Reforma de la Ley de Extranjería

El Gobierno regularizará a los migrantes que se formen en sectores donde falte mano de obra

26/07/2022. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa, a 26 de julio de 2022.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa, a 26 de julio de 2022.  Eduardo Parra / EUROPA PRESS

La reforma de la Ley de Extranjería facilitará la contratación de trabajadores en origen.

El Gobierno ha aprobado una reforma con la que quiere regularizar a miles de personas migrantes con el objetivo de integrarlos en el mercado laboral. Esta nueva medida contempla la figura del «arraigo por formación», con la que una persona extranjera con dos años de residencia en España podrá obtener los papeles si se ha formado en algún sector económico necesitado de mano de obra.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha señalado que esta medida es muy ambiciosa, ya que modernizará «todo el sistema migratorio, a fin de propiciar una migración legal, ordenada y segura». El Ejecutivo considera necesaria esta política para combatir la economía sumergida, además de afrontar el constante envejecimiento de la población española. 

Esta reforma de la Ley de Extranjería también busca agilizar los procedimientos burocráticos a la hora de contratar personas. Así, la contratación se ampliará a más sectores con diferente grado de cualificación. Los estudiantes extranjeros, de este modo, podrán beneficiarse de la medida, ya que podrán simultanear su formación con un trabajo, hasta un máximo de 30 horas.

Facilitar la residencia en España

El «arraigo por formación» es la principal propuesta del Ministerio encabezado por Escrivá. Así, las personas migrantes que hayan permanecido en España de manera irregular podrían obtener la ciudadanía si realizan una formación reglada en algún sector con demanda de empleo. Para ello, se deberá acreditar una estancia en el país de, al menos, dos años y un período de seis meses trabajados. Se deberá acreditar una estancia en el país de, al menos, dos años y un período de seis meses trabajados

El texto también moderniza la figura del arraigo social para autorizar la residencia. Las personas extranjeras, en este caso, deberán presentar un contrato regular de trabajo de mínimo un año. Además, se deberá acreditar un período de permanencia en España de tres años y tener vínculos familiares –o, en su defecto, aportar un informe que demuestre la inserción en la sociedad–.

Agilizar la contratación de personal extranjero en origen

Otro de los procedimientos que el Gobierno quiere facilitar es el de contratar personal extranjero en origen. Inclusión reformará los programas de migración circular, un mecanismo con el que se ficha a grupos de personas de manera temporal para que regresen a su país una vez acabada la actividad. Este es el caso de las temporeras, trabajadoras, la mayoría procedentes de Marruecos, que vienen a Huelva para trabajar durante la campaña de recolección.

La nueva medida también busca promover la contratación de extranjeros en sus países. Así, se ampliará al Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, que no se toca desde 2012, y el cual establece las profesiones que requieren mano de obra. Este modelo, explica el ministro, genera cuellos de botella ya que las empresas, pese a necesitar mano de obra, «no pueden acceder a ella porque los puestos de trabajo que ofertan no se encuentran reflejados».

Pensiones «justas y suficientes»

Miles de personas de toda España reclaman en Madrid unas pensiones «justas y suficientes» 

(I-D) Los portavoces nacionales de COESPE ESTATAL, Ramón Franquesa; Conchita Ribera y Ciriaco García, encabezan la concentración de pensionistas por el centro de Madrid.(I-D) Los portavoces nacionales de COESPE ESTATAL, Ramón Franquesa; Conchita Ribera y Ciriaco García, encabezan la concentración de pensionistas por el centro de Madrid. Carlos Luján / Europa Press 

Europa Press 

Pensionistas de toda España, convocados por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Publico de Pensiones (Coespe), se han manifestado este sábado en Madrid para reclamar unas pensiones «justas y suficientes» y protestar contra el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y su reforma, que el mes pasado superó su primer examen en el Pleno del Congreso tras rechazarse la enmienda de totalidad planteada por el PP. 

Durante el debate parlamentario, Escrivá, presentó su reforma como algo «no de partido ni de Gobierno», sino «de país», que nace del acuerdo parlamentario del Pacto de Toledo y también con el consenso de los principales sindicatos, patronales y organizaciones de autónomos, «tras una década sin consenso». 

Según Coespe, con esta nueva concentración quieren defender unas pensiones públicas «justas y suficientes» y unos servicios públicos de «calidad», así como mostrar su oposición al Pacto de Toledo y la inminente reforma de las pensiones del ministro José Luis Escrivá. Entre otras peticiones están unas pensiones «dignas» de 1.084 euros tal y como establece la Carta Social Europea, una auditoría de las cuentas de la Seguridad Social y acabar con la brecha de género o adelantar la edad de jubilación. 

En la marcha ha estado presente Unidas Podemos, en concreto, el diputado en el Congreso, Javier Sánchez, que ha destacado que en esta legislatura han dado algunos «pasos importantes» para garantizar unas pensiones dignas, ya que han conseguido «revalorizarlas al IPC y derogar el factor de sostenibilidad», aunque, ha dicho, tienen «claro» «que no es suficiente». 

«Hay que subir las mínimas y las no contributivas de forma que alcancen como mínimo la cuantía del SMI. Desde Unidas Podemos tenemos muy claro que no vamos a permitir ningún retroceso en el sistema público de pensiones», ha añadido. 

La marcha ha comenzado en el Congreso de los Diputados y ha terminado en la Puerta del Sol. 

Quién, cómo y cuándo: claves del Ingreso Mínimo Vital

Cuartopoder El viernes, 29 de mayo de 2020

Este viernes, el Consejo de Ministros ha apruebado una de las propuestas más ambiciosas de la legislatura: el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que pretende ayudar a salir de la pobreza a 850.000 hogares en los que viven aproximadamente 2,3 millones de personas. La crisis económica y social que seguirá a la sanitaria tras la pandemia de la covid-19, ha hecho que el Ejecutivo adelante una de sus medidas estrella a favor de la igualdad de oportunidades, que se pondrá en marcha en junio.

Los encargados de presentar la propuesta en rueda de prensa han sido el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Les ha acompañado, como es habitual tras el Consejo de Ministros, la ministra portavoz María Jesús Montero.

Estas son las claves del Ingreso Mínimo Vital.

Qué

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) es una prestación no contributiva de la Seguridad Social, que podrán solicitar aquellas personas que no superen un determinado importe.

Cuánto

  • El IMV irá de 462 euros al mes para una persona adulta que viva sola hasta un máximo de 1.015 euros al mes, dependiendo del tipo de hogar, teniendo en cuenta el número de adultos y de niños.
  • Se podrá complementar con las rentas de inserción autonómicas.
  • Habrá un complemento de 100€ mensuales para los hogares monoparentales.
  • El Gobierno prevé que su coste anual rondará los 3.000 millones de euros.

Para quién

  • El Gobierno calcula que habrá unos unos 850.000 hogares beneficiados en los que viven aproximadamente 2,3 millones de personas.
  • De ellos, un 30% son menores.
  • El 16% de los hogares potenciales beneficiarios son monoparentales, que están en su inmensa mayoría encabezados por una mujer (90%).
  • Se requerirá al menos un año ininterrumpido de residencia legal y efectiva en España, excepto en las situaciones de violencia de género, trata y explotación sexual.

Cuándo

  • El Gobierno pondrá en marcha este IMV desde el 15 de junio. Las solicitudes que lleguen hasta el 15 de septiembre, serán retroactivas.

Cómo

  • La solicitud la realizará una sola persona por hogar. Este titular tendrá entre 23 y 65 años y llevar al menos tres años constituido como hogar, excepto en casos de que tengan menores a su cargo. En ese caso, se tendría acceso desde los 18 años.
  • Preferentemente a través de la sede electrónica de la Seguridad Social, pero se estudian otras vías, como los ayuntamientos o la ayuda de las oenegés del tercer sector.
  • Según fuentes gubernamentales, el IMV va a fijar un umbral para cada tipo de hogar, que dependerá del número de miembros.
  • Una vez analizadas las rentas del hogar (incluidas los salarios), el IMV cubrirá la diferencia entre la renta existente y el umbral fijado.
  • Además de analizar las rentas, el IMV también hará un «test de riqueza», que tendrá en cuenta el patrimonio, descontando la vivienda habitual.
  • Será compatible con las rentas mínimas autonómicas. Se establecerá un «suelo común» del IMV, que complementarán las comunidades autónomas «en la forma en que ellas lo consideren oportuno».
  • El Gobierno ya ha firmado un acuerdo con el PNV para transferir la gestión a País Vasco y Navarra.
  • Habrá requisitos especiales de acceso para las personas víctimas de trata, explotación sexual o violencia de género o los solicitantes de asilo.
  • Es compatible con trabajos siempre que no se supere el umbral establecido. Así el Gobierno cree que se evitan las “trampas de la pobreza” por las que los ciudadanos tienen que elegir entre un empleo insuficiente o una renta social. De hecho, habrá incentivos que «premiarán» a quienes encuentren un trabajo, ya que no perderá la prestación si sigue sin superar el umbral.

Por qué

  • Uno de cada cuatro españoles vive en riesgo de pobreza.
  • La crisis del covid-19 y la destrucción de empleo podrían agravar el problema.
  • El relator especial de la ONU sobre la pobreza extrema,  Philip Alston, visitó España hace unos meses y fue contundente: “España le está fallando por completo a buena parte de su sociedad».
  • Aunque ya existían rentas de inserción autonómicas, el IMV supone un hito a nivel estatal. El Gobierno cree así que diseña un sistema más eficaz en la lucha contra la pobreza al fortalecer «el sistema de rentas mínimas español (débil y fragmentado)».