El Papa y los ancianos

El cardenal Farrell: El Papa es “ejemplo para todos los ancianos” por cómo afronta la vejez

“El Santo Padre está enviando un mensaje de que podemos tener limitaciones, pero debemos seguir adelante”, afirma el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

A sus 85 años, Jorge Mario Bergoglio “es un gran ejemplo para todos los ancianos” por la manera en que está afrontando tanto la vejez como sus problemas de movilidad por los dolores en una rodilla, que le han obligado a recurrir a una silla de ruedas, con la que se le vio por primera vez en público el pasado jueves.


“Acepta sus limitaciones en este momento con gran espíritu y corazón”, afirmó este martes el cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, durante la presentación del mensaje del Papa con motivo de la II Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, que se celebra el próximo 24 de julio.

“El Santo Padre está enviando un mensaje a todos de que podemos tener limitaciones, pero debemos seguir adelante y hacerlo lo mejor que podamos”, contó el purpurado estadounidense. Pese a sus achaques, el Pontífice mantiene su agenda con audiencias y discursos “casi todos los días”, haciendo así ver a los ancianos que “tienen un mensaje que enseñar al mundo” y que, sobre todo, “transmitir a los jóvenes”. Esa actitud de Bergoglio es para Farrell una muestra de “su grandeza” como obispo de Roma.

“Relevantes” en la sociedad

Al hablar sobre el mensaje del Papa con motivo de la II Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida destacó cómo el Pontífice invita a “tomar conciencia” de manera “estructural” de la “relevancia” de los ancianos en la vida de la sociedad. “No se trata de seguir una emergencia, sino de poner las bases para un trabajo pastoral de largo período que implicará a las próximas décadas”, explicó.

Tras recordar que los ancianos suponen ya el 20% o más de la población en Europa y América del Norte, Farrell consideró que la cuestión de los ancianos va a “condicionar” nuestro futuro. Por ello propuso un “cambio de perspectiva” que debe también implicar a toda la comunidad eclesiástica. “Hablar solo ‘de los ancianos’ tiene poco sentido si son principalmente ellos quienes nos escuchan en las iglesias. Ha llegado la hora para nosotros de aprender a hablar ‘a los ancianos’”, señaló.

Abrazo a los mayores

En su análisis de los puntos principales del nuevo texto del Papa, el purpurado estadounidense subrayó los tres pilares sobre los que puede construirse “una verdadera espiritualidad” de la edad anciana: la ternura, el cuidado y la oración. “El mensaje del Papa con motivo de la II Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores es la alternativa a la cultura del descarte”, señaló finalmente.

En la conferencia de prensa también participó Vittorio Scelzo, encargado de la pastoral de los ancianos en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que presentó el logotipo de este evento, con forma de abrazo. “Por eso, el abrazo de la Iglesia, que pasa también a través de la celebración de la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, quiere ser más fuerte que cualquier soledad, y tenemos el deseo de que cada comunidad encuentre la manera de llegar a todos”, dijo Scelzo.