El Día de los adultos mayores

La Iglesia argentina valora y agradece la vida de los abuelos y adultos

“Deseamos reconocer, valorizar y agradecer, con amor y generosidad, lo que todos los abuelos y mayores han hecho, hacen y harán, desde su rol insustituible de maestros de la vida…”, sostuvo la pastoral de adultos mayores

La Iglesia argentina, en comunión con la Iglesia universal, celebró la II Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores, propuesta por el papa Francisco para resaltar el valor de la ancianidad. Equipo Pastoral de Adultos Mayores de la Comisión Episcopal de Vida, Laicos y Familia (CEVILAF) de la Conferencia Episcopal Argentina envió un mensaje en el que recordaron la situación planteada en la Exhortación Apostólica Christus Vivit que señala que los cambios culturales y económicos, el aumento de la longevidad y el consecuente envejecimiento poblacional son una revolución social silenciosa que, sumada a la dinámica de las sociedades modernas y a la cultura sin Dios, generan separación y distanciamiento entre los distintos grupos etarios.

“Son los abuelos los que nos ayudan a hacer de nuestras familias un lugar de raíces fuertes que nos permitan crecer y desarrollarnos, respondiendo a los nuevos desafíos”, reafirmaron. Y agregaron que hoy se ve el surgimiento de una nueva generación de abuelos que atienden a sus propios padres, a sus hijos y a sus nietos. Por tal motivo, el Santo Padre insiste en revitalizar la alianza de las generaciones, promoviendo el diálogo fecundo entre los jóvenes y los ancianos.

Maestros de la vida

Afirmaron que, con este espíritu, quieren reconocer, valorizar y agradecer, con amor y generosidad, lo que todos los abuelos y mayores han hecho, hacen y harán, desde su rol insustituible de maestros de la vida, para acompañar, cuidar e integrar a las familias. En ellos recae la transmisión de los grandes valores humanos, comunicando su legado de carismas, gratitud, experiencia y sabiduría, de generación en generación.

En este día de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús, los miembros de la pastoral de adultos, dieron gracias a Dios y a la Virgen por la bendición de la larga vida que les ha concedido.

Además, aseguraron el compromiso de respetar sus opiniones, atender sus necesidades, proteger su intimidad, fomentar su mayor participación y protagonismo, garantizando condiciones más humanas, respeto a su dignidad y la tutela efectiva de sus derechos fundamentales, para que, al transitar esta etapa, sigan siendo verdaderos protagonistas de la familia y la sociedad que ellos crearon.

Argentina: en recuerdo de los padres palotinos

El cardenal pidió mantener viva la memoria de los Mártires de San Patricio“Quienes les dieron muerte, en realidad, les dieron vida para siempre”, sentenció

Se celebró este lunes la misa por el nuevo aniversario de la masacre de los padres palatinos, en la Iglesia San Patricio, en el barrio porteño de Belgrano. Presidió la celebración el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, Mario Aurelio Poli.VelascoRubén Fuhr, Rodolfo Capalozza, John Sweeny, Charles Lafferty, todos miembros de la comunidad de la Sociedad de Vida Apostólica (SAC).

“Hoy estamos en esta Eucaristía para mantener viva la memoria de lo que aconteció hace 46 años. De la muerte cruel, mano homicida que le quitó la vida a Alfredo, a Pedro, a Alfi, a Salvador y a Emilio”, señaló el cardenal.

Poli recordó a los padres palotinos Pedro DufauAlfredo LeadenAlfie Kelly, y a los seminaristas Emilio Barletti y Salvador Barbeito, víctimas en aquella noche fatídica, para mantener viva la memoria de estos mártires.

“Les dieron vida para siempre”

El cardenal dijo estar motivado porque participó de la ceremonia de beatificación de los mártires del Zenta, en la diócesis de Orán. Recordó que este martirio sucedió en 1683, y cualquiera podría pensar que se perdió esa memoria en la historia, pero el santo pueblo de Dios lo mantuvo en la memoria.

Expresó que sin hacer comparaciones y esperando que no tarde tanto la causa de estos mártires, vamos a pedirle a Dios para que no perdamos la memoria profunda, religiosa, humana, sensible. “Si nosotros cerramos los ojos seguramente volveremos a aquella noche triste, aquí en San Patricio, y escucharemos los gritos y la desesperación”, afirmó. Y continuó: “Nosotros tenemos fe de que ellos viven, y quienes les dieron muerte, en realidad, les dieron vida, vida para siempre”.

Finalmente, Poli  pidió que el Señor nos conceda mantener la memoria y la paciencia para no olvidar y recordar que la Iglesia siempre rescata el dolor de sus hijos que entregaron su vida por Cristo, por la Iglesia y por el pueblo de Dios.

Después de la celebración, el arzobispo bendijo la capilla en la que se expondrá, en forma permanente, la alfombra que recibió la sangre de los religiosos acribillados el 4 de julio de 1976.

Por la dignidad de los adultos mayores

La Iglesia argentina, por la dignidad de los ancianos y los adultos mayores

Desprecio, subestimación, desatención, indiferencia: algunas modalidades de abuso y maltrato que sufren los adultos mayores y que es necesario revertir

En el marco del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, declarado por la ONU, el área de Adultos Mayores de la Comisión Episcopal de Vida, Laicos y Familia (CEVILAF) emitió un mensaje para “unir nuestra voz a este coro que busca enaltecer esa importante etapa de la vida, así como rescatar la riqueza que contiene para toda la sociedad”.seguraron que el problema que afecta la salud y la dignidad de los adultos mayores tiene que ver con las modalidades de abuso y maltrato, más allá de su procedencia, religión o condición social o económica. Recordaron las palabras del papa Francisco que afirmó que la Iglesia no puede ni quiere conformarse a “una mentalidad de intolerancia y mucho menos de indiferencia, desprecio, respeto a la vejez”.

Cuando se habla de esta problemática se referencian aquellos actos que, ejecutados por única vez o permanentemente repetidos, por negligencia o dolo, acción u omisión, causan daño corporal o psicológico o provocan la exclusión y marginación de los adultos mayores: maltrato físico o anímico, falta de respeto, engaño y estafa económica.

Asimismo, se le suma a esto la cultura del abandono y descarte que aparta los adultos mayores de los ambientes familiares y sociales, o, en casos extremos, la promoción de la eutanasia.

Los miembros del área de adultos mayores del Episcopado argentino reconocen que estos actos pasan casi inadvertidos o están naturalizados, motivo por el cual son subestimados o desatendidos. “Es triste considerar que, a pesar de todos los esfuerzos que la humanidad destina a mejorar la vida de las personas, el maltrato de los adultos mayores parece ser una realidad que aumenta en vez de disminuir”, señalaron.

La valoración en la Argentina

También aludieron a lo que ocurre en el país con este grupo etario. Reafirmaron que uno de los aspectos que más afectan la calidad de vida de los adultos mayores argentinos es la cuestión previsional: sistema jubilatorio arcaico, irracional e injusto, haberes que hunden en la marginalidad y la pobreza a multitudes que no alcanzan a satisfacer las necesidades vitales básicas.

Desde el área de Adultos Mayores consideraron que es oportuno recordar esta fecha para promover actitudes en defensa de la dignidad de los ancianos, que no disminuye por su menor capacidad productiva. Es necesario atender adecuadamente la vejez para promover el bienestar espiritual y cultural de toda la sociedad. Aseveraron que “Su fragilidad hace de los adultos mayores un especial signo de la presencia de Jesús entre nosotros”.

Finalmente pidieron comprometerse para transformar el maltrato en buen trato y el abuso en respeto y valoración de todos los adultos mayores y ancianos.