Persecución a la Iglesia de Nicaragua

El obispo Álvarez convoca a una jornada de oración y ayuno por Nicaragua

obispo Rolando Álvarez
Rolando Alvarez Lagos

El prelado de Matagalpa, quien en mayo realizó ayuno en protesta por el acoso policiaco del gobierno de Ortega, asegura que “la oración salvará” al país

El obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de Estelí, Rolando Álvarez Lagos, convocó a una jornada de oración y ayuno por los sacerdotes, la Iglesia y por el propio país, pues aseguró, “la oración salvará a Nicaragua”.l obispo Álvarez, quien en mayo pasado realizó un ayuno en protesta por el acoso policiaco del que dijo fue objeto en ese momento, explicó a los fieles de su diócesis: “quiero convocarlos a todos y cada uno de ustedes a una cruzada de oración y adoración por nuestra Iglesia, nuestros sacerdotes y nuestra amada Nicaragua”.

En el marco de la peregrinación al Santuario del Divino Niño, explicó que la cruzada consiste en que los primeros viernes de mes, dedicados al Sagrado Corazón de Jesús, se practique el ayuno.

En las próximas fiestas de la Virgen María -agregó el obispo- “hagamos a las 5:30 de la mañana, cada uno en su hogar, en su casa, en su familia y si así fuere en nuestras parroquias, el Rosario de la aurora y el rezo de las mil Ave María“.

“Juntos a una sola voz”

El obispo Álvarez detalló que las fiestas marianas en las que se pide rezar el Rosario de la aurora y las mil Ave María, son: 15 de agosto, en la fiesta de la Asunción de Nuestra Señora a los cielos; el 22 de agosto en Santa María Reina; el 8 de septiembre en el nacimiento de la Santísima Virgen María; el 15 de septiembre en la festividad de Nuestra Señora de los Dolores; el 24 de septiembre en la festividad de Nuestra Señora de la Merced; el 7 de octubre en la festividad de Nuestra Señora del Rosario; el 27 de septiembre en Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y el 8 de diciembre en la Inmaculada Concepción de María.

El obispo concluyó: “juntos, a una sola voz, ayunando todos los primeros viernes de mes, nuestra plegaria seguirá conmoviendo las entrañas misericordiosas de nuestro Dios y la Virgen Santísima, y veremos miles de bendiciones y también la gloria de Dios, porque la oración es la que salvará a Nicaragua“.

Cabe señalar que, de acuerdo con el documento ‘Nicaragua: una Iglesia perseguida’, elaborado por la abogada nicaragüense del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, Martha Molina, del año 2018 hasta el 22 de mayo de 2022 se registraron 190 agresiones a la Iglesia católica en ese país, entre las que se enumeran: agresiones físicas a sacerdotes, profanaciones a templos e imágenes religiosas, asedio, amenazas de muerte, persecución e insultos, ataques armados y quemas.

Las Misioneras de la Caridad recibidas en Costa Rica

Tras su expulsión de Nicaragua, las Misioneras de la Caridad reciben un abrazo de “paz” en Costa Rica

Misioneras de la Caridad

La Diócesis de Tilarán-Liberia, donde seguirán “sirviendo a los más pobres entre los pobres”, les ha ofrecido una calurosa acogida

Tras el reciente anuncio de su expulsión por el régimen de Daniel Ortega, las Misioneras de la Caridad, que llevaban 40 años en Nicaragua, han cruzado ya la frontera del país centroamericano y han llegado a su nuevo y eventual destino: Costa Rica.Nicaragua han llegado a la diócesis costarricense de Tilarán-Liberia, donde han sido acogidas calurosamente por su obispo, Manuel Eugenio Salasar, acompañado de varios de los sacerdotes diocesanos. El momento más emotivo se ha dado cuando el obispo ha hecho una reverencia y se ha arrodillado ante la madre provincial en señal de reconocimiento.

“Obras de amor son obras de paz”

Tras un rato de charla y de poder comer en uno de los espacios de la diócesis, una de las religiosas, en nombre de sus compañeras, ha hablado ante los presentes y ha dado “las gracias a la diócesis y a toda Costa Rica por el amor con que nos han recibido”. Tras manifestar su “sorpresa” por cómo la gente se ha volcado con ellas, ha citado a la Madre Teresa, quien dijo que “obras de amor son obras de paz”. Así, “desde el momento en el que hemos pisado el suelo costarricense, eso es lo que hemos sentido en nuestro corazón: paz, paz”.

A través, de su cuenta oficial en Facebook, la Diócesis de Tilarán-Liberia destaca que “las recibimos con todo el amor que se merecen por su servicio y su entrega a Dios y a la Iglesia”. Igualmente, se ofrece una oración por las religiosas, “para que en su amor y entrega sigan sirviendo a los más pobres entre los pobres”

Disolución de 101 ONGs en Nicaragua

El Parlamento de Nicaragua disuelve un centenar de ONG y expulsa a las Misioneras de la Caridad

El Parlamento de Nicaragua disuelve un centenar de ONG y expulsa a las Misioneras de la Caridad
El Parlamento de Nicaragua disuelve un centenar de ONG y expulsa a las Misioneras de la Caridad

La disolución de las 101 ONG fue aprobada con carácter urgente y sin debate por los 75 diputados sandinistas y sus aliados. Otros 15 legisladores, de los 91 que integran el Parlamento, se abstuvieron, y uno se ausentó.

La ilegalización de las Misioneras de la Caridad y de las otras 100 ONG fue propuesta por el diputado sandinista Filiberto Rodríguez, a petición del Gobierno del presidente Daniel Ortega, a través del Ministerio de Gobernación

 | RD/Efe

La Asamblea Nacional (Parlamento) de Nicaragua,de mayoría gubernamental, canceló este miércoles las personalidades jurídicas de otras 101 ONG, incluida la Asociación Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta.

Las Misioneras de la Caridad, creada el 16 de agosto de 1988 durante el primer régimen sandinista (1979-1990) tras una visita a Nicaragua de Madre Teresa de Calcuta, mantenía una guardería, un hogar para niñas víctimas de abusos o abandonadas, y un asilo de ancianos, que comenzaron a cerrar desde el pasado 15 de junio.

La disolución de las 101 ONG fue aprobada con carácter urgente y sin debate por los 75 diputados sandinistas y sus aliados. Otros 15 legisladores, de los 91 que integran el Parlamento, se abstuvieron, y uno se ausentó.


La ilegalización de las Misioneras de la Caridad y de las otras 100 ONG fue propuesta por el diputado sandinista Filiberto Rodríguez, a petición del Gobierno del presidente Daniel Ortega, a través del Ministerio de Gobernación.

Sin permiso para cuidar a niños o ancianos

Según un informe de la Dirección General de Registro y Control de Organismos Sin Fines de Lucro de la cartera de Gobernación, las Misioneras de la Caridad incumplieron «con sus obligaciones» conforme la ley que los regula, y la Ley de Lavado de Activos, el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento a la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva.

Entre otros, las Misioneras de la Caridad no estaban acreditadas por el Ministerio de Familia para funcionar como guardería, centro de desarrollo infantil u hogar de niñas o asilo de ancianos, ni tenían permiso del Ministerio de Educación para realizar el reforzamiento de aprendizaje.

Además, no reportaban activos fijos, ni sus actividades de su sede en la ciudad de Granada (suroeste): hogar de niñas, comedor, guardería y reforzamiento de aprendizaje

La confrontación de la Iglesia con el régimen nicaragüense

Un obispo de Nicaragua, en ayuno “indefinido” por la perscución 24 horas de la policía de Ortega

Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, es uno de los pastores más críticos con el régimen sandinista

La confrontación en Nicaragua entre la Iglesia y el régimen de Daniel Ortega es ya máxima. A la expulsión, semanas atrás, del nuncio papal, el polaco Waldemar Sommertag, quien apenas tuvo unas horas para recoger sus cosas antes de cruzar la frontera, causando el malestar de la Santa Sede, se ha sumado el último choque con un obispo


En este caso, Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, quien ha denunciado, a través de un vídeo difundido en redes sociales, lo que le ocurrió ayer, jueves 19 de mayo: “Hoy he sido perseguido durante todo el día por la policía sandinista, desde la mañana hasta estas horas de la noche, en todo el momento y durante todos mis movimientos del día”.

Vigilancia indisumulada

Un notorio hostigamiento policial que en absoluto se disimuló por parte de los agentes: “Estando en la casa de mi sobrina, he ido directamente a preguntarle a los oficiales de la policía sobre por qué me persiguen. Ellos me han informado de que obedecen órdenes.

Tras invitarles a dejar por ese día la persecución y pedirles “que se fueran a descansar”, sucedió, por mandato del “Gobierno”, precisamente lo contrario: “Entraron en mi círculo de privacidad familiar (…), poniendo en riesgo la seguridad de mi familia”.

Protegido por un sacerdote

Con el fin de evitar males mayores a sus familiares, Álvarez encontró cobijo en una parroquia de Managua, acogiéndole el sacerdote Carlos Herrera.

Con un evidente malestar, el obispo, uno de los más críticos con el régimen sandinista, ha anunciado que inicia “un ayuno a agua y suero” que será “indefinido” hasta que la policía se comprometa a dejar de acosarle.

A través de Twitter, Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua que permanece en el exilio en Miami tras las amenazas poco veladas del régimen de Ortega, ha mostrado su apoyo a su compañero: “Le ofrezco mi solidaridad y mi cercanía fraterna a mi hermano Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, quien está siendo hostigado por la policía. Me uno a su oración, pidiéndole al Señor que lo proteja con la fortaleza de su Espíritu”.

Solidaridad con el pueblo nicaragüense

Más de ochenta organizaciones de la sociedad civil y organizaciones religiosas de base, muestran su apoyo al pueblo nicaragüense

Libertad para Nicaragua
Libertad para Nicaragua

La paz es fruto de la justicia’: por la libertad de Nicaragua, frente al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Hoy 6 de junio inicia la controvertida Cumbre de las Américas y diversas organizaciones  muestran su solidaridad con los más de 180 presos y presas políticas con el objetivo de no  olvidar la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano bajo el régimen autoritario de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Los firmantes instan a la comunidad internacional a mantener  la presión al régimen para lograr una salida cívica y pacífica al conflicto

En el comunicado firmado por más de ochenta organizaciones de muy diversas características y procedencia, denuncian la situación de vulneración de los derechos humanos que vive toda la población, especialmente las personas presas políticas que se encuentran en la Dirección de Auxilio Judicial, popularmente conocida como El Chipote.  

El grupo de apoyo al pueblo de nicaragüense y las organizaciones firmantes, hacen énfasis en  denunciar las condiciones de malos tratos que violan las normas elementales de los derechos humanos,  así como la indefensión en la que se encuentran al ser condenados en juicios amañados que no  cumplen con ninguna garantía jurídica. Condenas que no solo afectan a la persona presa, sino también  a familia de las mismas, llevando al exilio a muchas de ellas para poder denunciar esta situación. 

El número de personas presas políticas ha ido en aumento y actualmente superan los más de 180,  cuando redactamos el comunicado eran 170. Lo mismo sucede con el número de organizaciones de la  sociedad civil a las que se les ha cancelado su personería jurídica, llegando a duplicar el número que  indicábamos, a inicios de mayo eran más de 200 y ahora suman más de 450. 

Nicaragua
Nicaragua

La iglesia católica tampoco se libra del acoso del régimen. El pasado mes de marzo se retiró el  beneplácito al Nuncio Mons Waldemar Sommertag imponiéndole la salida inmediata del país. Asimismo,  diversos sacerdotes denuncian acoso y persecución por parte de la policía. Es el caso de Mons Rolando  Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador de la diócesis de Estelí y el sacerdote Harvy  Padilla de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya. 

Persecución a la Iglesia en Nicaragua

Rolando Álvarez, en ayuno indefinido para denunciar «la persecución» del régimen

Rolando Álvarez
Rolando Álvarez

Los episcopados de Costa Rica, Panamá y Nicaragua respaldan al obispo de Matagalpa

“Expresamos nuestra solidaridad y cercanía a nuestro hermano monseñor Rolando Álvarez, quien siente zozobra por su seguridad personal y la posibilidad de ejercer su derecho a vivir y celebrar su fe, y cumplir pastoral en un ambiente de paz”

Una situación similar a la de Álvarez vive desde mediados de esta semana el sacerdote Harvy Padilla, de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya

El líder sandinista ha calificado de “golpistas” al Episcopado nicaragüense desde que los religiosos dieron refugio en sus templos a quienes huían de los ataques armados del Gobierno contra las manifestaciones en 2018

 | RD/Efe

Los episcopados de Nicaragua, Costa Rica y Panamá expresaron este domingo su respaldo al obispo nicaragüense Rolando Álvarez, crítico del Gobierno de Daniel Ortega, quien se encuentra “recluido” en una parroquia de Managua y en ayuno indefinido para pedir que cese la “persecución” en su contra.

“Expresamos nuestra solidaridad y cercanía a nuestro hermano monseñor Rolando Álvarez, quien siente zozobra por su seguridad personal y la posibilidad de ejercer su derecho a vivir y celebrar su fe, y cumplir pastoral en un ambiente de paz”, indicó la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) en un comunicado firmado por los restantes siete obispos activos, incluyendo al cardenal Leopoldo Brenes.

Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de Estelí, ambas en el norte de Nicaragua, denunció el pasado día 20 que fue víctima de “persecución” constante por parte de la Policía nicaragüense durante una visita a Managua y anunció un “ayuno indefinido de agua y suero” hasta que las autoridades garanticen el fin del asedio.

Tras la denuncia, la parroquia Santo Cristo de Las Colinas, en las afueras de Managua, fue rodeada por agentes de la Policía Nacional, que bloquearon la calle del templo, donde quedó “recluido”.

Una situación similar a la de Álvarez vive desde mediados de esta semana el sacerdote Harvy Padilla, de la parroquia San Juan Bautista de la ciudad de Masaya (Pacífico), que en 2018 se proclamó “territorio libre del dictador”, en referencia a Ortega.

El pasado viernes Álvarez denunció que el Gobierno de Ortega, al que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabiliza por la muerte de al menos 355 personas en las manifestaciones antigubernamentales de 2018, así como de mantener encerrados a más de 180 “presos políticos”, quiere “una iglesia muda”.

Las fricciones entre la Iglesia Católica y Ortega son históricas. El líder sandinista ha calificado de “golpistas” al Episcopado nicaragüense desde que los religiosos dieron refugio en sus templos a quienes huían de los ataques armados del Gobierno contra las manifestaciones en 2018.

Persecución religiosa en Nicaragua

Ortega lanza una cruzada contra la Iglesia de Nicaragua a golpe de ley

El presidente de Nicaragua reforma el Código Penal para poder inculpar a los  obispos, sacerdotes y religiosos acusándoles de promover un golpe de EstadoDesde el exilio, el obispo auxiliar Silvio Báez se levanta ante la decisión: “No tenemos miedo”

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha dado un paso más en su cruzada contra la Iglesia de este país. La Asamblea Nacional, controlada por él, ha dado luz verde a un informe en el que acusa a la jerarquía eclesiástica, a sacerdotes, religiosos y religiosas de participar en un golpe de estado contra su persona e incitar al odio contra el ejecutivo.  Por su parte, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez en el exilio, se ha mostrado firme frente a la embestida: “No tenemos miedo”.


El texto aprobado anuncia un cambio legislativo para que se incluya en el Código Penal la posibilidad de juzgar a todos los miembros de la Iglesia que, a juicio del mandatario, participaron en el intento de derrocarlo de 2018.

La razón que llevaría al presidente a acometer estos cambios, sería que “las víctimas del golpismo demandan justicia para con los religiosos y directores de Organizaciones de Derechos Humanos” en la isla. Estas “víctimas” -todas ellas simpatizantes del régimen- habrían solicitado “una investigación exhaustiva para que sean juzgados por traición a la Patria”.

“Traición a la patria”

El ‘delito’ cometido por sacerdotes y religiosos fue la utilización de los templos como refugio para proteger a los manifestantes que en 2018 buscaban derrocar a Ortega de la brutal represión desatada por este. También desde los púlpitos se denuncia la situación del país y los abusos de poder del mandatario.

Sin embargo, estas nuevas no hacen temblar el pulso a los obispos nicaragüensesMás allá de las amenazas de quienes odian a la Iglesia, hay una mano fuerte que la guía y la protege. La mano de Jesús, que sostiene a la Iglesia, es más fuerte que las calumnias y la persecución que se desatan contra ella. La Iglesia puede parecer débil, pero no lo es. No tengamos miedo. Estamos en buenas manos”, replicó durante una homilía Báez.

“Corazones oscurecidos y conciencias atormentadas”

A continuación, el prelado denunció que “en la sociedad hay voces que intimidan y oprimen, voces que se alzan altaneras para imponerse y aplastar libertades. No permitamos que esas voces nos condicionen y nos llenen de temor. Son voces que provienen de corazones oscurecidos y de conciencias atormentadas. No escuchemos esas voces, no nos acostumbremos a esas voces”.

Para concluir su homilía, Báez recordó que “Jesús no nos deja recluidos en espacios cerrados, no nos concibe tristes, cautivos o sometidos. Jesús abre espacios y caminos. Un pastor auténtico propicia libertades no provoca miedos. Jesús nos empuja a caminar por senderos nuevosfuera de rediles que esclavizan y refugios que aíslan. Jesús es pastor de un “rebaño en salida”, que él conduce hacia nuevos horizontes para la fe, para el pensamiento y para la vida.

Ilegalización de 50 ONG

La Asamblea también ilegalizó 50 organizaciones de la sociedad civil, al considerar que no han rendido cuentas al Gobierno bajo los términos de una ley que las declara como “agentes extranjeros”.

Según esa legislación, todas las organizaciones que reciben fondos del exterior deben justificar cómo los utilizan. Según el diputado Filiberto Rodríguez, presidente de la comisión de Defensa y Gobernación del Parlamento, son organismos que “no quieren rendir cuentas, no quieren decir de dónde vienen sus fondos, de qué países”.

La nueva ley también pretende la confiscación de los bienes de los acusados, y otorga poder al Gobierno de mantener presos a los sospechosos hasta 90 días sin juicio. Aunque, como denuncian defensores de los Derechos Humanos en la isla, los jueces tampoco son garantes de un juicio justo. Presionados por Ortega, han endurecido sus condenas incluso saltándose las normas de este país. Algo que el presidente trata de enmendar a posteriori

Asesinado de manera atroz un reconocido líder indígena en Nicaragua

La ONU denuncia que los pueblos originarios sufren ataques con total impunidad

 Jorge Torres / EFE

Un reconocido líder indígena inicialmente dado por desaparecido fue asesinado y su cuerpo hallado con signos de tortura en el nordeste de Nicaragua, informó este viernes el Gobierno Territorial Mayangna Sauni Arungka Matumbak, compuesto por ciudadanos originarios.

El cuerpo de Salomón López Smith fue encontrado el pasado día 15 en el lugar conocido como Cerro Palan Asan con los huesos del cráneo rotos, una parte de la piel separada de la cara, sin cabello, orejas y dedos de la mano izquierda mutilados, fractura en la columna y mano derecha, dedos del pie derecho abiertos y orificios de disparos de escopeta en la espalda, detalló el Gobierno Territorial, en un informe sobre lo ocurrido.

López Smith era una persona conocida por su entrega en el deporte y la cultura de los pueblos originarios

“Todo esto se traduce en un acto criminal, y con odio despojaron la vida del hermano, reconocido por defender las tierras comunales”, destacaron las autoridades indígenas, que en un primer momento habían informado que el hombre había escapado con vida tras varios días secuestrado por supuestos “colonos” (invasores de tierra).

López Smith era una persona conocida entre los indígenas de Nicaragua y de otros países por su entrega a sus comunidades y su labor destacada en el deporte y la cultura de los pueblos originarios, según el gobierno mayangna.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos denuncia que los asesinatos no están siendo investigados

“Exhortamos al régimen Ortega-Murillo a llevar a la justicia a asesinos del líder indígena Salomón López Smith en Nicaragua. Activistas atribuyen esta atrocidad a asentadores que amenazan comunidades indígenas y actúan con impunidad bajo el régimen. Esto debe parar”, indicó el Departamento de Estado de Estados Unidos, en su cuenta de Twitter en español.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) no se mostró muy optimista sobre una posible investigación del Gobierno que dirige Daniel Ortega, después de que la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría gobernante, cancelara la personalidad jurídica del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), que ha denunciado los asesinatos de decenas de indígenas sin que sean investigados.

El gobierno territorial indígena se mantiene en “estado de alerta” desde el pasado día 11

“El régimen Ortega Murillo, en vez de garantizar una investigación pertinente sobre estos hechos, atender las demandas de las comunidades y potenciar su crecimiento económico y social, ha resuelto arremeter contra ellas, anunciando la cancelación de la personalidad jurídica de una de las organizaciones más comprometidas y protectoras de la región”, señaló el Cenidh.

Mientras el Gobierno Central de Nicaragua no se ha referido al caso, el territorial indígena se mantiene en “estado de alerta” desde el pasado día 11

Recientemente la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó que “los pueblos indígenas de Nicaragua han seguido sufriendo ataques violentos en el contexto de disputas territoriales, la mayoría de ellos en total impunidad”, en un reporte en el que dijo haber recibido información de 11 asesinatos de indígenas en 2021.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) ha advertido de que las poblaciones indígenas de Nicaragua corren riesgo de ser exterminadas por la constante invasión de sus territorios.

Los pueblos indígenas y de ascendencia africana en Nicaragua viven en 304 comunidades establecidas en 23 territorios, la mayoría en las zonas más pobres y aisladas del país

Gaspar García Laviana

43º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE GASPAR GARCÍA LAVIANA 

 Gaspar vivió una vida corta, pero la vivió intensamente, condicionado por la realidad social que le tocó vivir en Nicaragua entre 1970, cuando llegó a ese país, y 1978, que fue el año en el que cayó en combate luchando contra la dictadura de la familia Somoza que llevaba dominando aquel pueblo durante cuarenta años.                                                                             Había nacido en 1941, así es que cuando murió tenía solo 37 años. En aquella sociedad, donde a cualquier lugar que mirara veía injusticias, la vida tenía que vivirla en tensión continua, pues sus ideas religiosas y sociales le obligaban a ello. Una persona, tan sensible al dolor de los demás como era él, necesariamente tenía que estar reaccionando a cada paso para enfrentarse a quienes estaban haciendo sufrir a los indefensos ciudadanos que tenían siempre ante su frente el fusil o la pistola de la Guardia Nacional, principal apoyo de la dictadura. 

Gaspar García Laviana llegó a Nicaragua enviado por su congregación, los Misioneros del Sagrado Corazón, para “evangelizar” sirviendo en las parroquias a las que iba destinado: Tola, San Juan del Sur y otras más pequeñas. Pero aquel cura, producto ya del concilio Vaticano II iba a ser un misionero distinto a sus antecesores. Añadiendo, además, que habían prendido también en él las ideas de la teología de la liberación, cuyo pensamiento central era la opción preferencial por los pobres y, por consiguiente, sus intereses tenían que prevaler sobre cualesquiera otros. 

Estos dos factores, Vaticano II y teología de la liberación, explican su compromiso durante los ocho años que vivió en Nicaragua, que podemos dividir en dos etapas, cada una de ellas de cuatro años. En la primera su actividad será sociopolítica: abordará los problemas de la gente que conocía haciendo reivindicaciones ante las autoridades militares, políticas o jurídicas. Tres ejemplos: defensa de los terrenos que quisieron quitarles a toda una comunidad de campesinos, reclamación de escuelas asignadas a maestros que cobraban sin ejercer en ellas, pues no existían y denuncia contra un burdel donde había niñas prostituidas. 

En la segunda etapa, año 1975-1978, su compromiso será directamente político y militar. Comienza con acciones clandestinas principalmente urbanas, luego se prepara militarmente y termina declarando su condición de soldado del Frente Sandinista en la Navidad de 1977, donde será comandante en el Frente Sur Benjamín Zeledón. Allí trataría muy de cerca a Camilo Ortega, hermano del actual presidente, que también murió combatiendo por la libertad de Nicaragua en febrero de 1978, unos meses antes que Gaspar García Laviana. 

A la par de su vida sociopolítica y militar Gaspar ha cultivado una poesía social que obtuvo destacado éxito a decir de Ernesto Cardenal, también cura, sandinista y poeta, el cual, ya a raíz del triunfo revolucionario en 1979, siendo él ministro de cultura, publicó los poemas de Gaspar bajo el título Cantos de amor y guerra. De ellos dice el poeta de Solentiname que están llenos de amor al campesino, a las pobres prostitutas, al paisaje, al lago Cocibolca que para él era el más bello del mundo, y a la tierra por la cual murió; son como canciones, afirma, a las que se les podría poner música para ser cantadas por el pueblo. 

Uno sabe que el bueno de Gaspar, derroche de humanidad, ha sido siempre un personaje discutido, visto con recelo o rechazado por la propia iglesia por el hecho de haber tomado la difícil opción de hacerse guerrillero. Sí, difícil y dolorosa, debido ello a que, como él mismo dijo, siendo educado para la paz, se vio obligado a entrar en la guerra que había en aquel país al que había sido enviado, que, además, no era el suyo. Pero sí había hecho como propio el dolor de aquel pueblo que vivía oprimido y reprimido para ser indignamente explotado por quienes ostentaban el poder económico y político en Nicaragua, la familia Somoza y todos aquellos que vivían al amparo de ese paraguas, incluida en alguna medida la misma iglesia católica. 

Desde aquí es desde donde hemos de situarnos para emitir un juicio de valor sobre el hecho de que Gaspar cogiera las armas para luchar: lo hizo para defender a los indefensos que eran violentados sin piedad. Lo hizo siguiendo su conciencia cristiana, como muy claramente dijo en sus dos cartas de la Navidad de 1977, al clero y al pueblo nicaragüense. Una opción muy respetable a la luz de la misma doctrina de la encíclica Populorum Progressio de Pablo VI. Tan respetable como la de los activistas pacifistas que se oponen activamente a las injusticias sociales. Y, en todo caso, mucho más digna que la de aquellos que se cruzan de brazos viendo a sus hermanos masacrados, torturados, desposeídos de todo: sin trabajo o mal pagados, sin viviendas dignas, sin atención sanitaria, sin educación… Esa fue la realidad que empujó a Gaspar a coger las armas. Además, a sabiendas de la dura vida de ser soldado en la montaña y del grave peligro real que conllevaba su decisión. Él conocía ya una larga lista de soldados que habían caído en el frente. Por eso, da tristeza oír a quienes ponen objeciones a la vida de Gaspar al que, sin embargo, otros muchos catalogan de héroe y mártir, como lo hiciera -fue el primero-, Ernesto Cardenal. 

Me uno a quienes consideran a Gaspar como un gran personaje, un asturiano ejemplar, que, a parte de su decisión de participar en la guerrilla revolucionaria, hoy fuera de nuestro contexto social e ideológico, es referencia para cualquiera por los altos valores humanos universales y cristianos que encarnó en su vida. Los más importantes ya han sido citados, pero también destaca en él ser una persona en quien no tiene cabida la simulación, la doble intención, el engaño o las verdades a medias. Detesta la hipocresía, es sencillo y huye de las apariencias, es sincero, consecuente, leal, fiel a sus principios y a sus amigos, sensible ante el sufrimiento humano, se compromete hasta las últimas consecuencias, no escatima esfuerzos ni sacrificios, es desprendido y generoso… 

Por todo lo dicho anteriormente, se puede entender cómo Gaspar García Laviana deja huella en muchas personas, según se puede observar en los testimonios que dan de él quienes lo conocieron (algunos libros los recogen) y ello explica igualmente que aún hoy haya algunos que queramos mantener viva su memoria, porque consideramos que es un ejemplo para seguir. Ese ser suyo tan para los demás es digno de admiración y respeto. 

Con todo lo dicho se entiende también que algunos acudamos el sábado día 11 a Tuilla para participar a las 12h en la iglesia en una misa y (o) a la 13h ante el monumento para honrarle en el día de su cuadragésimo tercer aniversario de su muerte. 

 6 de diciembre de 2021 

José María Álvarez Rodríguez, miembro del Foro Gaspar García Laviana 

¡AY NICARAGUA!

 

¿Cuántos amigos y hermanos no hicieron petate y entregaron a aquella revolución incipiente los mejores años de su juventud? En los años ochenta pocos nombres tenían más sonoridad que Nicaragua, pocas canciones más cerca del alma que ésa de “Ay Nicaragua, Nicaraguita…” El trópico la ensalzaba, pero más aún la sed de cambio, la urgencia de un modelo nuevo, de una rebeldía no mancillada. 

Era la revolución más esperada, virgen, joven, espontánea, creativa, cargada de futuro… Una transición española lenta, bien amarrada, sin sorpresas la enaltecía. Aquella revolución por fin sí iba a colmar los anhelos que las pretéritas no habían conseguido ni de lejos satisfacer. 

No se nos pasaba por alto el barro y la descomposición que las “revoluciones históricas” ya arrastraban. Era cuando aún pretendíamos obviar lo palmario, que la revolución de fuera siempre, siempre exigirá previamente la de dentro. Imposible la primera sin la segunda. 

El tiempo ha constatado que ese interesado olvido tiraría también por tierra la esperanza que pudo representar en su momento el país centroamericano. El alto ideal exige transformación humana. Lo más hermoso se corrompe si dentro no lo habita la pureza. La pureza del ideal nos lleva ineludiblemente a la transformación interior. 

La brutal ignominia de Lenin, Stalin, Mao, Maduro, Ortega… ha venido eludiendo esa elemental premisa. ¿Los últimos y bárbaros dictadores como Daniel Ortega nos grabarán para siempre la enseñanza? Ya no queremos más asaltos a palacios supuestamente definitivos, pues el único asalto definitivo no nos pide correr a cortar ninguna cabeza, no requiere ninguna escalinata cubierta de sangre, sino un simple cara a cara con nosotros mismos, un pulso diario, constante, exigente, ineludible por devenir mejores personas. 

Sólo humanos definitivamente nuevos, victoriosos sobre sus propias miserias, podrán encarar el siempre entusiasmante reto de ir construyendo poco a poco un mundo diferente, una civilización más justa, solidaria, verde y fraterna.