La Buena Noticia del Dgo de Resurrección-B

¡ALLELUYA, ALLELUYA! ¡EL SEÑOR RESUCITÓ!

Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)
Vio y creyó que Jesús había de resucitar de entre los muertos (Dibujo Cerezo Barredo)

LA HORA DE LA PALABRA

JESÚS TENÍA RAZÓN

¿Qué sentimos los seguidores de Jesús cuando nos atrevemos a creer de verdad que Dios ha resucitado a Jesús?¿Qué vivimos mientras seguimos caminando tras sus pasos? ¿Cómo nos comunicamos con él cuando lo experimentamos lleno de vida?

Jesús resucitado, tenías razón.

Es verdad cuanto nos has dicho de Dios. Ahora sabemos que es un Padre fiel, digno de toda confianza. Un Dios que nos ama más allá de la muerte. Le seguiremos llamando «Padre» con más fe que nunca, como tú nos enseñaste. Sabemos que no nos defraudará.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios es amigo de la vida. Ahora empezamos a entender mejor tu pasión por una vida más sana, justa y dichosa para todos. Ahora comprendemos por qué anteponías la salud de los enfermos a cualquier ley o tradición religiosa. Siguiendo tus pasos, viviremos curando la vida y aliviando el sufrimiento. Pondremos siempre la religión al servicio de las personas.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios hace justicia a las víctimas inocentes: hace triunfar la vida sobre la muerte, el bien sobre el mal, la verdad sobre la mentira, el amor sobre el odio. Seguiremos luchando contra el mal, la mentira y los abusos. Buscaremos siempre el reino de ese Dios y su justicia. Sabemos que es lo primero que el Padre quiere de nosotros.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora sabemos que Dios se identifica con los crucificados, nunca con los verdugos. Empezamos a entender por qué estabas siempre con los dolientes y por qué defendías tanto a los pobres, los hambrientos y despreciados. Defenderemos a los más débiles y vulnerables, a los maltratados por la sociedad y olvidados por la religión. En adelante escucharemos mejor tu llamada a ser compasivos como el Padre del cielo.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora empezamos a entender un poco tus palabras más duras y extrañas. Comenzamos a intuir que el que pierda su vida por ti y por tu evangelio la va a salvar. Ahora comprendemos por qué nos invitas a seguirte hasta el final cargando cada día con la cruz. Seguiremos sufriendo un poco por ti y por tu evangelio, pero muy pronto compartiremos contigo el abrazo del Padre.

Jesús resucitado, tenías razón.

Ahora estás vivo para siempre y te haces presente en medio de nosotros cuando nos reunimos dos o tres en tu nombre. Ahora sabemos que no estamos solos, que tú nos acompañas mientras caminamos hacia el Padre. Escucharemos tu voz cuando leamos tu evangelio. Nos alimentaremos de ti cuando celebremos tu cena. Estarás con nosotros hasta el final de los tiempos.

José Antonio Pagola

TESTIGOS DE LA PALABRA

Paul McAuley
Paul McAuley

El misionero y activista medioambiental británico Paul McAuley, de 71 años, fue encontrado sin vida en el albergue que él mismo fundó para escolares indígenas en un barrio de la ciudad de Iquitos, en plena Amazonía peruana.
Los primeros indicios señalaban que el religioso había sido quemado hasta la muerte, pero un experto forense peruano, según « The Washington Post», asegura que murió antes de que su cuerpo fuera quemado en la Comunidad Estudiantil Intercultural ‘La Salle’ al no encontrarse dióxido de carbono en su sangre.
Los fiscales todavía no han determinado si McAuley fue asesinado o cuál ha sido el motivo de su muerte, aunque el forense señala que el cuerpo fue quemado «en circunstancias sospechosas”.

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

¡ Cristo el Señor resucitó!
¡Alegría! ¡Aleluya! ¡Cristo el Señor resucitó!
Como un grito en la mañana, ¡resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, resucitó!
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Auí estoy, en el silencio, provocando la sorpresa
Abre los ojos y mira hacia dentro y hacia fuera,
Que en el lugar del dolor, en el trajín de la fiesta
O en la noria del amor, yo, el Señor,
llamo a tu puesta.
Quien se siente caminante,
de seguro que me encuentra
Llamando por las esquinas
Voy de camino y sin tregua.
 
Peregrino hacia Emaús para sentarme a tu mesa
Partiendo el Pan con cariño,
descubrirás mi presencia.
 
¿Dónde estás, Señor, dónde?
Vivo estoy y para siempre
Resucitado a tu vera.
Grita conmigo: ¡Aleluya!
Que ha merecido la pena.
Resucité del sepulclo y el cielo se hizo tierra.
¿Dónde estoy? Preguntas…
Tu vida es la respuesta.
¡Alegría! ¡Aleluya! ¿Cristo el Señor resucitó!
Como amigo en el camino, ¡resucitó!
Como aquel que da la vida, ¡resucitó!
 
Isidro Lozano o.c.
 
Pastoral Bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro (Cuenca).

La buena noticia del domingo 28.03.2021—Dgo de Ramos-B

Bendito el que viene en nombre del Señor

 

LA HORA DE LA PALABRA

Jesús se entrega por todos.

Ante la pasión de Jesús no podemos ser meros espectadores o un auditorio pasivo.

Dios sufre con nosotros

Ante los millones de personas que mueren de hambre, que son refugiados o están desaparecidos, nos preguntamos: ¿Dónde está Dios? ¿Qué dice ante el sufrimiento?

Si queremos conocer la respuesta de Dios al sufrimiento, la tenemos que descubrir en el rostro de un crucificado que ha muertotras un misterioso grito lanzado al cielo, pero no contra el cielo.

Ahora el dolor ya no es signo de la ausencia de Dios. Donde parece que no hay Dios o que ha desaparecido, es donde está más cercano que nunca.

La respuesta de Dios al sufrimiento humano se halla en su cruz y en nuestra cruz de cada día.

TESTIGOS DE LA PALABRA

“Donde la vida, pongo el fuego”. Guillermo Sotillos
“Donde la vida, pongo el fuego”. 
Guillermo Sotillos 
 
Hace dos años se nos fue nuestro  compañero y hermano Guillermo Sotillos… Nos acompañó a las gentes de la Red desde  su origen, en los tiempos más duros de las redadas racistas en Lavapiès.
Formó   parte de los primeros grupos de apoyo a detenidos. Siempre desde abajo, y desde lo invisible obedeció a su corazón más que a las leyes injustas luchando contra ellas desde la libertad de su pasión por la dignidad humana y su amistad con tantos compañeros y compañeras sin papeles…
 
Con él aprendimos  muchas cosas, entre ellas a terapeutizar el dolor y la rabia a través del teatro, la poesía y los cuentos.
Su jovialidad y su incondicionalidad en la amistad y en las luchas y sueños compartidos, su disponibilidad a cualquier hora del día o de la noche, permanecen vivos en nuestra memoria para siempre… y con él seguimos y seguiremos, a partir de ahora de otra manera, aunque su ausencia hoy nos rompa el corazón.

 

 

ORACIÓN DESDE LA PALABRA

 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor! 
 
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Con tu entrada en Jerusalén, Señor, se cumple
lo que todo un pueblo soñó desde siglos,
lo que fue su grito de esperanza
ante todas las dificultades.
 
Bien sabes, Señor, 
Que nuestro sí de hoy, mañana será un no;
que nuestros cantos se quedarán
en boca cerrada;
Que nuestros vivas darán lugar a deserciones;
Que nuestros gritos se convertirán
en silencios de muerte. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Te pedimos, Señor, que ante las dificultades
de la vida,
no se apaguen nuestras voces porque somos
tu expresión;
Que no escondamos nuestra vida cristiana
porque somos tu cuerpo;
Que no neguemos tu evangelio ni tu presencia
porque somos tu palabra.
 
Bien lo sabes, Señor Dios,
hermano y amigo nuestro para siempre,
que ya no podemos vivir sin ti.
Isidro Lozano o.c.
 

Pastoral bíblica de Daniel Sánchez Barbero en Fuente de Pedro Naharro, Cuenca

 

La Buena Noticia del Dgo. 27º-A

Los viñadores ingratos

4.2.7

Mt 21, 33-43

Los frutos que Dios espera de nosotros

Esta parábola está tomada del canto de la viña de Isaías que hemos leído en la 1ª lectura. La viña del Señor es “la Casa de Israel”, el pueblo querido por Dios, que a la hora de recoger los frutos, éstos han sido amargos.

Este sistema socio-económico neoliberal está llevando a la humanidad a situaciones de extrema pobreza y de miseria.

¿Estos son los frutos que Dios espera de su viña? ¿Damos los frutos que Dios quiere que demos?

Testigos de la Palabra

Oración por nuestra Tierra en el día de San Francisco de Asís

Dios omnipotente que estás presente en todo el universo                                               y en la más pequeña de tus criaturas.                                                                                Tú que rodeas con tu ternura todo lo que existe.                                                  Derrama en nosotros la fuerza de tu amor                                                                    para que cuidemos la vida y la belleza.                                                                   Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas                             sin dañar a nadie.                                                                                                                Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar                                                                                a los abandonados  y olvidados de esta tierra                                                                que tanto valen para tus ojos.                                                                                         Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo                                       y no depredadores,                                                                                                               para que sembremos hermosura                                                                                             y no contaminación y destrucción.                                                                                Toca los corazones de los que buscan solo beneficios                                                        a costa de los pobres y de la tierra.                                                                      Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa,                                                                      a contemplar admirados,                                                                                                         a reconocer que estamos profundamente unidos                                                          con todas las criaturas en nuestro camino hacia la luz infinita.                              Gracias, porque estás con nosotros todos los días.                                                    Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz.

La Buena Nueva del Dgo. 23º-A

Reunidos en el nombre de Jesús

4.2.7

Mt 18, 15-20

Donde estén dos o tres reunidos en mi nombre

Al parecer, a las primeras generaciones cristianas no les preocupaba mucho el número. A finales del siglo I eran solo unos veinte mil, perdidos en medio del Imperio romano. ¿Eran muchos o eran pocos? Ellos formaban la Iglesia de Jesús, y lo importante era vivir de su Espíritu. Pablo invita constantemente a los miembros de sus pequeñas comunidades a que «vivan en Cristo». El cuarto evangelio exhorta a sus lectores a que «permanezcan en él».

Mateo, por su parte, pone en labios de Jesús estas palabras: «Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». En la Iglesia de Jesús no se puede estar de cualquier manera: por costumbre, por inercia o por miedo. Sus seguidores han de estar «reunidos en su nombre», convirtiéndose a él, alimentándose de su evangelio. Esta es también hoy nuestra primera tarea, aunque seamos pocos, aunque seamos dos o tres.

Reunirse en el nombre de Jesús es crear un espacio para vivir la existencia entera en torno a él y desde su horizonte. Un espacio espiritual bien definido no por doctrinas, costumbres o prácticas, sino por el Espíritu de Jesús, que nos hace vivir con su estilo.

El centro de este «espacio Jesús» lo ocupa la narración del evangelio. Es la experiencia esencial de toda comunidad cristiana: «hacer memoria de Jesús», recordar sus palabras, acogerlas con fe y actualizarlas con gozo. Ese arte de acoger el evangelio desde nuestra vida nos permite entrar en contacto con Jesús y vivir la experiencia de ir creciendo como discípulos y seguidores suyos.

En este espacio creado en su nombre vamos caminando, no sin debilidades y pecado, hacia la verdad del evangelio, descubriendo juntos el núcleo esencial de nuestra fe y recuperando nuestra identidad cristiana en medio de una Iglesia a veces tan debilitada por la rutina y tan paralizada por los miedos.

Este espacio dominado por Jesús es lo primero que hemos de cuidar, consolidar y profundizar en nuestras comunidades y parroquias. No nos engañemos. La renovación de la Iglesia comienza siempre en el corazón de dos o tres creyentes que se reúnen en el nombre de Jesús.

J.A. Pagola

 

Testigos de la Palabra

 

Mons. Leónidas Proaño, obispo de Ecuador, fue uno de los más destacados representantes Latinoamericanos del ala progresista de la iglesia . Tuvo una vida entregada sin reservas a la liberación de los oprimidos y se convirtió en el Profeta de Amerindia. Se le considera el Padre de la Iglesia Latinoamericana y el Padre de la Teología de la Liberación en América Latina . Recibió varios doctorados y numerosos premios y reconocimientos nacionales e internacionales; tuvo el premio Nobel de la Paz en el año 1986.  En abril de 1974 llego a Riobamba el visitador Jorge Casanova SDB con resguardo policial para fiscalizar al obispo ecuatoriano; y en 1976, junto con otros 17 obispos y sacerdotes , fue apresado por la dictadura militar de aquel entonces , acusado de subversivo.

Con Mons Proaño estuvo el P. Rutilio Grande aprendiendo la pastoral del Documento de Medellín, antes de ponerlo en práctica en Aguilares y El Paisnal , antes que le mataran.                                                                                                            Mons. Proaño murió pobre , sin donde reclinar su cabeza, en Riobamba, Ecuador, el 31 de agosto de 1988.

Una Misión en El Salvador (7)

7. Buscar un nombre para la Parroquia y comenzar a trabajar

 Una de las primeras cosas que teníamos que hacer en el equipo, pues nos lo había pedido el Obispo, era poner el nombre de la nueva Parroquia. Se ofrecían varios nombres, casi todos dedicados a la Santísima Virgen, pues el Concilio la había nombrado Madre de la Iglesia. Preguntamos qué imagen era la que presidía el patio del Colegio donde celebrábamos la Eucaristía. Las Hnas. nos dijeron que era la Virgen de los Pobres, una imagen que había traído una Religiosa de Bélgica, donde se apareció a la niña Marietta. Ah! Pues ya estuvo! No tenemos que buscar más nombres, pues la Virgen María ha venido también para quedarse! Y decidimos que la Parroquia se llamara María Madre de los Pobres…Esa era nuestra propuesta que teníamos que llevar al Arzobispo Mons. Rivera, que era quien tenía que decidir.

Había varias opiniones de que el Obispo no iban a aceptar ese nombre, pues sonaba a “la Iglesia de los Pobres” que entonces estaba en entredicho igual que la teología de la liberación y la Iglesia Popular, que eran criticadas esos días en la Curia del Vaticano.

Al comentar al Obispo el nombre que habíamos elegido para la parroquia, le pareció muy bien diciendo que era la patrona de Zacatecoluca, una advocación que viene de una leyenda que dice que la Virgen se apareció a dos niños, un indígena y el otro mestizo de padre español con madre indígena.

Inicio del trabajo pastoral

 Comenzamos con ilusión el trabajo pastoral con un equipo ampliado para ir conociéndonos y conociendo la parroquia que tiene doce Colonias con representantes de casi todas (Quiñónez, La Chacra, San Martín, El Coro, Bolívar, El Granjero I, El Granjero II, 1º de Enero, San Luis I,  Morazán, Plan Piloto, La Labor I, La Labor II…)

Comencé a visitar las distintas colonias con los representantes de las mismas para hacer el mapeo de las mismas anotando los problemas y necesidades que había, así como visitando a las familias más conocidas de los líderes que me acompañaban.       Comenzamos por la Colonia Quiñónez, y visitamos la Ermita del Sagrado Corazón, que era el único local que teníamos como parroquia: una ermita que estaba medio derruida y toda abandonada, con las maderas podridas y rotas así como los techos de láminas, casi todas inservibles, con tela de ciclón como paredes, pero toda rota…era todo abandono y hacía mucho que no se utilizaba…decían que desde la gran represión a los líderes del Bloque que allí se habían organizado  años atrás. Como solo encontramos un gallo y unas cuantas gallinas en medio de todo el montón de basura la llamábamos “El Gallinero”. Pero nos pusimos manos a la obra para limpiarla y arreglarla. Pero sobre todo me impresionó el ver la pobreza extrema de la gente, al visitar algunas personas enfermas, que vivían en los barrancos y a la orilla del río Acelhuate, con todos los olores del río Acelhuate incluidos.

Como solo contábamos con un pequeño megáfono de la escuela y no era suficiente para oir bien por la gran cantidad de gente que asistía a la Misa en el patio del colegio nos propusimos hacer actividades para comprar un aparato de sonido.      D. Inés regaló un cabrito para hacer una rifa, que Fabián la motivó bien en Ilopango diciendo que la rifa era para “la parroquia de la cabra”. Los números de la rifa se vendieron y pudimos comprar el aparato de sonido, que nos ha estado sirviendo hasta el día de hoy

 Inauguración de la Parroquia María Madre de los Pobres

Hemos aprovechado el tiempo de Cuaresma para tomar en contacto con la gente viviendo la religiosidad popular de estos días. Una cosa que llama mucho la atención es la vivencia fuerte de la religiosidad popular, pues los que llegamos de las grandes ciudades de Europa tan secularizadas no estamos acostumbrados.         Pero dio buen resultado el organizar los viacrucis en varias colonias que los laicos podían prepararlos. Yo iba cada viernes a uno de ellos, pero solo comentaba el texto de la estación que me dejaban, pues todas las estaciones las repartían entre las familias con lecturas bíblicas que después se comentaban.                                            Esto ayudó para dar a conocer a la gente que ya éramos una parroquia y les invitábamos a la Misa del domingo en el patio de la Escuela Fe y Alegría. Por eso el día de la inauguración de la parroquia fue emocionante el ver tantísima gente, más de dos mil personas, en una verdadera fiesta popular. Claro! Habían venido mucha gente de Ilopango y Apulo, de los distintos Refugios de la ciudad y sobre todo de San Francisco Mejicanos con la Madre Marichi con sus niños, que hicieron varios bailes y presentaciones. También vinieron el grupo musical “Pior es nada” de las Granadillas, amigos de Miguel Cavada, que nos compusieron un himno para la Parroquia:                                                                                                                                           En estos días de este mes de mayo, te celebramos por amor a Dios,              Por ser la madre, madre de los pobres, por ser la madre del Hijo de Dios…      

Pero la verdad es que a la gente se les ha quedado los otros dos cantos a La Madre de los Pobres que vienen también en el libro de cantos “El Pueblo canta”, sobre todo éste:                                                                                                                                                                                                                       Madre de los pobres, los humildes y sencillos,                                                                De los tristes y los niños que confían siempre en Dios…                                                El otro que también se canta mucho es el de La Madre de los Pobres de América:                                                                                                                                Madre de los pobres, de los peregrinos, te pedimos hoy por América Latina,    Tierra que visitas con los pies descalzos, apretando fuerte un niño en tus brazos.

Danza de los niños en el Ofertorio de la Misa

CONTINUARÁ…el próximo martes 19:00 H de Madrid, un nuevo capítulo de     “Una Misión en El Salvador”, en http://www.unassemillitas.wordpress.com

Entre la poesía, la mística y la revolución

Entre la poesía, la mística y la revolución Juan José Tamayo: “Ninguna causa que se jugara en la esfera local o internacional le era ajena, tampoco ninguna revolución”

“La noticia de su fallecimiento nos dejó sumidos en un profundo dolor, pero también en el recuerdo subversivo de su vida igualmente subversiva”

“Cantó a los revolucionarios latinoamericanos: Augusto César Sandino, Carlos Fonseca Amador, Che Guevara, Gaspar Laviana; a los obispos mártires: San Romero de América (El Salvador), Enrique Angelelli (Argentina), a los teólogos de la liberación Gustavo Gutierrez, Leonardo Boff”

“Ofreció narrativas alternativas a los relatos oficiales, construyó espacios de convivencia y diálogo”

“La mejor expresión de su opción por las comunidades indígenas y afrodescendientes son sus dos bellísimas cantatas: la Misa de la Tierra sin Males, donde denuncia el genocidio, el etnocidio y el biocidio del proceso colonizador y sus formas actuales; la Misa de los Quilombos, en la que muestra la originalidad de la cultura afro y su gran potencialidad de acogida, al tiempo que denuncia el sistema de esclavitud”

08.08.2020 Juan José Tamayo

A las 3 de la tarde, hora española, me comunicaba mi amigo y colega el teólogo claretiano brasileño Mario Fernandes el fallecimiento de Dom Pedro Casaldáliga en la ciudad de Batatais, del Estado de Sâo Paulo. Enseguida lo comuniqué a nuestros amigos comunes. La noticia nos dejó sumidos en un profundo dolor, pero también en el recuerdo subversivo de su vida igualmente subversiva, como él mismo reconoce en uno de sus poemas:

“Me llaman./Me llamarán subversivo./ Y yo les diré: lo soy./ Por mi pueblo en lucha vivo./ Con mi pueblo en marcha voy./ Tengo fe de guerrillero/ y amor de revolución./ Y entre Evangelio y canción/ sufro y digo lo que quiero”. Una vida comprometida con las causas de liberación de los pueblos oprimidos que, según su humilde decir, “son más importantes que mi vida”.

Cataluña fue su patria, y Balsereny (Barcelona), el pueblo donde nació el 16 de febrero de 1928. Allí tenía sus raíces, su familia, sus amigos y amigas, las organizaciones solidarias con sus proyectos humanitarios y ecológicos. En 1968 su vida dio un giro copernicano: partió para Brasil y nunca más volvió a su tierra natal, ni siquiera con motivo del fallecimiento de su madre. Así lo prometió cuando se embarcó camino de América Latina y, fiel a su promesa, lo cumplió. Pero llevaba a Cataluña en el corazón y en la mente. Patria suya fue también Brasil, donde llegó como misionero y ejerció como obispo de la liberación durante más de tres décadas en la diócesis de Sâo Felix do Araguaia, en el Mato Grosso.

Durante varias décadas he mantenido una fluida comunicación epistolar con él. He leído sus textos. He seguido su itinerario vital e intelectual. He escuchado testimonios de amigos comunes. Le he enviado mis libros. En 2012 le dediqué mi Invitación a la utopía con estas palabras: “A Pedro Casaldàliga, profeta de la utopía-en-acción con la mirada puesta en Otro Mundo Posible”.

En este artículo voy a ofrecer, en catorce imágenes, algunas de las dimensiones más destacadas de su rica personalidad: la originalidad de su pensamiento, la ejemplaridad de su vida y las causas por las que luchó y que dieron sentido a su existencia.

  1. Poeta. Pedro cultivó la poesía desde su juventud. Es uno de los mejores poetas hispano-latinoamericanos junto con Ernesto Cardenal. No fue un simple versificador de Corte, ni contemporizador con el Sistema, ni legitimador del orden establecido, ni se queda en palabrería vacía, sino que provocó revoluciones. Cantó a los revolucionarios latinoamericanos: Augusto César Sandino, Carlos Fonseca Amador, Che Guevara, Gaspar Laviana; a los obispos mártires: San Romero de América (El Salvador), Enrique Angelelli (Argentina), a los teólogos de la liberación Gustavo Gutierrez, Leonardo Boff.
  2. Revolucionario internacionalista. “Creo en la Internacional/ de las frentes levantadas,/ de la voz de igual a igual/ y las manos entrelazadas…/ y llamo al Orden del mal/ y al Progreso de mentira”. Ninguna causa que se jugara en la esfera local o internacional le era ajena, como tampoco lo era ninguna revolución: la cubana, la sandinista, la zapatista, la guatemalteca, la salvadoreña. A todas acompañó, visitando a sus líderes, poniéndose del lado de los pueblos en lucha y celebrando con ellos la liberación.
  3. Intelectual crítico. Casaldàliga no aceptaba la realidad tal como es, ni se instala cómodamente en ella, sino que se preguntaba cómo debe ser y busca su transformación a través de la praxis. Ofreció narrativas alternativas a los relatos oficiales, construyó espacios de convivencia y diálogo en vez de campos de batalla y argumenta en favor de los binomios paz y justicia, libertad e igualdad. Criticó al poder, a todos los poderes: religioso, eclesiástico, político, económico, a los poderes oscuros del Vaticano, al imperialismo, colonialismo, capitalismo, a todas las discriminaciones: étnica, de género, de clase, de etnia, de religión, de cultura… Pero no fue un iconoclasta sin más, sino que propuso alternativas.
  4. Ecologista. Pedro reclamaba el derecho de los pueblos originarios –verdaderos ecologistas- a su territorio y exigía el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra (Pacha Mama) que esos pueblos consideran sagrada y con quien forman una comunidad eco-humana.
  5. Defensor de las causas indígena y negra. Desde su llegada a Brasil abrazó ambas causas y fue objeto de persecución por ello, e incluso amenazado de muerte. La mejor expresión de su opción por las comunidades indígenas y afrodescendientes son sus dos bellísimas cantatas: la Misa de la Tierra sin Males, donde denuncia el genocidio, el etnocidio y el biocidio del proceso colonizador y sus formas actuales; la Misa de los Quilombos, en la que muestra la originalidad de la cultura afro y su gran potencialidad de acogida, al tiempo que denuncia el sistema de esclavitud de que fueron objeto los negros en Amerindia. Al proceso colonizador respondió con la lucha por descolonización de las mentes y los sentimientos, las creencias y las culturas, al tiempo que exigió el reconocimiento de los saberes y sabidurías de esos pueblos.

Pedro Casaldáliga, escribiendo a máquina

“Criticó al poder, a todos los poderes: religioso, eclesiástico, político, económico, a los poderes oscuros del Vaticano, al imperialismo, colonialismo, capitalismo, a todas las discriminaciones”

  1. Defensor de la causa de las mujeres. Entre sus prioridades se encontraba la dignificación de las mujeres campesinas, indígenas, negras, prostitutas, etc, sometidas a las múltiples opresiones del patriarcado, el colonialismo, el capitalismo y la religión dominante. En sus escritos y oraciones huyó siempre del lenguaje patriarcal y recurre al lenguaje inclusivo, llamando a Dios Padre y Madre.
  2. Opción por el diálogo intercultural, interreligioso e interético. Casaldàliga no impuso su fe a los otros, ni afirmó que su religión es la única verdadera. Nombró al Dios de todos los nombres. Puso en práctica el poema de Antonio Machado: “¿Tu verdad? No. La verdad; y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela”.
  3. Obispo en rebelde fidelidad e insurrección evangélica. Estuvo siempre bajo sospecha del Vaticano –al menos durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XI- y de no pocos de sus colegas episcopales de América Latina y especialmente de Brasil, que lo denunciaron a Roma, y de España, donde antiguos compañeros y luego colegas en el episcopado le retiraron la amistad.
  4. Profeta. Siguiendo las huellas de los profetas de Israel/Palestina, de Jesús de Nazaret y de Bartolomé de Las Casas, Pedro despertó las conciencias adormecidas, revolucionó las mentes instaladas, denunció las injusticias del sistema y anunció Otro Mundo Posible en la historia.
  5. Místico. Encontró a Dios en los rostros de las personas y los colectivos empobrecidos y habló con él en el silencio meditativo. Vivió su experiencia religiosa no evadiéndose del mundo, sino en el corazón de la realidad. La espiritualidad fue la fuente de su compromiso socio-político y este da sentido histórico a la espiritualidad.
  6. Teólogo. Pensó la fe liberadoramente, vivió esperanzadamente la practica a través de la solidaridad, que él mismo llamaba “la ternura de los pueblos”, y se puso del lado de las teólogas y los teólogos de la liberación represaliados. Junto con Rubem Alves y  Ernesto Cardenal creó la teo-poética de la liberación.
  7. Misionero al servicio de la liberación. Casaldàliga no fue al Mato Grosso a convertir infieles, sino a llevar a cabo una evangelización liberadora con el Evangelio como buena noticia para los empobrecidos y pésima noticia para los causantes de la pobreza estructural.
  8. Obrero de la utopía en construcción. Practicó la esperanza como principio ínsito en la realidad y como virtud del optimismo militante en dirección a la utopía. En el discurso de recepción del doctorado honoris causa que le concedió el año 2000 la Universidad de Campinas (Brasil) proclamó su “pasión por la utopía. Una pasión escandalosamente desactivada, en esta hora de pragmatismo, de productividad, de mercantilismo total, de posmodernidad escarmentada” y se declaró obrero de la utopía en construcción y a rehabilitar críticamente a contratiempo. Utopía como lugar “donde quepamos todos”, como piden los zapatistas mayas. Su mensaje fue “de esperanza en esperanza caminamos esperanzándonos”.
  9. Espiritualidad contra-hegemónica. Propuso el reino de Dios como alternativa al Imperio, a cualquier Imperio, pasado presente o futuro: “Cristianamente hablando –afirmaba-, la consigna es muy clara (y muy exigente) y Jesús de Nazaret nos la ha dado…: Contra la política opresora de cualquier imperio, la política liberadora del Reino. Ese Reino del Dios vivo, que es de los pobres y de todos aquellos y aquellas que tienen hambre y sed de justicia. Contra la ‘agenda’ del impero, la ‘agenda’ del Reino”.

La  “Oda a Reagan”, que recuerda la “Oda a Roosevelt” de Rubén Darío, comienza con la excomunión del presidente de los Estados Unidos: “Te excomulgan conmigo los poetas, los niños, los pobres de la tierra”. Y termina declarándole el último (grotesco) emperador: “Yo juro por la sangre de su Hijo,/ que otro Imperio mató/ y juro por la sangre de América Latina/ -preñada de auroras hoy- que tú serás el último (grotesco) emperador”.

Esa fue su espiritualidad: anti-imperial, contra-hegemónica, con la que, cual David contra Goliat, desnudó a los Imperios que por muy poderosos que parezcan y se crean tienen los pies de barro. Para quienes deis profundizar en la figura de Casaldáliga, en mi libro Teologías del Sur. El giro descolonizador (Trotta, 2020, 2ª ed., 198-202) dedico un capítulo a la “Teopoética de la liberación” de Pedro Casaldáliga: Poesía encarnada en la revolución” .

 

MªMagdalena y el protagonismo de las mujeres en la Iglesia

Consuelo Vélez: “María Magdalena fue apóstol igual que los apóstoles”

María Magdalena y el protagonismo de las mujeres

Esperemos que este 22 de julio, la solemnidad de María Magdalena sea ocasión para afirmar y reconocer su participación y protagonismo en el movimiento de Jesús

Fue ella la primera evangelizadora y la que anunció a los otros apóstoles que Jesús había resucitado

21.07.2020 Consuelo Vélez

El año pasado comentando en clase que el Papa Francisco en 2016 había elevado la memoria de María Magdalena a la solemnidad de “Fiesta” porque ella fue Apóstola (así la llamó Santo Tomás) igual que los demás apóstoles; una estudiante, muy emocionada por conocer la verdadera historia de María Magdalena, dijo que lo iba a contar en su comunidad para que al otro día celebraran esa fiesta con la solemnidad que merecía. A la siguiente clase le pregunté cómo le había ido con la celebración y me dijo, con gran pesar, que en su comunidad no habían estado de acuerdo porque, a fin de cuentas, ella había sido una pecadora arrepentida y no podía estar a la altura de los apóstoles. De nada sirvió que la religiosa les explicará la comprensión actual sobre su figura; fue más fuerte la tradición recibida y sus hermanas religiosas no estaban dispuestas a cambiarla.

Y no es de extrañar porque durante siglos se invisibilizó su papel y su protagonismo en el cristianismo de los orígenes y se divulgó una imagen que no tenía nada que ver con la realidad. Se le confundió con la pecadora pública que entró a casa de Simón y ungió los pies de Jesús y con María la hermana de Marta y Lázaro. El arte cristiano, la liturgia y la predicación se han encargado de mantener esa imagen de María Magdalena y han dejado en la sombra el hecho de haber sido la primera testiga de la resurrección y a quien primero se le confió anunciar esa Buena Noticia. Es decir, fue ella la primera evangelizadora y la que anunció a los otros apóstoles que Jesús había resucitado. Sigue leyendo

En homenaje a los indígenas muertos por la COVID-19

Por Leonardo Boff

Son muchos nuestros hermanos y hermanas indígenas que están muriendo por causa de la Covid-19 por y la falta de atención de las políticas genocida y etnocida del actual gobierno.
Quiero dedicarles este bello mito-historia de los pueblos amazónicos sobre el sentido de la muerte y la entrada en la suprema Felicidad. Es también para los familiares de los miles de fallecidos a causa del coronavirus. Para todos nuestra solidaridad y nuestras palaras de consuelo.

Siempre nos preguntamos: ¿cómo llegan al cielo las personas fallecidas? Existe la convicción entre los pueblos de que todos deben hacer un viaje. Y en ese viaje hay que pasar pruebas. Según este relato de los pueblos amazónicos, cada uno debe purificarse, volverse leve para poder sumergirse dentro de ese mundo de alegría y de fiesta donde están todos los antepasados y los parientes fallecidos.

Por causa de la falta de atención de las autoridades que desprecian e incluso odian a los pueblos originarios, muchos pajés están muriendo, víctimas de la Covid-19. Con ellos desaparece una biblioteca completa de conocimientos que ellos heredaron, enriquecieron y pasan siempre a las nuevas generaciones. Con su muerte se produce una ruptura dolorosa de esa tradición. Ellos y nosotros sufrimos y quedamos más pobres. Para todos ellos nuestra profunda solidaridad y compasión, sufrimos el dolor que ellos sufren: LBoff Sigue leyendo

La Buena Noticia del Dgo. 17º-A

El Reino de Dios es un gran tesoro

Mt 13, 44-52

El Reino es como un gran tesoro

Jesús habla de la gran suerte que tiene quien encuentra un tesoro.                           Lo fundamental es la gran alegría que supone buscar y encontrar el Reino y optar por él como el mejor tesoro

El tesoro está escondido en el campo de la vida diaria. La satisfacción y el premio es seguir buscando mientras caminamos y lo vamos construyendo.

Hacer Reino de Dios es colaborar con lo que Dios quiere: la felicidad de la gente.

 

TESTIGOS DE LA PALABRA

Monseñor Enrique Angelelli

       “Tengo miedo… pero no se puede esconder el evangelio                         debajo de la cama”.

Enrique Angelelli fue un obispo católico argentino recordado por su fuerte compromiso social, ya que formó parte del grupo de obispos que se enfrentó a la dictadura militar en 1976.

En 1968 fue designado obispo de la diócesis de La Rioja por el Papa Pablo VI. Allí, Angelelli colaboró en crear sindicatos de mineros, trabajadores rurales y de domésticas, así como cooperativas de trabajo, de telares, fábricas de ladrillos, panaderos y para trabajar la tierra.

En una homilía en La Rioja en 2006, Francisco -en ese entonces el cardenal Jorge Bergoglio- dijo que Angelelli “estaba enamorado de su pueblo, porque lo acompañaba hasta las periferias geográficas y existenciales clamando por la justicia”.

El pueblo de La Rioja empezaba a organizarse y había que detenerlo…Ahí comenzaron los asesinatos: Wenceslao Pedernera, Gabriel Longeville, Carlos Murias y al mismo Angelelli

En esta línea, lo definió el Papa como “un hombre de encuentro, de periferias, que pudo vislumbrar el drama de la Patria”.

El papa Francisco ha reconocido oficialmente que su muerte tuvo el carácter de “martirio en odio de la fe” y ha sido beatificado el 27 de abril de 2019.

No hay mentira que no encuentre su verdad tarde o temprano. En julio de 2014, luego de 38 años de impunidad, en un juicio sin precedentes, fueron condenados a cadena perpetua los autores del homicidio de Mons. Enrique Angelelli, obispo mártir de La Rioja, Argentina. Días antes el prelado había confesado a sus allegados que querían alejarlo del país: “Tengo miedo… pero no se puede esconder el evangelio debajo de la cama”. Su muerte fue presentada por la prensa local como un accidente y como tal fue tratada durante mucho tiempo, incluso por sus hermanos en el episcopado. Como tantos otros testigos de Jesús, Angelelli prefirió la verdad desnuda del evangelio a la incómoda seguridad de los cobardes.

La Buena Noticia del Dgo 15ºA

La semilla siempre da fruto si la tierra es buena

4.2.7

Mt 13, 1, 23

Jesús  habla en parábolas para explicar a la gente sencilla los misterios del Reino de Dios. La Palabra de Dios es como las semillas que lanza el sembrador en el campo, que unas caen en el camino, otras entre espinas o en terreno pedregoso, pero la mayoría cae en tierra buena, donde da mucho fruto.

La Palabra de Dios siempre es eficaz si hay tierra buena que la acoge y no le pone dificultades. Por tanto es una llamada a la confianza en ese Sembrador generoso que quiere la vida y la salvación para todos; y también es una llamada a la responsabilidad de la tierra, que somos nosotros, donde Dios quiere sembrar su Palabra para que de los frutos del Reino, que es vida, fraternidad y justicia para todos.

Testigos de la Palabra

Bartolomé de Las Casas
Bartolomé de Las Casas

El 17 de julio de 1566 muere Bartolomé de las Casas, dominico español y obispo de Chiapas, México, profeta y defensor de la Causa de los Indios.
Escribió la “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” combatiendo activamente la esclavitud y el abuso colonial violento de los pueblos indígenas, especialmente al tratar de convencer a la corte española a adoptar una política más humana.
Y aunque él no pudo salvar a los pueblos indígenas de las Indias occidentales, sus esfuerzos resultaron en una serie de mejoras en la situación jurídica de los indígenas, y en un mayor enfoque sobre la ética del colonialismo. Las Casas se ve a menudo como uno de los primeros defensores de los derechos humanos universales