La caridad de la Iglesia

Pero Enrique no se olvida del resto de carismas que posee la Iglesia. Es consciente de la importancia de la entrega y la caridad, y por eso ha estado junto a sus fieles en todo lo que han necesitado. No solo para acercar la Eucaristía hasta sus casas si no también haciendo todo lo que estaba en su mano. Durante los días de confinamiento, ha atendido a sus vecinos a través del teléfono, les ha preparado la comida, ha estado coordinándose con la Cáritas Parroquial, ayudando con la compra a las personas que no pueden acceder a ella. Dice que «aquí todos arrimamos el hombro». Relata que «muchas personas tienen problemas para cocinar, y por eso cocinamos para ellos para que tengan un primer y segundo plato y un postre».

Enrique es uno de tantos sacerdotes que se ha puesto las pilas con la llegada de la pandemia. El confinamiento ha sido para él una oportunidad de acercarse a sus vecinos, y de que él y varios voluntarios puedan ofrecer su ayuda a los que más lo han necesitado. Enrique sin duda, sí que es un influencia de verdad.

Presencia en las redes

Una de las que ha seguido con atención el trabajo del padre Enrique es Berta, una voluntaria de Cáritas, cuatro momentos de oración al día.

«Para todos, para mayores y para jóvenes, ha sido muy positivo hablar por redes sociales. Se ha cerrado la Iglesia, pero se ha abierto una Iglesia en cada casa. Incluso se han unido desde América y otros continentes», añade Berta.

Reconoce que se le ha hecho duro el no poder recibir la comunión, «lo echas en falta». Pero, al mismo momento, ha vivido «una experiencia enorme», en la que «cada momento era una homilía». Y llega más lejos. «Hemos vivido una Semana Santa y unas celebraciones con mucha profundidad, no se puede explicar con palabras. Pero ahora corremos el riesgo de perder eso y vivirlo menos», expresa.

Nuestra experiencia pastoral en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

En estos días de pandemia, sin tener acceso al templo por el estado de alarma, hemos aprovechado las redes sociales para que la gente tuviera unos materiales sencillos para preparar las celebraciones en las casas todos los domingos y las fiestas en mi BLOG:

https://www.unassemillitas.wordpress.com

Y cuando se ha podido acceder al templo con restricciones, la Hermandad Virgen de la Soledad nos ha ayudado para retrasmitir en vivo, desde la Ermita, la Eucaristía por internet:

https://www.facebook.com/1390769921250043/posts/2678155202511502

 

 

 

 

 

 

 

La buena Noticia del Domingo Fiesta del Corpus Cristi-A

Yo soy el Pan vivo que ha bajado del Cielo

Jn, 51-58

El que me come vivirá por mi

Desde su origen, la Cena del Señor ha sido celebrada por los cristianos para hacer memoria de Jesús, actualizar su presencia viva en medio de nosotros y alimentar nuestra fe en él, en su mensaje y en su vida entregada por nosotros hasta la muerte.

La comida que Jesús repartió significaba la vida que traía para todos. Por eso la Eucaristía abarca toda la existencia: es palabra orientadora en nuestro caminar, es alimento para nuestro desgaste, es clave liberadora de todas nuestras esclavitudes y es derecho de todos los pobres para reclamar: el pan de cada día. La institución de la Eucaristía recoge el testamento de Jesús: “Haced esto en memoria mía”.

El pan y el vino que adoramos son el cuerpo y la sangre de Jesús. Pero de un Jesús que se entrega por todos. Desconocerlo es adorar a un Cristo incompleto
Aunque hoy nos centremos más en el Cuerpo del Señor, ¡No podemos prescindir del Cristo total! Por eso comulgar es aceptar a Cristo, aceptar su estilo de vivir y de relacionarse. No puedo comulgar con el Señor, sino comulgo con su vida, con su cuerpo y con sus hermanos

TESTIGOS DE LA PALABRA

El papa Francisco ha reconocido el martirio del sacerdote italiano Cosme Spessotto, conocido como Sante y asesinado en San Juan Nonualco (El Salvador) en el día de hoy 14 de junio de 1980 por los Escuadrones de la Muerte, al igual que Rutilio Grande  tres años antes y el que fuera arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero en ese mismo año 1980.

La declaración de martirio es decisiva para la beatificación, ya que suple el reconocimiento de un milagro.

Spessotto nació el 28 de enero de 1923 en Mansuè (Treviso) y fue enviado a Centroamérica como misionero en 1950 y asignado a San Juan Nonualco (El Salvador), donde construyó una iglesia parroquial, talleres para enseñar a los niños un oficio y una escuela parroquial para las clases de primaria, explica el Vaticano en su biografía.

Por su atención a los pobres, el sacerdote italiano, como muchos durante esa época, fue amenazado de muerte por militares y escuadrones.

Fue asesinado el 14 de junio de 1980 mientras, arrodillado en el banco de una iglesia cerca del tabernáculo, tenía la intención de leer la Palabra de Dios. Dos personas, usando pelucas que ocultaban su identidad, entraron en la iglesia y le dispararon con una ametralladora.

El Vaticano explica que el cura “no hizo política” sino que “ejerció su ministerio sacerdotal, tratando de mediar entre las partes en conflicto” y, por lo tanto, es posible identificar como motivo de su muerte el “odium fidei”, es decir, el odio a la fe.

 El martirio -añade la Santa Sede- también surge de sus escritos, en los que expresó su disposición a perdonar a sus posibles asesinos. Sabía que estaba en peligro porque había recibido amenazas.

“Los superiores le habían sugerido que regresara a Italia, pero él, impulsado por la caridad pastoral, quería quedarse en El Salvador para no abandonar a su pueblo”, se lee en la nota

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

La comunión, fuente de fraternidad
Que la comunión contigo, Señor, nos dé fuerzas
Para crear un mundo de hermanos.
Sin tu vida, nuestra vida está vacía e insatisfecha
Porque un mundo sin Dios
Es una realidad que pierde el sentido del futuro
Acepta, Señor, por un día, por unas horas,
La ofrenda de nuestras calles,
El encanto de nuestras calles engalanadas
La música de nuestros corazones,
Amigo que caminas llevándonos de la mano.
Que la comunión contigo, Señor,
Nos de fuerzas para caminar.
El pan es vida y libertad, es gracia;
El pan es para todos, nos has dicho, Señor.
Ayúdanos a ser, ante nuestros hermanos,
Testimonios vivos de tu presencia
Que, por el anuncio de tu Evangelio,
Hacen posible ese Reino de Dios,
Donde el pan multiplicado y compartido
Llega a todos los necesitados.
.
Isidro Lozano o.c.

Materiales para la Celebración de la

Fiesta del Corpus Domini-A 20

Ambientación. En el año 1208, cuando se estaban construyendo estos pueblos del Campichuelo, una monja de Lieja se presentó al mundo diciendo que había tenido una visión en la que se veía a la luna que le faltaba un trocito. Ella interpretaba esa visión diciendo que a la Iglesia de Dios le faltaba una fiesta para honrar a la Eucaristía. Ella decía que el Jueves Santo estaba bien pero no era suficiente. Se necesitaba otra fiesta más. El Papa Urbano IV le hizo caso y le encargó a Santo Tomás de Aquino que preparara los textos para esa fiesta nueva. Los hizo preciosos. El “Pange lingua” y el “Tantum ergo” que algunos recordáis, los hizo Santo Tomás de Aquino. Así, la fiesta del Corpus se celebró por primera vez a finales del siglo trece y solo quería ser un homenaje cariñoso a Jesús en la Eucaristía. Pues recordando con cariño a Jesús que se ofreció como alimento de pan y de vino, vamos a celebrar nosotros esta misa en memoria suya. Que os sintáis a gusto y que disfrutéis. Bienvenidos todos. Comenzamos: En el nombre del P.

Saludo: Que el amor de Jesús que se hizo Pan, esté con todos vosotros.

Perdón: -Tú que te haces Pan para la  vida del mundo. Señor, ten …

-Tú que en la Comunión nos unes a nuestros hermanos. Cristo, ten piedad.

-Tú que nos llamas a repetir entre nosotros tu generosidad. Señor, ten piedad.

Oración de los fieles.

A Jesús que se hizo Eucaristía le presentamos ahora nuestras pobrezas diciendo: Señor, que seamos pan para el mundo.

-Por la iglesia de Dios. Hoy que celebramos el día de la caridad, que aprendamos de Jesús a ser solidarios con los pobres del mundo. Oremos.

-Por todos los que están sufriendo la crisis del coronavirus. Que Dios les dé fuerzas para salir adelante de ese sufrimiento. Oremos.

-Por todas las personas que se han alejado de la fe cristiana. Que sus deseos de hacer el bien les lleven a regresar a Dios. Oremos.

-Por nuestro pueblo y por nuestra parroquia. Que la celebración de la Eucaristía se convierta en el centro de nuestra vida. Oremos.

Señor Jesús, danos tu Pan que nos une contigo y que nos une también con nuestros hermanos. Tú que vives….

Monición antes de comulgar.

Con inmenso cariño ahora nos acercamos a comulgar sabiendo que comulgar es también apuntarnos al estilo de vida de Jesús. Sin decir nada por el coronavirus, acercaos los que queráis comulgar.

Despedida. No hace muchos años que en el día del Corpus se adornaban las calles y se ponían altares para hacer una procesión con el Santísimo. Hoy no podemos hacer procesiones y además hay muy poca gente en los pueblos. A mí me parece que hoy nuestro mejor homenaje a Jesús es tratar bien a los pobres recordando lo que decía Jesús: “lo que hagáis a uno de estos mis humildes hermanos, a mi me lo hacéis.” Pues eso. Podéis ir en ..

PUNTOS-HOMILIA  -CORPUS A. 20.

“Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”.

Lo que quiere decirnos esta fiesta del Corpus lo podemos estudiar en los libros, pero yo creo que sólo lo vamos a entender de verdad cuando nosotros vivamos una vida parecida a la de Jesús. Es decir: cuando vivamos una vida llena de generosidad y de entrega. Entonces sí que podremos comprender bien esta fiesta. Y eso ¿por qué? Pues porque la Eucaristía es eso: generosidad y entrega. Lo decía Jesús cuando la víspera de morir nos daba su cuerpo entregado y su sangre derramada. Nos estaba entregando su vida entera. ¿ Qué sentía Jesús cuando nos hablaba de su cuerpo entregado y de su sangre derramada? ¿Cómo estaría Jesús en esos momentos? Pues Jesús veía que lo iban a matar en cualquier momento. Ya no le quedaba tiempo para nada. Jesús había dejado su oficio de carpintero y se había metido por caminos muy peligrosos. Se dedicó a predicar. Él era un hombre bueno, cariñoso, muy sensible, inmensamente compasivo. Le dolían los sufrimientos de la gente. Cada día veía cómo acudían a él los enfermos, los despreciados, los pobres y Jesús les devolvía la alegría, la esperanza, las ganas de vivir. La gente salía contentísima de estar con él. Así fue metiéndose poco a poco en la vida de la gente hasta no tener tiempo ni para descansar. Él mismo lo reconocía cuando decía: “La mies es mucha y los trabajadores pocos”. Es decir: que había mucho trabajo por hacer. ¡Cuántas veces llegaría a la noche cansado de caminar, cansado de atender enfermos, cansado de escuchar penas y de levantar personas hundidas! Y así un día y otro día y otro día. Jesús llevaba en su vida a muchas vidas. Muchas. Y le pesaban. Alguna vez pensaría: ¿Qué más puedo hacer yo por esta gente? ¿Qué me queda por hacer? Pues aquella noche descubrió una cosa que le quedaba por hacer. Le faltaba entregar su vida. Pues eso es lo que significa la Eucaristía. Eso es lo que había en aquel pan y en aquel vino: la vida de Jesús entregada. Así se lo dijo a sus amigos. Yo pienso que el día que nosotros también seamos generosos y vivamos para los demás, ese día también compren­deremos muy bien lo que es la Eucaristía. Lo comprenderemos sin estudiar ningún libro y sin que nadie nos dé lecciones de nada porque ese día la estaremos viviendo. La Eucaristía es eso: ofrecer al mundo nuestra vida con todo lo que somos y con todo lo que tenemos. Y nos pasará como a Jesús: que llegaremos a la noche cansados de ayudar, cansados de preocuparnos por los demás, cansados de cuidar de todos: hechos pan para la vida del mundo. Y entonces haremos muy bien nuestras misas porque nosotros también nos estamos haciendo Pan para el mundo. Ese fue el camino de Jesús. Fijaos qué bonito es todo eso. En cada misa podemos descubrir la generosidad y la entrega de Jesús. Pues en cada misa se puede descubrir también nuestra generosidad y nuestra entrega porque somos seguidores de Jesús. Tenemos su mismo estilo de vida: nos hacemos pan para el mundo.

La Buena Noticia del Dgo. 2º de Pascua-A

Jesús resucitado se aparece a sus discípulos

Jn 20, 19-31

El primer día de la semana, Jesús se hace presente en medio de sus discípulos y les muestra las llagas, que son las señales de su pasión. Son la prueba de que es el mismo, el que ha sufrido la pasión y la muerte, pero que ahora vive y está resucitado.

Jesús exhala su aliento sobre ellos y les dice: recibid el Espíritu Santo.  Se llenan de alegría al ver al Señor y también de una gran fuerza para dar testimonio de que el Señor vive y está resucitado entre nosotroso

TESTIGOS DE LA PALABRA

Antonio Cano: sacerdote, periodista y hombre de Dios

Había nacido en Pedroche (Córdoba) en 1939, un pueblo que amaba y al que ha dedicado su último libro ilustrado y algunos comentarios en Facebook, glosando el sacramento de las cosas pequeñas: la cortina, la ventana, los matorrales del campo, la viejecita cosiendo en la puerta de su casa. Pronto entró en los carmelitas calzados, donde pasó por diversos destinos: Granada, Jerez, Canarias. Hasta que decidió, quizás buscando mayor libertad, pasarse al clero diocesano incardinándose pastoralmente en las parroquias de San Atanasio y San Juan María Vianney de Madrid, donde  el pueblo de Dios pudo disfrutar de su corazón abierto, su compromiso con los pobres y sobre todo de esa sencillez evangélica que sin duda fue su característica más señalada.                 Fue mi sucesor en San Atanasio, en el Barrio de Tetuán donde vivía con su familia , cuando yo salí en 1983 para El Salvador como misionero diocesano. Siempre le recordamos con mucho cariño por su apertura y sensibilidad en servicio siempre de los más necesitados.                                                                                                    Hacía algún tiempo que se encontraba mal por una avanzada diabetes; vivía en una residencia y tenía dificultades para caminar. Finalmente ha sido víctima fatal de la pandemia                                                                                                                                           “Parece que el mismo Dios está detrás de la cortina -escribió-. Intuimos su silueta, porque no acaba de mostrarse del todo; se dibuja como aguardando, como deseando que pasemos y lo veamos de una vez”

DIOS, ¿VIVO O MUERTO?

Abiertas las ventanas,

ofrezco al viento

mis sufrimientos de creyente.

Tengo vivencias de Alguien.

Intuyo su realidad.

Pero no puedo comunicar lo que presiento.

Y me consta

hasta el extremo de no poder negarlo.

Dios vivo.

(Los otros Salmos, Joaquín Suárez Bautista, Sal Terrae, pág 232)

Lo que Romero dijo de Rutilio Grande

 La tumba de Rutilio es gloria de la Iglesia

 “En El Paisnal tenemos un Jesuíta mártir, su tumba es gloria de la Compañía de Jesús y es gloria de la Iglesia. Yo quiero agradecerles a la Compañía todo lo que trajeron hasta acá, a enseñar a esta gente; también a amar a Jesús y a darles un sentido de salvación, de liberación, de redención a su pobreza, a su sufrimiento.Pero el mayor sufrimiento del P. Grande sería no haber sido comprendido y que su mensaje liberador se mutilase.                                    Hagámosle honor a él recogiendo su verdadero mensaje en Cristo Jesús sin el cual no hay liberación verdadera. Cristo es el único liberador sin el cual no se puede comprender toda la esperanza que él llevaba en su corazón y la cual le hace vivir alegre en su cielo porque sabe que vendrán días mejores para estas tierras”. (Hom.5.03.1978)

Las homilías de Rutilio

Una voz que grita en el desierto

 La predicación de la Palabra de Dios: una palabra encarnada en la realidad

 La predicación de Rutilio Grande pone en contacto la Biblia con la realidad que viven los campesinos y campesinas que lo escuchan. De lo que se trata en la predicación –para quien precica y para quien escucha- no es tanto de “entender” lo que dice la Biblia. Sino lo que “dice” Dios en la realidad actual, qué nos dice Dios ahora, qué nos dice hoy mismo. Por supuesto, para entender qué es lo que está pasando, para discernir los signos de los tiempos, es insustituible la palabra de Dis que ilumina como una lámpara. Pero la cuestión, repetimos, no es quedarse admirando la belleza de la lámpara (la Biblia), sino el camino que ilumina (nuestra realidad).

Materiales para preparar la celebración en las casas:

2º PASCUA  A  20  VIRUS.

Preparar: Biblia, vela, flores

Cantos: –Alegre la mañana

-Este es el día…

-Quédate con nosotros…

Ambientación: (Quien anime o coordine la celebración)

No lo sabemos pero a lo mejor hoy es el último domingo que nos juntamos en casa para rezar porque la iglesia sigue cerrada. Ojalá que el próximo domingo ya podamos celebrar nuestra misa en la iglesia como siempre. Ojalá. ///En los primeros siglos del cristianismo, en este domingo ocurría una cosa curiosa: venían a misa tan contentos todos los que se habían bautizado en la noche del Sábado Santo, pero se les distinguía muy bien porque todos venían vestidos con una túnica blanca. La túnica que se pusieron al bautizarse. Les llamaban “neófitos” o “recién nacidos” porque habían nacido en las aguas bautismales en la noche del anterior. Ellos se sentían como personas nuevas, resucitadas con Cristo, como decía San Pablo. Nosotros no estamos vestidos de blanco pero esa misma experiencia es la que vamos a celebrar ahora. Bienvenidos a esta oración en familia. Que os encontréis a gusto y que disfrutéis. Y comenzamos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

OREMOS:

Dios padre bueno que reanimas nuestra fe con la resurrección de tu hijo Jesús, ayúdanos a conocer cada día mejor la gracia maravillosa de nuestro bautismo, del Espíritu Santo que nos ha hecho renacer y de la sangre de Jesús que nos ha redimido. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

LECTURA.

Vamos a leer el evangelio de la misa de este domingo. Es un trozo del evangelio de San Juan. Dice así:

 Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:-Paz a vosotros. Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: -Paz a vosotros. Como el padre me ha enviado así también os envío yo.

Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: -Recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Tomás, uno de los doce, llamado “el Mellizo” no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los discípulos le decían: -Hemos visto al Señor. Pero él les contestó: -Si no veo en sus manos la señal de los clavos; si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: -Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: -Trae tu dedo. Aquí tienes mis manos. Trae tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo sino creyente. Contestó Tomás: -Señor mío y Dios mío. Jesús le dijo: -¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.

Muchos otros signos que no están escritos en este libro hizo Jesús a la vista de sus discípulos. Estos se han escrito para que veáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.   Palabra del Señor.

 COMENTARIO A LA LECTURA.

 “A los ocho días llegó Jesús”

Esta lectura que hemos leído ahora nos ha recordado cómo ocurrieron las cosas según las cuenta el evangelio de San Juan: dice que Jesús, el que había muerto en una cruz, se presentó vivo en una casa cuando tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Allí Jesús les enseñó las heridas de las manos y del costado y dice que “los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.” Se llenaron de alegría, se pusieron contentísimos al ver que Jesús estaba vivo. Uno de sus ami­gos, To­más, porque tenía dudas, hasta metió los dedos en las llagas para comprobarlo todo. Podríamos decir que así fue Jesús recuperando a todos sus amigos que habían sufrido un golpe muy fuerte cuando vieron que a Jesús lo mataban en una cruz. Ahora lo estaban viendo vivo. Se llenaron de alegria. Pues la resurrección de Jesús puso en marcha muchas cosas bonitas en el corazón de aquellos cristianos: ir de hermanos por la vida; pasar por la vida haciendo el bien; estar siempre con las víctimas y querer a Dios como se quiere a un Padre. Y para poder vivir así, Jesús les dijo: “Recibid el Espíritu Santo”. Como si les dijera: “Ya sé que no vais a poder vivir así, pero yo os doy la fuerza del Espíritu Santo para que os ayude y podáis”. Pues con el Espíritu Santo en el corazón empezaba algo nuevo en la vida de aquellos hombres y mujeres. Eran personas distintas. Ese día empezaba en ellos un cambio maravilloso e imparable. Nadie los pudo parar nunca. Pues si nosotros recibimos el Espíritu de Jesús, también sentiremos que él está en nosotros infundiéndonos las ganas de hacer un mundo más justo y más humano y las ganas de tratar con inmenso cariño a los más pobres del mundo. Así reflejamos al Señor que está actuando en nosotros. No lo vemos con los ojos de la cara pero lo podemos sentir en el corazón. Su Espíritu va cada día dibujando en nosotros los rasgos bonitos de Jesús. Y desde ese momento pasaremos a ser trabajadores incansables de lo que Jesús llamaba el Reino de Dios y que no era otra cosa que el proyecto humanizador del Padre para con sus hijos queridos. Ánimo que estamos en las manos cariñosas de Dios.

(Silencio meditativo)

Oración de los fieles.

Estamos en tiempo de Pascua celebrando la Resurrección de Jesús. Pero todavía estamos haciendo esta oración en casa porque aún tenemos encima a un virus atacando a los seres humanos. Pues hoy también le pedimos al Señor que nos ayude a salir de esta crisis para que podamos celebrar felices la resurrección de Jesús. A cada petición le decimos:

-Jesús resucitado, ayúdanos.

Todos: -Jesús resucitado, ayúdanos.

 -Empezamos rezando por todos los que han muerto en esta crisis. Para que Dios los lleve a la vida de Jesús resucitado. Oremos.

-También rezamos por todos los que están enfermos y que lo están pasando muy mal. Que Dios les dé fuerzas para salir de esa enfermedad y que vuelvan otra vez a vivir felices y contentos con sus familias en sus casas. Oremos.

-También pedimos por todos los que hacen funcionar el mundo: los sanitarios, los que atienden las residencias de ancianos, los militares que desinfectaban las ciudades, los de las funerarias que llevaban los cadáveres, los que producen los alimentos y todos los que trabajan duro por los demás. Oremos.

-También pedimos por nuestro pueblo y por nuestra parroquia, para que en este tiempo de crisis vivamos con intensidad el amor a Dios y el amor a nuestros hermanos. Oremos.

-Por todos los pobres del mundo, por los refugiados, por los emigrantes y por todos los que sufren, para que Jesús resucitado nos ayude a hacer otro mundo más justo y más humano. Oremos.

-Y si queréis hacer alguna petición más …… Oremos.

Jesús resucitado: concédenos aquello que más necesitamos para poder vivir siempre como hijos de Dios. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 PADRE NUESTRO.

Estamos terminando esta oración en casa. La vamos a terminar recordando que Dios es nuestro padre que nos quiere entrañablemente porque somos sus hijos. Pues con el cariño de los hijos rezamos la oración que Jesús nos enseñó: Padre Nuestro.

Y terminamos…..

Que Dios nuestro Padre que por la resurrección de Jesús nos ha hecho hijos suyos, que hoy nos llene de sus bendiciones. Amén.

-Y ya que por el bautismo nos ha llamado a vivir en una comunidad de hermanos que es la iglesia, que por su bondad nos conceda también vivir siempre felices a su lado. Amén

-Y así como hoy nos sentimos contentos de poder celebrar la resurrección de Jesús, que hoy también sintamos en nosotros la fuerza de su Espíritu para vencer la epidemia que nos ataca. Amén.

Y que el Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

Canto a la Virgen:                                                                                                          Regina coeli,  laetare, alelluia:                                                                                             quia quem meruisti portare, alleluia,                                                                       resurrexit sicut dixit, alleluia                                                                                                ora pro nobis Deum, alleluia

Podemos ir en paz… porque hemos terminado.

 

 

Orar con los Salmos – Cuaresma-2020

 

Para orar con los Salmos

 “El hombre bíblico es “oyente de la palabra”, alguien a quien Dios le dice: “Escucha, Israel”…(Dt 6, 4-5). Pero el israelita bíblico no solamente escucha a Dios, sino que le responde orando. Como testimonio supremo de ese diálogo orante (apasionado, responsable, acusador) están los salmos, sabiduría hecha oración” Pikaza en “Ciudad Biblia”, pag. 220

En estos días difíciles que estamos viviendo por la situación de aislamiento por causa de la pandemia del coronavirus, son días para vivir más la oración, unidos a todos los creyentes desde hace muchos siglos. Yo voy a intentar daros algunos materiales para orar cada día con un Salmo. Lo pondré en el BLOG www.unassemillitas.wordpress.com  a las 8:00 H, a partir del día 28 de marzo de 2020. (Los comentarios los recojo de “50 Salmos para todos los días” de Noël Quessson, San Pablo Tomo I y II)

En los comentarios del BLOG me decís si os vale y si os ayuda. Y también espero algunas sugerencias breves que creáis oportunas. Iniciamos con el

Sl 129 Junto al Señor, abunda la redención

 Desde lo hondo a ti grito, Señor;

Señor, escucha mi voz:

Estén tus oídos atentos

A la voz de mi súplica.

 Si llevas cuenta de los delitos, Señor,

¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón

Y así infundes respeto.

 Mi alma espera en el Señor,

Espera en su palabra:

Mi alma aguarda al Señor,

Más que el centinela la aurora.

 Aguarde Israel al Señor,

Como el centinela la aurora:

Porque del Señor viene la misericordia,

La redención copiosa:

Y él redimirá a Israel

De todos sus delitos.

 

Este Salmo hacía parte de los salmos de Subida o salmos graduales. Para admirar el estilo en “eco”, con la repetición de palabras, que parecen avanzar en una especie de peregrinación: Señor (8 veces), y luego el “grito”, “el llamado”, “la oración” (4 veces) y al comienzo y al final “la falta”…Finalmente se nombra dos veces a Israel, el pueblo escogido. Otra observación: el paso del “yo” al “nosotros” en las dos últimas estrofas… En persona de “un” pecador está todo “Israel”, el pueblo escogido…

Segunda lectura con Jesús

 El Evangelio está lleno de este “perdón” de Dios, cuya espera se expresaba en este salmo 129. Hay una profunda armonía entre el pensamiento del salmista y el pensamiento de Jesús: Dios no es ese justiciero inexorable que los hombres han imaginado a veces. La grandeza de Dios es perdonar. La omnipotencia de Dios es el amor. Cuando el salmo dice que “cerca de Dios está el perdón”…cerca de Dios está el amor”…se trata de dos fórmulas hebraicas que significan que el perdón y el amor hacen parte del “ser mismo de Dios”. Jesús lo repitió de mil maneras en las inolvidables parábolas de la misericordia que llenan el capítulo 15 de San Lucas: la oveja perdida y enccontrada, la moneda perdida y encontrada, el hijo perdido y encontrado. Junto a éstas “la pecadora perdonada” (Lc 7, 36-50), “el paralítico perdonado” (Lc 5, 17-26), El ladrón perdonado” (Lc 19, 1-10), etc.

Tercera lectura: con nuestro tiempo

 Hay que gritarle al mundo: Dios es Amor, Dios ama a todos los hombres.

El mundo de hoy es un mundo “huérfano”, un mundo “sin Dios”, el mal ya no tiene sentido, se convierte en “fatalidad” implacable contra la cual una sola actitud es posible: la rebelión. Pero esta rebelión es radicalmente estéril, ya que el “mal” de la muerte lo superará.

Para el creyente al contrario, el “grito” del hombre tiene una respuesta…El mal no es fatal…La muerte no es el último acto…El pecado no es una situación “sin salida”. Cuando el hombre está en el fondo del abismo, se siente solo, abandonado, condenado a quedarse en su “hoya”, en su “fondo”. Pero justamente al fondo del abismo viene a buscarnos el amor de Jesús. Desde la profundidad desde la cual pedimos socorro…hay una salida, vertical, por la cruz de quien nos ama… Hay que repetirlo: el único “porvenir” posible para el hombre no está en un hombre-cerrado-sobre-sí-mismo, sino en un hombre abierto-sobre-la-trascendencia. Si Dios “no existe”, solo queda una cosa segura: tampoco “existe” el hombre.

Como un vigilante que ansía la aurora. ¡He ahí el creyente! ¡Un vigilante! En este mundo que duerme pensando que la noche es definitiva, él, despierto, espera el despuntar de la aurora. El oficio del “vigilante nocturno” es muy evocador. Mientras la caravana duerme en el desierto, un centinela protege el campamento…Los minutos son largos, la noche se hace interminable. Pero el centinela “sabe” que la aurora vendrá ciertamente… Ahora bien, lo que espera el creyente es Dios, “Mi alma espera al Señor más que el centinela a la aurora”. Jamás se dio una mejor definición de la esperanza. La dilación de la noche es temporal. Pero la humanidad camina hacia el mañana.

Solidarios, todos pecadores, todos salvados. Pasemos del “yo” al “nosotros” y oremos con este salmo no solamente por nuestros pecados individuales, o nuestra muerte individual…sino en nombre de todos.

Para orar hoy este salmo (Tomado de “Los Otros Salmos”)

 Del Señor viene la misericordia (salmo 129)

Anuncios de redención:

un mundo sin cadenas,

los desterrados retornan a su patria

y los esclavos recobran la libertad.

Una redención copiosa.

Es Cristo el Redentor, el que libera.

Se hizo esclavo para liberarnos.

— Sal de la cárcel, hermano,

Cristo rompe las rejas.

— Sal del sepulcro, hermano.

Cristo quita la piedra

— Expulsa la tristeza, hermano.

Cristo mismo te consuela.

— Renueva tu esperanza, hermano.

Es Cristo quien te espera.

— No te acuerdes de tu culpa, hermano.

Cristo paga tu deuda.

Y ves al paralítico saltando,

mientras la mujer encorvada se endereza.

Ves al ciego cegado por la luz

y al leproso gritando su limpieza.

Ves al endemoniado alabando a Dios

y a los pobres con alegría inmensa.

Ves a la mujer adúltera perdonada

y a los muertos con vida nueva.

¡La redención es copiosa!

El precio del rescate fue la luz.

Los clavos no quitaron libertad,

la regalaron:

en cada dolor y en cada palabra,

en cada gota de sangre.

¡Oh cruz redentora!

Cristo: Tu nombre siempre es nuestro redentor(Is 63,16).

Redímeme también a mí

con el agua, la sangre y el Espíritu.

Redímeme con la libertad del amor.

Líbrame de todas mis esclavitudes.

Líbrame de mí mismo, de mi ego.

Pon ahí un clavo grande,

para que sea definitivamente redimido,

transformado,

capaz de redimir y liberar.

¡Oh Cristo Redentor!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CUARESMA Y SEMANA SANTA 2020

Plan pastoral para vivir la Cuaresma y Semana Santa 2020,                      en nuestras parroquias de Fuente de Pedro Naharro, El Acebrón y Torrubia del Campo

 La Cuaresma y Semana Santa de este año 2020 van a ser especiales dada la situación de aislamiento en nuestras casas, debido al “estado de alarma” decretado por el Gobierno por causa de la epidemia generalizada del coronavirus.

Esto nos impide tener las celebraciones acostumbradas en la iglesia parroquial, pero podemos aprovechar los medios de comunicación como la radio y la TV, que nos están programando a varias horas la Misa, el rezo del Rosario y otras devociones que nos ayudan mucho a vivir esta Cuaresma tan especial, de sufrimiento y de solidaridad con los que sufren la infección del coronavirus, los familiares de los enfermos y los profesionales que nos ayudan a cuidarnos unos a otros.

Yo propongo que, los que buenamente puedan, aprovechen unos materiales que estoy subiendo a mi BLOG www.unassemillitas.wordpress.com

para comunicarnos mejor y alimentar nuestra espiritualidad cristiana en esta Cuaresma. Son reflexiones, comentarios y materiales de oración y celebraciones sencillas en las casas algunos días especiales como el Dgo de Ramos, el Jueves y el Viernes Santos.

Además os informo que todos los días estoy subiendo al BLOG tres comunicaciones (10:00 H, 15:00 H y 17:00 H). Algunas son propias, pero la mayoría son tomadas de las Redes Sociales que me parece nos pueden ayudar para nuestra espiritualidad cuaresmal. Siempre suelo citar el autor y la fuente de donde lo saco.

A partir del sábado 28 de marzo, a las 8:00 H, intentaré poner algunos materiales para “Orar hoy con un Salmo”. Iniciaremos con el Sl 129.

Vosotros podéis hacer algún comentario breve, pinchando abajo donde dice “Comentarios”.Vuestras opiniones y reflexiones nos pueden ayudar mucho a todos  Yo procuraría responder a algunos, si lo viera necesario.

Por mi parte subiré al BLOG estas hojitas del Dgo de Ramos: el 27 Mzo a las 17:00 H, el 2 de Abril a las 15:00 H y el 5 Abril a las 10:00 H.

Los materiales del Jueves y Viernes Santos los subiré el lunes a las 10:00 H y también los propios días: Jueves y Viernes Santos.

Vosotros recibiréis también estos materialiales por washap, según me han asegurado, y así podréis tener unas celebraciones sencillas en vuestra casa los tres días. Si hay dudas o preguntas, siempre os podéis comunicar conmigo en los contactos del BLOG.

Esperando que podamos aprovechar bien estos días santos de Cuaresma y Semana Santa con la oración, la solidaridad y el amor que nos pide el Señor; y deseando que Nuestra Señora de la Soledad nos ayude  ya que ella lo vivió y sufrió como nadie junto a su hijo y nuestro Señor.

Afmo. Daniel Sánchez Barbero

La Buena Noticia del Dgo.1º-Cuaresma-A

Vencer las tentaciones

Mt 4, 1-11

Hemos comenzado la Cuaresma, tiempo especial para prepararnos a la Pascua, aprendiendo a vivir como bautizados siguiendo a Jesús.

El evangelio nos dice que Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto donde es tentado por el Diablo. El desierto es el lugar de la prueba y la tentación, pero es también el lugar del encuentro con Dios.

También vemos que Jesús vence las tentaciones con la Sagrada Escritura. Y así nos enseña a nosotros a vencer nuestras tentaciones en el desierto de la vida.

  Las tentaciones de la Iglesia hoy

 La primera tentación acontece en el «desierto»

Después de un largo ayuno, entregado al encuentro con Dios, Jesús siente hambre. Es entonces cuando el tentador le sugiere actuar pensando en sí mismo y olvidando el proyecto del Padre: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan». Jesús, desfallecido pero lleno del Espíritu de Dios, reacciona: «No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de Dios». No vivirá buscando su propio interés. No será un Mesías egoísta. Multiplicará panes cuando vea pasar hambre a los pobres. Él se alimentará de la Palabra viva de Dios.

Siempre que la Iglesia busca su propio interés, olvidando el proyecto del reino de Dios, se desvía de Jesús. Siempre que los cristianos anteponemos nuestro bienestar a las necesidades de los últimos, nos alejamos de Jesús.

La segunda tentación se produce en el «templo»

El tentador propone a Jesús hacer su entrada triunfal en la ciudad santa, descendiendo de lo alto como Mesías glorioso. La protección de Dios está asegurada. Sus ángeles «cuidarán» de él. Jesús reacciona rápido: «No tentarás al Señor, tu Dios». No será un Mesías triunfador. No pondrá a Dios al servicio de su gloria. No hará «señales del cielo». Solo signos para curar enfermos.

Siempre que la Iglesia pone a Dios al servicio de su propia gloria y «desciende de lo alto» para mostrar su propia dignidad, se desvía de Jesús. Cuando los seguidores de Jesús buscamos «quedar bien» más que «hacer el bien», nos alejamos de él.

La tercera tentación sucede en una «montaña altísima»

Desde ella se divisan todos los reinos del mundo. Todos están controlados por el diablo, que hace a Jesús una oferta asombrosa: le dará todo el poder del mundo. Solo una condición: «Si te postras y me adoras». Jesús reacciona violentamente: «Vete, Satanás». «Solo al Señor, tu Dios, adorarás». Dios no lo llama a dominar el mundo como el emperador de Roma, sino a servir a quienes viven oprimidos por su imperio. No será un Mesías dominador, sino servidor. El reino de Dios no se impone con poder, se ofrece con amor.

La Iglesia tiene que ahuyentar hoy todas las tentaciones de poder, gloria o dominación, gritando con Jesús: «Vete, Satanás». El poder mundano es una oferta diabólica. Cuando los cristianos lo buscamos, nos alejamos de Jesús.

José Antonio Pagola

Testigos de la Palabra

La ambientalista Berta Cáceres fue asesinada el 3 de marzo de 2016. La Organización del Pueblo indígena Lenca en Honduras (COPINH) exigió al Ministerio Público que procese a los autores intelectuales del crimen.

Activistas protestan tras el asesinato de la medioambientalista Berta Cáceres,  en La Esperanza, 200 km al noroeste de Tegucigalpa. AFP, Orlando Sierra.    

Cáceres estaba esa noche en su casa en la comunidad occidental de La Esperanza cuando los cuatro sicarios forzaron una puerta para ingresar a la vivienda y matarla a tiros. En otra habitación estaba Castro, a quien dispararon y huyeron creyendo que había muerto.

Cáceres había denunciado amenazas del personal de DESA en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que dictó medidas cautelares para su protección.

La familia de Cáceres denunció un atraso en el juicio contra Castillo supuestamente para favorecerlo, y acusan a influyentes banqueros que financiaban el proyecto hidroeléctrico como coautores intelectuales del crimen.

Cáceres era reconocida mundialmente en el movimiento ambientalista y de derechos Humanos, por lo que Estados Unidos, la Unión Europea y la comunidad internacional exigieron castigo para los culpables de su muerte.

La Buena Noticia del Dgo. 7º-A

Amar a quien nos hace daño

Mt 5, 38-48

¿Es posible amar al enemigo? Jesús no está imponiendo una ley universal. Está invitando a sus seguidores a parecerse más a Dios que siempre perdona, y a ir desapareciendo el odio y la enemistad entre sus hijos.

Solo quien vive tratando de identificarse con Jesús llega a amar a quienes le quieren mal. Atraídos por él, aprendemos a no alimentar el odio contra nadie, a superar el resentimiento, a hacer el bien a todos. Jesús nos invita a “rezar por los que nos persiguen”, seguramente para ir transformando poco a poco nuestro corazón.

Amar a quien nos hace daño no es fácil, pero es lo que mejor nos identifica con aquel que murió rezando por los que le estaban crucificando: “”Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”

Testigos de la Palabra

Mahatma Gandhi fue un abogado y pensador indio que murió asesinado el 30 de enero de 1948, conocido universalmente por reivindicar y conducir la independencia de la India a través de métodos no violentos.

Fue asesinado por Nathema Godre, un fanático ultra-derechista hindú relacionado con el Gobierno que encontró en Gandhi un obstáculo para levantar su proyecto del alzamiento del hinduismo en perjuicio del resto de creencias y religiones. De esta manera por defender su ideología de una sociedad igualitaria, Gandhi murió asesinado a la edad de 78 años