Solidaridad con la Iglesia de Nicaragua

Obispos centroamericanos se solidarizan con la Iglesia en Nicaragua

Rolando Álvarez
Rolando Álvarez

Los obispos de la región centroamericana exhortan a las autoridades a buscar y encontrar caminos de diálogo que posibiliten la convivencia armónica entre los ciudadanos y las instituciones de Nicaragua

Solidaridad con todos los miembros de la Iglesia en el país, en particular con quienes están sufriendo la vulneración de su derecho a la seguridad y libertad plena

Referencia particular a Mon. Rolando Álvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí y al Pbro. Harving Padilla, párroco de la Parroquia San Juan Bautista de la Ciudad de Masay

(Vatican News).- Escuchamos el clamor del pueblo nicaragüense y nos apena la situación social, económica y política que atraviesa provocándole dolor y sufrimiento: así lo expresan los obispos de la región centroamericana unidos colegiadamente en el Secretariado Episcopal de América Central, en un comunicado publicado en la Solemnidad del Corpus Christi.

Derecho a la seguridad y libertad plena

Los prelados, que expresan su solidaridad con la Iglesia que peregrina en Nicaragua, hacen referencia en particular a Mons. Rolando Álvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí y al Pbro. Harving Padilla, párroco de la Parroquia San Juan Bautista de la Ciudad de Masaya, quienes sufren la vulneración de su derecho a la seguridad y libertad plena.

Buscar caminos de diálogo

A Dios piden la comprensión, la tolerancia, el diálogo, la unidad y la paz, y exhortan a las autoridades civiles y militares “a buscar y encontrar caminos de diálogo que posibiliten la convivencia armónica entre los ciudadanos y las instituciones que conforman el entramado de dicha sociedad, entre ellas la Iglesia que a lo largo de cinco siglos ha velado con amor por dicho pueblo”. 

En la solemnidad del Corpus Christi, conociendo la fe, amor y devoción de nuestros pueblos, y, siendo el nicaragüense uno de ellos, – concluyen – pedimos a Nuestro Señor Jesús, que por su Cuerpo y Sangre se logre la unidad nacional tan anhelada y necesaria en Nicaragua.

Solidaridad con la Iglesia nicaragüense

Obispos de El Salvador se solidarizan con la Iglesia nicaragüense

Expresan su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa y el párroco de la iglesia de San Juan Bautista

La Conferencia Episcopal de El Salvador, encabezada por su presidente el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, manifestó su solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua.ntre las agresiones contra la Iglesia, tan solo en el mes pasado ocurrió que sin motivo aparente y sin explicación, el gobierno de Nicaragua ordenó la eliminación del Canal Católico de Nicaragua, que era transmitido en la televisión por suscripción; previo a ese hecho, el obispo de Matagalpa, Rolando José Álvarez llevó a cabo un ayuno en denuncia por el acoso policial del que era víctima.

En ese sentido, los obispos salvadoreños expresaron su preocupación por la seguridad del obispo de Matagalpa,  quien también es administrador apostólico de la diócesis de Esteli, así como del párroco de la Iglesia de San Juan Bautista en la ciudad de Masaya, Harving Padilla.

Tolerancia y diálogo

Los obispos de El Salvador lamentaron la situación política y social que atraviesa Nicaragua: “Compartimos el dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido, que aspira vehementemente a vivir en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales para alcanzar una vida digna en consonancia con el reino de vida que Cristo vino a traer”.

Aseguraron estar unidos en oración con la Iglesia en Nicaragua, “pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo… para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en ese querido país”.

Finalmente pidieron que “el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Inmaculada Virgen María y de San Óscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles mediante el diálogo y la colaboración de todos la anhelada paz social en Nicaragua”