Buscar soluciones consensuadas

Arzobispo Observador permanente de la Santa Sede ante la ONU en Nueva York.

En una serie de intervenciones ante la ONU, el observador permanente monseñor Gabriele Caccia reafirmó la posición del Vaticano sobre el conflicto en Ucrania, relanzando las palabras del reciente llamamiento del Papa: busquemos soluciones que no se impongan por la fuerza, sino consensuadas, justas y estables

 Por Alessandro De Carolis – Ciudad del Vaticano

Cuatro intervenciones como un mosaico, dictadas por la urgencia de mostrar también a la asamblea de la ONU el plan que le es caro al Papa y a la Santa Sede: recuperar una serenidad mundial que la guerra de Ucrania, con la sombra del dedo en el detonador del conflicto atómico, parece haber ofuscado, fomentando escenarios apocalípticos en lugar de empujar a desactivarlos antes de que sea demasiado tarde. Así es como el representante del Vaticano ante las Naciones Unidas, el arzobispo Gabriele Caccia, vivió una jornada más que intensa, interviniendo ayer en cuatro circunstancias diferentes, dos de ellas dedicadas directamente a la crisis que ha vuelto a dividir el planeta en bloques.

Las condiciones adecuadas para la paz

Ante la undécima sesión especial de emergencia de la Asamblea General, en la que se abordó la cuestión de la integridad territorial de Ucrania, el observador permanente de la Santa Sede repitió palabra por palabra el llamamiento lanzado por Francisco el pasado 2 de octubre en el Ángelus, esa más que sentida invitación, dirigida explícitamente a los presidentes de los dos países beligerantes, para que silencien sus armas y busquen «las condiciones para iniciar negociaciones capaces de conducir a soluciones no impuestas por la fuerza, sino acordadas, justas y estables». Condiciones, insistió el Papa, «basadas en el respeto del valor sacrosanto de la vida humana, así como de la soberanía e integridad territorial de cada país». Y ello «sin dejarnos arrastrar a peligrosas escaladas» de una guerra tachada de nuevo de «locura».

La paz no es el mismo número de armas

Un discurso, el de Monseñor Caccia, estrechamente relacionado con el dirigido a sus colegas en la primera Comisión de la Asamblea General, dedicada al desarme y la seguridad internacional. El representante del Vaticano comenzó recordando el mismo clima de inquietud de hace sesenta años, cuando el mundo estuvo a punto de entrar en un conflicto nuclear y cuando Juan XIII, en su Pacem in Terris, señaló sin rodeos que la verdadera paz entre las naciones no puede basarse en «la posesión de un número igual de armas, sino sólo en la confianza mutua». Sin embargo, a pesar del drama actual, el prelado señaló que «hay signos de esperanza para el desarme» incluso hoy en día, destacados en primer lugar por la ratificación por parte de seis Estados del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT). Tras pedir a los demás países que hagan lo mismo, Monseñor Caccia abordó el preocupante desarrollo de los armamentos, desde armas como las minas antipersona y las municiones de racimo hasta los sistemas de armas orbitales y los misiles antisatélites. El gasto militar mundial, afirmó, «ha superado por primera vez los 2 billones de dólares», consumiendo recursos «que podrían promover el desarrollo humano integral y salvar innumerables vidas». Si no se aborda esta proliferación desenfrenada», dijo, «la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) seguirá siendo difícil.

Con la pandemia y las guerras crece la pobreza 

De un tenor diferente, pero no menos importante, fueron las otras dos intervenciones del observador permanente, la primera de las cuales se dirigió a la audiencia de la Segunda Comisión de la Asamblea General sobre la erradicación de la pobreza y el desarrollo de la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición. En este caso, el prelado constató un retraso con respecto al calendario establecido. «Solo ocho años después de la consecución de los objetivos de la Agenda 2030 y cinco años después de la conclusión de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Erradicación de la Pobreza», señaló, «la comunidad internacional debe retomar el camino y redoblar sus esfuerzos para hacer frente a las alarmantes tasas de pobreza, especialmente en los países menos desarrollados». La pandemia ha provocado un aumento del 8,3% en 2019 al 9,2% en 2020 en la tasa de pobreza, una «fluctuación aparentemente pequeña en los datos» que, sin embargo, «se corresponde -subrayó el prelado- con un cambio enorme, es decir, 77 millones de personas más que viven con menos de 1,90 dólares al día», lo que supone una malnutrición generalizada y una serie de problemas relacionados, desde la salud hasta el empleo. De ahí el reiterado llamamiento a «diseñar políticas que tengan a la persona humana en el centro y garanticen el acceso equitativo a aquellos bienes esenciales, recursos y oportunidades indispensables para sostener la vida y promover el desarrollo integral y el bienestar de cada persona».

Los Pueblos indígenas con el derecho a contar

Por último, en la tercera Comisión de la Asamblea General, centrada en los «Derechos de los Pueblos Indígenas», monseñor Caccia estigmatizó cómo son «demasiado a menudo descuidados, cuando no realmente ignorados», una situación que repercute en estas poblaciones, víctimas del impacto del cambio climático y de la degradación del medio ambiente, así como, denunció el observador vaticano, «de políticas codiciosas y miopes y de prácticas ilegales que pueden conducir a la expropiación de territorios y recursos». En cambio, es necesario reconocer a los pueblos indígenas como titulares de derechos «haciéndolos participar, cuando proceda, en los procesos de toma de decisiones» en los organismos donde se deciden las políticas que les afectan. Además, continuó el prelado, si las tierras que habitan «van a ser catalogadas como protegidas, debe garantizarse el respeto al principio del consentimiento libre, previo e informado». Este diálogo, que garantiza el respeto de sus derechos y libertades fundamentales, pero también de sus tradiciones y costumbres, es esencial -según Monseñor Caccia- para promover una cultura del encuentro frente a esa cultura del indigenismo «completamente cerrada, a-histórica y estática que rechaza cualquier tipo de fusión».

Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Transformación de la Educación (TES)

ProFuturo, entre los promotores mundiales de la educación digital en la Cumbre de la ONU ‘Transforming Education’

Magdalena Brier y Xavier Bertolín, directores generales de ProFuturo, en la sede de la ONU en NY
Magdalena Brier y Xavier Bertolín, directores generales de ProFuturo, en la sede de la ONU en NY

Convocado junto a los líderes mundiales de la comunidad educativa, ProFuturo ha participado en la Jornada de Soluciones celebrada este sábado, 17 de septiembre, en la sede de la ONU en Nueva York

El programa de educación digital impulsado por Fundación Telefónica y Fundación ”la Caixa” está presente en 40 países de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia, donde mejora la calidad educativa de las zonas más vulnerables

Magdalena Brier, directora general de ProFuturo, ha intervenido en la reunión sobre el fomento de las alianzas entre múltiples actores para impulsar la transformación educativa

ProFuturo, el programa de educación digital impulsado por Fundación Telefónica y Fundación ”la Caixa”, ha formado parte del panel de líderes mundiales que han participado en la primera Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Transformación de la Educación (TES) que se clausura hoy en Nueva York.

La cumbre se convoca en respuesta a la crisis mundial de la educación que ha acentuado la COVID-19 y que afecta a millones de niños en contextos vulnerables. En este sentido, la ONU espera conseguir compromisos nacionales e internacionales; mayor participación pública y apoyo; y una declaración de principios del Secretario General sobre la transformación de la educación.  

ProFuturo ha estado presente en la Jornada de Soluciones celebrada este sábado, 17 de septiembre, con el objetivo de movilizar acciones relacionadas con el aprendizaje y la transformación digital, la financiación de la educación o el impulso de la empleabilidad digital, entre otras vías de acción temáticas guiadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible que conforman la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Evaluación docente: una herramienta para afrontar los retos de la Agenda 2030
Evaluación docente: una herramienta para afrontar los retos de la Agenda 2030

Magdalena Brier, directora general de ProFuturo, ha participado en la reunión sobre el fomento de las alianzas entre múltiples actores para impulsar la transformación de la educación. La sesión, organizada por la Global Education Coalition (una plataforma de colaboración lanzada por la UNESCO en 2020 a raíz de la COVID-19), de la que ProFuturo es miembro, ha contado también con otros socios del sector privado como MicrosoftEricsson Google, y con representantes de gobiernos como los ministros de Educación de El Salvador y Senegal.

En su intervención, Brier ha destacado que los retos de la transformación digital en la educación necesitan soluciones conjuntas y ha llamado la atención sobre la necesidad de “una colaboración más estrecha entre los ministerios de Educación, los educadores y los líderes del sector privado para conectar y ampliar los esfuerzos destinados a crear sistemas educativos holísticos y resilientes que incluyan necesariamente una dimensión digital”.

De manera unánime, los participantes en la sesión han mostrado su implicación en poner en marcha acciones que movilicen a la comunidad educativa global y permitan impulsar el aprendizaje continuo para hacer frente a los nuevos retos del mercado laboral.

Hacia el desarme nuclear

El Vaticano exige ante la ONU iniciar urgentemente «un camino hacia el desarme nuclear»

Sede de Naciones Unidas
Sede de Naciones Unidas

En una ceremonia organizada por la misión permanente de observación del Vaticano ante la ONU, el arzobispo de Nuevo México reiteró ante los delegados de Naciones Unidas las palabras de Francisco sobre la “inmoralidad” de poseer armas nucleares

«Si nos preocupamos por la humanidad, si nos preocupamos por nuestro planeta, si nos preocupamos por el Dios de la paz y la conciencia humana, entonces debemos iniciar una conversación pública sobre estas cuestiones urgentes y encontrar un nuevo camino hacia el desarme nuclear», señaló el arzobispo en el acto religioso

 | RD

«Si nos preocupamos por la humanidad, si nos preocupamos por nuestro planeta, si nos preocupamos por el Dios de la paz y la conciencia humana, entonces debemos iniciar una conversación pública sobre estas cuestiones urgentes y encontrar un nuevo camino hacia el desarme nuclear«.

En vísperas de la apertura de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU, y en un acto coordinador por la misión permanente de observación del Vaticano ante ese organismo internacional, John C. Wester, arzobispo de Santa Fe (Estados Unidos), hizo un llamamiento a iniciar conversaciones significativas para lograr el pleno desarme nuclear en un servicio religioso celebrado el pasado 12 de septiembre en la Iglesia de la Sagrada Familia y a que asistían delegados y trabajadores de las Naciones Unidas.

John C. Wester, arzobispo de Santa Fe
John C. Wester, arzobispo de Santa Fe

Wester invitó a los representantes de la ONU y de las ONG a escuchar las voces de las personas que sufren las consecuencias de la guerra y de la pobreza”, porque “cuando escuchamos realmente estas voces, el grito de los pobres, los indigentes y los perseguidos, estamos dando los primeros pasos en una conversación constructiva que encontrará respuestas y creará un verdadero cambio en nuestro mundo”, según informa el portal NCR.

«Diálogo es lo que necesita nuestro mundo»

Wester, que citó las reiteradas declaraciones de Francisco sobre la “inmoralidad” de poseer armas nucleares, destacando la importancia que el Pontífice da al diálogo entre las naciones, afirmó estar convencido “de que este diálogo del que habla el Papa Francisco es lo que se necesita en nuestro mundo actual».

«La solución a nuestras divisiones y controversias no es la violencia y la guerra, sino el esfuerzo honesto y sincero de los seres humanos por encontrarse en conversaciones fructíferas que lleven a la paz». Y, añadió, “un diálogo sobre el desarme nuclear es una parte esencial de esta conversación».

Día Mundial de la Alimentación

La ONU publica cifras inquietantes sobre la hambruna en el mundo

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación.

Voluntarios en Somalia© Jerome Delay

Elena Garcia Viscasillas

En ciertos países, la hambruna ha llegado a niveles inquietantes. Es el caso de Somalia, donde al menos 41% de los 16 millones de sus habitantes se enfrentará a una grave inseguridad alimentaria de aquí a diciembre, según los últimos datos de la oficina de Naciones Unidas de asuntos humanitairos.

Para Etienne Peterschmitt, representante en Somalia de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se debe actuar urgentemente.

No debemos esperar a una declaración de hambruna para actuar, porque entonces será demasiado tarde. Ya tenemos la experiencia de 2011, cuando nos enfrentamos a una situación de hambruna que cuando se declaró como tal, la mitad de las 260 000 personas ya habian murierto por esta causa.

La sequía que afecta a Somalia y por la que el país se declaró en emergencia en noviembre de 2021, ha triplicado el número de victimas afectadas por la hambruna, llegando a 7,8 millones de personas recuerda el respresentante de Somalia de la FAO.

Además, según la ONU, unos 6,4 millones de personas carecen de acceso al agua potable, lo que aumenta el riesgo de cólera y sarampión.

La actual sequía es la peor que hemos visto en las últimas cuatro dé cadas. Ha afectado a unos 7,8 millones de personas. Para poner las cosas en perspectiva, se trata de la mitad de la población de Somalia. El 90% del país se enfrenta a una sequía extrema.

Según los datos del Banco de Alimentos de Argentina, 815 millones de individuos padecen hambre en el mundo, lo que significa **una de cada nueve personas.**El hambre mata a más personas cada año que la malaria, la tuberculosis y el SIDA conjuntamente.

Además, alrededor del 45% de la mortalidad infantil está relacionada con la malnutrición. La falta de acceso al agua potable también aumenta el riesgo de contraer enfermedades como la cólera y sarampión.

La igualdad entre hombres y mujeres


La ONU advierte de que la igualdad entre hombres y mujeres puede tardar 300 años

La crisis económica, los retrocesos en derechos sexuales y reproductivos, el cambio climático, el revés que supuso la pandemia y los conflictos alejan décadas el cierre de la brecha de género de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

Mujeres trabajando la tierra
Mujeres trabajando la tierra (archivo).  EUROPA PRESS

MARISA KOHAN@KOHANM

Al ritmo actual de progreso, alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres puede tardar cerca de 300 años en algunos apartados clave y ampliar la brecha ya existente en otros. En varias categorías, cerrar la brecha de la desigualdad  precisará cientos de años. Así lo afirma el último informe el Progreso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): The Gender Snapshot 2022 hecho público este miércoles por ONUMujeres y el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (UN DESA)

El documento explica que los desafíos globales, como la pandemia de la covid-19 y sus secuelas, el cambio climático, los conflictos armados y los importantes retrocesos en los derechos sexuales y reproductivos que se están dando en mundo «están exacerbando aún más la disparidad de género». La investigación, que mide el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS, una serie de indicadores que la comunidad internacional se comprometió a cumplir en 2015 en el plazo de 15 años) no se alcanzarán en 2030, sobre todo el objetivo 5 que es el que habla de lograr la igualdad de género.

Según la investigación, si no se produce una acción rápida para subsanar las disparidades, cerrar la brecha en la protección legal y eliminar las leyes discriminatorias tardará 286 años, 140 para que las mujeres tengan una representación paritaria en posiciones de liderazgo y poder en el trabajo y al menos cuatro décadas para lograr una presencia equitativa en los parlamentos nacionales. Para alcanzar la eliminación del matrimonio infantil en el año 2030 (una de las metas) el avance debería ser 17 veces más rápido que el que se ha producido en este área en la última década. Naciones Unidas advierte que las más vulnerables seguirán siendo las niñas más pobres de zonas rurales y que viven en áreas de conflictos. 

«Las crisis mundiales en cascada están poniendo en peligro el logro de los ODS, y los grupos de población más vulnerables del mundo se ven afectados de manera desproporcionada, en particular las mujeres y las niñas. La igualdad de género es la base para lograr todos los ODS y debe estar en el centro de una mejor reconstrucción», afirmó Maria-Francesca Spatolisano, secretaria general adjunta de Coordinación de Políticas y Asuntos Interinstitucionales de UN DESA.

«Este es un punto de inflexión para los derechos de las mujeres y la igualdad de género a medida que nos acercamos a la mitad del camino hacia 2030. Es fundamental que nos unamos ahora para invertir en mujeres y niñas para reclamar y acelerar Progreso. Los datos muestran regresiones innegables en sus vidas, empeoradas por las crisis mundiales: en ingresos, seguridad, educación y salud. Cuanto más tardemos en revertir esta tendencia, más nos costará a todos», afirmó en la presentación del estudio Sima Bahous, directora ejecutiva de ONU Mujeres. 

El informe también señala un cambio preocupante en la reducción de la pobreza, y es probable que el aumento de los precios exacerbe esta tendencia. Para fines de 2022, alrededor de 383 millones de mujeres y niñas vivirán en la pobreza extrema (con menos de 1,90 al día) en comparación con 368 millones de hombres y niños. Muchos más tendrán ingresos insuficientes para satisfacer necesidades básicas como alimentos, ropa y vivienda adecuada en la mayor parte del mundo. Si las tendencias actuales continúan, en el África subsahariana, más mujeres y niñas vivirán en la pobreza extrema para 2030 que en la actualidad.

A nivel mundial, las mujeres han perdido entorno a 800.000 millones de dólares en ingresos debido la pandemia, una cifra que a pesar de haber repuntado, es previsible que su participación en el ámbito laboral en 2022 sea al menos un punto inferior al de 2019, antes de la pandemia (50,8% en 2022 en lugar de 51,8% en 2019.

En la actualidad, resalta el estudio, más de 1.200 mujeres y niñas viven en países y regiones en las que afrontan dificultades para acceder al aborto y a sus derechos sexuales y reproductivos, mientras que 102 millones residen en zonas donde está prohibido totalmente. El número de mujeres y niñas forzadas a desplazarse o emigrar se cifra en unos 44 millones, el más alto de la historia.

Naciones Unidas recuerda que 380 millones de mujers y niñas viven en la actualidad en la extrema pobreza con menos de dos euros al día. De no corregir esta la tendencia actual el número crecerá en el África Subsahariana será mayor aún en 2030, en lugar de haber disminuido. De hecho en todos los apartados en los que se mide el progreso de la meta número cinco de los ODS, el norte de África y Asia occidental, así como el África Subsahariana, presentan los peores indicadores.  

Palestina, entre la represión y el abandono

Muertos, heridos desplazados y viviendas destruidas y miles de personas se han visto directamente afectadas por las guerras israelíes, aunque el trastorno afecta de una u otra manera a toda la población palestina que vive traumatizada a causa de ocupación y el apartheid. A esa tensión hay que añadir los periódicos bombardeos por parte del Ejército israelí. No obstante, el mundo “civilizado” solo mira sus intereses … ¿A quien le importa realmente los derechos humanos y la vida de la gente y de los niños?

La ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza se ha detenido, por el momento. Ha dejado un balance de bajas terrorífico. El Ejército israelí ha matado a 48 palestinos, 17 de ellos menores de edad; ha causado heridas a 360 personas, casi la mitad son niños; se han contabilizado también 58 mujeres y 19 personas mayores heridas. Al menos 1.761 viviendas han sufrido daños de cierta consideración provocando desplazamientos internos. En conjunto 8.500 personas se han visto directamente afectadas por la campaña militar israelí, aunque el trastorno afecta de una u otra manera a toda la población palestina que vive traumatizada a causa de ocupación y el apartheid. A esa tensión hay que añadir los periódicos bombardeos por parte del Ejército israelí.

Tras la tregua y el recuento de daños llega el momento de la ayuda humanitaria y la reconstrucción. En este campo el déficit es cada vez más palpable. La financiación se ha reducido en todo el mundo, unas veces por razones políticas, como en el caso de EEUU que todavía no ha recuperado el nivel previo al mandato de Donald Trump; otras veces por la crisis económica. La guerra en Ucrania también ha absorbido fondos de ayuda humanitaria que, en consecuencia, han dejado de fluir hacia Palestina. Así lo reconoce la directora de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNWRA) en el Estado español, en una entrevista que hoy publica GARA. La reducción de la ayuda que llega a Palestina es el reverso político del abandono por parte de la comunidad internacional de la causa palestina. No hay ningún interés en que se respete el derecho internacional humanitario, tampoco en promover un proceso de paz o en aliviar las terribles condiciones de vida de la población palestina sometida desde hace años a un implacable bloqueo.

Abandonar a su suerte a los pueblos ocupados, como Palestina o el Sahara Occidental, es abonar el terreno para que otros países se arroguen el derecho a acometer nuevas invasiones. Dejando desamparados a los débiles frente a los poderosos y renunciando a la justicia, la comunidad internacional induce el surgimiento de nuevos conflictos

Hirosima

En el aniversario 77 de Hiroshima, advierte ONU contra amenaza nuclear

Fuente: Observatorio eclesial
Tokio. Hiroshima recordó el sábado13 de agosto el bombardeo ató-mico estadunidense que sufrió hace 77 años mientras las autoridades, que incluyó la participación del secreta-rio general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, advirtieron contra la acumulación de armas nucleares ante el creciente temor a otro ataque de ese tipo.―Las armas nucleares son un sinsentido. No garantizan la seguridad, solo la muerte y la destrucción”, afirmó Guterres, quien participó en una oración en el Par-que de la Paz de Hiroshima.

Tres cuartos de siglo después, debemos preguntarnos qué hemos aprendido de la nube con forma de hongo que se elevó sobre esta ciudad en 1945, añadió. El jefe de la ONU señaló que es totalmente inaceptable que los estados en posesión de armas nucleares admitan la posibilidad de una guerra nuclear.

La humanidad está jugando con un arma carga cargada. Así, desde el memorial de Hiroshima,el secretario general ha rendido homenaje a las vícti-mas de las bombas atómicas. Hoy en Hiroshima, rendí homenaje a las decenas de miles de personas que mu-rieron a causa de las bombas atómicas hace 77 años.

No podemos olvidar las lecciones de Hiroshima y Na-gasaki, comentó.Guterres se reunió con el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, quien aseguró que no importa lo estre-cho, pedregoso y difícil que sea el camino para un mundo sin armas nucleares, Japón seguirá persiguiendo este objetivo a pesar de la tensión global y siguiendo tres principios: no posesión, no producción y no tolerar armas nucleares en el país. Los miles de asistentes al acto, incluyendo líderes gubernamentales y diplomáticos, guardaron un minuto de silencio, mientras sonaba una campaña de la paz, a las 8:15 horas locales, la hora a la que un B-29 estadunidense arrojó el proyectil sobre la ciudad.

Después se liberaron unas 400 palomas, que están consideradas el símbolo de la paz. Estados Unidos arrojó la primera bomba atómica de la historia sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945, des-truyendo la ciudad y matando a 140 mil personas. Tres días más tarde, lanzó otra sobre Nagasaki, que mató a 70 mil personas más. La rendición de Japón, el 15 de agosto, puso fin a la Segunda Guerra Mundial. El temor a una tercera bomba atómica ha crecido en medio de las amenazas rusas de un ataque nuclear desde que invadió Ucrania a finales de febrero.(jornada.com.mx) 07/08/2022

REINVENCIÓN DE NACIONES UNIDAS

Fernando Bermúdez

La iniciativa de Reinvención de Naciones Unidas se presenta como un rayo de luz y de esperanza. Tal vez no veamos los resultados, pero merece la pena sembrar estas semillas para que un día pueda lograrse un mundo verdaderamente democrático, sin bloques imperiales, desprovisto de armas nucleares, justo, fraterno, pacífico y respetuoso con nuestra Casa Común, la Naturaleza.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) dejó una Europa destrozada y un mundo herido moralmente. Ocasionó alrededor de 60 millones de muertos, multitud de ciudades bombardeadas, práctica de crueles torturas, campos de exterminio como el de Auschwitz y Manthausen entre otros muchos y el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Fue todo un cúmulo de muerte, sufrimiento y desesperación.

 Después de los horrores de esta guerra, representantes de 50 países se reunieron en San Francisco, California. Fundaron la organización internacional de Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de que nunca más los humanos recurriéramos a la guerra para resolver los conflictos que pudieran surgir entre las naciones. En la Carta de fundación de la ONU se establece una serie de artículos en orden a la protección de los derechos humanos, la distribución de ayuda humanitaria, el apoyo al desarrollo sostenible y a la acción climática.

La ONU fue una esperanza. Después, en 1948 Naciones Unidas elaboró y aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos, que es uno de los grandes logros de la humanidad.

Han pasado 77 años de la creación de la ONU, sin embargo, las guerras e intervenciones militares no han cesado y hoy estamos al borde de una tercera guerra mundial. La ONU no ha sido capaz de dialogar y evitar la guerra que hoy se está viviendo en Ucrania ni las tensiones político-militares entre Estados Unidos y China que pueden desembocar en una hecatombe mucho peor que las anteriores guerras mundiales. Son muchos los responsables, que afectaría no solamente a la humanidad sino al mismo Planeta Tierra. Por otra parte, Naciones Unidas ha venido emitiendo resoluciones que no se cumplen (vg. conflictos palestino-israelí, saharaui, kurdo, tamil, rohingyas…). Es una organización que está controlada por las grandes potencias: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, que integran el Consejo de Seguridad.

 El sacerdote Miguel D,Escoto Brockmann, siendo ministro de relaciones exteriores del gobierno sandinista de Nicaragua, en el 2008 fue elegido presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas. Ahí observó que esta organización no es eficiente. Comprobó con gran decepción que la ONU existente resultaba frustrante e inoperante porque en su diseño inicial se incluía como determinante y válido el voto de una minoría muy poderosa para mantener el control e incluso el recurso a la guerra, aunque fuese con el voto en contra de la mayoría de las naciones. Comprobó, asimismo, la utilización que las grandes potencias hacen de esta organización en función de sus intereses.

D´Escoto defendía que ningún país, por poderoso que sea, debe mandar en el mundo. Las guerras no han cesado, las grandes potencias han entrado en una frenética carrera armamentista con armas de destrucción masiva y aumentan las grandes diferencias socioeconómicas entre los países. Unos pocos cada vez más ricos y la inmensa mayoría cada vez más hundida en la pobreza. Tomó conciencia de que la ONU no tiene capacidad para velar por la paz internacional, ni por el desarrollo de los pueblos, ni por el cuidado del Planeta.

Terminando su mandato como presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D`Escoto llegó a la conclusión de que esta organización, que en su día había despertado una entusiasta esperanza, resultó un fracaso. El mundo necesita una autoridad fuerte, libre e independiente, reconocida por todos los países del planeta.

 Esta realidad le motivó a elaborar una Propuesta de Reinvención de Naciones Unidas. Contó con el apoyo de Ramsey Clark y de Leonardo Boff. Ramsey Clack fue un abogado estadounidense que llegó a ser Fiscal General de Estados Unidos, que desde su alto cargo público estuvo en el centro de las luchas por los derechos civiles y humanos y tomó una postura antiarmamentista, defendiendo las causas justas en todo el planeta. Asimismo, Leonardo Boff, teólogo brasileño de la liberación, comprometido en la defensa de los pueblos originarios y de la Naturaleza, contribuyó en la elaboración de la Declaración Universal del Bien Común de la Madre Tierra y de la Humanidad.

En el año 2011 D´Escoto publica esta Propuesta de Reinvención de la ONU. Casi la totalidad de los países del mundo la aprobaron. Sin embargo, los más poderosos, los cinco que integran el Consejo de Seguridad, la rechazaron. D,Escoto murió y ahí quedo su Propuesta en el aire.

Hoy, ante la inoperancia de esta organización para dialogar y evitar las guerras, diversas personalidades de todo el mundo buscan llevar a la práctica esta Propuesta de Reinvención. Buscan crear una nueva organización con autoridad universal, moral y eficiente, para velar por la paz, el control armamentista, la prohibición de armas nucleares (TPAN), el desarrollo social de todos los pueblos y el bien común de la Humanidad y del Planeta. Y de esta manera acabar con las grandes diferencias socioeconómicas y con el hambre en el mundo.

Estamos urgidos de una profunda reestructuración de la ONU en base a la Propuesta que hiciera Miguel D´Escoto. Es una tarea de todos los ciudadanos y ciudadanas del mundo. Nos reconocemos aliados en la lucha por una ciudadanía mundial que garantice la justicia, la paz para toda la humanidad  y el cuidado del Planeta y de toda la Naturaleza de la que somos parte. Será un proceso largo, pero urgente para la paz, la armonía y el equilibrio ecocéntrico. Es apremiante realizar una campaña mundial que parta de abajo hacia arriba, desde las organizaciones sociales, populares, sindicales, intelectuales, artísticas, asociaciones humanitarias, ecologistas, feministas, ONGs, iglesias y de todas las confesiones religiosas…, haciendo incidencia política en las instituciones públicas, municipales, regionales y nacionales. Para ello es necesario conocer y analizar la Propuesta que consta de los siguientes apartados:

Presentación  de Miguel D,Escoto

Prólogo de Ramsey Clark,  Carta de la Organización de las Naciones Unidas,  Estatuto de la Corte Internacional de Justicia,  Estatuto del Tribunal Internacional de Justicia Climática y Protección Ambiental,    Declaración universal del Bien Común de la Madre Tierra y de la Humanidad.

La Propuesta de Reinvención de la ONU esta impresa en un librito de 190 páginas. Se puede conseguir solicitándolo en las librerías o bien directamente al:  Email: <Direxiberica@hotmail.com>   Tel. 34 915719797

Muchas personas, en España y en el mundo, ya han comenzado esta campaña, entre quienes se encuentran Leonardo Boff, Benjamín Forcano, Manuela Carmena, Frei Betto, Franz Hinkelammert, Nidia Arrobo, Julián Ruíz Díaz, Adolfo Pérez Esquivel…

En estos momentos las grandes potencias han generado un clima muy preocupante de confrontación bélica. El actual secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, señala: “Las tensiones geopolíticas que vivimos pueden desembocar en un conflicto nuclear. La humanidad está a un error de cálculo de la aniquilación nuclear. Necesitamos un tratado de no proliferación de armas nucleares más que nunca”.

La iniciativa de Reinvención de Naciones Unidas se presenta como un rayo de luz y de esperanza. Tal vez no veamos los resultados, pero merece la pena sembrar estas semillas para que un día pueda lograrse un mundo verdaderamente democrático, sin bloques imperiales, desprovisto de armas nucleares, justo, fraterno, pacífico y respetuoso con nuestra Casa Común, la Naturaleza.

Con la esperanza de ir sembrando estas semillas de un mundo nuevo de justicia y paz, les saluda fraternalmente,

Fernando Bermúdez, miembro del SICSAL y de la Alianza Convida20, coordinador del Grupo de Diálogo Interreligioso Región de Murcia.

 “Por utópico que sea soñar,   hay situaciones en la vida

en que solo soñando se consigue algo” (J.Moltmann).

Solidaridad con la Iglesia de Nicaragua

ONU: ataque a la democracia y a la Iglesia en Nicaragua

Solidaridad con la Iglesia de Nicaragua

Para Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, existe una grave obstrucción del espacio democrático en Nicaragua. Preocupan los ataques a la Iglesia y a las organizaciones de la sociedad civil. Mensajes de solidaridad llegan al Obispo de Matagalpa y a la Iglesia nicaragüense desde todo el mundo

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Secretario General de la ONU, António Guterres, tras conocer la noticia del allanamiento de la policía Nacional en la Curia Episcopal de Matagalpa, sacando con la fuerza a Mons. Rolando Álvarez, Obispo de la Diócesis y sus colaboradores, expresó su preocupación «por la grave obstrucción del espacio democrático y cívico en Nicaragua». Y agregó que esta operación en «el Palacio Episcopal de la Diócesis de Matagalpa no hace más que agravar estas preocupaciones».

Tras esta y las “recientes acciones contra la Iglesia católica y organizaciones civiles” Guterres exigió al Gobierno la liberación de todas las personas detenidas de forma arbitraria y reiteró su llamamiento al Ejecutivo de Daniel Ortega, se lee en el comunicado, para que garantice «la protección de los derechos humanos de todos los ciudadanos, particularmente los derechos universales de asamblea pacífica, libertad de asociación, pensamiento, conciencia y religión».

Nicaragua. La policía sacó con la fuerza de la Curia a Monseñor Álvarez

Solidaridad hacia la Iglesia de Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  condenó «la escalada represiva en contra de integrantes de la Iglesia Católica en Nicaragua y urge al Estado a cesar de inmediato estos actos».  La CIDH, tras haber recibido la información  a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), en un comunicado urge a «la liberación inmediata del obispo Mons. Rolando Álvarez y de las personas detenidas», y pide se garantice su vida e integridad personal. La CIDH, informa además que el pasado 17 de agosto, el sacerdote Uriel Vallejos habría sido «forzado a exiliarse después de permanecer más de tres días bajo asedio policial en la casa Curial de Sébaco. El 14 de agosto, el sacerdote Óscar Danilo Benavidez, párroco de la iglesia Espíritu Santo de Mulukukú, en el Caribe Norte, fue detenido arbitrariamente por agentes antimotines y; al día siguiente, el Ministerio Público habría solicitado ampliar el plazo de su detención por 90 días para realizar investigaciones. El 14 de agosto, los sacerdotes de los municipios de Rancho Grande y El Tuma fueron impedidos por agentes de la Policía, bajo amenazas, de trasladarse hacia la ciudad de Matagalpa para participar en celebraciones religiosas».

Nicaragua. Policía nacional no permite la procesión con la imagen de Fátima

Tras detallar cada uno de los actos violentos que el gobierno ha sistemáticamente realizado contra la Iglesia de Nicaragua, la CIDH hace nuevamente un llamado al Estado de Nicaragua para que «cese los constantes ataques contra la Iglesia Católica. Asimismo, urge al Estado de Nicaragua a liberar a todas las personas que permanecen privadas de la libertad arbitrariamente y a cesar de inmediato la represión en el país».

Dolor e indignación en la Iglesia del Mundo. En oración por la Iglesia en Nicaragua

Inmediatamente apenas se supo la noticia, junto con la Onu y la CIDH, la Iglesia latinoamericana, de los EEUU y del mundo,  denunció esta acción del gobierno contra Mons. Álvarez y sus colaboradores.

Secretariado Episcopal de América Central SEDAC

El Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC) expresó en un comunicado, su cercanía y total solidaridad con Mons. Rolando Álvarez Lagos, con la Conferencia Episcopal de Nicaragua y con toda la Iglesia nicaragüense. Los obispos centroamericanos pidieron que se abra un camino de solución al grave problema social a través de un diálogo sincero y convocaron al Pueblo de Dios de las Iglesias particulares en Centro América a unirse en oración por la paz en Nicaragua.

Conferencia Episcopal de Honduras

La Conferencia Episcopal de Honduras, envió a Vatican News una nota de los Obispos de Nicaragua en la que expresan su agradecimiento por el comunicado que emitió el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), en el que como obispos centroamericano manifestaron su cercanía y solidaridad con la Iglesia en Nicaragua. Los obispos de Honduras expresaron su dolor por el sufrimiento que está viviendo la iglesia nicaragüense, y sus oraciones. 

En la nota, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) agradece las muestras de fraternidad y solidaridad expresadas por el Secretariado Episcopal de América Central (SEDAC), en relación a la difícil situación por la que están atravesando en el ejercicio de  su misión.  «Nos sentimos fortalecidos con sus oraciones y su cercanía de hermanos que caminamos juntos que estas tierras centroamericanas», se lee.

En fecha 25 de mayo los Obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras (C.E.H.), manifestaron su solidaridad y cercania espiritual con los «hermanos Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (C.E.N.) y con todo el pueblo de Dios que peregrina en este pais hermano, en estos momentos dificiles, en que han venido sufriendo un creciente hostigamiento, agresiones y diversas formas de persecuci6n, por parte del actual Gobiemo, presidido por el Sr. Jose Daniel Ortega Saavedra», se lee en el comunicado.

En esa ocasión, los obispos hondureños se unieron en oración y espiritu de comunión,  junto a las otras Conferencias Episcopales que habían manifestado su preocupaci6n ante esta realidad. Reconocen y valoran el testimonio de «fidelidad y de perseverancia de la Iglesia que peregrina en Nicaragua, especialmente de sus pastores: Obispos y sacerdotes».

Por último se lee en la nota, la invitación a orar con «fe y esperanza a Dios, por intercesión de nuestra Santisima Madre, la Purisima Concepcion de Maria», para que vuelvan la armonia y el dialogo en todo el pueblo nicaragilense, superando las diferencias que puedan comprometer la paz y la fraternidad entre todos.

Más adelante, el 5 de junio, en un mensaje dirigido al Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Mons. Carlos Enrique Herrera, y día en que el Consejo Episcopal de América Latina y El Caribe había enviado un mensaje a los obispos de Nicaragua,  los obispos hondureños animaron a sus hermanos en el episcoado a seguir adelante en el cumplimiento de «su misión evangelizadora, a pesar de las nuevas dificultades que han surgido».

En esa ocasión, la Conferencia Episcopal de Honduras recordaba que «la libertad de expresión es un pilar fundamental, que garantiza la existencia de una democracia, que respeta los derechos y los promueve», y expresaron su esperanza que «muy pronto se abran caminos de diálogo y de paz con las autoridades, para resolver juntos esta situación dolorosa, que nos tiene a todos preocupados». Por útlimo aseguraron sus oraciones, invocando la intercesión de la Purísima Concepción, para que la alegria vuelva al pueblo de Nicaragua, y el «Evangelio sea predicado y vivido sin ninguna restricción, en bien del pueblo nicaragüense y de la Iglesia»

Conferencia Episcopal de Panamá

Apenas se supo la noticia del allanamiento de la Curia Episcopal, desde Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá,  envió un comunicado a Vatican News, en donde se lee: “Clamamos liberación de Mons. Rolando Álvarez”:

“La Policía nicaragüense ha detenido a mi hermano en el episcopado, Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, tras irrupción a su sede episcopal. Los hechos aberrantes que rodean esta detención son motivo de alarma y dolor en toda la Iglesia Latinoamericana”.

A su vez el prelado panameño, se une a las voces que “claman por la libertad inmediata de Monseñor Rolando, y exigen se respete su dignidad como ser humano y prelado católico”.  Mons. Ulloa, por último, elevó una oración al “cielo por Nicaragua, su noble pueblo y su Iglesia que hoy sufre persecución”.

Conferencia Episcopal de Costa Rica

La Conferencia Episcopal de Costa Rica, también en un comunicado se solidariza y eleva una oración “al Señor de la paz en estos momentos de dolor e incertidumbre”. Además, los obispos hacen un llamado al respeto a la libertad religiosa, a la dignidad de las personas y a la misión de la Iglesia que en Nicaragua llevan adelante fieles laicos, religiosos y religiosas, sacerdotes y obispos:

“Los pastores de la Iglesia costarricense piden a Jesucristo, Príncipe de la Paz, que conceda este don a nuestra hermana nación. Confiados estamos en la promesa del Señor “yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20), y mantenemos la esperanza para que él manifieste su fuerza y su gracia para superar los momentos de tribulación”.

Conferencia Episcopal de El Salvador

La Conferencia Episcopal de El Salvador expresa en un comunicado solidaridad con los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de Nicaragua; preocupación por la seguridad de los pastores, Mons. Rolando José Álvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí y del Pbro. Harving Padilla, Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista, en la ciudad de Masaya.

En el texto, los obispos salvadoreños lamentan la situación social y política que atraviesa Nicaragua y comparten el “dolor de ese pueblo noble, trabajador y tan sufrido que aspira vehementemente a vivir en un clima de respeto pleno de sus derechos fundamentales para alcanzar una vida digna en consonancia con el reino de vida que Cristo vino a traer y que es incompatible con cualquier tipo de situación inhumana (cfr. DA 358)”.  Por último, unen sus oraciones con la Iglesia en Nicaragua, pidiendo a Dios por la paz, la comprensión, la tolerancia y el diálogo:

“Invocamos al Espíritu Santo en la solemnidad de Pentecostés para que la unidad y la armonía sean pronto una realidad en ese querido país, pues sólo el Espíritu, como nos dice el Papa Francisco… “reúne a los distantes, une a los alejados, trae de vuelta a los dispersos” (Solemnidad de Pentecostés, 9 de junio de 2019).   Que el Divino Salvador del Mundo, por intercesión de la Inmaculada Virgen María y de San Oscar Romero, proteja y bendiga a todos los nicaragüenses, concediéndoles mediante el diálogo y la colaboración de todos, la tan anhelada paz social en Nicaragua”.

Conferencia Episcopal de Venezuela

La presidencia de la Conferencia Episcopal de Venezuela, afirma que los obispos han seguido con «atención y preocupación los acontecimientos que han afectado a la hermana Iglesia en Nicaragua, y mostrado nuestra cercanía hacia ella». Además los han acompañado, en la oración, y siguen haciéndolo, «pidiendo a Dios por la pacífica superación de la situación de inquietud y tensión generada por el cierre de medios de comunicación, salida de religiosas, suspensión de actividades eclesiales, detención de sacerdotes y una actitud permanente de enfrentamiento con algunos miembros del episcopado».

Asimismo, los obispos venezolanos, deploran la situación que vive la Iglesia de Nicaragua, que se ha «agravado hasta llegar al desalojo por parte de los organismos del Estado y la detención de Mons. Rolando José Álvarez Lagos y de sus acompañantes de la Curia Episcopal de Matagalpa. Al deplorar tales acontecimientos, que son expresión no sólo de una actitud hostil hacia la Iglesia Católica sino del grave deterioro del estado de derecho y de las garantías ciudadanas que sufre hoy nuestro hermano país, unimos nuestras voces a todos aquellos que exigen hoy a las autoridades nicaragüenses el respeto de la vida, integridad y salud de todos los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, agentes de pastoral laicos, asegurando el pleno uso de sus derechos ciudadanos de movilización, expresión de las propias opiniones, y las garantías de libertad de culto y religión para todos».

Por último, los obispos de venezuela reiteran el compromiso fraterno, la comunión y solidaridad de la Conferencia Episcopal de Venezuela con el episcopado nicaragüense y todos los miembros de la Iglesia en Nicaragua. E imploran sobre los Obispos y sacerdotes, la sabiduría y la fortaleza dones del Espíritu Santo para que puedan cumplir a cabalidad su tarea de padres y pastores de todos». Al sus obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y fieles invitan a perseverar en la oración por la Iglesia en Nicaragua.

Conferencia Episcopal de Puerto Rico 

En su mensaje de solidaridad a la Iglesia de Nicaragua, la Conferencia Episcopal Puertorriqueña ha enviado un mensaje en el recuerda que para que “se dé un clima de diálogo es indispensable el cese de la violencia y la agresión y que se garanticen los derechos constitucionales de todos los nicaragüenses, y en el caso de los extranjeros, de los que allí se han insertado legítimamente en la sociedad para realizar la obra humanitaria y religiosa para la que se les admitió al país”. Además, advierten que “el confinamiento de Mons. Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, ha escalado la animadversión a niveles muy peligrosos”.

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) ve con preocupación lo sucedido con la Iglesia de Nicaragua, y se unen en oración con la  Iglesia de Nicaragua, y acompañan «con todo el afecto fraterno a la Iglesia de Dios en Nicaragua”, y agregan:

“Agradecemos el testimonio de fidelidad a Cristo y a los humildes que están ofreciendo. La comunión que han mantenido en medio de las pruebas y la serena confianza en el Señor Resucitado que están proclamando en estas horas de cruz”.

Conferencia Episcopal del Perú

Los Obispos del Perú, expresaron su solidaridad y cercanía al Episcopado y a los fieles católicos de este país: “En esta hora de testimonio martirial que vive el hermano pueblo de Nicaragua en fidelidad a los valores del Evangelio y en defensa de la dignidad de la persona humana», se lee en el mensaje, los obispos peruanos «acompañan de modo particular, con su oración, a quienes han sido privados de su libertad”. El mensaje fue hecho público en el marco de su 123º Asamblea Plenaria, celebrada en Lima del 15 al 18 de agosto, y fue reiterado en un tuit que envió la Conferencia Episcopal el viernes 19 de agosto, en el que reafirmaron su apoyo y solidaridad con Nicaragua y su Iglesia, que en estos momentos atraviesa una crisis. 

Los pastores han visto “con tristeza, por los medios de comunicación, la agresión y destrucción de imágenes y símbolos religiosos católicos, golpeando con ello no solamente la sensibilidad religiosa de un pueblo creyente, sino también ofendiendo las raíces cristianas que constituyen la idiosincrasia de esta nación”. Como bien acotan los prelados, “la violencia nunca ha construido, solamente ha sembrado las semillas de la pobreza y el odio”. Por el contrario, la violencia “rompe la armonía, el respeto y la paz que necesitan nuestros pueblos para alcanzar el desarrollo integral y la amistad social”, puntualizan.  “En medio del dolor y del perdón, manifiesta la CEP, que llena el corazón de los católicos nicaragüenses, se eleva un clamor de justicia y respeto que le permita poder expresar sus propias convicciones con la libertad de quienes viven en una verdadera democracia”.  Al final del mensaje, los obispos aseguran su unión de oraciones con la nación hermana y piden a la Inmaculada Concepción de María, Patrona de Nicaragua, «que sostenga la fe y la esperanza del querido pueblo de Nicaragua”.

Conferencia del Episcopado Mexicano

«Ante la privación ilegal de la libertad» de Mons. Rolando José Álvarez, obispo de Matagalpa, la Conferencia del Episcopado Mexicano reitera su cercanía y solidaridad con el pueblo y la Iglesia en Nicaragua. En su mensaje los obispos mexicanos «lamentan profundamente la delicada situación que se vive y que se ha ido agravando día tras día». Y expresaron, que con firme esperanza confían que las autoridades nicaragüenses «recapaciten y retomen el respeto a las garantías individuales de cada persona», se lee, cesando así el deterioro que ha provocado esta privación de la libertad, lo que demuestra «un grave atentado a los derechos humanos fundamentales de toda persona, como son la libertad de expresión y la libertad religiosa».

«En unidad con la Iglesia universal, alzamos nuestra voz como lo han hecho otras Conferencias Episcopales de Latinoamérica del resto del mundo para exigir la inmediata liberación de Mons. Alvarez de sus colaboradores. De igual modo instamos a las autoridades nicaragüenses a la procuración, respeto y garantía de los Derechos Humanos para todos sus pobladores». 

Por último exhortan al pueblo de México a unirse en oración, para que, por intercesión de Santa María de Guadalupe, Emperatriz de América, se restablezca la libertad para la Iglesia para todo el querido pueblo nicaragüense.

Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU

Mons. David J. Malloy de Rockford, presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), al expresar su solidaridad con la Iglesia en Nicaragua, recordó cuando el Vicario Apostólico de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, el arzobispo Timothy P. Broglio, viajó a Nicaragua en el 2018 para expresar la solidaridad de la USCCB con los obispos de ese país, y expresó en su homilía en la Catedral de Managua:  ‘Veo el compromiso de sus obispos como un signo del amor de Dios.’

Al respecto, Mons. Malloy de Rockford señaló que, en las últimas semanas, los obispos nicaragüenses han demostrado, una vez más, la validez duradera de ese sentimiento. También retomó las palabras de Monseñor Juan Antonio Cruz Serrano, Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de Estados Americanos, cuando declaró recientemente que ‘la Santa Sede no puede dejar de expresar su preocupación’, e hizo un llamamiento ‘a las partes para que encuentren caminos de entendimiento, basados en el respeto y la confianza mutua, buscando ante todo el bien común y la paz’.

Por último, el presidente del Comité Justicia y Paz Internacional, expresó la firme solidaridad con los obispos nicaragüenses, sacerdotes y misioneros extranjeros, “en su vocación de anunciar libremente el Evangelio y vivir la fe. La fe del pueblo nicaragüense, que se solidariza con sus obispos y sacerdotes, es una inspiración para todos nosotros”, afirmó.

La Orden de los Padres Carmelitas

El Padre de la Orden de los Padres Carmelitas, padre Miguel Márquez Calle: «el Carmelo Descalzo arropa y abraza a la Iglesia y al pueblo nicaragüense. Hoy todos nosotros somos Nicaragua». Con estas palabras inicia el mensaje del padre General expresando, de parte de los Carmelitas la plena solidaridad con la Iglesia nicaragüense, «que padece por ser fiel al evangelio y por defender la dignidad y libertad de cada ser humano. Quiero pedir a toda la Orden que oremos unidos, que seamos ‘resistencia misericordiosa ‘ y perseverante». Ante la captura violenta por la policía contra Mons. Álvarez, el Carmelita Descalzo, padre Miguel Márquez, expresó su dolor ante este nuevo sufrimiento del pueblo de Nicaragua, que ha sido «privado de otro pastor fiel servidor del Evangelio», e invitó a orar por «este obispo, defensor de la dignidad humana en nombre de Cristo, para que su integridad sea respetada y que sea liberado de inmediato».

El religioso, afirmó que la espiritualidad y la oración en el Carmelo son siempre fuente de verdad y de valentía para estar con la Iglesia, con los que sufren y con los pobres, y que en Nicaragua tienen una parroquia y un Monasterio de carmelitas y carmelitas seglares:

«Presencias, como tantas y tantas en Nicaragua, con el único interés de vivir y anunciar el evangelio con la vida y el cuidado de la dignidad de cada ser humano, y su libertad, con la oración y la gratuidad. Con los carmelitas descalzos, las descalzas y los carmelitas seglares encendemos nuestra lámpara pidiendo luz, sabiduría, humildad y escucha, para los que tienen la autoridad de servir para defender la libertad y la verdad».

Al final de su mensaje una conmovedora petición: «Querida Iglesia de Nicaragua, con Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, con todos los Santos del Carmelo queremos invocar y pedir para vosotros la audacia humilde y la frescura de los que están entre el pueblo para dar vida y ser sembradores de semillas de fraternidad y reconciliación. Acogemos vuestro dolor y vuestra inquietud. Oramos insistentemente, sin desfallecer, sin desanimarnos, para que en cada pueblo, en cada país, en Nicaragua y en toda América Latina se encuentren siempre caminos de paz, de diálogo, de respeto, de convivencia en la diversidad, de Fe y Esperanza, y el evangelio siga siendo semilla  de paz en la verdad».

Confederación Latinoamericana de Religiosos, CLAR

Por su parte, la Confederación Latinoamericana de Religiosos, la CLAR, expresa «su cercanía, solidaridad y apoyo con el pueblo de Dios que peregrina en Nicaragua». «Frente a este tiempo de prueba y sufrimiento nos unimos a las distintas manifestaciones de solidaridad y de oración para que las más auténticas expresiones del Reino de justicia, paz y fraternidad resplandezcan siempre», asegura en un tuit publicado este sábado de madrugada. 

Conferencia Episcopal Española

Desde España, el Card.  Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española envió una carta a Mons. Carlos Enrique Herrera, obispo de Jinotega, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Según el sitio de la Conferencia Episcopal Española, en la carta se expresa la preocupación de los obispos españoles, que han estado «siguiendo con preocupación las noticias sobre la situación grave que está viviendo la Iglesia nicaragüense en su misión de anuncio del Evangelio y las dificultades que está poniendo el gobierno a esta misión con el cierre de las emisoras parroquiales y del Canal Católica de la Conferencia Episcopal y los obstáculos que ponen las fuerzas policiales para el acceso de los fieles a los templos y con la detención de sacerdotes».

Una situación, agravada, se lee en el sitio oficial del Episcopado, con «la detención y secuestro»… del Sr. Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando José Álvarez junto a las personas que le acompañaban en la curia episcopal. «Las circunstancias y el contexto de estas detenciones son realmente preocupantes pues se producen en un momento de grave deterioro de los derechos humanos en el país”.

«Ante esta situación injusta y antidemocrática, el Card. Omella envía a la Conferencia Episcopal de Nicaragua la oración y el deseo de una liberación inmediata de Mons. Rolando Álvarez, así como el respeto a su persona y a su misión». Además piden «a quien corresponde velar por el bien de los ciudadanos nicaragüenses, la libertad de todos sus acompañantes y, en general, de todo el pueblo sumido en estos tiempos en una dolorosa falta de libertad”. Y por último, el purpurado, pide al pueblo católico español, unirse en oración con el pueblo nicaragüense,, ante la Virgen María en su Inmaculada Concepción, para que se produzca pronto, se lee,  la deseada libertad para las personas presas, así como el restablecimiento de la libertad para la Iglesia y para todo el querido pueblo nicaragüense”.

Conferencia Episcopal Italiana

El Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana,  Card. Matteo Zuppi, envió a Mons. Carlos Enrique Herrera Gutiérrez, Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, una carta en el que le expresa en nombre de los Obispos italianos, su cercanía y solidaridad con el Episcopado y con toda la Iglesia nicaragüense:

«Recibimos con consternación e incredulidad las noticias de las duras persecuciones que el Pueblo de Dios y sus pastores están sufriendo por su fidelidad al Evangelio de la justicia y la paz. En las últimas semanas, hemos seguido con preocupación las decisiones adoptadas por el gobierno contra la comunidad cristiana, incluso mediante el uso de la fuerza por parte de las fuerzas militares y policiales. Últimamente hemos conocido la detención de S.E. Mons. Rolando José Álvarez Lagos, Obispo de Matagalpa, junto con otras personas, entre ellas sacerdotes, seminaristas y laicos. Se trata de un acto muy grave, que no nos deja insensibles y que nos lleva a mantener alta nuestra atención sobre lo que les ocurre a estos hermanos nuestros en la fe».

El purpurado en su carta expresa su preocupación ante las circunstancias y el contexto de estas detenciones, «no sólo porque se dirigen a cristianos a los que se les impide el ejercicio legítimo de sus creencias, sino también porque se producen en un momento en que los derechos humanos más básicos parecen estar gravemente amenazados», se lee.  La Conferencia Episcopal Italiana se suma a las «demandas de la comunidad internacional, que también han encontrado voz en las recientes declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres»,  y piden a los dirigentes políticos que garanticen la libertad de culto y de opinión no sólo a los miembros de la Iglesia católica, sino a todos los ciudadanos. Y La Conferencia Episcopal Italiana asegura sus oraciones y su constante atención a los acontecimientos que les afectan en este momento de especial sufrimiento.

A propósito de Ucrania: ¡Hagamos la paz!

Queremos acercarnos a este drama humano que está desarrollándose en Ucrania desde estas dos cuestiones: ¿Qué podemos saber de lo que está ocurriendo actualmente y qué deberíamos hacer para desterrar esta forma antihumana de resolver los conflictos?

¿Qué podemos saber? Podemos saber que

* Las Naciones Unidas (ONU) no tienen autoridad moral ni poder físico para resolver este tipo de conflictos. Su organización, sometida al poder omnímodo de los vetos, minoritarios pero omnipotentes, no puede condenar colectiva, coherente y éticamente hoy a Rusia sin condenar a la vez otras invasiones como la de Irak, Siria, Palestina, Yemen, Somalia… Tampoco tiene una fuerza física como para parar la destrucción que a todos los niveles estos conflictos provocan. ¡Pero debe seguir promoviendo acuerdos de paz!

* Rusia ha incumplido todos los acuerdos que ella misma ha apoyado y firmado en el seno de la ONU. Esto es un sarcasmo digno de la mayor condena (porque Rusia tiene veto en esta nada democrática organización). Pero este desprecio es el mismo que han tenido el Pentágono y su fuerza visible, la OTAN, cuando han invadido Irak, Siria, etc. o siguen apoyando a Israel en su invasión y colonización de Palestina.

Ucrania, apoyada por la OTAN, dio el golpe de Maidan (2014) contra Victor Yanukovich, prorruso, elegido democráticamente, y, desde entonces, grupos neonazis (batallón Azov) integrados en la Guardia Nacional han mantenido una guerra sangrienta en la región rusófila de Donbass, (Donetsk y Luhansk). Ucrania ha incumplido los acuerdos firmados en Minsk (Bielorrusia) con Rusia, Francia y Alemania, el 12 de febrero del mismo 2015) … Y la OTAN, brazo armado de EE. UU ha incumplido el pacto con la “perestroika” y “glasnost” de M. Gorbachov interviniendo, desde los 90, en Yugoslavia, Kuwait, Irak, Libia, Siria, Afganistán, Yemen, en nombre de la presunta “seguridad” y “libertad” y dejando tras de sí una estela de millones de civiles heridos, mutilados, muertos, hambre… ¡y mayor contaminación del planeta!

* Que en este conflicto/guerra/invasión de Ucrania existen “oficialmente” dos relatos contrapuestos (el que se da desde el Kremlin y el que se da en Occidente). Ninguno de los dos dice toda la verdad, ambos ponen el acento en lo que les interesa a sus medios y, “salvo algunas cosas” (principalmente lo que dicen algunos reporteros independientes y ONG), no son fiables.

* Que, al acoger con humanidad a estas víctimas, desplazadas y refugiadas, no podemos olvidar las murallas que estamos levantando en el Unión Europea (UE) para defendernos del resto de personas victimadas por las mismas causas. En la UE no disponemos del mismo “estatuto de acogida a refugiados” que nos están llegando de las otras guerras y migraciones. ¡No somos un referente ético, aunque nos presentemos como la patria de la razón, de los Derechos Humanos y de la acogida!

* Que en este conflicto somos muchos y muchas los que perdemos. Ucrania (víctimas humanas, jóvenes guerreros improvisados y muertos, desplazamientos, ruptura de las familias, y destrozos de todo tipo de su historia); Rusia (los muertos y las sanciones, el aislamiento del mundo occidental); los países más pobres (que van a ver sensiblemente mermada la ya exigua cooperación al desarrollo y sus exportaciones); y la misma UE (con la crisis energética, la inflación y la dedicación al armamentismo de parte del presupuesto). Y, muy principalmente perdemos toda la humanidad y la tierra con el olvido de la respuesta al cambio climático.

*  Que quien está ganando, cuando ya andaba sumido imperialmente en una gran crisis, es Estados Unidos y su brazo militar la OTAN: mayor producción, exportación y venta de armas (ya cuenta con 750 bases militares para controlar más de la mitad del planeta) y envío multimillonario del gas natural para cubrir la ausencia del gas ruso, ahora penalizado. Indudablemente, también está ganando China, como imperio emergente, ¡que podría hacer algo más para parar esta guerra!

¿Qué podríamos/deberíamos hacer? Como seres humanos, estamos llamados a buscar alternativas que aseguren la solución de los conflictos entre los pueblos sin necesidad de acudir a los extremos, la violencia, la destrucción y la muerte.

 El proceso de evolución humana, darwinista, no está en la vuelta al pasado del “ojo por ojo” del Código de Hammurabi, sino en la utopía de una convivencia en paz. No podemos hablar de paz donde falta humanidad.  “Bienaventurados/as, proclamó Jesús, quienes trabajan por la paz” (Mt 5).

 Desde esta utopía de la paz,  podemos afirmar que otra forma de convivencia es posible en todos los planos de la existencia: políticos, socioeconómicos, culturales, religiosos. Desde esta referencia nos proponemos dos iniciativas que tienen, al menos, un valor profético-cultural:

 * En primer lugar, el rechazo absoluto al armamentismo y a su recurso como solución de los conflictos entre los humanos. Este rechazo debería llegar hasta la condena púbica de las industrias constructoras de armamentos y de los pueblos que trafican y hacen grandes negocios con las armas. ¡Consideramos un imperativo ético, rechazar todas las armas, y, en especial, las atómicas!

 * Y, en segundo lugar, apoyar la iniciativa del papa Francisco de visitar Kiev durante este conflicto.  Invitamos a todos los cristianos y cristianas a apoyar esta iniciativa, reuniéndonos ese mismo día y haciendo algún gesto colectivo y significativo orientado a establecer la paz. Sería deseable que esa visita de Francisco facilitara también un encuentro con Kirill, patriarca de Moscú y representante de los cristianos y cristianas ortodoxos.

 Finalmente, recordamos con nostalgia pero con esperanza, el preámbulo de la Carta de constitución de las Naciones Unidas en 1948:  Nosotros los pueblos estamos resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre,  en la igualdad  de las naciones grandes y pequeñas, a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de las fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad.