La carrera de armamentos y los gastos militares…

Gastos militares y cumbre de la OTAN en Madrid. ¿Quién nos gobierna?

Manifestación en Madrid contra la cumbre de la OTAN
Manifestación en Madrid contra la cumbre de la OTAN

«Qué hay detrás? Primero vino la pandemia del Covid-19, y sin solución de continuidad la guerra de Ucrania. El gasto de la pandemia fue enorme en personas y en dinero, y tanto esta como la guerra les está sirviendo a las multinacionales para enriquecerse sin medida, ganando dinero a espuertas, de tal manera que el 10 % más poderoso económicamente posee ya tres cuartas partes de todo el patrimonio mundial»

«El gasto militar mundial alcanzó un nivel récord el segundo año de pandemia, 2021, con más de 2 billones de dólares. Los 5 países que más gastaron fueron:  EE.UU. con 801.000 millones de dólares, China con 293.000 millones, India 77.000 millones, R. Unido 68.000 millones y Rusia con 66.000 millones. Total 1305.000 millones de dólares, unos 1148.000 millones de euros»

«¿Hay algo más detrás y más profundo? Sí, el sistema neoliberal capitalista, capitaneado por los EE.UU., los países europeos, Rusia, China y Japón, pues todos se mueven en la órbita del país más rico del mundo, de momento, los EE.UU. El neoliberalismo es un sistema perverso»

Por Faustino Vilabrille

Querid@s amig@s colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor para todos los Seres Humanos y la Madre Tierra

Esta próxima semana se va a celebrar en Madrid una cumbre de la OTAN, que va a suponer para España un gasto de unos 50 millones euros. La OTAN o NATO es una entente POLITICO-MILITAR, que con frecuencia plantea a los países que la forman aumentar sus gastos militares. Parece que en Madrid también va a ser así, lo que nos da oportunidad para hablar un poco de los cuantiosísimos gastos militares mundiales, con lo magnífico que sería destinarlos a remediar los grandes males de la humanidad, especialmente de los países más empobrecidos y necesitados y para promover la educación, la sanidad, la alimentación, las comunicaciones, la ciencia, la investigación para la paz…

Por otra parte también decimos algo del poderío cada vez mayor de las multinacionales,  que ya están por encima de muchos gobiernos, a los que los sectores populares tenemos la máxima urgencia de defender, porque sin ellos no tendríamos acceso a los servicios más básicos, como la educación, la sanidad, o la asistencia social, porque las multinacionales lo privatizarían todo, incluso ayudadas por algunos gobiernos que… Y de ahí la necesidad tan grande que tenemos de educarnos políticamente, para no ser ingenuamente manipulados en función de los intereses de quienes más tienen y más quieren.

El tema del día

Por todas partes y en los diferentes medios se oye decir: “todo está subiendo mucho, la comida, la luz, el gasoil, la gasolina, el gas, la ropa.

Es cierto, muchos precios están imparables, pero no solo en España. En el resto de Europa están igual o peor. Según la previsión de OMIP, en un próximo futuro el precio de la electricidad aun van a ser más alto en Francia y en Alemania que en España. 

Qué hay detrás? Primero vino la pandemia del Covid-19, y sin solución de continuidad la guerra de Ucrania. El gasto de la pandemia fue enorme en personas y en dinero, y tanto esta como la guerra les está sirviendo a las multinacionales para enriquecerse sin medida, ganando dinero a espuertas, de tal manera que el 10 % más poderoso económicamente posee ya tres cuartas partes de todo el patrimonio mundial. Veamos algunos casos:

Multinacionales farmacéuticas

Las multinacionales farmacéuticas experimentaron crecimientos de vértigo. Pfizer, Moderna, BioNTech, AstraZeneca y Johnson & Johnson han encontrado en el covid-19 una verdadera oportunidad de negocio que rompió la barrera de los 74.000 millones de euros en 2021. El virus fue para ellas una mina de oro. (Fuente: Servimedia).

Pfizer-Biontech y Moderna, a finales de 2021, obtuvieron unos beneficios de 65000 dólares (unos 57.000 euros) cada minuto (Fuente: Oxfam-Intermón), y dedicaron menos del uno por ciento de sus suministros totales de vacunas a los países pobres.

Multinacionales petroleras

Cepsa ganó 265 millones, más del triple. La noruega Equinor ganó 4.478 millones de euros, 2,5 veces las ganancias de hace un año. Exxon, la mayor petrolera estadounidense, ganó 5.480 millones de dólares, el doble. Y su rival Chevron, 6.259 millones, el 355% más.

Las Petroleras han ingresado 3300 millones de euros EXTRA desde la invasión d Ucrania. Solo en marzo, 107 millones cada día, y en España 7,6 millones de euros EXTRA cada día. (Fuente: @greenpeace_esp, 18/05/22).

Multinacionales fabricantes de armas y gastos militares

La cifra total de las ventas, en plena pandemia, ascendió a 470.000 millones de euros), después de seis años consecutivos de aumentos (Fuente SIPRI). Las 41 compañías de EE.UU. incluidas entre las 100 principales del mundo acapararon el 54% de las ventas totales el año pasado, con 252.000 millones de euros (Fuente: El País). Desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, en poco más de una semana el valor de las 15 empresas armamentistas con mayores ventas del mundo –de las que nueve son estadunidenses–, se disparó en alrededor de 71.500 millones de euros, revelan datos de mercado de las diferentes compañías. Un día antes de estallar la guerra dichas compañías tenían un valor conjunto de 705.000 millones de euros (era el 23 de febrero) y una semana después (el 2 de marzo) habían subido a 777.000 millones de euros.

Armas nucleares
Armas nucleares

El gasto militar mundial alcanzó un nivel récord el segundo año de pandemia, 2021, con más de 2 billones de dólares. Los 5 países que más gastaron fueron:  EE.UU. con 801.000 millones de dólares, China con 293.000 millones, India 77.000 millones, R. Unido 68.000 millones y Rusia con 66.000 millones. Total 1305.000 millones de dólares, unos 1148.000 millones de euros.

 Ahora, con la guerra de Ucrania, todos los países desarrollados se sienten justificados para aumentar los gastos militares.

 Los días 29 y 30 se va a reunir la OTAN (NATO) en Madrid. Es una alianza política y militar, que tiene objetivos POLÍTICOS Y MILITARES. Parece que esta cumbre va a fijar un nuevo «Concepto Estratégico» y los aliados renueven su compromiso de incrementar el gasto militar. De momento a los españoles ya nos va a suponer un gasto de unos 50 millones de Euros la celebración de esta cumbre en Madrid.

 Por cierto; ¿No se ha precipitado la OTAN en querer incorporar a Ucrania en su organización? ¿No hemos ido a azuzar al león a la puerta de su jaula? Está claro que Putin declaró la guerra y es el responsable de esa decisión, pero ¿es solo él el único responsable de los cuantiosísimos daños y gastos que está causando esta guerra, no solo a Ucrania, por supuesto a la que más, sino también a nivel mundial y seguro que también a muchos ciudadanos y familias rusas que ven morir a sus miembros o hijos en esta guerra? Una guerra tan cruel y tan dañina en plena Europa del siglo XXI. ¡¡¡Increíble!!! ¿Estaremos bien informados de todo lo que hay detrás?

 La carrera de armamentos y los gastos militares son lo más abyecto de este mundo, lo más contrario a Jesucristo y su mensaje, lo más indigno del ser humano, la mayor contradicción con el Dios de Jesucristo. Con ellos se podría crear un mundo infinitamente mejor, más justo, más humano, más feliz, más digno del ser humano.

 Estas multinacionales de la alimentación llevan decenas de años aprovechándose de unas tierras y una mano de obra baratas para conseguir una producción en masa que les reporta enormes beneficios, a pesar de su alto coste social y medioambiental, pero afortunadamente, gracias a la presión de organizaciones internacionales, comprometidas con los consumidores y el medio ambiente, están mejorando un poco sus políticas productivas y comerciales. (Fuente: Oxfam Internacional-Servimedia).

Parece que el Covid-19 y la guerra Rusia-Ucrania fueron diseñados para enriquecer a los que más tienen y empobrecer a todos los demás. Pero todos somos víctimas y a la vez culpables, del poderío de las multinacionales, porque por un lado nos crean necesidades y por otro las secundamos comprando todo lo que nos ofrecen.

 ¿Hay algo más detrás y más profundo? Sí, el sistema neoliberal capitalista, capitaneado por los EE.UU., los países europeos, Rusia, China y Japón, pues todos se mueven en la órbita del país más rico del mundo, de momento, los EE.UU. El neoliberalismo es un sistema perverso, que cada vez hace más ricos a los más ricos y más pobres a los empobrecidos, aumentando cada día más las asimetrías ricos-pobres, Norte (países ricos)-Sur (países pobres).

 ¿Pueden los gobiernos hacer algo contra este estado de cosas? Hay que decir que cada vez menos, porque las multinacionales cada vez son más poderosas y algunas ya tienen más fuerza que muchos gobiernos. El presupuesto de las multinacionales más grandes supera el presupuesto de muchos países. Si la multinacional Apple fuera un país, tendría un tamaño similar al de la economía turca, holandesa o suiza. De las 100 principales entidades económicas del mundo 69 son empresas y solo 31 son países. Hay multinacionales que ya pueden comprar todo un estado si quieren, y su influencia en las decisiones gubernamentales es enorme, con capacidad de volcar los resultados electorales en una u otra dirección.

Esta semana un amigo me decía: “yo ahora podría comprar un coche nuevo, pero no siento ninguna necesidad de hacerlo y además no lo necesito porque el que tengo me sirve perfectamente para mis necesidades”. Pero claro, piensa y siente de manera muy diferente a como piensa y siente la gran mayoría de la sociedad, porque ahora mismo se está preparando para irse dos meses a Ruanda, y conocer la realidad del país: cómo vive la gente, qué necesidades tiene, la situación de los niños y las mujeres y los pobres. “no voy de turismo, ni a ver gorilas, ni parques naturales, quiero conocer la realidad de la gente que sufre, que pasa necesidad, y cuando me jubile poder ayudarles”. Hay quien presumía estos días en un medio de comunicación de gastar 900 euros en un chuletón…, y no hace mucho un deportista famoso presumía de gastarse 20.000 en una botella de champán. Hay una diferencia abismal entre uno y otro planteamiento.

Conclusiones:

 1.-Es evidente que cada día que pasa estamos más en las manos y el poder del dinero, es decir, del neoliberalismo capitalista. Cada vez manda y gobierna más el dinero que los gobiernos y el poder político.

 2.-Seguro que la mayoría de los que nos quejamos del aumento desorbitado de los precios, echamos la culpa a los gobiernos: en España a Pedro Sánchez, en Francia a Macrón, en el Reino Unido a Boris Johnson, en Italia a Mario Draghi, en Alemania al Canciller Federal… Son gobiernos de diferente color y todos reciben las mismas críticas, porque no nos damos cuenta de que muy por encima de ellos están los grandes poderes económicos, y contra estos, pocos levantan o levantamos la voz, porque también son ellos mismos los que controlan los medios de comunicación, y a muchos ciudadanos nos entretienen y duermen con diferentes opios: mitos del futbol, de otros deportes, juegos de azar, publicidad, ocio vacacional, drogadicciones, etc. lo importante para esos medios económicos es que no pensemos. Sin duda los gobernantes podrían gobernar mejor y más unidos gobiernos y oposición, sobre todo en los grandes temas de estado, pero muchas veces los vemos mucho más preocupados por mantener el poder o por alcanzarlo, incluso como carrera profesional para resolver su vida, que por servir al pueblo de forma leal, honrada y sincera.

 3.-Pero es evidente que los propios gobiernos están subyugados por las multinacionales, incluso la UE, que es incapaz de controlar el precio de los combustibles, la electricidad o los alimentos en los países que la forman. Un ejemplo: vimos cómo en fechas recientes el precio del crudo bajaba en origen, y sin embargo la gasolina y el gasoil subían y subían sin parar, llegando a duplicar el precio en muy poco tiempo, y poniendo a otros sectores como los transportistas en pie de guerra.

 4.-Los ciudadanos de a pie dependemos de los gobiernos para acceder a los servicios básicos: educación, salud, alimentación, etc. Solo los gobiernos nos pueden defender de la voracidad de las grandes corporaciones, que lo quieren privatizar todo y a veces algunos gobernantes, también españoles, las secundaron  y aun las secundan con el pretexto de favorecer la competencia, pero ellas saben bien ponerse acuerdo para pactar políticas comerciales a favor de sus beneficios y esquivar las Comisiones Nacionales de la Competencia (CNC).

 5.-Necesitamos mucha más información y sobre todo formación políticay mucho más compromiso ciudadano para promover, defender y apoyar a gobiernos que realmente miren por los intereses del pueblo y en especial de los ciudadanos más vulnerables, y que sean gobiernos por lo menos capaces de controlar la avaricia de las multinacionales, gravando sus ganancias con una fuerte hipoteca social. La única fuerza capaz de hacer frente al neoliberalismo, a sus multinacionales y a los gobiernos que las apoyan, es la de un pueblo políticamente educado y maduro. En esto, aun estamos en pañales. Esa educación política es totalmente necesaria e imprescindible para defender el futuro de la humanidad y del planeta que la sustenta. El Papa Francisco, el único líder actual más creíble, expresa muy claramente todo esto en sus Encíclicas.

 En el Evangelio del domingo de hoy Jesús nos dice que vayamos a anunciar el Reino de Dios. ¿Qué es le Reino de Dios para Jesucristo? Es justicia, amor, fraternidad, igualdad, solidaridad, paz, vida, compasión. En la promoción de estos valores tendríamos que estar unidos los seres humanos: creyentes, no creyentes, agnósticos, ateos, librepensadores, unidos por la finalidad de construir un mundo mejor para tod@s y todas las criaturas de la Creación.

 Feliz domingo a tod@s.-Faustino

Ante la cumbre de la OTAN en Madrid

Multitud de ONG reclaman al Gobierno abandonar sus planteamientos belicistas a las puertas de la cumbre de la OTAN

Pedro Sánchez y Jens Stoltenberg
Pedro Sánchez y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg

La Coordinadora, una plataforma estatal de organizaciones sociales y humanitarias, ha calificado de «despropósito» las intenciones del Ejecutivo de aumentar el gasto militar hasta llegar al 2% del PIB en 2030

PÚBLICO

La Coordinadora ha reclamado al Gobierno apostar por «la diplomacia, el diálogo y la cultura de paz» a las puertas de la cumbre de la OTAN. Esta plataforma, que integra en su red a organizaciones como Cáritas, Unicef o Cruz Roja, ha calificado de «despropósito» las intenciones del Ejecutivo de aumentar el gasto militar hasta llegar al 2% del PIB en 2030. 

La entidad ha subrayado que «la agresión militar rusa a Ucrania ya ha causado la muerte de 4.432 personas civiles y ha generado una grave crisis humanitaria y de desplazamiento» y ha recordado que existen «otros 30 conflictos armados activos». 

Desde la organización defienden que pedir la paz «es la única opción aceptable». Al mismo tiempo denuncian que el incremento de los gastos militares y la carrera armamentística «se presentan como una opción inevitable fuera de todo cuestionamiento y que se está normalizando en el discurso público».

  • La «militarización de las mentes»

El grupo señala que se intenta llevar a cabo una «militarización de las mentes», que denominan como un intento de explicar realidades complejas como «un simple enfrentamiento entre unos y otros». De hecho han añadido que «el 10% del PIB mundial se destina a gasto militar, lo que supone 2.117 dólares por persona«. 

Por esta razón han reclamado una serie de medidas concretas. La más directa es «frenar» el aumento en el presupuesto militar y, por el contrario, asegurar que «el dinero público se destine a políticas que garantizan los derechos humanos y seguridad colectiva». También han pedido que España se adhiera al Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares (el TPAN). 

En otro apartado recogen la necesidad de desarrollar políticas de acogida integrales que «garantice una protección y acompañamiento a las personas refugiadas». Y son claros con la ley mordaza. En sintonía con otras organizaciones sociales, la Coordinadora ha reclamado que se fulmine esta norma para «proteger la libertad de expresión y reunión en España».

Carta a EE.UU y a la OTAN

Quien juega con fuego se quema (y nos quema)

Joe Biden y Vladimir Putin
Joe Biden y Vladimir Putin

Una serie de datos previos que no cabe olvidar, unas actitudes honestas que busquen algo más que culpabilizar al de enfrente y una serie de peligros innegables (entre ellos el de una guerra nuclear no querida por nadie) llevan a buscar unas soluciones que aún serían posibles, antes de que nos aconsejen aquello del chiste: pues rece usted Señor mío Jesucristo…

«Este conflicto actual deriva de la conducta de EEUU ante Rusia tras la caída de la URSS, prácticamente idéntica a lo que se hizo al final de la guerra 1914-18 con la derrotada Alemania»

«La OTAN nació para defenderse de la amenaza soviética y debió desaparecer cuando desapareció el Pacto de Varsovia. En vez de eso dejó de ser una organización defensiva y se convirtió en imperial»

«Muchos ciudadanos tenemos la seguridad de que si estalla ahora una guerra, acabará siendo nuclear»

 | José I. González Faus teólogo

Les escribo en momentos, en que aún no está todo perdido. Porque luego, cuando tengamos que ocuparnos del cuidado de heridos, del entierro de víctimas de guerra (quizás muy queridas para nosotros), y de sobrevivir en medio de una carencia de suministros, víctimas de esa ley de todas las guerras: “la mayoría se empobrece (y unos pocos miserables se enriquecen)”…, entonces quizá no quedarán ya ni fuerzas para escribir ni ánimos para leer.

1.Datos previos.- La guerra ha sido definida como una serie de operaciones en las que miles de personas jóvenes que no se conocen ni se aman ni se odian, se matan entre sí para satisfacer a dos o tres personas que se conocen y se odian, pero que no se verán afectados por ningún proyectil…

Stephen Zweig y otros grandes pensadores constataron cómo las dos guerras mundiales del siglo pasado estallaron cuando todos los políticos proclamaban como absolutamente improbable que estallara una guerra. Pero el hombre es el único animal que tropieza varias veces en la misma piedra.

Este conflicto actual deriva de la conducta de EEUU ante Rusia tras la caída de la URSS, prácticamente idéntica a lo que se hizo al final de la guerra 1914-18 con la derrotada Alemania: el afán de humillar al vencido provocó la aparición (y triunfo) de Hitler, en una Alemania fecundada por una semilla de odio. Ahora pasa lo mismo con Rusia y con Putin. Pero la paz nunca se consiguió humillando al vencido sino tratándolo con respeto y delicadeza: eso es además lo único cristiano, señor Biden.

2.-Actitudes honestas.-Es fácil vociferar contra las culpas de los demás, pero sería más humano reconocer las propias. Y bien:

 La OTAN nació para defenderse de la amenaza soviética y debió desaparecer cuando desapareció el Pacto de Varsovia. En vez de eso dejó de ser una organización defensiva y se convirtió en imperial.

George Kennan, representante de la política estadounidense ante la URRS, declaró que la ampliación de la OTAN hacia el Este sería el error más grande de la política exterior de EEUU, una vez acabada la guerra fría.

Le prometimos a Gorbachov que la OTAN no se extendería por el Este de Europa y no hemos cumplido esa promesa.

EEUU instaló misiles en Europa del Este, quebrantando lo pactado en el tratado de cooperación Rusia-OTAN (1997). Putin hizo algún gesto pacificador, por ejemplo retirando las fuerzas rusas de Kosovo y cerró todas las bases que tenía la URSS en Cuba.

OTAN

En 2003 Moscú, junto con París y Berlín denunciaron la invasión de Irak, hecha sin el aval de la ONU. La OTAN se ha convertido, por obra de EEUU en la Organización Traidora del Atlántico Norte.

Nos dice Ud. señor Biden, que le consta que Rusia tiene previsto invadir Ucrania el martes tal; llega aquel martes y no pasa nada. Pero Usted ni se inmuta: dice ahora que tiene previsto hacerlo “dentro de poco”… ¿No comprende Ud. que esas declaraciones carecen de credibilidad, luego de aquella “certeza” de que Irak tenía unas “armas de destrucción masiva”, que solo estaban en la imaginación del presidente de EEUU? No valen afirmaciones sin pruebas, señor Biden. Dirá Ud. que no puede presentar esas pruebas porque pondría en peligro sus sistemas de información; pero, si no puede ofrecer pruebas, no diga nada. Ni nos invite a creer que sus espías consiguen tales informaciones con la misma facilidad con que las obtienen en la última novela de Ken Follet (Nunca). Por favor, señor presidente: que la realidad no son novelas ni películas del Oeste.

Temores actuales.- Muchos ciudadanos tenemos la seguridad de que si estalla ahora una guerra, acabará siendo nuclear. Ustedes dirán que no. Pero Putin es lo suficientemente loco y suficientemente orgulloso (y en ese orgullo está lo suficientemente apoyado por buena parte de su pueblo), como para preferir una debacle masiva antes de quedar definitivamente destrozado y humillado él solo. Y Ustedes dos (Biden y Stoltenberg) pasarán a la historia (si es que hay historia luego de esa guerra) como responsables de tamaña calamidad.

Además, están poniendo a Europa en una situación muy difícil: a la UE no le interesa una política de enemistad con Rusia, como la que quieren ustedes, sino una política de buena vecindad. Y muchos europeos tenemos la fuerte sospecha de que para la política imperialista de EEUU, “our friends” son solo «our servants”. Por si fuera poco, la historia de las relaciones de EEUU con América Latina (desde Chile a Centroamérica) es prueba muy seria de esa convicción.

Soluciones a buscar.- Los ciudadanos no tenemos todos los datos para poder dictar soluciones. Pero podemos imaginar cosas como ésta: parece que, en los orígenes de esta nueva guerra mundial hay dos problemas: en uno tenemos nosotros la culpa; en el otro la tiene Rusia. El primero es la extensión por Europa del Este de la que llamé Organización Traidora del Atlántico Norte. El segundo los conflictos en torno a las provincias de Jughansk y Donesk y la zona rusófila de Ucrania.

El repentino reconocimiento de la independencia de esas regiones me parece una medida no significativa por su contenido sino por las fechas en que ha sido tomada. A esas regiones les aportará poco (pues, como dijo una vez Artur Mas: ¿de qué nos servirá una declaración de independencia si el resto del mundo no nos la reconoce?). En cambio, para Putin supone la fidelidad absoluta de los moradores de esas tierras, y le sirve como una provocación chulesca, a ver si Occidente reacciona mal y se cumplen aquellos dos principios tan importantes en situaciones de conflicto: “el que levanta la voz pierde parte de la razón que tenía”; “y el victimismo es el arma para conseguir una razón que no se tiene”.

Las sanciones económicas temo que van a servir para poco y afectarán también a Europa sin alcanzar a los EEUU; lo que a la larga acabará creando división en Occidente. En caso de guerra, las dictaduras están mejor preparadas para ella que las democracias: por eso mismo, estas últimas necesitan declarar “estados de excepción” que no serán aceptados por muchos ciudadanos acostumbrados a la libertad. ¿No serán estos dos efectos lo que busca Putin? Y, en mi modesta opinión, si la guerra se produce acabará siendo atómica: pues ninguno de los dos contendientes toleraría una derrota.

En este contexto surge la pregunta preocupada de un pobre ciudadano: ¿no sería mejor llegar a un acuerdo por el que la OTAN se retira de la Europa del Este, y Rusia se compromete a no atentar para nada contra la soberanía de esos países, y a buscar una solución dialogada en Ucrania? Un acuerdo por escrito, que prevea además sanciones si hay incumplimiento, y en el que ambas partes aceptan un árbitro exterior (quizás el TPI, vista la inutilidad de la ONU actual), para casos eventuales de incumplimientos.

Entiendo que eso no sería nada fácil. Pero creo que por ahí está nuestra única tabla de salvación. Si no, no nos queda más camino que la respuesta de aquel del viejo chiste: “pues entonces rece Usted: ‘Señor mío Jesucristo’…

O, a lo mejor, aún vale eso que los biblistas dicen de la llamada «literatura apocalíptica»: son cosas que se escriben no porque vayan a pasar, sino para que no pasen..

Cuatro claves para entender Afganistán

 Jaume Flaquer

 Los talibanes se han vuelto a hacer con el poder que perdieron después de la invasión norteamericana apoyada por la OTAN en 2001. En muy pocos días una ciudad tras otra ha ido entregando el poder sin oponer resistencia. La falta de defensa de los 300.000 soldados afganos es una muestra patente del fracaso de la misión occidental y del estado de desmoralización del país viéndose derrotados de antemano. Al anunciar ahora Estados Unidos el abandono total del país, que Trump había negociado con los talibanes, el Estado afgano ha tirado la toalla.

Lo que Occidente debería aprender es semejante a lo que hemos visto en Libia y en Irak: es fácil invadir un país si se tiene fuerza militar, pero puede ser imposible reconstruirlo. No importa que se mienta para derrocar a Sadam Hussein, se aproveche la primavera árabe para suprimir al extravagante y odiado Gadafi, se quiera perseguir a terroristas en Afganistán o se intente proteger a sus mujeres. Los tiempos de los pueblos no son los tiempos de las grandes potencias ni de nuestros mejores deseos. Propongo cuatro claves que nos ayuden a entender la situación:

  1. Clave política

El país ha sufrido un serio problema de gobernanza y de legitimidad, acusado de absoluta incompetencia y endémica corrupción: ¿cómo va a querer alguien dar la vida por un sistema que no funciona? El funcionamiento tribal de algunas etnias, el fundamentalismo islámico antidemocrático talibán, la falta de formación de muchos afganos y la persistencia incluso de formas nómadas de vida hacen casi imposible (¿y deseable?) construir unas estructuras estatales de tipo occidental.

  • Clave étnica

El país es un verdadero puzle. Aunque no existen en el país más conflictos étnicos que en el vecino Pakistán, sí contribuye poderosamente a dificultar la cohesión del país. La mayoría de la población pertenece a los pastunes (un 40%), presentes especialmente en el sur y el este del país, pero raramente han estado unidos políticamente. Están divididos en diversas confederaciones y tribus a menudo enfrentadas. Los talibanes pertenecen mayoritariamente a los ghilani y el primer presidente tras la invasión americana a los durrani. En cualquier caso, la voluntad de dominio de los pastunes sobre todo el país se basa en que se consideran los verdaderos afganos autóctonos.

Los tayikos, de origen persa, son el 30% del país, y viven especialmente en el nordeste y el oeste del país. Fueron esenciales en la lucha contra los talibanes. Los hazaras del centro del país, un 15%, conservan algunos rasgos mongoles de su origen mestizo, y tienen una estructura social jerarquizada con rasgos feudales.

Además, existe un cierto número de etnias turcas (12%) (los uzbecos, los turkmenos, kirguizos, kazajos y aimaqs), una región, Nuristán, que no fue islamizada hasta el s.XIX, y algunas minorías nómadas o seminómadas, como los beluchis, los brahuis, y los koochis.

  • Clave religiosa

La práctica totalidad del país es musulmana, aunque con interpretaciones diferentes. El chiismo, que es muy minoritario, lo encontramos entre los hazaras. Su confesión islámica distinta de la sunita les ha enfrentado a menudo a los pastunes y a los tayikos.

Aunque la escuela de interpretación islámica sunita mayoritaria del país es la más tolerante, la hanafi, la etnia pastún ha sufrido una intensa influencia del wahabismo saudí, creando el movimiento talibán (surgido de escuelas coránicas) y permitiendo el nacimiento de al-Qaeda.

La aparición del Estado Islámico también en la región y su enfrentamiento con al-Qaeda ha “moderado” tal vez a esta. Los pastunes se rigen por un código moral propio muy estricto, el pastunwali que, aunque no es incompatible con la Ley islámica no se identifica exactamente. El neuroticismo purificador del Estado islámico denunciando la mezcla de costumbres tradicionales de los pastunes y la táctica pactista del al-Qaeda afgano con corrientes islámicas más moderadas (como los hanafíes) para unir a los musulmanes frente a Occidente, ha distanciado a al-Qaeda del Estado Islámico, y, por comparación, al-Qaeda y los propios talibanes han quedado situados “más al centro”. Al ser vistos como más moderados, han conseguido pactar más fácilmente con todos los decepcionados con el sistema político afgano derrotado. Ahora que han llegado al poder deberán demostrar que no son los que gobernaron entre 1996 y 2001. Sabemos que su voluntad de pactar con interpretaciones islámicas más moderadas a las suyas tenía como objetivo principal expulsar a los occidentales del país, pero ahora está por ver de qué manera tolerarán las visiones más moderadas de la religión.

  • Clave internacional

No cabe duda de que la intervención internacional ha sido también decisiva en este conflicto. Los grandes imperios modernos que la han intentado dominar, han fracasado: el colonialismo británico del s. XIX, la invasión soviética (1979 al 1989) y ahora el dominio de Estados Unidos (2001-2021). La voluntad de este último de evitar la expansión soviética por Asia armó a los talibanes, y permitió la creación de al-Qaeda. La ideología islámica radical de unos se unió al dinero y armas de los otros: los combatientes contra los soviéticos iban a volverse ahora contra Occidente. El resto, lo conocemos: atentados del 11-S (2001) e invasión norteamericana para deponer a los talibanes que se negaron a entregar a Bin Laden.

Pakistán tiene una larga frontera común con Afganistán, precisamente en las zonas de dominio pastún. De hecho, un 15% de los pakistaníes son de esta etnia, lo que hace de Pakistán un interesado y un aliado del movimiento talibán, de mayoría pastún. Este acercamiento, contradice la tradición pakistaní de alianza con Estados Unidos. De hecho, una encuesta de 2012 en el país por Pew Research Center hizo patente la animadversión de este país por Estados Unidos: un 74% lo consideraban un enemigo, por estar utilizando su país para atacar a los talibanes. Estos, además, ayudan a Pakistán a mantener una posición de fuerza en Cachemira, la región de la India de mayoría musulmana que reclama Pakistán. Por ello, la India se ha significado contra los talibanes ayudando al gobierno afgano depuesto. Estados Unidos, por su parte, está escogiendo a la India como gran aliado regional frente a las ambigüedades de Pakistán.

Irán, está por una parte, interesada en la expulsión de los Estados Unidos, pero por otra parte defiende a la minoría chiíta, busca impedir la propagación del salafismo saudí entre los talibanes y está interesada en la estabilidad del país por la entrada masiva de refugiados afganos en Irán. Ya cuenta con un millón de ellos. Busca, pues, un imposible: expulsar a Estados Unidos y evitar la influencia saudí de los talibanes al mismo tiempo. De hecho, los únicos tres países que reconocieron al gobierno talibán antes de la invasión americana fueron Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Pakistán. Por otra parte, los talibanes han creado en Qatar su centro de negociación política.

Turquía se alza como mediador entre los talibanes y el mundo occidental al pertenecer a la OTAN y haberse quedado para proteger el aeropuerto. Vuelve a ser además esencial para evitar la entrada masiva de nuevos refugiados de esta región en Europa. Jugando un papel clave en Afganistán y Pakistán, Erdogan puede hacerse perdonar el alejamiento de la OTAN y de Occidente de estos últimos años.

Finalmente, tenemos un nuevo actor que se mantiene discreto: China. Desde hace unos meses ya daba por descontada la victoria talibán, y ya ha mantenido algunas negociaciones. La retirada estadounidense le permite explorar una cooperación para beneficiarse de la extracción de las tierras raras presente en el país y del gas que produce. China proyecta extender su dominio económico hacia Asia sin inmiscuirse en las políticas contrarias a los Derechos Humanos de estos países. Sin embargo, China vigila muy de cerca la posible defensa, por parte de los talibanes, de la minoría musulmana uigur.

En resumen, el panorama futuro es el deslizamiento del país desde el dominio occidental de la OTAN a una influencia de los países enfrentados a Estados Unidos: China, Irán y Rusia. Pakistán y Arabia Saudí reconocerán inmediatamente al nuevo gobierno, y Turquía se ofrecerá de mediador.

El bloque occidental abandona Afganistán después de haber constatado su completo fracaso. La caída inmediata del sistema tras la retirada es la prueba más clara de ello. El gasto militar español después de los 10 primeros años de guerra ya sumaba 3000 millones de euros. Ahora, después de veinte años, Estados Unidos ha dilapidado 1000 millones de dólares de manera directa que llegan a 2 trillones contando todas las partidas. ¿Cuántas cosas podrían haberse hecho en favor de los afganos con ese dinero?